Página principal



Quimica Analitica

Descargar 11.33 Mb.
Ver original pdf

Quimica Analitica





Descargar 11.33 Mb.
Ver original pdf
Página46/818
Fecha de conversión31.08.2018
Tamaño11.33 Mb.
1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   818

32

 

CAPÍTULO 2 

HERRAMIENTAS Y OPERACIONES BÁSICAS DE LA QUÍMICA ANALÍTICA

2.4  Cristalería volumétrica: también es indispensable

Aunque las mediciones exactas de volúmenes se pueden evitar en los métodos gravimé tricos 

de análisis, sí se requieren para casi cualquier otro tipo de análisis que utilice soluciones.

MATRACES VOLUMÉTRICOS

Los matraces volumétricos se usan para diluir una muestra o solución hasta cierto volumen. 

Vienen en varios tamaños, desde 2 L o más hasta 1 mL. La figura 2.8 muestra un matraz 

volumétrico común. Estos matraces están diseñados para contener un volumen exacto a 

la temperatura especificada (20 o 25

C) cuando la parte inferior del menisco (la curvatura 

cóncava de la superficie superior del agua en una columna, causada por la acción capilar; 

véase la figura 2.14) toca apenas la marca de “lleno” alrededor del cuello del matraz. El 

coeficiente de dilatación del vidrio es pequeño, y para las fluctuaciones de temperatura 

ambiente se puede considerar constante. Estos matraces están marcados con las siglas “TC” 

(to contain 

 capacidad). Otros recipientes menos exactos, como las probetas graduadas, 

también están marcados “TC”. Muchos de éstos traen una marca del fabricante para indi-

car la incertidumbre de medición de recipiente; por ejemplo, un matraz volumétrico de 

250 mL es “

0.24 mL”, equivalente a un margen de error de 0.1 por ciento.

Inicialmente se agrega una pequeña cantidad de diluyente (por lo regular agua des-

tilada). Los reactivos nunca se deben añadir directo a una superficie seca de vidrio, ya que 

el vidrio es muy absorbente. Cuando se usa un matraz volumétrico, una solución se debe 

preparar por pasos. El reactivo deseado (ya sea sólido o líquido) se pone en el matraz y 

luego se agrega diluyente hasta llenar alrededor de dos tercios del matraz (teniendo cuidado 

de enjuagar cualquier reactivo que haya quedado en la junta de vidrio esmerilado). Es 

bueno agitar con movimiento giratorio el matraz con la solución antes de agregar más 

diluyente hasta el cuello del matraz, para realizar la mayor parte del mezclado (o disolución 

en el caso de un sólido). Finalmente, se añade diluyente hasta que la parte inferior del 

menisco esté nivelada con la parte media de la marca de calibración (a nivel del ojo). Si 

hay gotitas de agua en el cuello del frasco por encima del menisco se secan con un trozo 

de papel absorbente. También se seca la boca esmerilada para el tapón.

Por último, la solución se mezcla enérgicamente como sigue: se mantiene el tapón 

firmemente en su sitio usando el pulgar o la palma de la mano; se invierte el matraz y se 

hace girar o se sacude vigorosamente durante 5 a 10 s. Se coloca de nuevo boca arriba y 

se deja que la solución drene por el cuello del matraz. Se repite por lo menos 10 veces.

Nota: Si el volumen del líquido rebasa la marca de calibración, todavía es posible 

salvar la solución como sigue: se pega en el cuello del matraz una tira delgada de papel y 

se marca en ella con un lápiz afilado la posición del menisco, evitando error de paralaje. 

Después de quitar del matraz la solución perfectamente mezclada, se llena con agua el 

matraz hasta la marca de calibración. Luego, mediante una bureta o una pequeña pipeta 

graduada en volumen, se agrega agua al frasco hasta que el menisco suba hasta la marca 

sobre la tira de papel. Se anota y registra el volumen así añadido y se usa para corregir 

matemáticamente el cálculo de concentración.

PIPETAS

La pipeta se usa para trasvasar un volumen dado de solución. Así, se usa a menudo para 

verter cierta fracción (alícuota) de una solución. Para determinar la fracción se debe co-

nocer el volumen original de solución de la cual se toma la alícuota, pero no tiene que 

estar todo presente con tal de que no se haya evaporado o diluido. Hay dos tipos ordinarios 

de pipetas: la pipeta volumétrica o de traslado y la pipeta de medición  o graduada 

(véanse las figuras 2.9 y 2.10). Hay variantes de la segunda que se llaman también pipetas 

clínicas o serológicas.

Figura 2.8.

 

Matraz volumé-

trico.

Los matraces volumétricos con-

tienen un volumen exacto.

Las pipetas volumétricas miden 

un volumen exacto.

02Christian(020-064).indd   32

02Christian(020-064).indd   32

9/12/08   13:38:50

9/12/08   13:38:50



1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   818

Similar:

Quimica Analitica iconAplicación de Microsoft Excel a Química Analítica: validación de métodos analíticos
En estadística, se define población como el conjunto de individuos portadores de
Quimica Analitica iconQuímica Analítica
En el año 2002 se actualizaron los contenidos temáticos de las asignaturas que componen las licenciaturas de Ingeniería de los
Quimica Analitica iconQuímica // º bachillerato. Formulación y nomenclatura química inorganica. Tema temario química. Fernando Escudero Ramos

Quimica Analitica iconEvo morales ayma presidente constitucional del estado plurinacional de bolivia
Evaluación de Impacto Ambiental – eia, que deberá ser realizada de acuerdo a los siguientes niveles: Requiere de eia analítica integral;...
Quimica Analitica iconFormulario de geometria analitica pdf
...
Quimica Analitica iconFormulacion de quimica organica
La Química Orgánica constituye una de las principales ramas de la Química, debido al gran número de compuestos que estudia, los cuales...
Quimica Analitica iconDep. FÍSica y química I. E. S. “Juan de aréjula”
Química orgánica, impartidas por el Departamento de Física y Química del ies “Juan
Quimica Analitica iconFormulación y nomenclatura de química inorgánica
Este lenguaje constituye la nomencla­tura química. Se completa con una forma abreviada de escribir dichos nombres, que nos informa,...


Descargar 11.33 Mb.
Ver original pdf