Página principal



Paul era un cliente habitual del Banco Europeo

Descargar 0.56 Mb.

Paul era un cliente habitual del Banco Europeo





Descargar 0.56 Mb.
Página7/16
Fecha de conversión02.09.2018
Tamaño0.56 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   16







TIPOS DE USO DE BIENES ANÓNIMOS


El tipo de lavado de activos más reciente, en algunos aspectos es el más simple. Los criminales están conscientes, que entre menos posibilidades existan para el investigador de rastrear por medio de una auditoría, es menos probable que la investigación detecte o pruebe a un criminal estándar la relación entre el y los bienes. Algunas formas de bienes son completamente anónimas por naturaleza, de manera que la propiedad o fuente es virtualmente imposible de probar, a menos que el criminal sea atrapado por las autoridades, mientras interactúa con el bien.


El mejor ejemplo de este tipo de bienes anónimos es el efectivo, pero otros ejemplos pueden incluir mercadería de consumo, joyería, metales preciosos, sistemas electrónicos de pago y algunos productos financieros (como cuentas personales numeradas en forma anónima). La necesidad de bienes anónimos, se demuestra con la importancia del efectivo dentro de los carteles de drogas, que se han reportado en muchos casos alrededor del mundo – los consumidores casi siempre desean pagar en efectivo para permanecer sin relación con los proveedores y luego ellos tienen la necesidad de ser parte de ese círculo.


72

Un servicio de cambio de moneda en un banco de un país pacífico, atrajo a un nuevo cliente, Kevin, quien cambió el equivalente de US$2,000 de moneda europea a moneda nacional. Luego Kevin abrió una cuenta en la misma agencia e inmediatamente depositó los fondos en ella. Mientras completaba la documentación para abrir la cuenta, no dio ninguna explicación sobre los fondos. Unos días después, retiró en efectivo una parte de los fondos. Como el inicio y fin de la actividad financiera fue en efectivo, la institución financiera no pudo sacar conclusiones sobre el origen de los fondos. El banco decidió informar de la transacción a la UIF nacional.


El mismo día de las actuaciones de Kevin, su prima Erin fue a otro banco en la misma jurisdicción e intentó depositar directamente a una cuenta nueva, el equivalente a US$72,000 en moneda europea,. Sin embargo, debido a la falta de explicaciones sobre el origen de los fondos, el banco estuvo renuente a continuar con el procedimiento de apertura de cuenta. En su frustración, Erin propuso dividir los fondos en cantidades más pequeñas, creyendo que el tamaño de los fondos era lo que preocupaba al banco y también presentó una factura de mercancía vendida como explicación de los fondos. También alegó que un empleado del Banco Central ya le había explicado por teléfono que ese banco aceptaría el dinero en una nueva cuenta. El banco no se dejó intimidar por su comportamiento y se rehusó a abrir la cuenta. Más tarde ese día, los primos de Erin, Kevin y Jerry, cambiaron dos notas europeas, equivalentes a US$500 cada una, en el mismo banco. Después de identificar algunas de las conexiones entre varias transacciones, el banco también informó sobre el asunto a la UIF nacional.


En la tarde, Jerry abrió una cuenta en otro banco. Llevando a cabo muchas otras transacciones pequeñas, cambió el equivalente de US$13,000 de una moneda europea a la moneda local, depositó parte de los fondos en la cuenta nueva y el resto lo mantuvo en efectivo. Además, después de unos días retiró todo el dinero depositado, nuevamente en efectivo. Este tercer banco también decidió informar a la UIF nacional.


Al analizar las diversas transacciones bancarias, la documentación de apertura de cuentas y consultar las bases de datos de instituciones de cumplimiento de la ley; la UIF rápidamente descubrió la relación entre Kevin, Erin y Jerry. La actitud defensiva y agresiva de Erin en el banco, incrementó las sospechas de que el dinero no era de origen legal. La factura presentada como evidencia de fuente legítima de los fondos, que el banco había guardado en sus archivos, no tenía firma de vendedor o ninguna otra indicación del comprador. De hecho, la factura no parecía genuina en lo absoluto. Además, el que Erin asegurara haber hablado previamente con el Banco Central, sonaba como un intento de convencer al personal del banco, sobre la legitimidad de la transacción. El hecho de que los miembros de la familia, visitaran tres bancos distintos el mismo día para cambiar moneda extranjera, a niveles por debajo de los límites legales, así como depositar dinero que había sido retirado hace muy poco tiempo, indicaba que era posible que hubieran estado tratando de impedir que los detectaran y que se reportara a la UIF nacional. Una vez que el análisis y la información estuvieron completos, la UIF remitió el caso a la policía para acciones posteriores.


Además, casi al mismo tiempo la UIF recibió muchas transacciones de otras instituciones bancarias, que involucraban el cambio de la misma moneda europea. No había ninguna explicación legítima para la circulación de esta moneda en el país, especialmente en denominaciones tan grandes. Sin embargo, cabía dentro de la hipótesis que se estaban transportando drogas desde América del Sur, hacia Europa, a través del país pacífico,. Las monedas europeas se elevaron durante el proceso de venta en los países destino, donde se lavaba el dinero mediante el sistema bancario del país pacífico y se cambiaba a otras monedas, para ocultar la fuente de los fondos originales. La circulación de la moneda extranjera, también podía ser resultado de lavado de dinero que se originaba de otras actividades criminales, como fraude o evasión de impuestos, en la Unión Europea o en otro país. Al momento de escribir este documento, las autoridades estaban investigando la operación de lavado.


Indicadores: transacciones estructuradas para estar dentro de los requerimientos legales (pitufeo) – usar la misma sucursal o sucursales similares, en múltiples instancias, cuando una sola transacción sería más eficiente – rápida creación y retiro de fondos de las cuentas – moneda inusual – actitud defensiva hacia cuestionamientos – intentar convencer al personal del banco para facilitar la transacción, haciendo referencia a altas autoridades del sistema regulatorio o supervisor.

A currency exchange service at a bank in a pacific nation attracted a new customer, Kevin, who exchanged US$2,000 worth of European currency into the national currency. Kevin then opened an account at the same branch and immediately deposited the funds within. Whilst completing the documentation for the account opening, no explanation was given for the funds. A few days later, a proportion of the money was withdrawn, again in cash. As the beginning and the end of the financial activity was in cash, the financial institution could draw no conclusions about the origin of the funds. The bank decided to disclose

the transaction to the national FIU .

On the same day as Kevin’s actions, his cousin Erin went to another bank in the sa m e

jurisdiction and attempted to deposit US$72,000 worth of European currency directly into a new bank account. However, in this instance due to a lack of explanation for the fund origin, the bank was unwilling to proceed with the account opening procedure. In her frustration, Erin proposed to split the funds into smaller amounts - believing that the size of the funds was the source of the banks concern - and also produced a copy of an invoice for goods sold as explanation for the funds. She also claimed that an employee of the Central Bank had already explained to her by telephone that this bank would accept the money into a new account. Not intimidated by her behaviour the bank continued to refuse to process the account opening. Later that day, Kevin and Jerry - Erin’s cousins - exchange two European currency notes, worth US $ 500 each, at the same bank. Having identified some of the connections between the various transactions, the bank also disclosed the matter t o the national FIU .

In the afternoon Jerry opened an account at yet another bank. Undertaking several smaller transactions, he exchanged US$13,000 worth of European currency into the local currency, with part of the funds immediately deposited into the new account and the remainder kept as cash. Fu rthermore, after a few days all of the deposited money was withdrawn, again in cash. This third bank also decided to disclose to the national FIU .

By analysing the various banking transactions and account opening documentation, as well as consulting other law enforcement data bases, the FIU rapidly discovered the relationship between Kevin, Erin and Jerry. Erin’s defensive and aggressive attitude at the bank increased suspicion that the money didn’t have a legal origin. The invoice presented as evidence of a legitimate source of funds by Erin - which the bank had kept for its records - did not have a seller’s signature or further indication of the buyer. In fact, the invoice did not look to be genuine at all. Fu rthermore, Erin’s claim to have gained prior agreement from the Central Bank by telephone sounded like a typical subversion attempt to convince the bank staff of the legitimacy of the transaction. The fact that the family members visited three separate banks on the same day to exchange foreign currency at levels under mandatory reporting limits, as well as depositing money that had been withdrawn shortly afterwards, indicated that they may have been trying to prevent detection and reporting t o the national FIU. Once the analysis and intelligence gathering was completely, the FIU forwarded the case to the police for further action.

Fu rthermore, at around the same period the FIU received several transactions from other banking institutions involving the exchange of the same European currency. There was no obvious legitimate explanation for the circulation of this currency in the country, especially in large denominations. However, it fitted in with a hypothesis of drugs being transported from South America, through the pacific country, to Europe. The European currencies raised during the selling process in destination countries were then being laundered through the Pacific country’s banking system, and changed into other currencies to hide the source

of the original funds. The circulation of the European currency could have also been the result of laundering money that originated from other criminal activities - such as fraud or tax evasion - in the European Union or elsewhere. At time of writing, the laundering operation was under investigation by the authorities.


I n d i ca t o r s :

Tr a n sactions structured to fall below mandatory reporting requirements (‘smurf i n g ’ )

Use of same branch or similar branches on multiple instances when a single transaction would be more efficient

Rapid creation and withdrawal of funds from accounts

Unusual currency form

Defensive stance to ques t i o n i n g

A t t e m p ts to encourage bank staff to facilitate transa c t i o n by reference to higher authorities in the regulatory or supervisory system.


73

Brad se acercó a un banco conocido y cambió a moneda local US$10,000 en billetes de alta denominación. Al día siguiente se acercó al banco otra vez y cambió US$1,700. Como respuesta a preguntas del empleado del banco, Brad afirmó que había recibido el dinero como pago por los camarones que su negocio había pescado. A pesar de que Brad decía haber nacido en el país, de acuerdo con su licencia para conducir (mostrada como identificación para la transacción), Brad vivía en otro país americano. Después de algún tiempo, fue a la misma agencia del banco y cambió US$1,000. Esta vez, Brad dijo que el dinero era un regalo de su hermano. El banco decidió informar a la UIF nacional de las transacciones de Brad.


Casi al mismo tiempo que la primera institución informó de las transacciones, Brad trató de cambiar moneda extranjera en otro banco. Tenía una cantidad desconocida de dólares estadounidenses y grandes cantidades de moneda nacional en su poder. Sin embargo, en esta transacción Brad huyó cuando le pidieron que llenara un formulario para documentar la fuente de los fondos. El banco inmediatamente informó a la UIF nacional.


Después de un par de meses, Brad probó suerte en un tercer banco. Cambió moneda nacional de baja denominación por una más alta, que sumaba en total alrededor de US$2,000. El empleado del banco se dio cuenta de que Brad también tenía otro fajo de moneda de baja denominación, que no intentó cambiar. Un tiempo después de su primera visita, Brad llegó al banco otra vez a cambiar una cantidad a billetes más grandes, afirmando que los fondos provenían de la venta de una motocicleta. En medio de las dos transacciones, el empleado del banco había reconocido a Brad en reportajes de un tiroteo en los medios de comunicación, la prensa también reportó que la policía había encontrado una gran cantidad de dinero en el lugar del tiroteo. El empleado reportó sus sospechas al supervisor y el banco informó sobre las transacciones de Brad a la UIF, mencionando que Brad siempre se negaba a llenar el formulario de declaración de fuente de los fondos.


La UIF llevó a cabo un análisis de las transacciones de Brad, buscando determinar la validez de las declaraciones de la fuente de los fondos, así como ver si los movimientos de fondos coincidían con alguna actividad criminal conocida en el país. Brad dijo al primer banco que había reunido los fondos de vender camarones, pero su tarjeta de negocios no tenía dirección ni número telefónico para confirmar si esto era cierto, a pesar de que parecía inusual que para tal negocio no fuera fácil contactar clientes potenciales. Brad había sido seriamente herido, en el tiroteo que el empleado del banco vio en los periódicos. Su dirección, como se mencionaba en los periódicos locales, difería de las que Brad había dado a los bancos. Finamente, una revisión con el registro de la policía, muestra que la misma había estado interesada en él por algún tiempo. La UIF decidió remitir el análisis a la policía.


Siguiendo con una investigación policíaca, utilizando el material financiero adicional, disponible de los archivos de los bancos, muchas personas relacionadas con el tiroteo fueron arrestadas. Al momento de escribir este documento, continuaban las investigaciones sobre la criminalidad oculta del caso.


Indicadores:

Cambiar de explicación sobre el origen de los fondos – evidencia de falsedad de parte del cliente – dudas sobre los documentos de identificación – los medios de comunicación cubre las actividades de los cuentahabientes – transacciones en efectivo a gran escala.

Brad approached a high street bank and exchanged US$10,000 in large denomination bills into the local currency. The following day he again approached the bank and exchanged a further US $ 1 , 700. In response to questions from the bank teller, Brad stated that he had received the money as payment for shrimps his business had harvested. Although Brad claimed to be a native resident, according to his driver’s licence (given as identity for the transaction) Brad lived in another American country. Some time later, Brad walked into the same bank branch and exchanged a further US$1,000. This time, Brad claimed that the money was a present from his brother. The bank decided to disclose Brad’s transactions to the national FIU .

At around about the same time as the disclosure took place from the first institution, Brad tried to exchange foreign currency at another bank. He had an unknown amount of American dollars and large amounts of the national currency in his possession. However, in this

transaction Brad had walked away when the bank had asked him to complete a form documenting the source of the funds. This bank immediately disclosed to the national FIU .

A couple of months later Brad tried his luck at a third bank. He exchanged small

denominations of the national currency into larger denominations, worth around US $ 2 , 0 0 0 in total. The teller noticed that Brad also had another bundle of small denominations in the national currency in his possession, which he did not attempt to change. Some time after this first visit Brad entered the bank again to change an amount into larger notes - stating that the funds came form the sale of his motorcycle. In between the two transactions, the teller had recognised Brad in media reports about a shooting accident - the press had also reported that the police had found a large amount of money at the shooting site. The teller reported her concerns to her supervisor, and the bank disclosed Brad’s transactions to the FIU, mentioning that Brad had always been reluctant to complete the required source of funds declaration form.

The FIU undertook further analysis on Brad’s transactions, seeking to determine the validity of his source of funds declarations as well as seeing if the fund movement tied in with any known criminal activity in the country. Brad had told the first bank that he had raised funds from selling shrimps, but his business card did not give any address or telephone number to confirm or deny the claim - although it seemed unusual that such a business would not make it easy for potential clients to make contact. Brad had been seriously injured i n the shooting incident that the teller had noticed in the papers. His address as mentioned in the local newspapers differed from the addres s es Brad had given the banks. Finally, checks with the police register show that Brad had been of interest to the police for some time. The FIU decided to forward the analysis to the police.

Following a police investigation utilising the additional financial material available from the banking records, several people were arrested in connection with the shooting incident.

At time of writing, investigations continued into the underlying criminality.


I n d i ca t o r s :

Changing explanation for fund origin

Evidence of untruthfulness on part of client

Questions over identification documents

Media coverage on accountholders activities

Large - s cale cash transactions.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   16

Similar:

Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconModelo de acuerdo entre el banco central europeo y [Banco central nacional del Estado adherente]
El Banco Central Europeo (bce), que tiene su sede en Kaiserstrasse 29, d-60311 Fráncfort del Meno
Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconAl Servicio de Atención al cliente
D./DÑA. mayor de edad, con D. N. I. y domicilio en remito la presente al Servicio de Atención al Cliente del Banco y, como mejor...
Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconAnte el defensor del cliente de la entidad banco alegan s. A

Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconTransferencia a Banco do Brasil Japón
En caso de que el cliente prefiera transferir el saldo a otro beneficiario o a otra cuenta en otro banco en Japón o
Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconEsta información es propiedad de Banco Itaú Argentina
Datos (en adelante denominada el “Cliente”) solicita a Banco Itaú Argentina S. A
Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconBanco nacional de bolivia s. A
Tiene por objeto principal la realización de actividades bancarias financieras y similares, especialmente realizar en forma habitual...
Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconReglamento (CE) n o 1896/2006 del parlamento europeo y del consejo de 12 de diciembre de 2006 por el que se establece un proceso monitorio europeo

Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconDatos personales de acuerdo a lo siguiente
Por medio del presente usted (el cliente) autoriza al banco de la nación a que actualice sus
Paul era un cliente habitual del Banco Europeo iconBanco de credito del perú
Y de la otra, en calidad de arrendatario, el cliente, ambos cuyos datos se encuentran consignados la Hoja de Condiciones


Descargar 0.56 Mb.