Página principal



Sector líder

Descargar 0.77 Mb.

Sector líder





Descargar 0.77 Mb.
Página1/19
Fecha de conversión31.03.2018
Tamaño0.77 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

124










¿Paraíso en construcción?:

Turismo, cultura y desarrollo en el Caribe insular


Notas para el estudio de la cultura como factor de desarrollo en el contexto de las redes globales del turismo



Preparado por:


Dr. Pedro Monreal González

Centro de Investigaciones de Economía Internacional (CIEI)

de la Universidad de La Habana.


Dra. Cristina Padilla Dieste

Universidad de Guadalajara, México.





Estudio preparado para la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO




La Habana


1999

Tabla de contenido.


Introducción.


1. Globalización, cultura, desarrollo sustentable y actores sociales:

Algunas claves conceptuales para facilitar el análisis del turismo.


    1. Globalización y cultura.

    2. Un desarrollo sustentable para un turismo igual.

    3. Los problemas del turismo.

    4. El turismo y los actores sociales.

El turista.

Las empresas y los empresarios.

La comunidad local


2. Turismo y desarrollo económico: la experiencia del Caribe insular.


2.1. Desarrollo económico y social en el Caribe insular.

Las micro- sociedades del Caribe: insularidad, pequeñez, dependencia externa y altos ingresos relativos.

El Caribe insular: prosperidad, vulnerabilidad, turismo y reestructuración.

2.2. El turismo como sector líder en el Caribe insular: el liderazgo en perspectiva.

La penetración del turismo en las sociedades caribeñas.

El turismo: ¿sector líder, pivote de transformación, o actividad única?



3. El potencial de la cultura como factor de desarrollo en los marcos de la expansión del turismo en el Caribe insular.


3.1. La dimensión cultural del turismo: una introducción.

3.2. Globalización, cadenas productivas, industrias culturales y competencia territorial.

3.3. El papel de la cultura en el sistema productivo del turismo.

3.4. Cultura, turismo y desarrollo en el Caribe insular: reflexiones desde la perspectiva del diseño de políticas.


Introducción.


El turismo se ha convertido en los albores del nuevo milenio en un importante sostén económico y en un prominente eje articulador de la mayoría de las sociedades del Caribe insular. Para las islas del área el turismo es hoy más relevante que nunca antes en su historia y esto no solamente tiene efectos sobre sus pueblos sino que también condiciona el papel de esta región en la economía global.


¿Cómo entender el lugar que ocupa el Caribe insular en el mundo actual?; ¿es el Caribe un punto marginal dentro del sistema mundial en calidad de “espacio de ocio” para una parte de la población de las naciones industrializadas o por el contrario, ocupa un lugar relativamente destacado en el proceso de expansión del turismo, considerado como uno de los segmentos de mayor escala y dinamismo de las “industrias culturales”?


¿Debe ser entendida la expansión del turismo en la región como un éxito caribeño en el terreno de la competencia internacional por la localización de nuevos centros de consumo –material y simbólico-- a nivel mundial?


¿Es el Caribe un nuevo polo de inversión internacional para la valorización del “capital cultural”?; ¿Qué pudiera representar esto para los pueblos de la región?


Las preguntas anteriores tratan de llamar la atención respecto a problemas que van más allá de las perspectivas convencionales adoptadas en los estudios sobre el turismo en la región, la mayoría de los cuales circunscriben sus análisis al “impacto” del “sector turismo” sobre la economía y la sociedad y en los que generalmente se reduce el papel de la cultura al de fuente de “agregación” de valor al producto turístico o al de ser un elemento “rectificador” o “compensador” de las prácticas comerciales más abusivas de algunas modalidades del turismo. Las preguntas anteriormente formuladas plantean cuestiones que tampoco son abordadas directamente en la mayoría de los estudios que justamente reclaman una mayor atención para lo cultural como elemento fundacional del desarrollo y como componente indispensable del turismo.


El desarrollo del turismo en el Caribe insular no se ha limitado a ser la expansión de un sector económico que ha modificado la estructura económica y social de la región, por muy importante que esto haya sido, ni tampoco se ha reducido a ser un caso de evidente subutilización del patrimonio cultural, como consecuencia de un énfasis desmedido en las modalidades de turismo de sol y playa.


El auge del turismo en el Caribe insular es en lo fundamental la expresión de las indudables ventajas comparativas que tiene la región –respecto a otras áreas del mundo-- en la competencia que se produce en el terreno del turismo internacional, uno de los principales segmentos de las llamadas “industrias culturales”. La “industria del viaje” es, junto a los espectáculos deportivos, las actividades de recreación en espacios abiertos, la música, la gastronomía, el cine, los videos, los libros, las revistas, la televisión, el Internet, y otras muchas actividades de “ocio”, un significativo campo de inversión y de obtención de ganancias alrededor del cual se ha articulado un gigantesco complejo “recreativo- cultural” consistente en diversos clusters productivos y de servicios, que tienen un alcance y organización global, es decir, que adopta la forma de una “red global de producción”. El anuncio, en Enero del 2000, de la fusión empresarial más grande la historia entre las compañías American Online y Time- Warner es expresión de un proceso, que como el anteriormente apuntado, apenas comenzamos a comprender.


El crecimiento del turismo caribeño, sus beneficios, limitaciones y desventajas, giran todos en torno a la naturaleza y a la dinámica de las “industrias culturales” de la contemporaneidad y lo cultural no es por tanto un elemento yuxtapuesto al turismo sino una dimensión central del mismo.


El turismo es ciertamente un fenómeno complejo y multidimensional y por tanto admite la adopción de diversos planos de análisis, pero el estudio del fenómeno a nivel del Caribe sería incompleto si no se adoptase una perspectiva conceptual que permitiese integrarlo en el contexto del proceso mas general de reestructuración de la economía internacional. Expresado en otros términos: el ascenso del turismo a nivel del Caribe no es un fenómeno con una dinámica autocentrada en la región sino que es la expresión de modificaciones en las condiciones económicas globales. Para ser mas precisos, es parte del desarrollo acelerado de un enorme complejo productivo que sostiene una economía de servicios orientada hacia el consumo no solo de bienes materiales sino también de “experiencias sociales” y de “símbolos”, y que ha servido para compensar el estancamiento relativo de los mercados maduros de la llamada “era Fordista”, caracterizados por la producción masiva de productos homogéneos mediante procesos de producción relativamente rígidos.


Casi todas las sociedades caribeñas insulares habían comenzado el siglo XX como territorios coloniales o semi- coloniales asentados en economías agropecuarias y mineras, muchas veces en calidad de mono- productores. Cien años después, el Caribe se habría transformado en una prodigiosa amalgama de territorios dependientes y de países políticamente independientes, con una amplia diversidad de culturas y de estructuras institucionales, que comparten, sin embargo, una base económica que se hace cada vez mas similar en la medida en que el turismo internacional se ha convertido en el centro de las economías caribeñas, inclusive hasta alcanzar en muchos casos la categoría de mono- actividad.


Considerada a primera vista parecería tratarse de una transformación no sustancial del patrón económico: de la monoproducción de productos básicos (azúcar, bananos, bauxita, nuez moscada, etc.) a la monoproducción de una actividad “terciaria” (turismo). Sin embargo, las aparentes similitudes deben ser asumidas con cautela pues el crecimiento del turismo en el Caribe insular durante las últimas décadas ha representado en la práctica la incorporación de la región a una dinámica económica global que, aún en los casos en que tal incorporación se ha producido en condiciones de mono actividad, es cualitativamente distinta al patrón de inserción económica internacional de la región que existía hace cien años.


Entonces, la integración a la economía mundial se producía en sectores basados en la utilización intensiva de recursos naturales (agricultura, pesca y minería) que ofrecían limitadas posibilidades para el aprendizaje tecnológico y para el incremento sostenido de los ingresos, en condiciones en que además era muy difícil modificar la estructura económica mediante el desarrollo de un sector industrial que requería de escalas mínimas que no podían ser aseguradas en los limitados mercados de esos países, o para el que no existía perspectivas seguras de mercados externos.


Ahora las condiciones naturales del Caribe insular favorecen la expansión de una actividad como el turismo, también asentada en la utilización intensiva de recursos naturales, pero cuyo dinamismo ha permitido incrementos de ingresos --verdaderamente espectaculares en algunos casos-- y que sobre todo se inserta en el contexto de uno de los complejos productivos de mayor crecimiento a nivel mundial y en el que existen múltiples oportunidades de aprendizaje tecnológico y de incrementos sostenidos de ingresos, inclusive para economías con escalas diminutas. Debe quedar claro desde el principio que el turismo no puede ser encasillado como una actividad “terciaria” pues además de los servicios incluye un conjunto de actividades productivas, algunas de alta complejidad tecnológica, que al menos potencialmente ofrecen variadas posibilidades de desarrollo para los pueblos de la región. Es cierto que esas potencialidades que ofrece el turismo no han podido ser todavía aprovechadas en muchos lugares del Caribe insular pero lo que nos interesa anotar aquí es que –a diferencia de lo sucedido hace cien años— el obstáculo para el desarrollo no se relaciona tanto en la actualidad con la naturaleza misma de los sectores económicos en los que se ha producido la inserción sino con otros factores (p. ej. las estructuras de “gobernabilidad” de las redes globales del turismo, la estructura social y política de esos países, las condiciones históricas concretas en que se ha producido la inserción a las redes mundiales de turismo, o la ausencia de una adecuada estrategia de desarrollo).


Parte de la explicación de esa importante diferencia respecto a situaciones anteriores radica en la condición del turismo internacional contemporáneo como un componente de las “industrias culturales” que a lo largo del presente siglo han transformado actividades culturales y recreativas en experiencias sociales que son vendidas y compradas como cualquier otra mercancía. El turismo internacional es una expresión consumada de la “mercantilización del ocio” que ha incorporado la lógica de la producción mercantil a las esferas del consumo y de la cultura, y que ha conllevado al establecimiento de un complejo entramado económico que ha exigido la reconfiguración material y la modificación del significado social de los lugares. En la competencia internacional que se ha producido en esa importante esfera de la actividad económica contemporánea las islas caribeñas han contado con importantes ventajas comparativas.


El Caribe insular es hoy –como consecuencia de la expansión del turismo-- una de las regiones del planeta mas activamente insertadas en uno de los sectores mas dinámicos de la economía internacional y en el que se produce uno de los procesos más intensos de contacto entre personas de diferentes culturas. A diferencia de otras regiones del mundo el principal problema del Caribe insular no es, en general, su exclusión de los procesos económicos globales sino una baja capacidad relativa para poder aprovecharlos efectivamente en función del desarrollo económico y social. El turismo internacional es portador de un potencial de desarrollo, tal y como lo evidencian los casos de algunos pequeños territorios caribeños que se han incorporado al grupo de las sociedades de mayores ingresos del Hemisferio Occidental o de otras islas mayores que intentan utilizar el turismo para reindustrializar sus economías, pero también el turismo puede adoptar la modalidad de los llamados “Ghettos de American Express” en los que la transformación de ciertas localidades caribeñas en enclaves de consumo conspicuo por parte de los turistas extranjeros no ha repercutido en el bienestar general de la población local ni ha mejorado las posibilidades de avance futuro de los pueblos.


El estudio que se presenta a continuación no intenta hacer una evaluación exhaustiva de la relación existente entre la expansión del turismo en el Caribe insular y el desarrollo de la región. Nuestro propósito ha sido más limitado en la medida en que solamente nos hemos planteado atraer la atención sobre la relevancia de lo cultural en cualquier estrategia que trate de utilizar el turismo como vehículo para el desarrollo de los pueblos del Caribe insular. Específicamente, nos hemos propuesto destacar la condición de la cultura como uno de los activos principales con los que cuenta el Caribe insular para poder “ascender” dentro de las redes globales del turismo y con ello convertir efectivamente al turismo en un portador de desarrollo.


Debe quedar claro que se trata de llamar la atención sobre lo cultural a diferentes niveles: (a) la cultura como elemento fundacional del desarrollo, (b) la cultura como elemento que permite el incremento del valor del producto turístico, c) la cultura como factor de difusión social y geográfico de los ingresos de la actividad turística, d) el turismo en su calidad de “industria cultural”, y (e) la cultura como un importante activo que puede favorecer el ascenso de firmas, localidades, países y regiones a través de trayectorias de aprendizaje tecnológico y organizativo en el contexto de las redes globales del turismo, es decir, en los marcos de uno de los complejos económicos de mayor escala y dinamismo de la economía contemporánea.

Más que ofrecer explicaciones totalmente elaboradas y abarcadoras sobre el tema, nuestro interés fundamental ha sido exponer lo más claramente posible la importancia de lo cultural en el ámbito de los vínculos existentes entre turismo y desarrollo, a nivel del Caribe insular, así como identificar los problemas que en esta área deberían ser estudiados con mayor profundidad en el futuro. Hemos partido de la premisa de que un mejor entendimiento del papel de la cultura resulta imprescindible para poder reconsiderar determinadas estrategias turísticas existentes en la región y para facilitar la adopción de alternativas que trasciendan el turismo como negocio y que pongan esa actividad al servicio del desarrollo humano.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

Similar:

Sector líder iconPara maestros liderazgo cristiano
Europa con una organización misionera independiente. Su experiencia como líder durante su carrera incluye el servicio como líder...
Sector líder iconCapítulo uno unidad tematica uno
La oferta agregada es la sumatoria de ventas de bienes finales de unidades del sector primario (agricultura – ganadería), sector...
Sector líder icon“atlántico líder
Camilo cepeda tarud secretario de Informática y Telecomunicaciones
Sector líder iconPerfil del cliente
Ypf es una empresa de energía líder en los distintos segmentos de su actividad: Upstream
Sector líder iconPrincipales resultados
Durante el 2015, el bcp se mantuvo como el banco líder en el sistema bancario peruano, a pesar del complejo contexto
Sector líder iconDefinición de la arquitectura de aplicaciones
Validación y actualización comentarios con el Líder de Aplicaciones
Sector líder iconConstruye una Base Fabulosa Cómo ser una Líder exitosa

Sector líder iconRegistration procedures
Bienvenido al Distrito Escolar del Área de Chambersburg. Ud está inscribiendo a su hijo a un distrito que es líder
Sector líder icon01 ficha hyperrenta 2015. indd
Servicio de Impuestos Internos formularios, declaraciones juradas, etc. Es un sistema certificado y validado por el sii, y líder...
Sector líder iconLe damos la bienvenida a global blue tax free
Es la compañía líder mundial en el servicio de Reintegro de iva con un 80% del Mercado en el servicio


Descargar 0.77 Mb.