Página principal



a) Suministro, comercio de mercurio y extracción de oro artesanal y en pequeña escala en el marco del Convenio de Minamata

Descargar 4.88 Mb.

a) Suministro, comercio de mercurio y extracción de oro artesanal y en pequeña escala en el marco del Convenio de Minamata





Descargar 4.88 Mb.
Página7/8
Fecha de conversión06.03.2019
Tamaño4.88 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8
5.6 a) Suministro, comercio de mercurio y extracción de oro artesanal y en pequeña escala en el marco del Convenio de Minamata

El artículo 3 del Convenio (fuentes de suministro y comercio de mercurio) contiene varias disposiciones que son pertinentes para el sector de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala. El artículo 3 prohíbe el suministro de mercurio procedente de extracción primaria y de exceso de mercurio procedente del desmantelamiento de las plantas de producción de cloro-álcali en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala12. Por lo tanto, en virtud del Convenio, las Partes tienen la obligación de impedir que se utilicen esas fuentes para este tipo de extracción.

De conformidad con el artículo 3, párrafo 6, el comercio de mercurio únicamente está autorizado para un uso permitido por el Convenio. En el artículo 2 se define uso permitido como cualquier uso de mercurio que esté en consonancia con el Convenio. Sin embargo, esto no significa que el uso de mercurio en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala esté permitido automáticamente en todos los países sin restricción alguna. De hecho, en muchos países se restringe el uso del mercurio en este tipo de extracción o no se permite en absoluto en la legislación nacional.

Además, los usos del mercurio que sean incompatibles con el plan de acción nacional de una Parte (si es necesario elaborar uno) no serán compatibles con el Convenio, y por tanto no se considerarán usos permitidos para los fines del artículo 3. Por consiguiente, las importaciones de mercurio deben ser coherentes con las medidas y los objetivos de reducción especificados en el plan de acción nacional para que se consideren destinadas a usos permitidos.

De conformidad con el artículo 3, párrafo 6, un país exportador debe obtener el consentimiento por escrito del país importador antes de autorizar la exportación. Si el uso propuesto del mercurio en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala es incompatible con el plan de acción nacional o vulnera la legislación nacional, no cabe esperar dicho consentimiento. Por lo tanto, en esta sección del plan de acción nacional, los países deben incluir estrategias para gestionar el comercio y prevenir la desviación de mercurio hacia el sector, que sean compatibles con 1) las obligaciones previstas en el artículo 7, incluidas las medidas y objetivos de reducción del plan de acción nacional, y 2) las obligaciones previstas en el artículo 3, incluidas las que prohíben para este tipo de extracción el uso de mercurio procedente de extracciones primarias y exceso de mercurio de las plantas de cloro-álcali decomisadas. Las estrategias también deberán tener en cuenta la legislación nacional y las disposiciones comerciales de consentimiento fundamentado del artículo 3.

5.6 b) Estrategias para gestionar el comercio

El anexo C, párrafo 1 f) dispone que los planes de acción nacionales contengan estrategias para gestionar el comercio. Cuando los países estén elaborando sus estrategias comerciales, tal vez deseen tener en cuenta las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué procedimientos son necesarios para asegurar que se documenta, se hace un seguimiento y se verifica el uso del mercurio importado?

  • ¿Qué información debe aportar el exportador al país importador para verificar que el mercurio no procede de una fuente prohibida?

  • ¿Qué criterios y procedimientos de evaluación deben utilizarse para evaluar si las importaciones de mercurio para su uso en extracciones de oro artesanales y en pequeña escala deben permitirse en virtud de las disposiciones en materia de consentimiento del artículo 3?13 Los procedimientos de evaluación deben incluir mecanismos para determinar si las importaciones son compatibles con el artículo 7, las medidas y los objetivos de los planes de acción nacionales, así como mecanismos para asegurar que las importaciones no proceden de fuentes de suministro prohibidas.

  • ¿En qué circunstancias se concederá o denegará el consentimiento de importación de mercurio?

Como primera medida, los países pueden considerar la posibilidad de establecer un grupo de trabajo especial formado por las autoridades competentes (medio ambiente, comercio, minería y aduanas, y autoridades locales, por ejemplo) que participará en la aplicación de las estrategias.

Para elaborar las estrategias, los países pueden tener en cuenta las siguientes medidas:

  • La revisión de las leyes y los reglamentos nacionales en relación con el mercurio, incluido su uso y tratamiento doméstico, así como su comercio internacional. En este examen se determinarán las discrepancias o lagunas con el Convenio y otros acuerdos ambientales internacionales pertinentes.

  • Inventariar los puntos de presión u otros factores que afecten al comercio de mercurio. Tales factores pueden ser otros usos nacionales para el suministro de mercurio, como el uso como amalgama dental, o la fabricación de otros productos que contienen mercurio, como determinadas lámparas, que podrían repercutir en la necesidad de comerciar con este producto. Otros puntos de presión pueden ser el desmantelamiento de plantas de cloro-álcali o la minería primaria activa en la región, ya que ambos son fuentes de suministro de mercurio que se pueden vigilar atentamente para asegurarse de que no proveen al sector de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala.

  • Investigar los volúmenes y las rutas de comercio de mercurio a través de las fronteras y en el territorio nacional14. Los países pueden consultar a la División de Estadística de las Naciones Unidas – Comercio de Mercaderías, conocida como COMTRADE, que mantiene una base de datos en línea, para los datos básicos sobre los flujos comerciales15. Utilizando el código de producto del mercurio (280540) y otros códigos pertinentes, se pueden obtener datos sobre grandes exportadores de mercurio y sobre los flujos de mercurio en la región. Para un país en particular, puede ser útil comparar los datos de COMTRADE señalando ese país como 'destino' del mercurio con los datos nacionales de importación (aduanas) del país. Si el volumen de los primeros supera el de los segundos, existe una posibilidad significativa de que la diferencia se haya importado ilegalmente.

  • Investigar las fuentes de mercurio ilegal, incluidos los puntos de entrada de mercurio en el país existentes o probables, y las redes de distribución internas16. Como parte de esta investigación, los países tal vez deseen investigar si diversos bienes ilegales siguen las mismas rutas de contrabando que el mercurio. La INTERPOL y la Secretaría de los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam han preparado un módulo de aprendizaje electrónico para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley acerca del control del comercio de sustancias peligrosas17. Los gobiernos tal vez encuentren los materiales del módulo de aprendizaje útiles para este propósito. También podría resultar útil a la hora de definir posibles elementos de una estrategia para evitar el comercio ilegal de mercurio un conjunto de instrumentos para combatir el delito contra la vida silvestre y los bosques preparado por el Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre18.


Las estrategias elaboradas resultantes pueden incluir:

  • La coordinación y capacitación de los funcionarios de comercio sobre los requisitos del artículo 3 y sobre las formas de prevenir que los envíos ilegales entren en el país.

  • La coordinación con los países vecinos para, según proceda, desarrollar regímenes comerciales y tributarios armonizados y cooperación sobre la aplicación de la ley, incluida la prevención o la reducción del comercio ilegal de mercurio.

  • La ampliación del informe y la base de datos del inventario de mercurio para incluir un balance de masas de mercurio dentro del país que abarque todas las fuentes de mercurio.


5.6 c) Estrategias para impedir la desviación de mercurio hacia la extracción de oro artesanal y en pequeña escala

El anexo C, párrafo 1 f) también dispone que los planes de acción nacionales incluyan estrategias para impedir la desviación de mercurio de fuentes nacionales y extranjeras hacia la extracción de oro artesanal y en pequeña escala. Para realizar un mejor seguimiento del comercio legal de mercurio dentro del país, y a fin de evitar su desviación, los países pueden considerar la posibilidad de:

  • Elaborar requisitos para la concesión de licencias para los comerciantes de mercurio y para las grandes transacciones de mercurio. El requisito para la concesión de licencia podría incluir la aprobación previa de las importaciones o las ventas de mercurio nacionales, de modo que el gobierno pudiera garantizar que las importaciones no se desvían ilegalmente hacia este tipo de extracción de oro. El requisito para la concesión de licencias también podría utilizarse en el seguimiento y la gestión de las cantidades y ubicaciones de uso de mercurio en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala, de conformidad con las metas de reducción de los planes de acción nacionales.

  • Se podría elaborar un registro de puntos de venta para todas las transacciones nacionales de mercurio, donde se registrara la identidad del vendedor y el comprador, el volumen de mercurio intercambiado, la ubicación y la fecha. Este tipo de sistema se aplica a las transacciones de oro en algunos países para restringir el comercio ilegal de este producto. El registro tendría un beneficio adicional al permitir la verificación de los datos y el análisis minucioso del comercio de mercurio en un país determinado.

  • Formular requisitos para los manifiestos de transporte de mercurio19. A menudo se requieren manifiestos para el transporte de desechos peligrosos20. Los manifiestos podrían diseñarse de manera tal que el vendedor, el transportista y la instalación de destino deban completar y firmar el manifiesto y proporcionar una copia al gobierno, y, por lo tanto, garanticen que cada remesa de mercurio llega a la instalación de destino adecuada y no es desviada ilegalmente para su uso en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala. Los envíos también podrían rastrearse electrónicamente, mediante el uso de códigos de barras o dispositivos que utilicen sistemas de posicionamiento global.

Si un país tiene extracción primaria de mercurio o plantas de producción de cloro-álcali con celdas de mercurio dentro de sus fronteras, el plan de acción nacional deberá incluir estrategias para impedir la desviación de estas fuentes de mercurio nacionales hacia el sector de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala en la medida en que está prohibido por el artículo 3. Además de los procedimientos de concesión de licencias y de expedición de manifiestos citados anteriormente, esas medidas pueden incluir restricciones jurídicas sobre la venta de mercurio procedente de esas fuentes y requisitos adicionales de gestión impuestos al exceso de mercurio procedente del desmantelamiento de plantas de cloro-álcali y al mercurio procedente de la extracción primaria.



5.7 Estrategias para atraer la participación de los grupos de interés en la aplicación y el perfeccionamiento del plan de acción nacional

El anexo C, párrafo 1 g) dispone que el plan de acción nacional incluya estrategias para atraer la participación de los grupos de interés en la aplicación y el perfeccionamiento permanente del plan de acción nacional. Para que el plan de acción nacional cumpla sus objetivos, todos los grupos de interés deben participar en su diseño y aplicación. En el capítulo 4.1 se describe la importancia de incluir a los interesados en el desarrollo inicial del plan de acción nacional. Los principales interesados también deberían participar en el proceso de aplicación. La presencia de interesados implicados desde el desarrollo hasta la aplicación ayudará a inculcar un sentimiento de identificación con el proceso, lo que facilita la aplicación de los cambios propuestos en el plan de acción nacional.

Si bien el término interesado no se define en el Convenio, puede incluir a muchos ministerios competentes del gobierno (como medio ambiente, minería, sanidad y trabajo), así como a sus homólogos de las administraciones locales, mineros en pequeña escala o asociaciones que representen sus intereses, ONG, mineros en gran escala, especialistas y otros proveedores de salud, compradores de oro, instituciones académicas y otros. En particular, los mineros y los miembros de las comunidades mineras tienen una conexión personal con las cuestiones relacionadas con la extracción de oro artesanal y en pequeña escala y comprenden la complejidad del funcionamiento real del sector. La incorporación de sus conocimientos a la estructura del plan de acción nacional garantizará que los objetivos del proyecto son viables y aumentará la probabilidad de que los miembros de la comunidad estén dispuestos a participar en su aplicación. El gobierno local, los proveedores de servicios sanitarios locales, las organizaciones basadas en la comunidad y otros interesados también pueden ser asociados importantes en la aplicación sobre el terreno de programas relacionados con el plan de acción nacional y, por lo tanto, deberían participar en su diseño y su plan de aplicación desde el principio, a fin de asegurar que el plan es práctico y viable. El sector de la minería en gran escala también debería considerarse seriamente como interesado en su papel de orientadores técnicos y también en lo que respecta a los conflictos de utilización de la tierra y el acceso a las zonas mineras.

La implicación y la inversión de los principales interesados en la aplicación y el perfeccionamiento del plan de acción nacional ayudará a garantizar su éxito a largo plazo. Los mecanismos para ello habrán de ser específicos para cada país y será algo que el grupo de trabajo y su grupo consultivo puedan decidir colectivamente. No existe un enfoque único, pero algunas ideas y métodos para tener en cuenta son:

  • Proporcionar un espacio neutral como lugar de celebración de las consultas;

  • Ser transparentes con el proceso y el intercambio de información;

  • Proporcionar apoyo logístico o financiero para los mineros y otros interesados fundamentales para que participen en las sesiones de consultas;

  • Celebrar reuniones de consulta en comunidades mineras o cerca de ellas;

  • Fomentar la participación de los interesados a nivel de la comunidad invitando a los dirigentes y los ancianos de la comunidad, los prestadores de servicios de salud, los propietarios de las plantas de procesamiento, y otras entidades en la cadena de suministro de la minería de oro en la comunidad a las reuniones o bien haciendo que los representantes nacionales asistan a las reuniones de consulta con las comunidades;

  • Tratar de que los grupos infrarrepresentados (mujeres, jóvenes, comunidades afectadas, etc.) participen en las consultas;

  • Asegurar que las asociaciones o entidades que representan una parte interesada o un conjunto de interesados participan activamente y defienden legítimamente el interés del sector que representan.

5.8 Estrategia de salud pública

En el anexo C, párrafo 1 h) se dispone que el plan de acción nacional incluya una estrategia de salud pública sobre la exposición al mercurio de los mineros artesanales y que extraen oro en pequeña escala y sus comunidades. Las personas de las comunidades que practican este tipo de minería o de comunidades cercanas pueden estar expuestas directamente al vapor de mercurio producido durante la quema de amalgama o indirectamente al metilmercurio de los peces capturados aguas abajo de estas zonas mineras. Los principales efectos adversos son neurológicos, renales, cardiovasculares e inmunitarios. En las personas que llevan a cabo la quema de amalgama se ha encontrado mercurio en orina en cantidades elevadas, asociadas a efectos renales y neurológicos, y en otras personas que viven en esas comunidades también se han encontrado niveles altos en orina (OMS, 2013). Los estudios relacionados con las personas que viven aguas abajo de las zonas de extracción de oro artesanal y en pequeña escala han encontrado altas concentraciones de mercurio en el cabello, y también se han registrado efectos neurológicos en esos consumidores de pescado (OMS, 2013).

En el anexo C, párrafo h) se indica además que las estrategias de salud pública para hacer frente a esos efectos

deberían incluir, entre otras cosas, la reunión de datos de salud, la capacitación de trabajadores de la salud y campañas de sensibilización a través de los centros de salud. Obsérvese que la ONUDI, en el marco de su Proyecto Mundial del Mercurio, ha publicado protocolos para la recopilación de datos ambientales y sanitarios (ONUDI, 2004).

Entre los factores importantes a la hora de elaborar una estrategia de salud pública para el sector de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala se incluye:

  • La recopilación de datos de salud no se limita necesariamente a los relacionados con el mercurio, sino que se debería evaluar el estado de salud pública de la comunidad en general. La adopción de un enfoque integrado de salud pública también puede brindar la oportunidad de aprovechar recursos compartidos (humanos, técnicos, financieros) que pueden utilizarse tanto para la recopilación de datos como para cualquier medida de seguimiento que sea necesaria.

  • Puede ser necesario ofrecer capacitación a los trabajadores de atención sanitaria, ya que a menudo desconocen los efectos del mercurio y son incapaces de reconocer, diagnosticar y tratar la intoxicación por este elemento.

  • Los sistemas de salud deben tener protocolos de tratamiento para los efectos del mercurio sobre la salud, incluidos los efectos para la salud de la exposición al mercurio en el sector de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala.

  • Las estructuras sanitarias existentes que ya están integradas en las comunidades y que cuentan con su confianza pueden proporcionar una plataforma fácil de activar para la concienciación sobre el mercurio y sus peligros.

  • En muchos casos puede suponerse una exposición significativa al mercurio debido a la forma en que se utiliza y gestiona el mercurio en estos sitios. Las medidas necesarias para proteger la salud pública no necesariamente deberán retrasarse a causa de la falta de datos de exposición específicos del emplazamiento.

  • Una colaboración intersectorial eficaz entre el ministerio de salud y otros ministerios y organismos pertinentes es esencial para asegurar la aplicación efectiva de medidas para hacer frente a los efectos de la exposición al mercurio utilizado en este tipo de extracción sobre la salud pública. Es igualmente esencial para garantizar que se presta la debida atención a las cuestiones relacionadas con la salud como parte de las medidas adoptadas en otras esferas distintas de la sanitaria.

5.9 Prevención de la exposición de las poblaciones vulnerables al mercurio utilizado en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala

En el anexo C, párrafo i) se dispone que los países incluyan en el plan de acción nacional estrategias para prevenir la exposición de las poblaciones vulnerables al mercurio utilizado en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala, en particular los niños y las mujeres en edad fértil, especialmente las embarazadas. Las poblaciones vulnerables también pueden incluir a los que dependen en gran medida de comer pescado que puede estar contaminado por esas actividades de extracción.

En estas zonas, los niños suelen dedicarse a la extracción, y la utilización del trabajo infantil es una cuestión delicada e importante en el sector. La Organización Internacional del Trabajo estima que alrededor de un millón de niños de entre 5 y 17 años se dedican a la minería en pequeña escala y la explotación de canteras en todo el mundo (esta cifra incluye todo tipo de minería, no solo la extracción de oro con mercurio)21. También hay pruebas de que los niños participan tanto en la amalgamación como en la quema de amalgama, lo que los pone en una situación de alto riesgo de exposición al mercurio (Bose-O'Reilly et al., 2008; HRW, 2011, 2013; Kippenberg, 2014). Por lo tanto, las estrategias para prevenir la exposición de los niños al mercurio también deberían incluir estrategias para eliminar el trabajo infantil en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala. Además, los niveles de mercurio en el aire pueden ser elevados en las comunidades, incluidos los pueblos y ciudades en los que se comercializa y procesa amalgama de mercurio, y donde la población local, incluidos los niños, puede estar expuesta a niveles peligrosos de mercurio.

Con arreglo al Convenio 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil (C182), que ha sido ratificado por 179 países, las peores formas de trabajo infantil están prohibidas para toda persona menor de 18 años. Entre ellas cabe mencionar las formas de trabajo infantil que exponen a los niños a sustancias peligrosas y probablemente causan daños en su salud. Muchos países cuentan con legislación nacional que prohíbe el trabajo infantil en condiciones peligrosas para toda persona menor de 18 años. Por lo tanto, los planes de acción nacionales tienen un papel fundamental en la reducción del trabajo infantil con mercurio. Algunas estrategias útiles para cumplir este objetivo pueden ser:

  • Actividades de divulgación y sensibilización sobre los riesgos del trabajo infantil con mercurio en las comunidades dedicadas a la extracción de oro artesanal y en pequeña escala, con objetivos específicos, en particular los dirigentes de las comunidades, los padres y los niños;

  • La aplicación de reglamentos ambientales y de minería que prohíben el uso de mercurio (o el trabajo infantil en la minería) por parte de los niños mediante, entre otras cosas, sanciones a los empleadores;

  • Inspecciones en busca de trabajo infantil o exposición de los niños al mercurio por funcionarios gubernamentales tales como inspectores de minas, inspectores ambientales e inspectores de trabajo;

  • La incorporación de las cuestiones de trabajo infantil en los programas para el sector de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala, y el intercambio de información sobre trabajo infantil con los departamentos gubernamentales y los organismos competentes de las Naciones Unidas.

Otro problema relacionado es la exposición de los niños que no trabajan, pero que están presentes en las zonas de extracción porque las madres carecen de lugares donde dejar a sus hijos, y la exposición del feto durante el embarazo. El plan de acción nacional puede abordar esta cuestión asegurando que:

  • Hay una labor de divulgación y sensibilización sobre los riesgos de la exposición al mercurio para los fetos y los niños en estas comunidades, con objetivos específicos, en particular los dirigentes comunitarios y las mujeres, con respecto a la cuestión de la utilización del mercurio por parte de los niños;

  • Los agentes no gubernamentales que se ocupan de los asuntos relacionados con la extracción de oro artesanal y en pequeña escala incluyen la cuestión de la exposición de los niños al mercurio en sus programas, y comparten la información sobre el trabajo infantil con los departamentos gubernamentales y los organismos de las Naciones Unidas competentes;

  • Los ministerios de educación y familia son conscientes de la necesidad de instituciones para la primera infancia en las zonas en que se practica este tipo de extracción.

La resolución de la Asamblea Mundial de la Salud sobre el papel de la OMS y los ministerios de salud pública en la aplicación del Convenio de Minamata22 exhorta a los Estados Miembros a, entre otras cosas, promover servicios de atención a la salud adecuados para la prevención, el tratamiento y el cuidado de las poblaciones afectadas por la exposición a mercurio o compuestos de mercurio, incluidas las estrategias de comunicación del riesgo eficaces orientadas a los grupos vulnerables, como los niños y las mujeres en edad de fértil, especialmente las mujeres embarazadas. Se prevé que la OMS incluya orientaciones sobre la elaboración de estrategias para evitar la exposición de esas poblaciones vulnerables, como parte de sus directrices para la elaboración de la estrategia de salud pública, y se recomienda a los países que consulten esas directrices cuando se publiquen. Este documento de orientación se actualizará para reflejar la información a medida que se disponga de ella.




5.10 Estrategias para proporcionar información a la minería artesanal y en pequeña escala, los procesadores de oro y las comunidades afectadas

La comunicación con los mineros y las comunidades afectadas sobre cuestiones relacionadas con el mercurio y la extracción de oro artesanal y en pequeña escala requiere un conocimiento detallado del contexto sociocultural, económico e institucional. Este suele ser específico de cada zona, especialmente en las regiones y los países donde los patrones migratorios han traído personas procedentes de múltiples entornos culturales. Las aptitudes y las técnicas que se necesitan son similares a las que se mencionan en el capítulo 4.4 b), a saber:

  • Trazar objetivos de las actividades de divulgación;

  • Identificar a los destinatarios;

  • Definir el mensaje central que se comunica;

  • Analizar cuáles son los tipos apropiados de medios y otras técnicas para obtener la participación de los destinatarios;

  • Proporcionar un medio de evaluar la eficacia de la comunicación.

No obstante, las comunicaciones directas con los mineros y las comunidades afectadas pueden requerir un enfoque más matizado que tenga la finalidad de informar a la población, pero también de cambiar los comportamientos.

En el contexto del Convenio de Minamata y el proceso del plan de acción nacional, los objetivos de comunicación variarán de un país a otro y evolucionarán a lo largo de todo ese proceso. Los esfuerzos de difusión iniciales pueden centrarse en aportar información a las comunidades para crear conciencia general sobre los problemas del mercurio y las metas del propio Convenio de Minamata, en tanto que la divulgación posterior podrá abordar aspectos específicos relacionados con la salud pública, las técnicas de extracción adecuadas, cambios relativos a la legislación y los reglamentos u otros aspectos de formalización, medios de vida alternativos y cuestiones de ordenación de los recursos naturales. Además, los países pueden optar por utilizar las interacciones con los mineros y las comunidades afectadas para abarcar un mayor abanico de temas de salud, sociales y económicos que son importantes para esas comunidades. Por ejemplo, un programa de comunicación sobre la salud podría proporcionar información sobre la mejora general de la higiene y el saneamiento, así como ofrecer importantes mensajes sobre la prevención de la exposición al mercurio (Artisanal Gold Council, 2014).

El suministro de información a los mineros y las comunidades afectadas se beneficiará de un plan o una estrategia de comunicación cuidadosamente elaborados. Un plan de comunicación es el proceso para determinar qué medios de comunicación (la prensa escrita, la radio, la televisión, los teléfonos móviles, los medios sociales), así como otras técnicas (seminarios, sesiones de formación, debates públicos, concursos de arte, festivales y ferias u otros actos comunitarios, etc.), son los más adecuados para mandar el mensaje a estas comunidades, y quién será el mensajero más verosímil, teniendo en cuenta sus condiciones sociales y culturales. El uso de las redes sociales existentes puede ser una de las formas menos costosas y más eficaces de transmitir información sobre el mercurio. Esas redes pueden utilizarse de diversas maneras:

  • Los oradores puedan visitar las escuelas y los estudiantes pueden elaborar materiales que después pueden llevar a casa de sus padres;

  • Se puede apelar a los líderes religiosos para que ayuden a comunicar la información, pues sus consejos suelen ser respetados;

  • Las organizaciones basadas en la comunidad cuyos estatutos incluyen la difusión de información sobre la salud pública o el desarrollo económico de la comunidad pueden poner en práctica programas. Las organizaciones basadas en la comunidad suelen comunicarse regularmente con otros grupos con objetivos similares.

Se deben hacer esfuerzos para coordinarse con otras iniciativas de conservación y desarrollo que se están llevando a cabo en las zonas mineras, a fin de garantizar que se trabaja en los programas de manera concertada y se aprovechan los recursos disponibles.

Un obstáculo significativo a la hora de comunicarse con los mineros y otros actores acerca de los posibles efectos de la contaminación por mercurio sobre el medio ambiente y la salud humana es que tales efectos no suelen ser visibles inmediatamente. Las vías de la exposición al mercurio son complejas, y las respuestas en los seres humanos pueden abarcar desde problemas neurológicos observables (como temblores) a problemas cardiovasculares, donde los efectos son más sutiles. Además, la respuesta a la contaminación por mercurio en los ecosistemas puede variar en función de múltiples factores bióticos y abióticos. El reto de la comunicación es transformar estos temas complejos en mensajes convincentes y fáciles de comprender y relacionar por parte de los destinatarios.

Los nombres, lugares y datos de contacto de los médicos y los hospitales que pueden proporcionar diagnóstico y tratamiento adecuados a quienes ya están afectados por la toxicidad del mercurio también es una información importante para las víctimas de estas intoxicaciones.

Además de la necesidad de proporcionar información sobre los efectos del mercurio en la salud humana y los ecosistemas, es probable que haya una necesidad de proporcionar actividades de educación y capacitación destinadas especialmente a los mineros y procesadores de oro sobre las técnicas para reducir la exposición, así como las técnicas de producción de oro sin mercurio o con cantidades reducidas de esta sustancia. Los talleres de capacitación pueden proporcionar información a los mineros sobre mejoras en la trituración y molienda del mineral, métodos sencillos y a la vez más avanzados tecnológicamente para concentrar la mena y eliminar los minerales que no son de interés, y sobre mejores prácticas de gestión para crear una zona minera más segura y productiva. La capacitación directa entre mineros es un enfoque que ha resultado especialmente positivo, ya que los mineros tienen mucha credibilidad entre sus compañeros. Los procesadores de oro pueden capacitarse en el uso de tecnologías para reducir las emisiones de mercurio.

La ONUDI ha elaborado un manual para la capacitación de los mineros de oro artesanales y en pequeña escala (Manual for Training Artisanal and Small-Scale Gold Miners), que proporciona amplia información sobre cómo llevar a cabo talleres de capacitación a los mineros, quién debería participar y el tipo de plan de estudios que debería presentarse (ONUDI, 2006). El Laboratorio Nacional Argonne y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos han proporcionado capacitación para los propietarios de tiendas de oro sobre la utilización de un sistema de captura de mercurio (Laboratorio Nacional Argonne, 2013).



5.11 Calendario de aplicación del plan de acción nacional

Un calendario de aplicación del plan de acción nacional implica convertir las metas y los objetivos descritos en los capítulos anteriores en tareas y actividades específicas (véase la sección 4.4). El calendario que se desarrolla en el plan de acción nacional debería incluir los plazos de aplicación y cumplimiento de cada fase o medida, así como el organismo gubernamental, la organización o los otros grupos de interesados que se encargarán de la aplicación de la actividad. También es posible desglosar el calendario de actividades en plazos más pequeños que faciliten el seguimiento de los progresos.

Al elaborar el calendario para la aplicación del plan de acción nacional, tal vez sea útil recurrir a los grupos de interesados que tienen amplia experiencia con medidas específicas. De esta forma, se aprovecharán mejor las ventajas de contar con un grupo más amplio de interesados para facilitar, aplicar y examinar los progresos logrados. La programación detallada de las actividades para la aplicación del plan de acción nacional puede complementarse con el establecimiento de objetivos provisionales o subtareas. Estos objetivos provisionales debe considerarse como 'lo que hay que hacer para llevar a cabo la actividad'. En lo que respecta a cada una de las tareas y actividades, deben tenerse en cuenta factores económicos, sociales y ambientales.

El calendario de aplicación debe incluir también información sobre los criterios que se utilizarán para determinar si se están logrando los objetivos y las metas. Estos criterios pueden ser una combinación de medidas cualitativas y cuantitativas; lo importante es que se comuniquen fácilmente a las diversas partes interesadas. Esos criterios deben servir también como instrumento de evaluación. Si no se cumplen los criterios dentro de un plazo razonable, tal vez sea necesario reconsiderar el método de aplicación.

Mecanismos de mercado para fomentar el uso reducido de mercurio en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala

6

Foto : Kevin Telmer