Página principal



CONSIDERACIONES DE LA SALA

Descargar 287.11 Kb.

CONSIDERACIONES DE LA SALA





Descargar 287.11 Kb.
Página4/9
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño287.11 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9
CONSIDERACIONES DE LA SALA



III. Competencia


10. La Sala es competente para decidir el asunto por tratarse del recurso de apelación presentado contra la sentencia proferida por el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca, Sección Tercera, Subsección “A”, en un proceso que por su cuantía (f. 15 c.1.)11, determinada al momento de la interposición de la demanda, tiene vocación de doble instancia. Se aplican en este punto las reglas anteriores a la entrada en vigencia de la Ley 446 de 1998.



IV. Validez de los medios de prueba


11. Encuentra la Sala, que con el escrito de demanda fueron aportados negativos de fotografías que la parte actora pretende hacer valer. Al respecto, la Sala, de conformidad con el manejo que ha venido dando esta Corporación a esta clase de elementos, no dará valor probatorio a las fotografías allegadas a este proceso, por cuanto no fueron reconocidas por los testigos, ni cotejadas con otros medios de prueba dentro del proceso.12



V. Los hechos probados

12. Con base en las pruebas recaudadas en el proceso contencioso administrativo, valoradas en su conjunto, se tienen como ciertas las siguientes circunstancias fácticas relevantes:


12.1. Dalio Torrente Bravo es hijo de Gilberto Torrente y Olga Bravo (registro civil de nacimiento, f. 1, c. 2). Adicionalmente convivía con Marilú Beltrán (testimonios de Aura Milena Mancera y Ana Julia Álvarez, f.69-72, c.2).


12.1.1. Si bien los padres y la compañera de Dalio Torrente no aparecen referenciados en las pretensiones de la acción impetrada, la Sala en una interpretación integral de la demanda considera que son parte en este proceso por cuanto están debidamente representados y en el acápite de estimación razonada de la cuantía se solicita en su favor el reconocimiento de perjuicios morales13.


12.2. El 12 de junio de 1998, al señor Dalio Torrente Bravo se le practicó examen de anatomía patológica, y en virtud de éste, se le diagnóstico:


DIAGNÓSTICO CLÍNICO: CA. BASOCELULAR

Descripción macroscópica: Se recibe elipse de piel de 0.4 cm de diámetro. Un bloque todo. Diagnóstico Histopatológico: Biopsia de piel de arco cegomático: Epitolioma Basocelular con bordes comprometidos (informe de anatomía patológica, estudio n.° 1186-98, del 12 de junio de 1998, firmado por la médica patóloga Sandra Dávila, f. 23 y reverso, c. 2).


12.3. El 13 de julio de 1998, Dalio Torrente fue nuevamente atendido en el hospital San José, de Bogotá, con la siguiente anotación (historia clínica expedida por el Hospital San José, de Bogotá, f. 17-28, c.2):


Paciente con Dx Patológico CBC párpado inf izq, fue manejado por dermatólogo con electrocoagulación con recidiva (ilegible) de la lesión. Antec: Patolog (-) Q x (-)

Alérgico: Aspirina

EF: ulcera de 1x 1,2 cm de diámetro párpado inf. derecho bordes perlados.

Dr. CBC readivante

P: Se programa para resección/colgajo (f. 21, c. 2).


12.4. El 19 de agosto de 1998, se le practicó a Dalio Torrente Bravo, cirugía de “Resección Ca Baso-celular + avance colgajo beal hexagonal”, dejándose consignadas las siguientes observaciones (historia clínica expedida por el Hospital San José, de Bogotá, f. 17-28, c.2):


Hallazgos: Lesión ulcerosa con costra hemática en su superficie de 1.5 x 1.5 cm en párpado inferior derecho.

Intervención: Resección Ca Basocelular + avance colgajo beal hexagonal.

Descripción Detallada: - Bajo anestesia local controlada-previa asepsia y antisepsia.- Se realiza demarcación con Ca con límites de 0.6 cm y demarcación colgajo local hexagonal lateral.

-Infiltración con xiolocaína con epinefrina 1% bicarbonato- Incisión sobre demarcación, disección y resección lesión hasta músculo.

-Disección colgajo y decolaje. (ilegible) colgajo y afrontamiento con (ilegible)+ punto perióstico marginal sutura bordes (ilegible) y afrontamiento zona de defecto residual… Duración: 1 1/2 horas, sangrado escaso. Recomendaciones: Control mañana por consulta externa (f. 22, c. 2).


