Página principal



Razones del desacuerdo con algunas de las aserciones contenidas en el

Descargar 287.11 Kb.

Razones del desacuerdo con algunas de las aserciones contenidas en el





Descargar 287.11 Kb.
Página8/9
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño287.11 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9
Razones del desacuerdo con algunas de las aserciones contenidas en el obiter dictum


Por otra parte, considero necesario expresar mi desacuerdo con algunas de las consideraciones contenidas a modo de dicta en la decisión.


En primer lugar, no comparto la distinción señalada en la parte motiva de la sentencia, entre la inexistencia del consentimiento y las fallas en la información. Amén de irrelevante, a efectos de establecer la oponibilidad frente al paciente (bien sea que no haya consentido o lo haya hecho sin información suficiente, el acto no generaría una asunción del riesgo), la distinción parece desconocer la naturaleza misma del acto de consentir y la distinción entre el consentimiento y su manifestación interna.


En efecto, el consentimiento es un acto de la voluntad que presupone el conocimiento. En este sentido, no se puede afirmar que consiente quien, a pesar de su asentimiento, no fue informado sobre aquello que parece aceptar y que de no ser informado no tendría que conocer. En estos supuestos puede existir, si se quiere, una apariencia, nunca una aceptación, jurídicamente relevante.


Por otra parte, encuentro peligrosa la distinción entre los baremos del consentimiento en caso de urgencia. En efecto, creo que el criterio para determinar la exigibilidad del consentimiento no debe cifrarse tanto en la posibilidad de planeación del procedimiento, como en la capacidad de consentir del sujeto que ha de someterse al mismo, esto es, al grado de ejercicio de la potencia intelectual y volitiva en el caso concreto, así como de circunstancias relativas a la presencia de personas con aptitud para reemplazar válidamente al paciente imposibilitado o incapacitado para tomar su propia decisión (v.gr. padres). Esto debe tenerse en cuenta porque, a partir de la aceptación simplista de la regla de relativización de la exigencia de consentimiento en situaciones de emergencia, la amputación urgente de un miembro, en contra de la manifestación expresa e inequívoca de la voluntad del paciente adulto y con plena capacidad de consentir, no podría ser valorada como un injusto por desconocimiento de la dignidad humana. Se llegaría así a la aceptación de una serie de prácticas médicas que, en aras de preservar el funcionamiento orgánico, dispongan arbitrariamente de la integralidad del paciente, obligándolo a asumir las consecuencias de intervenciones contrarias a sus más profundos principios y creencias (v.gr. caso de adultos que rechazan las transfusiones por motivos de conciencia).


FECHA UT SUPRA



STELLA CONTO DÍAZ DEL CASTILLO







1 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia de 19 de abril de 2012, exp. 21515, C.P. Hernán Andrade Rincón, reiterada en la sentencia de 23 de agosto de 2012, exp. 23219, C.P. Hernán Andrade Rincón.

2 Sentencia del Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección “B”, del 22 de agosto de 2012, exp. 26025, C.P Danilo Rojas Betancourth. Ver, entre otras las siguientes sentencias de la Sección Tercera del Consejo de Estado: sentencia del 10 de febrero de 2000, exp. 11878, C.P. Alier Eduardo Hernández Enríquez, y la sentencia del 23 de abril de 2008, expediente 17750, C.P. Mauricio Fajardo Gómez.

3 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 11 de mayo de 2006, exp. 14400, C.P. Ramiro Saavedra Becerra.

4 [15] Ibídem.

5 [16] Sentencia del Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección “B”, del 22 de agosto de 2012, exp. 26025, C.P Danilo Rojas Betancourth. Sentencia del Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección “B”, del 25 de febrero de 2009, C.P. Ruth Stella Correa Palacio, exp.17149, actor: Fair Benjamín Calvache y otros.

6 [17] En este sentido puede consultarse de la Sección Tercera, la sentencia del 11 de febrero de 2009, C.P. Ramiro Saavedra Becerra, radicación No. 54001-23-31-000-1993-08025-01(14726), actor: Domingo Antonio Bermúdez y otros, demandado: Caja Nacional de Previsión Social.

