Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página113/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   109   110   111   112   113   114   115   116   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

217

Cuando dirigí los ojos hacia él, su rostro había enrojecido. Simón evitó mi mirada,

mordiéndose los labios y arrugando nerviosamente los pliegues de su manto. En ese momento

caí en la cuenta de que no llevaba su acostumbrada espada. Sin duda la había perdido en la

huida o quizás se había desembarazado de ella antes de acercarse a la casa de Anás.

El policía cuya versión sobre los demonios había sido interrumpida por la llegada de la

portera retomó el hilo de su exposición, haciendo ver a los presentes que el Galileo bien podía

ser uno de esos «hijos» de Adán.

Pero la explicación del levita no satisfizo a la mayoría. Otro de los servidores del Sanedrín

añadió que, generalmente, «estos diablos solían habitar en los pantanos, ruinas y a la sombra

de determinados árboles... »

-Este -apuntó- no es el caso de ese galileo. Todos lo hemos visto predicar abiertamente en

mitad de la explanada de los Gentiles. ¿Qué clase de demonio actuaría así...?

-Y no olvidemos -terció otro de los presentes- que el rabí de Galilea ha curado a muchos

lisiados...1

Ensimismado en aquella tertulia no reparé en la presencia, a mis espaldas, de una figura. Al

sentir una mano sobre mi hombro izquierdo, me sobresalté. ¡Era José de Arimatea!

Me levanté de inmediato, separándome de la fogata y caminando con el anciano hacia el

centro del patio.

Tanto él como yo ardíamos en deseos de interrogarnos mutuamente. Le anuncié que el

Maestro había sido conducido a la presencia de Anás, poniéndole en antecedentes de cuanto

había sucedido en la finca de Simón, «el leproso», y en el camino del Olivete.

José escuchó en silencio, moviendo de vez en cuando la cabeza en señal de preocupación.

Por supuesto, estaba al corriente de las andanzas del Iscariote. El rápido aviso de Juan Marcos

le había permitido trasladarse muy a tiempo al Templo, controlando los sucesivos pasos de

Judas. Allí se encontró con Ismael, el saduceo, que contribuyó eficazmente en sus pesquisas.

El de Arimatea hizo ademán de entrar en la mansión pero le retuve, rogándole que me

informase sobre la conducta del traidor. Y sin querer, empecé a bombardearle con todo tipo de

preguntas. ¿Quién era aquel misterioso amigo que le acompañó hasta el Templo? ¿Qué había

ocurrido en el interior del Santuario? ¿Por qué Judas había esperado hasta la medianoche para

llevar a cabo la captura del Nazareno? ¿Por qué se adelantó al pelotón...?

José me pidió calma.

-En primer lugar -puntualizó el anciano-, ese acompañante al que te refieres, y que Judas

recogió antes de su llegada al Templo, se llama también Anás. Es primo suyo. El mismo del que

nos habló Ismael y que hizo la presentación del traidor a los sacerdotes en la mañana del

miércoles.

«Cuando llegué al santuario, ambos se hallaban parlamentando con el portero-jefe de la

correspondiente sección semanal2. En esta ocasión, el turno había recaído en el levita Yojanán

ben Gudgeda, un individuo especialmente brutal. Para que te hagas una idea de su calaña te

diré que, no sólo golpea con su bastón a los guardianes que descubre dormidos, sino que, en

ocasiones, ha llegado a prender fuego a sus vestidos...

«Pues bien, este "capitán" de la guardia nocturna escuchó atentamente la información de

Judas. El traidor y su primo le explicaron que el Maestro se encontraba en aquellos momentos

1 El argumento de aquel levita era correcto. La profunda superstición de aquellas gentes consideraba que los

demonios atacaban principalmente a los lisiados, a los novios y a los muchachos «de honor», según información que

me proporcionó Santa Claus. No era lógico, pues, que un supuesto «demonio» (Jesús) curase a los lisiados... (N. de!

m.)

2 Como creo que ya he explicado anteriormente, los levitas (unos 10000) estaban repartidos, al igual que los

sacerdotes, en 24 secciones semanales. Estas se relevaban cada semana. Cada sección tenía un jefe. Además de los

servicios «inferiores» -música y algo similar a los actuales «sacristanes»-, los levitas se encargaban de la vigilancia del

Templo. Filón describe sus funciones detalladamente: «Unos, los porteros, estaban a las puertas. Otros en el interior de

la explanada del Templo, en el pronaos o «terraza», y el resto, patrullando alrededor. Había, naturalmente, dos

guardias: la de día y la nocturna.» La vigilancia, por tanto, estaba dividida en tres grupos: los porteros de las puertas

exteriores del Templo, los guardianes de la «terraza» que separaba la explanada de los Gentiles del recinto sagrado del

Santuario y las patrullas del citado atrio de los Gentiles. Durante el día vigilaban también el atrio de las Mujeres. Una

vez cerradas las puertas del Santuario, a la caída del sol, los policías nocturnos ocupaban sus puestos: 21 en total. La

zona sagrada -a la que no tenían acceso los levitas- era custodiada por los propios sacerdotes. Los jefes de estos levitas

eran llamados «strategoi», tal y como cita San Lucas (22,4). Varios de ellos, en efecto, estaban presentes en la captura

de Jesús. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

218

en una casa del barrio bajo -en la de Elías Marcos, como bien sabes- y que su prendimiento

podía ser cómodo. Según el Iscariote, sólo dos de los once hombres que habían quedado en el

cenáculo ceñían espadas:

Pedro y Simón Zelotes. Pero Judas advirtió a Gudgeda que no convenía descuidarse. En el

campamento de Getsemaní permanecían alrededor de sesenta discípulos y allí sí existía un

respetable arsenal de armas.

«Gracias al cielo, los planes del traidor no salieron tal y como él había previsto.

-¿Por qué? -interrogué al anciano con gran curiosidad.

-Judas había llegado al Templo antes de lo previsto y fueron necesarias muchas idas y

venidas del portero-jefe hasta la sede de Caifás y a las distintas dependencias del Templo para

llegar a reunir un número apropiado de policías. Era imposible echar mano de los que montaban

guardia en aquellos momentos en el exterior e interior del Santuario y eso, como te digo,

retrasó considerablemente la salida del pelotón. Las dificultades para encontrar hombres

francos de servicio fueron tales que, al final, desesperado, el sanguinario Yojanán se vio

obligado a solicitar del sumo sacerdote en funciones el apoyo de los servidores y confidentes de

Caifás. En total, si no recuerdo mal, salieron del Templo unos treinta y cinco o cuarenta

esbirros, armados con toda clase de mazas y palos...

-Pero, ¿y la escolta romana? -le interrumpí de nuevo, sin poder contenerme.

-Aguarda, Jasón. Como te he dicho, afortunadamente, las cosas no iban sucediendo como

habían sido planeadas. El Sanedrín quería prender al Maestro cuando la ciudad quedase vacía. Y

ésta era también la intención de Judas que, por lo que pude deducir, sentía miedo ante la

posible reacción y represalias de los hombres de Jesús.

»Total, que Ismael se encargó de seguir al pelotón, mientras yo permanecía en el templo, en

previsión de nuevos acontecimientos.

»Pero el traidor y su grupo rodearon la casa de Marcos cuando el Maestro y los once

acababan prácticamente de salir hacia el huerto. Esa fue la información que recibió Ismael de

Elías.

-Entonces, Judas no llegó a ver a Jesús y a los once...

-No. Pero faltó muy poco. Si la patrulla no se hubiera demorado tanto, seguro que la captura

del Maestro se produce allí mismo. Elías, al ver a Judas y a los hombres armados, se dio cuenta

en seguida de sus funestas intenciones y se negó a hablar con el Iscariote, arrojándole de su

casa a patadas.

-¿A patadas?

-Sí y me temo que esa ofensa puede costarle cara al pobre Elías...

Había algo que no terminaba de comprender. Y así se lo comenté a José:

-Si Judas conocía las costumbres del Maestro, ¿por qué no le siguió hasta Getsemaní?

El de Arimatea dibujó una triste sonrisa.

-Si conocieras a Judas lo entenderías. Humillado y temeroso ante la violenta reacción del

propietario de la casa, el Iscariote debió comprender que, si la actuación de aquel seguidor del

rabí había sido tan radical, la del grupo acampado en la finca de Simón no podía ser menor. Y,

según Ismael, el traidor -cada vez más nervioso- explicó a los que le seguían que el Nazareno y

sus íntimos podían haber tomado la dirección del Olivete. Cuando los levitas le apremiaron para

salir en su persecución, el Iscariote les detuvo, asegurando que no era prudente enfrentarse a

sesenta hombres armados con espadas. Aquel cambio de planes, además, significaba que la

policía del Templo tendría que luchar y, posiblemente, capturar también a los apóstoles o,

cuando menos, a los líderes del grupo de Getsemaní. Y las órdenes de Caifás no eran

precisamente éstas. Para el sumo sacerdote, el único hombre importante era el Galileo. ¿Qué

hacer entonces?

»El pelotón se encontró, pues, en una difícil encrucijada. Y antes de arriesgarse tomando,

además, una iniciativa que no había sido contemplada por Caifás, decidieron regresar al templo.

»Aquello tranquilizó un poco a Judas, pero aumentó el nerviosismo de los jefes de los levitas.

Tal y como suponía, la reunión secreta de Caifás con sus incondicionales del Sanedrín había

sido fijada para la media noche. Y a eso de las once, cuando Judas y el grupo retornaron al

templo, algunos de los fariseos, escribas y saduceos habían empezado a llegar hasta la sala de

las «piedras talladas». El nerviosismo de los policías, al presentarse ante Caifás sin el

prisionero, era más que comprensible. El tiempo se les echaba encima y, por un momento,

tanto Judas como los sacerdotes llegaron a contemplar la idea de aplazar al prendimiento. No


1   ...   109   110   111   112   113   114   115   116   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.