12.5. Después de la cirugía, al paciente le quedó una cicatriz retraída en el pómulo superior derecho, que produjo una ptosis palpebral, la cual le ocasionó la imposibilidad de cerrar el párpado inferior derecho. Esta disfunción trajo como consecuencia la probabilidad de adquirir infecciones cornéales-oculares (historia clínica de Dalio Torrente Bravo, hoja de evolución proferida por el seguro social el 18 de diciembre de 1998, f. 18, c. 2).

12.6. El 22 de febrero de 1999, el hospital San José, autorizó que se le practicara una segunda cirugía a Dalio Torrente Bravo, consistente en “corrección de ptosis palpebral (cualquier técnica) con corrección quirúrgica de cicatriz o secuela de queadur” (autorización n.° 00008999990174, proferida por el ISS el 22 de febrero de 1999, f. 15, c. 2).


12.7. El 13 de abril de 1999, se le practicó la segunda cirugía a Dalio Torrente Bravo. En la misma, el procedimiento médico que se siguió fue el siguiente (hoja de descripción quirúrgica, revisión de cicatriz, del 13 de abril de 1999, f. 31, c. 2):


HALLAZGOS: Ectropión párpado inferior derecho y cicatriz transversa de 6 cm sobre región malar derecha.

PROCEDIMIENTO

  1. Infiltración con xilocaina con opinofrina al 1% previa demarcación de cicatriz a resecar.

  2. Resección cicatriz malar

  3. Liberación de bridas cicatrizalos en párpado inferior y decoloramiento de colgajo musculocutaneo malar.

  4. Fijación de porción lateral orbicularis oculi a poriostio periorbita.

  5. Diseño de colgajo vertical localizado sobre aspecto lateral región palpebral derecha. (ver dibujo)

  6. Elevación y rotación del colgajo.

  7. Revisión (ilegible).

  8. Cierre por planos.


12.8. Dalio Torrente Bravo fue intervenido quirúrgicamente en dos oportunidades por profesionales médicos adscritos al hospital San José, de Bogotá (oficio del 4 de junio de 2001, expedido por la directora médica Laima Lucía Didziulis Grigaliunas, del Hospital San José, de Bogotá, f. 30, c. 2):


De acuerdo con la historia clínica n.° 798460, los profesionales que atendieron al paciente durante las intervenciones quirúrgicas fueron:

Primera intervención: 18 de agosto de 1998, doctores: José Hernando Pinto y Álvaro Tito Jiménez Quimbaya (anestesiólogos); liseth Barreto (cirujana plástica) Dra. Mateus y Dr. Ajkay (ayudantes de cirugía plástica).

Segunda Intervención: 13 de abril de 1999

Doctores: Julia Sofía Alfonso J. y Jorge Ernesto Cantini (cirujanos plásticos); Jaime Alberto Aponte y Roberto Blanco Duarte (anestesiólogos).


12.9. Al señor Dalio Torrente Bravo se le concedieron varias incapacidades para laborar –pues el intenso calor de los hornos perjudicaba la lesión facial-, las cuales fueron consecutivas y sin suspensión, desde el 19 de agosto de 1998 hasta el 15 de febrero de 1999, sumando así un total de 180 días de ausencia laboral (certificados de incapacidad n.° 293002, 293005, 293008, 293009, 297087, 297092, 297096, expedidos por el hospital San José, y n.° 500218, 500242, 500612, 500636 expedidos por el Instituto de Seguros Sociales f. 4-7, 9 y 12, c. 2).


12.10. Al momento en el que se le practicó la cirugía, Dalio Torrente Bravo laboraba en la empresa “Promasa”, por intermedio de Servifabril Ltda., donde devengaba una asignación básica de ($260 472 00) mensuales. La empresa, terminó el contrato laboral suscrito con el señor Torrente Bravo (certificación laboral expedido por servifrabril Ltda., f. 26, c.2 y oficio del 1 de febrero expedido por el subgerente de Servifabril Ltda., f. 27, c.2, respectivamente).


12.11. Dalio Torrente Bravo sufrió afectación moral como consecuencia de la secuela física en su rostro. Así lo reflejaron los testimonios rendidos por las señoras Aura Milena Mancera, y Ana Julia Álvarez, el 21 de mayo de 2002 ante el a quo (f. 69-72, c. 2). Esta última, propietaria de la casa de habitación de Dalio Torrente, declaró:


Preguntado: Tiene Ud. conocimiento acerca del estado anímico del señor Torrente después de ocasionada la lesión. Contestado: Si él vive muy acongojado, preocupado porque a donde va a trabajar le dicen que no por su problema, la gente lo rechaza, de un genio espantoso. Preguntado: Sabe Ud. o le consta si el señor Torrente, económicamente tiene a su cargo alguna persona o personas, Contestado: Si la señora con quién vive y el niño, ellos económicamente dependen de él (f. 71, c. 2).


En el mismo sentido, Aura Milena Mancera Castro, vecina del actor lesionado, sostuvo:


Preguntado: Tiene Ud. conocimiento acerca del estado anímico del señor Torrente después de ocasionada la lesión. Contestado: Sé que se volvió de bastante mal genio, el no salía, primero le afectaba el ojo, tenía el ojo abierto y el viento le afectaba bastante, y segundo porque él se sentía mal, él mantenía encerrado. Preguntado: Finalmente, conoce Ud. cuál es el estado anímico del señor Torrente, actualmente. Contestado: Nosotros vivimos en casas vecinas, yo le ayudaba a llevar hojas de vida a diferentes empresas pero por motivo de su apariencia física no lo reciben y siempre dicen que por tener el ojo así, cualquier cosa como el polvo, puede agravarse, que no se hacen responsables. Así solo consigue empleo por temporadas de tal manera que no tenga que tener un vínculo serio con cualquier empresa, por supuesto mantiene sin dinero, pide plata prestada, es difícil la vida de ellos. Anímicamente, lo he visto de mal genio porque no puede conseguir empleo y con tantas necesidades, no se le soluciona el problema por ningún lado (f. 69-70, c. 2).


12.12. El señor Dalio Torrente Bravo sufrió una pérdida de capacidad laboral del 21.55% (dictamen rendido por la Junta Regional de Calificación de Invalidez de Bogotá y Cundinamarca f. 87-89, c. 2).



VI. Problema jurídico


13. La Sala estudiará si está caducada la acción de reparación directa en lo relativo a la primera cirugía practicada al señor Dalio Torrente el 19 de agosto de 1998 o si el actor impetró la demanda en término para reclamar los perjuicio derivados de dicha cirugía.


13.1. Se decidirá si quedó demostrado en el proceso que ocurrió una falla en la prestación del servicio médico por demora en la práctica de la cirugía o por inadecuada praxis médica.


13.2. Se establecerá si la causa del daño, esto es, la pérdida de funcionalidad del párpado inferior derecho del actor, tuvo su origen en el servicio médico brindado por el I.S.S. o si, por el contrario, fue consecuencia de la enfermedad –cáncer de piel- que padecía el paciente. Por lo tanto, la Sala tendrá que determinar si existió una falla probada en la prestación del servicio médico, y si dicha falla causó la pérdida de funcionalidad del párpado inferior derecho del señor Dalio Torrente Bravo.


14. La Sala analizará si las intervenciones quirúrgicas realizadas al actor lesionado se efectuaron dando a conocer los riesgos y consecuencias de las mismas o si, por el contrario, fueron practicadas sin brindar al paciente la información pertinente. Y finalmente, si ésta circunstancia constituye o no un daño antijurídico imputable a la demandada.



VII. Análisis de la Sala


15. Si bien la primera cirugía practicada al señor Dalio Torrente Bravo data del 19 de agosto de 1998, las secuelas de dicha intervención fueron diagnosticadas el 18 de diciembre de 1998, y la demanda fue presentada el 5 de septiembre del año 2000, por lo tanto, no existe caducidad frente a la reclamación de la parte actora.


16. En lo que respecta a la falta de legitimación por pasiva por parte del Ministerio de Salud, el a quo sostuvo:


Se encuentra configurada dicha ausencia de legitimación en la causa por pasiva en lo que concierne a la Nación colombiana- Ministerio de Salud. En efecto, al Ministerio de Salud le compete el trazo de las políticas del Estado, la expedición de normas de carácter general en los campos científico, administrativo y técnico en esta materia, así como el ejercicio del control sobre los organismos prestadores del servicio de salud. No correspondiendo a dicho Ministerio el desarrollo de actividad alguna constitutiva propiamente de la prestación del servicio de salud, no éste el llamado a responder por las consecuencias de la actuación tardía que los actores erigen en el hecho generador del daño cuya indemnización pretende.


16.1. Asunto que esta Sala confirmará, por encontrar los argumentos expuestos por el tribunal de primera instancia, ajustados al ordenamiento jurídico.


17. En el presente caso se encuentran acreditados dos daños cuyas indemnizaciones se persiguen en la demanda, que son, de una parte, el que consiste en la pérdida de funcionalidad del párpado inferior derecho que sufrió el señor Dalio Torrente Bravo y de otra parte, que las intervenciones quirúrgicas -Resección Ca Basocelular + avance colgajo beal hexagonal y corrección de ptosis palpebral (cualquier técnica) con corrección quirúrgica de cicatriz o secuela de queadur- se realizaron sin brindar la información al paciente sobre riesgos y secuelas de dichas intervenciones.


18. Es pertinente poner de presente que en reciente pronunciamiento, la Sección Tercera del Consejo de Estado en pleno señaló que, así como la Constitución Política de 1991 no privilegió ningún régimen de responsabilidad extracontractual en particular, tampoco podía la jurisprudencia establecer un único título de imputación a aplicar a eventos que guarden ciertas semejanzas fácticas entre sí, ya que éste puede variar en consideración a las circunstancias particulares acreditadas dentro del proceso y a los parámetros o criterios jurídicos que el juez estime relevantes dentro del marco de su argumentación: 


En lo que se refiere al derecho de daños, como se dijo previamente, se observa que el modelo de responsabilidad estatal establecido en la Constitución de 1991 no privilegió ningún régimen en particular, sino que dejó en manos del juez la labor de definir, frente a cada caso concreto, la construcción de una motivación que consulte razones, tanto fácticas como jurídicas, que den sustento a la decisión que habrá de adoptar.  Por ello, la jurisdicción contenciosa ha dado cabida a diversos “títulos de imputación” como una manera práctica de justificar y encuadrar la solución de los casos puestos a su consideración, desde una perspectiva constitucional y legal, sin que ello signifique que pueda entenderse que exista un mandato constitucional que imponga al juez la obligación de utilizar frente a determinadas situaciones fácticas un determinado y exclusivo título de imputación.


En consecuencia, el uso de tales títulos por parte del juez debe hallarse en consonancia con la realidad probatoria que se le ponga de presente en cada evento, de manera que la solución obtenida consulte realmente los principios constitucionales que rigen la materia de la responsabilidad extracontractual del Estado, tal y como se explicó previamente en esta sentencia14.


18.1. De conformidad con la jurisprudencia citada, no todos los casos en los que se discuta la responsabilidad del Estado por daños derivados de un supuesto de hecho que guarde semejanzas tienen que resolverse de la misma forma pues, se insiste, el juez puede –en cada caso concreto- válidamente considerar que existen razones tanto jurídicas como fácticas que justifican la aplicación de un título o una motivación diferente.


19. En lo que tiene que ver con la


: files -> susc -> cdj -> juri
juri -> República de colombia
juri -> Republica de colombia
juri -> Sentencia t-730/07
juri -> Fuente formal
juri -> Compensacion de perdidas fiscales procede con las rentas o utilidades que se obtenga dentro de los 5 periodos gravables siguientes / renta liquida concepto / perdidas fiscales su compensación sólo procede sin en los años siguientes se presentan
juri -> Talonarios o formularios de apuestas su entrega o suministro por parte de los concesionarios de juegos de suerte y azar a los colocadores o vendedores de apuestas no está excluida del impuesto sobre las ventas porque se trata de una venta
juri -> Acción de tutela contra providencia judicial / nulidad de elección doble militancia / ausencia de defecto sustantivo / adecuada interpretación normativa / ausencia de defecto orgánico
juri -> Acto administrativo desviación de poder existencia / desviacion de poder material probatorio que configura el vicio Del acervo probatorio reseñado
juri -> Consejo de estado sala de lo contencioso administrativo
juri -> Corte suprema de justicia sala de casacion penal
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Consejo de estado iconConsejo directivo agencia nacional de defensa jurídica del estado
Informe de actividad litigiosa según criterios del acuerdo 6 del consejo directivo
Consejo de estado iconConsejo general del poder judicial
Con fecha 27 de mayo de 2015, procedente de la Secretaria de Estado de Justicia del Ministerio de Justicia, tuvo entrada en el Consejo...
Consejo de estado iconConsejo escolar de coronel pringles
El Consejo Escolar de Coronel Pringles, comunica que, de acuerdo a lo requerido por la D. G. CyE de la Pcia de Bs. As., para la contratación...
Consejo de estado iconConsejo de estado sala de lo contencioso administrativo
Sala proferir fallo de única instancia dentro del proceso electoral iniciado por Pablo Bustos Sánchez contra la elección del Magistrado...
Consejo de estado iconNo. 12-13: 4-12, octubre 1997-marzo 1998. Economista e historiador. Consejo de Estado

Consejo de estado iconContrato de comodato de un inmueble que celebran, por una parte, el señor (insertar el nombre del ejidatario o comunero), en c
R la otra, el consejo nacional de fomento educativo, a través de su delegación en el estado de (insertar nombre del estado), representado...
Consejo de estado iconSentencia 17708 de 05-05-2011. Consejo de estado sección cuarta
De manera que en este punto se revocará la decisión y se mantendrá la determinación oficial


Descargar 287.11 Kb.