Página principal



De-tapia l

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

De-tapia l





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página15/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16
5. Capítulo quinto. 

 

5.1. Conclusiones 

 

Con  la  presente  memoria  creemos  haber  abarcado,  sino  la  totalidad, 

a  lo  menos  parte  importante  de  los  derechos  de  que  el  trabajador  es  titular 

cuando  es  separado  de  sus  funciones  por  una  decisión  unilateral  de  su 

empleador.  Lo  difuso  e  inasibles  en  que  devienen  estos  derechos  debido  a 

la  constante  evolución  y  transformación  del  derecho  laboral  y  a  la  ausencia 

de  una  uniformidad  de  criterios  en  los  Tribunales  de  Justicia  respecto  a 

temas  esenciales  fue  expuesta  desde  un  principio,  siendo  nuestra 

preocupación  central  el  develar  el  resguardo  legal  con  que  estos  derechos 

contaban  en  dicha  fase  terminal  del  iter  contractual.  Al  respecto,  arribamos 

a  la  conclusión  de  que  la  esencial  irrenunciabilidad  de  estos  derechos, 

acorde con el carácter de orden público de las normas laborales contenidas 

en  el  Código  del Trabajo, no encuentra ninguna  objeción ni reparo mientras 

el  contrato  de  trabajo  se  encuentra  vigente.  Contratado  que  esté  el 

trabajador,  los  derechos  que  la  ley  le  otorga  por  ese  hecho  le  son 

garantizados  y  son,  a  la  vez,  indisponibles.  Sin  embargo,  disuelto  el 

contrato,  y  como  consecuencia  de  lo  expresamente  prescrito  por  el  artículo 

5°  del  Código  del  Trabajo,  la  estricta  indisponibilidad  de  tales  derechos  da 

paso  al  pleno  ejercicio  de  la  autonomía  de  la  voluntad  de  las  partes 

contratantes  en  cuanto  a  la  renuncia  y  disponibilidad  de  estos,  no  obstante 

las  elaboraciones  doctrinarias  de  ciertos  autores,  que  lamentablemente  no 

tienen asidero en los fallos dictados por nuestros Tribunales.   


198 

 

Pese  a  ello,  al  menos  en  lo  que  a  la  protección  de  estos  derechos 

durante  la  vigencia de la relación laboral se refiere,   pudimos constatar que 

el  sistema  que  rige  en  nuestro  país  es  el  de  la  estabilidad  relativa  en  el 

empleo,  caracterizado  por  la  existencia  de  causales  de  terminación  del 

contrato  previamente  establecidas  por  el  legislador,  la  facultad  excepcional 

de  despido  por  causales  no  imputables  al  dependiente  en  conjunto  con  la 

exigencia  del  otorgamiento  de  un  plazo  de  preaviso  y  el  pago  - 

condicionado  por  la  antigüedad  del  trabajador  –  de  una  indemnización  por 

años de servicio. Al respecto, constatamos que la causal de necesidades de 

la  empresa  ha  sido  acotada  y  delimitado  su  alcance  y  aplicación,  tanto  por 

las  reformas  legales  posteriores  a  su  instauración  como  por  la 

jurisprudencia  de  nuestros  Tribunales,  por  tanto  la  invocación  de  esta  por 

parte  del  empleador  para  justificar  el  despido  de  sus  dependientes  no  es  lo 

amplia que parece ser en el papel.  

En  cuanto  a  la  comunicación  que  el  empleador  debe  otorgar  al 

trabajador  con  antelación  al  despido,  zanjamos  muchas  de  las  discusiones 

que  guardan  principalmente  relación  con  el  plazo  de  su  entrega  y  con  las 

sanciones previstas por el legislador ante el incumplimiento de formalidades 

en dicho documento. Creemos que la tarea de aunar los criterios respecto a 

estos  temas  y  otros  similares  aun  esta  pendiente,  pero  a  pesar  de  ello  su 

objetivo primordial se cumple a cabalidad. No ocurre lo mismo, sin embargo, 

cuando hablamos del finiquito, el que aun siendo el instrumento idóneo para 

concluir  y  sellar  el  término  de  la  relación  laboral,  mantiene  una  regulación 

incompleta  y  llena  de  vacíos  que  termina  por  dejar  en  el  desamparo  los 

derechos  laborales  que  corresponden  al  trabajador  con  posterioridad  al 

despido.  Nos  referimos  con  ello  primordialmente  a  la  omisión  respecto  al 

plazo  para  la  extensión  del  finiquito  y  a  la  amplitud  de  ministros  de  fe 

autorizados para ratificar dicho instrumento.  


199 

 

En  la  presente  memoria  también  quisimos  abarcar  las  reformas 

laborales  de  contenido  procesal  que  han  corregido  el  rumbo  de  nuestros 

Tribunales  en  estos  últimos  años  respecto  al  conocimiento  y  resolución  de 

los  conflictos  jurídicos  de  orden  laboral.  A  través  de  tal  estudio 

corroboramos  lo  que  ya  nos  parecía  un  hecho  incontrastable:  las  reformas 

aplicadas  importan  un  gran  e  importante  avance  en  la  protección  de  los 

derechos  de  los  trabajadores  en  nuestro  país,  sin  perjuicio  de  la  necesidad 

de profundizar en dichas reformas y analizarlas a la luz de los conflictos que 

surjan en el tiempo. 

Así  las  cosas,  podemos  llegar  a  la  conclusión  de  que,  durante  la 

vigencia  de  la  relación  laboral,  los  derechos  del  trabajador  se  encuentran 

debida  y  eficazmente  resguardados,  a  lo  menos  en  la  fase  inmediatamente 

anterior  al  despido.  A  dicha  conclusión  puede  rebatírsele  por  cierto 

invocando las causales legales que aun contempla el Código y que permiten 

el  despido    por  hechos  no  imputables  al  trabajador  e  incluso  sin  necesidad 

de  invocar  causal  alguna,  sin  embargo  no  pueden  desconocerse  los 

progresos habidos en dicha materia, que han transitado desde una absoluta 

desregulación  y  desprotección  hasta  el  sistema  con  que  contamos  hoy  en 

día  de  estabilidad  relativa  en  el  empleo,  el  cual  no  obstante  ser  perfectible, 

asegura desde luego la permanencia del trabajador en su lugar de trabajo a 

través  de  la  exigencia  al  empleador  de  justificar  la  causal  invocada  en 

hechos  verificables  y  pagar  al  trabajador  una  suma  de  dinero  por  concepto 

de  indemnización  dependiendo  de  los  años  que  hubiere  prestado  sus 

servicios a la empresa. 

Distinta  es  la  situación,  sin  embargo,  cuando  se  trata  del  resguardo 

que esos mismos derechos tienen una vez finiquitado el contrato de trabajo. 

En  tal  situación  comprobamos  que  el  legislador  permite  al  trabajador 

disponer  de  estos,  por  lo  que  el  amparo  y  protección  de  que  gozan  con 


200 

 

anterioridad  al  despido  se  diluye  en  la  autonomía  plena  que  alcanzan  las 

partes  del  contrato  una  vez  disuelta  la  relación  laboral,  volviendo  dichos 

resguardos,  en  la  práctica,  inoperantes.  Es  por  ello  que  urge  un 

pronunciamiento  legal  al  respecto,  efectuado  bajo  la  premisa  de  que  el 

trabajador  despedido  continúa  siendo  un  sujeto  de  derecho  que  precisa  de 

una  especial  protección  en  razón  de  la  desigualdad  de  hecho  que  sigue 

existiendo  con  su  ex  empleador,  y  en  la  consideración  también  de  que  las 

prestaciones  correspondientes  a  indemnizaciones  que  se  otorgan  con 

motivo  del  término  de  la  relación  laboral  cumplen  una  finalidad  social  al 

contribuir al sustento del trabajador y su familia en los casos de pérdida del 

trabajo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf