Página principal



A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa

Descargar 2.1 Mb.

A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa





Descargar 2.1 Mb.
Página13/22
Fecha de conversión24.11.2018
Tamaño2.1 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   22


Lo cierto es que a nivel interno el país ha identificado una gran segmentación, dispersión y ausencia de información, situación que limita medir la competitividad de las regiones. Además no se implementan indicadores que permitan establecer la evolución de estas, el trabajo en esta área es arduo e implica el esfuerzo de varios actores.


4. Paisaje cultural cafetero

Colombia es el primer exportador mundial de café suave. La producción del café colombiano, está directamente asociada al territorio en el que se cultiva, sus tradiciones y manifestaciones culturales están ligadas directamente a la caficultura desde hace más de 100 años. El 24 de junio de 2011 la UNESCO inscribió oficialmente el Paisaje Cultural Cafetero –PCC– en la lista de patrimonio mundial, el cual comprende la zona centro occidente de Colombia, en los departamentos, Caldas, Quindío, Risaralda y el Norte del Valle del Cauca, conformada por 51 municipios. Esta área ocupa un lugar especial desde el punto de vista social, económico y cultural en Colombia desde el siglo XIX hasta la actualidad, distinguiéndose como la región donde se cultiva y produce el café, pero también por su diversidad cultural y la peculiaridad de su formación histórica.

Alrededor de la producción de café se ha generado toda una cultura, desde la ocupación del territorio por los colonos antioqueños de una gran extensión de territorio agrícola que trajo consigo valores, tradiciones, conocimientos y una estructura agraria conformada principalmente por pequeños y medianos propietarios. Así, el café se constituyó en el núcleo de la expansión del mercado interno porque a través de la Federación Nacional de Cafeteros - agremiación soporte de la comercialización internacional del grano e instrumento de inversión social - se marcó la diferencia en las mejores condiciones de vida de la zona cafetera con respecto a las del resto del sector rural colombiano. Fue así como las necesidades de comercialización del café, impulsaron el establecimiento de medios de transporte más eficaces que la mula y el buey, como el cable aéreo que integró los poblados del norte con Manizales, el ferrocarril de Caldas que unió esta zona con el Océano Pacífico, para integrar las áreas cafeteras a los puertos de embarque directamente hacia el exterior.

El PCC es representativo de 4 valores principales:

  1. Esfuerzo humano, familiar, generacional e histórico para la producción de un café de excelente calidad, que configura la identidad paisa, reconocida por su pragmatismo, laboriosidad, espíritu emprendedor, deseo de aventura, sagacidad para los negocios que han sido motor dinamizador de este grupo poblacional;

  2. Cultura cafetera para el mundo, entendida como el sistema donde convergen los diversos elementos del cultivo como la elección de la semilla, germinadores, brote de la chapola, cuidado de la tierra y las plántulas hasta que se conviertan en colino, para luego recolectar y conservar el grano, después transformarlo en el tostado y molido, para finalmente, elaborar el tinto que llega al paladar del consumidor final quien detecta también la calidad de la taza de café. Este es un proceso que exige conocimiento preciso en cada paso, que se convierte en un saber, un valor cultural que poseen cada una de las personas que participan de la cadena productiva.

  3. Capital social estratégico construido alrededor de una institucionalidad representativa, legitima que favorece la transmisión y el cumplimiento de la normatividad, a la vez que forja capacidades humanas como la creatividad, la investigación, la cooperación y el esfuerzo sistemático.

  4. Relación entre tradición y tecnología para garantizar la calidad y sostenibilidad del producto. Este modelo de institucionalidad que funciona a través de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC), se traduce en estrategias innovadoras que han dado competitividad a la caficultura: posicionando el café de Colombia como uno de los mejores del mundo, logrando acceso a mercados a través del desarrollo de un completo sistema de comercialización, almacenamiento, asistencia técnica, investigación y desarrollo tecnológico, promoción y soporte institucional.


5. Recursos turísticos endógenos o creadores generadores de ventaja comparativa

Las tradicionales formas de producción se han acoplado con la evolución del negocio cafetero, la existencia de esta región gira alrededor del mismo, generando una riqueza de manifestaciones culturales en ámbitos tan diversos como la arquitectura, la gastronomía y la música, que se transmiten de generación en generación. Entre los recursos histórico-culturales generadores de ventajas comparativas que se han desarrollado alrededor de la caficultura se encuentran:

  • Personajes y objetos que se han vuelto íconos: el arriero; la mula, el hacha, el machete, el jeep Willis, también llamado “yipao”3 y el reconocido Juan Valdez.

  • Objetos representativos del patrimonio arqueológico que evidencian el pasado precolombino y las primeras domesticaciones de plantas en América: orfebrería y cerámica estilo Quimbaya que hacían parte de los ajuares funerarios de importantes personajes políticos y religiosos.

  • Mitos o leyendas que aunque no relacionadas directamente con el café, algunos de ellas (Madremonte, la Patasola, el Hojarasquín del Monte, el Mohán o Muán) fueron recreadas con elementos de la imaginación paisa (como tradicionalmente se conocen a las personas de esta región) y persisten en las zonas rurales de la región.

  • Saberes culinarios que incorporan gran parte de los alimentos que se producen en la finca cafetera, reflejo de la autosuficiencia de los productores de la región y de la comida paisa o montañera, por su cantidad, modos de preparación, presentación, colorido y estética.

  • Sitios tradicionales, que son o fueron punto de encuentro económico, social y recreativo, como las fondas camineras (sitios de paso) en la zona rural, y los cafés (donde durante horas se comparte y se negocia el café del día) en la zona urbana.

  • Fiestas tradicionales, que “resumen y conservan la tradición de estos pueblos católicos de camándula y sonrisa para el forastero y bienvenida sincera” (Zuluaga, 2007). Algunas de ellas asociadas directamente con la cultura cafetera, como las Fiestas Nacionales del Café (Calarcá); la Fiesta del Canasto (Filandia); y las Fiestas de la Cosecha (Pereira). Otras promueven la música o el folclor tradicionales, el fervor religioso o la herencia indígena o española, como el Carnaval de Riosucio, en el municipio del mismo nombre; la Fiesta de la Guadua (Córdoba); la Feria de Manizales; el Festival del Pasillo (Aguadas); el Festival de la Bandola (Sevilla); el Concurso Nacional de Duetos (Armenia); el Concurso Nacional del Bambuco (Pereira); y los alumbrados navideños de Quimbaya y de Salamina.

  • Artesanías, entre las que sobresalen algunas relacionadas con la cultura cafetera, como el sombrero aguadeño y las cestas o canastos de Filandia, los productos de guadua de varios municipios de Quindío, los productos de cabuya en Aranzazu.

  • Vestuario típico del arriero (el sombrero, el poncho o ruana y el carriel, usado aún por muchos productores cafeteros) y la chapolera.

  • Las viviendas cafeteras destacan y añaden valor cultural y estético al paisaje cultivado, cuyo manejo del espacio, así como de los materiales y las técnicas constructivas4, definió la arquitectura doméstica del PCC. La arquitectura tradicional se complementó con una riqueza de expresiones formales, especialmente los calados y la talla en madera, que cumplen funciones tanto ornamentales como estructurales y funcionales.

  • En los cementerios también se destacan elementos de diseño arquitectónico de gran importancia; especial mención se debe hacer sobre los de Circasia, Marsella (que son bienes de interés cultural del ámbito nacional) y el de Salamina.

Además de las manifestaciones citadas, la importancia del café en la vida regional y nacional ha sido “motivo de inspiración para novelistas, compositores, poetas, cuentistas, pintores, fotógrafos y otros muchos cultores de las diversas formas de expresión artística” (Chalarca, 1998).

Al mismo tiempo el PCC se destaca por su riqueza natural, gracias a las condiciones de localización, relieve, clima y suelos. Esta eco-región presenta una gran variedad de hábitats, bosques nativos y corredores biológicos de interés estratégico para la conservación de la diversidad biológica mundial (Rodríguez y Carranza, 2008), en la que se destaca:

  • Esta área es una de las 34 regiones prioritarias para la conservación de la vida en la tierra, de acuerdo con la ONG Conservación Internacional,

  • Es una de las regiones más rica y diversa del mundo. Contiene cerca del 6,3% de las aves del mundo (Rodríguez, Osorio, 2008). Se encuentran 837 especies de aves registradas en la literatura técnica, cerca del 45% de las especies de aves del país; el 35% de especies de ranas registradas a nivel mundial; el 8% de especies de mamíferos no voladores, y 12% de las especies registradas de murciélagos en Combia. (Carder,2004).

  • La Eco-región del Eje Cafetero cuenta con Parques Nacionales Naturales, tales como Los Nevados, Tatama y Las Hermosas. Solamente en el Quindío existen 27 reservas naturales ubicadas en las áreas del Paisaje Cultural Cafetero.

  • En esta zona se conjugan la fisiografía de valles, laderas de pendiente suave y pendientes escarpadas, hasta glaciares y volcanes como el Nevado del Ruiz en las cumbres máximas de las cordilleras.

  • Es un paisaje predominantemente rural, con algunos asentamientos urbanos. El área rural delimitada comprende 141.120 hectáreas, habitado, aproximadamente por 301.000 personas, de las cuales 80 000 son integrantes de hogares cafeteros rurales y 222 000 viven en zonas urbanas.


6. Recursos turísticos desarrollados o “creados” generadores de ventaja competitiva

El PCC es un ejemplo sobresaliente de adaptación comunitaria a condiciones geográficas difíciles, sobre las que se desarrolló una caficultura de ladera y montaña. Pero si algo se debe destacar de esta zona, es la capacidad que ha tenido para sobreponerse a circunstancias difíciles que les ha tocado atravesar en los últimos 20 años, relacionadas por un lado con la crisis cafetera, por otro, con un terremoto catastrófico en el año 1999 que acabó con la vida de miles de personas y en la que poblaciones enteras tuvieron que ser reconstruidas.

En ese resurgimiento se destaca la permanente institucionalidad como muestra importante de acción colectiva para superar circunstancias económicas difíciles y sobrevivir en un paisaje agreste y aislado. Este modelo institucional que une a los caficultores a través de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC) ha permanecido como un factor estratégico de desarrollo. Su capacidad de gestión y ejecución ha sido reconocida pues le ha permitido canalizar importantes recursos para apoyar programas de investigación, de desarrollo de productos y desarrollo de la región.

Aún más importante, la interacción no se limita entre la FNC y los caficultores, sino que une a muchas otras organizaciones de carácter público y privado. Por ejemplo, las instituciones que pertenecen a la estructura social regional y que en la actualidad apoyan el trabajo del Paisaje Cultural Cafetero son: Gobernación de Caldas, Risaralda, Quindío y Valle, los comités departamentales y municipales de cafeteros, las corporaciones regionales encargadas del tema ambiental y las universidades Nacional sede Manizales, Universidad Tecnológica de Pereira, Universidad del Quindío, Universidad La Gran Colombia de Armenia dedicados a la investigación. Una mención especial merece la Red Alma Máter, integrada por el Ministerio de Cultura que junto con la FNC y el trabajo académico que le corresponde a las universidades, son un ejemplo de gran experiencia de trabajo interdisciplinario e ínter académico y una significativa integración institucional.

Dentro de las actividades realizadas por esta red Alma Máter, está el levantamiento de los activos del PCC con la comunidad de cada uno de los municipios, además de la construcción de una guía metodológica que incluye el levantamiento de información sobre los bienes culturales y naturales como patrimonio tanto en las zonas urbanas como rurales en las que se identifican -mediante la zonificación del uso de suelo y la zonificación de cuencas visuales-, corredores paisajísticos e hitos de especial interés para el paisaje, la recreación y turismo. Se busca así contribuir en la construcción de los Planes de Ordenamiento Territorial, los cuales están siendo diseñados en estos momentos. De tal manera que el plan de manejo del Paisaje Cultural Cafetero no solo se integre en la fase del diagnostico sino de manera transversal en todas las fases de ordenamiento territorial influyendo las políticas urbanas y rurales hacia un desarrollo local con identidad cultural.[Uni10]

Por otra parte, en términos de interconexión vial el PCC está conformado por seis zonas que están conectadas por medio de la Troncal Occidental, y una amplia red de vías de conexión regional en buen estado. Además, la región cuenta con tres aeropuertos nacionales ubicados en Armenia, Cartago y Manizales, y un aeropuerto internacional en Pereira. Próximamente la región tendrá los servicios del Aeropuerto Internacional del Café, ubicado en el municipio de Palestina, Caldas, y el aeropuerto de Armenia comenzará a operar vuelos internacionales.

En la región es común encontrar diversas manifestaciones de arraigo en torno al café como elemento clave de identidad. Por ejemplo, la principal vía de la región se llama Autopista del Café, diversos establecimientos y organizaciones, -relacionados o no con el cultivo-, utilizan el café como elemento constitutivo de su identidad (Automotores del Café, Telecafé, Turiscafé, Hosterías del Café, entre muchos otros).

Por su parte, las universidades de la región merecen una mención especial porque han desarrollado un capital social importante, en investigaciones sobre el patrimonio cultural urbano y arquitectónico, que fortalecen a su vez los programas de formación profesional de la región en programas de pregrado y postgrado.

Por último y no por ello, menos importante, el Ministerio de Cultura ha promovido la apropiación social del patrimonio cultural de la región, fomentando la participación voluntaria de la población en actividades de estudio, recuperación y socialización del patrimonio cultural a través del programa nacional “Vigías del patrimonio cultural”.


7. Productos turísticos innovadores generadores de ventaja competitiva

El ingenio de los habitantes ha permitido transformar elementos de uso diario en verdaderos íconos culturales, es así como en la región las casonas de haciendas cafeteras, además de mantener su función, conservan en muy buen estado su organización espacial y estructura arquitectónica e, incluso, cuentan con su mobiliario original para dedicarlas a la recreación y el hospedaje. [Min11]

En la vereda de Montenegro (Quindío), se encuentra ubicado el Parque Nacional de la Cultura Cafetera, entidad impulsada por la FNC; este parque temático ha trabajado en la promoción de los aspectos culturales del cultivo del café y ha impulsado, con gran éxito, el turismo en la región. El Parque convoca cerca de 500 000 visitantes por año, convirtiéndose en un espacio de visita obligada para los turistas que viajan a esta zona del país. El parque de la Vida, también fue una donación de la Federación Nacional de Cafeteros a Armenia en su primer centenario. Este lugar tiene senderos adoquinados, construcciones en guadua, lago, puentes peatonales, parqueadero, patinódromo y zona de juegos infantiles, que permite al turista, a través de una agradable caminata contemplar una cascada de terraza entre jardines y árboles.

Otros espacios que han puesto en valor la riqueza de la región son el Museo del Oro Quimbaya, aporte del Banco de La República, que recrea el espacio para conservar y difundir el legado precolombino Quimbaya. También se encuentran los Jardines Botánicos del Quindío, Pereira y Marsella; el Mariposario; el Zoológico Matecaña, el Ecoparque los Yarumos, el Centro Nacional para el estudio del Bambú Guadua

Si lo que prefiere el turista es el contacto con la naturaleza a la vez que aprende sobre lugares únicos en Colombia se puede conocer el hogar del árbol nacional, la palma de cera del Quindío, para ello se debe visitar el valle de Cocora, parte del Parque Nacional Natural Los Nevados, paraje natural cerca a Salento (Quindío) municipio denominado el “padre del Quindío” por ser el municipio más antiguo de este departamento, donde se realizan caminatas ecológicas para disfrutar de los hermosos paisajes de esta localidad. También se puede disfrutar de cualquiera de las reservas del lugar, como la reserva Ucumarí, lugar que conserva 4.240 hectáreas de bosque alto andino, con gran variedad de fauna, flora y con hermosas cascadas y hábitat del oso de anteojos. Otros lugares de interés son la Laguna del Otún y el Parque Nacional Natural Tatama, destino de gran interés ecológico.

También existe diversidad de rutas que permitirán aprender sobre procesos productivos diferentes al café y parajes únicos, por ejemplo la Ruta de la Seda, la Ruta de la Panela, Ruta del Fique y la Iraca, Ruta de las alturas hacia el Nevado del Ruiz, Ruta de los Termales (las más conocidas son los Termales de Santa Rosa y San Vicente), otras rutas que rescatan la importancia de los principales ríos de Colombia (Magdalena y Cauca) y por último, aquellas rutas que permiten visitar diferentes municipios para conocer su cultura.

Llama aún más la atención el desarrollo de verdaderas experiencias turísticas, donde el visitante se convierte en un caficultor más, que se viste él como arriero, ella como chapolera, toman sus cestas y se van a recolectar el café, luego despulpan, secan, trillan y muelen café como lo hacían los abuelos, además de probar la gastronomía propia de la región; incluso en Recuca (Recorrido de la Cultura Cafetera) se ha creado el Banco del Recolector, para pagarle a los visitantes por su trabajo, pues como ellos mismos prometen “…reímos a carcajadas, los más aventajados se vuelven chapoleras y recolectores, bailando a lo campesino y además revivimos la historia del café. Ya lo decían los abuelos… a la tierra que fueres, haréis lo que vieres”

El anterior no es el único caso, el Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria – PANACA- es un Parque Temático agropecuario que se considera único en Colombia y Latinoamérica, para niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad. Esta finca, cuenta con un espacio natural con más de 46 hectáreas, hermosos senderos, jardines y cultivos para disfrutar, con 8 estaciones y más de 4500 animales de la zoología doméstica, ubicado en Quimbaya (Quindío), que busca volver la mirada al campo, rescatar la importancia y los valores del campesino, a través de la interactividad del hombre con la naturaleza y la zoología doméstica, allí se puede ordeñar vacas o cabras, dar de comer a los animales, realizar un recorrido donde se aprecia la naturaleza propia de la región, o para quienes prefieran pueden hacerlo en 2 cables vuelos a más de 30 metros de altura.

Por su parte, la Pequeña Granja de Mamá Lulú, ubicada también en Quimbaya, es una huerta campesina de autoabastecimiento familiar donde se recupera la biodiversidad, los servicios medioambientales locales (guadua, plátano, iraca,  afloramiento acuífero, oxígeno, paisaje) y de conservación de la naturaleza. Para ello cuentan tan solo 9.713 metros cuadrados de tierra, en los que se llevan a cabo prácticas de agricultura sostenible, tecnologías apropiadas, energías alternativas, cría de especies menores, eco-construcción y uso de recursos locales. Este lugar desarrolla un bioturismo que comparte con sus visitantes la maravillosa intención de convertirse en aportantes para la conservación y mejor relación con la naturaleza, además de los saberes sobre biodigestores, agricultura más limpia, bioarquitectura con guadua. En el anochecer se puede disfrutar de la compañía de los seres nocturnos del campo y al amanecer, un despertar entre  silbos amables de los azulejos, mirlas, ruiseñores, calandrias, siriríes, barranqueros, ciriguelos  y luego un desayuno tradicional con una humeante taza de chocolate, huevos en perico, arepa quindiana, queso, fruta fresca, y, por supuesto, el indispensable café suave colombiano.

No se puede dejar de mencionar, el festival de velas y faroles - el 7 y 8 de Diciembre de cada año en Quimbaya,- pues no es un factor real sino un valor que une en un acto masivo a los habitantes del municipio quienes en un significativo “actuar en comunidad” trabajan con entusiasmo casa por casa, barrio por barrio para elaborar los diseños que se exponen con orgullo ante los lugareños, los turistas y los jurados quienes clasifican a los ganadores. Este es un caso en el que un valor religioso se convierte en un factor real de cohesión social.

Solo resta por decir, que hoy día ya se están diseñando productos para diversos segmentos de mercado: por ejemplo para los aventureros ha entrado en funcionamiento el Ecoparque El voladero. Además se están activando aplicaciones desarrolladas para dispositivos móviles, que permita a los turistas conocer los atractivos de la región, la historia del departamento, las actividades que se pueden realizar y otro sinnúmero de aspectos que les ahorrará tiempo y los guiará por el Quindío. Asimismo se está trabajando el tema promocional en el que se trabaja con la variable de mercadeo precio, a través de un paquete que se conoce como Colombia Turística, en el que se “venden” 9 regiones, entre ellas el Eje Cafetero, allí se encuentran atractivos descuentos para la entrada a parques temáticos, a sitios de entretenimiento, para el alojamiento y para restaurantes, tema que favorece un mayor volumen de turistas.

Destacable en este destino turístico dos temas: el primero es la demostración de cómo debe funcionar un verdadero marketing territorial que ha surgido a partir del ordenamiento territorial que ha cohesionado a todos los municipios y a todos los habitantes en un sola bandera común: El Paisaje Cultural Cafetero. El segundo, tema a destacar es la innovación, en ofrecer productos turísticos que permiten vivir experiencias únicas para los turistas y puedan decir como lo hicieron ya algunos visitantes [Min103]:

Descubrí una cultura con sabor... a café! Yo ya era un amante del café, pero todavía lo soy más desde que probé un café recién hecho al verdadero estilo colombiano. Y es que para aprender sobre él, Colombia es como una gran escuela. A lo largo de esta experiencia descubrí las plantaciones y sus imponentes haciendas cafeteras de arquitectura colonial. Conocí el ciclo de producción y visité un cafetal auténtico. La fascinante cultura de estas tierras y su belleza me cautivó. Es por algo que el Paisaje Cultural Cafetero es Patrimonio de la Humanidad desde 2011. En Colombia, un café es mucho más que un café. Puedo asegurarlo.

En Colombia el café tiene paisajes y pueblos. Yo los recorrí. Más allá de las haciendas y las plantaciones, el café se siente en los caminos y en los encantadores pueblos paisa. Lo descubrí admirando los cafetales en toda su extensión y colorido desde los miradores de Filandia y Manizales. Entre las gentes amables y felices de estos pueblos de postal, saboreé la verdadera cultura humana del café, un auténtico estilo de vida.


8. Conclusiones

Si bien es cierto que el tema de competitividad ha sido discutido durante años, también es cierto aún falta mucho terreno por recorrer, especialmente en competitividad turística; los teóricos más reconocidos que disciernen al respecto concuerdan en la relación que existe entre la competitividad y las ventajas comparativas - originada por los recursos endógenos (Crouch y Ritchie), ya sean heredados, creados o de soporte (Dywer y Kim) - pero especialmente por las ventajas competitivas – originada por la capacidad de utilizar esos recursos para el crecimiento y desarrollo socioeconómico de la población-. En otras palabras, se requiere mucho más que una variedad amplia de productos y recursos turísticos para ser competitivos.