7 RODRIGUEZ LÓPEZ, Pedro. Responsabilidad médica y hospitalaria. 1ª ed. Barcelona, Bosch, 2004, p.115. CARRASCO GÓMEZ, J.J. Responsabilidad médica y psiquatría. 2ª ed, Madrid, 1998, p.84.

8 El tribunal corrió traslado a las partes para que alegaran de conclusión mediante auto del 21 de agosto de 2003, notificado por estado el 26 de agosto de 2003 (f. 99 y reverso, c.1).

9 Por la cual se dictan normas en materia de ética médica.

10 Mediante auto del 29 de octubre de 2004, el magistrado ponente de la época corrió traslado a las partes y al Ministerio Público para que alegaran de conclusión en segunda instancia (f.157, c.p.).

11 En la demanda presentada el 5 de septiembre del 2000, se estima la cuantía de la mayor pretensión, por concepto de perjuicios morales en 3500 gramos de oro, que a la fecha de la presentación de la demanda equivalían a $68 697 020, oo para el demandante. Por estar vigente al momento de la interposición del recurso de apelación que motiva esta instancia, se aplica en este punto el artículo 2° del Decreto 597 de 1988 “por el cual se suprime el recurso extraordinario de anulación, se amplía el de apelación y se dictan otras disposiciones”, que modifica el numeral 10° del artículo 132 del Código Contencioso Administrativo, y que dispone que la cuantía necesaria para que un proceso fuera de doble instancia, debía ser superior a $ 26 390 000, oo.

12 Sobre el valor probatorio de las fotografías ver las siguientes sentencias de la Sección tercera del Consejo de Estado: 5 de diciembre de 2006, exp. 28.459, C.P. Ruth Stella Correa; 28 de julio de 2005, exp. 14.998, C.P. María Elena Giraldo; 3 de febrero de 2010, exp. 18034, C.P. Enrique Gil Botero.

13 Así se ha hecho en otras decisiones de esta Corporación, sentencia del 28 de febrero de 2013, rad. 25000232600020010231201 (27068), C.P. Danilo Rojas Betancourth “A pesar de que no se efectuó una pretensión en específico por el referido concepto a favor de los demás integrantes de la parte demandante, al interpretar la demanda con el fin de que se logre una reparación integral del daño, la Sala observa que dentro del total referenciado por perjuicios morales, dichos actores deben ser incluidos habida cuenta de que se afirmó que todos sufrieron moralmente por la privación injusta de la libertad del señor Luis Alfonso Alzate Castro

14 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia de 19 de abril de 2012, exp. 21515, C.P. Hernán Andrade Rincón, reiterada en la sentencia de 23 de agosto de 2012, exp. 23219, C.P. Hernán Andrade Rincón.

15 Sentencia del Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección “B”, del 22 de agosto de 2012, exp. 26025, C.P Danilo Rojas Betancourth. Ver, entre otras las siguientes sentencias de la Sección Tercera del Consejo de Estado: sentencia del 10 de febrero de 2000, exp. 11878, C.P. Alier Eduardo Hernández Enríquez, y la sentencia del 23 de abril de 2008, expediente 17750, C.P. Mauricio Fajardo Gómez.

16 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 11 de mayo de 2006, exp. 14400, C.P. Ramiro Saavedra Becerra.

17 [15] Ibídem.

18 [16] Sentencia del Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección “B”, del 22 de agosto de 2012, exp. 26025, C.P Danilo Rojas Betancourth. Sentencia del Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección “B”, del 25 de febrero de 2009, C.P. Ruth Stella Correa Palacio, exp.17149, actor: Fair Benjamín Calvache y otros.

19 [17] En este sentido puede consultarse de la Sección Tercera, la sentencia del 11 de febrero de 2009, C.P. Ramiro Saavedra Becerra, radicación No. 54001-23-31-000-1993-08025-01(14726), actor: Domingo Antonio Bermúdez y otros, demandado: Caja Nacional de Previsión Social.

20 RODRIGUEZ LÓPEZ, Pedro. Responsabilidad médica y hospitalaria. 1ª ed. Barcelona, Bosch, 2004, p.115. CARRASCO GÓMEZ, J.J. Responsabilidad médica y psiquatría. 2ª ed, Madrid, 1998, p.84.

21 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 9 de julio de 1993, rad. 7795, M.P. Julio Cesar Uribe Acosta.

22 Corte Constitucional, Sala Tercera de Revisión, sentencia del 12 de septiembre de 1994 (T-401-94), M.P. Eduardo Cifuentes Muñoz.

23 Consejo de Estado, Sección Tercera, exp. 10.301, C.P. Daniel Suárez Hernández.

24 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 29 de enero de 1998, rad. 10807, C.P. Jesus María Carrillo Ballesteros.

25 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 3 de mayo de 1999, rad. 11169, C.P. Ricardo Hoyos Duque.

26 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 24 de enero de 2002, rad. 12706, C.P. Jesús María Carrillo Ballesteros.

27 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 13 de diciembre de 2004, exp. 14722.

28 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 3 de mayo de 2007, rad. 16.098, C.P. Enrique Gil Botero.

29 [31] La Corte Constitucional, en sentencia T-477 de 1995 afirmó: lo que se había llamado el consentimiento informado no era otra cosa que “la tensión constante hacia el porvenir, que le permite al hombre escoger entre diversas opciones; es la existencia como libertad: tomar en sus manos su propio devenir existencial”.

30 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 23 de abril de 2008, exp. 15737, C.P. Ruth Stella Correa Palacio.

31 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 23 de mayo de 2008, exp. 16095, C.P. Ruth Stella Correa Palacio.


: files -> susc -> cdj -> juri
juri -> República de colombia
juri -> Republica de colombia
juri -> Sentencia t-730/07
juri -> Fuente formal
juri -> Compensacion de perdidas fiscales procede con las rentas o utilidades que se obtenga dentro de los 5 periodos gravables siguientes / renta liquida concepto / perdidas fiscales su compensación sólo procede sin en los años siguientes se presentan
juri -> Talonarios o formularios de apuestas su entrega o suministro por parte de los concesionarios de juegos de suerte y azar a los colocadores o vendedores de apuestas no está excluida del impuesto sobre las ventas porque se trata de una venta
juri -> Acción de tutela contra providencia judicial / nulidad de elección doble militancia / ausencia de defecto sustantivo / adecuada interpretación normativa / ausencia de defecto orgánico
juri -> Acto administrativo desviación de poder existencia / desviacion de poder material probatorio que configura el vicio Del acervo probatorio reseñado
juri -> Consejo de estado sala de lo contencioso administrativo
juri -> Corte suprema de justicia sala de casacion penal
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Consejo de estado iconConsejo directivo agencia nacional de defensa jurídica del estado
Informe de actividad litigiosa según criterios del acuerdo 6 del consejo directivo
Consejo de estado iconConsejo general del poder judicial
Con fecha 27 de mayo de 2015, procedente de la Secretaria de Estado de Justicia del Ministerio de Justicia, tuvo entrada en el Consejo...
Consejo de estado iconConsejo escolar de coronel pringles
El Consejo Escolar de Coronel Pringles, comunica que, de acuerdo a lo requerido por la D. G. CyE de la Pcia de Bs. As., para la contratación...
Consejo de estado iconConsejo de estado sala de lo contencioso administrativo
Sala proferir fallo de única instancia dentro del proceso electoral iniciado por Pablo Bustos Sánchez contra la elección del Magistrado...
Consejo de estado iconNo. 12-13: 4-12, octubre 1997-marzo 1998. Economista e historiador. Consejo de Estado

Consejo de estado iconContrato de comodato de un inmueble que celebran, por una parte, el señor (insertar el nombre del ejidatario o comunero), en c
R la otra, el consejo nacional de fomento educativo, a través de su delegación en el estado de (insertar nombre del estado), representado...
Consejo de estado iconSentencia 17708 de 05-05-2011. Consejo de estado sección cuarta
De manera que en este punto se revocará la decisión y se mantendrá la determinación oficial


Descargar 287.11 Kb.