Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página114/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   110   111   112   113   114   115   116   117   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

219

disponían de una fuerza lo suficientemente grande y poderosa como para arriesgarse a invadir

el huerto y capturar al Maestro.

»Tanto Ismael como yo -dejó entrever José con una gran amargura- llegamos a creer que,

de momento, toda estaba resuelto y que Jesús quedaría libre. Vana esperanza... Caifás no es

hombre que se dé por vencido fácilmente y su odio hacia Jesús es tal que no dudó en proponer

una solución que repugnó, incluso, a sus compinches: solicitar una escolta armada del

procurador romano. «De esta forma -argumentó el astuto sumo sacerdote-, el apresamiento de

ese impostor no será difícil y, de paso, la responsabilidad de la captura recaerá en las fuerzas

extranjeras de ocupación...

»Algunos de los miembros del Sanedrín trataron de que Caifás renunciara a este proyecto,

aludiendo a las constantes manifestaciones de Jesús sobre la no violencia. Pensaban, con razón,

que el Galileo no permitiría a sus hombres que desenvainaran sus armas. Pero Judas intervino

nuevamente. Y su cobardía salió a flote una vez más. Se manifestó de acuerdo con los

sacerdotes, pero no admitió que los discípulos llegaran a obedecer al Maestro. «La sugerencia

de Caifás -añadió- me parece excelente. Acudamos cuanto antes a la Torre Antonia...»

»Y los sacerdotes designaron una representación del Sanedrín, que acudió de inmediato al

cuartel general romano.

»Pero el centurión de guardia se negó a facilitarles una escolta. Era muy tarde y, por otra

parte, «esa orden debe partir de Poncio Pilato», les explicó el oficial. Los sacerdotes insistieron

y el centurión no tuvo más remedio que llamar a Civilis, el comandante en jefe de la guarnición

destacada en Antonia, a quien tú conoces.

»Nuestro común amigo -muy molesto por aquella visita- les preguntó las razones por las que

debía proporcionarles la escolta. Y Judas, antes de que los sacerdotes reaccionaran, se enfrentó

a Civilis, advirtiéndole que Jesús formaba parte de un grupo de «zelotes», clandestinamente

asentado en la finca de Getsemaní1.

»Aquella vil mentira del Iscariote hizo dudar al centurión. Los romanos, como sabes,

persiguen con saña a los revolucionarios.

1 Cuando consulté con el módulo sobre los «zelotes» o «zelotas», Santa Claus me facilitó la siguiente información:

"Este movimiento revolucionario y clandestino -similar en alguna medida a los actuales grupos terroristas de Europa y

América- empezó a desplegar su actividad guerrillera y de acoso al ejército romano en la época de Augusto y

acaudillados, en un principio, por un tal Judas ben Ezequías, de Galilea, que ya se había destacado en tiempos de

Herodes por el asalto a un arsenal del ejército real y por sus desmanes e incendios. Al tener noticia de estas bandas

que asolaban al país, Varo se apresura a llegar desde Antioquía con dos legiones. Arrasa las ciudades de Zippora

(Séforis) y Emmaús y los habitantes, partidarios del rebelde Judas ben Ezequías, son vendidos como esclavos. Varo

ordena la captura y ejecución de todos los «partisanos» del galileo, crucificando a más de 2 000 guerrilleros. Pero el

jefe, Judas «Galileo», logra escapar y, con la ayuda de otro extremista -un fariseo llamado Zadok- inicia tan lento pero

profundo movimiento de lucha clandestina contra el Imperio romano. Ya en tiempos de la infancia y juventud de Jesús

de Nazaret, este movimiento -que adopta el nombre de «zelotas» o «celadores»- empieza a ganar adeptos,

extendiéndose como una mancha de aceite por todo Israel. Galilea, una vez más, fue la cuna y corazón de estos

patriotas extremistas, que no cesan en sus hostigamientos contra la legión romana asentada en Cesárea y en el resto

de la nación judía. Camuflados bajo un ardiente espíritu religioso, estos «terroristas» del siglo I empuñan las armas,

bajo una doctrina que podría sintetizarse en los siguientes principios:

1. El Reinado de Dios sobre Israel es incompatible con cualquier dominación extranjera. Aceptar al César de

Roma como rey es violar la ley divina. Dios es el único rey del pueblo.

2. El culto al emperador, en cualquiera de sus formas, es abominable. El celo de muchos de estos «zelotas»

llegaba al extremo de no tocar siquiera las monedas romanas que llevasen la efigie del César. El pago de los impuestos

a Roma era una idolatría y una apostasía, ya que implicaba un sometimiento a Roma y al Emperador. (Precisamente el

nacionalismo «zelota» surge con Judas ben Ezequías a raíz de la orden de Augusto de que toda la nación hebrea se

empadrone. Esta operación de censo tenía, en realidad, una motivación económica, más que de estadística. Y ello

indignó a los judíos.)

3. Los judíos no debían esperar pasivamente la llegada del Reino de Dios. Era necesaria la colaboración con Dios,

mediante la revolución y la guerra santa. Creían en los milagros de Dios y consideraban que éstos debían estar siempre

al servicio de esa idea liberadora.

4. El objetivo principal de su lucha armada era conseguir la libertad e independencia política de Israel. Los

«zelotas» habían tomado la liberación de Egipto por Yavé como un símbolo y modelo a imitar.

5. Según la filosofía «zelota», la conversión a Dios exigía necesariamente la desobediencia a la autoridad romana

y estar dispuesto a sacrificar el dinero, la tranquilidad y hasta la vida en beneficio de estos principios «salvadores».

A la vista de todo esto, es fácil entender la confusión de algunos de los discípulos y apóstoles de Jesús -caso de

Simón, el Zelotes, y del propio Judas Iscariote-, que creyeron desde un principio que la doctrina del Galileo tenía mucho

que ver con todo este movimiento de liberación nacional.

Los «zelotas» fueron los causantes directos de las sangrientas revueltas contra Roma en los años 68 al 70 de

nuestra Era, así como de la registrada en el año 135. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

220

»No obstante, el oficial en jefe de la legión les ordenó que esperasen, mientras acudía a la

residencia del procurador.

»Total, que entre unas cosas y otras, el Sanedrín perdió una hora.

»Pilato se había retirado a dormir y, en un primer momento, no quiso saber nada del tema.

Pero los enviados de Caifás no cesaron en su empeño, obligando a Civilis a entrevistarse por

segunda vez con Poncio, anunciándole que en el referido campamento se había descubierto un

considerable arsenal de armas y que, si lograban capturar al «jefe» -a Jesús de Nazaret- el

procurador se apuntaría un importante triunfo, de cara al César.

»Al final, y quizá para quitarse de encima a los odiosos sacerdotes, Pilato dio la autorización

y el centurión de guardia encomendó el mando de un pelotón de 30 o 40 legionarios -no sabría

precisarte el número exacto- a su optio: un tal Arsenius. Y de esta forma, con grandes prisas,

aquella tropa salió de Jerusalén, guiada por Judas. El resto ya lo conoces...

Sí, lo conocía, pero varios detalles seguían sin explicación. Por ejemplo: ¿por qué el Iscariote

se despegó del pelotón? Lo lógico es que, si debía conducir a los soldados y a los levitas y

sirvientes del Templo hasta la finca de Getsemaní y revelar a la turba la identidad del rabí, no

se hubiese separado en ningún momento de sus secuaces. Además, si la intención del suboficial

romano era capturar a un supuesto «jefe zelota» y a su grupo, ¿por qué Arsenius se contentó

con prender a Jesús de Nazaret? ¿Por qué no asaltó el campamento?

(Como dije, en la mañana del sábado siguiente quedaría despejada la primera de las

incógnitas. En cuanto a la segunda, el propio procurador me daría una explicación en mi

próxima visita a la Torre Antonia.)

José, naturalmente, no puso aclararme estas dudas. Ni él ni Ismael se habían atrevido a

unirse al pelotón que salió del Templo minutos después de la doce y media de la noche por la

puerta Dorada. En cuanto a mi pregunta de por qué el Maestro había sido traído a la casa de

Anás, en lugar de ser trasladado de inmediato ante la presencia de Caifás, el de Arimatea -

evidentemente cansado- comentó:

-Feliz tú, Jasón, que no tienes que vivir las constantes intrigas de estos hombres impuros...

No lo sé con certeza, pero tengo entendido que Anás y su yerno están de acuerdo para retener

al Maestro en este lugar hasta que Caifás consiga reunir a un máximo de sacerdotes adictos. De

esta forma, el juicio será implacable. La ley señala, además, que el Consejo del Sanedrín no

puede reunirse antes de la primera ofrenda.

-¿Y a qué hora tiene lugar ese primer sacrificio?

-A las tres de la madrugada. Como ves, aún tenemos tiempo. Quizá se obre el milagro que

tanto deseamos...

Y José concluyó su detallada exposición, afirmando que aquel reptil llamado Caifás, con el fin

de no levantar sospechas -ni siquiera entre sus propios hombres y servidores-, había ordenado

a dos de sus confidentes que pagaran espléndidamente al optio romano para que, en contra

incluso de la opinión del jefe de los policías del templo, condujera a Jesús de Nazaret al

palacete de su suegro, Anás.

El de Arimatea se despidió, indicándome que tenía intención de entrar en la residencia del ex

sumo sacerdote y hacer cuanto estuviera en su mano -incluso sobornar al viejo Anás- para que

Jesús fuera puesto en libertad. Al verlo desaparecer en el interior de la casa no pude reprimir

un sentimiento de tristeza por aquel leal seguidor del Maestro. Estaba en su derecho de alentar

la esperanza. Lo que él no podía saber es que esa esperanza había muerto mucho antes: en el

huerto de Getsemaní...

Semioculto en la oscuridad del patio informé a Eliseo del curso de los acontecimientos,

rogándole que me avisase poco antes del alba. En aquellos instantes eran las tres de la

madrugada.

Volví al fuego. Pedro, encerrado en sus pensamientos, ni siquiera había advertido la llegada

de José de Arimatea. Se había sentado detrás de los levitas, cubriendo su calvicie con el manto.

Supongo que aquel gesto poco tenía que ver con el frío reinante y sí con su ardiente deseo de

que nadie volviera a descubrirle y delatarle.

Los policías y sicarios del Sanedrín seguían dándole vueltas a las tradiciones y leyendas

sobre los demonios. En la residencia de Anás, todo parecía tranquilo. No observé movimiento

alguno ni señal de violencia o agitación. Y supuse -erróneamente- que el interrogatorio del ex

sumo sacerdote se desarrollaba sin incidentes...


1   ...   110   111   112   113   114   115   116   117   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.