Página principal



Beroamericana

Descargar 5.78 Kb.
Ver original pdf

Beroamericana





Descargar 5.78 Kb.
Ver original pdf
Página11/222
Fecha de conversión10.08.2018
Tamaño5.78 Kb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   222

 

Actualidad Jurídica Iberoamericana, ISSN 2386-4567, IDIBE, núm. 7, ago. 2017 

 

13 

 

Este  diseño  legal  debe  complementarse  con  toda  la  jurisprudencia  que  se  ha  ido 

construyendo  durante  estos  últimos  años,  cuyos  criterios  jurídicos  han  sido  en 

ocasiones más tuitivos para el inversor que los del supervisor, pero que considero en 

líneas generales muy razonable y cuyas líneas maestras emanan del Pleno de la Sala 

de  lo  Civil  del  Tribunal  Supremo,  razón  de  más  por  tanto  para  tomarla  muy  en 

cuenta.  

 

Se  han  seleccionado  dos  sentencias  aquí  para  su  comentario,  que  tratan  temas 

puntuales pero que han construido una serie de criterios que son exportables a toda 

la contratación financiera.  

 

Una es la Sentencia de 20 de enero de 2014 (núm de rec 879/2002), en materia de 

swaps,  reiterada  por  otras  resoluciones  posteriores.  Su  importancia  reside  en  que 

aborda  el  espinoso  caso  en  que  las  entidades  realizan  recomendaciones  de 

suscripción  de  valores  o  instrumentos  financieros  divulgadas  personalmente,  y  no 

exclusivamente a través de canales de distribución. En este caso que el supervisor 

había entendido como una comercialización de instrumentos financieros, el Tribunal 

Supremo  ha  considerado  que  concurre  en  este  caso  una  verdadera  relación  de 

asesoramiento. Esto conlleva una serie de consecuencias dado que el asesoramiento 

comporta unos deberes informativos mayores, y por lo tanto en aquellos casos en 

que  no  se  hayan  cumplido  esos  deberes  informativos  que  consisten  en  recabar  el 

llamado  test  de  idoneidad,  es  muy  probable  que  los  Tribunales  aprecien  la 

concurrencia de un error-vicio en el consentimiento que lleve aparejada la nulidad 

del  contrato  y,  por  tanto,  la  devolución  de  las  prestaciones  que  se  hubieran 

intercambiado  las  partes.  No  obstante,  debe  matizarse  que  el  vicio  es  invalidante 

cuando  recae  sobre  el  objeto  principal  del  contrato,  es  decir,  sobre  los  riesgos 

principales del instrumento financiero y también que lo que vicia el consentimiento 

no es simplemente el incumplimiento de los deberes informativos, sino que debe ser 

necesario que, valorando las circunstancias del caso concreto, se pueda apreciar una 

falta de conocimiento del producto por parte del inversor.  

 

Y la segunda sentencia a la que querría referirme es la Sentencia de 9 de mayo de 

2013  (núm.  de  rec.  485/2012).    De  ella  también  emanan  criterios  que  pueden 

exportarse a toda la contratación financiera. Analiza los préstamos hipotecarios con 

cláusulas  suelo  y  valora  la  aplicación  de  la  normativa  de  cláusulas  abusivas.  El 

Tribunal Supremo establece que, en la medida en que las cláusulas suelo constituyen 

el  objeto  principal  de  un  contrato  de  préstamo,  no  cabe  aplicar  la  Directiva  de 

cláusulas  abusivas  que  se  refiere  únicamente  a  elemento  accidentales  del  contrato, 

no a los elementos principales. Sin embargo, sí que es posible aplicar la normativa 

sobre  condiciones  generales  de  la  contratación  y,  por  lo  tanto,  valorar  si  esas 

cláusulas son debidamente transparentes para el inversor, y en este caso -y en otros 

muchos-  el  Tribunal  Supremo  considera  que  no  se  alcanzaba  el  debido  canon  de 

transparencia  porque  faltaba  información  sobre  que  la  cláusula  formaba  parte  del 

objeto  principal  del  contrato,  porque  se  insertaban  como  contraprestación  a  unas 



1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   222



Descargar 5.78 Kb.
Ver original pdf