Página principal



 Descuento sobre indemnizaciones por término de contrato

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

 Descuento sobre indemnizaciones por término de contrato





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página14/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16
4.4. Descuento sobre indemnizaciones por término de contrato. 

 

El inciso segundo del artículo 58 del Código del Trabajo contempla la 

posibilidad de un pacto entre las partes para deducir de las remuneraciones 

del  trabajador,  sumas  destinadas  a  cancelar  saldos  de  deudas  pendientes 

tales como seguro médico, obligaciones contraídas con casas comerciales o 

instituciones  financieras,  o  créditos  sociales  otorgados  por  las  Cajas  de 

Compensación de Asignación Familiar.     

Sobre  el  pago  de  estos  últimos  nos  referiremos,  señalando  en  primer 

lugar  que  dichos  créditos  sociales  consisten  en  préstamos  en  dinero 

otorgados  por  estas  entidades  de  previsión  que  tienen  por  finalidad 

contribuir a satisfacer estados de necesidad del trabajador y sus familias. El 

artículo  22  de  la  Ley  N°  18.833,  Estatuto  General  de  las  Cajas  de 

Compensación  de  Asignación  Familiar,  prescribe  que  lo  adeudado  por 

prestaciones  de  crédito  social  por  un  trabajador  afiliado  deberá  ser 

deducido de su remuneración por el empleador, reteniendo y remesando los 

montos a la Caja acreedora, rigiéndose por las mismas normas que regulan 

el pago y cobro de cotizaciones previsionales.  

El  descuento  de  las  prestaciones  del  trabajador  destinados  al  pago 

de  los  créditos  sociales,  entonces,  se  encuentra  plenamente  regulado  en 

tanto  dichas  prestaciones  correspondan  a  remuneraciones  que  percibe  el 

trabajador por la prestación de sus servicios, dado a que tanto el artículo 58 

del  Código  como  el  artículo  22  de  la  Ley  18.833  hablan  exclusivamente  de 

remuneraciones y no de otras prestaciones.  

Sin  embargo,  en  lo  que  nos  concierne  en  el  presente  trabajo  y  sobre 

lo  cual  se  ha  generado  mayor  discusión  doctrinaria  y  jurisprudencial,  es  en 


192 

 

cuanto  los  descuentos  que  se  practican  una  vez  terminada  la  relación 

laboral  y  en  sumas  distintas  a  las  remuneraciones,  específicamente  sobre 

las indemnizaciones por término de contrato de trabajo. Respecto a ellas no 

existe  regulación,  y  es  por  ello  que  las  Cajas  de  Compensación  han 

elaborado  instrumentos  jurídicos  convencionales  para  asegurar  el  retorno 

de  estos  préstamos,  los  cuales  incluyen  el  derecho  del  empleador  a 

descontar –al instante del finiquito- el saldo insoluto del crédito social de las 

indemnizaciones  por  término  del  contrato  pertenecientes  al  trabajador. 

Tanto  la  Dirección  del  Trabajo  como  la  Superintendencia  de  Seguridad 

Social  le  han  otorgado  validez  a  estas  cláusulas,  sin  embargo  es  preciso 

realizar algunos alcances. 

Como  ya  lo  estudiamos,  el  artículo  5°  del  Código  del  Trabajo 

prescribe  que  “los  derechos  establecidos  por  las  leyes  laborales  son 

irrenunciables,  mientras  subsista  el  contrato  de  trabajo”,  por  lo  que  un 

acuerdo  de  estas  características  atentaría,  según  lo  dictaminado  en 

reiteradas ocasiones por la Dirección del Trabajo, en contra del principio de 

irrenunciabilidad  de  los  derechos  laborales  que  consagra  la  referida  norma, 

lo  que  importaría  un  grave  menoscabo  en  los  derechos  del  trabajador, 

considerando la finalidad de la indemnización por años de servicios, cual es 

«contribuir al sustento del trabajador y su familia en los casos de pérdida de 

su  trabajo,  propósito  que  se  vería  desvirtuado  si  los  organismos  del  trabajo 

y  previsión  de  la  Administración  validan  y  legitiman  los  actos  y 

convenciones  destinados  a  comprometer  a  futuro  la  mera  expectativa  al 

derecho  a  indemnización  del  trabajador,  desmintiendo  y  anulando  el  rol 

específicamente protector de estas instituciones»

148

.   

                                           

148

  Oficio  ordinario  N°  40,  de  fecha  20.01.99  enviado  de  la  Dirección  del  Trabajo  a  la 

Superintendencia de Seguridad Social.  

 


193 

 

Es  por  tal  razón  que  la  Dirección  del  Trabajo  ha  dictaminado  que, 

tratándose  de  descuentos  sobre  sumas  a  pagar  distintas  de  las 

remuneraciones  pertenecientes  al  trabajador,  no  resulta  suficiente  la  firma 

de  este  en  el  pagaré  que  autoriza  al  empleador  practicar  dicho  descuento 

una  vez  terminado  el  contrato  laboral,  sino  que  será  necesario  además  que 

el  trabajador  ratifique  el  consentimiento  prestado  para  dicho  acuerdo  en  el  

momento  de  suscribir  el  finiquito

149

.  En  otras  palabras,  para  que  el  referido 

descuento practicado por el empleador sea válido, deberá existir de manera  

previa  a  este  un  acuerdo  entre  las  partes  –que  serán  el  trabajador,  el 

empleador  y  la  Caja  de  Compensación  respectiva-  en  el  cual  el  primero  de 

ellos  voluntariamente  autorice  a  su  empleador  para  que  retenga  el  saldo 

insoluto  de  las  sumas  a  pagar  con  motivo  del  término  del  contrato  y,  como 

requisito  adicional,  deberá  nuevamente  manifestar  su  acuerdo  con  dicho 

pacto  al  momento  de  firmar  el  finiquito

150

.  De  tal  manera  se  concilia  la 

                                           

149

  Lo señalado consta en los siguientes dictámenes: 

 

Los  créditos  sociales  de  las  Cajas  de  Compensación  que  se  hacen  efectivos  en  sumas 

distintas  a  las  remuneraciones  del  trabajador,  podrán  hacerse  efectivos  directamente  por  el 

empleador  al  término  de  la  relación  laboral,  si  así  lo  ha  pactado  voluntariamente  el 

dependiente  y  manifieste  su  acuerdo  al  momento  de  suscribir  el  finiquito  (Dictamen  Dirección 

del  Trabajo  N°  4316/212,  de  fecha  23.12.02.  Y  en  el  mismo  sentido  Dictamen  Dirección  del 

Trabajo N° 2935/83, de fecha 23.07.03 ).  

 

150

    Los  Tribunales  de  Justicia    han  reconocido  esta  doble  exigencia  de  manifestación  de 

voluntad en los siguientes fallos: 

 

Que,  en  consecuencia,  el  principio  de  la  irrenunciabilidad  nivela  jurídicamente,  a  ambos 

sujetos  del  Derecho  del  Trabajo,  y  compensa,  con  una  superioridad  jurídica,  la  inferioridad 

económica  del  trabajador  (Gallart  Folch,  Alejandro:  Derecho  español  del  trabajo,  pág.  l7).  Sólo 

así  se  puede  explicar  la  exigencia  de  una  nueva  manifestación  de  voluntad  por  parte  del 

trabajador,  para  que  se  proceda  a  efectuar,  de  su  finiquito,  el  descuento  por  concepto  de 

crédito social;  Que, debido a lo anteriormente expuesto, la Dirección del Trabajo ha sostenido 

"que estas indemnizaciones tienen por finalidad principal contribuir al sustento del trabajador y 

su  familia  en  los  casos  de  pérdida  del  trabajo,  propósito  que  se  vería  desvirtuado  si  los 

organismos  del  trabajo  y  previsión  de  la  Administración  validan  y  legitiman  los  actos  y 

convenciones  destinados  a  comprometer  a  futuro  la  mera  expectativa  al  derecho  a 

indemnización  del  trabajador,  desmintiendo  y  anulando  el  rol  específicamente  protector  de 

estas  instituciones  (oficio  ordinario  Nº  401,  de  fecha  20  de  enero  de  1999,  de  la  señora 

Directora  del  Trabajo  dirigido  al  señor  Superintendente  de  Seguridad  Social);  Que,  a  mayor 

abundamiento,  esta  manifestación  de  acuerdo  exigida  por  la  Dirección  del  Trabajo  al 

trabajador  para  que  se  proceda  a  efectuar,  de  su  finiquito,  el  descuento  por  concepto  de 


194 

 

libertad contractual desarrollada entre las partes del contrato con el derecho 

irrenunciable  del  trabajador  a  obtener  una  indemnización  por  años  de 

servicios en forma íntegra al término de la relación laboral.  

Sin  embargo,  existe  otro  bien  jurídico  que  merece  de  igual  forma  el 

amparo  de  la  ley,  pero  que  en  la  ecuación  formulada  queda  desprovisto  de 

toda  protección.  Nos  referimos  a  los  intereses  de  un  tercero  dentro  de  este 

acuerdo,  que  es  la  Caja  de  Compensación,  la  cual  «tiene  la  calidad  de 

organismo  de  previsión  social  y  que  bajo  recomendación  de  su  organismo 

contralor  prestó  dineros  provenientes  de  un  fondo  social,  previendo 

expresamente la situación a producirse en un evento no regulado por la ley: 

el término de la relación laboral»

151

. Ello implica que existe un interés social 

                                                                                                                            

crédito  social,  está  en  armonía  con  lo  dispuesto  en  el  artículo  177  del  Código  del  Trabajo.  En 

efecto,  este  artículo  exige  que  el  finiquito  sea  ratificado  por  el  trabajador  para  que  pueda  ser 

invocado por el empleador. El finiquito así ratificado, establece dicho texto legal, tendrá mérito 

ejecutivo;  Que,  aún,  ante  el  supuesto  de  que  el  trabajador,  al  momento  de  suscribir  su 

finiquito,  se  opusiera  al  descuento  por  concepto  de  crédito  social,  las  Cajas  de  Compensación 

tienen,  en  todo  caso,  abierta  la  vía  de  ocurrir  ante  los  tribunales  de  justicia  para  hacer  valer 

sus derechos frente al trabajador reacio a cumplir con sus compromisos (Corte Suprema, fecha 

26.06.03, ROL Nº 2317-03). 

 

El  crédito  social  conferido por  una  Caja  de  Compensación  y  de  conformidad  con  lo  previsto  en 

el  artículo  22      de  la  Ley  18.833,  lo  adeudado  por  el  trabajador  debe  ser  deducido  de  la 

remuneración  por  la  entidad  empleadora  afiliada.  Si  bien,  la  ley  no  ha  regulado  lo  que  ocurre 

cuando  se  extingue  la  relación  laboral,  debe  inferirse,  entonces  que  las  obligaciones 

contraídas  entre  el  trabajador  y  la  respectiva  Caja  de  Compensación  no  sufre  alteración 

alguna,  por  lo  que  aquél  continuará  obligado  sólo  a  su  pago  en  la  forma  pactada.  En 

consecuencia,  los  créditos  sociales  otorgados  por  las  Cajas  de  Compensación  de  Asignación 

Familiar  a  los  trabajadores  que  se  hacen  efectivos  en  sumas  distintas  de  sus  remuneraciones 

podrán solucionarse directamente por el empleador al término de la vinculación laboral, sólo si 

así  lo  ha  pactado  voluntariamente  el  dependiente  y  exprese  su  acuerdo  al  momento  de 

suscribir el finiquito. De este modo los mandatos otorgados con anterioridad a la conclusión de 

la  relación  laboral  carecen  de  validez  y  ello  encuentra  justificación  por  el  carácter  protector  de 

la legislación laboral que, ante la renuncia a futuro que está haciendo el trabajador, al disponer 

en  forma  anticipada  de  sus  indemnizaciones  por  el  término  del  contrato  de  trabajo,  le  da 

oportunidad  aquél  de  manifestar  nuevamente  su  voluntad  o  consentimiento  para  que  tal 

descuento  se  haga  efectivo,  circunstancia  que  en  la  especie,  no  ha  ocurrido  como  quiera  que 

el  actor  se  opuso  en  el  finiquito  a  que  se  le  efectuara  la  deducción  por  el  empleador  (Iltma. 

Corte de Apelaciones de La Serena, fecha 28.10.09, ROL Nº 117-09). 

  

151

  LANATA,  Gabriela.  Responsabilidad  del  empleador  frente  a  las  deudas  contraídas  por  el 

trabajador,  y  en  especial  el  caso  del  crédito  social.  Revista  Laboral  Chilena  N°  147.  Santiago 

de Chile, Junio 2006. p. 76.  

 


195 

 

comprometido  en  el  pago  efectivo  de  la  deuda  contraída  por  el  trabajador, 

dado  a  que  su  financiamiento  proviene  de  una  entidad  de  seguridad  social, 

sin  fines  de  lucro,  la  cual  busca  en  última  instancia  la  protección  de  los 

trabajadores. 

Los  intereses  de  este  tercero  y,  a  fin  de  cuentas,  el  interés  colectivo,  

se  verían  afectados  cuando,  sin  tener  conocimiento  de  que  el  trabajador  no 

ratificó  en  el  finiquito  el  consentimiento  prestado  en  torno  a  efectuarse  los 

referidos  descuentos,  el  empleador,  quien  necesariamente  conocía  la 

negativa  de  su  dependiente,  procede  de  igual  forma  a  practicarlo.  De 

aplicarse  irrestrictamente  lo  anteriormente  señalado,  el  pago  efectuado  por 

el  empleador  no  será  oponible  al  trabajador  y  no  tendrá  validez  alguna, 

debiendo  cancelar  el  total  de  las  indemnizaciones  adeudadas  a  este,  sin 

perjuicio  de  las  acciones  legales  que  pudiera  entablar  en  contra  de  la  Caja 

de  Compensación,  para  los  efectos  de  obtener  la  devolución  del  crédito 

pagado.  La  Caja,  en  tanto,  deberá  proceder  al  cobro  del  saldo  de  crédito  a 

través del procedimiento establecido para el efecto. 

Lo  recién  señalado,  para  cierta  jurisprudencia  y  doctrina,  podría 

constituir  un  abuso  del  derecho  por  parte  del  trabajador,  debido  a  que  el 

hecho  de  no  confirmar  una  voluntad  prestada  con  anterioridad    atentaría 

contra  el  principio  de  la  buena  fe  que  debe  existir  en  el  desarrollo  de  toda 

relación  jurídica.  De  esta  forma,  haciendo  aplicación  de  la  doctrina  de  los 

actos  propios,  que  exige  coherencia  entre  las  distintas  actuaciones  de  un 

sujeto,  en  el  sentido  de  que  sus  conductas  posteriores  sean  consecuentes 

con  las  precedentes,  se  ha  fallado  que  la  no  ratificación  del  acuerdo 

efectuado  con  el  empleador  y  la  Caja  de  Compensación,  no  conllevaría  la 

consecuencia  jurídica  de  dejar  sin  efecto  el  pacto,  o  en  otras  palabras,  no 

obstaría  a  su  validez,  pudiendo  el  empleador  en  tal  caso  legítimamente 


196 

 

efectuar  los  descuentos  pertinentes  sobre  las  indemnizaciones  por  término 

de contrato a que el trabajador tuviere derecho

152

.  

A  juicio  nuestro,  sin  embargo,  la  manifestación  de  voluntad  que  debe 

prevalecer  ante  todas  es  la  que  se  presta  en  el  finiquito,  una  vez  concluida 

la relación laboral  y encontrándose por tanto desafectados los derechos del 

trabajador  del  principio  de  irrenunciabilidad,  no  siendo  de  tal  forma 

vinculante  el  acuerdo  previo  entre  las  partes,  puesto  que  de  serlo,  la 

exigencia  de  ratificarlo  en  el  finiquito  se  tornaría  absolutamente  inoperante, 

y  el  principio  de  irrenunciabilidad  de  los  derechos  laborales,  piedra 

fundamental  en  la  protección  del  trabajador  por  el  Código  del  Trabajo,  se 

vería seriamente transgredido.   

 

 

 

 

 

 

                                           

152

    No  obstante  ser  mas  bien  escasa  la  jurisprudencia  al  respecto,  presentamos  un  fallo  que 

adhiere a lo recién señalado: 

 

La  buena  fe  es  un  principio  básico  rector  no  sólo  del  derecho  laboral,  sino  de  todo 

ordenamiento jurídico  y  supone  una  posición  de  honestidad  y  honradez  en  el comercio  jurídico 

en  cuanto  lleva  implícita  la  plena  conciencia  de  no  engañar  ni  perjudicar  ni  dañar.  Más  aún: 

implica la convicción de que las transacciones se cumplen normalmente, sin trampas ni abusos 

ni  desvirtuaciones.  Así  entonces,  en  virtud  de  este  principio  mal  podría  ampararse  a  un 

trabajador  que  obtiene  el  provecho  que  un  pacto  del  contrato  le  confiere  para  luego  excusarse 

de  cumplir  sus  compromisos  invocando  en  su  favor  principios  superiores  e  indiscutibles,  pero 

que  nunca  fueron  concebidos  para  amparar  situaciones  abusivas  como  la  que  se  pretende  en 

estos autos (Iltma. Corte de Apelaciones de Concepción, ROL  Nº 4070-04. Citado en LANATA, 

Gabriela. Responsabilidad del empleador… ob. Cit. p. 77). 

 


1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf