Página principal



Protección de la maternidad. Bien jurídico protegido

Descargar 0.71 Mb.

Protección de la maternidad. Bien jurídico protegido





Descargar 0.71 Mb.
Página6/27
Fecha de conversión16.05.2019
Tamaño0.71 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

2.2. Protección de la maternidad. Bien jurídico protegido.


El régimen de protección de la maternidad se funda en la necesidad de velar por la integridad y viabilidad del producto de la concepción, por la salud de la madre y por la del recién nacido.


Lo anterior nos presenta un complejo panorama al momento de tratar de dilucidar con precisión el bien jurídico protegido, materia por lo demás, de vital importancia al momento de enfrentarnos a la necesidad de interpretar las normas de protección de la maternidad que constituyen nuestra materia de estudio. En efecto, es compleja la determinación del bien jurídico que amparan las normas de protección de la maternidad toda vez que a simple vista pareciera evidente la protección del derecho a la vida del que está por nacer, no obstante estas normas cumplen a su vez un claro fin de evitar la discriminación de que podría ser objeto la mujer en el trabajo de no mediar éstas.


En las siguientes líneas intentaremos desarrollar, brevemente, algunos de estos puntos de vista.


En primer lugar procuraremos una noción acerca de que debe entenderse por bien jurídico protegido. Al respecto podemos señalar que este concepto, sin duda, encuentra su mayor desarrollo en el ámbito del derecho penal. No obstante, como muchas otras instituciones del Derecho, sus alcances trascienden al ámbito del cual surgen originariamente. Podemos así decir, que bien jurídico protegido, en el sentido dogmático, es el objeto efectivamente protegido por la norma11, es el objeto de la tutela jurídica.


Esta noción de bien jurídico conlleva en forma implícita la idea de límite al legislador, a su vez de cumplir una relevante función de guía de la interpretación, toda vez que permite incluir o excluir del alcance de las normas de protección aquellas conductas que afectan o no, dicho bien jurídico.


El inciso segundo del numeral 1º del artículo 19 de la Constitución señala que "la ley protege la vida del que está por nacer". De allí que algunos consideren que es el propio nasciturus un bien jurídico protegido en sí mismo y que en ese sentido las normas laborales de protección de la maternidad serían una forma en que el legislador cumpliría el mandato constitucional de amparar la vida del que está por nacer. Sobre el particular ahondaremos en el título referido a los aspectos constitucionales relacionados con la protección a la maternidad.


Podría de igual modo verse en las normas de protección a la maternidad una forma de amparo a la familia, sin embargo, esta interpretación, si bien plausible, choca con el hecho manifiesto de que entre los principios rectores que inspiran las normas protectoras de la maternidad se encuentran claramente establecidos tanto la universalidad como la generalidad, los cuales, desarrollados más adelante, no permiten ser interpretados a la luz de la existencia de una "familia", particularmente si esta es entendida, como muchos lo hacen, vinculada al concepto de matrimonio.


Hay instituciones contenidas entre las normas de protección que sin duda sólo pueden explicarse desde una perspectiva económica. Así por ejemplo, el fuero en cuanto procura la mantención de la fuente de trabajo de la mujer con el objeto de que esta cuente con una estabilidad laboral que, a su vez, le otorgue un sustento económico para hacer frente a la manutención del recién nacido, constituye una muestra evidente de ello. Lo dicho queda de manifiesto en la circunstancia de que dicho beneficio se extiende durante un plazo de tiempo determinado no obstante que la maternidad se extienda, generalmente, más allá de dicho plazo.


Otra perspectiva es la que tendremos si analizamos las normas de protección de la maternidad a la luz de la tendencia a restablecer la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. En efecto, en esta línea argumental, las normas de protección de la maternidad constituyen el esfuerzo legislativo necesario tendiente a procurar que la mujer pueda integrarse plenamente al mundo laboral sin verse afectada por la discriminación de que sería objeto de no mediar dichas normas. Se señala que, si bien "resulta patente que, aún excluyendo que exista una diferencia de obligaciones familiares entre hombre y mujer, la mujer que tiene hijos menores se encuentra en una situación particularmente desventajosa en la realidad para el acceso al trabajo, o el mantenimiento del que ya tiene…no se puede ignorar que, pese a las afirmaciones constitucionales, existe una realidad social, resultado de una larga tradición cultural caracterizada por la atribución, en la práctica, a la mujer del núcleo mayor de las cargas derivadas del cuidado de los niños…"12 lo que ha obligado en definitiva a la ley a cumplir una finalidad igualatoria procurando compensar de esta forma la desfavorable situación de la mujer respecto del trabajo.


Nuestra jurisprudencia se hace cargo de algunas de estas posibilidades en sus fallos. Se señala así que el bien jurídico que protege por ejemplo, el fuero maternal, es la maternidad de la madre, y en ésta hay que distinguir dos etapas, la maternidad en la gestión y la ya producida, a través de la extensión de la protección al niño recién nacido mediante el descanso puerperal, los subsidios correspondientes a este descanso, la atención en el hogar al niño menor de un año en caso de enfermedad grave, el tiempo para dar alimentos a los hijos y el derecho a sala cuna.

La sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago, de 15 de julio de 1.988, confirmada por la sentencia de la Corte Suprema, de 13 de septiembre de 1.988, expresa que "en el caso del fuero laboral proveniente de un embarazo, los jueces deben ser particularmente celosos en el examen de la causal de caducidad, pues al valor jurídico de la estabilidad laboral, se agrega el de la protección a la indefensa criatura que puede ser afectada por la incertidumbre laboral de la mujer, que no es injustificada la inasistencia debida a razones de salud tan importante como las que dan cuenta de riesgo cierto de aborto; y que, en consecuencia, el retardo en la entrega de algunas licencias médicas no es suficiente para decidir sobre la extinción o permanencia del contrato que liga a las partes, más aún, si la empresa conoció oportunamente las dificultades que experimentaba el embarazo de la dependiente".


La sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago, de 30 de septiembre de 1.986, expone que “si el empleador demandado niega la relación laboral y nada expresa acerca del despido de una trabajadora, se debe colegir que, acreditada en autos la existencia de contrato de trabajo, éste ha terminado por voluntad unilateral del empleador, el que carece de todo valor para exonerar a una trabajadora sujeta a fuero maternal. En tal caso, al no existir autorización judicial previa para poner término al contrato de trabajo, dicha trabajadora tiene derecho a las remuneraciones correspondientes al período completo del fuero maternal, debidamente reajustadas, e imposiciones previsionales sobre las mismas. En la naturaleza de las cosas está que, por sobre el interés de un individuo en poner término a una relación de dependencia laboral, prima el de la sociedad a mantenerla mientras una circunstancia legal no justifique lo contrario. El interés particular no podría en caso alguno prevalecer sobre el de la madre trabajadora a la seguridad de un sustento no interrumpido por causa de la gestación y el del conglomerado entero al normal advenimiento del superior fin procreador”.


Pareciera por tanto, que más que buscar un bien jurídico protegido único, absoluto, que justifique en general a todas las normas protectoras de la maternidad, debemos reconocer que las diversas normas en cuestión amparan situaciones disímiles que van desde la protección de la vida en gestación, pasando por el sustento económico de la trabajadora, la no-discriminación y por lo tanto la igualdad de oportunidades tanto de hombre como mujeres para la incorporación al mundo laboral, así como la protección del superior "fin procreador".


Cabe por último hacer presente que las normas de protección de la maternidad se encuentran sólidamente enraizadas con el avance de los derechos humanos. En efecto, tanto desde la perspectiva de protección a la mujer, cuanto desde la de protección del niño, las normas en estudio se encuentran ampliamente reconocidas en diversos instrumentos internacionales que protegen y amparan derechos esenciales. Así por ejemplo, como veremos más adelante en este trabajo, encontramos la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (1979) o la Convención sobre los derechos del niño, esta última publicada en el Diario Oficial de 27 de septiembre de 1990 y que señala expresamente en su artículo 6º numeral 1 que los Estados reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida; en su numeral 2, establece que los Estados se comprometen a garantizar en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño, del mismo modo el artículo 7º, en su numeral 1, señala que el niño tendrá derecho, desde que nace, y en la medida de lo posible, a ser cuidado por sus padres.

Estaríamos por lo tanto ante verdaderos derechos fundamentales, entendidos estos en una doble dimensión, es decir, son al mismo tiempo derechos subjetivos oponibles al Estado y normas objetivas indicadoras de los elementos básicos sobre los que se debe organizar la vida comunitaria.13


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

Similar:

Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconNormas laborales y de seguridad social publicadas en los bb
Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Barcelona
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconBiblioteca central
Sistema educativo Situacion de dependencia Servicio de salud Seguridad social Derecho Derecho de seguridad social España Manual I....
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconCurso de Posgrado en Derecho Laboral
Dra. María Isabel Leal Fadel. Abogada. Especialista para la Magistratura, Escuela Judicial. Posgrado en Derecho del Trabajo de la...
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconDepartamento de derecho del trabajo y trabajo socia
Memoria presentada para la obtención del Grado de Doctor en Derecho por la Universidad de
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconUniversidad complutense de madrid facultad de derecho departamento de Derecho Civil
Abreviaturas
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconDerecho del trabajo y de la seguridad social
Segunda época: las prestaciones laborales de la etapa industrial. La cuestión social
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconUniversidad laica vicente rocafuerte de guayaquil facultad de ciencias sociales y derecho carrera de derecho
Cabezas Cabrera, declaramos bajo juramento que la autoría del presente trabajo de
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconUniversidad de Chile Facultad de Derecho Dpto. Derecho Económico la facultad de tasacion
Capitulo II: Sobre la Naturaleza Jurídica de la Facultad de Tasar pag
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconCurriculum vitae académico e Investigador Dr. José calvo gonzalez
Dirección oficial: Dpto. Derecho Financiero, Economía Política Filosofía del Derecho. Facultad de Derecho. Campus de Teatinos. 29071...
Facultad de derecho departamento de derecho del trabajo y de la seguridad social iconFormularios Laborales y de Seguridad Social
Su contenido se ha dividido en seis grandes partes: el contrato de trabajo; Derecho colecti


Descargar 0.71 Mb.