Página principal



Beroamericana

Descargar 5.78 Kb.
Ver original pdf

Beroamericana





Descargar 5.78 Kb.
Ver original pdf
Página14/222
Fecha de conversión10.08.2018
Tamaño5.78 Kb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   222

 

Actualidad Jurídica Iberoamericana, ISSN 2386-4567, IDIBE, núm. 7, ago. 2017 

 

16 

 

secundarios,  que  tradicionalmente  se  venían  considerando  como  monopolios 

naturales.  

 

 

2.  Reglamento  PRIIPS  (Reglamento  1286/2014,  de  26  de  noviembre,  sobre 

productos

 de inversión minorista vinculados y productos basados en seguros). 

 

Esta norma regula aquellos productos donde la inversión va referida a un activo que 

no es objeto de compra directa por parte del inversor. La novedad de esta normativa 

es que por primera vez es transversal y afecta tanto al sector bancario, como al de 

seguros,  como  al  de  valores.  La  pieza  central  de  la  normativa  es  el  llamado 

documento  de  datos  fundamentales  (key  investor  document),  cuyas  características  se 

regulan con mucho detalle. Este documento debe hacer una gradación del riesgo del 

producto. Hay siete niveles de riesgo y una metodología muy concreta para realizar 

esta gradación y deben incluirse detalles sobre escenarios de rentabilidad, la totalidad 

de los costes en que incurre el inversor, las opciones que se le ofrecen a lo largo de 

la vida del producto y también hay instrucciones sobre el momento en que debe ser 

distribuido este documento. 

 

 

III.

 

D

ERECHO CONCURSAL

 

Se  va  a  hablar  ahora  de  la  relación  entre  el  Derecho  concursal  y  la  protección  al 

inversor. Una reflexión general sería que el Derecho concursal no es adecuado para 

las  entidades  financieras,  porque  son  entidades  con  gran  impacto  en  la  economía 

que manejan dinero y recursos que son de terceros, de modo que se hace necesario 

otro tipo de procedimientos distintos a los procedimientos judiciales. Son necesarios 

procedimientos administrativos que sean más rápidos y que afronten las crisis de las 

entidades financieras de otra manera. Para eso existe la normativa de resolución, y 

aquí es obligada una mención a la Directiva 2014/59/UE del Parlamento Europeo y 

del  Consejo,  sobre  la  reestructuración  y  la  resolución  de  entidades  de  crédito  y 

empresas de servicios de inversión, que obliga a las entidades a elaborar planes de 

recuperación y de intervención temprana que permitan superar las crisis y, cuando 

eso no sea posible, planes de resolución que básicamente implican la venta de los 

activos de estas entidades y la capitalización de ciertos créditos convirtiéndolos en 

capital

7

; lógicamente, esto tiene un impacto sobre los acreedores y debe guardarse 

un equilibrio entre la protección de la salud financiera de las entidades, la protección 

de  los  derechos  de  los  inversores  y  los  acreedores  e  incluso  el  funcionamiento 

general  de  la  economía.  El  hecho  de  que  exista  una  normativa  de  resolución  no 

implica que, en determinados casos, como así ha sido en el caso de Banco Madrid, 

se declare un concurso y se aplique el Derecho concursal; y, en este sentido, puede 

considerarse  preocupante  que  tras  la  aprobación  de  la  normativa  de  resolución 

bancaria siga aplicándose a las entidades de crédito el Derecho concursal. 

 

                                                                                                                         

7

 T

APIA 

H

ERMIDA

 A. J.: “Las líneas básicas de la nueva regulación de las crisis bancarias: la Ley 

11/2015”, Editorial Wolters Kluwer: La Ley Mercantil, núm. 16, julio-agosto 2015. 



1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   222



Descargar 5.78 Kb.
Ver original pdf