Página principal



I.5.1.2. Servicios administrativos. Las unidades de atención al usuario en atención primaria

Descargar 1.75 Mb.

I.5.1.2. Servicios administrativos. Las unidades de atención al usuario en atención primaria





Descargar 1.75 Mb.
Página5/18
Fecha de conversión08.10.2018
Tamaño1.75 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
I.5.1.2. Servicios administrativos. Las unidades de atención al usuario en atención primaria



La evolución de la atención primaria ha puesto de manifiesto que, en su reforma, no se ponderaron adecuadamente todos los aspectos que con el tiempo serían relevantes en la prestación de los servicios. Si bien los aspectos asistenciales estaban bien definidos, no sucedió lo mismo con lo que debían de ser los dispositivos administrativos de apoyo a la labor clínico-asistencial. Los profesionales de los servicios administrativos, al estar en contacto directo con el usuario, son un elemento de capital importancia por su papel ante los ciudadanos y ante la propia organización interna.



Al inicio de la reforma de la atención primaria, se requería definir las nuevas funciones, dotar de personal y adecuar la formación de los servicios administrativos. Inicialmente, no todos los centros disponían de personal no sanitario de apoyo, sobre todo en el ámbito rural. En donde existía esta figura, las actividades desarrolladas se centraban en la organización del acceso a las consultas mediante la entrega de “números” y la recogida de avisos de asistencia a domicilio.



En 1992, el INSALUD propuso en su Programa de Mejora en la Accesibilidad a los Servicios Sanitarios, una estructura marco de lo que deberían ser las Unidades administrativas de atención al usuario en atención primaria, para constituirse en eficaces unidades en su doble vertiente, por un lado de atención a los ciudadanos y por otro, de apoyo administrativo como parte de la institución. No sería justo obviar la experiencia de atención especializada que disponía de una estructura organizativa específica y propia con la referencia de su Plan de Humanización. Sin embargo, esta nueva concepción sobre el cometido, funciones y profesionales que integrarían las Unidades administrativas, no dispuso de una estrategia global para su implantación, por lo que la repercusión de esta propuesta quedó supeditada a la iniciativa de los responsables encargados de su puesta en marcha.



Algunos problemas añadidos han sido, en ocasiones, la insuficiente capacitación del profesional no sanitario para cubrir las necesidades planteadas por los ciudadanos como usuarios de servicios y un marco reglamentario u organizativo no adaptado a esas necesidades.



En la actualidad, el grado de desarrollo de las unidades administrativas de atención al usuario en los centros de salud es muy heterogéneo. La propia evolución de la tecnología y de los requerimientos sociales, han hecho que disminuyan las actividades más o menos mecánicas a favor de funciones que requieren una mayor especialización. En los consultorios pequeños hay menos personal de apoyo, lo cual se puede paliar en parte mediante la tecnología que dote al centro de conexión “on line” y a través de modelos organizativos desde la cabecera de los centros de salud. No obstante, los profesionales sanitarios (médicos y enfermeras) que trabajan solos en consultorios, muchas veces han de asumir estas tareas.



Por tanto, queda todavía un amplio margen para el desarrollo de estas Unidades que conduzca a una mejor dinámica diaria de los equipos de atención primaria para aproximarla a la filosofía del equipo multidisciplinar. A ello contribuirá el innegable papel potencial que puede realizarse desde estas unidades y la capacidad de adaptación de los profesionales que las constituyen a la nueva realidad social y tecnológica. Apuntan hacia ello algunas iniciativas y experiencias ya consolidadas como la creación de responsables en estas unidades, la existencia de referentes a nivel gerencial, una formación más reglada y centrada en su cometido, reglamentación específica, una mayor definición de sus funciones y, sobre todo, la necesidad sentida por parte de toda la organización de otorgarles más responsabilidad y autonomía.



Aunque sería difícil definir una unidad administrativa de atención al usuario “tipo” que fuera válida para todo el territorio, se pueden diferenciar los servicios que desde ella se prestan en dos áreas funcionales, según a quien vayan dirigidas. Así, existirían servicios dirigidos al “cliente” externo (los ciudadanos), una oficina de usuarios, y otros servicios dirigidos al “cliente” interno (los trabajadores del equipo, las unidades de apoyo y las estructuras directivas de gestión), una oficina de centro (antiguamente concebida como una secretaría). Esta división es útil, cara a la regulación de los procedimientos, aunque en la cotidianeidad del trabajo en los equipos resulta más virtual. Esta diferenciación no supone la necesidad de especialización por parte de los profesionales de las unidades administrativas, aunque sí justifica la separación de dos grandes espacios funcionales para estas áreas y una preparación suficiente.



En el anexo III se propone una estructura marco de los servicios administrativos del centro de salud con estas dos áreas funcionales, los servicios que corresponderían a cada una de ellas y las funciones y organización básica de las unidades administrativas.


I.5.1.3. Servicios de salud pública


Se describe a continuación, la situación existente en relación a la articulación de los servicios de salud pública una vez finalizado el proceso de transferencia de las competencias sanitarias a todas las Comunidades Autónomas.


Existe un marco legislativo sustentado en la Ley General de Sanidad, la Ley de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, el Real decreto de Cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud y las leyes de ordenación sanitaria de cada Comunidad Autónoma.


Además, hay 17 Servicios de Salud autonómicos con un desarrollo competencial muy amplio (además de INGESA, MUFACE, MUGEJU e ISFAS) y que, con anterioridad a las transferencias de asistencia sanitaria, ya disponían de las competencias sobre planificación sanitaria y salud pública. Las Comunidades Autónomas han mantenido la homogeneidad en cuanto a las prestaciones básicas en salud pública, aunque introduciendo algunas modificaciones en normas comunes (control de Enfermedades de Declaración Obligatoria) y en prestaciones de carácter universal (calendarios de vacunación). En relación a los modelos organizativos de los servicios de salud pública, algunas Comunidades Autónomas han integrado a profesionales como veterinarios, farmacéuticos o técnicos de medio ambiente en la propia red de atención primaria, mientras que otras han creado servicios paralelos a la estructura asistencial tradicional. Un problema adicional ha sido la falta de coordinación entre los sistemas de información sanitaria de cada uno de los Servicios de Salud autonómicos.


Por tanto, a pesar de la débil frontera existente entre la salud pública y la atención sanitaria en general, los sistemas de provisión son muchas veces diferentes. Los servicios de salud pública tienen por definición carácter y objetivos universales, son competencia del sistema sanitario público con independencia del tipo de aseguramiento e incluyen prestaciones tanto individuales, como grupales o colectivas. Los servicios de asistencia sanitaria son predominantemente individuales, vinculados al aseguramiento y con prestaciones personalizadas. No obstante, los límites entre ambos son difusos y la prestación puede establecerse de forma integrada. De hecho hay Comunidades Autónomas, como Andalucía, que en la cartera de servicios de atención primaria incluyen los servicios de vigilancia medioambiental y control alimentario.


Desde hace casi 20 años, la Sociedad Española de Medicina de familia y comunitaria (semFyC) viene impulsando el PAPPS (Programa de actividades de promoción y prevención de la salud) que genera recomendaciones periódicas de prioridades y métodos preventivos basados en evidencias científicas, la morbilidad en España, los recursos disponibles y los resultados de la evaluación, siendo renovadas cada dos años. Este programa está implantado en casi 700 centros de salud en la actualidad gracias al trabajo conjunto de médicos de familia, pediatras y enfermeras.


No obstante, se ha producido una irregular implicación de los equipos en las actividades de promoción de la salud y de prevención, consideradas con frecuencia en un segundo nivel de prioridad. Además, el trabajo sobre los determinantes de la salud se ve dificultado por la tendencia a la medicalización de la sociedad y al mayor consumismo asociado a una insuficiente toma de responsabilidad de los usuarios de los servicios sanitarios.


Se distinguen dos grandes modalidades de actuaciones en salud pública:


  • Actuaciones colectivas, dirigidas a toda la población o grupos de riesgo identificados, y que, por definición, deben ser universales. Se enmarcan dentro de la oferta de los servicios de salud pública de cada Comunidad Autónoma.


  • Actuaciones individuales, que se realizan habitualmente en el entorno de la zona básica de salud, por parte de los médicos o enfermeras del equipo de atención primaria sobre la población que acude espontáneamente a la consulta. Se fundamentan en las actividades de promoción y prevención de salud incluidas habitualmente en la cartera de servicios de atención primaria.


Por tanto, para llevar adelante estrategias de actuación en prevención y promoción de la salud, son posibles dos enfoques: el dirigido a grandes grupos poblacionales y el dirigido a la intervención sobre factores de riesgo. Aunque cada uno puede tener ventajas e inconvenientes, parece más eficiente optar por estrategias que comprometan activamente a los equipos de atención primaria.


En el anexo IV se enumera una propuesta de actividades a realizar por los Equipos en esta materia.


I.5.1.4. La atención a la comunidad


Las actividades comunitarias se pueden definir como todas aquellas de intervención y participación que se realizan con grupos que presentan características, necesidades o intereses comunes y dirigidas a promover la salud, incrementar la calidad de vida y el bienestar social, potenciando la capacidad de las personas y grupos para el abordaje de sus propios problemas, demandas o necesidades.

La participación comunitaria y las actividades comunitarias se consideran un principio fundamental en los textos legislativos de ámbito internacional, estatal o autonómico y suelen destacarse en las intervenciones de los responsables políticos, sea cual sea su adscripción ideológica. Sin embargo, apenas hay medidas concretas y apoyo institucional real que permitan su desarrollo.


Las actividades comunitarias y la participación comunitaria constituyen un medio necesario para el abordaje de los problemas de salud en una concepción biopsicosocial y ecológica del proceso salud/enfermedad, y se encuentran enmarcadas dentro de la estrategia global de promoción de salud. Sin embargo, su puesta en práctica ha sido escasa y problemática en el Sistema Nacional de Salud.


El impulso inicial hacia la participación comunitaria y las actividades comunitarias surgió en la década de los 80 con la propia Ley General de Sanidad que recoge en su artículo 5, los procedimientos de participación social. Además, ha influido la creación de la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria que incluye en la formación MIR la realización de actividades comunitarias y la implicación de los profesionales de enfermería en estas actividades. Otros factores que han impulsado la atención a la comunidad han sido: la propia implantación del modelo reformado de atención primaria que postulaba la atención a las personas en su contexto familiar, grupal, laboral y ambiental, actuando desde la consulta a demanda hasta la cooperación con grupos para resolver necesidades de salud comunitarias. Finalmente la atención comunitaria se ha recogido dentro de los servicios propios de atención primaria en el Real Decreto 1030/2006, de cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud.


Hay que señalar también, el impulso que ha supuesto la puesta en marcha por semFyC desde 1995 del PACAP (Programa de actividades comunitarias en atención primaria) con el objetivo general de promover este tipo de actividades en el ámbito de la atención primaria.


A pesar de que no existe información sistematizada, tanto del Estado como de las Comunidades Autónomas, en cuanto al tipo de actividades y programas comunitarios que se están realizando en atención primaria, algunos estudios de la Red del Programa de  Actividades Comunitarias (PACAP), describen que las intervenciones realizadas en la comunidad se reparten de la siguiente manera: trabajo con grupos de la comunidad (80%), promoción de la salud general (74%), promoción de la salud individual (34%), actuaciones sobre enfermedades específicas (29%), acción intersectorial (27%), prevención de conductas de riesgo individuales (23%), actividades organizativas para mejorar y acreditar los centros (7%), y prevención de los riesgos medioambientales (1%). Por otro lado, otros estudios realizados en las Comunidades de Madrid y Andalucía, muestran que la mayoría de las actividades se limitan a unos pocos programas: embarazo, parto y puerperio (27%), educación escolar (22%), prevención de las toxicomanías (18%) y tercera edad (9%).


Sin embargo, las dificultades y obstáculos han sido numerosos. Actualmente, en la mayoría de los centros de atención primaria se dedica poco tiempo a esta actividad, tiene muchas veces un carácter puntual, con frecuencia se ha de realizar fuera del horario laboral y la implicación de los profesionales es desigual. En la mayoría de los casos, la participación comunitaria se mantiene y desarrolla gracias a la voluntad y el activismo de algunos profesionales de los centros.


En el ámbito técnico profesional, el modelo biomédico sigue siendo hegemónico y no favorece la aproximación biopsicosocial. A ello contribuye también, la sobrecarga de los servicios de atención directa y la rigidez de los modelos organizativos. No es desdeñable tampoco la existencia de resistencias entre los profesionales debido a que las actividades comunitarias y de participación suponen una cierta pérdida de poder, una revisión y cuestionamiento del rol profesional y el miedo siempre latente de un desbordamiento en las demandas. Además, influye también la poca importancia que se le da a esta materia en los programas de formación (protagonizados por la medicina clínica, la curación y la especialización) y el escaso peso de las actividades comunitarias en la cartera de servicios, y en definitiva, un insuficiente reconocimiento institucional o político.


Por otro lado, hay que señalar que si bien al inicio de la reforma de la atención primaria se dio mucha importancia a la necesidad del conocimiento de las características de la comunidad, sus necesidades y los recursos disponibles, con el tiempo estas herramientas de aproximación al diagnóstico de salud comunitario han dejado prácticamente de utilizarse.


Los obstáculos más importantes en el ámbito institucional para el desarrollo de actividades comunitarias han sido la excesiva centralización y jerarquización de los servicios de salud que han priorizado programas verticales e institucionales dejando al margen las intervenciones sobre comunidades concretas. Unido a esto, persisten dificultades para incorporar estrategias de promoción de salud dentro de los modelos de gestión. Así, la respuesta de los servicios sanitarios sigue centrada más en demandas individuales que en necesidades sociales y las intervenciones grupales no dejan de ser la excepción. Finalmente, el modelo de representación y participación social sufre una cierta situación de desmovilización.


La tipología de actividades comunitarias es muy variada y se puede agrupar en: órganos de participación comunitaria, educación para la salud con grupos, planes o procesos comunitarios y trabajo con redes sociales. El desarrollo de estas actividades se detalla en el Anexo V.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Similar:

Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconFormulario de solicitud de materiales al sares desde atención primaria
Cartel Consejos para la protección solar de niños y adolescentes Gobierno de Aragón
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconProyectos formativos
I, fue diseñada por el Proyecto Atención a Escuelas Multigrado en el marco de la Reforma Integral de la Educación Básica, Dirección...
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconRed de atencion primaria treinta y tres
En la hoja : tenemos que cambiar “centro departamental treinta y tres ue. 032” por “red de atencion primaria treinta y tres” ue nª061....
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconCertificado de escolaridad
D. N. I nº fecha de Nacimiento de años de edad, es alumno regular de este establecimiento, concurriendo a nivel Inicial – Primaria...
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconÉpoca: Postmodernidad Inicio: Año 1973 Fin
Puede añadirse, incluso, que después de la caída del Muro, la atención pública en Europa Occidental se ha centrado en los países...
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconFormulario para la solicitud de acreditacion de actividades de formacion continuada
Dirigido a: Enfermeras/os tanto de Atención Primaria como de Atención Especializada
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconEn el año 2006, el ipap inició un proceso de capacitación en el ámbito de la Dirección Provincial de Atención Primaria de la Salud (aps)
Reunión de la Organización Mundial de la Salud (oms) desarrollada en la ciudad de Alma Ata, Kazajstán, Unión Soviética; cien países...
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria icon¿Cómo inicio el divorcio por causal o sin acuerdo?
...
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria icon01 VI seminario abs urbani Argentina [Modo de Compatibilidade]
Vi seminario Internacional de Atención Básica “Universalidad con calidad” Rio de Janeiro – rj, 29 de julio a 01 de agosto de 2012...
Periodo de mas de 20 años desde el inicio de la reforma de Atención Primaria iconProtocolo de atención kinesiologo
Atención Primaria, entregando orientaciones que permitan mejorar la calidad del registro dada a las necesidades de información que...


Descargar 1.75 Mb.