Página principal



 Trabajador despedido mientras gozaba de fuero laboral

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

 Trabajador despedido mientras gozaba de fuero laboral





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página6/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
3.3.3. Trabajador despedido mientras gozaba de fuero laboral. 

 

El  fuero  laboral  es  una  calidad  especial  que  la  ley  otorga  a 

determinados  trabajadores  que  impide  al  empleador  despedirlos  mientras 

mantengan  dicha  calidad  de  amparados  o  aforados,  salvo  autorización 

judicial  que  sólo  podrá  ser  concedida  por  las  causas  que  expresamente 

autoriza  la  ley.  Es  decir,  para  poner  término  a  los  contratos  de  estos 

trabajadores,  el  empleador  deberá  primeramente  desaforarlos  mediante  un 

procedimiento 

judicial, 

estando 

obligado 

además 

reincorporar 

inmediatamente  al  dependiente  que  ha  sido  injustamente  separado  de  su 

trabajo.  

En  nuestro  ordenamiento  existen  diversas  disposiciones  legales  que 

consagran  el  fuero  laboral  a  trabajadores  tales  como  directores  sindicales, 

delegados  de  sindicatos  interempresas  o  de  trabajadores  eventuales  o 

                                                                                                                            

 

La  sentencia  en  autos  no  tiene  una  naturaleza  constitutiva  de  derechos,  sino  más  bien 

declarativa,  cuyo  objeto  es  otorgar  certeza  jurídica  acerca  de  la  existencia  o  inexistencia  de 

una  situación  fáctica  o  jurídica  que  es  fundamento  de  la  acción,  la  cual  puede  dar  lugar  a  una 

sentencia de tipo condenatorio. En este sentido, se ha declarado en autos la existencia de una 

relación  jurídica  preexistente  de  carácter  laboral  y  no  civil,  en  cuyo  caso  le  son  aplicables 

ineludiblemente  las  normas  laborales,  dentro  de  las  cuales  se  encuentra  el  artículo  162  del 

Código  del  Trabajo,  no  habiendo  error  alguno  en  la  aplicación  de  la  ley.  Razonar  de  otra 

manera  puede  resultar  lesivo  a  los  derechos  de  los  trabajadores,  pues  basta  que  el  empleador 

niegue  la  existencia  de  una  relación  laboral,  para  sustraerse  de  la  aplicación  de  las  normas 

tutelares  del  Derecho  del  Trabajo  (Voto  disidente  en  sentencia  de  Corte  Suprema,  fecha 

09.09.08, ROL Nº 4219-08).  

 


156 

 

transitorios y directores de federaciones y confederaciones de sindicatos en 

los  que  estas  organizaciones  puedan  constituirse  conforme  a  la  ley,  desde 

la  fecha  de  su  elección  y  hasta  seis  meses  después  de  haber  cesado  en  el 

cargo;  trabajadores  que  sean  candidatos  al  directorio  y  que  reúnan  los 

requisitos  para  ser  elegidos  directores  sindicales,  desde  que  se  comunique 

por escrito al empleador la fecha en que deba realizarse la elección y hasta 

esta  última;  trabajadores  involucrados  en  una  negociación  colectiva  o  en 

una  huelga  legal,  desde  los  diez  días  anteriores  a  la  presentación  del 

proyecto  de  contrato  colectivo  y  hasta  la  suscripción  de  éste  o  notificación 

del  fallo  arbitral,  según  corresponda;  y  a  las  trabajadoras  embarazadas, 

desde  el  inicio  de  su  embarazo  y  hasta  un  año  después  de  expirado  el 

descanso de maternidad. 

Con  respecto  a  dichos  trabajadores,  como  ya  dijimos,  el  despido 

solamente tendrá validez cuando el empleador contare con una autorización 

judicial  previa,  la  cual  podrá  concederse  sólo  en  los  casos  señalados  de 

manera taxativa en el inciso primero del artículo 174 del Código del Trabajo, 

esto  es,  cuando  se  configuran  alguna  de  las  causales  señaladas  en  los 

números  4  y  5  del  artículo  159  y  en  las  del  artículo  160,  todas  ellas  ya 

estudiadas.  

Dicha  autorización  se  tramitará  en  un  juicio  ordinario,  y  el  juez  que 

conoce  de  la  causa  podrá  decretar,  en  forma  excepcional  y  fundadamente, 

la separación provisional del trabajador de sus labores, con o sin derecho a 

remuneración. 

A  continuación  estudiaremos  los  derechos  y  acciones  que 

corresponden  al  trabajador  aforado  que  ha  sido  despedido  sin  previa 

autorización  del  juez  competente,  analizando  los  casos  especiales  que  se 

producen  cuando  el  despido  es  consecuencia  de  prácticas  antisindicales  o 


157 

 

desleales  y  cuando  el  despido  se  ha  efectuado  a  una  trabajadora  que 

gozaba de fuero maternal.  

En el caso general, esto es, cuando un trabajador amparado por fuero 

laboral  es  despedido  sin  que  se  haya  procedido  con  anterioridad  a  su 

desafuero,  este  deberá  efectuar  un  reclamo  ante  la  Inspección  del  Trabajo, 

la  cual  levantará  un  acta  solicitando  expresamente  al  empleador  la 

reincorporación  a  sus  labores  del  trabajador  despedido.  En  caso  de 

incumplimiento,  dicho  órgano  deberá  aplicar  las  multas  administrativas  que 

correspondan  y  el  trabajador  podrá  interponer  una  acción  de  nulidad  del 

despido  ante  el  Juzgado  de  Letras  del  Trabajo  competente  dentro  del  plazo 

de  sesenta  días  hábiles  contados  desde  la  separación,  suspendiéndose 

dicho plazo si se presenta el reclamo ante la Inspección del Trabajo.  

En  caso  de  que  el  juez  acoja  su  demanda,  deberá  ordenar,  de 

acuerdo  a  lo  establecido  en  el  artículo  174  del  Código  del  Trabajo,  la 

inmediata  reincorporación  a  sus  funciones,  ordenando  además  el  pago 

íntegro  de  las  remuneraciones  y  beneficios,  debidamente  reajustados  y  con 

el  interés  señalado  en  el  artículo  173  del  mismo  cuerpo  legal, 

correspondientes al período de suspensión, en el caso de que la separación 

del  trabajador  se  hubiese  decretado  sin  derecho  a  remuneración.  En  tal 

caso,  “el  período  de  separación  se  entenderá  efectivamente  trabajado  para 

todos los efectos legales y contractuales.” 

a) Prácticas antisindicales o desleales: Ahora bien, cuando el despido 

del  trabajador  aforado  se  produce  como  consecuencia  de  prácticas 

antisindicales  o  desleales  por  parte  del  empleador,  entendiendo  por  tales  a 

aquellas  acciones  u  omisiones  que  directa  o  indirectamente  tiendan  a 

impedir  u  obstaculizar  el  ejercicio  de  la  libertad  sindical

124

,  el  procedimiento 

                                           

124

 El artículo 289 del Código del Trabajo señala que especialmente incurren en esta infracción: 


158 

 

de  sanción  se  sustanciará  de  acuerdo  a  las  reglas  señaladas  para  el 

procedimiento  de  tutela  estudiado  en  el  título  anterior,  es  decir,  deberá 

interponerse  la  demanda  dentro  de  sesenta  días  contados  desde  la 

separación del trabajador.  

En  la  primera  resolución  que  dicte  el  juez  de  la  causa,  deberá 

disponer,  “de  oficio  o  a  petición  de  parte,  la  inmediata  reincorporación  del 

trabajador  a  sus  labores  y  el  pago  de  las  remuneraciones  y  demás 

prestaciones  derivadas  de  la  relación  laboral  durante  el  período 

comprendido  entre  la  fecha  del  despido  y  aquélla  en  que  se  materialice  la 

reincorporación, todo ello, bajo  apercibimiento  de  multa de cincuenta a cien 

unidades  tributarias  mensuales”,  señalando  el  día  y  la  hora  en  que  dicha 

resolución  deberá  cumplirse  y  nombrando  al  funcionario  que  la  practicará, 

pudiendo  encargar  dicha  diligencia  a  un  funcionario  de  la  Inspección  del 

Trabajo. 

                                                                                                                            

 

“a)  El  que  obstaculice  la  formación  o  funcionamiento  de  sindicatos  de  trabajadores  negándose 

injustificadamente  a  recibir  a  sus  dirigentes,  ejerciendo  presiones  mediante  amenazas  de 

pérdida  del  empleo  o  de    beneficios,  o  del  cierre  de  la  empresa,  establecimiento  o  faena,  en 

caso  de  acordarse  la  constitución  de  un  sindicato;  el  que  maliciosamente  ejecutare  actos 

tendientes  a  alterar  el  quórum  de  un  sindicato.  Las  conductas  a  que  alude  esta  letra  se 

considerarán  también  prácticas  desleales  cuando  se  refieran  a  los  Comités  Paritarios  de 

Higiene  y  Seguridad  o  a  sus  integrantes;  b)  El  que  se  niegue  a  proporcionar  a  los    dirigentes 

del  o  de  los  sindicatos  base  la  información  a  que  se  refieren  los  incisos  quinto  y  sexto  del 

artículo  315;  c)  El  que  ofrezca  u  otorgue  beneficios  especiales  con  el  fin  exclusivo  de 

desestimular  la  formación  de  un  sindicato;  d)  El  que  realice  alguna  de  las  acciones  indicadas 

en  las  letras  precedentes,  a  fin  de  evitar  la  afiliación  de  un  trabajador  a  un  sindicato  ya 

existente;  e)  El  que  ejecute  actos  de  injerencia  sindical,  tales  como  intervenir  activamente  en 

la organización de un sindicato; ejercer presiones conducentes a que los trabajadores ingresen 

a  un  sindicato  determinado;  discriminar  entre  los  diversos  sindicatos  existentes  otorgando  a 

unos  y  no  a  otros,  injusta  y  arbitrariamente,  facilidades  o  concesiones  extracontractuales;  o 

condicionar  la    contratación  de  un  trabajador  a  la  firma  de  una  solicitud  de  afiliación  a  un 

sindicato  o  de  una  autorización  de  descuento  de  cuotas  sindicales  por  planillas  de 

remuneraciones;  f)  El  que  ejerza  discriminaciones  indebidas    entre  trabajadores  con  el  fin 

exclusivo  de  incentivar  o  desestimular  la  afiliación  o  desafiliación  sindical,  y  g)  El  que  aplique 

las  estipulaciones  de  un  contrato  o  convenio  colectivo  a  los  trabajadores  a  que  se  refiere  el 

artículo  346,  sin  efectuar  el  descuento  o  la  entrega  al  sindicato  de  lo  descontado  según  dicha 

norma dispone.” 

 

 


159 

 

El  penúltimo  inciso  del  artículo  292  señala  que  “en  caso  de  negativa 

del  empleador  a  dar  cumplimiento  cabal  a  la  orden  de  reincorporación  o 

ante  una  nueva  separación  o  no  pago  oportuno  y  debido  de  las 

remuneraciones  y  demás  prestaciones  laborales,  el  tribunal,  de  oficio,  hará 

efectivos  los  apercibimientos  con  que  se  hubiese  decretado  la  medida  de 

reincorporación,  sin  perjuicio  de  sustituir  o  repetir  el  apremio  hasta  obtener 

el cumplimiento íntegro de la medida decretada.” 

Debe  resaltarse  el  hecho  de  que  el  legislador  también  establece  una 

especial  protección  respecto  a  los  trabajadores  no  aforados  cuando  su 

despido  es  producto  de  estas  prácticas  antisindicales  o  desleales, 

estableciendo que en tal caso dicho despido no producirá efecto alguno y el 

trabajador  podrá  optar  entre  solicitar  su  reincorporación  inmediata  a  sus 

labores  o  el  pago  de  un  monto  indemnizatorio  equivalente  a  la 

indemnización  sustitutiva  del  aviso  previo,  la  indemnización  por  años  de 

servicio  incrementada  conforme  a  lo  dispuesto  en  el  artículo  168  y  una 

indemnización fijada por el juez de la causa, que no podrá ser inferior a seis 

meses ni superior a once meses de la última remuneración mensual. 

b) Fuero maternal: Esta materia se encuentra principalmente regulada 

por  el  artículo  201  y  496  y  siguientes  del  Código  del  Trabajo.  El  inciso 

primero del artículo 201 establece la regla general según la cual “durante el 

período  de  embarazo  y  hasta  un  año  después  de  expirado  el  descanso  de 

maternidad,  la  trabajadora  estará  sujeta  a  lo  dispuesto  en  el  artículo  174”

es  decir,  que  el  empleador  sólo  podrá  despedir  a  la  trabajadora  en  los 

casos expresamente señalados en la ley y previa autorización judicial. En el 

caso  de  adopción,  el  plazo  de  un  año  se  contará  desde  la  fecha  en  que  el 

juez,  mediante  resolución  dictada  al  efecto,  confíe  al  trabajador  el  cuidado 

personal o la tuición del menor. 


160 

 

El  inciso  cuarto  del  mismo  artículo  establece  una  regla  especial  para 

aquellas  situaciones  en  que,  por  ignorancia  del  estado  de  embarazo  de  la 

trabajadora  o de  la situación de tuición o  adopción  del menor, el empleador 

contraviniere  lo  dispuesto  por  el  artículo  174,  despidiendo  al  trabajador  sin 

requerir  la  autorización  previa  exigida  por  ley.  En  tal  caso,  la  norma  indica 

que  dicho  despido  quedará  sin  efecto  y  la  trabajadora  deberá  ser 

reincorporada  en  sus  funciones,  debiendo  para  el  efecto  recurrir  a 

la Inspección del Trabajo  para denunciar el hecho. Dicho organismo, con el 

sólo  mérito  del  certificado  médico  o  de  matrona  que  certifique  el  embarazo, 

o de una copia autorizada de la resolución del tribunal que haya otorgado la 

tuición  o  cuidado  personal  del  menor,  ordenará  al  empleador  la 

reincorporación  inmediata  de  la  trabajadora  a  sus  labores  y  el  pago  de  las 

remuneraciones  que  le  correspondan  por  el  tiempo  permanecido 

indebidamente fuera del trabajo, si durante ese tiempo no tuviere derecho a 

subsidio. 

En  ambos  casos,  es  decir,  tanto  en  la  hipótesis  de  despido  a 

sabiendas  del  estado  de  embarazo  o  de  adopción,  como  en  el  caso  de  ser 

estos  hechos  ignorados  por  el  empleador,  la  trabajadora  podrá  recurrir,  en 

el plazo de sesenta días hábiles contados desde el despido, ante el Juez de 

Letras  del  Trabajo  competente  para  que  este,  a  través  de  un  procedimiento 

monitorio  y  sin  exigir  la  previa  comparecencia  ante  la  Inspección  del 

Trabajo,  ordene  la  reincorporación  de  la  trabajadora  y  el  pago  de  las 

remuneraciones pendientes. 

 


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf