Página principal



Recursos naturales y seguridad alimentaria tesis de grado

Descargar 16.14 Mb.

Recursos naturales y seguridad alimentaria tesis de grado





Descargar 16.14 Mb.
Página1/6
Fecha de conversión13.12.2019
Tamaño16.14 Mb.
  1   2   3   4   5   6












UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MÉXICO



FACULTAD DE QUÍMICA




MAESTRÍA EN CIENCIAS AMBIENTALES





ANÁLISIS AGROECOLÓGICO DE HUERTOS FAMILIARES AL SUR


DEL ESTADO DE MÉXICO. ESTRATEGIA DE CONSERVACIÓN DE


RECURSOS NATURALES Y SEGURIDAD ALIMENTARIA”


TESIS DE GRADO



PRESENTA:

JOSÉ CARMEN GARCÍA FLORES




DIRIGIDA POR:


DR. JESÚS GASTÓN GUTIÉRREZ CEDILLO


DR. MIGUEL ÁNGEL BALDERAS PLATA


DRA. MARIA RAIMUNDA ARAÚJO SANTANA






TOLUCA, MÉXICO, A AGOSTO, 2016

Índice


RESUMEN 9


ABSTRACT 10


INTRODUCCIÓN 11


JUSTIFICACIÓN 15


PLANTEAMIENTO DE PROBLEMA 18


HIPÓTESIS 19


OBJETIVOS 19


Objetivo General 19


Objetivos Específicos 19


CAPÍTULO I. MARCO TEÓRICO 20


1.1 CIENCIAS AMBIENTALES 22


1.2 TEORÍA DEL DESARROLLO 23


1.2.1 El desarrollo sustentable 23


1.2.2 Escuelas de pensamiento ecológico en las Ciencias Sociales 27


1.3 GEOGRAFÍA AMBIENTAL Y HUMANA 36


1.4 AGROECOLOGÍA 38


1.5 LOS HUERTOS FAMILIARES 41


1.5.1 Los huertos familiares como estrategia de la agricultura familiar 43


1.5.2 Conocimiento tradicional en los huertos familiares 44


1.5.3 La visión agroecológica de los huertos familiares 45


1.5.4 Los huertos familiares como sistemas ecológicos 47


1.5.5 Los huertos familiares como agroecosistema 49


1.5.6 Diversidad vegetal y animal en los huertos familiares 51


1.5.7 Prácticas agroecológicas en los huertos familiares 51


1.5.8 Importancia de los huertos familiares 52


1.6 LA SEGURIDAD AGROALIMENTARIA 53


1.7 LOS HUERTOS FAMILIARES EN MÉXICO 55


1.7.1 Estudios sobre huertos familiares en el Estado de México 56


1.8 TEORÍA GENERAL DE SISTEMAS 60


CAPÍTULO II. METODOLOGÍA 61


2.1 CARACTERIZACIÓN DEL ÁREA DE ESTUDIO 63


2.2 ANÁLISIS AGROECOLÓGICO Y DE LOS SERVICIOS AMBIENTALES DE LOS AEHF 65


2.3 ANÁLISIS DE LOS BENEFICIOS SOCIALES QUE LOS HUERTOS OFRECEN 66


2.4 ANÁLISIS DE LOS BENEFICIOS ECONÓMICOS QUE LOS HUERTOS OFRECEN 66


2.5 ANÁLISIS DE LA INFLUENCIA DE LOS HUERTOS SOBRE LA CALIDAD DE VIDA FAMILIAR 66


2.6 ANÁLISIS DE LA PROBLEMÁTICA 66


2.7 PROPUESTA PARA LA CONSERVACIÓN, RESTAURACIÓN E INSTALACIÓN DE AEHF 67


CAPÍTULO III. CARACTERIZACIÓN DEL ÁREA DE ESTUDIO 69


3.1 CARACTERIZACIÓN FÍSICO-GEOGRÁFICA DEL ALTIPLANO CENTRAL MEXICANO 69





2

3.1.1 La zona de estudio en el contexto regional 69


3.1.2 Aspectos generales de la Sierra Madre del Sur 69


3.1.3 El Subtrópico Mexicano en el Estado de México 70


3.1.4 La zona de transición ecológica en el Estado de México 71


3.2 CARACTERIZACIÓN GEOGRÁFICA DE MALINALCO, TENANCINGO Y VILLA GUERRERO 73


3.2.1 Localización Regional 73


3.2.2 Clima Regional 75


3.2.3 Rasgos Hidrológicos de la Región 76


3.2.4 Edafología y Geología Regional 76


3.2.5 Vegetación Regional 77


3.2.6 Fauna Regional 78


3.3 CARACTERIZACIÓN SOCIOECONÓMICA DE MALINALCO, TENANCINGO Y VILLA GUERRERO79


3.3.1 Población del área de estudio con las doce localidades 79


3.3.2 Edades de la población del área de estudio con las doce localidades 81


3.3.3 Características educativas del área de estudio con las doce localidades 81


3.3.4 Características económicas del área de estudio con las doce localidades 82


3.3.5 Características de la vivienda del área de estudio con las doce localidades 82


3.3.6 Características socioeconómicas por localidad 84


CAPÍTULO IV. RESULTADOS 87


4.1 ANÁLISIS AGROECOLÓGICO Y DE LOS SERVICIOS AMBIENTALES DE LOS AEHF 87


4.1.1 Características socioeconómicas de las familias con huerto familiar 87


4.1.2 Características agroecológicas y servicios ambientales de los huertos familiares93


4.2 ANÁLISIS DE LOS BENEFICIOS SOCIALES QUE LOS HUERTOS OFRECEN 115


4.3 ANÁLISIS DE LOS BENEFICIOS ECONÓMICOS QUE LOS HUERTOS OFRECEN 122


4.3.1 Aprovechamiento de productos de las especies presentes en los AEHF 123


4.3.2 Destino de los productos del huerto 133


4.4 ANÁLISIS DE LA INFLUENCIA DE LOS HUERTOS SOBRE LA CALIDAD DE VIDA FAMILIAR 141


4.5 ANÁLISIS DE LA PROBLEMÁTICA 143


4.5.1 Análisis FODA de los agroecosistemas con huerto familiar 143


4.5.2 Análisis del EML de los agroecosistemas con huerto familiar 146


4.6 PROPUESTA PARA LA CONSERVACIÓN, RESTAURACIÓN E INSTALACIÓN DE AEHF 157


CAPÍTULO V. PRODUCTOS DE INVESTIGACIÓN 161


5.1 ARTÍCULO PUBLICADO EN BOIS ET FORETS DES TROPIQUES, ISSN: 0006-579X 161


  1. ARTÍCULO ACEPTADO EN AGRICULTURA, SOCIEDAD Y DESARROLLO, ISSN: 1870-5472175


  1. ARTÍCULO ENVIADO A REVISTA MEXICANA DE AGROECOSISTEMAS, ISSN: 2007-9559 201


DISCUSIÓN GENERAL 216


CONCLUSIONES 225


SUGERENCIAS 227


BIBLIOGRAFÍA 229


ANEXOS 238





3

Índice de Cuadros



1

Municipios y localidades seleccionadas

64

2

Metodología para el estudio de los AEHF

67

3

Altitud y clima de los municipios

76

4

Descripción socioeconómica del municipio de Malinalco

84

5

Descripción socioeconómica del municipio de Tenancingo

85

6

Descripción socioeconómica del municipio de Villa Guerrero

86

7

Ingreso familiar

89

8

Religión de los entrevistados

90

9

Procedencia de los entrevistados

90

10

Cuándo llegó a vivir a su casa, ya estaba el huerto

92

11

Porqué motivo se encargan del mantenimiento del huerto

97

12

Comparte el conocimiento acerca del huerto familiar

104

13

Ha recibido asesoría para el mantenimiento del huerto

104

14

Le interesaría recibir asesoría para el mantenimiento del huerto

105

15

Tiene problemas de plaga en su huerto

105

16

Realiza alguna actividad para el control de las plagas

107

17

Que animales se encuentran en el huerto familiar

109

18

Realiza composta

110

19

Qué beneficios y servicios ambientales percibe por tener su huerto familiar

114

20

Que otro uso le da a su huerto familiar

115

21

Porque tiene el huerto familiar

116

22

Productos alimenticios que consumen del huerto

117

23

Que problemas le impiden tener el huerto familiar

120

24

Que gastos le genera el huerto familiar

122

25

Frecuencia con que son aprovechadas las estructuras vegetales por especies arbóreas y

124


arbustivas del huerto


26

Estructuras vegetales utilizadas de todas las especies arbóreas y arbustivas por todos los

126


propietarios de los AEHF


27

Aprovechamiento de las estructuras vegetales por especie

128

28

Estructuras vegetales utilizadas de todas las especies herbáceas y hortalizas por todos

130


los propietarios de los AEHF


29

Productos de los animales por especies presentes en el AEHF utilizados por las familias

131

30

Productos de los animales del AEHF utilizadas por las familias

131

31

Frecuencia del destino de los productos por especies arbóreas y arbustivas

134

32

Frecuencia del destino de los productos de todas las especies arbóreas y arbustivas

136


utilizadas por todas las familias


33

Frecuencia del destino de las especies herbáceas y hortaliza

137

34

Frecuencia del destino de los productos de todas las especies herbáceas y hortalizas

138


utilizadas por las familias


35

Destino de los productos por especies animal

139

36

Frecuencia del destino de los productos de todas las especies animales utilizadas por

140


todos los propietarios de los AEHF


37

Cuadro. Matriz FODA

143

38

Matriz de estrategias FODA

144

39

Evaluación cualitativa de las alternativas

155

40

Evaluación cualitativa de las alternativas

156




4

41

Matriz de planificación (objetivos)

157

42

Matriz de planificación (actividades)

158

43

Matriz de planificación (resultados)

159

44

Recursos involucrados

160






















Índice de fotografías


1

Trabajo de campo

62

2

Cabecera municipal de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero

73

3

Cabecera municipal de Tenancingo

74

4

Cabecera municipal de Villa Guerrero

74

5

Vivienda con material duradero sin terminar

83

6

Ocupación principal de los hombres en el área de estudio

89

7

Agroecosistemas al frente y cercanos a la vivienda

94

8

Pileta utilizada para el almacenamiento del agua

96

9

Encalado de árboles

102

10

Plaga en árboles del AEHF

107

11

Disposición de los materiales orgánicos del huerto

111

12

Uso recreativo del huerto

115

13

Limitado espacio del agroecosistema por creación de viviendas

121

14

Aprovechamiento de especies vegetales del agroecosistema

127

15

Gallinas en el agroecosistema

132

16

Fruta del estrato arbóreo

133

17

Venta de productos del huerto

142

















5

Índice de Gráficas


1

Población total del área de estudio

80

2

Población por género en el área de estudio

80

3

Grupos de edades en el área de estudio

81

4

Características educativas del área de estudio

81

5

Características económicas en el área de estudio

82

6

Características de las viviendas en el área de estudio

83

7

Género de los entrevistados

87

8

Rango de edad de los entrevistados

88

9

Ocupación de los entrevistados

88

10

Escolaridad de los entrevistados

90

11

Gusto por la comunidad

91

12

Años viviendo en la localidad

91

13

Habitantes en la vivienda

92

14

Años con el huerto

92

15

Ubicación del huerto familiar con respecto de la vivienda

93

16

Distancia que existe de la casa al huerto familiar

93

17

Material de construcción de la vivienda

94

18

Cuál es la abundancia de árboles dentro del huerto

95

19

Componentes del terreno

95

20

Superficie del huerto familiar

96

21

Quienes trabajan en el cuidado del huerto

97

22

Quién realiza la poda de árboles

98

23

Quién realiza abonos naturales

98

24

Quién realiza el control de plagas

99

25

Quién realiza siembra de árboles

99

26

Quién realiza la limpieza del huerto

100

27

Quién realiza el riego

100

28

Quién realiza el deshierbe en el huerto

101

29

Quién cosecha los productos del huerto

101

30

Quién realiza el encalado de árboles

102

31

Horas destinadas al cuidado del huerto por semana

103

32

Quién le enseño a cuidar del huerto

103

33

Con quién comparte el conocimiento

104

34

Como realiza el deshierbe

105

35

Qué tipo de plagas presenta el huerto

106

36

En donde se encuentran las plagas

106

37

Cómo controla las plagas del huerto

108

38

De donde proviene el agua para regar el huerto

108

39

Como realiza el riego

109

40

Qué hace con el estiércol de los animales

110

41

Materiales utilizados para elaborar composta

110

42

Destino de la composta

112

43

Qué hace con los restos orgánicos de la cocina

112

44

Qué tipo de cerco posee la vivienda

112

45

Qué plantas componen al cerco vivo

113

46

El huerto le suministra alimento

116

47

Ha tenido problemas con sus vecinos por tener el huerto

117




6

48

Qué problemas ha tenido con sus vecinos

118

49

El huerto le permite relacionarse con otras personas

118

50

De qué manera le permite relacionarse

119

51

El huerto le proporciona beneficios

119

52

Que beneficios le proporciona el huerto

120

53

Estado del huerto

122

54

El huerto familiar se mantendrá por más tiempo

123

55

Estructuras vegetales de las especies arbóreas y arbustivas aprovechadas por los dueños

126


de los AEHF


56

Estructuras vegetales de especies herbáceas y hortalizas utilizadas por las familias

129

57

Destino de los productos de las especies arbóreas y arbustivas utilizadas por las familias

136

58

Destino de los productos de las especies animales utilizadas por las familias

140

59

El huerto contribuye a sus ingresos familiares

141

60

En que gasta el dinero por la venta de los excedentes del huerto

141

61

En que utiliza el dinero por la venta de animales

142

















































7

Índice de Figuras


1

Diagrama teórico-metodológico para el estudio de los AEHF

21

2

Niveles de integración de las Ciencias Ambientales

23

3

Origen y evolución del concepto de desarrollo sustentable

24

4

Escuelas de pensamiento ecológico dentro de las Ciencias Sociales

28

5

Flujo energía en el sistema de huertos familiar

39

6

Reciclaje de nutrimentos de la composta en los huertos familiares

40

7

Distribución global de huertos familiares

43

8

Enfoque del Marco Lógico

146

9

Árbol de problemas ambientales y socioculturales de los AEHF

149

10

Árbol de objetivos ambientales y socioculturales de los AEHF

152

11

Diagrama de alternativas

153

















Índice de Mapas


1

Localización de los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero en el contexto de la

72


Zona de Ecotono


2

Localización de la región con los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero en el

75


contexto Estatal


3

Geología de la región con los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero

77

4

Uso del suelo de la región con los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero

78

5

Localidades seleccionadas de los municipios

79




















8


RESUMEN


El objetivo principal de la investigación fue analizar bajo enfoques ambiental y agroecológico, los huertos familiares de doce localidades en los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero, Estado de México. Y además diseñar una propuesta que contribuya a preservar e instalar nuevos agroecosistemas; basada en estrategias para la conservación de los recursos naturales y para la seguridad alimentaria de las familias rurales. Se determinó la frecuencia y distribución territorial de los Agroecosistemas con Huertos Familiares (AEHF); se investigaron aspectos socioeconómicos y culturales de manejo, beneficios económicos y sociales que las familias rurales obtienen de los AEHF. Desde un punto de vista sistémico y agroecológico se analizaron sus componentes, funciones e interacciones; así como los beneficios ambientales que derivan de ellos.


Mediante técnicas de fotointerpretación cartográfica se identificaron los huertos familiares, y con verificación en campo se geoposicionaron los agroecosistemas, para determinar la tendencia espacial y frecuencia de su distribución. La caracterización físico-geográfica permitió identificar los elementos que favorecen su establecimiento. A nivel municipal y por localidad, se determinó población, nivel económico y de educación. A través de observación sistemática en campo, se analizaron las prácticas y técnicas de manejo, se establecieron relaciones entre especies vegetales y animales que contribuyen a la alimentación e ingreso familiar, y al reciclaje de nutrientes orgánicos en los agroecosistemas.


Para valorar la importancia de contar con el huerto, se realizaron entrevistas semiestructuradas; mediante Análisis FODA y Análisis bajo el Enfoque del Marco Lógico, se elaboró el diagnóstico de los huertos familiares como una oportunidad para la seguridad alimentaria, conservación de biodiversidad, integración familiar y cohesión social. Esto permitió el Diagnóstico de Potencialidades y Limitaciones de los agroecosistemas; así como la Propuesta de prácticas y técnicas para su manejo ecológico.


El aporte de este estudio fue demostrar como los AEHF en el Altiplano Central Mexicano, manejados adecuadamente, a través de las prácticas y técnicas agroecológicas que las familias campesinas implementan en sus espacios, pueden contribuir a la conservación de los recursos naturales y la seguridad alimentaria de las familias rurales. Como resultado, se propone fomentar su conservación, manejo y la implementación de diversas técnicas agroecológicas dentro de ellos.


Palabras clave: Agroecosistemas, alimentación familiar, altiplano central mexicano, biodiversidad, manejo ecológico.













9

ABSTRACT


The principal aim of this study was to analyze from environmental and agro-ecological approaches, family orchards of twelve localities in Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero municipalities, in the State of Mexico. What’s more, to design a proposal that contributes to preserve and install new agroecosystems; based on strategies for the conservation of the natural resources and for food security of rural families. Frequency and territorial distribution of agroecosystems with family orchards (AEFO) were determined; socioeconomic and cultural management aspects were investigated; taking into consideration the economic and social benefits that rural families obtain from AEFO. Their components from a systematic and agro-ecological point of view were analyzed, including functions and interrelationships; as well as environmental benefits derived from them.


By means of cartographical photo-interpretation techniques, the family orchards were identified, and the agroecosystems were geo-positioned based on in field verification, to determinate the spatial patterns and their frequency of distribution. The physic-geographical characterization permitted to identify elements that favor their establishment. At municipality and locality levels, population, economic and educative levels were determined. Through systematics on field observation, management practices and techniques were analyzed, relationship among vegetable and animal species were established that can contribute to family food sustainability and income, besides recycling organic nutrients in agroecosystems.


To assess the importance of owning the family orchard, semi-structured interviews were conducted. By SWOT and Logic Frame analyses, diagnosis of family orchards as an opportunity for food security, biodiversity conservation, family integration and social cohesion were elaborated. These allows the agroecosystems potentials and limitations diagnosis; which allowed the agroecosystems potential and limitations diagnosis, as well as the proposal for ecologic management practices and techniques.


The contribution of this study was to demonstrate how effective AEFO in the Mexican Central Highlands, can be if adequately managed, by means of agro-ecological practices and techniques that peasant families implement in their spaces; It may contribute to the natural resources conservation and rural families food security. As result, to promote their conservation, management and implementation of various agro-ecological techniques inside were proposed.


Key words: Agroecosystems, family food, Mexican central highlands, biodiversity, ecological management.















10

INTRODUCCIÓN


Los huertos familiares son terrenos donde se realiza una adaptación de especies arbóreas y arbustivas, al igual que de variedades, razas e individuos, por lo que se tiene una gran variabilidad genética (Jiménez et al., 1999). En estos sistemas se forman microclimas con árboles dando sombra, generando y produciendo hojarasca que contribuye al reciclaje de nutrimentos y mantenimiento de la fertilidad; entre otras plantas hay arbustos y herbáceas con diferentes requisitos de luz, evitando la pérdida de suelo por erosión y aumentando la captación de agua por infiltración (Gutiérrez, 2003; Martínez y Juan, 2005). Los AEHF actuales poseen características particulares, son espacios bien definidos y delimitados alrededor de la casa habitación, son el resultado de una interrelación entre la gente, el suelo, agua, animales y plantas (Gaytán et al., 2001; Juan et al., 2007).



A diferencia de la agricultura de monocultivo, los huertos familiares se conciben como agroecosistemas (Rebollar et al., 2008; Mariaca, 2012), son ecológicamente sustentables y estables. Así mismo, la diversidad vegetal de estos sistemas, provee de otros beneficios a las familias: plantas medicinales, condimento, plantas ceremoniales y ornamentales, productos para venta, alimento para animales domésticos, combustible, materiales para la construcción, cercos de protección y dormitorio para aves (Juan, 2013).



Son espacios geográficos con importancia ecológica donde se conserva germoplasma in situ (Rebollar et al., 2008), y sirven como refugio de especies vegetales silvestres que han desaparecido de su hábitat natural, convirtiéndose en espacios importantes para la conservación de la agrobiodiversidad en la región. Además de conservar estos recursos fitogéneticos útiles para la población, en la definición también se incluyen especies silvestres que viven y florecen en condiciones naturales en estas áreas (González, 2002; Juan et al., 2007). Al establecer un manejo integral de los componentes en los agroecosistemas, las familias los convierten, en sistemas multifuncionales ecológica y económicamente sustentables.








11

Al interior de los AEHF suelen coexistir plantas cultivadas y silvestres, alimenticias, medicinales y ornamentales que representan un patrimonio etnológico de primer orden con un conocimiento tradicional transmitido de generación en generación. La función de los mismos ha sido, durante siglos, la de abastecer de alimentos a la familia propietaria, pero actualmente sus funciones incluyen un papel lúdico y de ocupación, aunque no cabe olvidar el importante papel que desempeñan en la conservación de numerosas especies y variedades de plantas cultivadas in situ (Rigat et al., 2009).



En el Estado de México se han llevado a cabo investigaciones referente al tema, Nájera (1996) y Candia et al. (2006) lo vinculan con la parcela u hortaliza, en su enfoque consideraron una parte; este trabajo incluye además de esa, al huerto, vivienda, pileta, corredor o patio, zona de compostaje y corral para cría de pequeñas especies, como parte del agroecosistema. Algunos componentes pueden estar o no, sin embargo el requisito conceptual del huerto familiar es que está compuesto por árboles, arbustos y herbáceas.



Para Gaytán et al. (2001) son una parte del sistema de producción agrícola, su manejo es dirigido y atendido por unidad familiar, posee plantas con diferentes usos: medicinal, comestible, ornamental. Juan y Madrigal (2005) reportan que los productos de estos sistemas son utilizados con fines alimenticios, medicinales, religiosos, rituales, ambientales, ecológicos y socioculturales. Guerrero (2007) menciona que los campesinos han logrado desarrollar y conservar una alta agrobiodiversidad en estas áreas.



De acuerdo con Albarrán (2008) se pueden organizar en tres componentes: a) estructura horizontal o distribución espacial, b) estructura vertical o estratificación, y c) estructura cuantitativa o abundancia. Por su parte Miranda (2008) y Flores (2008) dicen que son sistemas agrícolas diversificados, no requieren alta disponibilidad de capital, son importantes para la subsistencia de las familias campesinas porque complementan la dieta familiar y una fuente adicional de ingresos.









12

Debido a que no existe un término universal para referirse a este sistema agrícola, Guerrero (2009) destaca dos cualidades: diversidad y complejidad, características que se reflejan en su denominación y conceptualización. Su importancia radica en que se convierte en refugio para especies vegetales silvestres que han desaparecido de su hábitat natural (White, 2013). Una de las alternativas para contribuir al cuidado del ambiente, son los huertos familiares, como medios de subsistencia de las poblaciones rurales y periurbanas (Delgado, 2013). Los huertos cumplen funciones en el ámbito ecológico, económico, social y cultural (Juan, 2013).



En la zona de estudio los AEHF presentan problemas en su manejo, y su conservación debido a factores como el proceso de urbanización, la subdivisión del terreno y el desinterés por conservar está tradición agroecológica. Para que esta actividad continúe y se siga fomentando, se debe contar con información acerca de su manejo, así como las prácticas necesarias que hacen de éste, un sistema de entrada y salida de energía, flujos constantes que permiten equilibrio, mantenimiento, conservación y funcionamiento de sus componentes y elementos.



La investigación se desarrolló bajo un enfoque sistémico, e integró métodos cualitativos y cuantitativos que permitieron describir y analizar a las localidades, así como cuantificar y conocer a detalle las características de los agroecosistemas con huerto familiar para determinar relaciones entre los elementos del agroecosistema, prácticas y técnicas utilizadas en su manejo en 12 localidades.



El soporte metodológico se basó en la Planeación Geográfica Integral (Gutiérrez, 2013), que permite explicar en un gran marco metodológico las etapas del estudio. La caracterización del área de estudio proporcionó información importante acerca de factores como el relieve, edafología, geología, clima y vegetación que favorecen la presencia de huertos familiares. Se analizaron de manera sistémica los factores ambientales, sociales, económicos y culturales que interactúan para la organización del agroecosistema, así como los flujos de energía que dan funcionamiento a los diversos elementos y componentes de los huertos.





13

Por medio de un cuestionario y observación sistemática directa en campo se realizó el análisis agroecológico en 180 huertos familiares para conocer las prácticas, técnicas y conocimientos que las familias llevan a cabo para dar mantenimiento, uso y manejo a los huertos familiares y así convertirlos en una estrategia de conservación de recursos naturales, contribuyendo a la seguridad alimentaria de las familias; lo anterior se complementó con el Análisis FODA para la elaboración del diagnóstico de la problemática, y mediante el Enfoque del Marco Lógico proponer alternativas para su conservación, restauración e instalación.



A continuación se explica brevemente la estructura y contenido de este trabajo. La tesis está estructurada en cinco capítulos. El primer capítulo contiene la parte teórica. En este apartado se detallan los fundamentos que se tomaron en cuenta para desarrollar el trabajo, así como las posturas teóricas y filosóficas empleadas para tener la base científica para sustentar las aportaciones de esta investigación.



Dentro del capítulo II se describe la metodología, explica los métodos, materiales y herramientas utilizados en la investigación, en sus diferentes etapas y fases. También la recolección en campo y análisis de los datos en gabinete.



Para el capítulo III se aborda el área de estudio, el objetivo es presentar un panorama general del contexto de la zona dentro del territorio mexiquense. Se mencionan los rasgos geográficos de los municipios, como geología, suelo, vegetación, clima, relieve e hidrología. Se mencionan datos socioeconómicos del área de estudio como población, religión, actividades económicas y características de las viviendas.



El capítulo IV contiene los resultados obtenidos en el análisis agroecológico de los huertos familiares y la propuesta de conservación, restauración e instalación AEHF. Consta de ocho apartados que incluyen una discusión. En el último capítulo se presentan los productos derivados de la investigación, dos artículos científicos, el primer artículo se envió a Boist et Forest des Tropiques y el segundo a Agricultura Sociedad y Desarrollo.







14

Justificación


El objeto de estudio de esta investigación son los huertos familiares, se debe a que en ellos se encuentran presentes diversos componentes, entre ellos: el cerco que puede ser de malla, alambre o rocas (tecorral), en algunos casos un cerco vivo de árboles o arbustos brindando servicios adicionales; el área para cultivo de verduras provee a las familias nutrientes como carbohidratos, vitaminas y minerales; la composta donde se recicla la parte orgánica que se genera de las hojas de los árboles, cocina y el estiércol de los animales; la casa en donde se aprovechan los recursos que se generan del huerto y de hortaliza, protege a sus habitantes y vuelve a generar insumos para la composta; finalmente la parte central que da origen a este trabajo, el huerto que posee características de distribución en los estratos vegetales, composición, estructura y diversidad florística. En algunos huertos familiares, adicionalmente se pueden encontrar animales como gallinas, cerdos o borregos; quienes aprovechan los productos del agroecosistema (hojas, ramas, rastrojo), estos a su vez aportan estiércol que es utilizado como abono natural para el huerto y hortaliza.



Su distribución espacial no se limita solo a una localidad, ciudad, país, región o continente, de acuerdo con Kumar y Nair (2006) en un estudio realizado entre 1990 y 2003, reportaron la ubicación de huertos familiares a lo largo de la línea ecuatorial del globo, principalmente en la zona tropical. En América destaca, el caso de México con una alta presencia de huertos familiares, lo cual es positivo porque le da sentido y pertinencia a este trabajo para su abordaje y desarrollo.



Los huertos familiares son agroecosistemas importantes, que funcionan con relaciones complejas entre todos sus componentes. Para que esta actividad continúe y se siga fomentando, se debe conocer acerca de los beneficios, mantenimiento, así como las prácticas necesarias que hacen de éste, un sistema de entrada y salida de energía, flujos constantes que permiten equilibrio, mantenimiento, conservación y funcionamiento de sus componentes y los elementos del ambiente.









15

Este trabajo de investigación se realizó en tres municipios de la región Sur del Estado de México. Se eligió a Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero porque están presentes los AEHF, pero por diversos factores corren el riesgo de desaparecer. Algunas causas son el proceso de urbanización, el crecimiento de la familia, la división del terreno para construir nuevas casas habitación, el abandono por causa de la migración, la pérdida de conocimientos para el manejo por falta de mecanismos de transmisión y la falta de sucesión ecológica que ha reducido su productividad. Comprende tres localidades más la cabecera municipal de cada uno de los municipios, para el análisis de los huertos, destacando que es lo que influye para que estén presenten, que tan frecuente y abundantemente se encuentran en la zona de estudio.



La selección de los municipios se basó en características físicas como el relieve, vegetación, edafología, clima y geología; ambientales relacionados a la zona de ecotono de los imperios biogeográficos Neártico y Neotropical; y condiciones de adaptación sociocultural, para el manejo del espacio, sus recursos y agrobiodiversidad, ligados a una economía agrícola, sustentada en la diversidad y combinación de cultivos de autoconsumo con cultivos comerciales; la combinación de agricultura tradicional con convencional y el manejo de los recursos naturales que permiten la subsistencia de la población y genera formas de colaboración e intercambio entre las familias campesinas.



Esta región se caracteriza por estar en una zona de transición ecológica, lo que contribuye a tener condiciones favorables para el establecimiento de una amplia diversidad de especies vegetales, tanto árboles, arbustos, cultivos y verduras, es por ello que parte de sus actividades económicas se basan en el sector primario. Uno de los beneficios que se puede tener a partir de los huertos familiares, es la producción de alimentos, vinculada con el estado del suelo, cuando el suelo presenta erosión la producción tiende a ser baja; si el suelo está en óptimas condiciones por ende la producción tiende a ser alta. Es por ello que los huertos familiares representan una alternativa que podría aportar a las familias una fuente segura de alimentos, cuando son manejados adecuadamente.







16

El abordaje del estudio incluyo un enfoque de carácter agroecológico, tiene que ver con las prácticas que las familias realizan para el cuidado, mantenimiento, conservación y aprovechamiento de los Agroecosistemas con Huerto Familiar, cuál es su estructura y funcionamiento de los diversos elementos presentes en los huertos familiares (casa, área del huerto, cerco, zona de composta y animales, si es que los hay dentro del huerto familiar), la interrelación de los componentes y el estado actual de los huertos relacionado con la estratificación y sucesión ecológica.



Los aportes teóricos y metodológicos de la investigación es la conceptualización del Agroecosistema con Huerto Familiar (AEHF), así como el diseño metodológico para el estudio de huertos familiares. Debido a que existe una diversidad de estudios con múltiples enfoques y metodología que propician un amplio panorama para entender e investigar estos agroecosistemas.



La información cuantitativa y cualitativa que proporciona este trabajo servirá para valorar la importancia del huerto para las familias, conocer la percepción que tiene acerca del agroecosistema, describir la diversidad de especies arbóreas, arbustivas y herbáceas que les son útiles, su contribución en la conservación de diversidad florística, los beneficios que obtienen y el aporte en la seguridad alimentaria. Con la finalidad que se promueva la conservación y restauración de los agroecosistemas con huerto familiar.



Esta investigación pretende difundir la percepción que se tiene respecto de los huertos familiares, las prácticas y técnicas que son empleadas en el manejo y mantenimiento de los agroecosistema con huerto familiar al sur del Estado de México, debido a que han sido utilizadas desde hace muchos años por las familias campesinas y en la actualidad hay desinterés por los más jóvenes en aprender esta actividad. Es importante, además de los saberes, combinar las nuevas tecnologías, técnicas y métodos para contribuir en el cuidado y conservación de la biodiversidad.











17

Planteamiento de Problema


La pérdida de cobertura vegetal ha ocasionado alteraciones en los ciclos de lluvia, aumento de la temperatura, pérdida de especies tanto animales como vegetales, así como la disminución de la recarga de mantos acuíferos, erosión del suelo y calidad del aire. En la actualidad las investigaciones y actividades están encaminadas a la recuperación y manejo sustentable de los recursos naturales.



Algunos estudios se han enfocado en los agroecosistemas, sistemas ecológicos estables y económicamente viables, los cuales tienen una historia relacionada con el proceso de civilización, en México la cultura Maya en lo que es Mesoamérica realizaron esta práctica con la cual obtenían productos medicinales, ornamentales y alimenticios (Wezel y Bender, 2003; Juan y Madrigal, 2005; Albarrán, 2008; Mariaca, 2012; White, 2013). Se analizaron cómo son manejados los agroecosistemas con huertos familiares, que ha hecho que se conserven o desaparezcan de los hogares, que beneficios brinda a las familias, y se elaboró una propuesta para su conservación y aprovechamiento sustentable.



En los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero se presentan los agroecosistemas con huerto familiar, sin embargo por diversos factores corren el riesgo de desaparecer, algunas causas son el proceso de urbanización, el crecimiento de la familia, particularmente la división de los terrenos que provoca quitar el espacio destinado al huerto para construir una nueva casa habitación, por lo que el conocimiento del manejo se está perdiendo por la falta de compartirlo; y la falta de sucesión ecológica ha reducido su productividad.



En las comunidades rurales y cabeceras municipales no se ha realizado el inventario de los AEHF existentes que permita conocer su distribución, abundancia y superficie; no se cuenta con información estadística acerca del manejo agroecológico que realizan las familias, no se ha documentado cualitativamente los bienes y servicios obtenidos del huerto familiar, así como beneficios económicos.







18

Hipótesis


El manejo integral en huertos familiares, permite la conservación de los recursos naturales, y contribuyen a la seguridad alimentaria de las familias rurales.



El análisis agroecológico de los huertos familiares en la zona de estudio, permite determinar la importancia y permanencia de esta tradición familiar agroecológica, para la conservación de los recursos naturales locales y para la seguridad alimentaria de las familias rurales.



Objetivos


Objetivo General


Analizar bajo el enfoque agroecológico los huertos familiares en los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero, Estado de México, como estrategia de conservación de los recursos naturales y seguridad alimentaria para las familias rurales.



Objetivos Específicos


  1. Realizar la caracterización físico-geográfico y socioeconómica del área de estudio, determinar la frecuencia y distribución espacial de los huertos familiares


  1. Determinar desde un punto de vista sistémico y agroecológico funciones e interacciones entre los componentes en 180 huertos familiares


  1. Analizar con base en la percepción de las familias los beneficios que los AEHF proporcionan en el ingreso y calidad de vida familiar, así como beneficios y servicios ambientales que los huertos generan a nivel regional


  1. Realizar el diagnóstico sobre los potencialidades y limitaciones de los huertos familiares, cómo base para una propuesta de prácticas y técnicas para el manejo de los huertos familiares















19

CAPÍTULO I. MARCO TEÓRICO


Para el abordaje de este estudio es pertinente mencionar las diferentes teorías y enfoques que se utilizaron para su desarrollo, así como las líneas de investigación desde las cuales se trabajó, en este apartado se describen los conceptos que sentaron las bases para analizar, describir y discutir los resultados obtenidos.



El presente trabajo forma parte del ámbito de las Ciencias Ambientales, encuentra sustento teórico en los diversos enfoques de la teoría del desarrollo para analizar cómo influye en la calidad de vida familiar, los beneficios sociales y económicos que obtienen las familias poseedoras de agroecosistemas. Los principios de la Geografía Humana y Ambiental permitieron la descripción y caracterización del área de estudio, para determinar factores relacionados con los AEHF, como relieve, edafología, geología, clima y vegetación, además de características ambientales, sociales, económicas y culturales.



Desde la Agroecología se analizaron las prácticas, técnicas y conocimientos que las familias realizan para dar mantenimiento y manejo a los huertos familiares y así convertirlos en una estrategia de conservación de recursos naturales, contribuyendo a la seguridad alimentaria de las familias campesinas. La seguridad agroalimentaria constituye actualmente uno de los retos prioritarios para las sociedades en desarrollo, por lo que ha sido enfatizada por la FAO y priorizada por los ministerios agroalimentarios de los países pobres, como una causa en la que se debe trabajar para asegurar el acceso a los alimentos de las personas con bajos recursos económicos.



Con fundamento en la Teoría General de Sistemas (TGS) se analizó de manera integral los factores ambientales, sociales, económicos y culturales que interactúan para la organización del agroecosistema, así como los flujos de energía que dan funcionamiento a los diversos elementos y componentes de los huertos familiares. En la figura 1, se esquematizan de manera gráfica los elementos, componentes y variables que se tomaron en cuenta para el estudio de los AEHF. La TGS permite establecer los niveles de relaciones entre los elementos; así también los flujos de energía dentro y fuera del agroecosistema; la Geografía humana y ambiental permite caracterizar la zona de




20

estudio. Con base en la Agroecología caracterizar y analizar de manera sistémica las relaciones entre cada uno de los componentes del huerto familiar, prácticas agroecológicas y los niveles de relaciones del ser humano con su entorno, las plantas y animales silvestres o domesticados y las interrelaciones de las familias que tienen huertos familiares con otras que también poseen uno.



Figura 1. Diagrama teórico-metodológico para el estudio de los AEHF































Fuente: Elaboración propia, 2014



En el centro se encuentran los componentes del agroecosistema, quienes generan las relaciones entre ellos; las entradas de energía pueden ser de tipo natural como el sol, agua y viento; también de origen antrópico como el trabajo para el mantenimiento del huerto familiar, o de forma sintética con el uso de agroquímicos. El AEHF se desarrolla a partir de factores físico-geográficos como el relieve, vegetación, suelo y clima; sociales relacionados con las características de la familia; económicos respecto del ingreso que las familias obtienen por la venta de productos del huerto, intercambio de productos y costos por el mantenimiento; y ambientales debidos en nuestro caso a la zona de





21

transición ecológica entre los imperios biogeográficos Neotropical y Neartico presente en el Estado de México.



1.1 Ciencias Ambientales


Bocco (2010) hace mención de una definición de trabajo, propone de manera simple que las Ciencias Ambientales tienen por objeto el estudio del ambiente y de nuestro rol (como sociedad) en él. Analiza las interacciones entre los componentes físicos, químicos y biológicos del ambiente, incluyendo sus efectos sobre los organismos, aunque más específicamente el impacto de la actividad humana sobre el mismo.



El quehacer de las Ciencias Ambientales puede definirse como la búsqueda de conocimiento nuevo, de conceptualizaciones y explicaciones en el ámbito del medio ambiente humano y de proposición de soluciones concretas. Lo más característico de su accionar es la relación directa con la calidad de vida humana apoyada en la sustentabilidad del funcionamiento, a corto y largo plazo, de su base biofísica sobre el planeta.



La definición de Ciencias Ambientales es estrictamente operacional: son ciencias que contribuyen al desarrollo económico (o bienestar humano) sobre una base ecológicamente sustentable. Las ciencias y profesiones que contribuyen a esta meta son múltiples y las Ciencias Ambientales constituyen la confluencia de distintos acercamientos disciplinarios al estudio y solución de problemas relacionados con la interacción hombre-ambiente. El mayor desafío para las Ciencias Ambientales está en la materialización de un enfoque interdisciplinario (Jaksin, 1997).



Chiras (2006) la define como una rama del conocimiento científico que busca entender, de manera interdisciplinaria (figura 2), el funcionamiento del ambiente, las diversas formas en que lo afectamos y las estrategias que podemos implementar para enfrentar tales efectos.









22

Figura 2. Niveles de integración de las Ciencias Ambientales

























Fuente: Chiras, 2006





1.2 Teoría del Desarrollo


1.2.1 El desarrollo sustentable


El concepto reconocido y aceptado es el que surge del informe de Brundtland en 1987


Es el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades” (Riechmann, 1995; Pierri, 2005; Gutiérrez, 2008). Incorpora tres elementos: la cobertura de las necesidades básicas en la presente generación, la capacidad de los sistemas naturales para logarlo, y la cobertura de las necesidades de generaciones futuras (Carabias y Provencio, 1993; Tetreault, 2004).



Autores como Carabias y Provencio (1993) mencionan que es un enfoque para orientar al modelo de desarrollo económico mundial, cuenta con dos vertientes de abordaje, por un lado la corriente que desde la economía propuso al concepto: desarrollo económico y sus políticas correspondientes, aproximadamente a principios de los años 70. La otra tiene que ver con la crítica ambiental al modo de vida contemporánea, a partir de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano celebrada en




23

Estocolmo en 1972. El enfoque del desarrollo sustentable no pretende ser ni ambientalista ni economicista, sino integrar éstas y otras dimensiones (figura 3).



Figura 3. Origen y evolución del concepto de desarrollo sustentable











































Fuente: Elaboración propia, 2015, con base en Tetreault, 2004

















24

De acuerdo con Elizalde (2003), Fajardo (2006) y Aguado et al. (2009) el concepto sustentabilidad hace referencia a la interrelación de tres elementos:


Sustentabilidad Ambiental, que se refiere a la necesidad de que el impacto del proceso de desarrollo no destruya de manera irreversible la capacidad de carga del ecosistema.


Sustentabilidad Social, cuyos aspectos esenciales: a) El fortalecimiento de un estilo de desarrollo que no perpetúe ni profundice la pobreza ni, por tanto, la exclusión social, sino que tenga como uno de sus objetivos centrales la erradicación de aquélla y la justicia social. b) La participación social en la toma de decisiones, es decir, que las comunidades y la ciudadanía se apropien y sean parte fundamental del proceso de desarrollo.


Sustentabilidad Económica, entendida como un crecimiento económico interrelacionado con los dos elementos anteriores.



El Desarrollo Sustentable (DS) no se refiere a una meta tangible ni cuantificable a ser alcanzada en determinado plazo y momento, pretende un equilibrio entre factores que explican un cierto nivel de desarrollo del ser humano, siempre transitorio, en evolución, y al menos en la teoría, Debe conducir en la mejora de la calidad de vida de los seres humanos, por tanto es un proceso que deben llevar a cabo generaciones humanas (CEPAL, 1999).



La sustentabilidad debe fundarse en una racionalidad ambiental, lo que implica pensar la complejidad en el proceso de producción, arraigado en las bases ecológicas, tecnológicas y culturales que constituyen una nueva racionalidad productiva. Posee distintas vertientes de tipo económico, social, cultural, tecnológico, conocimientos, y sobretodo educación ambiental que genere una conciencia y capacidades para lograr una sociedad sustentable (Leff, 1998).



El DS es una visión integral, holística y multidisciplinaria, sobre los problemas más acuciosos del cómo pensar el desarrollo, en términos de crecimiento, equidad, ambiente, biodiversidad, cultura y sociedad, es por ello que se integra en tres dimensiones: la económica, la ecológica y la social (Gutiérrez, 2008).



25


El desarrollo sustentable ha sido adoptado por visiones y marcos conceptuales dispares, por ello no se integran las dimensiones que lo involucran, en lo económico dificultades para valorizar económicamente la naturaleza, establecer sistemas contables económico-ambientales, determinar precios de los componentes del medio, reelaborar las políticas fiscales, controlar las externalidades con mecanismos e instrumentos más eficaces. En lo ambiental falta de un marco conceptual para el manejo integrado de recursos naturales, incomprensión de las bases ecológicas de las tecnologías tradicionales y modernas; en lo social la falta de conocimientos precisos entre ecosistemas y población, entre pobreza y deterior ambiental (Carabias y Provencio, 1993; Foladori, 2002).



La falta de especificidad y amplias pretensiones del desarrollo, hacen difícil de lograr su operación, por ello se dice que es un enfoque, perspectiva u orientación que engloba principios normativos que son retomados de las vertientes que le dieron origen, que comprende aspiraciones de los modelos de desarrollo económico como equidad, modernización, empleo, mejoría de niveles y calidad de vida; de planteamientos ambientales como uso racional de recursos, protección de la biodiversidad, manejo, restauración y ordenamiento; de corrientes intelectuales y movimientos sociales como intervención social, participación popular y reforma del estado (Crabias y Provencio, 1993; Guimaraes, 1994; Foladori, 2002; Treviño et al., 2004; Fajardo, 2006).



Diversos autores mencionan que el DS no se refiere a un problema limitado de adecuaciones ecológicas de un proceso social, sino a una estrategia o modelo múltiple, contar con viabilidad económica y una factibilidad ecológica. Requiere de un cambio en el proceso civilizatorio en la relación hombre-naturaleza, para lo cual se deben considerar aspectos tecnológicos, culturales, económicos y de otras índoles para su aplicación (Carabias y Provencio, 1993; Leff, 1998; Hens y Nath, 2003; Pierri, 2005).



Es posible plantear como una utopía realizable el avanzar en un esfuerzo colectivo de educación y de desarrollo que haga posible una ampliación de la conciencia para







26

desarrollar la capacidad de dar cuenta simultáneamente de la necesidad propia y de la necesidad del otro, estableciendo de ese modo un horizonte de autolimitación a la satisfacción de la necesidad que permita nuestra existencia, hoy y mañana. Es este el gran desafío que se nos plantea en nuestro desarrollo como seres éticos, esto es responsables de nuestro accionar en el mundo (Leff, 1998; Elizalde, 2003).



El DS es un concepto fluido que continuará evolucionando a través del tiempo, e incluso puede cambiar de denominación; sin embargo, todo parece indicar que la idea de fondo, la de hacer compatible al ambiente con el desarrollo, seguirá vigente mientras la humanidad no supere esta contradicción, pues la idea de un ambiente amenazado, ha pasado a formar parte de la conciencia colectiva. El concepto se acepta como propuesta social pero no puede aplicarse fácilmente a procesos de trabajo específicos; no obstante, es su amplitud lo que permite que existan múltiples interpretaciones en torno a la sustentabilidad (Treviño et al., 2004).



Durante este tiempo de haberse propuesto el termino sustentabilidad, se han realizado investigaciones que enriquecen y precisan un enfoque articulador y multidisciplinario que permite abordar la realidad natural y la social para entender e incidir en las relaciones entre ambiente y desarrollo. Los retos del desarrollo sustentable implican formar capacidades para orientar un desarrollo fundado en bases ecológicas, de equidad social, diversidad cultural y democracia participativa.



1.2.2 Escuelas de pensamiento ecológico en las Ciencias Sociales


Se abordan las principales escuelas de pensamiento ecológico que se han desarrollado dentro de las Ciencias Sociales en las últimas décadas (figura 4), sobre todo a partir del hecho de considerar a la parte ambiental dentro del desarrollo en términos de crecimiento económico de los países: a) desarrollo sustentable, b) economía ambiental, c) economía ecológica, d) ecología política, y e) agroecología (Naredo, 1996; Barkin, 2000, Foladori, 2002; Tetreault, 2008, Leff, 2008; Gazzano y Achkar, 2013).









27

Figura 4. Escuelas de pensamiento ecológico dentro de las Ciencias Sociales






































Fuente: Elaboración propia, 2015, con base en Tetreault, 2008





























28

1.2.2.1 Desarrollo sustentable (DS)


Marcó la pauta para considerar dentro del desarrollo de los países, las dimensiones económico, social y ambiental (Gutiérrez, 2008; Leff, 2009; Gazzano y Achkar, 2013). Los principios básicos del desarrollo sustentable son el crecimiento económico, la innovación tecnológica, la transferencia de tecnología del Norte al Sur, mejor manejo de los recursos naturales, la reducción de la tasa de crecimiento de la población mundial, la cooperación internacional y la elaboración de las leyes ambientales. En 1982 surge el Programa de las Naciones Unidas para la Protección del Medio Ambiente (PNUMA), con el objetivo de coordinar programas ambientales y promover la cooperación internacional sobre cuestiones ambientales (Naredo, 1996; Barkin, 2000; Foladori, 2002, Tetreault, 2008).



Los documentos más sobresalientes son: el informe de Brundtland en donde se define al concepto de sustentabilidad; y la Agenda 21 con principios para lograr el DS (Foladori, 2002; Gutiérrez, 2008; Tetreault, 2008). En el informe de Brundtland se enfatiza al crecimiento económico como el medio para solucionar la problemática ambiental, porque considera a la pobreza como la causa del deterioro de los recursos naturales. La Agenda 21 reconoce que se debe contar con un crecimiento económico dinámico y confiable (Tetreault, 2008). Ambos documentos reconocen al consumo excesivo del Norte como causa del deterioro ambiental, pero no se le obliga a reducirlo, recomiendan que los modos de producción y de consumo sean más eficientes (Gutiérrez, 2008).



Bajo la premisa de crecimiento económico en ambos documentos, permite realizar dos elementos importantes del desarrollo sustentable: a) dotar y diseñar tecnologías ecológicamente racionales para mejorar la eficiencia ecológica de las actividades económicas, extendiendo así los límites de la tierra respecto a su habilidad de proveer materias primas y de asimilar desechos; y b) mejorar la gestión de los recursos naturales mediante mecanismos como la formulación de leyes, reglamentos, convenios y protocolos a nivel nacional e internacional para regular y controlar la contaminación. La creación y el fortalecimiento de agencias gubernamentales ambientales; la incorporación de factores ecológicos en los modelos económicos y en la toma de decisiones económicas, esto último constituye el enfoque principal de la economía ambiental. Sin





29

embargo, ambos elementos requieren de mucho dinero para implementarse en un nivel internacional para lograr altas tasas de crecimiento económico en todas partes del mundo (Naredo, 1996; Foladori, 2002; Tetreault, 2008).



El DS es una estrategia diseñada de arriba hacia abajo, busca el consenso entre los grupos principales que son las grandes potencias mundiales, las instituciones internacionales de desarrollo, los gobiernos nacionales y las corporaciones transnacionales. Sin embargo, se hace hincapié en la necesidad de fomentar la participación social de otros grupos, por ejemplo: las ONG, los grupos indígenas y las mujeres (Barkin, 2000; Foladori, 2002; Tetreault, 2008).



La sustentabilidad forma parte de la discusión sobre desarrollo. Para ello se requieren nuevos enfoques para la defensa del ambiente, la conservación de los ecosistemas, el fortalecimiento y reconstrucción de la capacidad económica y social de la población con el conocimiento y habilidades para emplearse en actividades productivas requeridas para proteger y enriquecer los sistemas naturales (Naredo, 1996; Leff, 2009; Barkin, 2000).



1.2.2.2 Economía ambiental


Es un área de investigación en respuesta a las preocupaciones del movimiento ambiental, en donde se aplican los principios económicos neoclásicos al análisis de temas ambientales como esfuerzo por incorporar consideraciones ecológicas en la toma de decisiones, principalmente desde arriba. La economía ambiental parte de la suposición de que los problemas ambientales dimanan de las fallas de mercado, algunos autores la denominan racionalidad económica (Barkin, 2000; Leff, 2000; Tetreault, 2008; Fuente, 2009; Gudynas, 2010; Gazzano y Achkar, 2103).



Destaca el concepto de externalidades ambientales, definidas como los efectos externos experimentados por una o varias personas como resultado de las acciones u omisiones de otras. Una externalidad puede ser positiva o negativa, pero al no entrar en el ámbito del mercado, no hay suficientes incentivos monetarios para mitigar los efectos negativos o promover los efectos positivos. El reto para los economistas ambientales, es encontrar instrumentos para internalizarlas (Leff, 2008; Tetreault, 2008; Fuente, 2009).



30


Para internalizar a las externalidades se han elaborado propuestas, dependiendo del nivel de análisis. A nivel macroeconómico, se ha propuesto la construcción y utilización de índices económicos que tomen en cuenta al ambiente. La propuesta se basa en un consenso general de que el PIB es deficiente en cuanto al tratamiento de los recursos naturales, ya que no considera la amortización del capital ecológico. Pero el agotamiento de combustibles fósiles, minerales, bosques y suelos constituye el consumo de capital ecológico y, por lo tanto, no debería estar incluido en el PIB como si fuera producción sustentable (Tetreault, 2008; Gazzano y Achkar, 2013).



En el nivel sectorial, complementar los instrumentos reglamentarios tradicionales normas, prohibiciones y multas, con instrumentos económicos ecoimpuestos y permisos transferibles para contaminar. Un ejemplo de los últimos son los bonos de carbón, que permiten a los países ricos comprar derechos para emitir gases de efecto invernadero. A nivel de proyectos, a través del análisis de costos y beneficios, para posteriormente incluirlas en cálculos monetarios. En la práctica se presentan dificultades al asignar precios convincentes a las múltiples funciones ambientales. Por ejemplo, ¿Cómo asignar un precio a la salud derivado de un medio ambiente sano? ¿Cómo asignar un precio a la biodiversidad o a la preservación del ambiente para las generaciones futuras? (Tetreault, 2008; Gazzano y Achkar, 2013).



La economía ambiental pretende afrontar los problemas ambientales a través de un acercamiento basado en el mercado, mediante dos enfoques interrelacionados: la valoración monetaria de las externalidades ambientales y el desarrollo de instrumentos para internalizarlas. Aunque ha habido avances en ambos enfoques, existen muchas dudas para logarlo (Leff, 2000; Barkin, 2000; Tetreault, 2008; Gudynas, 2010; Gazzano y Achkar, 2013).



1.2.2.3 Economía ecológica


Es una crítica de la teoría neoclásica de la economía ambiental, sobre los límites de









31

crecimiento económico definidos por la Segunda Ley de la Termodinámica. Es un intento de asignar al mercado el papel de regular la tasa de explotación de los recursos naturales, esto es internalizar las externalidades ambientales (Tetreault, 2008; Leff, 2008; Fuente, 2008; Gudynas, 2010; Barkin et al., 2012).



Desde la perspectiva de la economía ecológica, se anteponen los intereses económicos antes que los recursos naturales. La economía ecológica crítica al comercio libre, apuntando hacia las maneras en que las reformas neoliberales pueden agravar los problemas ambientales, plantea lo siguiente:


La competitividad internacional influye a minimizar estándares ambientales y, al mismo tiempo, el comercio libre permite que la producción contaminadora se mueva a países o regiones donde las normas ambientales son menos estrictas


El comercio internacional extiende la separación territorial entre la producción y el consumo, provocando que los consumidores no se enteren y preocupen por el daño ecológico causado por la producción de sus bienes


El transporte de bienes alrededor del mundo consume grandes cantidades de energía



El libre comercio ha polarizado la sociedad, forzando a los pobres rurales a sobreexplotar sus escasos recursos naturales para sobrevivir. Además, las estructuras animan a los grandes productores agropecuarios a intensificar su producción para competir en el ámbito internacional (Fuente, 2008; Tetreault, 2008; Leff, 2009; Barkin et al., 2012).



La economía ecológica evidencia las limitaciones de la economía ambiental. Sus contribuciones incluyen una visión que toma en cuenta el tamaño de la economía humana y flujos de energía; un análisis multifacético y transdisciplinario, que toma en cuenta la inconmensurabilidad de diferentes factores (económicos, ecológicos, políticos, sociales y culturales); y una valoración de los movimientos ambientales, vistos como la verdadera fuerza detrás de la internalización de externalidades (Leff, 2008; Tetreault, 2008; Fuente, 2009).






32

La economía ecológica es un campo que implica asumir la construcción de una visión que integra saberes y prácticas sociales específicas no exentas de luchas, y como espacios jerarquizados en el que los agentes sociales ocupan posiciones desiguales con relación a su cantidad y calidad del capital científico. El diálogo de saberes representa el reconocimiento de los saberes autóctonos, tradicionales y locales que aportan sus experiencias y se suman al conocimiento científico y experto; pero implica a su vez el disenso y la ruptura de una vía homogénea hacia la sustentabilidad (Tetreault, 2008;

Barkin et al., 2012).



Constituye una perspectiva ética diferente de la organización social ante la racionalidad económica para la asignación de recursos y en los procesos de apropiación social de la naturaleza. La economía ecológica se basa en los saberes locales, esto se refiere a la articulación de las nociones (Tetreault, 2008, Leff, 2009; Fuente, 2009; Gudynas, 2010):


  1. Comunidad como forma organizativa para la reproducción económica, es decir, un proceso comunitario que incluye: democracia participativa, organización del trabajo, posesión territorial, construcción de identidad cultural y cosmovisión


  1. Autonomía proceso para la producción y reproducción de lo comunitario, mediante procesos de formación político-cultural, desarrollo de las fuerzas productivas comunitarias, diversificación del mercado, formación de redes de apoyo y soberanía alimentaria


  1. Políticas de apropiación social de la naturaleza, identifica acciones por parte de la comunidad hacia los recursos naturales, por medio de cuatro actividades: ordenamiento comunitario, restauración, conservación y aprovechamiento.



1.2.2.4 Ecología política


Es una escuela de pensamiento multidisciplinaria que emergió en los años ochenta. Es un esfuerzo por aplicar las herramientas de la economía política izquierdista al análisis de los problemas ambientales. Por otra parte, desde los años noventa, ha habido una proliferación de acercamientos asociados con el mismo término, lo que dificulta su orientación teórica (Tetreault, 2008; Gudynas, 2010).







33

Las contradicciones ambientales en el capitalismo, se encuentran en la imposibilidad del crecimiento económico en un mundo con recursos finitos, lo que genera impactos ambientales, la desaparición de áreas silvestres e incluso los cambios ambientales a escala global. Este deterioro ambiental a su vez socava las propias bases productivas del capitalismo (Gudynas, 2010).



Los programas que emprenden los gobiernos para el desarrollo del país, los convierte en gobiernos progresistas con medidas de asistencia social, únicamente son paliativas, esto resulta en una paradoja que trae consigo impactos negativos sociales y ambientales, porque abordan de manera aislada la cuestión social y ambiental (Gudynas, 2010).



Los acercamientos asociados a la ecología política son investigaciones en un tipo específico de degradación ambiental, como la erosión, la deforestación o la contaminación tóxica; demostrar cómo los discursos se construyen para facilitar o bloquear los intereses de diferentes actores; la interacción de problemas ecológicos y políticos dentro de una región geográfica específica; cuestiones políticas ecológicas en vista de características socioeconómicas como clase, etnicidad y género; y un acercamiento orientado al actor que pretende entender los conflictos como un resultado de la interacción entre diferentes actores que frecuentemente tienen objetivos e intereses distintivos (Tetreault, 2008; Gudynas, 2010).



Estos mismos acercamientos pueden ser acomodados en tres grandes áreas de investigación: 1) los estudios históricos y estructuralistas sobre las causas de degradación ambiental; 2) los estudios sobre los movimientos sociales ecologistas; y 3) el análisis postestructuralista de los discursos ambientalistas (Tetreault, 2008).



1.2.2.5 Agroecología


Es un movimiento que forma parte del ecologismo popular, surgió en América Latina durante los años setenta, a través de la colaboración entre campesinos tradicionales y ONG. Representa un esfuerzo por rescatar y desarrollar algunos elementos de la agricultura tradicional o indígena, con respecto a la sustentabilidad ecológica. En un nivel




34

más amplio, se trata de una visión por encontrar un camino alternativo al desarrollo capitalista industrial, particularmente para las comunidades rurales (Martínez, 2002; Tetreault, 2008, Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



La agroecología, como enfoque ecológico del proceso agrícola, no solo abarca la producción de alimentos, considera los aspectos culturales, sociales y económicos, que se relacionan e influyen en la producción. Así, se conciben dos modos de apropiación, manejo y utilización de los agroecosistemas, el modo agrario tradicional (indígena, campesino) y el modo agroindustrial. La distinción de estos dos modos contrastantes, se evidencian mediante criterios básicos de carácter ecológico, energético, económico, agrario, cognitivo y cultural (Martínez, 2002; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



El tipo de producción agorindustrial ha generado en una serie de problemas sociales y ecológicos, entre otros: el desplazamiento de campesinos tradicionales, la concentración de tierras, la persistencia de la pobreza en el campo, mayores niveles de dependencia tecnológica, la pérdida de autosuficiencia alimentaria, el agotamiento de suelos, la pérdida de recursos genéticos, la contaminación y el agotamiento de recursos hídricos. La agricultura tradicional es una alternativa con la cual se puede revertir la problemática ambiental (Martínez, 2002; Tetreault, 2008; Altieri, 2009).



La agricultura tradicional como alternativa, se basa en el conocimiento local y sus tradiciones en el tiempo y espacio, adaptando soluciones tecnológicas en cada lugar, para diversificar la producción, al incorporar principios biológicos y recursos locales para el manejo del sistema agrícola, generando una forma ambientalmente sólida y rentable de intensificar la producción. Analiza, como se realiza la apropiación cultural del ecosistema, por parte de la unidad familiar tradicional, dentro del sistema local; analizando dicho modelo cognoscitivo y aplicación práctica desde una perspectiva participativa y critica, en un desarrollo rural sustentable. Trata de conocer como el sistema tradicional se integra al manejo del espacio, sabiduría y significados prácticos (Martínez, 2002; Tetreault, 2008; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).







35

Estas características definen el tipo ideal de producción campesina tradicional e indígena. Al comparar las dos formas de producción, se destaca la superioridad de los sistemas tradicionales o indígenas en términos de sustentabilidad ecológica. Por el otro lado, se destaca la superioridad de los sistemas modernos en términos productivos. Así, uno de los retos para la agroecología es conservar la racionalidad ecológica de la producción campesina tradicional y, al mismo tiempo, aumentar la productividad (Martínez, 2002; Tetreault, 2008; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



Más generalmente, la agroecología pretende rescatar las características positivas de la producción campesina tradicional y utilizarlas como base para el desarrollo alternativo de las comunidades marginadas rurales. De acuerdo con esto, se promueve la utilización y el mejoramiento de las técnicas agrícolas tradicionales, el mantenimiento y la recuperación de la diversidad productiva, biológica, genética y cultural, el uso de insumos locales, el rescate de ciertos aspectos de la cultura tradicional, y altos grados de autosuficiencia. Sobre el último punto, se recomienda que las actividades económicas se orienten primeramente hacia la satisfacción de las necesidades básicas de la población local y en segundo lugar, hacia los mercados regionales, nacionales e internacionales (Martínez, 2002; Tetreault, 2008; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



La agroecología surgió como un enfoque al desarrollo agrícola, más sensible a las complejidades de las agriculturas locales, que abarca propiedades de la sustentabilidad, como la seguridad alimentaria, estabilidad biológica, conservación de recursos y equidad. Se trata de un proceso agrícola como sistema integrado, por aspectos ambientales, económicos, sociales y culturales; y su finalidad no es sólo incrementar la productividad de uno de los componentes; sino, de optimizar el sistema como un todo y mantener la sustentabilidad en el tiempo y espacio (Martínez, 2002; Tetreault, 2008; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



1.3 Geografía Ambiental y Humana


Uno de los aspectos ideológicos a considerar para el desarrollo de esta investigación es la Geografía Ambiental la cual es conceptualizada según Bocco (2004) como “Un campo




36

emergente del conocimiento (más que una subdisciplina), en el cual la Geografía aporta la comprensión de las relaciones espaciales para describir y entender el impacto de las actividades humanas sobre el ambiente. En referencia al espacio geográfico, en tanto continente de hechos y fenómenos, sociales y naturales. Por su parte, lo ambiental es visto como las interacciones entre los componentes físicos, químicos y biológicos que ocurren en la naturaleza y constituyen el sostén de vida, los cuales influyen y son influidos por organismos vivos (plantas y animales) y por las actividades humanas.



La relación entre espacio geográfico y ambiente queda establecida porque los procesos sociales y naturales ocurren en sitios o lugares específicos. Así visto la contribución de la geografía a la cuestión ambiental es a través de la perspectiva territorial o espacial del análisis del ambiente que también se identifica con la noción de paisaje. La dimensión territorial, paisajística, entonces, ofrecida por la geografía le otorgaría especificidad a la cuestión ambiental. En realidad ambas, geografía y ciencias ambientales, más que disciplinas, deben ser concebidas como espacios de reflexión y acción pluridisciplinaria y como un campo emergente del conocimiento, que ofrece un conjunto de marcos conceptuales y técnicas analíticas para evaluar y medir el impacto de la presencia humana sobre el ambiente, y actuar en consecuencia en la práctica extra-académica, en investigación aplicada”.



La Geografía Humana es una ciencia que estudia las relaciones sociedad-naturaleza con su fundamento espacial, dada por aquellas teorías de localización y distribución de los hechos que conforman la superficie terrestre, implica tener una visión clara de lo que constituye la teoría de la misma, si por teoría se entiende la serie de ideas y leyes que permiten analizar y relacionar determinado orden de fenómenos (Rojas, 2005).



Los principios geográficos bajo los cuales será analizado el objeto de estudio son:


Principio de localización y extensión enunciado por Federico Ratzel, significa que todo fenómeno geográfico para ser estudiado, debe ser localizado y especificado en lo referente a: posición, tamaño, forma, altitud, límites y accesibilidad. El principio de extensión es, pues, teleológico de la geografía, el verdadero principio





37

geográfico porque se refiere a la técnica especializada, que distingue a la investigación geográfica de la del resto de las ciencias que estudian fenómenos de posible localización en la superficie terrestre (Vivó, 2003).


Principio de Descripción consiste en dar a conocer las características o rasgos distintivos de los fenómenos geográficos, a fin de conocerlos mejor.


Principio de causalidad enunciado por Alejandro Von Humboldt, significa que todos los fenómenos geográficos que ocurren, deben ser estudiados iniciándose en sus causas que los han originado, los que permitirán formular las consecuencias en otros. El principio de causalidad la tendencia a considerar históricamente los hechos (geográficos) con la idea de que el examen de un fenómeno debe remontarse a las causas que determinan su extensión y a investigar sus consecuencias; pues la idea de que se estudie la causa y efecto del fenómeno es en sí un principio de fundamental importancia y distinto del análisis histórico en la investigación del propio fenómeno geográfico (Vivó, 2003).


Principio de Conexión formulado por Jean Brunhes, significa que todo fenómeno geográfico se encuentra relacionado con otros, son parte de un todo.


Principio de Actividad formulado por Brunhes, toda la materia de la naturaleza y por ende en el geosistema está en movimiento y por tanto se transforma con características cuantitativas y cualitativas.



  1. Agroecología


La agroecología es una disciplina científica que se enfoca el estudio de la agricultura, desde una perspectiva ecológica (Altieri y Nicholls, 2000; Ocón et al., 2000; Gliessman, 2002), pretendiendo crear conceptos y principios para establecer un marco teórico (Altieri, 1995; Altieri y Nicholls, 2000; Ocón et al., 2000) con la finalidad de analizar los procesos agrícolas, desde una perspectiva global (Altieri y Nicholls, 2000; Ocón et al., 2000). En su sentido más restringido, se refiere al estudio de fenómenos puramente ecológicos, en el caso de los huertos familiares, por ejemplo la utilización de plantas como trampa para insectos en las hortalizas del agroecosistema familiar, o la utilización de composta como abono orgánico en la parcela (Altieri, 1995).






38

Con la agroecología se pretende entender y comprender la relación entre los huertos familiares y el medio ambiente, para la optimización del agroecosistema total y su agrobiodiversidad (Altieri y Nicholls, 2000). Los huertos familiares, pueden ser analizados desde cuatro procesos fundamentales:



  1. Flujo de energía: En los huertos familiares, el flujo de energía proviene de dos fuentes: natural procedente del sol y la lluvia; y artificial constituida por mano de obra humana desarrollada en la aplicación de productos químicos usados para control de plagas; otra fuente importante de energía, que se puede considerar mixta, ya que se realiza con componentes naturales y propios del lugar, pero con mano de obra humana, el proceso de compostaje, que produce abono para la parcela y para el huerto (figura 5).



Figura 5. Flujo energía en el sistema de huertos familiar


Entrada de energía

Salida de productos de origen

Sol y lluvia

vegetal y animal



Autoconsumo

Mercado

Agroecosistema


Familiar

Generación de


residuos orgánicos

Entrada de energía externa

Composta


(Humana) Manejo del huerto




Transformación de residuos


Fuente: White, 2013



  1. Ciclo de nutrimentos: En los agroecosistemas con huertos familiares, el reciclaje de nutrimentos es mayor que en los agrosistemas de monocultivo, si bien una cantidad importante de nutrimentos abandona el sistema como productos de origen vegetal (frutos o vegetales obtenidos de las hortalizas) o de origen animal




39

(huevo, leche o carne); el ciclo de nutrientes también se ve favorecido por la incorporación de nutrimentos, los cuales entran continuamente al sistema a través de la materia orgánica adicionada. Ésta materia puede ser: restos orgánicos de la cocina, restos del fogón, excremento de animales como vacas, caballos y pollos, desechos de la poda de árboles, arbustos y el deshierbe. La descomposición de estos materiales puede ocurrir en áreas de compostaje o directamente en el suelo alrededor de los árboles (figura 6).



Figura 6. Reciclaje de nutrimentos de la composta en los huertos familiares


Comida


Rastrojo para caballos y

vacas







Parcela

Desechos

agrícola

órganicos





Composta



Fuente: White, 2013



  1. Mecanismos de regulación: De acuerdo con White (2013), los huertos familiares cumplen la importancia ecológica de bancos de germoplasma, por ser espacios geográficos conservadores de genoma in situ. Debido a que estos sistemas familiares están constituidos por diversos estratos de plantas: un dosel dando sombra, generando microclimas y produciendo hojarasca que contribuye al reciclaje de nutrimentos y mantenimiento de la fertilidad; así como un sotobosque con diferentes requisitos de luz, que evita la pérdida de suelo por erosión y aumenta la captación de agua por infiltración (Jiménez et al., 1999; Gutiérrez, 2003; Martínez y Juan, 2005). Así mismo conforman ecosistemas que dinamizan




40

actividades económicas, culturales y sociales (Villa y Caballero, 1998; González, 2002; Juan et al., 2007).



  1. Estabilidad: Con base en su riqueza florística, los huertos familiares son más resistentes a las perturbaciones que otros sistemas simplificados. En estos sistemas familiares, las actividades humanas no únicamente influyen en las plantas cultivadas, sino también en la vegetación natural que existe en el área (Alcorn, 2001) esto se confirma debido al alto número de especies silvestres. Aunque los propietarios realicen deshierbe continuo del huerto, esto en ocasiones no es posible y se produce el asentamiento de especies ruderales, lo que ocasiona que los agroecosistemas familiares funcionen como un ecosistema con características intermedias entre un ecosistema natural y uno donde participa la acción humana (Juan y Hernández, 2008).



La agroecología permite analizar a los huertos familiares como ecosistemas domesticados, al igual que los ecosistemas naturales dependen de flujos de energía, nutrimentos y diferentes mecanismos de regulación que favorecen su estabilidad (Odum y Barrett, 2006).



1.5 Los huertos familiares


A lo largo de la historia el hombre ha buscado satisfacer sus necesidades, entre ellas destaca la protección y resguardo de su integridad física, en un principio se salvaguardaba en cuevas o lugares que encontraba en la naturaleza, los cuales le proporcionaban descanso, cubrirse del clima o para no ser presa de algún animal, al volverse sedentario y formar una familia inició a construir la vivienda en donde se aseguró de estar protegido.



Otra necesidad estrechamente ligada con la vivienda es la alimentación, la cual al principio estaba basada en la caza de animales, recolección de frutos, raíces y semillas. Cuando se hizo sedentario aprendió las formas de cultivar plantas y la domesticación de animales con lo que aseguró fuentes de comida disponibles para subsistir. El





41

conocimiento sobre el cultivo de plantas ha permitido que diferentes culturas desarrollen sistemas productivos, cómo es el caso de la práctica de huertos familiares.



Para este trabajo de investigación el objeto de estudio son los Agroecosistemas con Huerto Familiar (AEHF) que son el resultado de la asociación de la vivienda con el huerto familiar, en donde se cultiva una amplia variedad de árboles en combinación con arbustos y herbáceas, en ocasiones animales domésticos, con el propósito de que la familia obtenga alimentos básicos.



Los huertos familiares suelen ser espacios contiguos a las residencias de sus propietarios (Vogl et al., 2004) aunque algunas veces se encuentren a una cierta distancia de las mismas. Se trata de espacios complejos donde convergen numerosos elementos culturales, ecológicos, sociales y económicos (Gispert et al., 2004). Este concepto se ha desarrollado primordialmente en los entornos rurales y en la economía de subsistencia. Algunos nombres locales utilizados para este tipo de sistemas de producción son talun-kebun o pekarangan en Indonesia; shamba o chagga en África Oriental y huertos familiares o solares en América Central (Kumar y Nair, 2006).



Los productos alimenticios o de condimento que de ahí se obtienen satisfacen las necesidades básicas de la familia, proveyendo un complemento alimenticio durante todo el año (Nair, 200; Wezel y Bender, 2003). En estos sistemas, las actividades humanas influyen en las plantas cultivadas propiciando su desarrollo, y en la vegetación natural que existe en el área por medio de la selección inconsciente de especies silvestres fomentadas o toleradas (Alcorn, 2001).



Kumar y Nair (2006) ubicaron a nivel mundial la distribución de los huertos de acuerdo con su abundancia: Alta en tono oscuro, Moderada en color gris y Baja, zonas con poca presencia de huertos en gris claro. Las zonas de mayor concentración de huertos se localizaron en América central y Asia, su presencia se debe a las condiciones favorables del clima y la diversidad de especies de flora y fauna de estas zonas (figura 7).







42

Figura 7. Distribución global de huertos familiares





















Fuente: Kumar y Nair, 2006.



1.5.1 Los huertos familiares como estrategia de la agricultura familiar


De acuerdo con la FAO, 842 millones de personas sufren hambre crónica porque no pueden costearse una alimentación adecuada, y en el mundo 70% de las personas que padecen inseguridad alimentaria vive en zonas rurales de países en desarrollo (FAO, 2015). Se necesitan sistemas de producción que respalden un mayor acceso para satisfacer las necesidades de alimentos en estas áreas. Una opción es la agricultura familiar, que tiene como uso prioritario la fuerza de trabajo familiar, con acceso limitado a recursos de tierra y capital así como uso de múltiples estrategias de supervivencia y de generación de ingresos (AFAC, 2011).



Este concepto incluye grupos de familias agricultoras y campesinas provenientes de las diversas etnias y culturas que se dedican a producir alimentos para su autoabastecimiento, aportando alimentos y muchos otros productos en la seguridad alimentaria. Además colocan el excedente a través de redes y espacios de intercambio y comercialización local. Tiene como punto de partida el reconocimiento del conocimiento tradicional y sabiduría ancestral de las familias agricultoras (AFAC, 2011; FAO, 2015).



Se basa fundamentalmente en los procesos ecológicos, la biodiversidad y los ciclos adaptados a las condiciones locales, sin usar insumos que tengan efectos adversos.




43

Combina tradición, innovación y ciencia para favorecer al ambiente, promover relaciones justas y una buena calidad de vida. Empodera a las comunidades para tomar control de sus necesidades de producción de alimentos, proveyendo sistemas que pueden ser manejados por ellos mismos, sustentables y adaptados localmente. Estas pequeñas unidades productivas, son la clave para la seguridad alimentaria (AFAC, 2011).



Pero para que los agricultores familiares lo puedan lograr, se necesita que el sector público instaure políticas y crear el entorno propicio que les permitan prosperar. Además de participación de otros agentes, organizaciones internacionales, organismos regionales, organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y las instituciones de investigación (FAO, 2015).



1.5.2 Conocimiento tradicional en los huertos familiares


Se requieren nuevas técnicas de agricultura, prácticas de cultivo basadas en el conocimiento adecuado y profundo de los procesos ecológicos de los sistemas de producción, para enfocarlos hacia los cambios socioeconómicos que promuevan y permitan mejorar la producción del sistema, y que su renovación no esté en riesgo; promoviendo la sostenibilidad alimentaria (Gliessman et al., 2007).



La apropiación de la naturaleza es una expresión de la implementación de la estrategia del uso múltiple, y esta responde a una racionalidad ecológica como económica, se basa en un conocimiento ecológico local debido a sus ajustes permanentes y su capacidad de adaptación a cambios sociales, económicos y ecológicos, desarrollando estrategias de manejo de los recursos naturales. Algunas de ellas son tradicionales que han pasado de una generación a otra, sin embargo otras son prácticamente nuevas y están siendo mejoradas a través de los años (García-Frapolli et al., 2008).



El conocimiento tradicional está estrechamente relacionado con la cosmogonía y subsistencia de las comunidades, su finalidad es fortalecer los valores del manejo de plantas, semillas, animales y formas de organización, así como la vinculación con las épocas de sol y de la luna que orientan la siembra o la recolección de los alimentos. Por





44

ello, este conocimiento tiene un papel fundamental para sostener y preservar la importante función ambiental de la agricultura de subsistencia, como sistema de producción en el que se promueve la diversidad y se acumula saber acerca de plantas y organismos vivos en interacción, como parte del ecosistema (Massieu y Chapela, 2007).



Para Toledo (2005), el conocimiento tradicional es producto de una red de relaciones y prácticas que milenariamente han desarrollado las comunidades campesinas e indígenas, y está conformado por creencias (cosmos); el sistema de conocimientos que las personas guardan en sus mentes, la descripción detallada acerca de la estructura o los elementos de la naturaleza. Las relaciones establecidas entre éstos y su potencial utilitario (corpus); y el conjunto de prácticas productivas, en donde las personas utilizan de manera combinada su sistema de conocimientos sobre el medio que les rodea, a partir de ellos tomar sus principales decisiones sobre su desarrollo en la vida diaria (praxis).



Diferentes estudios han demostrado como el conocimiento tradicional que poseen los campesinos sobre su agricultura, genera prácticas agrícolas sostenibles. Ejemplo de ello son los huertos familiares; policultivos basados en la siembra de una diversidad de cultivos y variedades que no dependen de insumos externos como plaguicidas, fertilizantes e irrigación artificial; poseen un reciclaje de nutrimentos, conservan la diversidad biológica, y están construidos sobre el conocimiento y la cultura tradicional (Gliessman, 2002; Gliessman et al., 2007). Magaña (2012) señala que los huertos familiares son bancos de información y almacén de plantas medicinales, hace hincapié en su conservación y promoción dentro de las comunidades, lugares donde aún hay espacio para su ubicación.



1.5.3 La visión agroecológica de los huertos familiares


Es un movimiento que forma parte del ecologismo popular, surgió en América Latina durante los años setenta, a través de la colaboración entre campesinos tradicionales y ONG (Tetreault, 2008). Representa un esfuerzo por rescatar y desarrollar algunos elementos de la agricultura tradicional o indígena, con respecto a la sustentabilidad ecológica (Altieri, 2009). En un nivel más amplio, se trata de una visión por encontrar un





45

camino alternativo al desarrollo capitalista industrial, particularmente para las comunidades rurales (Tetreault, 2008, Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



La agroecología estudia la estructura y función de los agroecosistemas desde el punto de vista ecológico y cultural. En su dimensión política se considera instrumento de cambio social para alcanzar la transformación de las sociedades no sólo rurales sino también urbanas, que crean relaciones sociales y comerciales justas y equitativas (AFAC, 2011).



La agroecología, como enfoque ecológico del proceso agrícola, no solo abarca la producción de alimentos, considera los aspectos culturales, sociales y económicos, que se relacionan e influyen en la producción (Altieri, 2009). Así, se conciben dos modos de apropiación, manejo y utilización de los agroecosistemas: el modo agrario tradicional (indígena y campesino) y el modo agroindustrial (Martínez, 2002). La distinción de estos dos modos contrastantes, se evidencian mediante criterios básicos de carácter ecológico, energético, económico, agrario, cognitivo y cultural (Martínez, 2002; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



La agricultura tradicional como alternativa, se basa en el conocimiento local y sus tradiciones en el tiempo y espacio, adaptando soluciones tecnológicas en cada lugar, para diversificar la producción, al incorporar principios biológicos y recursos locales para el manejo del sistema agrícola, generando una forma ambientalmente sólida y rentable de intensificar la producción (Tetreault, 2008). Analiza, como se realiza la apropiación cultural del ecosistema, por parte de la unidad familiar tradicional, dentro del sistema local; dicho modelo cognoscitivo y aplicación práctica desde una perspectiva participativa y critica, en un desarrollo rural sustentable (Altieri, 2009). Trata de conocer como el sistema tradicional se integra al manejo del espacio, sabiduría y significados prácticos (Martínez, 2002; Tetreault, 2008; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



La agroecología surgió como un enfoque al desarrollo agrícola, más sensible a las complejidades de las agriculturas locales, que abarca propiedades de la sustentabilidad, como la seguridad alimentaria, estabilidad biológica, conservación de recursos y equidad




46

(Martínez, 2002; Altieri, 2009). Se trata de un proceso agrícola como sistema integrado, por aspectos ambientales, económicos, sociales y culturales; y su finalidad no es sólo incrementar la productividad de uno de los componentes, sino de optimizar el sistema como un todo y mantener la sustentabilidad en el tiempo y espacio (Tetreault, 2008; Altieri, 2009; Sarandón y Flores, 2014).



Bajo la perspectiva agroecológica, los huertos familiares son una estrategia familiar campesina que se ha desarrollado a lo largo de la historia, forma parte del conocimiento tradicional, transmitido de generación en generación, en donde han integrado la adaptación y conservación de especies arbóreas, arbustivas y herbáceas; les permite integrarse como familia en la distribución del trabajo para el manejo del AEHF, y también relacionarse con otras familias por medio del intercambio de productos como fruta, hojas, semillas o plantas.



En el manejo del huerto, se desarrolla la cultura, porque están presentes costumbres, tradiciones y creencias como el uso de objetos para la protección de plantas, y la utilización de plantas para tratar padecimientos de enfermedades respiratorias, digestivas y de filiación cultural. Son una alternativa de obtención de ingresos para las familias por la venta de productos excedentes del huerto y el ahorro familiar por el autoconsumo de los mismos.



1.5.4 Los huertos familiares como sistemas ecológicos


Al igual que en la época prehispánica, los huertos familiares actuales son espacios bien definidos y delimitados alrededor de la casa habitación (Mariaca, 2012); son el resultado de una interrelación entre la gente, el suelo, agua, animales y plantas (Alcorn, 2001; Gaytán y Vibrans, 2001; Juan et al., 2007).



En los huertos familiares suelen coexistir plantas cultivadas y silvestres, alimenticias, medicinales y ornamentales que representan un patrimonio etnológico de primer orden con un conocimiento tradicional transmitido de generación en generación. La función de los mismos ha sido, durante siglos, la de abastecer de alimentos a la familia propietaria,





47

pero actualmente sus funciones incluyen un papel lúdico y de ocupación, aunque no cabe olvidar el importante papel que desempeñan en la conservación de numerosas especies y variedades de plantas cultivadas in situ (Rigat et al., 2009).



En investigaciones donde se aplica la ecología cultural se manejan varios niveles de relación entre sociedad y ambiente; para el caso de la zona de ecotono, las relaciones son las siguientes:


Relación entre el huerto familiar y los componentes de su ambiente inorgánico: latitud, altitud, topografía, clima, agua, suelo.


Relación entre las plantas, los animales silvestres y domesticados existentes en el huerto familiar: los pobladores utilizan plantas silvestres y las combinan con las cultivadas, los animales silvestres que cazan complementan su alimentación y se combinan con los animales domésticos, empleados como alimento o para trabajar en actividades agrícolas; los animales domésticos son alimentados con productos y residuos derivados de las actividades agrícolas; de éstos se obtienen derivados como leche, queso, crema y huevos, utilizados en la alimentación familiar.


Interrelaciones de las familias con huerto con sus vecinos: existen relaciones que favorecen la cohesión social entre las familias y sus vecinos como el trueque.



La importancia que las comunidades otorgan al manejo del ambiente y del espacio representa estrategias para la subsistencia. Dichas estrategias son la práctica de los AEHF, la ayuda mutua familiar, la cría de animales domésticos e intercambio de productos del huerto familiar (Steward, 1972).



Los huertos familiares se han desarrollado durante cientos de años, por comunidades rurales campesinas, en donde han conservado una amplia diversidad de cultivos (FAO, 2005). En estos espacios, en ocasiones reducidos, se encuentran árboles, arbustos, verduras, tubérculos y raíces comestibles, gramíneas y hierbas, que proporcionan alimentos y condimentos, medicinas y material de construcción, se trata de una combinación de plantas comestibles, medicinales, aromáticas y frutales, útiles para el consumo familiar (GTZ, 2008; Rivas y Rodríguez, 2013). Esto se ha logrado a través de




48

la adaptación al lugar, al clima y a las técnicas de cultivo, son una fuente de producción e ingresos durante todo el año, aun sin hacer uso de insumos agrícolas sofisticados (FAO, 2005; GTZ, 2008). La composición y el aprovechamiento de los cultivos varían según las circunstancias de vida y las necesidades de los campesinos (GTZ, 2008).



A nivel global, los huertos caseros han sido fundamentales para el sustento de una gran parte de la población mundial, debido a que proporcionan una variedad de productos que aportan a la seguridad alimentaria y a los ingresos familiares (Santana et al., 2015). Por lo general, son las mujeres quienes determinan lo que se siembra en los huertos familiares, puesto que en muchas sociedades son las principales responsables de la alimentación y de la salud familiar (GTZ, 2008).



Los huertos familiares son ecosistemas agrícolas situados cerca del lugar de residencia permanente o temporal (Rivas y Gutiérrez, 2013). La cercanía a la casa le asegura una protección fácil contra la fauna silvestre y predadora, al mismo tiempo aligera el trabajo de colectar los alimentos (FAO, 2008). Es un agroecosistema sustentable desarrollado por generaciones, en el que ocurren aspectos ecológicos, agronómicos, culturales, sociales y físicos, por lo que se consideran como un sistema agroforestal (Rivas, 2014).



Los huertos familiares son un componente de las estrategias nacionales para la conservación de la agrobiodiversidad. Contribuyen a nivel local a la seguridad alimentaria y a los ingresos familiares (GTZ, 2008). Representan un elemento ventajoso para la salud y la subsistencia de los hogares (FAO, 2008). Forman parte de la agricultura familiar.



1.5.5 Los huertos familiares como agroecosistema


Para Gliessman (2002 y 2007), los agroecosistemas son “sistemas de producción, los cuales se forman cuando la manipulación humana y la alteración de un ecosistema tienen lugar, con el propósito final de establecer una producción agrícola”. Dentro de esta definición general, quedan inmersos también los cultivos agrícolas industrializados, los cuales de acuerdo con el mismo autor, “son sistemas donde se practica una labranza intensiva, hay presencia de monocultivo, se aplican fertilizantes sintéticos, hay irrigación




49

artificial, control químico de plagas y manipulación del genoma vegetal”; todo lo cual conlleva a que este tipo de agricultura sea insustentable (Gliessman, 2002).



Ante diferencias tan marcadas, el término agrosistema se refiere a sistemas agrícolas artificiales. Ésta expresión es usada por autores como Monsert y Villar, (1995) quienes consideran a los agrosistemas dentro un gradiente, que va desde los ecosistemas que han experimentado mínimo impacto por el hombre, como la selva, hasta aquellos bajo máximo control humano, como cultivos hidropónicos e invernaderos sin suelo agrícola.



En contraparte tenemos a los Agroecosistemas, sistemas “sustentables” descritos por Gliessman (2002 y 2007), los cuales son sistemas con características similares a las de un ecosistema natural y al mismo tiempo producir una cosecha deseable, mantener los recursos base de los que depende, aportando un mínimo de insumos artificiales externos al sistema de producción, manejando las plagas y enfermedades mediante mecanismos internos de regulación; y al presentarse las perturbaciones ocasionadas por las prácticas de cultivo y la cosecha, ser sistemas capaces de recuperarse.



Un ejemplo de esta clase son los agroecosistemas tradicionales con huertos familiares; Gliessman (2002 y 2007) menciona que éstos sistemas ofrecen innumerables ejemplos de prácticas agrícolas realmente sostenibles: 1) están basados en la siembra de una diversidad de cultivos y variedades, generalmente en forma de policultivos; 2) maximizan la seguridad de las cosechas usando bajos niveles de tecnología; 3) poseen un limitado impacto ambiental y se adaptan a las condiciones locales; 4) contienen cultivos variables y adaptados, como también parientes silvestres de los cultivos; 5) no dependen tanto de insumos externos como plaguicidas, fertilizantes e irrigación artificial; 6) hacen uso amplio de recursos renovables y disponibles localmente; 7) poseen un reciclaje de nutrimentos activo; 8) conservan diversidad biológica; 9) usan la producción para satisfacer primero las necesidades locales; 10) son relativamente independientes de factores económicos externos y 11) están construidos sobre el conocimiento y la cultura tradicional.









50

1.5.6 Diversidad vegetal y animal en los huertos familiares


Los huertos familiares, y principalmente su biodiversidad vegetal, proveen a las familias innumerables insumos que suministran beneficios alimenticios como frutos, verduras o condimento. Estos productos satisfacen necesidades básicas de la familia, proporcionando un complemento alimenticio durante todo el año (Wezel y Bender, 2003).



El huerto proporciona productos para venta, frutas de los árboles, excedentes de la hortaliza y plantas para su venta, las cuales ayudan a la economía familiar. La cría doméstica de animales forma parte de la estrategia de muchas familias rurales en México. Esta actividad puede comprender aves como gallinas (Gallus gallus domesticus), guajolotes (Meleagris gallopavo), patos (Anas platyrhynchos domesticus) y gansos (Anser anser); mamíferos como vacas (Bos taurus), becerros, toros, caballos (Equus ferus) y cerdos (Sus scrofa domestica), e inclusive abejas (Apis mellifera) (Colegio de la Frontera Sur, 2011). Así puede observarse en hogares campesinos e indígenas, una notable diversidad de especies domésticas, lo cual se asocia con una estrategia de subsistencia familiar compleja (Medina, 2012).



White (2013) destaca la cría de las gallinas y pollos, sobre todo orientada a obtener huevo y carne para autoconsumo o venta, lo cual beneficia la economía familiar. Las aves pueden mantenerse libres o en corrales cercados. De acuerdo con el Colegio de la Frontera Sur (2011), esto puede tener ventajas y desventajas ya que las aves, en número elevado, al estar libres en el huerto pueden consumir los macroinvertebrados del suelo, lo que disminuye la incorporación de materia orgánica al suelo; así mismo, las aves dificultan la presencia de plantas herbáceas, al comerlas o dañarlas. Sin embargo, las aves realizan un control biológico de insectos perjudiciales al sistema.



1.5.7 Prácticas agroecológicas en los huertos familiares


La agroecología es una disciplina científica que se enfoca el estudio de la agricultura, desde una perspectiva ecológica (Altieri y Nicholls, 2000; Ocón et al., 2000; Gliessman, 2002), pretendiendo crear conceptos y principios para establecer un marco teórico (Altieri, 1995; Altieri y Nicholls, 2000; Ocón et al., 2000) con la finalidad de analizar los procesos




51

agrícolas, desde una perspectiva global (Ocón et al., 2000; Altieri y Nicholls, 2000). En su sentido más restringido, se refiere al estudio de fenómenos puramente ecológicos, en el caso de los huertos familiares, por ejemplo la utilización de plantas como trampa para insectos en las hortalizas del agroecosistema familiar, o la utilización de composta como abono orgánico en la parcela (Altieri, 1995). Con la agroecología se pretende entender y comprender la relación entre los huertos familiares y el medio ambiente, para la optimización del Agroecosistemas total y su agrobiodiversidad (Altieri y Nicholls, 2000).



1.5.8 Importancia de los huertos familiares


Actualmente con el aumento en la población humana, y la demanda de recursos es prioritario la introducción técnicas de agricultura, las cuales puedan enfocarnos hacia cambios sociales y económicos que permitan promover la sostenibilidad alimentaria (Gliessman et al., 2007).



Una solución plausible que está siendo retomada por diferentes investigadores, son los huertos familiares (Rosado, 2012); sin embargo, estos sistemas están en peligro de desaparecer, esto ante el crecimiento poblacional, la urbanización y la migración de las comunidades (Rosado, 2012; Chávez, 2012). El impacto que provocaría la pérdida de los huertos familiares, en las comunidades campesinas e indígenas, ocasionaría un grave daño al potencial para tener una soberanía y suficiencia alimenticia en las comunidades; este deterioro en los huertos familiares ocasionaría también una pérdida de la diversidad vegetal de la región, lo cual implica a su vez en la pérdida de especies vegetales silvestres, medicinales, condimentaría, plantas ceremoniales y ornamentales.



1.5.8.1 Impacto Socioeconómico y Cultural


El manejo de huertos familiares, está basado en el conocimiento tradicional que poseen sobre el huerto y su entorno. Es posible establecer que de las prácticas agrícolas sostenibles dentro de los agroecosistemas tradicionales que establece Gliessman (2002 y 2007), ponen en práctica muchas de ellas en los huertos familiares.








52

Las diferentes actividades que se realizan en el huerto familiar, como recolección de frutos, el cultivo de verduras en la hortaliza, la cría de animales para la obtención de carne, huevo y leche, permiten a las familias un suministro alimenticio, tanto de origen animal como vegetal, durante todo el año. Por otra parte, los excedentes son comercializados o intercambiados, incrementa el ingreso económico de la familia.



1.5.8.2 Alimentación y economía


La importancia del huerto familiar para las familias campesinas e indígenas del país, se sustenta en su diversidad de especies útiles al ser humano, en ese sentido aparecen dos componentes de la producción que lo conforman, la vegetación y la fauna (Mariaca, 2012). Estos productos obtenidos del sistema, tienen dos destinos la venta, ayudando a la economía familiar, y el autoconsumo, suministrando diversidad de alimentos a las familias durante todo el año.



Lo anterior permite que la nutrición de la familia mejore con el consumo de alimentos variados de origen vegetal como animal. La inclusión de especies animales, asociadas a la diversidad vegetal en los pequeños sistemas productivos familiares, constituye el eslabón de la cadena alimentaria que permite no sólo el máximo aprovechamiento de forrajes, rastrojos de la huerta y desechos diversos, sino también un reciclaje de nutrientes que son extraídos de la tierra, lo cual contribuye a que el impacto socioeconómico y cultural del huerto familiar sea benéfico; como lo menciona Rosado (2012), quien establece que los huertos familiares son una solución plausible a la demanda de alimentos a futuro.



1.6 La seguridad agroalimentaria


La biodiversidad contiene a todos los organismos vivientes, y sus genes, son la principal fuente de material genético para elaborar nuevos productos biotecnológicos, como medicinas y alimentos. A estos recursos se les conoce como germoplasma, que puede definirse como la materia donde se encuentra un principio que puede crecer y desenvolverse (Massieu y Chapela, 2007). En el germoplasma se encuentra información esencial para el crecimiento de especies, tanto vegetales como animales, porque se han




53

adaptado al suelo, clima y relieve de cada uno de los países, regiones o continentes. Por ello, la base genética juega un papel importante para la soberanía alimentaria, puesto que para asegurar el acceso a alimentos –cultivos agrícolas, crianza de animales y recursos forestales— por lo que se debe cuidar, proteger y defender para tener la libertad de elegir lo que cada sociedad decida cultivar, cómo lo van a cultivar, cuanto producir, qué y cuanto consumir, sin tener que estar a expensas de lo que las corporaciones agroindustriales quieran ofrecerles.



La soberanía alimentaria se define como la capacidad que tiene un país, una región, o el mundo, para garantizar de manera sostenida la producción y el abastecimiento de alimentos, y posibilitar la consecución de metas de consumo tales que cada una de las personas y familias, especialmente las pertenecientes a los grupos más pobres y vulnerables, puedan ejercer su derecho inalienable a una alimentación adecuada.



Por otro lado, el concepto de soberanía alimentaria, actualmente es la base de un vasto movimiento por el derecho de las comunidades locales para conservar, mejorar, intercambiar y eventualmente vender sus reservas de variabilidad genética. Estos son nichos de mercado incipientes, ninguno se refiere al valor intrínseco de la biodiversidad. Ante tal incertidumbre, por tanto, se debe recurrir al principio de precaución: evitar pérdidas irreversibles y la extinción de especies (Massieu y Chapela, 2007).



La alimentación es un derecho universal de todos los seres vivos, entendido como la disponibilidad de alimentos para la satisfacción de las necesidades de la población, traducido en el acceso a la cantidad y calidad de alimentos que cumplan con los requerimientos nutricionales para el desarrollo de cada persona. La seguridad alimentaria se entenderá como la posibilidad real de la población para acceder a una oferta permanente de alimentos derivados de la producción agropecuaria interna y en el mercado mundial, con ello garantizar la provisión alimentaria (Franco y Tobasura, 2007).



La seguridad agroalimentaria está conformada por dos elementos esenciales: el abastecimiento, que se refiere a cubrir la demanda efectiva de alimentos y materias





54

primas agrícolas, conformado por la producción nacional y las importaciones; y la accesibilidad a los alimentos por parte de la población, vinculado con el poder adquisitivo de las familias, la inflación y el desempleo, es decir, por todas aquellas restricciones que impiden que la población tenga acceso a los alimentos.



El logro de la seguridad agroalimentaria supone, necesariamente que todas las personas, en todo momento, tengan la capacidad de adquirir o de producir los alimentos que requiere en cantidad suficiente y con la calidad nutricional óptima. Es por ello, que el concepto de seguridad agroalimentaria incluye elementos políticos relacionados con el desarrollo agrícola y rural, con la producción de alimentos, con un mejor acceso a los recursos de todo tipo (Pérez y Razz, 2009).



1.7 Los huertos familiares en México


En Mesoamérica hogar de la civilización Maya, quienes durante siglos practicaron sistemas agrícolas sustentables, implicaban muchos cultivos nativos, estrategias de conservación del suelo, así como productos de alto valor para generar ingresos (Kumar y Nair, 2006).



Cahuich-Campos (2012) en su estudio sobre el huerto maya y la alimentación cotidiana de las familias campesinas de X-Mejía, Hopelchén, Campeche encontró que el huerto es un área de conservación de agrobiodiversidad, donde se satisfacen y/o complementan las necesidades de alimentación cotidiana de las familias. También reveló que 62% de los diferentes ingredientes para elaborar 50 platillos, son obtenidos del huerto, teniendo que comprar únicamente 38% de los insumos. El huerto familiar junto con la milpa, son agroecosistemas que conforman una estrategia de vida importante para estas familias, al proveer 77% de los ingredientes utilizados en la elaboración de platillos cotidianos.



A su vez Colín et al. (2012) realizaron un estudio agroecológico de huertos familiares en la comunidad de Coajomulco, municipio de Huitzilac en el Estado de Morelos para determinar la abundancia, dominancia absoluta y relativa de las especies presentes en el huerto, el índice de valor de importancia y la estimación de costos de manejo del huerto




55

y el cálculo de producción de las especies con importancia comercial en el sistema, con la finalidad de determinar la sostenibilidad del huerto familiar. Estos autores concluyeron que el huerto es la unidad productiva de la familia, en donde su manejo se basa en el conocimiento tradicional del medio, así como de los requerimientos del mercado y la experiencia en cultivar las especies vegetales.



1.7.1 Estudios sobre huertos familiares en el Estado de México


Para algunos autores el concepto de huerto familiar, de forma confusa, se relaciona con la zona de hortaliza, como lo menciona Nájera (1996) es una pequeña parcela que se dedica al cultivo de la hortaliza para el consumo familiar durante todo el año, cercano a la casa, fácil de cuidar y su tamaño depende del número de personas que integren a la familia. En su investigación sobre la rentabilidad del huerto familiar Candia et al. (2006) mencionan que el huerto proporciona hortalizas a la familia, quienes para asegurar el suministro constante de alimento, cultivan productos que maduran en épocas diversas.



Tradicionalmente, están localizados junto a la vivienda rural. Este enfoque del huerto familiar se limita a una parte del agroecosistema, el cual se compone de: vivienda, corredor o patio, zona de compostaje, zona de hortaliza, corral para cría de pequeñas especies y el huerto. Algunos de los componentes pueden estar o no dentro del agroecosistema, sin embargo el requisito conceptual del huerto es que está compuesto de árboles, arbustos y herbáceas. Que no lo es para esta investigación.



Para Gaytán et al. (2001) es una parte del sistema de producción agrícola, en donde su manejo, entendido como un conjunto de prácticas para el mantenimiento y reproducción del huerto familiar, es dirigido y atendido por unidad familiar, se encuentra cerca de la vivienda, posee plantas con diferentes usos: medicinal, comestible, ornamental.



Juan y Madrigal (2005) analizaron 100 huertos familiares de 66 comunidades, en 20 municipios del ecotono del sur del Estado de México. Encontraron que 68% de los productos de estos sistemas son utilizados con fines alimenticios, medicinales, religiosos, rituales, ambientales, ecológicos y socioculturales. Los huertos forman parte de la




56

vivienda, allí se encuentran diversas especies de árboles, arbustos y herbáceas, que interactúan con otros componentes físicos y biológicos, funcionan como ecosistema intermedio, entre uno natural y otro con participación humana. Los huertos representan una alternativa para complementar la alimentación de las familias en el medio rural como urbano. La distribución espacial de los huertos se relaciona con diversos factores, como disponibilidad de agua, mantenimiento y tamaño del terreno familiar.



Guerrero (2007) en su trabajo sobre el impacto de la migración en el manejo de los solares campesinos en una comunidad mazahua, afirma que los solares son considerados como uno de los sistemas agrícolas más productivos, ya que los campesinos han logrado desarrollar y conservar una alta agrobiodiversidad en estas áreas. Sin embargo, el impacto que ha tenido la migración en el manejo de solares conduce a un uso menos intensivo de los recursos naturales, la fuerza de trabajo se reduce, las labores de mantenimiento y conservación son descuidadas o abandonadas; esto desestabiliza la sustentabilidad productiva de las comunidades.



Albarrán (2008) analizó 21 huertos, de cuatro barrios de la parte sur de Malinalco, registró 183 especies y 158 géneros pertenecientes a 75 familias botánicas, las cuales se distribuyen en cinco categorías antropocéntricas: ornamental, medicinal, alimenticia, ritual, religioso y otros usos. Los huertos familiares se pueden organizar en tres componentes: a) estructura horizontal o distribución espacial, b) estructura vertical o estratificación, y c) estructura cuantitativa o abundancia. Considera pueden poseer cuatro estratos: arbóreo, arbustivo, herbáceo y trepador; localizados dentro del estrato vertical.



Por su parte Miranda (2008), realizó un estudio sobre la variación florística de los huertos familiares en San Nicolás, Malinalco, concluyó que una característica valiosa de los huertos familiares es que son sistemas agrícolas diversificados, no requieren alta disponibilidad de capital, son importantes para la subsistencia de las familias campesinas para complementar la dieta familiar y ser una fuente adicional de ingresos. Los huertos como sistemas multiestratificados son ecológicamente sostenibles, ya que imitan lo que los bosques han logrado naturalmente.





57


Flores (2008) destaca la importancia de los huertos como medio de subsistencia de las poblaciones rurales y periurbanas, con la finalidad de diversificar los ingresos familiares, el empleo rural, mejorar el aprovisionamiento alimentario de la familia en cantidad y calidad, mejorar la condición femenina, mejorar la utilización del agua y desechos del hogar, reducir la presión sobre los recursos naturales y su conservación.



El huerto familiar es considerado por Guerrero (2009) como un sistema de producción agroforestal que ocupa un área cercana a la vivienda y donde se presenta la asociación intensiva de diversas leñosas multipropósito, frutal y no leñosa, además de la cría de animales domésticos y la eventual cacería de otros de origen silvestre. En Latinoamérica, estos espacios agrícolas reciben distintos nombres: huerto, conuco, patio, jardín o traspatio. Destaca dos cualidades atribuidas a los solares: diversidad y complejidad, características que se reflejan en su denominación y conceptualización, dado que no existe un término universal para referirse a este sistema agrícola.



En un estudio antropológico acerca de los huertos familiares, Pérez (2010) discute que algunos autores usan definiciones centradas en la localización de los huertos, definido como pequeñas áreas de tierra cultivada alrededor de una vivienda e integrado por humanos, plantas y animales. Otras definiciones resaltan el factor de biodiversidad de los huertos y los caracterizan como banco genético in situ para producir comida, medicina, forraje y combustible. La ecología cultural ha realizado propuestas para definir al huerto enfatizando el factor humano, los componentes biológicos y el espacio físico que ocupa.



En el estudio realizado por White (2013) destaca la importancia de los huertos familiares como sistemas multifuncionales que realizan procesos como ecosistemas, se convierte en refugio para muchas especies vegetales silvestres que han desaparecido de su hábitat natural, convirtiéndose en espacios importantes para conservar la biodiversidad. Se encuentran en permanente proceso de desarrollo, son un componente importante de las estrategias para la conservación de la biodiversidad regional, y contribuyen a nivel local a la seguridad y soberanía alimentaria.





58


Por su parte Delgado (2013) afirma que una de las alternativas para combatir la pobreza alimentaria y mejorar la alimentación de la población en zonas rurales, además de contribuir al cuidado del ambiente, son los huertos familiares, como medios de subsistencia de las poblaciones rurales y periurbanas. Es por ello que organismo internacionales como la FAO promueven el establecimiento de los huertos para reducir la pobreza, diversificar los ingresos y el empleo rural, mejorar el aprovisionamiento alimentario de la familia, en cantidad y en calidad, mejorar la condición femenina, la utilización del agua y de los deshechos a nivel del hogar y de la comunidad, y finalmente, reducir la presión sobre los recursos alimentarios silvestres y la preservación ambiental.



Juan (2013) destaca beneficios del huerto, en el ámbito ecológico estos agroecosistemas familiares desempeñan varias funciones, a nivel familiar, local y regional; al preservar la biodiversidad, conservar suelo, agua y germoplasma in situ. Resalta su función económica, al aprovechar productos recolectados, las familias ahorran al no comprar estos alimentos; y en tiempos de crisis familiar, la venta de productos del huerto sufraga parte de sus gastos. La función cultural manifestada en diversos momentos de la vida cotidiana en múltiples aspectos desde el ceremonial, ritual, ornamental o religioso. La función más importante del huerto es la alimenticia, ya que la mayoría de los productos están destinados al autoconsumo familiar. En lo social, por medio del huerto las familias se relacionan con otras al intercambiar productos o conocimientos.



Por todo lo anterior se concluye que los huertos familiares son una práctica en la que las familias pueden contribuir en la conservación de los recursos naturales locales, además ser una estrategia de seguridad alimentaria para producir sus propios alimentos al establecer el cultivo de árboles de acuerdo con sus gustos e intereses alimenticios. Esto lo han logrado a partir del manejo que realizan en estos ambientes basados sobre el conocimiento tradicional para hacer un agroecosistema productivo.











59

1.8 Teoría General de Sistemas


Es una teoría lógico-matemática que propone formular y derivar aquellos principios generales aplicables a todos los sistemas, basado en el supuesto de que el sistema subyace en todo dominio a lo cognoscible, por tanto es el modelo más adecuado para llevar a cabo los correspondientes análisis científicos (Gómez et al., 1982; Arnold y Osorio, 1998; Pérez y Razz, 2009).



El sistema aparece configurado por un conjunto de variables y elementos, que a través de la combinación de sus valores concretos, definen en cada momento el estado interno del sistema, remiten el estado de organización o de desorganización del sistema: la energía interna o entropía, como formas de traducir el estado interno del sistema, como funciones del estado del sistema (Gómez et al., 1982; Arnold y Osorio, 1998).



El comportamiento del sistema depende de las relaciones energéticas que mantenga con el exterior, diferenciándose así por; sistemas cerrados, aislado de energía, sin intercambios con el exterior; y sistemas abiertos, que intercambian energía con el exterior, la mayoría de los sistemas pertenecen a este tipo (Gómez et al., 1982).


































60

CAPÍTULO II. METODOLOGÍA


El soporte metodológico estuvo basado en la Planeación Geográfica Integral (Gutiérrez, 2013), permite explicar en un gran marco metodológico, las sucesivas fases del estudio; el análisis espacial permitió ubicar los huertos familiares, así como su número total por localidad, la superficie mínima, máxima y promedio de los huertos, su tendencia y distribución espacial; complementado con el Análisis FODA para la elaboración del diagnóstico de la problemática y el Análisis EML para el diseño de estrategias.



Es una investigación de tipo mixta porque integró métodos cualitativos y cuantitativos. El enfoque cuantitativo permitió el análisis socioeconómico de las localidades, la distribución y frecuencia de los huertos familiares. Con el cualitativo se describieron características del área de estudio, y el análisis agroecológico determinó relaciones entre los componentes de los agroecosistemas, las prácticas y manejo de los huertos familiares.



Para el estudio de los tres municipios del Sur del Estado de México, se aborda desde la perspectiva de las Ciencias Ambientales y se parte de la Teoría General de Sistemas que permite integrar los elementos ambientales y sociales, y posibilita el estudio de los flujos de energía dentro del agroecosistema (interacciones de los componentes). Es una región de importancia geográfica por ser una zona de transición entre los Imperios Biogeográficos Neartico y Neotropical, donde se practica la tradición de los huertos familiares, los cuales tienen impactos ambientales, sociales y agroecológicos, gracias a los productos que se obtienen de éstos con diferentes usos como alimenticio, medicinal, ornamental e ingresos por la venta de estos.



Mediante recorridos y observación directa en campo se seleccionaron 15 huertos de cada localidad y se aplicó una entrevista semiestructurada que permitió obtener la percepción de las familias acerca de los beneficios y la influencia de los AEHF sobre la calidad de vida familiar (fotografía 1). El análisis de los beneficios sociales que ofrecen los huertos, los aspectos que incluye esta etapa se dividieron entre tres grupos: Éticos-estéticos que incluye variables de recreación y paisaje, convivencia y relaciones familiares, organización familiar para el manejo y mantenimiento del huerto, la relación hombre-




61

naturaleza en relación con las nuevas generaciones, y las relaciones comunitarias para el intercambio de alimentos; Científicos-educativos en el que se analiza el conocimiento tradicional, la educación ambiental en los agroecosistemas y permite la investigación sobre los procesos naturales en estos ambientes; sustentabilidad y seguridad alimentaria como estrategia que favorece en estos aspectos.



Fotografía 1. Trabajo de campo



































Para el análisis de la influencia de los huertos sobre la calidad de vida familiar, se empleó la entrevista semiestructurada, en la que se consideran a los indicadores de la ONU para resaltar su importancia social, los cuales son: alimentación, vivienda, vestimenta, salud, educación, ocupación y recreación, a partir del ingreso que se obtiene por la venta de los productos que se tienen del AEHF.



La población de estudio fueron familias con huerto familiar. El área de estudio está constituida por tres localidades rurales y una localidad urbana por cada municipio, 12





62

localidades en total. La fecha de levantamiento fue de enero a marzo de 2015. El tamaño de la muestra fueron 180 jefes de familia de 20 a 85 años de edad, las encuestas se llevaron a cabo en el domicilio de cada uno de los entrevistados. El nivel de confianza es de 95%, con error muestral de 5%. El método de muestreo fue “bola de nieve”, esta técnica permitió formar una red de informantes a través de la aplicación de un cuestionario previamente diseñado para la recolección de los datos, dirigido principalmente a las viviendas que cuentan con huerto familiar. Se realizaron 15 entrevistas en cada localidad.



La recopilación de los datos se hizo mediante recorridos en los huertos y se construyeron dos instrumentos, uno fue un cuestionario para analizar al agroecosistema, las preguntas fueron cerradas. El otro fue un test para saber el destino de los productos agroecosistema. Ambos fueron respondidos al mismo tiempo. Se hizo el pilotaje de los instrumentos, lo que permitió hacer correcciones. También se consultó con autoridades civiles locales la pertinencia de llevar a cabo el estudio en cada comunidad.



La aplicación de las entrevistas fue de 30 minutos aproximadamente, con la finalidad de conocer las condiciones socioeconómicas de la familia, características del terreno, prácticas de manejo y mantenimiento del huerto familiar, percepción de los beneficios sociales por tener el huerto familiar, así como las beneficios económicos de los productos del huerto, de los animales de corral y el área de hortaliza. Para el análisis de los resultados se utilizó el programa Estadístico para Ciencias Sociales SPSS (versión 22.0).



2.1 Caracterización del área de estudio


En un primer momento se realizó la delimitación del área de estudio, para ello se tomó como base la división político-administrativo del Estado de México, una vez determinada el área de estudio y las localidades (cuadro 1), de acuerdo con condiciones geográficas, sociales, económicas, ambientales y de biodiversidad, se estudiaron espacialmente la cabecera municipal y tres localidades de cada municipio. Se ubicaron los huertos establecidos dentro del área urbana y en tres comunidades rurales. Donde la interacción







63

de los factores fisiográficos, biológicos y socioculturales favorece una amplia agrobiodiversidad en los distintos ambientes.



Cuadro 1. Municipios y localidades seleccionadas


Municipio

Comunidad

Población

Altitud (msnm)






Cabecera Municipal de Malinalco

8,045

1747





Malinalco

San Nicolás

882

1964




El Platanar

609

1261







Colonia Juárez

757

1241






Cabecera Municipal de Tenancingo

14,174

2031





Tenancingo

San Nicolás

1,594

2040




El Carmen

1,032

2418







Tenería

2,402

2039






Cabecera Municipal de Villa Guerrero

9,509

2159

Villa Guerrero

Progreso Hidalgo

1,010

1704




Santa María Aránzazu

2,633

2300



San Francisco

3,165

2098

Fuente Elaboración propia, 2014 con base en el censo de población y vivienda 2010 de INEGI



Se procedió a la caracterización físico-geográfica, para la descripción de las características físicas se obtuvo información de las cartas geológica, edafológica y topográfica de INEGI, escala 1:50,000. Las condiciones geográficas se determinaron mediante investigación bibliográfica respecto al clima, relieve, hidrografía y vegetación. Con métodos de representación cartográfica, se elaboraron mapas temáticos de vegetación, uso de suelo, climas y altimetría, entre otros.



Se identificaron tipos de rocas, de suelos y unidades geomorfológicas que ayudan a relacionar elementos en el área de trabajo con la presencia de huertos familiares. A partir de estos datos, se analizaron los elementos que ofrecen a los huertos familiares las condiciones para su establecimiento, y que favorece tener una alta diversidad florística en los huertos familiares.



Se realizó la caracterización socioeconómica por localidad con la finalidad de hacer un análisis comparativo sobre su población, nivel económico y educativo de la zona, se consultaron los datos del Censo de Población y Vivienda 2010. Esto permitió establecer las relaciones que hay entre las condiciones socioeconómicas y el huerto, para valorar el



64

grado de importancia que les representa a las familias el contar con un Agroecosistema con Huerto Familiar (AEHF). Para evaluar la importancia de los AEHF, se llevaron a cabo entrevistas estructuradas a los miembros de las familias que se encargan del cuidado de los huertos familiares, con el objetivo de precisar la relevancia de los huertos como una alternativa agroforestal para obtener beneficios ambientales, sociales y económicos.



2.2 Análisis Agroecológico y de los Servicios Ambientales de los AEHF


Para el análisis agroecológico de los AEHF, se seleccionaron 15 huertos de cada localidad, eligiendo los que cuenten con una amplia biodiversidad, que tengan un manejo integral y por ende estén mejor conservados. A partir de esta selección se realizaron visitas a cada uno de los huertos, para que mediante la observación directa en campo, identificar y hacer un inventario de las diferentes especies vegetales que predominan en ellos; esto contribuyó a establecer las relaciones que hay entre las especies, por ejemplo las que ayudan a mantener en buen estado a otras, las que repelen plagas o las que intercambian nutrientes unas con otras.



Otro aspecto a destacar es la presencia de animales de corral como pollos, conejos, cerdos, borregos, vacas o caballos, que contribuyen a la nutrición familiar, a incrementar el ingreso de la familia, a la fertilización y al reciclaje de los restos orgánicos, entre otras funciones. Se analizaron las prácticas de manejo que dan al huerto las personas encargadas de mantenerlo, así como técnicas empleadas que los han llevado a mejorar sus condiciones y las formas de control de plagas y enfermedades. Una vez concluido este análisis se procedió a la tipificación de los huertos, las características que posee, su lugar estratégico respecto a la vivienda, su tamaño y configuración. Se analizaron los estratos vegetales presentes, prácticas ancestrales que ayudan a mantener al huerto, roles para distribuir el trabajo y las estrategias que implementan las familias en los AEHF.



Se realizó mediante un estudio de percepción, la identificación de los beneficios y servicios ambientales que los huertos familiares ofrecen, incluidos los ecológicos, atmosféricos, edáficos e hidrológicos.







65

2.3 Análisis de los Beneficios Sociales que los Huertos ofrecen


A partir de la entrevista se obtuvo información de la percepción de las familias acerca de la importancia de los AEHF, con el objetivo de precisar la relevancia de los huertos como una alternativa que contribuye a la sustentabilidad ambiental, a la seguridad alimentaria de las familias rurales y a la soberanía de los países. Se incluye la percepción sobre sus beneficios éticos- estéticos y científico-educativos.



2.4 Análisis de los Beneficios Económicos que los Huertos ofrecen


El trabajo en campo a partir de la entrevista permitió contar con la percepción de las familias acerca de la importancia de los beneficios económicos de los AEHF, con el objetivo de precisar la relevancia de los huertos como una alternativa que contribuye a la seguridad alimentaria de las familias rurales. Se incluye la percepción sobre sus beneficios del aprovechamiento de las especies del huerto, destino de los productos del huerto y el ingreso por la venta de los productos del huerto.



2.5 Análisis de la Influencia de los Huertos sobre la Calidad de Vida Familiar


Para complementar los datos obtenidos mediante la observación, se realizaron entrevistas informales, y también se aplicaron entrevistas semiestructuradas a las familias de los 180 huertos que se seleccionaron para conocer las relaciones entre cada componente del huerto, entradas y salidas de energía del agroecosistema, prácticas empleadas en el huerto, beneficios en la alimentación, en la economía familiar, sociales y ambientales a partir de los huertos familiares. Cómo los huertos familiares influyen sobre la calidad de vida de las familias, retomando indicadores empleados por la ONU (Alimentación, Vivienda, Vestimenta, Salud, Educación, Ocupación y Recreación) para resaltar su importancia social.



2.6 Análisis de la Problemática


Mediante el Análisis FODA y el Análisis bajo el Enfoque del Marco Lógico (EML), se elaboró un diagnóstico de los huertos familiares, para identificar las potencialidades que presentan los AEHF, como una forma para mejorar la seguridad alimentaria, la conservación de los recursos naturales, la integración familiar y la cohesión social.





66


2.7 Propuesta para la Conservación, Restauración e Instalación de AEHF


Tomando como base el diagnóstico, generado a partir de estos dos análisis (FODA y EML), se elaboró una propuesta para mejorar, conservar o mantener los huertos familiares existentes; así como también la planeación para quienes deseen establecer nuevos huertos familiares, incluyendo prácticas y técnicas adecuadas que sean factibles para que las familias realicen en sus agroecosistemas con huertos familiares.



El cuadro 2 muestra las etapas metodológicas, factores y variables empleadas para el análisis agroecológico de los AEHF en los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero, Estado de México. La finalidad de su elaboración fue transitar entre las diferentes fases que se desarrollaron durante el estudio.



Cuadro 2. Metodología para el estudio de los AEHF


Etapa Metodológica

Factor


Variables








Localización: latitud, longitud y altitud




Fisiografía


Físico


Relieve



Clima







Suelos

Caracterización Físico-



Tipo de vegetación natural

Geográfica



Población total de las localidades




Estructura poblacional por género de las localidades


Socioeconómicos


Estructura poblacional por edad de las localidades



Actividades económicas y formas de agricultura de las







localidades




Características de las viviendas de las localidades


Ubicación

del

Nombre del dueño, ubicación y forma del predio


agroecosistema




Características del huerto

Prácticas realizadas y tipo de delimitación


Componentes del AEHF


Especies identificadas, porcentaje por cada especie



Especies de animales domésticos







De la vivienda

Análisis

Tiempo de permanencia


De la familia con el huerto

Agroecológico y de los



De las personas

Servicios Ambientales

Relaciones en los AEHF


Relación entre los componentes y flujos de energía

de los AEHF

Manejo y función de los

Porcentaje de agroecosistemas con: composta, con


AEHF


riego y plagas




Incremento de la biodiversidad


Servicios ambientales de los

Refugio de fauna silvestre


Regulación microclimática


AEHF




Recarga de acuíferos







Aumento de la fertilidad del suelo


Éticos-estéticos


Fuente de recreación y paisaje




67






Propician la convivencia y relaciones familiares






Favorecen la organización familiar para el manejo y






mantenimiento de los huertos






Propician la relación hombre-naturaleza en la nuevas






generaciones

Análisis

de

los


Favorecen las relaciones comunitarias y el intercambio

Beneficios

Sociales


de alimentos

que

los

Huertos


Permite la investigación sobre procesos naturales

ofrecen




Científico-educativos

Favorece la educación ambiental en agro ecosistemas






diversos






Aumentan la seguridad alimentaria de las familias





Sustentabilidad y soberanía

rurales





Mejoran la sustentabilidad de las localidades y regiones











Contribuyen a la soberanía alimentaria de los países





Aprovechamiento de las

Aprovechamiento de especies vegetales del huerto





Aprovechamiento de especies vegetales de la hortaliza





especies

Análisis

de

los

Aprovechamiento de especies animales del huerto


Beneficios



Destino de los productos del

Autoconsumo

Económicos que

los

Intercambio

huerto

Huertos ofrecen


Venta







Ingreso por la venta de los

Ingreso anual





productos del huerto






Alimentación

Ingreso o producto del huerto dedicado a la





Alimentación

Análisis

de

la


Vivienda

Ingreso o producto del huerto dedicado a la Vivienda

Influencia

de

los

Vestimenta

Ingreso o producto del huerto dedicado a la Vestimenta

Huertos

sobre

la

Salud

Ingreso o producto del huerto dedicado a la Salud

Calidad


de

Vida


Educación

Ingreso o producto del huerto dedicado a la Educación

Familiar





Ocupación

Ingreso o producto del huerto dedicado a la Ocupación









Recreación

Ingreso o producto del huerto dedicado a Recreación





Potenciales

Fortalezas

Análisis

de

la

Oportunidades


Problemática


Limitaciones

Debilidades





Amenazas






Propuesta

para

la

Alternativas

Evaluación Cualitativa de las Alternativas

Conservación,


Evaluación Cuantitativa de las Alternativas



Restauración

e

Acciones

Planificación de Actividades

Instalación de AEHF

Planificación de Resultados


Fuente Elaboración propia, 2014.






















68

CAPÍTULO III. CARACTERIZACIÓN DEL ÁREA DE ESTUDIO


En este capítulo se aborda el área de estudio, el objetivo es presentar un panorama general del contexto de la zona dentro del territorio mexiquense. Se describen condiciones geográficas de los municipios, como geología, suelo, vegetación, clima, relieve e hidrología. Se presentan datos socioeconómicos del área de estudio como población, religión, actividades económicas y servicios en las viviendas.


3.1 Caracterización Físico-Geográfica del Altiplano Central Mexicano


3.1.1 La zona de estudio en el contexto regional


Desde el punto de vista fisiográfico, forma parte de la Provincia Fisiográfica Sierra Madre del Sur (López et al., 2012 y Juan, 2013). Dentro de la región hidrográfica del río Balsas, a su vez en la cuenca del Río Grande de Amacuzac.



El área de estudio se localiza al sureste del Estado de México, en la zona de transición ecológica (ecotono), en donde interactúan dos reinos biogeográficos: Neotropical y Neártico. Aunado a esta característica, las condiciones geográficas, geológicas, edafológicas y climáticas, así como aspectos ambientales, ecológicos y biológicos permiten la coexistencia de una amplia variedad faunística y florística. Esto favorece a la diversidad vegetal, permite a los poseedores de AEHF sembrar plantas de clima templado y cálido, logrando adaptación sociocultural para el manejo de los recursos naturales.



3.1.2 Aspectos generales de la Sierra Madre del Sur


El territorio nacional está conformado por 15 provincias fisiográficas. Considerando la fisiografía mexicana, el Estado de México se ubica entre dos provincias fisiográficas: a) Provincia del Eje Neovolcánico comprende la mayor parte de la Entidad y corresponde a la porción norte. b) Provincia de la Sierra Madre del Sur, en el sur (Juan, 2013).



La provincia de la Sierra Madre del Sur limita al Norte con la Provincia del Eje Neovolcánico; al Este con la Provincia de la Llanura Costera del Golfo del Sur, la Provincia de las Sierras de Chiapas y la Provincia de la Llanura Costera Centroamericana del Océano Pacifico; al Sur con el Océano Pacífico (López et al., 2012 y Juan, 2013).





69


Los climas subhúmedos cálidos y semicálidos imperan en la mayor parte de la provincia. Desde el punto de vista biogeográfico, en distintas regiones de la Provincia Fisiográfica Sierra Madre del Sur, existe amplia diversidad de comunidades vegetales, es reconocida como una de las regiones florísticas más ricas de México y del mundo; es considerada como la más compleja y la menos conocida del país. El mayor sistema fluvial de la Provincia, corresponde al Río Balsas, dentro de ésta Provincia, el área de estudio corresponde a la Subprovincia de Sierras y Valles Guerrenses (López et al., 2012).



Las condiciones geográficas, climáticas, topográficas, hidrográficas y ambientales de la Provincia Fisiográfica de la Sierra Madre del Sur en asociación con los rasgos socioculturales de los grupos humanos, son factores importantes en la presencia de la amplia diversidad agroecológica, por lo que los huertos familiares, en este espacio geográfico, son agroecosistemas importantes para conservar los elementos florísticos representativos de la región y del país (Juan 2013).



3.1.3 El Subtrópico Mexicano en el Estado de México


El Estado de México se localiza en la confluencia de dos imperios biogeográficos el Neártico y el Neotropical, proporcionando al territorio un doble conjunto de especies, uno de origen boreal, que ocupa y domina las regiones montañosas; y otro conformado por especies de origen tropical, las cuales habitan las partes bajas y medias del territorio. Esta coincidencia de regiones en el Estado se sitúa al sur de la porción occidental, denominándose zona de transición ecológica o ecotono, lo que constituye el Subtrópico del Altiplano Central de México. El efecto de ecotono se acentúa debido a la confluencia de las provincias fisiográficas de la Sierra Madre del Sur y el Eje Volcánico. Estas condiciones geográficas y climáticas han influido en conceder una alta complejidad cultural, florística y agrícola en esta zona (Canales y Pérez, 2007; Juan y Madrigal, 2005).



El Subtrópico Mexicano, se localiza en la región sur del Estado de México, entre las coordenadas 18° 21’ y 19° 34’ latitud norte y 99° 16’ y 100°36’ longitud oeste.


Políticamente, este espacio geográfico tiene límites con tres estados del país (Morelos,





70

Guerrero y Michoacán) Por el Norte y Noroeste, la región tiene límites con municipios del mismo Estado de México; hacia el Sur y Sureste, limita con los Estados de Morelos y Guerrero, y finalmente, al Oeste tiene límites con el estado de Michoacán y porciones de Guerrero (Juan, 2013).



3.1.4 La zona de transición ecológica en el Estado de México


La zona de ecotono comprende 24 municipios del Estado de México, que son: Almoloya de Alquisiras, Amatepec, Coatepec Harinas, Donato Guerra, Ixtapan del Oro, Ixtapan de la Sal, Luvianos, Malinalco, Ocuilan, Otzoloapan, San Simón de Guerrero, Santo Tomás de los Plátanos, Sultepec, Tejupilco, Temascaltepec, Tenancingo, Texcaltitlán, Tlatlaya, Tonatico, Villa Guerrero, Valle de Bravo, Zumpahuacán, Zacualpan y Zacazonapan, ubicados al suroeste y sureste del Estado. En esta zona se eligieron a tres municipios: Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero. En esta área de estudio se analizarán 12 localidades, tres de ellas se consideran urbanas y nueve rurales (Mapa 1).



En la Región Sur del Estado de México existe una amplia diversidad de altitudes, encontrándose las mayores en las áreas adyacentes a la porción sur del Volcán Xinantécatl (Nevado de Toluca). Las altitudes oscilan entre 400 y 3 500 metros sobre el nivel del mar (msnm). El relieve es muy heterogéneo, encontrándose extensas sierras, valles, depresiones, barrancos, mesetas y lomeríos.



Con relación a la temperatura, el mes más caluroso en la región se presenta antes del solsticio de verano, durante esta estación ocurre un periodo interestival denominado regionalmente como “canícula” y se caracteriza por altas temperaturas, que vinculadas con el consumo de algunos alimentos genera enfermedades gastrointestinales y de la piel. La temperatura varía de 18.5 °C a 23.5ºC (Juan, 2013).















71

Mapa 1. Localización de los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero en el contexto de la Zona de Ecotono







































Fuente: Elaboración propia, con base en el Marco Geoestadístico 2010 de INEGI, 2015.



Los suelos más predominantes son Regosol, Andosol, Acrisol, Cambisol, Feozem, Fluvisol, Leptosol, Luvisol, Planosol y Vertisol. En estos suelos se establecen diversos cultivos de riego y de temporal con distintos fines (subsistencia familiar, agropecuaria o comercial). Los cultivos más importantes son: maíz (Zea mays), fríjol (Phaseolus vulgaris), calabaza (Cucurbita spp.), chile (Capsicum nahum), jitomate (Lycorpesicum esculentum), cebolla (Allium cepa), fresa (Fragaria linn), pepino (Cucumis sativus), sandia (Citrullus lanatus), papaya (Carica papaya), cítricos y varias especies de flores.



Hidrográficamente, la región sur forma parte de la cuenca del Río Grande de Amacuzac, que se origina en las pendientes del volcán Xinantécatl o Nevado de Toluca y que




72

corresponde a la región hidrológica del Río Balsas. Otros elementos hidrológicos presentes en la región son manantiales naturales y depósitos construidos para usos agrícolas o pecuarios, denominados regionalmente como, presas, bordos o estanques.




3.2 Caracterización geográfica de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero


A continuación se describe el área de estudio, sus características principales de localización, clima, edafología y geología, vegetación, fauna y socioeconómicas.



3.2.1 Localización Regional


Los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero (fotografías 2, 3 y 4), se localizan en los paralelos 18º 48’ 58” al 19º 57’ 07’’ de latitud norte y a los 99º 38' 37" 98º 35' 45" de longitud oeste. Con una superficie territorial aproximada de 614.19 Km2. Presenta diferentes niveles de altitud, la parte más baja se presenta en el municipio de Malinalco con 1,580 msnm, mientras la parte más alta en Villa Guerrero con 3,760 msnm.



Fotografía 2. Cabecera municipal de Malinalco



































73

Fotografía 3. Cabecera municipal de Tenancingo
































Fotografía 4. Cabecera municipal de Villa Guerrero



































74

Sus límites son: al Norte con los municipios de Toluca, Tenango del Valle, Joquicingo y Ocuilan; al Sur con Ixtapan de la Sal, Zumpahuacán, y Estado de Morelos; al Este con el municipio de Ocuilan y el Estado de Morelos; al Oeste con Coatepec Harinas (Mapa 2).



Mapa 2. Localización de la región con los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero en el contexto Estatal







































Fuente: Elaboración propia, con base en el Marco Geoestadístico 2010 de INEGI, 2015.





3.2.2 Clima Regional


De acuerdo con la clasificación de Köppen, modificada por Enriqueta García, el clima predominante es semicálido, subhúmedo con lluvias en verano, con una temperatura media anual de 18.5°C, con una máxima de 35.5°C y una mínima de 16.5ºC, presentando precipitación pluvial en promedio de 1,305 mm. al año (García, 1982).




75


En el cuadro 3 se presentan las altitudes máximas y mínimas de los municipios y los tipos de clima asociados a la altitud.



Cuadro 3. Altitud y clima de los municipios


Municipio

Altitud (msnm)

Tipo de clima

Máxima - Mínima




Malinalco

2,600 – 1000

Semicálido Subhúmedo, cálido subhúmedo y templado

subhúmedo



Tenancingo

2,700 - 2,200

Templado subhúmedo, semicálido subhúmedo

Villa Guerrero

3800 – 1,400

Templado subhúmedo, semicálido subhúmedo y semifrío

subhúmedo




Fuente: Elaboración propia, con base en el compendio de información geográfica municipal, 2010 de INEGI, 2015



3.2.3 Rasgos Hidrológicos de la Región


La zona de estudio se ubica en la Región Hidrológica RH18-Balsas; en la Cuenca Hidrográfica RH18F-R. Grande de Amacuzac y en la Subcuenca Hidrográfica RH18Fe-R Coatlán (INEGI, 2010; Villareal, 2013).



3.2.4 Edafología y Geología Regional


Los tipos de rocas presentes son ígneas y sedimentarias (Mapa 3). La composición principal del suelo es por Andosol, Vertisol, Luvisol y Feozem Háplico; sin embargo en algunas partes predomina la fase lítica, donde la pedregosidad puede restringir el paso de los aperos agrícolas. En las serranías predomina el Litosol, suelo incipiente de escaso valor agrícola, pero aprovechable para la silvicultura y la vida silvestre.























76

Mapa 3. Geología de la región con los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero






































Fuente: Elaboración propia, con base en el Marco Geoestadístico 2010 de INEGI, 2015.



3.2.5 Vegetación Regional


En cuanto a la flora, la vegetación predominante en las tierras altas es bosque mixto de pino-encino y el bosque de pino. En partes más bajas, la selva baja caducifolia. En los lugares perturbados por la actividad humana, se encuentran las siguientes especies: ahíles, álamo, sauces, ahuehuetes, guaje, tepehuaje, huajillo, timbre, palo dulce, chichicaxtle, encino, cedro, ciprés, fresno, ortiga, jara, carrizo y madroño; frutales como: aguacate, níspero, cítrico, ciruelos, zapote, plátano, durazno, manzano, peral, chirimoya, naranjo, guayaba, granada, chabacano, capulín y café; medicinales: árnica, borraja, pericón, poleo, quintonil, romero, ruda, cedrón, té de monte, tepozán, yerbabuena, higuerilla, mejorana, malva, manzanilla, salvia y mirto. Destaca el cultivo de flores como gladiola, rosa, pompón, clavel y el margaritón crisantemo y varias flores de ornato.



77


Mapa 4. Uso del suelo de la región con los municipios de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero






































Fuente: Elaboración propia, con base en el Marco Geoestadístico 2010 de INEGI, 2015.



3.2.6 Fauna Regional


En lo que se refiere a la fauna, encontramos aun: ardillas, venado, tejón, mapache, tlalcoyote, cacomixtle, zorrillo listado, coyote, zorro, gato montés, conejo, tlacuache, armadillo, y entre las aves predadoras tenemos: gavilán, halcón, lechuza, zopilotes, garzas, cuervos y demás. Reptiles como tortuga, lagartija, víbora de cascabel y distintas clases de serpientes. En arroyos y manantiales se encuentran cangrejos de agua dulce.



Algunos campesinos cuentan en sus hogares con ganado doméstico, porcino, vacuno, caprino, aves de corral y equinos. Destaca la supervivencia de especies en extinción como halcón dorado, conejo teporingo, coyote, zorra y quebrantahuesos o coxcacuauhtli.



78




3.3 Caracterización socioeconómica de Malinalco, Tenancingo y Villa Guerrero


En el mapa 5, se observa la distribución de las localidades dentro de los municipios, se describe la de manera general del área de estudio, posteriormente se detallan las características de población, educativas y económicas de cada una de estas.



Mapa 5. Localidades seleccionadas de los municipios





































Fuente: Elaboración propia, con base en el Marco Geoestadístico 2010 de INEGI, 2015.



3.3.1 Población del área de estudio con las doce localidades


La población total de las doce localidades, de acuerdo con los datos del censo de población y vivienda 2010 de INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), son 45,812 habitantes. La población por municipio se distribuye de la siguiente manera: Tenancingo (42%), Villa Guerrero (36%) y Malinalco (22%). Las localidades con más




79

habitantes son las cabeceras municipales, de estás la que tiene mayor población es Tenancingo de Degollado con 14,174 personas. La localidad con menor población es El Platanar del municipio de Malinalco con 609 habitantes (gráfica 1).



Gráfica 1. Población total del área de estudio

















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.



Al comparar la población del área de estudio con la del Estado de México representa 0.30% de la población total de éste. Equivale a menos de 1% de la población mexiquense. Del total de población, 23,830 son mujeres y 21,982 hombres (gráfica 2), en el área de estudio la diferencia poblacional en cuanto a género no es significativa.


Gráfica 2. Población por género en el área de estudio

















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.











80

3.3.2 Edades de la población del área de estudio con las doce localidades


La población del área de estudio se divide en 11,269 menores de edad, 30,387 adultos y 4,156 personas que tienen más de 60 años (gráfica 3). El grupo de edad que tiene mayor población es el de adultos y se encuentra en los rangos de edad de 18 a 59 años, le siguen los menores de edad, por último los adultos mayores.



Gráfica 3. Grupos de edades en el área de estudio

















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.



3.3.3 Características educativas del área de estudio con las doce localidades


Lo que respecta a escolaridad, del total de la población en el área de estudio; 12,841 personas asisten a la escuela, 10,670 no asisten a la escuela, 8,560 poseen educación pos-básica, 7,513 cuenta con educación básica y 2,018 personas es analfabeta (gráfica 4). En términos generales la población tiene instrucción escolar básica, con bajo analfabetismo.


Gráfica 4. Características educativas del área de estudio

















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.



81



3.3.4 Características económicas del área de estudio con las doce localidades


En cuanto a las características económicas, la población económicamente activa son 18,792 personas y 14,868 personas son económicamente inactivas (gráfica 5). Más de la mitad de la población se encuentra inmersa en alguna actividad productiva, el resto de la población se encontraba económicamente inactiva porque no tenían trabajo en el momento del censo, son jubilados, pensionados o tienen alguna limitación que les impide trabajar.



Gráfica 5. Características económicas en el área de estudio

















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.



Las personas que tienen derecho a recibir servicios médicos en alguna institución de salud pública o privada, es de 27,490 habitantes, mientras qué la que no tienen derecho a recibir servicios médicos en ninguna institución pública o privada es de 17,553 personas. Aproximadamente 60% de la población tiene acceso a atención médica y 38% no cuenta con este derecho.



3.3.5 Características de la vivienda del área de estudio con las doce localidades


En las localidades hay un total de 12,990 viviendas, de las cuales 10,922 están habitadas, 84% de las casa habitación están ocupadas, con un promedio de 4 personas por vivienda. De las 10,922 viviendas, esto representa que 95% de las casas son de materiales duraderos, la mayoría sin terminar (fotografía 6). En cuanto a dotación de servicios






82

públicos básicos la mayoría cuenta con los servicios de luz eléctrica, agua entubada de la red pública y drenaje. El tipo de material de construcción que están hechas las viviendas son materiales duraderos.


Gráfica 6. Características de las viviendas en el área de estudio
















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.




Fotografía 5. Vivienda con material duradero sin terminar







































83

3.3.6 Características socioeconómicas por localidad


En los cuadros 4,5 y 6 se hace la descripción de las localidades a nivel municipal


Cuadro 4. Descripción socioeconómica del municipio de Malinalco


Localidad

Población

Educación

Salud




Economía
















8,045

personas, de

Hay


512

Derecho

a

3,314



personas


las cuales 3,863 son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y

4,182

total

de

la

médica



total de viviendas son 2,633.


4,674



De

estás,

2,018

están


femeninas.


La

población

1,343





habitantes


habitadas. 1,884 casas son

Malinalco

población

se

divide

tienen escolaridad





de

materiales

duraderos,

en: 1,910 menores de

básica

y

1,194








mientras que 95 son de


edad, 5,399 adultos,

cuentan


con









materiales precarios. 1,771


y 736 tienen más de

educación

pos-




casas

poseen

todos

los


60 años



básica






servicios públicos, y sólo 68












no cuentan con servicios


882 personas, de las

Hay


68

Derecho

a

337




personas


cuales

428

son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y

454

total

de

la

tienen

654

total de viviendas son 241.


mujeres.


La



población

159

habitantes


De


estás,


203

están


población

se

divide





tienen escolaridad




habitadas. 168 casas son de

San

en: 253 menores de




básica

y

75




materiales


duraderos,

Nicolás

edad, 544 adultos, y





cuentan


con




mientras que 35 son de

85 tienen más de 60











años




educación

pos-




materiales

precarios.


117






básica






casas

poseen

todos

los












servicios públicos, y sólo 16












no cuentan con servicios














757 personas, de las

Hay


99

Derecho

a

237




personas


cuales

355

son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y

402

total

de

la

médica



total de viviendas son 182.




De


estás,


156

están


mujeres.


La

población

85

tienen

699



Colonia


habitadas. 139 casas son de

población

se

divide

tienen escolaridad

habitantes



materiales


duraderos,

Juárez



en: 299 menores de

básica

y

22








mientras que 17 son de






edad, 457 adultos, y

cuentan


con









materiales

precarios.

86


71 tienen más de 60

educación

pos-




casas

poseen

todos

los


años




básica






servicios públicos, y sólo 11












no cuentan con servicios


609 personas, de las

Hay


51

Derecho

a

197




personas


cuales

280

son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y

329

total

de

la

médica



total de viviendas son 200.


femeninas.


La

población

103

tienen

491

De


estás,


160

están

El

población

se

divide

tienen escolaridad

habitantes


habitadas. 147 casas son de

en: 149 menores de

básica

y

69




materiales


duraderos,

Platanar





edad, 360 adultos, y

cuentan


con




mientras que 10 son de







100 tienen más de 60

educación

pos-




materiales

precarios.


117


años




básica






casas

poseen

todos

los












servicios públicos, y sólo 9












no cuentan con servicios



















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.





84

Cuadro 5. Descripción socioeconómica del municipio de Tenancingo


Localidad


Población


Educación

Salud



Economía














14,174 personas, de

Hay


464

Derecho

a

5,855



personas


los cuales 6,779 son

analfabetos.

Del

atención


económicamente

activas.


masculinos

y

7,395

total

de

la

médica


El total de viviendas son


femeninas.




La

tienen 6,638

3,944.

De

estás, 3,394





población

2,456

Tenancingo

población

se

divide

habitantes

están

habitadas.

3,253

tienen



en:

3,063


menores





casas

son

de

materiales

de







escolaridad




de

edad,


9,515




duraderos, y 102 son de

Degollado






básica

y

3,980



adultos,

y


1,596



materiales


precarios.







tienen

más

de

60

cuentan


con



3,244 casas poseen todos


años






educación

pos-



los

servicios

públicos, y









básica





sólo

33 no cuentan con













servicios





















2,042

personas,

de

Hay


80

Derecho

a

917




personas


las cuales 1,147 son

analfabetos.

Del

atención


económicamente

activas.


masculinos

y

1,255

total

de

la

médica


El total de viviendas son


femeninas.




La

población

531

tienen 1,619

664. De estás, 579 están

San José

población

se

divide

tienen



habitantes

habitadas. 546 casas son

Tenería

en: 582 menores de

escolaridad




de materiales duraderos, y

(Tenería)

edad, 1,610 adultos,

básica

y

603



14

son

de

materiales


y 210 tienen más de

cuentan


con



precarios.

417

casas


60 años





educación

pos-



poseen todos los servicios









básica





públicos, y sólo 3 no














cuentan con servicios
















1,594

personas,

de

Hay


107

Derecho

a

566




personas


las

cuales

779

son

analfabetos.

Del

atención


económicamente

activas.


masculinos

y


815

total

de

la

médica


El total de viviendas son




424. De estás, 343 están


mujeres.




La

población

273

tienen 1,041





habitadas. 297 casas son

San

población

se

divide

tienen



habitantes



de materiales duraderos, y

Nicolás

en: 485 menores de

escolaridad







44

son

de

materiales


edad, 1,018 adultos,

básica

y

92



precarios.

193

casas


y 91 tienen más de

cuentan


con



poseen todos los servicios


60 años





educación

pos-



públicos, y sólo 19 no









básica





cuentan con servicios
































954 personas, de las

Hay


71

Derecho

a

335




personas


cuales

468


son

analfabetos.

Del

atención


económicamente

activas.


masculinos

y


486

total

de

la

médica


El total de viviendas son


femeninas.




La






población

253

tienen

741

285. De estás, 229 están

El Carmen

población

se

divide

tienen



habitantes

habitadas. 194 casas son

(El Desierto

en: 293 menores de



escolaridad




de materiales duraderos, y

del

edad, 660 adultos, y




básica

y

73



31

son

de

materiales

79 tienen más de 60



Carmen)



años






cuentan


con



precarios.

71

casas


















educación

pos-



poseen todos los servicios









básica





públicos, y sólo 8 no














cuentan con servicios




















Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.








85


Cuadro 6. Descripción socioeconómica del municipio de Villa Guerrero


Localidad

Población


Educación

Salud




Economía
















9,509 personas,

de

Hay


257

Derecho

a

4,318



personas


las cuales 4,494 son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y

5,015

total

de

la

médica


total de viviendas son 2,562.


tienen


De

estás,

2,248

están


mujeres.



La

población

1,469


Villa



6,560


habitadas. 2,165 casas son

población

se

divide

tienen escolaridad


habitantes


de

materiales

duraderos,

Guerrero


en: 2,379 menores de

básica

y

1,963




mientras que 75 son de





edad, 6,368 adultos,

cuentan


con







materiales precarios. 2,155


y 762 tienen más de

educación

pos-



casas

poseen

todos

los


60 años




básica





servicios públicos, y sólo 20











no cuentan con servicios


3,165 personas,

de

Hay


102

Derecho

a

1,220



personas


las cuales 1,545 son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y

1,620

total

de

la

médica


total de viviendas son 935.


femeninas.



La





población

474

tienen


De


estás,


765

están


población

se

divide





tienen escolaridad

2,265


habitadas. 690 casas son de

San

en: 865 menores de


básica

y

378

habitantes


materiales


duraderos,

Francisco

edad, 2,090 adultos,



cuentan


con



mientras que 69 son de

y 210 tienen más de









60 años




educación

pos-



materiales

precarios.


579






básica





casas

poseen

todos

los











servicios públicos, y sólo 15











no cuentan con servicios














2,633 personas,

de

Hay


138

Derecho

a

1,189



personas


las cuales 1,283 son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y

1,350

total

de

la

médica


total de viviendas son 679.


femeninas.



La


Santa



población

215

tienen


De


estás,


593

están

población

se

divide




María

tienen escolaridad

1,341


habitadas. 553 casas son de

en: 738 menores de


Aranzazú

básica

y

100

habitantes


materiales


duraderos,

edad, 1,738 adultos,



(Santa

cuentan


con



mientras que 36 son de

y 157 tienen más de




María)

60 años




educación

pos-



materiales

precarios.


467






básica





casas

poseen

todos

los











servicios públicos, y sólo 20











no cuentan con servicios















1,010 personas,

de

Hay


69

Derecho

a

307




personas


las cuales

508

son

analfabetos.

Del

atención


económicamente activas. El


masculinos

y


502

total

de

la

médica


total de viviendas son 241.


femeninas.



La


De


estás,


234

están

El



población

152

tienen 767



población

se

divide

habitadas. 174 casas son de

tienen escolaridad

habitantes


Progreso

en: 323 menores de


materiales


duraderos,

básica

y

11




Hidalgo

edad, 628 adultos, y



mientras que 60 son de

cuentan


con




59 tienen más de 60




materiales

precarios.


120


años




educación

pos-



casas

poseen

todos

los






básica





servicios públicos, y sólo 23











no cuentan con servicios

Fuente: Elaboración propia, con base en el Censo de Población y Vivienda 2010 de INEGI, 2015.








86

CAPÍTULO IV. RESULTADOS


El capítulo contiene los resultados que se obtuvieron del trabajo de campo, a partir de entrevistas semiestructuradas y observación sistemática en campo para hacer el análisis agroecológico de los huertos familiares y la propuesta de conservación, restauración e instalación de agroecosistemas con huerto familiar. Consta de ocho apartados en el que se incluye una discusión de su contenido.




4.1 Análisis agroecológico y de los Servicios Ambientales de los AEHF


4.1.1 Características socioeconómicas de las familias con huerto familiar


En la gráfica 7 se muestra la proporción de los entrevistados por género; es posible observar que tres cuartas partes de ellos fueron mujeres. Esto puede deberse a la hora que se realizó la entrevista, que fue durante la mañana y parte de la tarde, momento en los hombres estaban en el trabajo, y las mujeres estaban en casa.



Gráfica 7. Género de los entrevistados
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.





La gráfica 8 muestra los rangos de edad de las personas entrevistadas; una cuarta parte de los entrevistados se concentró entre 41 a 50 años. Esto permite deducir que las personas que poseen huerto familiar son adultos.









87

Gráfica 8. Rango de edad de los entrevistados
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



En la gráfica 9 se muestra la ocupación de los entrevistados; es posible observar que en su mayoría son amas de casa, mientras que para los hombres la agricultura es su principal actividad (fotografía 6). Esto se debe porque la mayor parte de las personas que respondieron la entrevista fueron mujeres.


Gráfica 9. Ocupación de los entrevistados



















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.

















88

Fotografía 6. Ocupación principal de los hombres en el área de estudio


































Se preguntó por el ingreso familiar, se obtuvieron pocas respuestas porque la mayoría prefirió no contestar. Sin embargo el cuadro 7 muestra el ingreso mensual de los entrevistados; es posible observar que casi la mitad de los que respondieron perciben entre 1800 a 2900 pesos.



Cuadro 7. Ingreso familiar


Ingreso mensual

Frecuencia


Porcentaje

1801 - 2900


5

45.4

2901 - 4000


2

18.2

4001 - 5100


1

9.1

5101 - 6200


3

27.3

Total


11

100.0

Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



Los poseedores de agroecosistema, pocos respondieron profesar otra religión diferente a la católica, es probable que en los municipios exista poca población creyente de otros cultos (cuadro 8).





89

Cuadro 8. Religión de los entrevistados


Religión

Frecuencia

Porcentaje

Católico

151

83.9

Cristiano

11

6.1

Protestante

9

5.0

Adventista

5

2.8

Testigo de Jehová

4

2.2

Total

180

100.0

Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



En la gráfica 10 se observa la escolaridad de los entrevistados, en general poseen nivel escolar básico. Esto puede deberse porque en su mayoría son amas de casa y tiene pocas posibilidades de estudiar.


Gráfica 10. Escolaridad de los entrevistados
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



Para conocer la procedencia de los entrevistados, se preguntó acerca de su lugar de origen. El cuadro 9 muestra que dos terceras partes de los entrevistados son originarios de las localidades analizadas, puede deberse a que la inmigración es baja en los municipios.



Cuadro 9. Procedencia de los entrevistados


Es originario de la comunidad

Frecuencia


Porcentaje

Si


104

57.8

No


76

42.2

Total


180

100.0

Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.









90

Al preguntar por qué les gusta su comunidad, se observa que lo que más les agrada a las personas es el clima favorable. Esto se debe al clima cálido-subhúmedo, característica principal que prevalece en estos municipios (gráfica 11).



Gráfica 11. Gusto por la comunidad
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



De acuerdo con el tiempo que los poseedores tienen viviendo en las localidades, la mitad las personas viven en estos municipios desde hace 27 a 50 años. Esto puede deberse a que la mayoría son originarios de la comunidad (gráfica 12).



Gráfica 12. Años viviendo en la localidad
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



La gráfica 13 muestra el número de habitantes que hay en las viviendas, dos terceras partes de los hogares cuentan con 2 a 7 personas. Esto se debe a que las en estos municipios predominan las familias extensas.




91

Gráfica 13. Habitantes en la vivienda















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



El cuadro 10 muestra si el huerto familiar ya existía cuando la familia llegó a habitar el predio, la mitad de los entrevistados ya contaba con el huerto cuando construyó su casa. Esto indica que se hizo la casa en un terreno con árboles.



Cuadro 10. Cuándo llegó a vivir a su casa, ya estaba el huerto


Existía el huerto

Frecuencia

Porcentaje

Si

94

52.2

No

86

47.8

Total

180

100.0

Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



En la gráfica 14 se observa el número de años que las familias tienen con el agroecosistema, sobresale que tiene de 18 a 29 años con su huerto. Esto indica que los huertos familiares no son recientes en la zona.



Gráfica 14. Años con el huerto















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.






92

4.1.2 Características agroecológicas y servicios ambientales de los huertos familiares


La ubicación del huerto con respecto a la casa habitación, la mitad de los huertos se localizó al frente de la vivienda, las razones es porque les es más fácil vigilar y llevar a cabo las actividades de mantenimiento (gráfica 15).



Gráfica 15. Ubicación del huerto familiar con respecto de la vivienda

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



La gráfica 16 muestra la distancia que existe entre el huerto y la vivienda, en su mayoría hay entre 2 a 7 metros, esta distancia les permite tener un acceso al huerto de una manera rápida (fotografía 7).



Gráfica 16. Distancia que existe de la casa al huerto familiar

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.









93

Fotografía 7. Agroecosistemas al frente y cercanos a la vivienda


































En la gráfica 17 se muestran los tipos de material con que están construidas las casas, dos terceras partes son materiales duraderos, como block, ladrillo o adobe, en proceso de construcción, esto se puede deber a la falta de recursos de la familia.



Gráfica 17. Material de construcción de la vivienda

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.







94

La abundancia de los árboles, en la mayoría de los huertos se presenta un árbol por cada especie, esto se puede deber a la diversidad de especies que presentan los huertos y el poco espacio que tienen para tener más árboles de la misma especie (gráfica 18).



Gráfica 18. Cuál es la abundancia de árboles dentro del huerto
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



Los componentes de los Agroecosistemas con Huerto Familiar más frecuentes son: la vivienda, el patio o corredor y la pileta (fotografía 8); le siguen en frecuencia el cerco y el corral; la zona de composta y hortaliza se presentan en menos de una cuarta parte de los AEHF (gráfica 19). De la observación en campo es evidente que las personas no tienen el conocimiento y el hábito para el reciclaje de los restos orgánicos en forma de composta. La práctica más común que se observó es que tiran las hojas, ramas, cascaras de fruta y desperdicios de la cocina directamente en la base de los árboles. Solo 21 de las personas entrevistadas tiene el conocimiento y costumbre de tener hortaliza.



Gráfica 19. Componentes del terreno
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.




95


Fotografía 8. Pileta utilizada para el almacenamiento del agua


































En la gráfica 20 se muestra la superficie de los agroecosistemas, 40% tienen una superficie menor a 560m2, 40% entre 561 y 1060m2, en donde están incluidos los diversos componentes del AEHF. En general los huertos en la zona son de entre 500 y 1000 m2.


Gráfica 20. Superficie del huerto familiar
















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.






96

La gráfica 21 muestra a las personas que se encargan del cuidado del AEHF, es evidente que el trabajo lo realizan principalmente los jefes de familia, tanto el padre como la madre; y los hijos participan sólo en el cuidado de una cuarta parte de los huertos.



Gráfica 21. Quienes trabajan en el cuidado del huerto

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



En el cuadro 11 se observan los motivos por los que las personas se encargan del mantenimiento del huerto, razón principal es porque les gusta. Una cuarta parte de ellos menciona como motivación el que obtienen alimentos de ellos. Poco más de una cuarta parte de los entrevistados consideran el cuidado del huerto como una actividad lúdica.



Cuadro 11. Porqué motivo se encargan del mantenimiento del huerto


Motivo

Respuestas

Le gusta

127

Le produce alimentos

47

Lo distrae

34

Dispone de más tiempo

26

Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.





Actividades que realizan en el huerto familiar


A continuación se describen las prácticas que realizan las familias en el agroecosistema, en cada una de las actividades se cuenta con la participación de por lo menos tres integrantes de la familia.







97

En la gráfica 22 se muestra a los responsables de la actividad de la poda de árboles, el encargado principal de realizar esta actividad es el papá, pero casi en una cuarta parte de los casos esta actividad la realizan la mamá y los hijos. Esto puede ser debido a que en ocasiones los árboles son muy altos y se tiene que subir para corta ramas, lo cual podría ser peligroso. Las mamás se encargan de podar los árboles pequeños.



Gráfica 22. Quién realiza la poda de árboles

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



La gráfica 23 se observa a los encargados de los abonos naturales, los cuales sólo se elaboran en una cuarta parte de los huertos, siendo el papá el encargado de elaborar y aplicar el abono. Esto se puede deber a que es una actividad que implica esfuerzo físico para palear y transportar el material.



Gráfica 23. Quién realiza abonos naturales

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.






98

El responsable del control de plagas, el encargado principal es el padre, quien tiene el conocimiento y los cuidados para llevar a cabo esta actividad (gráfica 24).



Gráfica 24. Quién realiza el control de plagas

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



La gráfica 25 muestra el trabajo de sembrar árboles, el padre y la madre se encargan de esta actividad. Debido a que ellos son los responsables de proporcionar la alimentación familiar, y de seleccionar los frutos que pueden aprovechar para complementar la dieta familiar. En pocos casos los hijos son quienes plantan nuevos árboles.



Gráfica 25. Quién realiza siembra de árboles

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



En la gráfica 26 se muestra la actividad de limpieza del huerto, la principal responsable de hacerlo es la madre, esto se puede deber al interés que las madres de familia tienen es por mantener en orden y aseada la vivienda y su entorno.




99

Gráfica 26. Quién realiza la limpieza del huerto

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



El trabajo del riego del huerto, en más de la mitad de los casos la madre de familia es la encargada de irrigar, pero esta actividad también la realizan el padre y los hijos en una tercera parte de los casos (gráfica 27). Una razón es que la madre conoce bien los horarios de disponibilidad de agua, y también la frecuencia y lleva de manera calendarizada los días para regar el agroecosistema.



Gráfica 27. Quién realiza el riego

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.





En la gráfica 28 se muestra la actividad de deshierbe del huerto, el principal responsable es el padre, quién lo realiza por las tardes cuando destina tiempo. En una tercera parte de los huertos esta actividad es llevada a cabo por los hijos y la madre.






100

Gráfica 28. Quién realiza el deshierbe en el huerto

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



Como se observa en la gráfica 29, el trabajo de cosechar los productos del huerto, la madre junto con el padre son los principales encargados de cortar los frutos y administrarlos, esto tiene que ver con que ellos son los que aportan el alimento para la familia.



Gráfica 29. Quién cosecha los productos del huerto

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



La gráfica 30 muestra el trabajo de encalar los árboles, consiste en pintar la base de los arboles con un preparado a base de nopal, cal y jabón. Los responsables de llevar a cabo esta actividad son el padre y el hijo, esto se puede deber a que son los encargados de controlar las plagas y esta acción forma parte de los cuidados preventivos para evitar que animales no deseados trepen al árbol (fotografía 9).






101

Gráfica 30. Quién realiza el encalado de árboles

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



Fotografía 9. Encalado de árboles




































La gráfica 31 se refieren al tiempo destinado para el cuidado del huerto, casi en el 80% de los casos, los integrantes de la familia dedican entre 2 y 8 horas a la semana, debido a que diversifican sus actividades y no es esta su única responsabilidad.





102


Gráfica 31. Horas destinadas al cuidado del huerto por semana

















Fuente: Elaboración propia, con base en trabajo de campo, 2015.



El origen del conocimiento que poseen las personas para el mantenimiento del huerto, en dos terceras partes de los casos fueron los padrea quienes enseñan, pero más de una cuarta parte de las personas han aprendido de forma autodidacta; en general el padre o la madre, comparten lo que saben con los hijos, debido a que es una práctica tradicional que pasa de generación en generación, a través de padres a hijos (gráfica 32).



Gráfica 32. Quién le enseño a cuidar del huerto