Si lo anterior es cierto, aún se aplica más a la necesidad de encontrar un modelo de indicadores que refleje verdaderamente la competitividad de los destinos, pues aunque se utilizan los del Foro Económico Mundial, los resultados de dicha medición no coinciden con los destinos turísticos más reconocidos en el ranking mundial. Además de esta medición surge otra inquietud, los países están conformados por eco-regiones, que entre sí pueden ser muy heterogéneas, como sucede en Colombia, por tal razón los indicadores que se diseñen deben valorar los destinos y no los países.

La competitividad de un destino, según lo observado en el Patrimonio Cultural Cafetero, es la suma o mejor, el conjunto de diversas capacidades - demostradas por las empresas culturales, científicas, de alojamiento, de restauración, de entretenimiento, de transporte, sin dejar de lado las políticas gubernamentales a nivel local y nacional, además de la riqueza humana de las personas, de su preocupación por la conservación y el respeto por el medio ambiente y su cultura – cohesionadas por un mismo objetivo común: el bienestar de todos. Más concretamente la competitividad es un tema de capacidades de las personas individuales, la comunidad, las empresas y los gobiernos unidos a través de un entramado o conglomerado que se encargue de unir todas las piezas del rompecabezas, y que en el caso del ejemplo fue logrado por la Federación Nacional de Cafeteros.

Dos factores importantes a destacar en el presente estudio es, por un lado, el papel de gran relevancia jugado por las universidades, que se unen aportando a través de programas pertinentes y de laboratorios de investigación, por otro lado, las capacidades de las personas que han demostrado su resiliencia para superar no solo las difíciles condiciones del terreno para cultivar café, sino también para superarse ante la crisis cafetera y el terremoto que acabó con parte de sus familias y de sus lugares de vivienda, que se puede demostrar a través de la capacidad empresarial, para diseñar nuevos productos innovadores. En concreto, la competitividad es un tema de desarrollo de capacidades.

No obstante el aporte que pueda generar este documento, lo que demuestra es que hace falta mayor investigación de destinos y empresas turísticas para profundizar en los elementos que han contribuido en su transformación, ya no de recursos en productos, sino de recursos turísticos en verdaderas experiencias memorables para el viajero del siglo XXI y con ello, ganar enfoque competitivo, innovación para una mayor diversificación y diferenciación a través de este nuevo modelo turístico experiencial.



1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   22

Similar:

A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconNormas de la apa para la redacción de resultados de investigacióN
A pesar de que existe un amplio consenso sobre estas normas algunas revistas puede hacer ligeras variaciones de las que siempre encontraremos...
A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconNormas apa 2017 6ta (sexta) edición
Desde el año 1929, cuando sale a luz el primer esbozo de las normas, hasta el presente, apa se ha convertido en un extenso manual...
A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconCapa da revista 3a Edição
O itegam-jetia – Journal of Engineering and Technology for Industry Applications (jetia) é uma publicação do
A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa icon258193358-Libro-Manual-de-Publicaciones-APA-Re.pdf [formulario apa sexta edicion]

A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconFormato apa – quinta edicióN
El estilo apa, como es presentado en este folleto, es ampliamente aceptado en las
A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconEl formato apa
American Psychological Association (apa) ha sido adoptado internacionalmente por numerosas instituciones académicas, revistas científicas...
A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconNormas apa sexta Edición
Figura X. Hillutet aut ut fugit, optatiam velibusa voluptate aliquost, tem as dita co
A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconXv seminário Luso-Espanhol de Economia Empresarial “o papel das Organizações na Sustentabilidade das Economias em Crise”
Economia da Empresa
A formatação da revista obedece à 6ª edição das normas apa iconForderungsanmeldung im Insolvenzverfahren
Anmeldungen sind stets nur an den Insolvenzverwalter (Treuhänder, Sachwalter) zu senden, nicht an das Gericht. Bitte beachten Sie...


Descargar 2.1 Mb.