Página principal



Lista de películas en dvd y cd del P

Descargar 9.04 Mb.

Lista de películas en dvd y cd del P





Descargar 9.04 Mb.
Página74/140
Fecha de conversión09.08.2018
Tamaño9.04 Mb.
1   ...   70   71   72   73   74   75   76   77   ...   140
En un lugar del corazón

TITULO ORIGINAL

Places in the Heart 6.8/10

AÑO

1984



DURACIÓN

110 min.

 


PAÍS

DIRECTOR

Robert Benton

GUIÓN

Robert Benton

REPARTO

Sally Field, Lindsay Crouse, Ed Harris, Danny Glover, John Malkovich

GÉNERO Y CRÍTICA

1984: 2 Oscar: mejor actriz (Sally Field), mejor guión original. 7 nominaciones: película, director, actor secundario (John Malkovich), actriz secundaria (Linsay Crouse), vestuario / Drama / SINOPSIS: En los difíciles años 30 en Norteamérica, una viuda y su familia trata de sacar adelante su granja de Texas. Son los años de la Gran Depresión en Waxahachie, Texas. Edna Spalding (Sally Field) acaba de perder a su marido en un tiroteo accidental y se ha quedado sola y con dos hijos. También con una hipoteca de 240 dólares y una propiedad amenazada de 40 acres. Entre la gente del lugar está el Sr. Will (John Malkovich), un huésped ciego que ve muy claro el fanatismo de su época, Moze (Danny Glover), un hombre negro que sabe demasiado, incluyendo su sitio en una ciudad sureña dominada por los blancos, y también Wayne, Margaret y Viola, todos forman parte de un ambiente de profunda depresión que lo envuelve todo.




En un mundo libre

TITULO ORIGINAL

It's a Free World... 6.4/10

AÑO

2007



DURACIÓN

96 min.



PAÍS

 


DIRECTOR

Ken Loach

REPARTO

Kierston Wareing, Juliet Ellis, Leslaw Zurek, Colin Caughlin,

Joe Siffleet, Branko Tomovic

GÉNERO Y CRÍTICA

2007: Venecia: Mejor guión / Drama. Inmigración / SINOPSIS: "En un mundo libre" es una historia ambientada en la realidad anglosajona actual, presidida por el "milagro" de la flexibilidad laboral, la globalización, los dobles turnos de trabajo, los salarios bajos y muchos consumidores felices y despreocupados: nosotros. Angie y su compañera de piso, Rose, deciden ser sus propias jefas, y abren una agencia de trabajo temporal para trabajadores inmigrantes, una empresa que actúa en un mundo inestable en el que el trabajo es barato y las leyes sólo sirven para ser ignoradas. Relacionándose con extranjeros desesperados por sobrevivir, su negocio puede ser muy rentable...

Loach describe con insoportable realismo en la cruda 'It's a Free World' la siniestra metodología de las agencias de trabajo temporal. Loach, como casi siempre, logra amargarme el día, que la comida me siente mal.

Loach plantea su película de un modo eficaz, atractivo, esquemático y muy visual.

Aunque, como siempre en el cine de Loach, se sale de él con la sensación de que nos ha bailado algún dato de la realidad.


Refleja la cara de la crisis en la situación de los inmigrantes pobres en el Primer Mundo.

La necesaria denuncia de la precaria situación de muchos trabajadores.

Alrededor de Ken Loach han ido instaurándose una serie de tópicos que su última película, como algunas de las anteriores, se encarga de desmontar. El más habitual afirma la escasa evolución formal de su cine y la machacona repetición de sus rasgos de estilo. El visionado de, por ejemplo, Family Life (1971), Look and Smiles (1981) Ladybird, Ladybird (1994) o En un mundo libre... –cuatro filmes de décadas distintas– evidencian los cambios: Loach ha abandonado una veta bressoniana para ir revistiendo sus obras de elementos no esenciales, ya sean la música o una capa formal más pulida, más cuidada. Sus largometrajes no son tan desnudos, sino que hay escenas muy elaboradas, sin romper por ello la coherencia entre lo que se cuenta y cómo se cuenta: la cámara sigue siendo igual de pudorosa, levantando acta de cuestiones sociales determinadas; los actores suelen tener afinidades con sus papeles e ignoran de antemano el desarrollo completo del guión, con el fin de captar sus reacciones ante los giros de la trama; el director mantiene un régimen de producción casi en cooperativa y no renuncia a las actitudes contestatarias que preñan su filmografía.

Aquí se llega a otro lugar común. El de que Loach es un panfletario, obsesionado con las interpretaciones políticas y que supedita a ellas lo demás, huyendo de la objetividad, como si ésta fuera posible... Al contrario, el británico busca la toma de conciencia, desvelar sucesos injustos de los que el cine comercial no da cuenta o los muestra de una manera frívolamente espectacularizada. Por eso, mientras haya hechos que no se conozcan, seguirá siendo necesario un realizador que ahora denuncia la precaria situación de los trabajadores y las prácticas de las empresas de trabajo temporal.

Y lo hace a través de Angie, una treintañera a la que expulsan de su puesto en una ETT al no acceder a los groseros requerimientos de su jefe. Tras el disgusto inicial, decide montar su propio negocio de contratación en la más absoluta ilegalidad. Ella vuelve a desmentir –al igual que el Joe Kavanagh de Mi nombre es Joe (My name is Joe, 1998) o el Liam de Felices dieciséis (Sweet Sixteen, 2002)– otro tópico: los personajes de Loach y de su guionista Paul Laverty se dividen en buenos y malos, en un esquema maniqueo que sirve de vehículo a la lectura ideológica. En este caso, Angie es una mujer cuya profundidad está contrastada: pasa de ser una empleada con la que cualquier espectador puede identificarse –sufre acoso sexual, exhibe sus debilidades– a convertirse en una empresaria despiadada con los inmigrantes que piden trabajo. Posteriormente ayuda a un ciudadano iraní, proporcionándole alojamiento en su casa para luego denunciarle y poder ganar más dinero... Con su amiga y socia Rose se juega a la inversa, ya que ésta, al principio, no ve bien la explotación que la protagonista practica con la gente, le recrimina que se involucre con la familia iraní y finalmente funciona como conciencia crítica cuando Angie culmina su viaje hacia el individualismo voraz. Esos arcos de transformación, entrecruzándose, encuentran a otros personajes que actúan como cajas de resonancia: el padre de Angie le echa en cara su egoísmo, que desprecia al resto del mundo; y Karol, un atractivo polaco con el que mantiene un idilio, le advierte de que el dinero no lo es todo. En cuanto a este papel, es indicador de un nuevo cambio, porque los filmes de Loach han ido atenuando el humor para adquirir un tono más sutil: Karol enseña a Angie una foto en la que él, junto a unos amigos, practican el ‘Caos Golf’, consistente en jugar a ese deporte, asociado a las clases altas, dentro de fábricas abandonadas –símbolos del desempleo y la crisis industrial– en una sugerente idea elevada a metáfora social...

Así, la nómina de secundarios aporta densidad y desmonta la aparente simplicidad de los planteamientos. Éstos, por supuesto, se subordinan al mensaje que se quiere transmitir: la única manera de ‘triunfar’ en ‘un mundo libre’ como éste –nótese la mala uva del título y su ironía british– es aprovechándose de los demás. Y ese sistema tan ‘justo’ corrompe a los sujetos, quienes acaban abrazando la ideología neoliberal y repitiendo conductas reprochables en el cumplimiento de la teoría marxista sobre el funcionamiento de los modos de producción y las estructuras de poder... Consecuentemente, la estructura narrativa adopta una disposición circular en la que al principio Angie entrevista a los trabajadores como empleada de una empresa y al final lo hace como dueña de la suya. Se ha convertido en una explotadora más, dentro de una evolución enquistada en la trama central, a la que acompañan otras secundarias, entre las que destaca la de su hijo, que sirve a su vez para justificar sus acciones. O no. Pues Loach da las mejores razones a sus personajes y luego destapa sus contradicciones y, por ende, las de un sistema analizado de lo particular a lo general.

Consciente de que es imposible no dotar de significado a las imágenes y su articulación, y de que el mensaje, sea cual sea, siempre está presente, el realizador inglés urde el suyo de forma comprometida y concreta. Frente a cineastas que hablan de la culpa, el remordimiento u otros temas más abstractos, él baja a la calle y plantea cuestiones específicas y comportamientos determinados. Actuando inductivamente, sus alegatos se lanzan a la cara del espectador con una dureza inusitada. Por ello es una figura molesta. Y se le ataca cuando revela las verdades y no hace concesiones a un público que se sienta en su butaca y debe asistir a los sufrimientos de personas corrientes.

El gran problema que tienen sus críticos es que los guiones de Laverty son piezas de relojería, las películas de una solidez sorprendente y la actitud de Loach de una congruencia apabullante. Desde A Question of Leadership (1981) hasta ahora, pasando por Riff-Raff (1990), Pan y rosas (Bread and Roses, 2000) o La cuadrilla (The Navigators, 2001), obras en las que el director se ha centrado en el mercado laboral, el discurso no ha variado: hay que dar voz a los desfavorecidos. Sus largometrajes siguen recogiendo premios (El viento que agita la cebada [The Wind That Shakes the Barley, 2006] fue Palma de Oro en el pasado festival de Cannes, mientras que En un mundo libre... ha recibido el premio al mejor guión en la Mostra de Venecia de 2007), los fieles se entusiasman todavía con ellos y su eco no es ni mucho menos desdeñable. Así, parecen sospechosos tantos tópicos desacertados en torno a un autor que, visto lo visto, es imprescindible. (Cine para leer)



En un mundo mejor

TÍTULO ORIG.

Hævnen (Civilization) (In a Better World) 7.3/10

AÑO

2010

DURACIÓN

110 min.

PAÍS

Dinamarca

DIRECTOR

Susanne Bier

REPARTO

Mikael Persbrandt, Trine Dyrholm, Ulrich Thomsen, William Jøhnk Nielsen,

Markus Rygaard, Bodil Jørgensen, Toke Lars Bjarke, Camilla Gottlieb.

PREMIOS

2010: Oscar: Mejor película de habla no inglesa
2010: Globos de Oro: Mejor película de habla no inglesa
2010: Festival de Sevilla: Mejor dirección, mejor guión
2011: Premios del Cine Europeo: Mejor director. 5 nominaciones, incluyendo mejor película

GÉNERO

Drama | África. Adolescencia

SINOPSIS

Anton es un idealista médico danés que trabaja en un campo de refugiados de un país africano que está en guerra. Su mujer y su hijo Elia viven solos en Dinamarca. El niño es maltratado en la escuela por sus compañeros y se siente aislado. Pero cuando llega al colegio Christian, un niño huérfano de madre que expresa su dolor por medio de la violencia, él y Elia simpatizan y se hacen amigos. El problema es que esa amistad se convierte en un peligroso juego de venganza y rabia que, además de perturbar la vida de sus familias, lleva a Anton a cuestionarse sus ideales.

CRÍTICAS

Bier dramatiza nuestra ambivalencia con tanta honestidad que es tentador premiarla antes que admitir que la película es un apabullante aburrimiento.

Lo que en manos menos capaces podría haber rozado el melodrama, se mantiene vigorosamente persuasivo gracias a la dirección típicamente subestimada de Bier y a las interpretaciones sólidas y efectivas de su convincente reparto. Un poderoso drama contemporáneo.

Retrata inmejorablemente el poder del caos, la violencia como motor. Bier consigue que se me humedezcan los ojos. Y es una sensación impagable.

Hay un enorme equilibrio moral y visual en la trama y la pantalla, de un modo sorprendente Susanne Bier consigue un clima de calma tormentosa en todas las interpretaciones.

El film se despliega con emotividad contenida, a partir de sólidos anclajes en una narración clásica y un guión perfectamente engrasado.

El valor de 'En un mundo mejor' reside en las afiladas preguntas que Bier hace.




Madurez de una cineasta que roza la obra maestra.

Ganadora del Oscar al mejor film de habla no inglesa, este film danés-sueco de Susanne Bier bucea en un tema recurrente en la Historia del Cine: el sufrimiento de los niños. Nuestra sociedad, la actual, le va encontrado siempre nuevos aspectos que nos fuerzan a desterrar la idea de que la infancia es una época feliz, ingenua y gozosa. Por causa de la miseria, la guerra, la enfermedad, el desamor, el abandono, los malos tratos o los abusos, los niños padecen toda clase de traumas y, a veces, emociones contradictorias que no son capaces de interpretar correctamente. Nada tiene de extraño, porque los adultos también viven en ocasiones a merced de pasiones e impulsos que no controlan ni comprenden.

En un mundo mejor aborda este asunto con rigor y realismo. Elías, un muchacho de unos doce años, sufre acoso en la escuela y es la víctima propiciatoria de un matón que le hace la vida imposible (golpes, burlas, pinchado de ruedas). A poco de comenzar el curso aparece un nuevo alumno, Christian, que toma partido a favor de su compañero de pupitre y no sólo le protege sino que le propina una soberana paliza al grandullón de marras.

Los dos chicos tienen a sus espaldas familias rotas. Los padres de Elías, Marianne y Antón, ambos médicos, están separados (al parecer por una infidelidad de él). Antón pasa buena parte de su vida como cirujano en misiones humanitarias en campos de refugiados de África. Christian, por su parte, no ha asumido la muerte por cáncer de su madre y guarda una sorda cólera respecto a su padre, Claus, que le engañó sobre el desenlace de aquella enfermedad. Éste es un hombre de negocios que pasa poco tiempo en casa.

Pero los tres son padres solícitos, que tratan de ocuparse en la medida de lo posible de sus hijos con los que mantienen una relación de afecto y verdadero cariño. No es suficiente, porque las heridas, que en pura objetividad no son tales, resultan serlo para personalidades frágiles como las de ambos muchachos… y las de sus progenitores, porque los adultos también «encajan» mal ciertos «tragos» amargos que les trae la vida: la infidelidad conyugal, la insolencia (y los bofetones) de un mecánico pendenciero, el deber médico de atender a un genocida que despanzurra embarazadas por puro juego, no perder los nervios ante el chico que por poco no acaba con un hijo tuyo o que trata de suicidarse. En esos momentos las emociones y las reacciones espontáneas quiebran el equilibrio del más templado de los seres humanos.

Susanne Bier cuenta todo esto con un pulso, una pulcritud y una belleza extraordinarios. Los niños son los protagonistas y no sólo los del mundo del bienestar sino ese enjambre de chicuelos que corren tras la camioneta del médico en la sabana africana. Son la esperanza de la humanidad, solemos decir, pero desde muy pequeños han de aprender a resolver «satisfactoriamente» los grandes enigmas de la vida: ¿tiene sentido poner la otra mejilla a quien nos abofetea? ¿Sirve de algo responder con violencia a quien nos agrede? ¿Cómo asimilar «positivamente» la pérdida de un ser querido o la infidelidad de una persona en quien has confiado? ¿El perdón es un recurso del débil o la única forma de acabar con un rencor que nos carcome y destruye? Graves cuestiones que Bier no las formula directamente pero que están en el trasfondo de En un mundo mejor y que la convierten en una película a contra corriente de lo que hoy se estila: recetas baratas para improbables problemas.

Tanto el ritmo, la narración, como la puesta en escena son sencillamente redondos. Las imágenes, algunas de ellas bellísimas pero no cursis, tiene esa luz que sólo los nórdicos saben atrapar incluso cuando ruedan en escenarios tan lejos de su entorno como son los de África. Olvidados ya los principios del Dogma danés, Susanne Bier aparece en este film en plenitud de recursos a la hora de manejar el lenguaje audiovisual que pone al servicio de esta historia, con varias subtramas, y que logra compaginar, enlazarla y hacerla progresar con una aparente facilidad que es maestría y madurez de una cineasta que aquí roza la obra maestra.

Junto a la fotografía hay que destacar también la ajustada interpretación de cada uno de actores, algunos de ellos habituales en los repartos de Bier. Tiene la ventaja para nosotros de no ser demasiado conocidos y en este film dejan buena muestra de que se puede expresar muy bien el mundo de los afectos y emociones sin necesidad de gesticulaciones ni muecas. Estos rostros aparentemente fríos y distantes dejan traslucir las hogueras que arden en su interior. Lo dicho, un film memorable. Ángel A. Pérez Gómez


1   ...   70   71   72   73   74   75   76   77   ...   140

Similar:

Lista de películas en dvd y cd del P iconParticularidades de los envíos
Anexar una lista separada del formulario de solicitud en el Anexo 19.: Lista de nombres
Lista de películas en dvd y cd del P iconSección VI anexo g: Lista de verificación de los formularios de propuestas
Utilice esta lista de verificación mientras prepara la propuesta para garantizar que contiene toda la información requerida. Esta...
Lista de películas en dvd y cd del P iconAnex o solicitud de ayudas para la participación de películas españolas en Festivales durante el año 2015
Solicitud de ayudas para la participación de películas españolas en Festivales durante el año 2015
Lista de películas en dvd y cd del P iconIndice general
Lista de pesticidas prohibidos por la oms y Lista de Contaminantes Orgánicos Persistentes
Lista de películas en dvd y cd del P iconLista de chequeo
...
Lista de películas en dvd y cd del P iconAurkibidea / Índice filmak / películas
Errementari (El herrero y el diablo) (2017). Paul Urkijo Alijo. Espainia-Frantzia / España-Francia
Lista de películas en dvd y cd del P icon¿Qué es la Lista de medicamentos recomendados de Nebraska Total Care?
La lista de medicamentos incluye medicamentos usados para tratar enfermedades comunes o
Lista de películas en dvd y cd del P iconAgregar CheckBoxes con función jquery y json afelipelc Blog
Continuando con el proyecto Películas (asp. Net mvc 2), la tabla película tiene un campo llamado
Lista de películas en dvd y cd del P iconLista de Chequeo para certificación de aeronave experimental
Lista de Chequeo para certificación de aeronave Experimental y el diagrama de flujo del Apéndice 1, en donde el inspector dejará...
Lista de películas en dvd y cd del P iconTodos los medicamentos que cubrimos en este plan. Lista completa de medicamentos
Esta lista de medicamentos se actualizó el 1 de noviembre de 2017. El formulario, la red de farmacias o la red de proveedores pueden...


Descargar 9.04 Mb.