Página principal



Nacionesunidas

Descargar 2.9 Mb.

Nacionesunidas





Descargar 2.9 Mb.
Página1/104
Fecha de conversión28.07.2018
Tamaño2.9 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   104




NACIONESUNIDAS

BC

UNEP/CHW.12/27

Distr. general

13 de agosto de 2015

Español
Original: inglés

Conferencia de las Partes en el Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación
12ª reunión

Ginebra, 4 a 15 de mayo de 2015

Informe de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación relativo a la labor de su 12ª reunión

I. Introducción

  1. En las decisiones BC‑11/20, SC‑6/25 y RC‑6/12, las Conferencias de las Partes en el Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación, el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes y el Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo Aplicable a Ciertos Plaguicidas y Productos Químicos Peligrosos Objeto de Comercio Internacional, respectivamente, determinaron celebrar la 12ª Reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Basilea, la séptima Reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Estocolmo y la séptima Reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Rotterdam de manera consecutiva en 2015 (en adelante “las reuniones de 2015”). Las conferencias de las Partes también decidieron que sus reuniones de 2015 incluirían “sesiones conjuntas, cuando proceda, sobre cuestiones de interés para los tres convenios” y darían “prioridad a contar con un programa centrado en las cuestiones de fondo relacionadas con la aplicación de los convenios y con un calendario que deje tiempo suficiente para el examen de esas cuestiones”.

  2. De conformidad con las decisiones antes mencionadas, y tal como se describe más adelante con más detalle en la sección IV C, las reuniones de 2015 incluyeron sesiones conjuntas para abordar cuestiones intersectoriales de interés para los tres convenios, así como la apertura y la organización de las reuniones. En el presente informe se describen las sesiones conjuntas de las tres conferencias de las Partes, así como de las distintas sesiones de 12ª Reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Basilea. Los informes de la séptima Reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Rotterdam (UNEP/FAO/RC/COP.7/21) y de la séptima reunión de las Partes en el Convenio de Estocolmo (UNEP/POPS/COP.7/36), al igual que en el presente informe, abarcan tanto las sesiones conjuntas de las reuniones de las tres conferencias de las Partes, así como las sesiones separadas de las respectivas reuniones.

  1. Apertura de las reuniones (tema 1 del programa)

  1. El Sr. Jan Dusik, Director de la Oficina Regional para Europa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que hizo las veces de maestro de ceremonias, dio la bienvenida a los participantes en las reuniones de 2015.

  1. Discursos de apertura

Pronunciaron discursos de apertura el Sr. Rolph Payet, Secretario Ejecutivo de los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam; el Sr. Clayton Campanhola, Secretario Ejecutivo del Convenio de Rotterdam; el Sr. Bruno Oberle, Secretario de Estado de la Oficina Federal Suiza para el Medio Ambiente; el Sr. Achim Steiner, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA); y la Sra. Naoko Ishii, Directora General y Presidenta del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

  1. En su discurso, el Sr. Payet dio la bienvenida a los participantes en las reuniones de 2015 y expresó su compromiso personal con la tarea de lograr los objetivos de los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam. Dijo que la gestión racional de los productos químicos y los desechos no solo contribuía a los aspectos económicos del desarrollo sostenible sino también a los sociales, y que todos los países tenían que considerar que su integración en la agenda política mundial fuese prioritaria y asegurar al mismo tiempo que siguiera siendo una cuestión prioritaria en la agenda nacional. A tal efecto, dijo que era importante fortalecer la función y la capacidad de los centros regionales y promover la asociación con las organizaciones no gubernamentales y el sector privado y extender el proceso de sinergias a nivel regional y nacional. Al recordar el tema de las reuniones en curso, el paso de la ciencia a la acción: trabajar por un futuro más seguro, afirmó que pese a que los nuevos objetivos de desarrollo sostenible probablemente activaran ese tránsito, se necesitaban indicadores sólidos para el grupo de productos químicos y desechos a fin de garantizar la protección de la salud humana y el medio ambiente sin imponer limitaciones económicas innecesarias a los países, las industrias y las personas.

  2. Con respecto a las principales decisiones sobre cada uno de los programas de las tres conferencias de las Partes, el orador destacó en particular las directrices técnicas sobre los movimientos transfronterizos de los desechos eléctricos y electrónicos del Convenio de Basilea, cuya aprobación describió como un paso crucial para asegurar la gestión racional de la corriente de desechos de más rápido crecimiento del planeta, y las relativas a la inclusión de productos químicos en los Convenios de Estocolmo y Rotterdam. Con respecto a estos dos últimos convenios, dijo que se debía asignar particular importancia a la creación de un mecanismo facilitador que ayudara a las Partes a resolver sus dificultades en cuanto a la aplicación y el cumplimiento, e instó a las Partes en esos convenios a que se esforzaran por llegar a un acuerdo sobre las cuestiones pendientes que impedían la aprobación de un mecanismo de esa índole.

  3. Para concluir, el orador expresó su agradecimiento a los países donantes, entre ellos Alemania, China, Dinamarca, los Estados Unidos de América, Finlandia, Francia, Noruega, Polonia, Suecia y Suiza, cuyas contribuciones habían posibilitado la participación de Partes que son países en desarrollo y países con economías en transición en las reuniones preparatorias regionales y las reuniones de 2015, debido a que las aportaciones de los países en desarrollo y los países con economías en transición eran fundamentales para lograr un resultado satisfactorio.

  4. El Sr. Campanhola comenzó expresando sus condolencias a la delegación del Nepal por el terremoto que asoló al país con consecuencias devastadoras. También encomió el firme compromiso del país con el Convenio de Rotterdam, como lo demostraban las 18 notificaciones de medidas reglamentarias firmes que, pese a la tragedia, había presentado recientemente en relación con distintos plaguicidas. Hizo un aparte en relación con la feria científica que se celebraría paralelamente a las reuniones en curso, en cuya inauguración el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pronunciaría un discurso ante las Partes. Dijo que cada Reunión de la Conferencia de las Partes se centraba en el examen de los productos químicos, cuya inclusión en el anexo III del Convenio recomendaba el Comité de Examen de Productos Químicos. Si los dos plaguicidas y las dos formulaciones plaguicidas extremadamente peligrosas que figuraban en el programa se añadían al Convenio, su importancia quedaría demostrada, en particular para los países en desarrollo, donde la agricultura era un sector clave y las condiciones de uso de los plaguicidas con frecuencia ponían en grave riesgo a los agricultores y a sus familias.

  5. Tras esbozar las actividades de la FAO en apoyo de la labor de los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam, observó que los convenios también desempeñarían la importante función de ayudar a los países a lograr los objetivos de desarrollo después de 2015. Para concluir, expresó su compromiso con la práctica de las secretarías de colaborar estrechamente para prestar un elevado nivel de apoyo a las Partes, a las que deseó éxitos en las deliberaciones de las reuniones en curso.

  6. En su intervención, el Sr. Oberle dio la bienvenida a Ginebra a los participantes y los instó a aprovechar el éxito de las anteriores reuniones conjuntas de las Conferencias de las Partes en los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam y a que, sobre la base del proceso de examen de las sinergias, siguieran armonizando la coordinación y la cooperación en esferas tales como el cumplimiento, la asistencia técnica y financiera y la orientación respecto del mecanismo financiero, con lo que se abordarían los problemas normativos, técnicos y estratégicos de los convenios de una manera integral que sirviera de base para elaborar políticas coherentes y generales y aumentar al mismo tiempo la visibilidad del grupo temático sobre productos químicos y desechos. Refiriéndose a los temas de los programas de las distintas reuniones, catalogó de especialmente importante el perfeccionamiento de las directrices sobre la gestión ambientalmente racional de los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos, en vista del aumento del volumen de desechos eléctricos y electrónicos y la dificultad para distinguirlos de los equipos eléctricos y electrónicos usados; la facilitación de la entrada en vigor de la Enmienda del Convenio de Basilea relativa a la prohibición; la aprobación de mecanismos de cumplimiento eficientes y eficaces en el marco de los Convenios de Estocolmo y Rotterdam para asegurar que las Partes que tuvieran dificultades en el cumplimiento recibieran el apoyo necesario; y la inclusión en estos dos últimos convenios de todas las sustancias recomendadas por el Comité de Examen de Productos Químicos y el Comité de Examen de los Contaminantes Orgánicos Persistentes, incluidas las que habían sido objeto de debate en reuniones anteriores. Dijo que esta última cuestión era fundamental para garantizar la eficacia de ambos convenios, así como la credibilidad de sus órganos científicos.

  7. A modo de conclusión, expresó su confianza en que los participantes en las reuniones en curso trabajaran con el espíritu de compromiso constructivo y el pragmatismo que habían caracterizado al grupo de entidades que se ocupaban de los productos químicos y los desechos y, de esta manera, produjeran resultados concretos que redundarían en que los convenios fuesen más eficaces, eficientes coherentes y exhaustivos y, además, contribuirían a reforzar y desarrollar a cada convenio por separado.

  8. El Sr. Steiner dio la bienvenida a los participantes a un lugar que señaló como testigo de largas horas de negociaciones intensas. No cabía duda de que el año 2015 era importante: había que adoptar decisiones fundamentales sobre cuestiones tales como los objetivos de desarrollo sostenible y el cambio climático, por lo que las reuniones de 2015 de las Conferencias de las Partes en los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam serían decisivas para esas negociaciones. Señaló a la atención de los presentes tres cifras que reflejaban la importancia fundamental de esos convenios. En primer lugar, entre 1970 y 2010, el valor anual de la producción mundial de productos químicos había aumentado de 170.000 millones de dólares a 4,2 billones de dólares, lo que demostraba la importancia económica de las sustancias con las que los países tenían que lidiar. En segundo lugar, había más de 100.000 sustancias químicas reconocidas en circulación, que afectaban tanto al cuerpo humano como al medio ambiente, y la capacidad para comprender sus efectos estaba quedando muy a la zaga de su valor económico y su desarrollo. En tercer lugar, cada año se registraban cerca de 1 millón de muertes por envenenamiento en el lugar de trabajo en la industria química. Por ello, era menester que las organizaciones internacionales contaran con los conocimientos y la capacidad suficientes para que los encargados de formular políticas, los ciudadanos y otras entidades pudieran aprovechar las oportunidades de una economía del siglo XXI basada en los productos químicos. El objetivo no era detener el desarrollo económico, sino reducir los riesgos, mejorar las normas y garantizar la rendición de cuentas en lo relativo a los productos químicos.

  9. Tras señalar el costo de la atención de la salud y los ingresos perdidos a causa de los productos químicos que perturban el sistema endocrino en la Unión Europea, dijo que dichos costos eran un indicador claro de por qué las decisiones de las reuniones de los convenios relacionados con los productos químicos eran tan importantes para asegurar que esos productos cumplieran su finalidad sin causar daños indebidos. No cabía duda de que se podía, por ejemplo, luchar contra el paludismo con algo que no fuera el DDT, ese producto químico obsoleto, y dejar a un lado la disyuntiva de costos perjudiciales a cambio de determinados beneficios. Una transición de esas características exigía que la solidaridad internacional y las medidas nacionales giraran en torno a los principios de colaboración y respaldo. La historia demostraba que no era fácil lograr ese resultado: a lo largo de los años se había acumulado un legado de frustraciones, decepciones y ambiciones frustradas. Sin embargo, en esos momentos, un ciclo de cooperación durante un decenio había dejado a los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam a las puertas de alcanzar avances sumamente prometedores en la gestión de los productos químicos. Para cruzar ese umbral era necesario abordar cuestiones tales como la inclusión de los productos químicos en los convenios, el cumplimiento y las finanzas en un espíritu de buena fe y confianza, a fin de que un conjunto completo de medidas pudieran ponerse en marcha con miras a que los convenios relacionados con los productos químicos contribuyeran a la prosperidad y el bienestar de todos.

  10. En su discurso, la Sra. Ishii destacó los logros del FMAM en los dos años precedentes, en particular la ampliación de su cartera de productos químicos y el apoyo a los proyectos sobre la eliminación y la vigilancia de los contaminantes orgánicos persistentes. Dijo que era fundamental ser más ambiciosos a la hora de abordar las cuestiones críticas que amenazaban con socavar el desarrollo futuro, como el aumento de las presiones que las modalidades actuales de consumo, el crecimiento de la población y el haber rebasado los límites del planeta ejercían sobre el capital natural y los ecosistemas. Subrayó en particular, que era importante abordar los efectos de la contaminación causada por los productos químicos que, como se reconocía en las deliberaciones en curso sobre los objetivos de desarrollo sostenible, debían considerarse un obstáculo al desarrollo sostenible. Además de la aplicación efectiva de los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam, la oradora dijo que ello requería un cambio sistémico en los enfoques para abordar los productos químicos, sobre todo los contenidos en los productos electrónicos de rápida proliferación, y otros productos de uso cotidiano. En consecuencia, el FMAM estaba alentando las inversiones en la prevención de la contaminación en su fuente de manera de lograr una mayor eficacia en función de los costos y garantizar una mayor seguridad y sostenibilidad de la producción y el consumo. Tras hacer especial hincapié en la colaboración con el sector privado, destacó, entre otras cosas, dos proyectos en China encaminados a prevenir las emisiones y la producción de contaminantes orgánicos persistentes en las industrias con miras a lograr que fueran eliminados de los productos finales. Por otra parte, el FMAM había establecido la ambiciosa meta de eliminar 80.000 toneladas de esos contaminantes, para lo cual ya se habían presentado al Consejo del FMAM varios proyectos destinados a la reducción de 2.000 toneladas anuales de contaminantes orgánicos persistentes, entre ellos dos de las sustancias recientemente incluidas. El FMAM también estaba tratando de prestar más apoyo a los países mediante el establecimiento de una esfera de actividad integrada sobre productos químicos y desechos y un programa de apoyo específico para ayudar a los pequeños Estados insulares en desarrollo. La oradora felicitó a los Convenios de Basilea, Estocolmo y Rotterdam por su compromiso como asociados y terminó su intervención instando a los participantes en las reuniones conjuntas en curso a ponerse manos a la obra y participar en las importantes deliberaciones que imprimirían impulso a los convenios.

  1. Ceremonia relativa a la Enmienda sobre la Prohibición

  1. Como parte del seguimiento de la iniciativa patrocinada por Indonesia y Suiza para mejorar la eficacia del Convenio de Basilea, el Sr. Oberle (Suiza) y el Sr. Rasio Ridho Sani (Indonesia) presidieron una ceremonia para celebrar la ratificación de la Enmienda sobre la Prohibición, del Convenio de Basilea, por otros seis países desde la 11ª Reunión de la Conferencia de las Partes en dicho Convenio, a saber: Benín, Colombia, Congo, Côte d' Ivoire, Guatemala y el Perú.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   104



Descargar 2.9 Mb.