Página principal



 Derechos y acciones del trabajador despedido

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

 Derechos y acciones del trabajador despedido





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página3/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
3.3. Derechos y acciones del trabajador despedido. 

 

3.3.1. 

Trabajador 

despedido 

injustificada, 

indebida 

improcedentemente. 

 

Para  tal  situación,  el  artículo  168  declara  que  “El  trabajador  cuyo 

contrato  termine  por  aplicación  de  una  o  más  de  las  causales  establecidas 

en  los  artículos  159,  160  y  161,  y  que  considere  que  dicha  aplicación  es 

injustificada,  indebida  o  improcedente,  o  que  no  se  haya  invocado  ninguna 

causal  legal,  podrá  recurrir  al  juzgado  competente,  dentro  del  plazo  de 

sesenta  días  hábiles,  contado  desde  la  separación,  a  fin  de  que  este  así  lo 

declare”. 

Como  primera  cuestión,  debe  dilucidarse  qué  es  lo  que  entiende  el 

legislador  por  separación  del  trabajador,  lo  que  resulta  fundamental  puesto 

que desde ese hecho comenzará a transcurrir el plazo de caducidad para la 

interposición  de  la  acción.  Si  bien  el  Código  no  lo  ha  definido 

expresamente,  la  jurisprudencia  judicial  estima  que  esta  supone  “una 

separación  jurídica  o  legal  y  que  se  concreta,  materialmente,  desde  que 


132 

 

cesa  la  prestación  de  servicios  por  parte  del  trabajador”

103

,  por  tanto  debe 

concluirse  que  el  momento  de  la  separación  del  trabajador  puede  ser 

distinto  tanto  a  los  hechos  que  motivan  el  despido,  como  a  la  entrega  o 

envío de la carta de aviso de terminación de contrato.  

                                           

103

 En tal sentido, los siguientes fallos: 

 

Que  el  artículo  168  del  Código  del  ramo,  prescribe:  "El  trabajador  cuyo  contrato  termine  por 

aplicación  de  una  o  más  de  las  causales  establecidas  en  los  artículos  159,  160  y  161,  y  que 

considere que tal aplicación es injustificada, indebida o improcedente, o que no se ha invocado 

ninguna  causal  legal,  podrá  recurrir  al  juzgado  competente,  dentro  del  plazo  de  sesenta  días 

hábiles,  contado  desde  la  separación,  a  fin  que  éste  así  lo  declare...".  En  tal  disposición,  el 

legislador  ha  establecido  inequívocamente,  que  el  plazo  pertinente  se  computa  desde  la 

separación  del  trabajador,  expresión  que  no  aparece  definida  por  la  ley,  pero  que, 

necesariamente,  ha  de  entenderse  como  una  separación  jurídica  o  legal  y  que  se  concreta, 

materialmente,  desde  que  cesa  la  prestación  de  servicios  por  parte  del  trabajador.  Dicho  de 

otro  modo,  desde  que  las  partes  se  desvinculan  por  decisión  adoptada  por  una  u  otra  de  ellas 

(Corte Suprema, fecha 10.04.01, ROL Nº 108-01). 

 

La  efectiva  separación  del  trabajador,  es  un  término  que  no  aparece  definido  por  la  ley,  pero 

que,  necesariamente,  ha  de  entenderse  como  una  separación  jurídica  o  legal  y  que  se 

concreta,  materialmente,  desde  que  cesa  la  prestación  de  servicios  por  parte  del  trabajador. 

Atendido  el  mérito  probatorio  de  los  antecedentes  que  obran  en  autos,  apreciados  conforme  a 

las  normas  de  la  sana  crítica,  se  concluye  que  la  relación  laboral  entre  las  partes  término 

efectivamente  el  día  determinado  por  ausencia  a  sus  labores  de  parte  del  actor,  época  en  que 

se  produce  la  cesación  de  la  prestación  de  servicios,  por  lo  que  en  la  especie  no  se  puede 

estimar que haya existido despido injustificado (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 

02.04.03, ROL Nº 371-02).

  

 

Que con relación a lo sostenido por el demandante en cuanto a que el plazo para demandar no 

le  había  empezado  a  correr,  ya  que  se  le  envió  la  carta  certificada  de  su  despido  a  una 

dirección  inexistente,  resulta  intrascendente,  ya  que el  plazo  de  la caducidad no  comienza  con 

el  envío  de  la  misiva  o  de  su  recepción,  sin  que,  como  ya  se  señaló  en  los  fundamentos 

anteriores,  se  cuenta  desde  la  separación  del  trabajador  de  sus  labores  (Iltma.  Corte  de 

Apelaciones de Concepción, fecha 28.01.04, ROL Nº 2125-03). 

 

El  artículo  168  del  Código  del  ramo  prescribe  que  el  plazo  para  interponer  las  acciones 

respectivas  es  de  sesenta  días  hábiles,  contado  desde  la  separación.  De  esta  manera,  resulta 

claro  que  en  la  norma  citada,  el  legislador  ha  establecido  que  el  plazo  pertinente  se  computa 

desde la separación del trabajador, expresión que no ha sido definida por la ley, pero respecto 

de  la  cual  este  Tribunal  ha  señalado  que  debe  entenderse  como  “una  separación  jurídica  o 

legal y que se concreta, materialmente, desde que cesa la prestación de servicios por parte del 

trabajador.  Dicho  de  otro  modo,  desde  que  las  partes  se  desvinculan  por  decisión  adoptada 

por una u otra de ellas (Corte Suprema, fecha 27.04.09, ROL Nº 7848-08).  

  

 

 

 

 


133 

 

En  segundo  lugar,  vale  señalar  que,  en  lo  referente  al  juzgado 

competente  a  que  hace  referencia  el  artículo  analizado,  el  trabajador  podrá 

optar  entre  el  Tribunal  de  Letras  del  domicilio  del  demandado;  al  del  lugar 

donde  se  presten  o  se  hayan  prestado  los  servicios;  o  al  del  domicilio  del 

demandante,  en  el  caso  de  que  el  trabajador  haya  debido  trasladar  su 

residencia  con  motivo  del  contrato  de  trabajo  y  conste  dicha  circunstancia 

en  el  respectivo  instrumento;  sin  perjuicio  de  lo  que  dispongan  leyes 

especiales.  

 Por  otra  parte,  el  requerimiento  señalado  debe  entenderse  como  la 

interposición de la acción judicial respectiva, o en otras palabras, al acto de 

ingresar  o  presentar  el  escrito  de  demanda  en  el  Tribunal.  Es  decir, 

caducará el derecho del trabajador de accionar solicitando la declaración de 

ser  injustificado  el  despido  si  la  demanda  se  interpone  con  posterioridad  al 

plazo legal señalado, sin perjuicio del plazo de prescripción de los derechos 

que  el  trabajador  exigirá  mediante  dicha  acción,  los  cuales  prescribirán  en 

el  plazo  de  seis  meses  contados  desde  la  fecha  del  despido,  según  lo 

establecido en el artículo 510 del Código

104

.  

                                           

104

  De  esta  forma  lo  han  entendido  los  Tribunales  Superiores  de  Justicia,  como  se  desprende 

de las siguientes sentencias: 

 

Basta  la  presentación  de  la  demanda  ante  los  tribunales  para  considerar  ejercitado  el  derecho 

dentro  del  plazo  de  caducidad  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de  Santiago,  fecha  30.08.05,  ROL 

Nº 7009-04).  

 

El  acto  de  ingresar  o  presentar  el  escrito  de  demanda  sólo  interrumpe  la  caducidad,  y  no  la 

prescripción  de  la  acción  por  despido  injustificado,  indebido  o  improcedente  (Corte  Suprema, 

fecha 14.01.08, ROL Nº 5719-07). 

 

De  los  antecedentes  anteriormente  expuestos,  aparece  que  concurren  los  presupuestos,  para 

declarar  la  caducidad  de  la  acción  deducida  en  autos,  en  atención  a  que  entre  la  fecha  del 

despido  y  la  de  interposición  de  la  demanda,  descontado  el  período  por  reclamo  en  sede 

administrativa,  efectivamente  transcurrió  el  plazo  legal  para  deducir  la  acción  de  que  se  trata 

(Corte Suprema, fecha 08.01.08, ROL Nº 4614-07).  

 


134 

 

Ahora  bien,  si  la  demanda  se  interpone  en  forma  extemporánea  o 

ante un Juzgado incompetente, el Tribunal deberá declararlo de oficio. En el 

primer caso, no admitirá a tramitación la demanda respecto de esa acción y 

en  el  segundo,  señalará  el  tribunal  competente  y  le  remitirá  a  este  los 

antecedentes

105

En  cuanto  al  plazo  de  caducidad,  vale  mencionar  que  el  mismo 

artículo  168  señala  que  el  plazo  de  sesenta  días  hábiles  se  suspenderá 

cuando,  dentro  de  éste,  el  trabajador  interponga  un  reclamo  por  cualquiera 

de  las  causales  indicadas,  ante  la  Inspección  del  Trabajo  respectiva.  Dicho 

plazo  seguirá  corriendo  una  vez  concluido  dicho  trámite,  sin  embargo,  en 

ningún  caso  podrá  recurrirse  al  tribunal  transcurridos  noventa  días  hábiles 

desde  la  separación  del  trabajador;  lo  anterior  debe  entenderse  en  el 

siguiente  sentido:  en  total,  desde  el  momento  de  la  separación  hasta  la 

interposición  de  la  demanda,  no  pueden  transcurrir  más  de  noventa  días 

hábiles,  incluidos  los  días  en  que  el  plazo  de  caducidad  se  suspende  por 

haberse  interpuesto  un  reclamo  administrativo  ante  la  Inspección  del 

Trabajo.  

En  el  caso  de  que  la  pretensión  del  trabajador  sea  acogida  por  el 

juez,  y  este  declarare  que  la  aplicación  de  la  causal  por  la  cual  este  fue 

                                           

105

 Lo anterior, lo señala expresamente el legislador en el artículo 447 del Código del Trabajo y 

lo reafirma la jurisprudencia en los siguientes fallos: 

 

Que,  por  último,  hay  que  dejar  sentado  que  tratándose  de  un  plazo  de  caducidad  y  no  de 

prescripción,  el  transcurso  del  mismo  extingue  el  derecho  por  el  solo  ministerio  de  la  ley, 

situación  que  el  tribunal  está  obligado  a  declarar,  y  que  hace  incompatible  emitir 

pronunciamiento  acerca  de  la  procedencia  de  las  indemnizaciones  por  despido  reclamadas  en 

la demanda (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 20.10.03, ROL Nº 7313-02). 

   

Si  a  la  fecha  de  distribución  de  la  demanda  había  transcurrido  en  exceso  el  plazo  de  60  días 

hábiles  previsto  en  el  artículo  168  del  Código del  Trabajo  para  que  el  trabajador  concurriera al 

juzgado competente en defensa de sus derechos, corresponde declarar, de oficio, la caducidad 

de la acción intentada (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 09.06.08, ROL Nº 5474-

07). 

 


135 

 

despedido no ha sido acreditada por el empleador o, en otras palabras, que 

el  despido  ha  sido  indebido  o  injustificado,  se  entenderá,  mediante  una 

ficción  legal,  que  el  término  del  contrato  se  ha  producido  por  alguna  de  las 

causales  señaladas  en  el  artículo  161,  es  decir,  por  la  causal  de  desahucio 

o  de  necesidades  de  la  empresa,  en  la  fecha  en  que  se  invocó  la  causal 

impugnada;  por  otra  parte,  de  así  declararlo  el  juez  de  la  causa,  el 

trabajador  tendrá  derecho  al  pago  de  la  indemnización  sustitutiva  del  aviso 

previo  además  de  la  indemnización  por  años  de  servicios,  incrementada 

esta última de la siguiente forma: 

a)  en  un  30%,  si  el  juez  declara  que  la  aplicación  de  la  causal  de 

necesidades  de  la  empresa  o  desahucio  ha  sido  improcedente

106

.  En  tal 

caso,  por  razones  obvias  no  operará  la  ficción  legal.  De  todos  modos,  más 

adelante  abordaremos  con  mayor  profundidad  la  situación  que  se  produce 

en  los  despidos  fundados  en  la  causal  de  necesidades  de  la  empresa,  por 

regirse por reglas especiales.  

b)  en  un  50%,  si  el  juez  declara  que  la  aplicación  de  alguna  de  las 

causales  objetivas  de  terminación  del  contrato  –estudiadas  en  el  segundo 

capítulo  de  este  trabajo-  ha  sido  injustificada

107

  o  bien  cuando  el  trabajador 

ha sido despedido sin que se hubiere para el efecto invocado ninguna causa 

legal por parte del empleador

108

                                           

106

  Por  ejemplo,  en  el  caso  de  que  no  se  logre  acreditar  los  motivos  objetivos,  fundados  en 

trastornos económicos serios de la empresa, que justifiquen el despido del trabajador. 

 

107

    Tal  es  el  caso,  por  ejemplo,  que  el  empleador  ponga  término  a  un  contrato  de  plazo  fijo 

que,  en  razón  de  las  ficciones  legales  que  amparan  la  estabilidad  en  el  empleo  consagradas 

en el artículo 159 N° 4, se ha convertido en uno de término indefinido.  

 

108

  Ello  sucederá  tanto  en  el  caso  de  que  se  le  despida  sin  invocación  de  causal  legal  como 

cuando  la  entrega  o  envío  de  la  carta  de  despido  se  efectúa  en  forma  extemporánea 

vulnerando el derecho a la debida defensa del trabajador. 

 


136 

 

c)  en  un  80%,  si  el  juez  declara  que  la  aplicación  de  alguna  de  las 

causales  subjetivas  de  terminación  del  contrato,  ya  estudiadas  y 

contempladas en el artículo 160 del Código del Trabajo, ha sido indebida

109

d)  en  un  100%,  si  el  juez  declara  que  la  aplicación  de  las  causales 

contempladas  en  los  números  1,  5  y  6  del  artículo  160,  ha  sido  indebida  y, 

además,  carente  de  motivo  plausible.  En  tal  caso,  una  vez  que  el  juez 

declara  que  el  despido  ha  sido  indebido,  deberá  pronunciarse  respecto  a  si 

dicho despido ha carecido o no de motivo plausible. 

Respecto  a  la  indemnización  por  años  de  servicios  incrementados  en 

la  forma  señalada,  cabe  señalar  en  primer  lugar  que  a  él  sólo  tendrán 

derecho los trabajadores que  hubieren trabajado un año  o más dentro de  la 

empresa,  salvo  que  hubieren  pactado  con  el  empleador  alguna  de  las 

indemnizaciones  convencionales  ya  estudiadas.  En  otras  palabras,  tendrán 

derecho  a  esta  indemnización  aquellos  trabajadores  que,  de  haber  sido 

efectivamente  despedidos  por  una  de  las  causales  contempladas  en  el 

artículo  161  del  Código  del  Trabajo,  hubieren  sido  acreedores  de  la 

indemnización  establecida  en  los  incisos  primero  y  segundo  del  artículo 

163.  

Por  otro  lado,  la  diferencia  porcentual  existente  en  las  distintas 

hipótesis  de  incremento  a  dicha  indemnización  recién  vistas,  obedecen  a  la 

distinta  gravedad  conferida  por  el  legislador  a  las  causales  de  despido 

invocadas, y tiene por objeto que el empleador sólo invoque estas causales, 

consideradas  muy  serias  y  capaces  de  ocasionar  un  grave  perjuicio  al 

trabajador,  en  los  casos  en  que  tenga  la  más  absoluta  certeza  de  su 

veracidad.  

                                           

109

  Es  el  caso,  por  ejemplo,  que  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  que  impone  el  contrato 

efectuado  por  el  trabajador  no  sean  de  la  gravedad  suficiente  para  justificar  o  su  despido;  o 

cuando el trabajador despedido hubiere realizado negociaciones que no tengan relación con el 

giro de la empresa en que presta sus servicios.  


137 

 

A  continuación  analizaremos  algunos  casos  especiales  que  tienen 

lugar cuando el despido es declarado injustificado, indebido o improcedente 

por el juez: 

a)  Despido  fundado  en  la  causal  de  necesidades  de  la  empresa, 

establecimiento  o  servicio:  Cuando  el  empleador  invocare  la  causal  de 

necesidades  de  la  empresa  para  despedir  al  trabajador,  la  comunicación 

que  le  entregará  notificándole  de  este  hecho  –la  cual,  como  estudiamos, 

podrá  enviarse  con  o  sin  la  anticipación  de  treinta  días  previos  a  la 

separación  efectiva-,  constituirá  una  oferta  irrevocable  de  pago  de  las 

indemnizaciones que correspondan eventualmente al trabajador, es decir, la 

por años de servicios y sustitutiva del aviso previo. 

La regla general indica que los montos ofertados deberán pagarse en 

un  solo  acto  al  momento  de  extenderse  el  finiquito,  no  obstante  la  ley 

permite  a  las  partes,  mediante  un  acuerdo  ratificado  ante  la  Inspección  del 

Trabajo,  acordar  el  pago  fraccionado  de  dichas  indemnizaciones,  debiendo 

en tal caso consignarse los intereses y reajustes en las cuotas de pago.  

Con  respecto  a  la  oferta  irrevocable  que  debe  efectuar  el  empleador, 

el  legislador  establece  numerosas  reglas  tendientes  a  proteger  el  derecho 

del  trabajador  a  recibir  conforme  los  montos  adeudados.  En  primer  lugar, 

con  respecto  al  fraccionamiento  de  pago,  se  señala  que  el  simple 

incumplimiento del pacto hará inmediatamente exigible el total de la deuda y 

el empleador será sancionado con multa administrativa. 

Por  otra  parte,  el  legislador  se  pone  en  la  situación  de  que  el 

empleador  no  cumpliera  con  el  pago,  otorgando  en  tal  caso  a  la  carta  de 

aviso  de  despido  mérito  ejecutivo  suficiente  para  solicitar  su  cumplimiento 

ante  los  Juzgados  de  Cobranza  Laboral,  pudiendo  en  tal  caso  el  juez 

incrementar  el  monto  adeudado  hasta  en  un  150%.  Es  decir,  el  legislador 


138 

 

sanciona  al  empleador  moroso  disponiendo  la  exigibilidad  del  pago  total  de 

la  deuda,  incrementada  hasta  en  un  150%  de  su  valor,  a  través  de  un 

procedimiento ejecutivo.  

Ahora  bien,  la  discusión  esta  centrada  en  determinar  el  momento 

desde  el  cual  la  carta  de  aviso  se  transforma  en  un  título  ejecutivo,  y  los 

presupuestos  necesarios  para  que  el  juez  pueda  efectuar  el  incremento 

recién señalado.   

Como  ya  lo  estudiamos,  «parte  de  los  nuevos  Tribunales  del  Trabajo  

en  que  rige  la  reforma  (Iquique,  RIT  J-5-2009  y  Valparaíso,  RIT  J-6-2009)

han  interpretado  que  el  sentido  de  la  norma  contenida  en  el  inciso  final  de 

la  letra  a)  del  artículo  169,  es  que  ella  resultaría  aplicable  a  cualquier 

indemnización  ofrecida  en  cartas  de  despido  por  necesidades  de  la 

empresa,  sin  condicionarla  al  acuerdo  de  las  partes  a  que  alude  el  inicio 

inmediatamente  anterior  y  otorgándole merito  ejecutivo  sin  previa  extensión 

del  finiquito.  Según  dicho  criterio,  toda  indemnización  ofrecida  en  la  carta 

sería  exigible  inmediatamente,  es  decir,  desde  el  momento  de  la  remisión 

de  la  carta  e  inclusive  en  caso  de  que  el  trabajador  se  niegue  voluntaria  y 

expresamente  a  suscribir  el  finiquito

110

».  Sin  embargo,  no  es  ese  el  criterio 

seguido por la Excma. Corte Suprema

111

, la cual señala invariablemente que 

                                           

110

 ALVARADO P., Christian. El mérito ejecutivo… Ob cit. p. 2. 

 

111

 En tal sentido, pueden citarse los siguientes fallos de la Excma. Corte Suprema: 

 

Al  haber  condenado  el  tribunal  de  segunda  instancia  a  la  demandada,  al  pago  de  los 

resarcimientos  por  término  injustificado  de  la  relación  laboral  con  un  recargo  de  150  %, 

sustentado  en  lo  dispuesto  en  el  artículo  169  letra  a)  del  Código  del  Trabajo,  incurrió  en  una 

errónea  interpretación  y  aplicación  de  dicho  precepto,  por  cuanto  tal  aumento  fue  concebido 

por el legislador, por un lado, como una sanción para el empleador que, existiendo un acuerdo 

entre  las  partes  en  torno  a  la  oferta  de  pago  extendida  por  éste  con  ocasión  del  término  del 

vínculo  -tanto  en  el  monto  como  la  forma  de  solución  del  mismo-,  lo  incumple,  dejando  al 

dependiente  que  aceptó  el  hecho  del  despido  en  total  indefensión  y  además,  el  mencionado 

recargo  se  erige  como  un  mecanismo  de  presión  para  obtener  su  pago,  sin  acudir  a  la  vía 

judicial para ello (Corte Suprema, fecha 23.01.08, ROL Nº 4814-07).  

 


139 

 

la sola remisión de la carta no permitiría generar acción ejecutiva ni otorgar 

                                                                                                                            

La  oferta  que  hace  el  empleador  contenida  en  la  carta  de  despido,  lo  obliga,  haciéndola 

irrevocable,  en  la  medida  que  el  destinatario  de  ella  -el  trabajador-  la  acepte  expresa  o 

tácitamente, en cuyo caso, se forma el consentimiento y nace la obligación para el oferente de 

pagar  al  trabajador  cada  uno  de  los  montos  explicitados  en  la  carta  que  la  contiene.  Por  otra 

parte, si existe, disidencia al respecto, el ofrecimiento será rechazado y se entiende que nunca 

se  efectuó  (conforme  al  artículo  169,  en  relación  con  el  artículo  161,  ambos  del  Código  del 

Trabajo).  Esta  es  precisamente  la  situación  que  ha  ocurrido,  toda  vez  que,  la  demandante 

interpuso  el  libelo,  discutiendo  la  justificación  y  procedencia  de  la  causal  invocada  por  el 

empleador para el término de la relación laboral, sustrayendo de este modo, la controversia del 

ámbito de la aplicación del procedimiento establecido en la letra a) del artículo  169 del Código 

del Trabajo (Corte Suprema, fecha 22.05.08, ROL Nº 1347-08).  

 

El  actor,  discute  una  mayor  antigüedad  en  la  prestación  de  servicios  para  la  demandada.  Por 

ello y antes de la fecha fijada para el término de la relación laboral, recurre al Tribunal y previo 

al  ejercicio  de  la acción  para  reclamar  de  estas  prestaciones  (pago  de  indemnización  por  años 

de  servicio  y  cotizaciones  previsionales  supuestamente  adeudadas),  como  garantía  de  la 

misma,  deduce  una  medida  prejudicial  precautoria.  De  ese  modo,  no  habiendo  aceptado  el 

actor  la  oferta  irrevocable  de  pago  del  empleador,  no  corresponde  aplicar  lo  dispuesto  en  el 

artículo  169,  letra  a)  del  Código  del  Trabajo,  pues  no  existe  el  incumplimiento  allí  exigido.  El 

aumento  fue  concebido  por  el  legislador,  por  una  parte,  como  una  sanción  para  el  empleador 

que,  existiendo  acuerdo  entre  las  partes  en  torno  a  la  oferta  de  pago  extendida  por  éste  con 

ocasión  del  término  de  dicho  vínculo  -tanto  en  el  monto  como  en  la  solución  del  mismo-  lo 

incumple  dejando  al  dependiente  en  total  indefensión;  y  por  la  otra,  porque  el  mencionado 

recargo  se  erige  como  un  mecanismo  de  presión  para  obtener  su  pago  sin  acudir  a  la  vía 

judicial.  En  consecuencia,  sólo  es  posible  otorgar  la  indemnización  por  años  de  servicios,  sin 

incremento  alguno  desde  que  tampoco  impugnó,  el  trabajador,  la  causal  de  término  de  los 

servicios (Corte Suprema, fecha 13.11.08, ROL Nº 5763-08). 

 

 

En  la  especie,  entre  los  litigantes  no  existió  acuerdo  íntegro  para  los  efectos  de poner  término 

a  la  relación  laboral,  por  lo  tanto,  no  ha  resultado  aplicable  el  procedimiento  establecido  en  el 

artículo  169    del  Código  del  Trabajo,  ya  que  el  mismo  parte  del  supuesto  de  la  existencia  de 

acuerdo  total  entre  los  involucrados,  quienes  proceden  a  firmar  el  respectivo  finiquito  y, 

posteriormente,  el  empleador  no  cumple  con  las  obligaciones  que  generó  al  concurrir  a  la 

suscripción  del  instrumento.  En  ese  evento,  nace  para  el  trabajador  la  acción  prevista  en  la 

norma  de  que  se  trata,  conclusión  a  la  que  también  se  arriba  sobre  la  base  de  la  necesaria 

certeza  jurídica  que  debe  asistir  a  los  partícipes  de  una  relación  regida  por  la  ley,  por  cuanto, 

entender  que con  la  simple  oferta  contenida  en  la  carta  de  despido  se  formó  el  consentimiento 

necesario,  sin  que  medie  la  aceptación  pertinente  del  destinatario,  con  la  subsecuente 

suscripción  del  finiquito,  se  entrega  al  arbitrio  de  los  involucrados  los  términos  en  que  ha  de 

finalizar  la  relación  laboral.  En  el  caso,  resultó  improcedente  sancionar  al  demandado  con  el 

incremento  previsto  en  el  artículo  169  letra  a)  del  Código  del  Trabajo,  ya  que,  si  bien  la 

trabajadora  demandó  las mismas  cantidades  que  le fueron  ofrecidas  en  su  oportunidad,  lo  que 

denota  el  acuerdo  que  existió  en  tal  aspecto,  no  es  menos  cierto  que  no  se  formó  el 

consentimiento  necesario  para  hacer  nacer  la  obligación,  cuyo  incumplimiento  acarrea  la 

sanción señalada, ya que las partes discordaron en alguna o algunas de las otras obligaciones 

emanadas  de  la  relación  laboral  que  las  unió  y,  por  ello,  no  finiquitaron  dicha  relación.  En 

consecuencia,  al  haberse  decidido  en  la  sentencia  atacada  que  correspondía  aplicar  el 

incremento  establecido  en  el  artículo  169  letra  a)  del  Código  del  ramo,  al  empleador  de  la 

demandante,  se  ha  incurrido  en  el  error  de  derecho  denunciado  por  el  demandado,  por 

equivocada  interpretación  del  sentido  y  alcance  de  dicha  sanción,  de  modo  que  el  presente 

recurso debe ser acogido (Corte Suprema, fecha 17.03.09, ROL Nº 7700-08). 

 

 


140 

 

el  incremento  legal  del  150%,  siendo  necesario  para  ello  la  existencia 

previa de un acuerdo entre las partes en torno a la oferta de pago extendida 

por  el  empleador  con  ocasión  del  término  del  vínculo,  tanto  respecto  al 

monto  como  a  la  forma  de  solución  del  mismo  o,  en  otras  palabras,  que  el 

trabajador, suscribiendo el respectivo finiquito, haga aceptación de la oferta 

contenida en la carta de despido.  

Tiene  el  trabajador,  de  todos  modos,  en  caso  de  estimar 

improcedente  la  aplicación  de  la  causal  de  necesidades  de  la  empresa,  el 

derecho  a  recurrir  ante  el  Tribunal  competente  de  la  forma  ya  estudiada  al 

referirnos  a  las  acciones  por  despido  injustificado  en  general.  En  caso  de 

que el juez acoja su pretensión, ordenará el pago de los montos adeudados 

incrementando  el  total  de  la  indemnización  por  concepto  de  años  de 

servicios  en  un  30%;  y  de  rechazarla,  el  trabajador  sólo  tendrá  derecho  a 

las  indemnizaciones  reajustadas  propias  de  la  invocación  de  tal  causal  de 

despido, sin el incremento legal y sin intereses. 

b)  Despido  de  trabajador  acogido  a  licencia  médica:  El  último  inciso 

del artículo 161, referido a las ya estudiadas causales de necesidades de la 

empresa y desahucio, señala que dichas causales “no podrán ser invocadas 

con  respecto  a  trabajadores  que  gocen  de  licencia  por  enfermedad  común, 

accidente  del  trabajo  o  enfermedad  profesional,  otorgada  en  conformidad  a 

las  normas  legales  vigentes  que  regulan  la  materia.”  En  tal  sentido,  el 

legislador es claro en señalar que, a contrario sensu, el trabajador que goce 

de licencia médica sí podrá ser despedido, de darse el caso, por una causal 

de despido distinta.  

Acorde  con  lo  anterior,  reiterada  jurisprudencia  ha  señalado  que  el 

otorgamiento  de  licencias  médicas  al  trabajador  no  le  confiere  fuero,  por  lo 

que  el  despido  del  trabajador  acogido  a  licencia  médica  invocando  alguna 


141 

 

causal  distinta  a  las  contenidas  en  el  artículo  161  será  plenamente  válido, 

sin  perjuicio  de  la  eventual  contienda  generada  por  la  demanda  del 

trabajador solicitando la declaración de ser este improcedente.  

De todas maneras, será válido el despido que se produzca invocando 

la  causal  de  desahucio  y  de  necesidades  de  la  empresa,  sin  perjuicio  de 

que  sus  efectos  se  suspenderán  hasta  el  término  de  la  referida  licencia.  En 

otras  palabras,  una  vez  finalizada  la  licencia  médica  del  trabajador,  el 

despido  producirá  plenamente  sus  efectos  de  poner  fin  al  contrato  de 

trabajo

112

,  y  como  consecuencia  de  lo  anterior,  también  se  producirá  la 

                                           

112

  De  tal  forma  ha  zanjado  el  tema  la  última  jurisprudencia,  descartando  que  la  sanción  para 

ello sea la nulidad o la declaración de ser injustificado el despido:  

 

Que  con  respecto  a  la  situación  del  despido  o  término  del  contrato  de  trabajo,  por  la  causal 

antes  señalada,  de  un  trabajador  amparado  por  una  licencia  médica,  se  debe  tener  presente 

que  el  inciso  final  del  artículo  161  del  Estatuto  Laboral,  en  términos  generales  dispone  que  tal 

causal  no  puede  ser  invocada  con  respecto  a  trabajadores  que  gocen  de  licencia  por 

enfermedad  común.  La  norma  antes  citada,  no  configura  fuero  alguno  a  favor  del  trabajador 

que  hace  uso  de  una  licencia  médica,  pues  como  ha  sido  interpretada  reiteradamente,  lo  que 

ocurre  en  la  especie  es  que  el  despido  realizado  en  las  condiciones  antes  anotadas  no 

produce  su  efecto  natural,  cual  es  poner  término  a  una  relación  contractual  laboral,  sino  que 

dicha  exoneración  se  pospone  o  posterga  hasta  que  concluya  el  descanso  por  tal  enfermedad 

(Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 04.05.09, ROL Nº 4327-08).  

 

La  causal  de  necesidades  de  la  empresa  no  puede  invocarse  para  despedir  trabajadores  que 

gozan  de  licencia  médica  otorgada  en  conformidad  a  las  normas  legales  que  rigen  la  materia. 

En  tal  evento,  los  efectos  del  despido  se  posponen  hasta  la  expiración  de  esa  forma  especial 

de descanso (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 13.07.09, ROL Nº 6961-08). 

 

El  objetivo  perseguido  por el  legislador  en  la  norma  del  inciso  final  del  artículo  161  del  Código 

del Trabajo, en cuanto señala que las causales que en dicha norma se contemplan, no pueden 

ser  invocadas  respecto  de  trabajadores  que  gocen  de  licencia  por  enfermedad  común, 

accidente  del  trabajo  o  enfermedad  profesional  en  conformidad  a  la  ley  -  idéntico  a  la 

disposición  que,  en  igual  sentido,  contempla  el  artículo  23  de  la  ley  Nº  18.469,  que  regula  la 

garantía constitucional de la protección de la salud y crea un régimen de prestaciones de salud 

-  fue  eliminar  la  institución  del  fuero,  que  se  contenía  tanto  en  la  ley  de  medicina  curativa 

como  en  la  de  medicina  preventiva  y  que  se  extendía  por  6  meses  una  vez  expirado  el  plazo 

de  vigencia  de  la  respectiva  licencia  otorgada  al  trabajador.    Durante  el  goce  de  la  protección 

otorgada  por  la  licencia,  que  permite  al  trabajador  ausentarse  del  lugar  de  servicio,  no  puede 

el  empleador  decidir  el  término  del  contrato  por  las  causales  indicadas  en  la  referida 

disposición,  por  constituir  ellas  una  manifestación  de  voluntad  unilateral  de  romper  el  vínculo 

que  lo  une  con  el  trabajador.  Por  lo  mismo,  la  invocación  de  alguna  de  las  disposiciones 

aludidas  en  dicha  norma,  sólo  produce  efectos  una  vez  expirado  el  plazo  de  vigencia  de  la 

respectiva  licencia  por  incapacidad  laboral  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de  Santiago,  fecha 

13.08.09, ROL Nº 9394-08). 

 


142 

 

suspensión del plazo de caducidad de la acción del trabajador, en el sentido 

de  que  el  plazo  de  sesenta  días  hábiles  para  interponer  demanda  ante  el 

tribunal  competente  comenzará  a  transcurrir  sólo  desde  que  dicha  licencia 

haya terminado.  

Encontrándose  vigente  por  tanto  el  contrato  laboral  mientras  el 

trabajador  goza  de  licencia  médica,  aun  cuando  hubiere  sido  despedido,  se 

mantendrán  las  obligaciones  del  empleador  de  seguir  remunerando,  y  en 

caso  de  que  este  no  lo  haga,  el  trabajador  podría  recurrir  a  la  figura  del 

despido  indirecto,  terminando  el  contrato  de  trabajo  por  el  no  cumplimiento 

por  parte  del  empleador  de  las  obligaciones  contenidas  en  el  contrato  de 

trabajo.  

c)  Despido  de  trabajador  inválido:  El  artículo  161  bis  del  Código  del 

Trabajo,  introducido  por  la  ley  N°  19.759  del  año  2001  que,  a  la  vez, 

suprimió  del  artículo  161  la  falta  de  adecuación  laboral  del  trabajador, 

dentro  de  la  cual,  jurisprudenciálmente,  se  entendía  comprendida  su 

invalidez  como  causal  de  caducidad  del  contrato,  señala  que  “la  invalidez, 

total  o  parcial,  no  es  justa  causa  para  el  término  del  contrato  de  trabajo.  El 

trabajador  que  fuere  separado  de  sus  funciones  por  tal  motivo,  tendrá 

derecho  a  la  indemnización  establecida  en  los  incisos  primero  o  segundo 

del  artículo  163,  según  correspondiere,  con  el  incremento  señalado  en  la 

letra b) del artículo 168.”   

Como  se  desprende  de  su  lectura,  dicha  norma  no  establece  una 

prohibición de despedir  al trabajador por  alguna  de  las  causales contenidas 

en  los  artículos  159,  160  o  161  del  Código  del  Trabajo,  sino  que  impide  al 

empleador  poner  término  al  contrato  fundándose  exclusivamente  en  la 

invalidez  del  trabajador,  señalando  a  su  vez  que,  de  ser  así,  deberá 

indemnizar al trabajador con la indemnización legal o convencional por años 


143 

 

de servicios con un recargo del 50%. En otras palabras, el empleador podrá 

legítimamente  invocar  alguna  de  las  causales  señaladas  en  la  ley  para 

proceder  al  despido  del  trabajador  inválido,  sin  perjuicio  del  derecho  del 

trabajador de solicitar la declaración de ser este despido injustificado por no 

configurarse realmente la causal

113

.   

d)  Despido  por  conductas  de  acoso  sexual:  Con  respecto  a  esta 

causal, vale recordar que la Ley 20.005, del año 2005, tipificó y sancionó el 

acoso  sexual  en  las  relaciones  de  trabajo,  incorporando,  entre  otras 

disposiciones,  una  nueva  causal  de  despido  en  el  número  primero,  letra  b), 

del  artículo  160  del  Código,  la  cual  permite  al  empleador  poner  término,  sin 

derecho  a  indemnización,  al  contrato  del  trabajador  que  incurre  en 

conductas de acoso sexual respecto a sus compañeros de labores, es decir, 

                                           

113

  Así  lo  ha  entendido  la  jurisprudencia  de  la  Dirección  del  Trabajo  en  los  siguientes 

dictámenes: 

 

1)  No  procede  que  el  empleador  invoque  como  justa  causa  del  despido  del  trabajador  la 

circunstancia  de  haberse  acogido  éste  a  pensión  de  invalidez,  no  obstante  lo  cual,  si  en  el 

hecho  ello  ocurre  deberá  indemnizar  el  término  del  contrato,  como  también  debe  hacerlo  si 

invoca  la  causal  de  necesidades  de  la  empresa,  establecimiento  o  servicio  ,  o  desahucio,  en 

los  casos  que  la  ley  lo  posibilita  ,  o  si  aplica  cualquiera  de  las  causales  de  caducidad  del 

artículo  160,  por  conducta  imputable  al  trabajador  y  el  juez  acoge  la  reclamación  de  éste  por 

ser  improcedente,  injustificado  o  indebido  el  despido.    5)  No  hay  resguardo  legal  específico 

para  evitar  que  el  empleador  invoque  alguna  causal  legal  de  término  de  contrato,  de 

configurarse  en  la  práctica,  respecto  del  pensionado  o  jubilado,  que  no  sea  la  propia 

circunstancia  de  haber  obtenido  pensión  o  jubilación  por  invalidez,  y  la  garantía  general  que 

adopta la legislación en orden a que se haya configurado en la realidad alguna de las causales 

previstas  precisamente  por  la  ley  para  tales  efectos  y  que  en  caso  de  reclamación  del 

trabajador,  y  de  obtener  en  el  juicio  correspondiente,  se  le  obligue  al  pago  de  las  respectivas 

indemnizaciones (Dictamen Dirección del Trabajo N°  4343/166 de fecha 20.10.03).   

 

1)  El  trabajador  pensionado  de  invalidez  que  continúe  laborando  está  obligado  a  asistir  al 

trabajo  y  el  empleador  al  pago  de  la  remuneración  convenida,  dado  que  la  obtención  de 

pensión de invalidez  no es causal de terminación de contrato, pudiendo emplear su capacidad 

residual  de  trabajo,  por  lo  que  si  no  asiste  a  trabajar  el  empleador  tampoco  está  obligado  a 

remunerarlo.  2)  Si  el  pensionado  de  invalidez  del  D.L.  3.500,  de  1980,  no  concurre  a  laborar 

una  vez  obtenida  la  pensión,  no  habiendo  renunciado  a  su  contrato  de  trabajo  ni  puesto 

término  al  mismo  de  mutuo  acuerdo  con  el  empleador,  podría  incurrir  en  infracción  a  sus 

obligaciones  y  en  causal  de  despido,  sin  perjuicio  de  lo  que  puedan  decidir  en  definitiva  los 

Tribunales de Justicia sobre  justificación de la inasistencia (Dictamen Dirección del Trabajo N° 

3458/178 de fecha 21.10.2002)


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf