Página principal



 Trabajador despedido adeudándosele cotizaciones previsionales

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

 Trabajador despedido adeudándosele cotizaciones previsionales





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página5/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
3.3.2. Trabajador despedido adeudándosele cotizaciones previsionales. 

 

En  caso  de  que  al  momento  del  despido  el  empleador  no  hubiere 

efectuado  el  pago  íntegro  de  las  cotizaciones  previsionales  que  le 

correspondan  al  trabajador,  y  no  acreditare  haber  pagado  las  cotizaciones 

devengadas  hasta  el  último  día  del  mes  anterior,  adjuntando  para  ello  los 

comprobantes  que  lo  justifiquen,  dicho  despido  no  producirá  el  efecto 

normal  de  poner  término  a  la  relación  laboral  en  cuanto  a  la  obligación  de 

remunerar  que  tiene  el  empleador  con  el  trabajador,  sino  hasta  que  se 

verifique  el  hecho  de  haberse  enterado  íntegramente  las  cotizaciones 

previsionales  pendientes.  En  otras  palabras,  el  no  pago  de  las  cotizaciones 

devengadas  y  no  pagadas  al  trabajador  conlleva  al  nacimiento,  o 

permanencia,  de  la  obligación  del  empleador  de  pagar  todas  las 

remuneraciones  y  cotizaciones  previsionales  que  se  hagan  exigibles  en  el 

tiempo  que  media  entre  el  despido  declarado  nulo  y  su  convalidación 

mediante el pago de los montos adeudados. 

Cabe  señalar  que  esta  obligación,  introducida  por  la  Ley  19.631  del 

año  1999,  y  denominada  también  “Ley  Bustos”  en  homenaje  a  su  autor,  el 

                                                                                                                            

impune,  el  plazo  o  condición  fijados  de  consuno  para  el  término  de  la  relación  laboral  (Iltma. 

Corte de Apelaciones de Antofagasta, fecha 11.04.08, ROL Nº 3-08). 

 

No  procede,  además  del  pago  de  las  remuneraciones  que  dejó  de  percibir  el  trabajador,  en 

virtud  del  término  anticipado  e  injustificado  del  contrato  por  obra  o  faena,  el  pago  de  la 

indemnización  sustitutiva  del  aviso  previo.  Ambas  resarcen  de  la  inmediatez  de  la  pérdida  del 

empleo,  el  pago  de  remuneraciones  se  otorgan  a  título  de  lucro  cesante  por  el  término 

anticipado  del  contrato,  y  la  indemnización  sustitutiva  se  otorga  por  la  falta  del  aviso  previo. 

Así,  al  otorgarse  ambas  conjuntamente,  se  está  otorgando  un  doble  pago  por  un  mismo 

periodo, situación que contraría el sentido del artículo 162 del Código del Trabajo, el cual tiene 

por  objeto  procurar  al  trabajador  a  cuyo  contrato  se  le  ha  dado  término,  con  los  recursos 

suficientes  para  que  pueda  en  un  tiempo  razonable,  ingresar  nuevamente  al  mundo  laboral 

(Corte Suprema, fecha 08.07.08, ROL Nº 2811-08).

 

 

 


148 

 

fallecido Diputado y Dirigente Sindical Manuel Bustos Huerta, se aplica para 

cualquier  tipo  de  despido,  incluidos  los  temporeros  y  trabajadores  de  casa 

particular;  y  si  bien  la  sanción  para  el  empleador  afecta  la  validez  del 

despido del trabajador, la nulidad de que se trata es una nulidad impropia o 

sui  generis,  dado  a  que  sus  efectos  no  son  asimilables  a  la  nulidad 

contemplada  en  el  Código  Civil  ni  a  la  nulidad  laboral  del  despido  de  los 

trabajadores aforados.  

En  efecto,  dicha  sanción  no  implica  la  obligación  del  empleador  de 

reincorporar al dependiente en sus labores habituales, sino que importa una 

suspensión  relativa  de  los  efectos  del  contrato,  dejando  sólo  vigente  la 

obligación  de  remunerar  al  trabajador  por  los  servicios  prestados,  aun 

cuando  no  los  estuviere  prestando  efectivamente.  En  otras  palabras,  se 

trata  de  una  sanción  de  carácter  meramente  económico,  pues,  ni  supone 

que  el  trabajador  continúe  laborando  -prestación  que  es  de  la  esencia  del 

contrato  de  trabajo-,  ni  tampoco  supone  que  se  sigan  devengando 

obligaciones  del  empleador  de  efectuar  cotizaciones  previsionales  y  de 

salud  durante  tal  período;  es  decir,  que  el  incumplimiento  del  pago  de  las 

cotizaciones  previsionales  y  la  declaración  judicial  de  ser  el  despido  nulo 

por  este  hecho,  no  obsta  a  la  terminación  del  contrato  de  trabajo,  el  cual 

expira  independiente  de  lo  recién  considerado,  con  la  salvedad  de  que  se 

mantienen  vigentes  ciertas  obligaciones  y  derechos  propias  de  este,  como 

es  el  pago  de  la  remuneración  al  trabajador  por  parte  del  empleador;  y  es 

por  tal  razón  que  la  jurisprudencia  de  nuestros  Tribunales  reiteradamente 

ha  señalado  que  la  acción  deducida  para  que  se  declare  la  nulidad  del 

despido  y  la  acción  ejercida  para  la  declaración  de  ser  este  injustificado, 

indebido o improcedente, no son en caso alguno incompatibles

118

                                           

118

 De tal forma lo demuestran los siguientes fallos: 

 


149 

 

En cuanto al ejercicio de la acción de nulidad del despido por no pago 

de  cotizaciones  previsionales,  esta  deberá  interponerse  ante  el  Juzgado  de 

Letras  del  Trabajo  competente  dentro  del  plazo  de  seis  meses  desde  la 

suspensión  de  los  servicios,  según  lo  señalado  en  el  inciso  tercero  del 

artículo 510 del Código del Trabajo.  

                                                                                                                            

La  acción  de  nulidad  de  despido  y  la  de  despido  injustificado  no  son  incompatibles,  pues  el 

instituto  legal  de  la  convalidación  no  se  equipara  con  la  nulidad  absoluta  que  impera  en  el 

derecho  privado;  se  trata  de  un  mecanismo  especialmente  elaborado  por  el  legislador  para 

hacer  respetar  los  derechos  del  trabajador  en  lo  tocante  a  la  seguridad  social,  sin  que  ello 

importe  dejar  de  lado  el  resguardo  propio  del  principio  de  estabilidad  en  las  relaciones 

laborales,  con  los  consiguientes  resarcimiento  sancionatorios  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de 

Santiago, fecha 10.04.08, ROL Nº 3178-07).

  

 

No  existe  incompatibilidad  alguna  entre  la  nulidad  del  despido  y  el  despido  injustificado,  toda 

vez que la primera no produce el efecto que normalmente se le atribuye a esta institución, sino 

que  solo  implica  una  sanción  aplicada  al  empleador  moroso  de  cotizaciones  previsionales,  en 

cambio,  el  despido  injustificado,  es  una  calificación  del  despido  realizado  por  el  empleador, 

con  el  objeto  de  hacer  exigibles  las  indemnizaciones  que  la  ley  establece.  No  obstante  lo 

anterior,  siendo  el  despido  nulo  e  injustificado,  no  es  posible  indemnizar  dos  veces  por  el 

mismo hecho, en consecuencia, debe ser rechazada la petición de la indemnización sustitutiva 

de aviso previo conjuntamente con las remuneraciones que les corresponden por el tiempo que 

trabajó  para  su  empleadora  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de  Santiago,  fecha  03.03.08,  ROL  Nº 

6-08). 

 

La  acción  de  despido  y  la  de  nulidad  de  despido  son  plenamente  compatibles,  porque  la 

primera  persigue  establecer  si  el  término  del  contrato  ha  sido  justificado  o  no,  y  la  segunda 

busca  sancionar  la  mora  previsional  en  que  ha  incurrido  el  empleador,  de  lo  que  fluye  que 

tienen causas de pedir y cosa pedida distinta. En consecuencia, si no se ha acreditado el pago 

de  las  cotizaciones  previsionales  de  parte  del  empleador,  procede  acoger  la  acción  de  nulidad 

de  despido  y  sancionar  con  el  pago  de  las  remuneraciones  y  demás  prestaciones 

correspondientes,  desde  la  fecha  de  la  separación  hasta  la  convalidación  del  despido,  con  el 

límite  de  seis  meses  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de  Santiago,  fecha  01.12.08,  ROL  Nº  2616-

08). 

 

La  acción  de  nulidad  de  despido  es  una  sanción,  consistente  en  restar  eficacia  al  despido 

cuando  el  empleador  no  ha  efectuado  el  íntegro  pago  de  las  cotizaciones  previsionales  del 

trabajador,  puesto  que  si  bien  el  trabajador  queda  realmente  separado,  la  exoneración  se 

entiende  pendiente,  pasando  a  constituir  una  especie  de  condición  suspensiva  el  pago  de  las 

cotizaciones  y  su  forma  de  comunicación.  Se  trata  de  un  mecanismo  especialmente  elaborado 

por  el  legislador  para  hacer  respetar  los  derechos  del  trabajador  en  lo  tocante  a  la  seguridad 

social,  sin  que  ello  importe  dejar  de  lado  el  resguardo  propio  del  principio  de  la  estabilidad  en 

las  relaciones  laborales,  con  los  consiguientes  resarcimientos  sancionatorios,  es  decir,  al 

despido  que  se  aprecie  injustificado  operan  las  indemnizaciones  consecuentes,  de  lo  que  se 

infiere  que  la  acción  de  nulidad  de  despido  y  la  de  despido  injustificado  no  son 

incompatibles (Iltma. Corte de Apelaciones de Valparaíso, fecha 22.05.09, ROL Nº 215-09). 

 


150 

 

Cabe  señalar  que,  con  anterioridad  a  la  dictación  de  la  Ley  Nº 

20.194

119

,  los  Tribunales  de  Justicia  interpretaban  que  el  plazo  de  seis 

meses  referido  importaba  que  la  obligación  de  pagar  las  remuneraciones 

devengadas,  por  efecto  de  un  despido  declarado  nulo,  se  limitaba  a  dicho 

plazo,  es  decir,  que  la  obligación  del  empleador  consistente  en  el  pago  de 

las  prestaciones  laborales  a  favor  del  trabajador,  con  motivo  de  las 

remuneraciones  que  se  hubieren  devengado  con  posterioridad  al  despido, 

tenía  como  límite  el  lapso  máximo  de  seis  meses  desde  la  separación  del 

trabajador de sus funciones.  

Lo  anterior  fue  corregido  a  través  de  una  interpretación  auténtica 

efectuada  por  la  ley  en  comento,  debido  a  que  la  interpretación  judicial 

predominante  claramente  contrariaba  el  propósito  de  los  autores  de  las 

leyes  19.631  y  19.844.  De  esta  forma,  se  distinguió  con  claridad  entre  el 

plazo establecido para iniciar la acción o derecho del artículo 162, el cual es 

de  seis  meses  como  expresamente  lo  señala  el  artículo  510,  y  por  otra 

parte,  del  alcance  de  la  sanción  que  dicho  artículo  establece,  el  cual  no 

tiene  tope  alguno,  debiendo  el  empleador  pagar  el  total  de  las 

remuneraciones  mensuales  que  se  devenguen  mientras  no  se  convalide  el 

despido,  independiente  de  la  cantidad  de  meses  que  hubiesen  transcurrido 

entre el despido y dicha convalidación

120

.  

                                           

119

 Publicada en el Diario Oficial el 07 de Julio de 2007.  

 

120

 Después de la dictación de la ley, los Tribunales han corregido el sentido interpretado, de la 

siguiente manera: 

 

Conforme a la interpretación del artículo 162 inciso 5º del Código del Trabajo, hecha por la Ley 

Nº  20.194  –07.07.2007–,  el  pago  al  que  está  obligado  el  empleador  moroso  en  el  pago  de 

cotizaciones  previsionales,  comprende  la  totalidad  del  período  de  tiempo  que  media  entre  la 

fecha  del  despido  y  la  fecha  de  envío  o  entrega  de  la  comunicación  mediante  la  cual  el 

empleador  informa  al  trabajador  que  ha  solucionado  su  pago,  con  las  formalidades  legales, 

rigiendo  el  plazo  de  prescripción  de  seis  meses  del  artículo  480  inciso  3º  del  Código  del 

Trabajo,  solo  para  los  efectos  de  interponer  la  demanda.  De  esta  forma,  la  nulidad  de  despido 

no queda restringida al pago de seis meses de remuneraciones, desde que la ley interpretativa 

se  entiende  incorporada  al  artículo  162,  afectando  los  juicios  en  que  no  hubiere  habido 


151 

 

Ahora  bien,  con  respecto  a  la  convalidación  del  despido  es  preciso 

recalcar  lo  establecido  en  el  inciso  sexto  del  artículo  162  del  Código  del 

Trabajo:  “Con  todo,  el  empleador  podrá  convalidar  el  despido  mediante  el 

pago  de  las  imposiciones  morosas  del  trabajador,  lo  que  comunicará  a  éste 

mediante carta certificada acompañada de la documentación emitida por las 

instituciones  previsionales  correspondientes,  en  que  conste  la  recepción  de 

dicho  pago.”  Asimismo,  el  inciso  octavo  del  mismo  artículo  señala  que  “los 

errores u omisiones en que se incurra con ocasión de estas comunicaciones 

que  no  tengan  relación  con  la  obligación  de  pago  íntegro  de  las 

                                                                                                                            

sentencia ejecutoriada en el tiempo intermedio (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 

25.07.08, ROL Nº 5537-07).  

 

Según  disponía  el  artículo  162  del  Código  del  Trabajo,  con  la  modificación  introducida  por  la 

Ley  Nº  19.631,  si  al  momento  de  disponerse  el  término  del  contrato  de  trabajo, se  encontraran 

impagas  las  cotizaciones  de  seguridad  social,  el  empleador  estará  afecto  a  una  sanción 

pecuniaria  consistente  en  el  pago  de  las  remuneraciones  al  trabajador,  desde  la  fecha  del 

despido  hasta  la  convalidación  de  éste.  Luego,  los  Tribunales  Superiores  de  Justicia 

interpretaron  que  la  sanción  pecuniaria  establecida  en  el  artículo  162  del  Código  del  Trabajo, 

tenía cómo tope máximo seis meses de remuneración, de forma que resultara coherente con el 

plazo  de  prescripción  establecida  en  el  artículo  480  del  Estatuto  Laboral.  Sin  perjuicio  de  lo 

anterior,  del  artículo  1º  de  la  Ley  Nº  20.194,  que  interpreta  el  inciso  7º  del  artículo  162  del 

Código  del  Trabajo,  se  deduce  que  la  obligación  del  empleador  de  pagar  las  remuneraciones, 

como  sanción  al  no  pago  de  cotizaciones  previsionales  a  la  fecha  del  despido,  debe 

Interpretarse  con  independencia  el  plazo  de  prescripción  de  seis  meses  establecida  en  el 

artículo  480  del  Código  del  Trabajo,  la  que  sólo  debe  aplicarse  respecto  de  la  oportunidad  de 

la interposición de la demanda respectiva, en consecuencia, no existe tope alguno a la sanción 

pecuniaria  aplicada  al  empleador,  quien  deberá  pagar  las  remuneraciones  mientras  no 

convalide  el  despido,  independiente  de  la  cantidad  de  meses  que  hubiesen  transcurrido  entre 

el  despido  y  dicha  convalidación.  Por  otro  lado,  cabe  señalar  que  de  acuerdo  al  artículo  9º 

inciso  2º  del  Código  Civil,  lo  establecido  en  el  artículo  1º  de  la  Ley  Nº  20.194,  rige  desde  la 

vigencia  de  la  norma  legal  interpretada  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de  Concepción,  fecha 

10.10.08, ROL Nº 226-08). 

 

Que,  por  otra  parte,  los  antecedentes  relativos  al  establecimiento  de  la  mencionada  ley 

N°20.194,  denotan  claramente  que  su  artículo  1°  tuvo  por  finalidad  precisa  innovar  en  el 

alcance  asignado  por  la  jurisprudencia  de  esta  Corte  Suprema  a  la  norma  interpretada  y, 

específicamente,  eliminar  la  limitación  a  seis  meses  del  tiempo  durante  el  cual  el  empleador 

debe  seguir  remunerando  al  trabajador  que  despidió  sin  estar  al  día  en  el  entero  de  sus 

cotizaciones previsionales. Así resulta, en especial, del examen del Informe de la Comisión del 

Trabajo  y  Seguridad  Social  de  la  Cámara  de  Diputados,  de  14  de  septiembre  de 2004,  recaído 

en  el  proyecto  de  ley  iniciado  por  moción  de  diversos  parlamentarios  y  de  las  intervenciones 

de  los  diputados  que  participaron  en  la  discusión  del  proyecto  en  la  sesión  de  la  misma 

Cámara  de  13  de  octubre  de  2004,  en  que  fue  aprobado  en  primer  trámite  constitucional;  ya 

que  en  el  Senado  la  iniciativa  fue  sancionada  sin  mayor  discusión  (Corte  Suprema,  fecha 

30.11.09, ROL Nº 7211-09).  

 


152 

 

imposiciones  previsionales,  no  invalidarán  la  terminación  del  contrato,  sin 

perjuicio  de  las    sanciones  administrativas  que  establece  el  artículo  506  de 

este Código.” 

En concordancia con ello, y en armonía con el propósito de la norma, 

numerosa  jurisprudencia  ha  dictaminado  que  el  no  envío  de  esta 

comunicación  no  obsta  a  que  el  despido  se  convalide,  siempre  y  cuando  se 

encuentren  efectivamente  canceladas  las  cotizaciones  previsionales 

adeudadas. Dicha omisión, en tal caso, importará sólo una infracción laboral 

sancionable administrativamente

121

Existiendo  entonces  claridad  respecto  al  momento  hasta  el  cual  el 

empleador  se  encuentra  obligado  a  continuar  con  su  obligación  de 

remunerar  al  trabajador  despedido  en  caso  de  que  dicho  despido  sea 

declarado  nulo  por  sentencia  judicial,  vale  hacer  presente  otro  punto  no 

totalmente  zanjado  por  la  jurisprudencia  de  nuestros  Tribunales,  referido  al 

momento  en  que  se  inicia  o  genera  dicha  obligación  cuando  la  existencia 

misma de la relación laboral es un hecho controvertido en el juicio, como en 

el  caso  en  que  el  empleador  niegue  total  o  parcialmente  el  hecho  de  haber 

                                           

121

 En tal sentido, puede citarse el siguiente fallo de la Excma. Corte Suprema: 

 

El  artículo  162  del  Código  del  Trabajo  estableció  un  requisito  adicional  para  que  el  despido 

pueda  perfeccionarse  válidamente,  consistente  en  que  el  empleador  debe  haber  efectuado  las 

cotizaciones previsionales hasta el último día del mes anterior al del despido e informar de ello 

al  trabajador.  En  conformidad  con  lo  anterior,  si  el  empleador  efectuó  el  integro  de  las 

cotizaciones  previsionales  del  trabajador  con  anterioridad  a  su  despido,  aunque  no  lo  hubiere 

comunicado,  el  despido  sigue  siendo  igualmente  válido,  pues  lo  que  la  norma  busca  es 

proteger  a  los  trabajadores  a  quienes  se  le  han  descontado  de  sus  remuneraciones  las 

cotizaciones  y  no  se  les  ha  enterado  en  los  organismos  pertinentes.  En  otros  términos,  si  no 

existe  deuda  previsional  pendiente,  no  corresponde  aplicar  la  sanción  de  nulidad  de  despido, 

constituyendo 

la 

falta 

de 

comunicación 

sólo 

una 

infracción 

laboral 

sancionable 

administrativamente. De esta manera, cuando la sentencia impugnada decide que, no obstante 

que  el  empleador  pagó  en  forma  íntegra  y  oportuna  las  cotizaciones  del  trabajador 

demandante,  pero  debido  a  la  falta  de  comunicación  del  estado  de  las  mismas  éste  debía  ser 

sancionado  con  el  pago  de  las  remuneraciones  y  demás  prestaciones  correspondientes,  entre 

la  fecha  del  despido  y  la  fecha  en  que  se  acreditó  en  el  proceso  el  pago  de  las  referidas 

cotizaciones,  se  ha  infringido  el  artículo  162  del  Código  del  Trabajo  (Corte  Suprema,  fecha 

09.10.08, ROL Nº 5135-08).  

 


153 

 

el  trabajador  prestado  servicios  para  su  empresa  mediante  un  contrato  de 

trabajo.  

Al  respecto,  existen  dos  posiciones;  una  de  las  cuales  confiere  a  la 

sentencia  ejecutoriada  que  declara  la  existencia  de  la  relación  laboral  el 

carácter  de  constitutiva,  es  decir,  que  constituye  derechos  que  con 

anterioridad a ella no existían.  En tal sentido, es la sentencia la que crea o 

hace nacer a la vida del derecho las acciones del trabajador desde la época 

de  su  dictación,  por  tanto  la  mora  del  empleador  en  el  pago  de  las 

cotizaciones  del  trabajador  no  puede  sino  producirse  desde  que  dicha 

sentencia se encuentra ejecutoriada

122

                                           

122

  De  tal  forma  ha  fallado  mayoritariamente  los  Tribunales  Superiores  de  Justicia,  como 

aparece en los siguientes fallos: 

 

La  sanción  pecuniaria  establecida  en  el  artículo  162  del  Código  del  Trabajo,  consistente  en  el 

pago  de  las  remuneraciones  al  trabajador  por  todo  el  tiempo  en  que  las  cotizaciones  se 

encuentran  impagas,  es  aplicable  respecto  del  empleador  que  realizando  las  retenciones  de 

las  imposiciones  previsionales  respectivas,  no  las  entera  en  las  instituciones  de  seguridad 

social  que  correspondan,  incumpliendo  de  esta  manera  su  rol  de  intermediario  entre  el 

trabajador y dichos organismos, y distrayendo los dineros para finalidades distintas para el que 

fueron  dispuestos.  En  este  caso,  no  correspondía  al  demandado  en  autos  funciones  de 

retención  de cotizaciones de  seguridad  social,  pues su  calidad  de  empleador se  ha  constituido 

sólo  con  la  dictación  de  esta  sentencia,  por  lo  tanto,  no  procede  aplicar  la  sanción  del  artículo 

162  del  Código  del  Trabajo,  pues  no  ha  sido  prevista  para  el  caso  de  autos  (Corte  Suprema, 

fecha 09.09.08, ROL Nº 4219-08). 

 

Que  efectivamente  el  despido  de  que  fue  objeto  el  trabajador  debe  declararse  nulo,  de 

conformidad con lo dispuesto en el artículo 162 del Código del Trabajo, pero sus efectos deben 

generarse  a  partir  de  que  quede  ejecutoriada  esta  sentencia,  ya  que  si  bien  la  obligación  del 

pago  de  las  cotizaciones  previsionales  devengadas  nace  desde  la  existencia  misma  del 

contrato  de  trabajo  y  se  mantiene  durante  toda  su  vigencia,  no  es  de  justicia  exigir  el  pago  de 

las mismas al empleador, cuya buena fe se presume, en la época que ignoraba la presencia de 

dichas 

obligaciones, 

encontrándose, 

por 

ende, 

imposibilitado 

de 

cumplirlas 

por 

desconocimiento  de  ellas,  en  razón  a  lo  que  se  hace  inaplicable  la  sanción  establecida  en  el 

artículo 162 inciso séptimo del Código del Trabajo, únicamente en el período que el empleador 

desconocía  el  contrato  y,  a  diferencia  de  ello,  cuando  existe  la  certeza  que  refleja  una 

sentencia  ejecutoriada  que  produce  cosa  juzgada,  en  relación  a  la  existencia  del  contrato  de 

trabajo.  Que  en  este  sentido,  corresponde  establecer  la  sanción  impuesta  por  la  ley  sólo  a 

partir  de  que  la  sentencia  se  encuentre  ejecutoriada.  Por  consiguiente,  debe  declararse  la 

nulidad del despido y la obligación del empleador, para que produzca efecto el mismo de pagar 

las  cotizaciones  previsionales  hasta  el  último  día  del  mes  anterior  al  del  despido,  desde  que 

quede  ejecutoriada  la  sentencia,  debiendo  pagar  al  trabajador  las  remuneraciones  y  demás 

prestaciones  contenidas  en  el  contrato  de  trabajo  durante  el  período  comprendido  entre  la 

fecha  en  que  quedó  ejecutoriada  esta  sentencia  y  la  fecha  de  envío  o  entrega  de  la 


154 

 

Por  otro  lado,  la  doctrina  jurisprudencial  que  confiere  a  dicha 

sentencia  un  carácter  declarativo  de  una  relación  laboral  preexistente  se 

funda  principalmente  en  que  aceptar  lo  contrario  podría  prestarse  para 

abusos  por  parte  del  empleador,  dado  a  que  le  bastaría  con  negar  la 

existencia de una relación laboral para sustraerse de la obligación impuesta 

por el legislador

123

.  

                                                                                                                            

comunicación  que  acompañe  la  documentación  emitida  por  las  instituciones  previsionales  en 

donde conste la recepción del pago de las cotizaciones previsionales devengadas (Iltma. Corte 

de Apelaciones de Antofagasta, fecha 09.02.09, ROL Nº 252-08).  

 

Si  la  existencia  de  la  relación  laboral  ha  sido  reconocida  por  decisión  judicial,  no  puede 

estimarse  que  el  demandado  se  encontraba  en  mora  de  pagar  las  cotizaciones  previsionales, 

ya  que  para  éste,  en  su  calidad  de  empleador,  no  existía  tal  obligación  pues  entendía  que  la 

relación  que  tenía  con  la  actora  no  se  regía  por  la  legislación  laboral.  En  efecto,  la  sanción 

prevista en el artículo 162 del Código del Trabajo tiene su fundamento original en que quien ha 

asumido  el  rol  de  empleador  ha  realizado  los  pertinentes  descuentos  para  fines  previsionales, 

para  los  efectos  de  enterarlos  en  los  organismos  correspondientes,  actuando  como  un  mero 

agente retenedor e intermediario entre las instituciones que administran fondos de pensiones y 

de  salud  y  el  trabajador,  sin  que  pueda  admitirse  la  distracción  de  esos  fondos  en  finalidades 

diversas (Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, fecha 26.03.09, ROL Nº 4653-08).

 

 

Establecida  la  existencia  de  la  relación  laboral  entre las  partes sólo en  la sentencia,  ella  viene 

a  constituir  los  derechos  del  trabajador  en  calidad  de  tal  desde  la  época  de  su  dictación  y 

posterior  ejecutoriedad,  de  manera  que  los  derechos  como  dependiente  se  han  perfeccionado 

jurídicamente  a  partir  de  esa  época.  Por  ello  es  que  no  puede  concluirse  que  el  empleador 

demandado se haya encontrado en mora en pagar las cotizaciones previsionales a la fecha del 

despido,  por  lo  que  no  le  es  aplicable  el  artículo  162  del  Código  del  Trabajo  y  sancionarlo  al 

pago  de  la  remuneración  y  demás  prestaciones  correspondientes  durante  el  período 

comprendido entre la fecha del despido y la fecha de envío o entrega de la comunicación a que 

alude  el  inciso  6º  de  la  disposición  precitada.  No  obstante  lo  anterior,  conforme  al  artículo  3º 

inciso  2º  de  la  Ley  sobre  Cobranza  Judicial  de  Cotizaciones,  el  empleador  demandado  debe 

pagar  las  cotizaciones  previsionales  por  todo  el  tiempo  servido,  debiendo  al  efecto,  oficiarse  a 

la  entidad  previsional  respectiva  en  la  etapa  que  corresponda  (Iltma.  Corte  de  Apelaciones  de 

Concepción, fecha 30.09.09, ROL Nº 201-09). 

 

123

 En tal sentido pueden citarse los siguientes fallos: 

 

La  obligación  de  pago  de  las  remuneraciones  prevista  en  el  artículo  162  del  Código  del 

Trabajo,  establecida  como  sanción  para  el  empleador  moroso  en  el  pago  de  las  cotizaciones 

previsionales, surge  a  contar  de  la  fecha  del  despido.  Esta  conclusión  no  se  ve  alterada  por  la 

circunstancia  que  la  existencia  de  la  relación  laboral  haya  sido  materia  u  objeto  de 

pronunciamiento  en  el  fallo  del  tribunal  a  quo,  toda  vez  que  éste  tiene  carácter  declarativo,  lo 

que  significa  que  se  limita  a  reconocer  una  situación  preexistente.  En  consecuencia,  la 

realidad  de  la  vinculación  contractual  se  remonta  a  la  época  de  inicio,  razonamiento  que 

también puede predicarse respecto del hecho del despido y de su época de verificación, por lo 

que  se  ajusta  a  derecho  la  decisión  de  condenar  al  empleador,  a  título  de  convalidación  del 

despido,  al  pago  de  las  remuneraciones  devengadas  a  partir  del  día  del  despido  (Iltma.  Corte 

de Apelaciones de Santiago, fecha 17.02.09, ROL Nº 6937-08). 


155 

 

No  obstante  esta  última  postura  jurisprudencial  es  la  que  nos  parece 

más acertada  y acorde con los principios que inspiran  la legislación  laboral, 

es  la  primera  la  que  parece  predominar  últimamente  en  las  decisiones  de 

los Tribunales de Justicia. 

 


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf