Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página101/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   97   98   99   100   101   102   103   104   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

195

de escucharlas en su totalidad. Y debo señalar -por enésima vez- que la transcripción de tales

palabras por parte de los evangelistas es sólo un pobre reflejo de lo que se habló aquella noche

del llamado «jueves santo». Cuando uno conoce esas enseñanzas y mensajes en su totalidad se

da cuenta que las Iglesias, con el paso de los siglos, han reducido el inmenso caudal espiritual

de aquella reunión con Jesús a casi una única fórmula matemática1.

Hacia las once de la noche, cuando entrábamos en el huerto, Andrés respondió a una última

cuestión que, aunque para él no revestía interés, para mi, en cambio, resultó de suma

importancia.

A mi pregunta de si Jesús había cenado abundantemente, el discípulo, visiblemente

extrañado, contestó que más bien poco. Y añadió que, tal y como tenía por costumbre, el

Maestro tampoco probó el delicioso asado de cordero.

Según esto, el Galileo sólo pudo degustar algunas de las verduras y legumbres -incluyendo

las yerbas amargas-, así como algo de pan ázimo, vino con agua y, presumiblemente, un poco

de postre. Este dato era de indudable valor, sobre todo de cara a las posibles reacciones del

organismo del Nazareno en las terribles y prolongadas horas que tenía por delante. A las

torturas, pérdida de sangre, agotamiento y lacerante dolor habría que sumar también una

notable falta de recursos energéticos, como consecuencia de una cena tan escasa y del

consiguiente y total ayuno, a partir de las diez de la noche de ese jueves.

En la primera oportunidad que tuve, transmití al módulo las características y volumen

aproximado de los alimentos que había ingerido Jesús en la cena, así como los tiempos de

iniciación y remate de la misma. (Según mis cálculos, la comida pascual propiamente dicha

pudo dar comienzo alrededor de las ocho u ocho y media de la noche, concluyendo una hora y

media después, más o menos.)

El computador central de la «cuna» nos proporcionó la siguiente tabla de calorías -siempre

de una forma estimativa-, en base a los alimentos mencionados y que constituyeron la dieta de

Jesús en aquella noche: teniendo en cuenta que cada una de las cuatro copas de vino había

sido mezclada con agua, ello arrojaba un total aproximado de 300 calorías2. En cuanto a los

puñados de nueces y almendras -alimentos de máximo poder energético de cuantos había

ingerido el Maestro-, el ordenador calculó el número de calorías entre 500 y 600. Considerando,

por último, que cada gramo de grasa proporciona nueve calorías, la llamada «última cena» de

Jesús de Nazaret pudo significar un total aproximado de 750 calorías. Un aporte energético -

teniendo en cuenta las características físicas del gigante- más bien bajo. (El «metabolismo

basal» de Jesús -es decir, lo que su cuerpo necesitaba diariamente para mantenerse con vida,

sin hacer ejercicio- fue igualmente calculado por Santa Claus en 1728 calorías3. En el caso de

que el Maestro desarrollase un mínimo de actividad física -aminar, etc.- la cifra se elevaba ya a

3 000 o 3 500 calorías, como consumo medio diario.)

Las mujeres y los cuarenta o cincuenta discípulos que aguardaban en el campamento

recibieron al Maestro y a sus apóstoles con gran alegría. Pero aquel entusiasmo no tardaría en

venirse abajo. La causa, una vez más, fue Judas.

Al cerciorarse de que el Iscariote tampoco había hecho acto de presencia en Getsemaní,

algunos de los hombres del Nazareno empezaron a sospechar que la alusión del Maestro

durante la cena, sobre una inminente traición, tenía mucho que ver con el desaparecido

administrador. David Zabedeo, al escuchar el rumor, olvidó momentáneamente a sus

mensajeros, aproximándose a los corrillos. Pero su actitud siguió siendo prudente. Escuchó a

unos y a otros sin revelar lo que sabía.

1 El interesante contenido de las palabras y enseñanzas de Jesús de Nazaret durante la última cena aparecerán en

un siguiente volumen, en el que se relatan las vivencias del mayor norteamericano durante su segundo «gran viaje» al

año 30. (N. de J. J. Benítez.)

2 El volumen de cada copa fue calculado en 200 centímetros cúbicos, de los cuales, 100 correspondían a agua (un

litro de vino representa un aporte de 700 calorías, aproximadamente). (N. del m.)

3 "Metabolismo basal» de Jesús: 40 x 1,8 metros cuadrados de superficie total x 24 horas: 1728 calorías (cuando

me refiero a «calorías» se sobreentiende la expresión «kilocalorías»). (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

196

Simón, el Zelotes, más nervioso que el resto, encabezó un grupo y acudiendo hasta Andrés,

comenzó a acosarle a preguntas. El responsable del grupo, que en realidad carecía de

información, se limitó a contestar:

-No sé dónde está Judas... Pero temo que nos haya abandonado.

El desaliento cundió rápidamente. Y Pedro, el Zelotes, Tomás y Santiago, entre otros, se

reunieron en la tienda, con la intención de examinar la situación y adoptar las medidas de

seguridad que creyeran oportunas.

En eso, el joven Marcos apareció en el recinto. Se cubría con una sábana blanca y, al verme,

corrió a mi encuentro, rogándome que no le delatara.

Cuando le pregunté por qué, me confesó que se había escapado de su casa. Al oír cómo

Jesús y los once abandonaban la mansión, se levantó del lecho, cubriéndose a toda prisa con lo

primero que encontró: el lienzo de lino que le cobijaba. Y así había llegado hasta el

campamento. La fidelidad de aquel muchacho por el Galileo me llenó de admiración.

Es muy posible que el Maestro se diera cuenta enseguida del tenso ambiente que reinaba

entre sus hombres, y llamándoles, les dijo:

-Amigos y hermanos. No me queda mucho tiempo para estar entre vosotros. Desearía que

nos aisláramos con el fin de pedirle a nuestro Padre Celestial la fuerza necesaria en esta hora y

seguir así la obra que, en su nombre, debemos realizar.

Los discípulos y los griegos le siguieron entonces ladera arriba, hasta una plataforma rocosa,

en plena cima del Olivete. Una vez allí, pidió que nos arrodilláramos a su alrededor. Yo continué

de pie, al tiempo que filmaba aquella impresionante escena. El gigante, bañado por la luz de la

luna, levantó los ojos hacia las estrellas y con su voz de trueno exclamó:

-¡Padre, ha llegado mi hora!... Glorifica a tu Hijo para que el Hijo pueda glorificarte. Sé que

me has dado plena autoridad sobre todas las criaturas vivientes de mi reino y daré la vida

eterna a todos aquellos que, por la fe, sean hijos de Dios. La vida eterna es que mis criaturas te

reconozcan como el único y verdadero Dios y Padre de todos. Que crean en Aquel a quien has

enviado a este mundo. Padre, te he exaltado en esta tierra y cumplido la obra que me

encomendaste. Casi he terminado mi efusión sobre los hijos de nuestra propia creación.

Solamente me resta sacrificar mi vida carnal.

»Ahora, Padre, glorifícame con la gloria que tenía antes de que este mundo existiera y

recíbeme una vez más a tu derecha.

Jesús hizo una breve pausa, mientras sus cabellos comenzaron a agitarse por una brisa cada

vez más intensa.

Te he puesto de manifiesto ante los hombres que has escogido en el mundo y que me has

dado -prosiguió-. Son tuyos, como toda la vida entre tus manos. He vivido con ellos

enseñándoles las normas de la vida, y ellos han creído. Estos hombres saben que todo lo que

tengo proviene de ti y que la encarnación de mi vida está destinada a dar a conocer a mi Padre

en el mundo. Les he revelado la verdad que me has dado y ellos -mis amigos y mis

embajadores- han querido sinceramente recibir tu palabra. Les he dicho que soy descendiente

tuyo, que me has enviado a esta tierra y que estoy dispuesto a volver hacia ti... Padre, ruego

por todos estos hombres escogidos. Ruego por ellos, no como lo haría por el mundo, sino como

hombres a los que he elegido para representarme después que haya vuelto junto a ti. Estos

hombres son míos. Tú me los has dado.

»No puedo permanecer más tiempo en este mundo. Voy a volver a la obra que m has

encargado. Es preciso que deje a estos compañeros tras de mí para que nos representen y

representen nuestro reino entre los hombres. Padre, preserva su fidelidad mientras me preparo

para abandonar esta vida encarnada. Ayúdales a estar unidos en espíritu como tú y yo lo

estamos. Son mis amigos.

«Durante mi estancia entre ellos podía velar y guiarles, pero ahora voy a partir. Padre,

permanece junto a ellos hasta que podamos enviar un nuevo instructor que les consuele y

reconforte. Me has dado a doce hombres y he guardado a todos menos a uno, que no ha

querido mantener su comunión con nosotros. Estos hombres son débiles y frágiles, pero sé que

puedo contar con ellos. Los he probado y sé que me quieren. Pese a que tengan que padecer

mucho por mi culpa, deseo que estén ilusionados.

«El mundo puede odiarles como me ha odiado a mí. Pero no pido que les retires del mundo;

solamente que les libres del mal que existe en este mundo. Santifícales en la verdad. Tu

palabra es la verdad. Lo mismo que me has enviado a este mundo, así voy a enviarles a ellos


1   ...   97   98   99   100   101   102   103   104   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.