Página principal



  El  principio  de  irrenunciabilidad  de  los  derechos  laborales

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

  El  principio  de  irrenunciabilidad  de  los  derechos  laborales





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página11/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16
4.1.  El  principio  de  irrenunciabilidad  de  los  derechos  laborales. 

Aplicación.  

 


172 

 

En  virtud  del  principio  de  irrenunciabilidad  en  el  derecho  del  trabajo, 

definido  por  Plá  Rodríguez  como  «la  imposibilidad  jurídica  de  privarse 

voluntariamente  de  una  o  más  ventajas  concedidas  por  el  derecho  laboral 

en  beneficio  propio»

132

,  la  ley  prohíbe  al  trabajador  la  concreción  de 

cualquier clase de actos, ya sean uni o bilaterales, que tengan por objeto el 

disponer  de  los  derechos  laborales  consagrados  en  el  Código  del  Trabajo. 

Este  carácter  restrictivo  de  la  autonomía  de  la  voluntad,  propio  de  la 

legislación  laboral,  tiene  por  finalidad  asegurar  mínimas  condiciones  de 

dignidad  en  el  desarrollo  de  la  relación  de  trabajo

133

,  fundado  finalmente  en 

el  principio  base  de  esta  rama  del  derecho,  cual  es  el  principio  protector, 

que  busca  proteger  y  restablecer  la  igualdad  de  los  contratantes  mediante 

normas y mecanismos jurídicos que empoderan al trabajador.  

Al  respecto,  existen  diversas  teorías  sobre  el  fundamento  de  esta 

materia

134

a)  El  principio  de  indisponibilidad  de  los  derechos  del  trabajador, 

tendiente a cumplir la finalidad tutelar de esta rama del derecho. 

b) El carácter imperativo de las normas laborales, que trascienden en 

cuanto a su cumplimiento a la voluntad de las partes. 

c) El carácter de orden público de las normas laborales. 

d)  Limitación  de  la  autonomía  de  la  voluntad,  de  la  cual  la 

irrenunciabilidad sería una consecuencia lógica. 

                                           

132

  PLA  R.,  Citado  por  GAMONAL  C.,  Sergio.  Introducción  al  Derecho  del  Trabajo.   Editorial 

Jurídica ConoSur. Santiago de Chile, 1998. p. 141. 

 

133

  ACKERMAN E., Mario y TOSCA M., Diego. Tratado de Derecho del Trabajo. Tomo I, Teoría 

General del Derecho del Trabajo. Rubinzal – Culzoni Editores, Buenos Aires, 2005. p. 145.  

 

134

 GAMONAL C., Sergio. Introducción… ob. Cit. p. 143. 


173 

 

e)  Eventual  vicio  del  consentimiento  en  la  manifestación  de  voluntad 

del  trabajador  que  renuncia  a  sus  derechos,  en  cuanto  la  ley 

consideraría  que  el  trabajador  que  renuncia  lo  hace  por  error, 

ignorancia,  falta  de  libertad  o  forzado  a  ello  por  la  situación 

preeminente que ocupa el empleador en la vida social. 

Las teorías enunciadas guardan todas directa relación con el carácter 

de  dirigido  que  tiene  el  contrato  de  trabajo,  en  el  sentido  de  que  en  su 

formación  y  vigencia  predomina  una  clara  intervención  del  Estado  en  orden 

a  imponer  cláusulas  a  favor  de  la  parte  más  débil  en  la  relación,  y  de  esta 

forma  equiparar  las  fuerzas  entre  las  partes  contratantes,  lo  cual  quiebra  o 

disminuye el principio de libertad contractual.  

Sin 

embargo, 

aun 

cuando 

la 

aplicación 

del 

principio 

de 

irrenunciabilidad  es  severa  e  implacable  antes  y  durante  la  vigencia  de  la 

relación  laboral,  sus  alcances  se  tornan  difusos  cuando  esta  relación  ha 

llegado  a  su  término.  La  razón  de  esta  vaguedad  e  imprecisión  en  el  vigor 

del referido principio se encuentra en lo dispuesto por el segundo inciso del 

artículo  5°  del  Código  del  Trabajo,  el  cual  señala  que  “los  derechos 

establecidos por las leyes laborales son irrenunciables, mientras subsista el 

contrato  de  trabajo”,  es  decir,  que  su  alcance  se  limita  y  extingue  junto  al 

contrato celebrado entre las partes.  

Lo  anterior,  sin  ánimos  de  generalizar,  ha  sido  en  la  práctica  muchas 

veces  utilizado  como  una  forma  de  presión  al  trabajador  despedido, 

abusando  de  su  debilidad  económica  y  la  urgencia  de  obtener  dinero  en 

estado  de  cesantía,  con  el  fin  de  que  este,  al  suscribir  el  finiquito,  el  cual  

necesariamente  se  extenderá  al  término  de  la  relación  laboral,  renuncie  a 

prestaciones 

tales 

como 

indemnizaciones 

por 

años 

de 

servicio, 


174 

 

gratificaciones,  indemnizaciones  por  feriado  proporcional,  pago  de  horas 

extras, entre otros.    

Frente  a  esto,  autores  como  Gamonal

135

  sugieren  que,  para  efectos 

de  matizar  la  renuncia  de  los  derechos  pertenecientes  al  trabajador  con 

posterioridad  al  término  de  la  relación  laboral,  se  hace  necesario  distinguir 

entre  aquellos  derechos  que  guardan  relación  con  su  interés  patrimonial 

individual y aquellos que se han establecido en directo interés de terceros o 

de la colectividad.  

Con  respecto  a  estos  últimos,  la  norma  de  aplicación  general 

contenida  en  el  artículo  12  del  Código  Civil,  que  dispone  que  “podrán 

renunciarse los derechos conferidos  por  las leyes, con tal que sólo  miren al 

interés  individual  del  renunciante,  y  que  no  esté  prohibida  su  renuncia”

tendría  el  efecto  de  limitar  la  facultad  de  disposición  del  trabajador.  De  tal 

manera, la  aplicación de dicha  norma impediría la renuncia de  los derechos 

establecidos  a  nivel  Constitucional,  puesto  a  que  dichas  garantías  se 

establecen  en  interés  de  los  individuos,  pero  también  en  interés  del  bien 

común y de la sociedad toda

136

                                           

135

 GAMONAL C., Sergio. Introducción… ob. Cit. p. 155. 

 

136

  Recogiendo la posición doctrinaria descrita, se ha fallado en las siguientes resoluciones: 

 

Que, a la luz del tenor literal del artículo 5º inciso segundo del Código del trabajo, pareciera, a 

primera  vista,  que  la  antedicha  renuncia  es  legalmente  admisible  y  que,  en  consecuencia,  el 

finiquito,  no  objetado,  tendría  amplios  efectos  liberatorios,  careciendo,  por  ende,  el  actor  de 

legitimación  activa  para  el  ejercicio  de  la  acción  sublite,  como  lo  alega  la  demandada.  Sin 

embargo,  los  sentenciadores  de  mayoría  son  de  criterio  de  sostener  que  aun  terminada  la 

relación  laboral,  la  renuncia  formulada  por  el  trabajador  es  ineficaz  en  la  medida  que  se 

vincula  no  con  el  puro  interés  patrimonial  individual  del  actor,  sino  con  un  bien  jurídico  o 

interés colectivo, como es el derecho a la integridad física y psíquica establecido en el artículo 

19  Nº  1  inciso  primero  de  la  Constitución  Política  de  la  República,  el  que,  dado  su  carácter  de 

garantía  constitucional,  es  indisponible  entre  las  partes  y,  en  consecuencia,  no  puede  ser 

objeto  de  renuncia,  pues  como  lo  expresa  el  profesor  Sergio  Gamonal  Contreras,  en  su  obra 

“Introducción  al  Derecho  ,  capítulo  V,  pág.  156,  “su  proyección  trasciende  el  mero  ámbito 

individual  del  sujeto  ,  agregando  que  “en  este  caso  se  encuentran  las  normas  relativas  a  la 

capacidad  y  protección  a  los  trabajadores  establecidas  en  los  artículo  13  y  siguientes  y  184  y 

siguientes  del  Código  del  Trabajo  .  Así,  entonces,  el  artículo  5º  inciso  segundo,  en  comento, 


175 

 

En  su  libro,  Gamonal  precisa  cuáles  serían  estos  bienes  jurídicos 

constitucionales  de  naturaleza  o  implicancia  laboral  establecidos  en  directo 

interés  de  terceros  o  de  la  colectividad,  irrenunciables  inclusive  una  vez 

terminado el contrato de trabajo: 

a)  Los  relativos  al  derecho  a  la  integridad  física  y  psíquica  de  la 

persona,  artículo  19  N°  1  inciso  primero  de  la  Constitución  Política, 

cuya proyección trascienda  el mero ámbito individual  del sujeto, tales 

como  las  normas  relativas  a  la  capacidad  y  protección  de  los 

trabajadores, artículos 13 y siguientes, y 184 del Código del Trabajo. 

b)  Los  referentes  a  la  protección  de  la  vida  del  que  está  por  nacer, 

artículo  19  N°  1  inciso  segundo  de  la  Constitución,  complementado 

por los artículos 194 y siguientes del Código del Trabajo. 

c)  Aquellos  relacionados  con  la  libertad  de  trabajo  y  su  protección, 

establecidos  en  el  artículo  19  N°  16  de  la  Constitución,  y  cuyo 

                                                                                                                            

necesariamente  se  ve  subordinado  a  la  norma  de  rango  constitucional  referida,  debiendo 

primar  ésta  por  sobre  la  certeza  o  seguridad  jurídica,  lo  que  produce  como  consecuencia  la 

plena  vigencia  del  ya  citado  artículo  184  del  mismo  Código  para  proceder,  en  sede  judicial,  al 

examen  y  resolución  que  corresponda  respecto  de  la  reparación  de  los  daños  experimentados 

por el dependiente con motivo de una eventual trasgresión de dicho deber de seguridad (Iltma. 

Corte de Apelaciones de Punta Arenas, fecha 24.08.07, ROL Nº 17-07). 

 

Que  a  mayor  abundamiento  la  situación  de  inamovilidad  que  ampara  el  fuero  maternal,  no  es 

susceptible  de  entenderlo  modificado  por  la  circunstancia  de  que  la  trabajadora  haya 

consentido  firmar  un  finiquito  ante  un  oficial  de  Registro  Civil  (no  se  trata  de  una  renuncia 

voluntaria)  toda  vez  que  el  hecho  de  que  la  trabajadora  se  mantenga  alejada  de  su  trabajo, 

implica  a  su  respecto  una  renuncia  de  derechos  que  es  inadmisible  frente  al  claro  tenor  del 

artículo  5º  del  Código  del  Trabajo,  cuerpo  legal  que  expresamente  señala  que  los  derechos 

establecidos  por  las  leyes laborales son irrenunciables.  Tampoco  altera  esta  circunstancia  que 

el  texto  completo  del  artículo  5º  recién  citado,  agregue  al  final  de  dicha  oración  la  expresión: 

"mientras  subsista  el  contrato  de  trabajo",  puesto  que  debe  entenderse  que  preferirá  lo 

indicado  en  el  inciso  2º  del  artículo  (186)  actual  201  inciso  2º,  norma  de  carácter  imperativo 

que  no  acepta  otra  interpretación  que  la  indicada  y  ello  es  así  por  cuanto  las  normas 

protectoras  del  Código  tienen  carácter  absoluto  y  preferente  sobre  otras  disposiciones;  de  ahí 

entonces  que  el  legislador  haya  dispuesto  que  si  "por  ignorancia  del  estado  de  embarazo  se 

hubiere  puesto  término  al  contrato,  en  contravención  a  lo  dispuesto  en  el  artículo  174",  o  sea, 

pasando  por  alto  el  antejuicio  del  desafuero  "la  medida  quedará  sin  efecto"  y  la  trabajadora 

volverá  a  su  trabajo  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de  Concepción,  fecha  04.08.94,  ROL  Nº  36-

94). 

 


176 

 

fundamento diga relación con la protección de intereses de terceros o 

de  la  colectividad.  En  esta  situación  se  encuentran  las  normas  de 

protección  que inciden en el tiempo libre del trabajador,  en la cautela 

de  su  capacidad  de  trabajo  y  en  la  suficiencia  de  su  remuneración, 

todas  las  cuales  protegen  además  a  la  familia  en  cuanto  núcleo 

básico  de  la  sociedad,  dependiente  de  los  ingresos  del  trabajador  y 

que requiere del tiempo libre de los adultos trabajadores para efectos 

afectivos,  formativos,  de  convivencia  y  calidad  de  vida.  Se  trata  de 

los  preceptos  laborales  sobre  jornada  de  trabajo,  artículos  21  y 

siguientes  del  Código  del  Trabajo,    sobre  ingreso  mínimo  en  el 

artículo  44  inciso  tercero  del  Código  y  leyes  especiales,  y  sobre 

feriado, artículos 66 y siguientes del mismo texto legal. 

137

   

Sin  embargo,  debe  mencionarse  que  la  mayoría  de  los  fallos 

recientes  de  los  Tribunales  de  Justicia  no  realizan  la  distinción  entre  los 

derechos  que  sólo  miran  al  interés  patrimonial  individual  del  trabajador  y 

aquellos que  afectan  el  interés social,  y,  por el contrario,  otorgan un amplio 

alcance  a  la  salvedad  que  realiza  el  Código  respecto  a  la  aplicación  del 

principio  de  irrenunciabilidad.  De  esta  forma,  a  través  de  la  suscripción  del 

finiquito,  que  como  ya  dijimos  será  necesariamente  extendido  con 

posterioridad  al término de la relación laboral  y, por tanto, no se encontrará 

amparado  por  la  garantía  de  irrenunciabilidad  del  artículo  5°  del  Código  del 

Trabajo,  muchas  veces  el  trabajador  se  ve  forzado  a  renunciar  a  derechos 

esenciales,  tales  como  el  derecho  a  descanso  o  la  protección  del  fuero 

maternal

138

                                           

137

 GAMONAL C., Sergio. Introducción… ob. Cit. p. 156. 

 

138

  Al respecto puede citarse la siguiente jurisprudencia de la Corte Suprema: 

 

Que,  de  acuerdo  a  lo  previsto  en  el  inciso  segundo  del  artículo  5º  del  Código  del  Trabajo,  los 

derechos  establecidos  por  las  leyes  laborales  son  irrenunciables  y,  sin  duda,  el  derecho  al 


1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf