Página principal



  Fraccionamiento  del  pago  de  las  indemnizaciones  por  años  de

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

  Fraccionamiento  del  pago  de  las  indemnizaciones  por  años  de





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página13/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16
4.3.  Fraccionamiento  del  pago  de  las  indemnizaciones  por  años  de 

servicio y la sustitutiva del aviso previo. 

 

En  lo  que  respecta  a  este  acuerdo  que  puede  llevar  a  cabo  el 

trabajador junto al empleador con motivo del término del contrato laboral, se 

hace necesario el estudio y análisis del artículo 169 del Código del Trabajo, 

modificado  recientemente  por  las  leyes  N°  19.759  del  año  2001

142

  y  N° 

                                           

142

 Publicada en el Diario Oficial el 05 de Octubre del 2001.  


182 

 

20.087,  del  año  2006

143

.  Esta  norma  hace  referencia  a  las  reglas  que 

deberán  aplicarse  cuando  el  contrato  terminare  por  aplicación  de  la  causal 

de necesidades de la empresa, estableciendo en su letra a) la situación que 

se  producirá  cuando  el  trabajador  no  controvierta  la  causal  invocada  por  el 

empleador,  mientras  que  en  la  letra  b)  se  plantea  el  caso  inverso. 

Analizaremos separadamente cada situación. 

En cuanto al primer caso, el legislador establece que la carta de aviso 

en  que  se  comunique  al  trabajador  el  despido,  deberá  contener  los  montos 

totales a pagar relativos a las indemnizaciones  a que  este tiene derecho  en 

virtud  de  la  causal  invocada  de  necesidades  de  la  empresa,  es  decir,  los 

montos  por  concepto  de  indemnización  sustitutiva  del  aviso  previo  y  de 

indemnización,  legal  o  convencional,  por  años  de  servicios  prestados.  La 

oferta  contenida  en  esta  comunicación  relativa  a  las  indemnizaciones 

señaladas  tendrá  el  carácter  de  irrevocable,  en  el  sentido  de  que  no  podrá 

dejarse  sin  efecto  por  la  mera  voluntad  del  empleador,  aun  cuando  ella  se 

hubiere  formulado  con  errores  en  cuanto  a  la  determinación  del  monto  a 

pagar. 

Ahora  bien,  la  modificación  del  referido  artículo  por  la  Ley  19.759, 

que  dice  relación  con  la  forma  de  pago  de  los  montos  contenidos  en  esta 

oferta  irrevocable,  dispuestos  en  los  incisos  segundo,  tercero  y  cuarto  del 

artículo  169,  consagró  positivamente  una  práctica  ya  aceptada  por  nuestra 

jurisprudencia  y seguida regularmente por  las  partes contratantes, en  virtud 

de la cual el pago de las indemnizaciones se efectuaba inmediatamente una 

vez  exigible  la  obligación,  según  las  normas  generales  aplicables  a  todo 

acto  jurídico,  salvo  que  las  partes  hubieren  de  común  acuerdo  fijado  una 

                                                                                                                            

  

143

 Publicada en el Diario Oficial el 03 de Enero del 2006.  


183 

 

modalidad  para  su  pago,  que  en  este  caso  es  el  fraccionamiento  de  la 

obligación.  

En tal sentido, la ley en comento reafirmó el carácter general de pago 

inmediato  al  señalar  que  este  deberá  realizarse  “en  un  solo  acto  al 

momento de extenderse el finiquito”, sin perjuicio de que, como ya lo hemos 

visto,  el  legislador  no  ha  establecido  un  plazo  máximo  para  la  extensión  de 

este  instrumento,  aunque  frente  a  esto  la  jurisprudencia  de  la  Dirección  del 

Trabajo  ha  dictaminado  que  este  deberá  suscribirse  inmediatamente  una 

vez expirado el contrato de trabajo.  

Asimismo,  la  ley  de  reforma  consagró  jurídicamente  y  reguló  la 

modalidad  de  fraccionamiento  de  la  obligación  perteneciente  al  empleador, 

estableciendo  al  efecto  que,  estando  facultadas  las  partes  del  contrato 

terminado  para  acordar  el  fraccionamiento  del  pago  de  las  indemnizaciones 

sustitutiva  del aviso previo  y  por años  de servicios,  la formulación  y efectos 

de este acuerdo deberán ajustarse a las siguientes reglas: 

a)  Las  cuotas  pactadas  deberán  consignar  los  intereses  y  reajustes 

del  periodo.  Interpretando  dicha  norma,  la  Dirección  del  Trabajo  ha 

estimado  que  dichos  reajustes  e  intereses  son  los  contemplados  en  el 

artículo  173  del  Código  del  Trabajo

144

,  el  cual  establece  que  dichas 

                                           

144

 De tal forma lo consigna el siguiente dictamen: 

 

1)  Los  intereses  y  reajustes  a  que  alude  el  artículo  169,  letra  a)  del  Código  del  Trabajo,  en  el 

evento  de  que  las  partes  de  la  relación  laboral  acuerden  el  pago  fraccionado  de  la 

indemnización legal por años de servicio y de la sustitutiva del aviso previo, si correspondiere, 

son aquellos previstos en el artículo 173 del Código del Trabajo. 2) La obligación contenida en 

el  citado  precepto  legal,  en  caso  de  pactarse  el  fraccionamiento  de  pago  aludido  en  el  punto 

anterior,  debe  entenderse  cumplida  si,  respecto  de  cada  cuota,  se  consigna  que  a  su  valor 

deberá  adicionarse  el  porcentaje  de  variación  del  I.PC.  habido  entre  el  mes  anterior  al  término 

de  la  respectiva  relación  laboral  y  el  precedente  a  aquél  en  que  se  efectúe  el  correspondiente 

pago,  como  asimismo,  los intereses  habidos  desde  dicha  fecha  de  término  hasta  el  día  en  que 

se  realice  el  pago  de  cada  una  de  las  cuotas  convenidas,  según  el  procedimiento  de  cálculo 

señalado  en  el  cuerpo  del  presente  informe  (Dictamen  Dirección  del  Trabajo  N°  2703/67,  de 

fecha 10.07.03)  

 


184 

 

indemnizaciones “se reajustarán conforme a la variación que experimente el 

Índice  de  Precios  al  Consumidor  determinado  por  el  Instituto  Nacional  de 

Estadísticas,  entre  el  mes  anterior  a  aquel  en  que  se  puso  término  al 

contrato  y  el  que  antecede  a  aquel  en  que  se  efectúe  el  pago.  Desde  el 

término  del  contrato,  la  indemnización  así  reajustada  devengará  también  el 

máximo interés permitido para operaciones reajustables.” 

b)  Para  que  el  acuerdo  tenga  validez,  deberá  ratificarse  ante  la 

Inspección  del  Trabajo.  Ello  importa  una  norma  de  protección  para  el 

trabajador, puesto que condiciona la existencia y oponibilidad de este pacto 

al  hecho  de  haberse  ajustado  al  procedimiento  de  ratificación  del  finiquito 

ya  estudiado  en  el  capítulo  segundo  de  este  trabajo,  pero  acotando  los 

funcionarios  autorizados  para  actuar  como  ministros  de  fe  que  señala  el 

artículo 177.  

En efecto, dicha norma dispone que, en el caso de que no suscriba el 

finiquito  en  forma  conjunta  al  trabajador  alguno  de  los  representantes 

sindicales  señalados  en  el  mismo  artículo,  el  consentimiento  prestado 

deberá ratificarse, indistintamente, ante un Inspector del Trabajo,

 

un notario 

público de la  localidad, el  oficial del registro civil  de  la respectiva comuna o 

sección  de  comuna  o  el  secretario  municipal  correspondiente,  quienes 

actuarán  como  ministros  de  fe  para  el  efecto.  Sin  embargo,  la  letra  a)  del 

artículo  169  reduce  los  funcionarios  autorizados  para  actuar  en  tal 

investidura  exclusivamente  a  los  Inspectores  del  Trabajo,  dado  a  que  como 

ya  señalamos,  el  acuerdo  de  fraccionamiento  en  cuestión  deberá  constar 

justamente en el referido instrumento.      

La razón para delimitar la amplitud de funcionarios contemplada en el 

artículo  177  sin  duda  recae  en  el  interés  del  legislador  de  salvaguardar  la 

libre  y  exenta  de  vicios  elección  del  trabajador  en  orden  a  facilitar  el  pago 


185 

 

de lo adeudado por su empleador. Sin embargo, tal como vimos en el punto 

2.3.2.2,  la  exclusividad  del  Inspector  del  Trabajo  para  ratificar  el 

consentimiento  del  trabajador,  debiera  extenderse  también  a  otras  formas 

de extensión del finiquito, puesto a que a nuestro juicio es la única forma de 

asegurar una protección efectiva de los derechos del trabajador.         

En  cuanto  a  la  sanción  prevista  para  el  caso  de  que  el  acuerdo  de 

fraccionamiento  del  pago  fuere  ratificado  ante  un  funcionario  distinto  al 

Inspector  del  Trabajo,  la  jurisprudencia  administrativa  de  la  Dirección  del 

Trabajo

145

  ha  concluido  que  esta  consistirá  en  que  el  empleador  no  se 

libraría  de  su  obligación  de  pagar  en  un  solo  acto  los  montos  adeudados, 

conforme  a  lo  previsto  en  la  letra  a)  párrafo  3º  del  artículo  169  del  Código. 

Es  decir,  sólo  en  lo  que  respecta  al  pacto  de  pago  fraccionado  inserto 

dentro  del  finiquito,  carecería  este  de  valor  y,  por  tanto,  el  pago  deberá 

ajustarse  a  las  reglas  generales,  que  ordenan  la  cancelación  al  contado  y 

en  el  acto  de  extensión  del  finiquito.  Las  restantes  disposiciones  de  este 

instrumento,  sin  embargo,  conservarán  plena  validez  por  cuanto  el  artículo 

                                           

145

  La  jurisprudencia  a  que  hacemos  referencia  se  encuentra  contenida  en  el  siguiente 

dictamen: 

 

En  efecto,  en  relación  con  el  referido  pacto,  cabe  manifestar  que,  como  ya  se  señalara,  la 

facultad  que  asiste  a  las  partes  en  tal  sentido  se  encuentra  supeditada  al  cumplimiento  de  los 

requisitos  previstos  en  el  artículo  169  ya  analizados  en  párrafos  precedentes,  condiciones  que 

en  el  caso  que  nos  ocupa  no  se  cumplieron  en  su  integridad  al  no  haberse  ratificado  ante  el 

ministro  de  fe  con  competencia  para  ello,  cual  es,  el  Inspector  del  Trabajo.  Tal  circunstancia 

permitiría  concluir  que  dicho  pacto  no  podría  ser  invocado  por  el  empleador  para  liberarse  de 

su  obligación  de  pagar  en  un  solo  acto  la  indemnización  adeudada,  conforme  a  lo  previsto  en 

la  letra  a)  párrafo  3º  del  artículo  169  del  Código  del  Trabajo.  En  lo  que  respecta  a  la  segunda 

situación  planteada  en  la  presente  consulta,  vale  decir,  un  finiquito  no  ratificado  ante  ninguno 

de  los  ministros  de  fe  señalados  en  el  artículo  177  del  Código  del  Trabajo,  transcrito  en 

párrafos  precedentes,  cúmpleme  manifestar  a  Ud.,  acorde  a  lo  previsto  en  el  inciso  1º  del 

mismo  artículo,  que  tal  documento  no  podrá  ser  invocado  por  el  empleador.  Ello  significa,  a  la 

luz  de  la  doctrina  vigente  de  este  Servicio,  que  ante  un  eventual  reclamo  del  trabajador 

afectado, sea judicial o extrajudicial, dicho instrumento no bastaría por si mismo para acreditar 

el pago de las prestaciones que en el se consignan, como tampoco, la aceptación de la causal 

de  término  de  contrato  invocada,  toda  vez  que  el  mismo,  al  contrario  de  lo  que  ocurre  con  un 

finiquito  ratificado  ante  ministro  de  fe,  no  poseería  poder  liberatorio  ni  pleno  valor  probatorio 

(Dictamen Dirección del Trabajo N° 5599/128, de fecha 07.12.05). 

 

 


186 

 

177  facultaría  su  ratificación  ante  cualquiera  de  los  ministros  de  fe 

señalados en su inciso segundo.  

En  el  mismo  dictamen,  la  Dirección  del  Trabajo  ha  señalado  que  de 

no ratificarse el finiquito ante ninguno de los ministros de fe señalados en el 

artículo 177 del Código del Trabajo, la sanción aplicable correspondería a la 

estudiada  en  la  sección  2.3.2.3.  de  este  trabajo,  cual  es  que  no  produciría 

el  efecto  propio  de  liberar  a  los  contratantes  de  las  obligaciones  originadas 

como  consecuencia  de  la  relación  laboral,  así  como  tampoco  gozaría  del 

mérito  ejecutivo  a  que  se  refiere  el  inciso  final  del  artículo  177  ni  del  valor 

probatorio  que,  conforme  a  la  jurisprudencia,  posee  un  finiquito  otorgado 

con las formalidades legales.  

c)  Se  entenderá  incorporada  al  pacto  una  cláusula  tácita  de 

aceleración,  en  virtud  de  la  cual  el  simple  incumplimiento  de  este  hará 

inmediatamente  exigible  el  pago  total  de  la  deuda,  junto  a  las  multas 

administrativas  que  correspondan,  contempladas  en  el  artículo  506  del 

Código  del  Trabajo.  Es  decir,  el  incumplimiento  por  parte  del  empleador  de 

la  forma  de  pago  acordada  producirá  la  extinción  anticipada  o  la  caducidad 

del 

plazo, 

haciendo 

inmediatamente 

exigible 

la 

obligación 

que 

originariamente  era  de  ejecución  diferida,  por  el  total  de  ella  o  por  la  parte 

que de ella quede pendiente. 

d)  El  inciso  final  de  la  letra  a)  del  artículo  169,  el  cual  fue modificado 

por la Ley N° 19.759 estableciendo que, para efectos de exigir  el pago total 

de  la  deuda  ante  el  incumplimiento  del  pago,  el  trabajador  debía  recurrir 

ante  el juez  de  letras para  que a través de un juicio  ordinario  este ordenare 

su  pago  incrementado  hasta  en  un  150%,  fue  reformado  nuevamente  por  la 

Ley N° 20.087, quedando en definitiva el texto legal de la siguiente manera: 

“Si tales indemnizaciones no se pagaren al trabajador, éste podrá recurrir al 


187 

 

tribunal  que  corresponda,  para  que  en  procedimiento  ejecutivo  se  cumpla 

dicho  pago,  pudiendo  el  juez  en  este  caso  incrementarlas  hasta  en  un 

150%,  sirviendo  para  tal  efecto  de  correspondiente  título,  la  carta  aviso  a 

que alude el inciso cuarto del artículo 162.” 

De  la  redacción  final  del  artículo  en  comento,  se  desprende  que 

existen  dos  rasgos  significativos  referentes  a  la  acción  de  que  es  titular  el 

trabajador despedido por necesidades de la empresa cuyo acuerdo de pago 

fraccionado  de  las  indemnizaciones  adeudadas  es  incumplido.  En  primer 

lugar,  el  incremento  de  hasta  un  150%  sobre  el  total  a  pagar  incorporado 

por la Ley 19.759, que prudencialmente podrá declarar el juez como sanción 

al  empleador  moroso,  y,  segundo,  el  procedimiento  dispuesto  para  exigir 

judicialmente  dicho  pago,  que  en  razón  de  la  modificación  efectuada  por  la 

Ley    20.087,  se  sustanciará  a  través  de  un  procedimiento  ejecutivo, 

sirviendo  para  tal  efecto  de  correspondiente  título,  la  comunicación 

efectuada  al  trabajador  que  contiene  la  oferta  de  pago  irrevocable, 

entregada con ocasión del término de la relación laboral.  

Respecto  a  los  rasgos  de  la  sanción  dispuesta  por  el  legislador  ante 

el  incumplimiento  del  pago  por  parte  del  empleador,  existe  discusión  en 

cuanto  a  la  determinación  de  los  presupuestos  necesarios  para  que  la 

comunicación de despido adquiera mérito ejecutivo para su cobro y, por otra 

parte,  los  requisitos  para  la  procedencia  del  recargo  de  hasta  un  150%  que 

puede fijar el juez de la causa.  

Al respecto, la jurisprudencia de los Tribunales superiores de Justicia 

se  encuentra  conteste  en  que  dicho  incremento  sólo  procederá  tratándose 

de  acuerdos  no  cumplidos  por  parte  del  empleador,  es  decir,  partiendo  del 

supuesto  que  las  partes  hayan  logrado  un  acuerdo  en  torno  al  total  que 

debe  pagarse  al  trabajador  y  al  momento  en  que  dicho  total  debe  pagarse, 


188 

 

ya  sea  según  la  regla  general  que  ordena  cancelar  el  total  al  momento  de 

suscribir  el  finiquito  o  bien  fraccionando  el  pago  en  las  cuotas  convenidas 

entre las partes

146

.  

                                           

146

  Acorde con lo señalado, encontramos los siguientes fallos de la Excma. Corte Suprema: 

 

En efecto, así como recae sobre el oferente la obligación de pagar la totalidad de lo propuesto 

como  consecuencia  directa  de  haberse  formado  el  consentimiento  sobre  los  montos  de  las 

indemnizaciones y prestaciones a solucionar, en el caso contrario, es decir, si existe disidencia 

al  respecto,  el  ofrecimiento  debe  entenderse  rechazado  y  por  lo  tanto,  que  nunca  se  efectuó. 

Debe  prescindir  entonces  el  juez  de  la  oferta  y  resolver  en  derecho  cuál  es  la  suma  que  la 

empleadora  debe  solucionar  por  cada  uno  de  los  conceptos  adeudados  con  motivo  de  la 

terminación  de  la  relación  laboral.   Que  el  resultado  de  descarte  es  aún  más  claro,  cuando  el 

trabajador  no  solo  controvierte  el  monto  ofrecido  alegando,  como  en  la  especie,  una  mayor 

antigüedad, la que sin duda aumenta la base de calculo de los resarcimientos pertinentes, sino 

que,  además,  en  subsidio,  discute  la  justificación  de  la  causal  de  despido.  No  pudo  generarse 

entonces,  obligación  alguna  al  respecto.   Por  otra  parte,  la  solicitud  subsidiaria  del 

dependiente para que el juez de la instancia estableciera la inexistencia de las necesidades de 

la  empresa,  invocadas  por  ésta  como  causal  de  caducidad,  sustrae  la  controversia,  con  mayor 

certeza,  del  ámbito  de la  institución  contemplada  en la  letra  a)  de  la  norma  estimada  infringida 

(Corte Suprema, fecha 23.01.08, ROL Nº 4814-07). 

 

Que  en  este  punto  del  análisis  y  reiterando  lo  que  este  Tribunal  ha  resuelto  anteriormente  en 

cuanto  a  que  la  expresión oferta  debe  entenderse  como  la manifestación  de  voluntad  en orden 

a  dar,  hacer  o  no  hacer  alguna  cosa  y,  evidentemente,  ella  obliga  a  su  autor  en  la  medida  que 

el  destinatario  de  la  oferta,  en  el  caso,  el  trabajador,  la  acepte  expresa  o  tácitamente  ,  debe 

concluirse  que  aquélla  constituye  una  unidad,  un  todo  indivisible,  conformado  por  los  montos 

que,  según  la  empleadora,  corresponde  pagar  al  trabajador  por  cada  uno  de  los  conceptos 

explicitados en la carta que la contiene. Que en la situación contraria, es decir, ante la falta de 

acuerdo  en  torno  al  monto  total  de  los  pagos  y  resarcimientos  pertinentes,  el  precepto  en 

estudio confiere también acción al dependiente para que controvierta dichas sumas invocando, 

por  ejemplo,  una  base  de  cálculo  distinta,  o  incluso,  cuestione  los  presupuestos  fácticos  de  la 

causal de necesidades de la empresa. Debe prescindir entonces el Juez de la oferta y resolver 

en derecho cuál es la suma que la empleadora debe solucionar por cada uno de los conceptos 

adeudados  con  motivo  de  la  terminación  de  la  relación  laboral  y,  en  su  caso,  pronunciarse 

sobre  la  justificación  del  motivo  de  exoneración.  Obedece  el  incremento  en  estudio,  entonces, 

a una sanción aplicable en el ámbito de este mecanismo especial de cobro que se ve forzado a 

utilizar  el  trabajador  por  la  desatención  del  empleador  al  acuerdo  de  pago  y  su  existencia 

importa,  en  consecuencia,  un  incentivo  al  cumplimiento  del  acuerdo  con  prescindencia  de  la 

intervención judicial (Corte Suprema, fecha 19.03.08, ROL Nº 46-08).

  

 

Que  la  oferta  que  hace  el  empleador  contenida  en  la  carta  de  despido,  lo  obliga,  haciéndola 

irrevocable,  en  la  medida  que  el  destinatario  de  ella  el  trabajador  la  acepte  expresa  o 

tácitamente, en cuyo caso, se forma el consentimiento y nace la obligación para el oferente de 

pagar  al  trabajador  cada  uno  de  los  montos  explicitados  en  la  carta  que  la  contiene.  Por  otra 

parte, si existe, disidencia al respecto, el ofrecimiento será rechazado y se entiende que nunca 

se  efectuó.  Que  esta  es  precisamente  la  situación  que  ha  ocurrido  en  el  caso  de  autos,  toda 

vez  que,  según  se  desprende  del  texto  de  la  demanda  y  de  su  petitorio,  la  demandante 

interpuso  el  libelo,  discutiendo  la  justificación  y  procedencia  de  la  causal  invocada  por  el 

empleador para el término de la relación laboral, sustrayendo de este modo, la controversia del 

ámbito de la aplicación del procedimiento establecido en la letra a) del artículo  169 del Código 


189 

 

Visto  de  otro  modo,  para  que  la  carta  de  aviso  de  despido  tenga 

mérito  suficiente  para  el  cobro  ejecutivo  de  la  oferta  irrevocable  presentada 

por  el  empleador,  y  otorgue  además  el  derecho  de  solicitar  un  incremento 

de  hasta  un  150%  por  sobre  dicho  monto,  resulta  imprescindible  que  se 

haya  suscrito  el  finiquito  entre  las  partes,  existiendo  acuerdo  a  lo  menos 

sobre  la  causal  invocada  y  el  monto  total  a  pagar,  sin  perjuicio  de  las 

reservas que el trabajador pudiere efectuar respecto a otros derechos. De lo 

contrario, corresponderá a los jueces de la instancia calificar la decisión del 

empleador  y  fijar  el  monto  del  resarcimiento  por  antigüedad,  y  para  ello  el 

legislador  ha  señalado  expresamente  en  la  letra  b)  del  artículo  169  el 

procedimiento  a  seguir,  debiendo  sustanciarse  según  dicha  norma  a  través 

de  un  procedimiento  ordinario  y  según  lo  dispuesto  en  el  artículo  168  del 

Código del Trabajo.   

De tal manera, la sola negativa  por parte  del trabajador de  aceptar la 

oferta  contenida  en  la  carta  de  despido  o  de  firmar  el  finiquito,  no  hace 

procedente el recargo del 150% en el monto a pagar ni la facultad de iniciar 

                                                                                                                            

del  Trabajo.  Por  consiguiente,  al  haberse  declarado  que  el  despido  fue  injustificado,  sólo  era 

procedente, como lo hizo la sentencia impugnada, que el demandado fuera condenado al pago 

de  las  indemnizaciones  sustitutiva  del  aviso  previo  y  por  años  de  servicios,  ésta  última  con  el 

incremento  del  30%,  de  conformidad  a  la  letra  a)  del  artículo  168  del  Código  antes  citado;  no 

habiéndose incurrido en el error de derecho que alega el recurrente al no aplicar el incremento 

del  artículo  169  en  estudio,  precisamente,  porque  de  acuerdo  con  lo  razonado,  no  concurrían 

los requisitos para ello (Corte Suprema, fecha 22.05.08, ROL Nº 1347-08). 

 

De  lo  antedicho  fluye  que  para  sancionar  al  empleador  demandado  con  el  incremento  previsto 

en  el  artículo  169  letra  a)  del  Código  del  Trabajo  –para  el  caso  que  no  se  paguen  las 

indemnizaciones  legales  contenidas  en  la  oferta  irrevocable  de  pago-,  es  necesario  que  entre 

las  partes  exista  un  acuerdo  íntegro  para  los  efectos  de  poner  término  a  la  relación  laboral, 

puesto  que  la  disposición  parte  del  supuesto  de  la  existencia  de  acuerdo  total  entre  los 

involucrados, quienes proceden a formar el respectivo finiquito y, posteriormente, el empleador 

no  cumple  con  las  obligaciones  que  generó  al  concurrir  a  la  suscripción  del  instrumento.  No 

basta  para  entender que  se  formó  el  consentimiento necesario  la simple  oferta contenida  en la 

carta  de  despido,  sin  que  medie  la  aceptación  pertinente  del  destinatario,  con  la  subsecuente 

suscripción  del  finiquito,  pues  de  aceptarse  dicha  postura,  se  dejaría  al  arbitrio  de  los 

involucrados  los  términos  en  que  ha  de  finalizar  la  relación  laboral,  lo  que  resulta  inaceptable, 

por  cuanto  ella  ha  de  estar  regulada  por  la  normativa  correspondiente,  en  vías  de  la  primacía 

del  principio  de  la  autonomía  de  la  voluntad  restringido  que  impera  en  el  ámbito laboral  (Corte 

Suprema, fecha 17.03.09, ROL Nº 7700-08). 

 


190 

 

para  su  cobro  un  procedimiento  ejecutivo,  por  cuanto  ello  encuentra  su 

origen  en  un  incumplimiento  que  ha  de  ser  imputable  al  empleador,  y  no 

provenir de  la mera negativa  del trabajador. Dicho  incumplimiento, según la 

Dirección  del  Trabajo,  podrá  generarse  ya  sea  incumpliendo  la  obligación 

general de pagar en  un solo acto al momento de extenderse el  finiquito –en 

caso  de  que  las  partes  no  hubieren  pactado  otra  forma  distinta  de  pago-,  o 

bien  cuando,  habiendo  las  partes  acordado  el  fraccionamiento  de  este,  el 

empleador se encontrare moroso respecto a alguna de las cuotas

147

.  

Para  finalizar,  como  ya  lo  mencionamos,  en  el  caso  de  que  el 

trabajador  se  manifestare  disconforme  con  la  causal  aplicada,  o  bien 

controvirtiera  el  monto  total  adeudado,  deberá  recurrir  al  Tribunal  de  Letras 

del  Trabajo  competente  dentro  del  plazo  de  sesenta  días  contado  desde  la 

separación,  pudiendo  en  tal  caso  solicitar  el  pago  de  las  indemnizaciones 

correspondientes  junto  al  incremento  legal  contemplado  en  la  letra  a)  del 

artículo 168, de un 30%.  

 

                                           

147

 La referida jurisprudencia la encontramos en el siguiente dictamen: 

 

La  expresión  "si  tales  indemnizaciones  no  se  pagaren  al  trabajador" contenida  en  el  párrafo 

final de la letra a) del artículo 169 del Código del Trabajo, disposición que establece las reglas 

a  observar  cuando  el  contrato  termina  por  aplicación  de  la  causal  del  inciso  primero  del 

artículo  161  del  mismo  cuerpo  legal,  debe  entenderse  referida  a  la  indemnización  por  años  de 

servicio  y  a  la  sustitutiva  de  aviso  previo,  si  correspondiere,  tanto  en  el  evento  que  el 

empleador  no  las  hubiere  pagado  en  un  solo  acto,  como  en  el  caso  de  que  exista 

incumplimiento  del  pacto  sobre  pago  fraccionado  por  parte  de  aquél.  Teniendo  en 

consideración  el  objetivo  del  establecimiento  de  la  disposición  en  estudio,  a  juicio  de  la 

suscrita,  en  ambos  casos  el  trabajador  puede  recurrir  al  tribunal  competente  para  que  se 

ordene  y  cumpla  con  dicho  pago,  toda  vez  que  puede  darse  el  caso,  como  sucede  en  la 

especie,  que  no  obstante  el  empleador  haber  dado  el  aviso  de  terminación  del  contrato 

invocando  el  inciso  primero  del  artículo  161,  no  pague  la  indemnización  a  que  el  trabajador 

tiene  derecho  por  el  sólo  hecho  de  que  se  le  haya  invocado  dicha  causal.  Sostener  lo 

contrario,  vale  decir,  que  sólo  opera  esta  reclamación  en  el  caso  de  que  se  haya  pactado  el 

pago  fraccionado,  sería  dejar  en  la  indefensión  a  aquel  trabajador  que  se  encuentra  en  el 

primer  caso  comentado,  lo  que  no  se  compadece  con  la  intención  tenida  en  vista  por  el 

legislador  al  dictar  esta  norma  (Dictamen  Dirección  del  Trabajo  N°  5236/236,  de  fecha 

03.12.03)  

 


1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf