Página principal



 Renuncia y reserva de derechos en el finiquito

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

 Renuncia y reserva de derechos en el finiquito





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página12/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16
4.2. Renuncia y reserva de derechos en el finiquito.  

 

Como ya lo mencionamos en el punto tercero del segundo capítulo de 

esta  memoria,  el  finiquito,  entendido  como  un  ajuste  final  de  cuentas  entre 

las  partes  del  contrato  laboral  respecto  a    las  obligaciones  emanadas  de 

éste,  se  transforma  en  la  última  oportunidad  que  el  dependiente  tiene, 

previa  instancia  administrativa  o  judicial,  para  reclamar  los  derechos 

exigibles  a  su  empleador,  ya  sea  por  el  cobro  de  prestaciones  adeudadas, 

por  el  eventual  incremento  de  las  indemnizaciones  legales  o  por  la 

reclamación de la causal esgrimida para su despido.  

                                                                                                                            

descanso  debe  incluirse  dentro  de  las  prerrogativas  que  la  ley  reconoce  y  asegura  al 

trabajador.  Sin  embargo,  esa  regla  general,  admite  la  excepción  establecida  en  la  propia 

norma,  cual  es,  la  irrenunciabilidad  mientras  subsista  la  vinculación  amparada  por  la 

legislación.  En  el  caso,  el  propio  trabajador  había  puesto  término  a  ella,  lo  que  había 

acontecido  el  2  de  noviembre  de  2005,  según  los  hechos  establecidos.  De  modo  que  para 

entender  vigente  su  prerrogativa  al  descanso  necesario  fue  que,  coetánea  con  la  aceptación 

de  la  compensación  realizada  el  7  de  julio  de  2006  y  aceptada  expresamente,  mediante  el 

retiro  del  documento  respectivo  en  la  misma  audiencia,  el  trabajador  formulara  reserva  de  su 

derecho  a  perseverar  en  el  auto  despido  fundado  en  el  no  otorgamiento  efectivo  del  descanso 

reclamado, lo que no hizo (Corte Suprema, fecha 22.04.08, ROL Nº 640-08).   

 

El  objeto  de  las  normas  de  protección  del  fuero  maternal,  por  cuanto  son  la  concreción  de  la 

tutela  jurisdiccional  efectiva,  en  este  caso  de  la  maternidad  y  los  derechos  del  menor  que 

nace,  desde  que,  siendo  la  exoneración  de  una  trabajadora  dentro  del  período  que  el 

legislador  la  ampara  mediante  el  fuero  respectivo,  sin  la  autorización  pertinente,  una  conducta 

ilícita,  el  juez  se  encuentra  facultado  para  decretar  varias  medidas  tendientes  a  enmendar 

aquélla,  de  acuerdo  al  mérito  de  los  antecedentes  y  la  factibilidad  de  que  los  efectos  del  acto 

inválido  puedan  retrotraerse.  No  obstante  el  indudable  ánimo  protector  que  subyace  en  cada 

una  de  las  disposiciones  que  reconocen  las  modificaciones  horarias,  permisos,  subsidios  y 

limitaciones  al  poder  disciplinario  del  empleador  como  resulta  ser  el  caso  del  fuero  maternal, 

en  tanto  aseguran  la  protección  del  que  está  por  nacer  y  su  sustento  mediante  la  flexibilidad 

de  la  vida  laboral  de  la  madre  y  su  estabilidad  relativa,  ello  no  conduce,  sin  embargo,  al 

desconocimiento  del  derecho  que  la  propia  beneficiada  tiene  de  renunciar  a  éstas  y  otras 

prerrogativas.  Sea  que  decida  seguir  prestando  servicios  durante  el  período  de  descanso 

previo  al  nacimiento,  sea  que  omita  la  utilización  de  cualquier  otra  prerrogativa  o  determine 

cesar  la  relación  laboral  bajo  cuya  vigencia  se  gestó  su  embarazo,  no  resulta  procedente 

desconociendo la manifestación de voluntad de la trabajadora, imponer a consecuencia de ello 

una  sanción  que  sólo  tiene  asidero  ante  una  inobservancia  del  empleador  obligado  al  amparo 

de  que  se  trata  y  la  ausencia  de  actividad  alguna  por  parte  de  la  beneficiada  (Corte  Suprema, 

fecha 25.06.09, ROL Nº 1276-09). 

 

 


178 

 

De  no  manifestar  en  el  acto  de  suscripción  del  finiquito  su 

discordancia  respecto  a  alguno  de  los  rubros  convenidos  en  él,  el  poder 

liberatorio  de  dicho  instrumento,  que  actuará  plenamente  sin  las  cortapisas 

legales  que  impiden  al  trabajador  renunciar  a  sus  derechos  mientras  este 

vigente  la  relación,  tendrá  el  efecto  de  extinguir  los  derechos  y  acciones 

que  no  constaren  en  él  y  de  los  que  no  se  hubiere  hecho  expresa  reserva, 

entendiéndose por tanto que el trabajador renuncia a ellos

139

                                           

139

  La  extinción  de  los  derechos  del  trabajador  producto  del  efecto  liberatorio  del  finiquito,  y 

que pueden entenderse como una renuncia que el trabajador hace de ellos, puede reconocerse 

en los siguientes falllos: 

 

El  finiquito  se  conceptualiza  como  el  instrumento  emanado  y  suscrito  por  las  partes  del 

contrato    de    trabajo,  empleador  y  trabajador,  con  motivo    de    la  terminación  del  contrato    de  

trabajo,  en  el  que  dejan  constancia  del  cabal  cumplimiento  que  cada  una    de    ellas  ha  dado  a 

las  obligaciones  emanadas  del  contrato,  sin  perjuicio    de    las  acciones  o  reservas  con  que 

alguna    de    las  partes  la  haya  suscrito  en  conocimiento    de    la  otra.  El  finiquito  legalmente 

celebrado  tiene  la  fuerza    de    una  sentencia  firme  y  ejecutoriada  y  deja  testimonio  del  término  

de    la  relación  laboral  en  las  condiciones  que  en  él  se  consignan.  La  irrenunciabilidad    de    los  

derechos    laborales  rige  durante  la  vigencia    de    la  relación  laboral,  y  nada  obsta  que  a  su  fin 

las  partes  puedan  libremente  pactar  y  convenir  lo  que  estimen  respecto  a  sus    derechos  , 

sobre  todo  considerando  que  el  trabajador,  al  suscribir  el  finiquito,  puede  hacer  reserva  para 

entablar  posteriormente  la  acción  tendiente  a  reclamar  la  o  las  prestaciones  no  reconocidas 

por su empleador (Corte Suprema, fecha 06.03.08, ROL Nº 5662-07). 

 

Que, en este orden de ideas, es dable añadir que como convención, es decir, acto jurídico que 

genera  o  extingue  derechos  y  obligaciones,  que  se  origina  en  la  voluntad  de  las  partes  que  lo 

suscriben,  es  vinculante  para  quienes  concurrieron  a  otorgarlo  para  dar  por  terminada  una 

relación  laboral,  esto  es,  a  aquellos  que  consintieron  en  finalizarla  en  determinadas 

condiciones  y  expresaron  ese  consentimiento  libres  de  todo  vicio  y  sólo  en  lo  tocante  a  ese 

acuerdo,  es  decir,  es  factible  que  una  de  las  partes  manifieste  discordancia  en  algún  rubro, 

respecto  al  cual  no  puede  considerarse  que  el  finiquito  tenga  carácter  transaccional,  ni  poder 

liberatorio. En otros términos, el poder liberatorio se restringe a todo aquello en que las partes 

han  concordado  y  no  se  extiende  a  los  aspectos  en  que  el  consentimiento  no  se  formó.  Que, 

en  la  especie,  la  actora  no  formuló  reserva  alguna,  habiendo,  por  lo  tanto,  consentimiento  en 

todos  los  aspectos  que  forman  parte  de  la  relación  laboral  extinguida,  esto  es,  la  fecha  de 

inició,  motivo  de  término  e  indemnizaciones  derivadas  de  esa  desvinculación  (Corte  Suprema, 

fecha 07.08.08, ROL Nº 4285-08). 

 

El  finiquito  representa  la  voluntad    de    las  partes  que  lo  suscriben  para  extinguir    derechos    y 

obligaciones    de    índole  laboral.  Y  si  el  finiquito  reúne  todos  los  requisitos  que  al  efecto 

contempla  el  artículo  177  del  Código  del  Trabajo  se  podrá  concederle  poder  liberatorio.  El 

artículo 5° del Código laboral, ampara los  derechos   de  los trabajadores mientras subsiste el 

vínculo  con  su  empleador,  pero  no  puede  extenderse  con  posterioridad  al  término    de    aquel, 

máxime  cuando  expresamente  renunció  a  sus  labores  y  ratificó  ante  el  Ministro    de    Fe  que  lo 

hacía  libremente  y  en  conocimiento    de    los    derechos    que  le  asistían,  por  lo  que  no  resulta 

atendible  pretender  una  nulidad  del  finiquito  ya  que  la  excepción  que  contempla  el  artículo 

1683  del  Código    de    Bello,  impide  alegarlo  al  que  ha  ejecutado  el  acto  sabiendo  a  debiendo 


179 

 

La  facultad  para  renunciar  a  sus  derechos  una  vez  extinguida  la 

relación  contractual,  sin  embargo,  opera  sólo  con  respecto  a  los  derechos 

laborales  –entendidos  en  un  sentido  estricto-  y  no  se  hace  extensiva  a 

derechos  previsionales  tales  como  las  imposiciones  que  corresponde 

enterar  al  empleador,  en  razón  de  los  objetivos  de  carácter  social  que 

inspiran  el  régimen  previsional,  el  cual  se  rige  por  normas  de  derecho 

público. 

Ahora  bien,  con  el  fin  de  mantener  la  vigencia  los  derechos  que  no 

aparezcan  resueltos  o  señalados  en  el  finiquito,  o  respecto  a  los  cuales  no 

estuvieren  de  acuerdo  alguna  de  las  partes,  el  trabajador  deberá  formular 

su reserva de manera expresa  y  por escrito en el mismo instrumento, antes 

de  efectuar  el  trámite  de  su  ratificación  ante  alguno  de  los  Ministros  de  Fe 

señalados  en  el  artículo  177  del  Código  del  Trabajo.  Dicha  reserva 

circunscribirá  el  efecto  liberatorio  del  finiquito  sólo  a  aquellos  aspectos  en 

que  haya  concurrido  el  consentimiento  de  ambos  comparecientes,  y 

respecto  a  los  demás,  corresponderá  a  los  Tribunales  de  Justicia 

pronunciarse  sobre  su  existencia  y  cuantía,  previo  ejercicio  de  la  acción 

correspondiente por parte del trabajador.  

La reserva de derechos en el finiquito a que hacemos mención puede 

definirse  como  «un  acto  unilateral  no  recepticio  que  el  legislador  ha 

establecido  como  un  derecho  irrenunciable  del  trabajador  y  que  lo  habilita 

para  interponer  las  acciones  legales  para  reclamar  por  la  vía  judicial  del 

derecho reservado»

140

. De la definición propuesta, y acorde con lo señalado 

por  la  jurisprudencia,  se  desprende  que  el  finiquito  no  requiere,  para  su 

                                                                                                                            

saber el vicio que lo invalidaba (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 09.06.09, ROL 

Nº 7662-08). 

 

140

    ARAYA  M.,  Ingrid.  Causales  de  Término  de  contrato  de  trabajo.  Manual  de  Consultas 

Laborales  y  Previsionales  N°  282.  Editorial  Legal  Publishing.  Santiago  de  Chile,  Noviembre 

2008. p. 25  

 


180 

 

validez, de la firma o aceptación por parte del empleador

141

, lo que no obsta 

a  la  posibilidad  de  que  sobre  estos  derechos  sí  exista  acuerdo  con  el 

empleador,  no  siendo  en  tal  caso  necesaria  la  acción  judicial  del  trabajador 

para  solicitar  la  declaración  de  este  derecho  reservado,  salvo  que  el 

empleador  incumpla  con  posterioridad  en  su  pago,  caso  en  el  cual  el 

finiquito  en  el  que  consta  el  derecho  pendiente  tendrá  mérito  ejecutivo, 

según lo dispuesto en el inciso final del artículo 177.  

                                           

141

    El  carácter  unilateral,  irrenunciable  y  de  excepción  al  efecto  liberatorio  del  finiquito  que 

tiene la reserva de derechos del trabajador, queda de manifiesto en las siguientes sentencias: 

 

Si  la  demandante  acredita  la  reserva,  en  el  finiquito,  del  derecho  para  impugnar  la  causal  de 

despido  y  el  mismo,  acompañando  el  instrumento,  y  éste  no  es  impugnado  por  la  parte 

contraria,  debe  otorgársele  plena  validez,  sin  que  la  circunstancia  de  que  la  forma  de 

escrituración  de  la  reserva  no  corresponda  a  las  de  las  restantes  cláusulas  obste  a  que  se 

trate  de  una  manifestación  de  voluntad  de  parte  de  quien  la  suscribe  y  que  aparece  anterior  a 

la  firma.  Debe  la  misma  entenderse  referida  a  la  eventualidad  de  las  indemnizaciones  y 

además  a  las  restantes  declaraciones  que  se  formulan,  incluida  la  relativa  al  pago  de  las 

prestaciones  emanadas  del  contrato  y  en  consecuencia,  al  efecto  liberatorio  que  emanaría  del 

finiquito (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 13.03.06, ROL Nº 3546-05). 

 

La  constancia de  un  reclamo  o  reserva  en el  acto  del  finiquito  es  el  único  modo  que  permite  al 

trabajador ejercer sus derechos ante los tribunales, reserva que si se estimara falta de eficacia 

importaría  la  renuncia  de  los  derechos  del  trabajador  frente  a  la  necesidad  de  recibir  el  dinero 

que  puede  mitigar  la  natural  angustia  de  un  desempleo  cuya  prolongación  es  incierta.  Es 

totalmente  factible  que  una  de  las  partes  manifieste  discordancia  en  algún  rubro  respecto  del 

cual no puede considerarse que el finiquito tenga carácter transaccional o poder liberatorio, de 

tal forma que la reserva legitima al trabajador para interponer la acción correspondiente (Iltma. 

Corte de Apelaciones de Concepción, fecha 04.12.07, ROL Nº 57-07). 

 

La  reserva  que  el  trabajador  efectúa  en  un  finiquito  limita  su  poder  liberatorio,  pues  implica 

que  entre  las  partes  del  contrato  de  trabajo,  al  tiempo  de  la  conclusión  de  la  relación  laboral, 

hay  puntos  de  acuerdo  pero  también  los  hay  de  desacuerdo  y  el  finiquito  extinguirá  sólo  las 

obligaciones  en  que  existe  tal  mancomunión  de  voluntades,  pero  respecto  de  aquellas  en  que 

no hay consentimiento y en que así se manifieste a través de la reserva, la determinación de la 

existencia  y  cuantía  de  tales  obligaciones  quedará  entregada  a  los  tribunales  de  justicia  .  

Luego,  la  reserva  es  un  acto  unilateral  no  recepticio  que  el  legislador  ha  establecido  como  un 

derecho irrenunciable del trabajador y que lo habilita para interponer las acciones legales para 

reclamar  por  la  vía  judicial  el  derecho  reservado,  en  la  especie,  la  efectividad  de  existir 

necesidades  de  la  empresa  como  causal  para  poner  término  a  la  relación  laboral.  En  tal 

sentido se ha resuelto que “la recepción del total o de una parte de las indemnizaciones que le 

correspondían  al  trabajador  o  que  había  acordado  con  el  empleador  al  firmar  el  finiquito,  no 

produce  el  efecto  de  inhibir  al  dependiente  el  derecho  a  reclamar  por  la  aplicación  de  la 

causal,  si  ha  hecho  reserva  de  sus  derechos  al  respecto  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de 

Concepción, fecha 30.01.08, ROL Nº 582-07).  

 

 


181 

 

Debe  mencionarse,  no  obstante,  que  los  derechos  que  el  trabajador 

se  reserva  deben  indicarse  detallada  y  específicamente  en  el  instrumento 

del finiquito, dado a que siendo el efecto normal y propio de este el extinguir 

las obligaciones que  hubieren  nacido de la relación laboral, su excepción la 

constituye  el  efectuar  reserva  de  determinados  derechos  y,  por  tanto,  no 

pueden  sino  estar  plenamente  especificados,  de  tal  forma  que  una  reserva 

en términos amplios no producirá efecto alguno. 

Para  finalizar,  señalaremos  que  con  respecto  al  siguiente  punto  que 

estudiaremos,  relativo  al  fraccionamiento  del  pago  de  los  montos 

indemnizatorios cuando el trabajador es despedido invocándose para ello la 

causal  de  necesidades  de  la  empresa,  la  reserva  de  derechos  que  efectúa 

el  trabajador,  según  lo  dictaminado  por  la  Corte  Suprema,  obstaría  a  la 

formación  del  consentimiento  necesario  para  que  la  carta  de  aviso  de 

despido  en  que  se  contiene  el  monto  a  pagar  adquiera  mérito  ejecutivo  y 

faculte  al  juez  para  incrementar  las  indemnizaciones  debidas  hasta  en  un 

150%,  por  cuanto  dicha  reserva  importaría  un  rechazo  de  los  términos 

ofertados por el empleador en dicha comunicación.  

 


1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf