Página principal



 Cobro de otras prestaciones laborales

Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf

 Cobro de otras prestaciones laborales





Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf
Página9/16
Fecha de conversión11.02.2020
Tamaño4.83 Kb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16
3.3.6. Cobro de otras prestaciones laborales. 

 

Ya  hemos  estudiado  las  acciones  y  derechos  que  la  ley  otorga  al 

trabajador  para  reclamar  ante  Tribunales  la  declaración  de  ser  el  despido 

injustificado  o  nulo,  por  lo  que  corresponde  ahora  analizar  brevemente  las 

acciones  de  las  que  es  titular  el  trabajador  para  reclamar  derechos  que  no 

guardan  necesaria  relación  con  la  terminación  de  la  relación  laboral,  o  más 

bien,  no  tienen  por  objeto  impugnar  el  despido  efectuado  por  el  empleador, 


165 

 

sino  que  exigir  el  pago  de  prestaciones  que  hubieren  quedado  pendientes 

de la vigencia del contrato. 

En  el  caso  de  que  estos  derechos  consten  en  alguno  de  los  títulos 

ejecutivos laborales contemplados en el artículo 464 del Código del Trabajo, 

tales  como  un  finiquito  otorgado  en  conformidad  a  los  requisitos  legales  o 

un  acta  de  avenimiento  celebrado  ante  la  Inspección  del  Trabajo,  el 

dependiente deberá interponer la acción ejecutiva de cobro dentro del plazo 

contemplado en el Código de Procedimiento Civil para la prescripción de las 

acciones  ejecutivas,  esto  es,  dentro  del  plazo  de  tres  años  desde  que  la 

obligación  se  hubiere  hecho  exigible,  sin  perjuicio  de  que  dicha  acción 

subsista como ordinaria por otros dos años.  

Tratándose  de  una  sentencia  ejecutoriada  dictada  por  un  Juez  de 

Letras  del  Trabajo,  será  este  mismo  quien  lo  remitirá  junto  a  sus 

antecedentes  al  Juzgado  de  Cobranza  Laboral  y  Previsional,  con  el  objeto 

de proceder a su ejecución dentro del procedimiento ya estudiado. 

El trabajador que no cuenta con este título ejecutivo deberá iniciar un 

juicio declarativo ante el Juez de Letras del Trabajo competente, para que a 

través del procedimiento de aplicación general, se declare el derecho que le 

asiste,  ya  sea  al  pago  de  determinadas  remuneraciones,  o  al  pago  de 

gratificaciones  adeudadas,  de  la  indemnización  por  feriado  legal  o 

proporcional no pagados, o cualquier otra prestación. 

Existe  controversia  en  nuestros  Tribunales  y  doctrina  con  respecto  a 

la  prescripción  del  plazo  para  ejercer  el  derecho  de  cobro  de  estas 

prestaciones.  La  prescripción  en  general  para  las  acciones  y  derechos 

laborales  se  encuentra  regulada  en  el  artículo  510  del  Código  del  Trabajo, 

el cual dispone en sus incisos primero y segundo que “los derechos regidos 

por  este  Código  prescribirán  en  el  plazo  de  dos  años  contados  desde  la 


166 

 

fecha en que se hicieron exigibles. En todo caso, las acciones provenientes 

de  los  actos  y  contratos  a  que  se  refiere  este  Código  prescribirán  en  seis 

meses contados desde la terminación de los servicios.” 

La  discusión  en  torno  al  texto  legal  transcrito  surge  respecto  a  la 

interpretación  y  aplicación  que  debe  realizarse  en  relación  a  los  distintos 

plazos  señalados  en  ambos  incisos,  de  dos  años  y  de  seis  meses, 

respectivamente.  

Una  primera  interpretación,  sostenida  por  mucho  tiempo  por  la 

Excma.  Corte  Suprema  y  que,  al  parecer,  se  encontraría  hoy  en  franco 

declive

129

,  es  la  que  atribuye  a  dichos  incisos  la  distinción  de  la  naturaleza 

                                           

129

  No  obstante  lo  cual,  aun  pueden  encontrarse  fallos  de  la  Corte  Suprema  que  adhieren  a  tal 

interpretación, v.g.: 

 

Que del tenor de los incisos primero y segundo del artículo 480 del Código del Trabajo, fluye la 

necesaria  distinción  entre  derechos  regidos  por  el  Código  Laboral  y  las  acciones  provenientes 

de  los  actos  y  contratos  a que  se  refiere  ese  texto  legal,  la  que  obedece  al  carácter  tutelar  del 

derecho  del  trabajo,  indiscutible  al  tenor  de  la  norma  contenida  en  el  artículo  5º  del  citado 

cuerpo  legal,  la  cual  regula,  además  de  la  irrenunciabilidad  de  los  derechos  por  éste  Código 

regidos,  la  autonomía  de la  voluntad  de  las  partes.  Esta  última  debe  reconocer como límite  los 

mínimos  legales  previstos  por  la  ley,  es  decir,  respetándose  esos  pisos,  las  partes  son  libres 

para pactar otras condiciones de trabajo, tanto así, que las definiciones de contrato y convenio 

colectivo  recogen,  precisamente,  la  posibilidad  de  acordar  esas  distintas  condiciones  comunes 

de  trabajo  y  de  remuneraciones.  Pero,  en  caso  alguno,  podría  sostenerse,  conforme  la 

naturaleza  de  esta  rama  del  derecho,  que  trabajador  y  empleador  pueden  celebrar  convenios 

en  que  se  vean  desmedrados  los  derechos  mínimos  que  la  ley  se  ha  encargado  de  establecer 

en  favor  del  contratante  más  débil.    Que,  como  consecuencia  de  la  diferenciación  analizada 

precedentemente,  el  legislador,  en  el  artículo  480  del  Código  Laboral,  distingue  entre  los 

mínimos  predeterminados  y  las  condiciones  que  las  partes  pueden  crear  sobre  esa  regulación 

obligatoria.  Ciertamente  aquéllos  se  extinguen  en  un  plazo  mayor  que  éstas:  los  primeros  en 

dos  años  y  las  segundas,  en  seis  meses.  Es  esta  la exégesis  que  debe  darse  a  las  normas  en 

examen,  ya  que  no  pueden  perderse  de  vista  las  disposiciones  que,  en  tal  sentido,  encierran 

los  artículos  19  y  siguientes  del  Código  Civil,  especialmente,  la  que  reza:  –El  contexto  de  la 

ley  servirá  para  ilustrar  el  sentido  de  cada  una  de  sus  partes,  de  manera  que  haya  entre  ellas 

la  debida  correspondencia  y  armonía...–.  Que  a  lo  anterior  es  dable  agregar  que  el  inciso 

segundo  del  precepto  se  inicia  con  las  expresiones  –En  todo  caso...–  hace  énfasis  en  que  las 

condiciones  acordadas  por  las  partes,  es  decir,  aquéllas  que  reconocen  como  origen  la 

autonomía  de  la  voluntad,  poseen  un  plazo  de  prescripción  sólo  de  seis  meses,  los  que  se 

cuentan, ciertamente, desde la terminación de los servicios, de suerte que, siendo la propia ley 

la  que  hace  la  distinción  que  se  plantea  en  estos  autos,  no  puede  sino  que  procederse  a 

determinar  la  naturaleza  de  los  derechos  reclamados  a  través  de  la  demanda  de  que  se  ha 

tratado,  esto  es,  acciones  provenientes  de  los  actos  y  contratos  regulados  por  el  Código  del 

Trabajo  o  derechos  regidos  por  este  cuerpo  legal.  Que  en  estos  autos  se  ha  accionado  para 

obtener,  como  consecuencia  de  la  calificación  de  justificado  del  auto  despido  decidido  por  el 


167 

 

de  derechos  diversos,  como  son  los  derechos  laborales  regidos  por  el 

Código,  a  los  cuales  se  aplicaría  el  primer  inciso  y  por  tanto  un  plazo  de 

prescripción  de  dos  años  desde  que  se  hicieron  exigibles  y,  por  otra  parte, 

los  derechos  que  las  partes,  en  virtud  de  la  autonomía  de  la  voluntad, 

pudieran  acordar  por  sobre  estos  derechos  mínimos  e  irrenunciables 

regidos por el Código, que tendrían un plazo menor de prescripción, de seis 

meses contados desde la terminación de los servicios.  

En  tal  sentido,  Yañez  refiere  que  «fiel  a  la  sutil  distinción  entre  los 

derechos  mínimos  e  irrenunciables  y  aquellos  que  pueden  ser  modificados 

individual  o  colectivamente  por  no  tener  tal  calidad,  han  interpretado 

reiteradamente  los  tribunales  que  la  norma  del  artículo  480  del  Código  del 

Trabajo  obedece  también  a  esta  distinción,  y  ha  establecido  un  tratamiento 

más  tutelar  y  proteccionista  de  los  derechos  mínimos  que  establece  el 

Código,  otorgándoles  un  plazo  de  prescripción  de  dos  años,  dejando  para 

aquellos  derechos  que  emanan  de  actos  y  contratos  un  plazo  de 

prescripción más exiguo, ascendente a seis meses»

130

En un sentido distinto, la  interpretación que a nuestro juicio se  ajusta 

de  mejor  forma  al  verdadero  alcance  de  la  ley  analizada,  y  que  hoy 

predomina  en  los  fallos  de  la  Excma.  Corte  Suprema,  es  aquella  que 

atribuye  a  la  distinción  efectuada  por  el  legislador,  las  distintas  situaciones 

en que se encontraría el trabajador dependiendo de si la relación laboral se 

encuentra  o  no  vigente.  Así,  en  el  primer  caso,  el  término  de  prescripción 

                                                                                                                            

demandante,  las  remuneraciones  adeudadas  y  diferencias  de  remuneraciones,  es  decir,  el 

trabajador  está  reclamando  derechos  que  el  Código  del  ramo  o  el  legislador  en  la  materia 

establece  en  su  favor.  Tratándose,  entonces,  de  prerrogativas  que  tienen  su  fuente  en  la  ley  y 

de acuerdo a lo razonado precedentemente, la norma que regula la prescripción de los mismos 

es  la  contemplada  en  el  inciso  primero  del  artículo  480  del  Código  del  Trabajo,  que  establece 

un plazo de dos años para hacer operante tal institución (Corte Suprema, fecha 20.10.09, ROL 

Nº 5791-09).  

 

130

  YAÑEZ  M.,  Patricio.  Prescripción  de  Derechos  Laborales.  Manual  de  Consultas  Laborales  y 

Previsionales. Editorial Legal Publishing. Santiago de Chile, Marzo 2009.   

 


168 

 

sería  de dos  años desde  que  nace  para  el trabajador  el  derecho a incoar  la 

acción;  y una vez finiquitado el contrato de trabajo, la acción para exigir los 

derechos  de  que  es  titular  el  trabajador  despedido  o  separado  de  sus 

funciones,  se  reduciría  a  seis  meses  desde  el  término  del  contrato, 

independiente del carácter del derecho de que se trate.  

Esta postura tiene  asidero en el principio de protección que inspira al 

Código  Laboral,  puesto  que  el  plazo  de  dos  años  tiene  como  objetivo 

salvaguardar  el  derecho  de  los  trabajadores  que,  procurando  conservar  su 

fuente  laboral,  no  ejercen  sus  prerrogativas  mientras  se  encuentran  bajo 

subordinación  y  dependencia;  mientras  que  los  motivos  que  podrían 

eventualmente  impedir  al  trabajador  ejercer  sus  derechos,  desaparecerían 

una  vez  terminado  el  contrato  de  trabajo,  por  lo  que  en  tal  caso, 

condicionando también la acción del trabajador al principio de buena fe y de 

la seguridad  y certeza jurídica, la ley dispone  el plazo de seis  meses desde 

que el contrato laboral llega a su término

131

.   

                                           

131

 En tal sentido, encontramos los siguientes fallos de la Excma. Corte Suprema: 

 

La  prescripción  extintiva  es  recogida  por  el  ordenamiento  laboral,  en  su  artículo  480  del 

Código del Trabajo, donde se diferencia solamente a partir de los lapsos que deben transcurrir 

para  invocar  dicha  institución  en  relación  a  las  diferentes  prerrogativas  establecidas  por  el 

legislador  en  la  materia.  Este  distingo  guarda  relación  con  la  vigencia  o  extinción  del  vínculo 

laboral,  de  tal  manera  que  el  lapso  de  prescripción  de  dos  años  previsto  en  su  inciso  1º  tiene 

como objetivo salvaguardar a los trabajadores que, procurando conservar su fuente laboral, no 

ejercen  sus  prerrogativas  mientras  se  encuentran  bajo  subordinación  y  dependencia;  mientras 

que  el  inciso  2º  fija  un  plazo  de  seis  meses  para  ejercer  las  acciones  correspondientes,  una 

vez  extinguido  el  vínculo,  esto  es,  es  aquel  que  rige  cuando  se  ha  puesto  término  al  nexo 

contractual  por  medio  de  un  acto  unilateral.  Esta  conclusión  se  ve  reforzada  por  lo  dispuesto 

en  el  inciso  final  de  la  disposición  en  comento,  referido  a  la  suspensión  de  los  plazos 

establecidos  en  sus  incisos  precedentes,  con  ocasión  de  la  interposición  de  reclamo 

administrativo ante la Inspección del Trabajo, estableciendo que el plazo seguirá corriendo una 

vez  concluida  su  tramitación  y  que  en  ningún  caso  podrá  exceder  de  un  año  contado  desde  el 

término  de  los  servicios,  ampliación  que  importa  un  beneficio  de  mayor  laxitud  al  trabajador 

reclamante,  sólo  si  se  estima  que  su  actividad  procesal,  una  vez  exonerado,  debe  ajustarse  al 

lapso  de  seis  meses,  pues  de  lo  contrario,  la  utilización  de  la  vía  administrativa  siempre  le 

resultaría  perjudicial.  Además,  distinguir  entre  acciones  y  derechos  regidos  por  las  leyes  en 

esta  materia  para  los  efectos  de  determinar  el  plazo  de  prescripción,  puede  conducir  a  que  el 

cobro  de  una  misma  prestación  esté  sujeto  a  dos  plazos  distintos  de  extinción.  Entonces,  las 

prerrogativas  contempladas  en  el  Código  del  Trabajo  deben  entenderse  incorporadas  en  los 


169 

 

Entonces,  para  hacer  valer  este  derecho  y  exigir  el  pago  de  las 

prestaciones nacidas durante la vigencia de la relación laboral, el trabajador 

tendrá  un  plazo  de  seis  meses  contados  desde  su  despido,  plazo  que  se 

interrumpirá  en  conformidad  a  las  normas  de  los  artículos  2523  y  2524  del 

Código  Civil  y  se  suspenderá  con  la  interposición  de  un  reclamo 

administrativo  debidamente  notificado  ante  la  Inspección  del  Trabajo 

                                                                                                                            

contratos  de  tal  naturaleza,  aun  cuando  no  se  le  hayan  incluido  expresamente  por  las  partes, 

las  cuales,  en  virtud  de  la  autonomía  de  la  voluntad,  pueden  ampliar  su  extensión  (Corte 

Suprema, fecha 10.12.08, ROL Nº 5779-08). 

 

Que  para  resolver  la  controversia,  se  hace  necesario  determinar  el  recto  sentido  y  alcance  de 

los  incisos  primero  y  segundo  del  artículo  480  del  Código  del  Trabajo,  por  cuando  el  inciso 

primero  de  esa  norma  dispone  que  los  derechos  regidos  por  dicha  codificación,  prescriben  en 

el  plazo  de  dos  años,  contados  desde  que  se  hicieron  exigibles  y  el  inciso  segundo  preceptúa 

“En todo caso, las acciones provenientes de los actos y contratos a que se refiere este Código, 

prescribirán  en  seis  meses  contados  desde  la  terminación  de  los  servicios.  Que  la  distinción 

contenida  en  el  aludido  precepto  dice  relación  con  la  vigencia  o  extinción  de  la  relación 

laboral.  Así,  el  lapso  prolongado  de  prescripción  que  prevé  el  inciso  primero  de  la  referida 

disposición,  tiene como  objetivo  salvaguardar  a  los  trabajadores  que,  procurando  conservar  su 

fuente  laboral,  no  ejercen  sus  prerrogativas  mientras  se  encuentran  bajo  subordinación  y 

dependencia.  En  cambio,  el  inciso  siguiente,  fija  un  plazo  de  seis  meses  para  ejercer  las 

acciones  correspondientes,  una  vez  extinguida  la  relación  laboral  y  que  es  el  que  rige  en  los 

casos  como  el  de  autos,  cuando  se  ha  puesto  término  al  vínculo  por  medio  de  un  acto 

unilateral.  Que  la  interpretación  señalada  se  ve  reforzada  por  lo  dispuesto  en  el  inciso  final  de 

la  norma  en  estudio,  el  cual,  tratando  la  suspensión  de  los  plazos  establecidos  en  los  tres, 

primeros  incisos,  con  ocasión  de  la  interposición  de  un  reclamo  administrativo  ante  la 

Inspección  del  Trabajo  respectiva  y  debidamente  notificado,  establece  que  el  plazo  seguirá 

corriendo  una  vez  concluida  la  tramitación  del  mismo  y  que  en  ningún  caso  podrá  exceder  de, 

un  año  contado  desde  el  término  de  los  servicios.  Ampliación,  esta  última,  que  importa  un 

beneficio  de  mayor  latitud  al  trabajador  reclamante,  sólo  si  se  estima  que  su  actividad 

procesal,  una  vez  exonerado,  debe  ajustarse  al  lapso  de  seis  meses,  pues  de  lo  contrario,  la 

utilización  de  la  vía  administrativa  siempre  le  resultaría  perjudicial.  Que,  por  otra  parte,  hacer 

una  disquisición  entre  acciones  y  derechos  regidos  por  las  leyes  en  esta  materia  para  los 

efectos  de  determinar  el  plazo  de  prescripción,  además  de  aparecer  contrario  a  la  naturaleza 

de  la  vinculación  entre  las partes,  la  que se  encuentra  íntegramente  regulada,  en  sus  mínimos 

inalterables,  por  el  Código  del  Trabajo  y  sus  leyes  complementarias,  puede  conducir  a  que  el 

cobro  de  una  misma  prestación  esté  sujeto  a  dos  plazos  distintos  de  extinción.  Lo  anterior, 

debido  a  que  las  prerrogativas  contempladas  en  el  Estatuto  del  Trabajo  deben  entenderse 

incorporadas  en  los  contratos  de  tal  naturaleza,  aun  cuando  no  se  hayan  incluido 

expresamente  por  las  partes,  las  cuales,  además,  en  virtud  de  la  autonomía  de  la  voluntad, 

pueden ampliar su extensión. Es así como, por ejemplo, en el caso del feriado anual, regulado 

en  los  artículos  67  y  siguientes  del  Código  del  ramo,  en  el  evento  de  haber  sido  aumentado 

contractualmente y, de aceptar que los derechos concedidos por la ley prescriben en dos años 

desde  que  se  han  hecho  exigibles,  tal  sería  el  plazo  de  extinción  para  dicha  prestación  en 

cuanto  a  los  mínimos  referidos  y,  por  lo  pactado  sobre  dicha  base,  sólo  podría  reclamarse  o 

hacerse  valer  durante  el  lapso  de  seis  meses,  situación  que  claramente  se  aparta  de  toda 

lógica  (Corte  Suprema,  fecha  23.05.09,  ROL  Nº  1888-09.  De  idéntico  texto:  Corte  Suprema, 

fecha 08.07.08, ROL Nº 2977-08).  

 


170 

 

respectiva,  siempre  y  cuando  la  pretensión  manifestada  en  dicho  reclamo 

sea  igual  a  la  que  se  deduzca  en  la  acción  judicial  correspondiente,  emane 

de  los  mismos  hechos  y  esté  referida  a  las  mismas  personas.  “En  estos 

casos,  el  plazo  de  prescripción  seguirá  corriendo  concluido  que  sea  el 

trámite  ante  dicha  Inspección  y  en  ningún  caso  podrá  exceder  de  un  año 

contado  desde  el  término  de  los  servicios”,  señala  el  último  inciso  del 

artículo 510.  

El  legislador  dispone,  sin  embargo,  una  salvedad  con  respecto  al 

cobro  de  las  horas  extraordinarias  trabajadas  y  no  pagadas,  cuya  acción 

prescribirá  en  seis  meses  contados  desde  la  fecha  en  que  debieron  ser 

canceladas,  es  decir,  el  trabajador  sólo  podrá  exigir  el  pago  de  las  horas 

extraordinarias trabajadas hasta  seis meses anteriores  a la  interposición de 

la demanda en Tribunales.  

Dicho  plazo  se  suspenderá  también  con  la  interposición  de  un 

reclamo  administrativo  ante  la  Inspección  del  Trabajo,  en  los  mismos 

términos ya señalados.  

 

 

 

 

 

 

 

 


1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16

Similar:

De-tapia l iconRosario ibarra tapia
...
De-tapia l iconClaudio Muñoz/Harald Eschert Silvana Tapia
En circunstancias que operador de camión caex 56 se dirige al estacionamiento del sector de cubículos de mantención 3080, para
De-tapia l icon30 Años de Psicología Dominicana: Pasado, Presente y Futuro
Palabras de Bienvenida de la Licda. Marcelina Alonso de Tapia, del Depto de Psicología de la unphu 12
De-tapia l iconAv de los Shyris N34-40 y República de El Salvador Edificio Tapia, piso 10, Oficina 1002
Les informamos que, en el Segundo Suplemento del Registro Oficial número 552, del 15
De-tapia l iconEncuentro Nacional Asepecs 2001
Nº (2) 2229616, o entregado personalmente a Paola Díaz, asistente de la secretaría ejecutiva del Encuentro Nacional. Dirección: Escuela...


Descargar 4.83 Kb.
Ver original pdf