Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página130/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   126   127   128   129   130   131   132   133   ...   181
1 Antes de iniciar la misión, yo habla recibido una completa información sobre quién era este tetrarca o gobernador

de Galilea: Herodes, por sobrenombre Antipas o «igual a su padre». Y la verdad es que dicho apodo encajaba a la

perfección. Herodes Antipas había heredado el gobierno de las tierras del norte (Galilea) a la muerte de su funesto

padre, Herodes el Grande, en el año menos 4 de nuestra Era. Tenía 17 años. Según el primer testamento de su padre,

Antipas debería de haber recibido el reino de Judea. Pero Herodes el Grande cambió de idea y sustituyó a Antipas por

su otro hijo Arquelao, que se hizo cargo del citado reino de la Judea. Y Herodes Antipas recibió, como digo, Galilea. Un

tercer hijo, Filipo, fue designado también tetrarca de la Perea. Fue precisamente a este último a quien Herodes Antipas

le quitaría su mujer, la no menos célebre Herodias, responsable, al parecer, del asesinato del primo hermano de Jesús

de Nazaret, Juan el Bautista. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

251

preso. Esa gracia, potestad que recaía en el procurador, constituía uno de los gestos de amistad

y simpatía de Roma hacia sus súbditos. Encerraba, en consecuencia, un eminente carácter

festivo y, durante los días precedentes, tanto los vecinos de Jerusalén como los miles de

peregrinos se hacían lenguas, apostando por uno u otro candidato. En esta ocasión, el nombre

que sonaba con más fuerza entre los hebreos era el de «Barrabás». Según José de Arimatea,

un miembro activo del grupo revolucionario «zelota», un «fulano de padre desconocido, vil y

sanguinario, capturado por las fuerzas romanas en una revuelta»1.

Aquella aclaración del anciano amigo de Jesús me hizo comprender muchas cosas. En primer

lugar, y en pura lógica, la ciudad santa había despertado aquella mañana del viernes, 7 de

abril, sin la menor noticia del prendimiento de su ídolo: Jesús de Nazaret. Sólo unos pocos lo

sabían. En segundo término, la próxima e inminente manifestación de judíos ante la residencia

de Pilato no tenía nada que ver con el Maestro de Galilea. Aunque Jesús no hubiera sido hecho

preso, se habría celebrado de igual forma.

Fueron, como digo, las malas artes del Sanedrín y la casi total ausencia de amigos y

partidarios del Nazareno en dicha reunión multitudinaria, para pedir la liberación de un reo, lo

que desembocó en lo que todos ya conocemos.

El palacio de los antiguos Asmoneos -residencia provisional de Herodes Antipas durante sus

breves estancias en Jerusalén- se hallaba muy cerca de la muralla que corría desde el soberbio

conjunto palaciego de Herodes el Grande (en el extremo occidental de la ciudad) al Templo. Se

trataba de una vetusta construcción, a base de enormes sillares de 20 codos de largo por 10 de

ancho que, en palabras de Josefo, «no podían ser cavadas ni rotas con hierro, ni movidas con

todas las máquinas del mundo».

A las puertas del palacio nos salió al paso una parte de la guardia personal de Antipas,

integrada en su mayoría por mercenarios tracios, germanos y galos. Muchos de ellos habían

servido primero con el padre del actual Herodes2. Vestían largas túnicas verdes -de media

manga- con el trono y vientre cubiertos por una especie de «camisa» o coraza trenzada a base

de escamas metálicas. Casi todos portaban a la espalda sendos carcajes de cuero, repletos de

flechas. (Herodes, a la vista del considerable número de soldados que llegué a detectar en el

interior del palacio, debía temer por su seguridad personal.)

Civilis intercambió algunas palabras con los porteros y la guardia abrió paso a la escolta

romana y a un reducido grupo de sacerdotes. El resto, incluido José de Arimatea, tuvo que

esperar frente al edificio.

Una vez más, la fortuna se puso de mi lado. Antes de emprender el camino hacia el interior

del palacio, el centurión me tomó por el brazo, anunciándome que el tetrarca era un entusiasta

de Grecia y que, silo estimaba oportuno, él tendría sumo placer en presentarme a Herodes y

hablarle de mis virtudes como astrólogo al servicio del Emperador. En principio acepté

encantado, aunque en los planes de Caballo de Troya no figuraba precisamente ningún tipo de

entrevista con aquel personaje.

Lógicamente, el centurión no podía imaginar que el interrogatorio de Antipas a Jesús de

Nazaret resultaría tan breve como estéril.

A pesar de lo antiguo de aquel palacio, Herodes se había encargado de embellecerlo hasta

límites insospechados. Desde el patio central, ocupado por un estanque rectangular y sobre

cuyo enlosado picoteaba un sinfín de palomas, varios de los criados, conducidos siempre por un

somatophylax o «guardaespaldas» de la corte herodiana (que respondía al nombre de Corinto),

nos fueron guiando hasta el piso superior. En aquella primera planta del palacio, abierta en su

totalidad hacia el jardín interior y cubierta por un artístico claustro de mármol, se hallaba la

sala de audiencias de Antipas.

Lo primero que me llamó la atención de aquella espaciosa sala, perfectamente iluminada por

tres grandes ventanales orientados hacia el norte, fue un sillón de madera negra,

magistralmente tallado y situado a la derecha de la cámara. Se trataba, sin duda, de un trono.

1 Al consultar los archivos de Santa Claus, el ordenador central confirmó que el nombre de «Barrabas» era de

origen semítico (más exactamente arameo). Podía tener varios significados: Bar, que significa «hijo» en arameo y

«Rabba» o maestro y rabí. También cabía la explicación de «Bar Abba» o «hijo de su padre», que era un modo de

llamar a cualquiera cuyo padre resultaba desconocido. (N. del m.)

2 Algunos de aquellos galos habían formado parte de la guardia de Cleopatra, reina de Egipto, cifrándose su número

en más de 400. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

252

Había sido elevado sobre un entarimado, también de oscura madera. A corta distancia, y

ocupando el centro de la sala, se abría una piscina circular de cuatro o cinco metros de

diámetro y una profundidad difícil de precisar, a causa del líquido blanco que la llenaba. A los

pies del trono, una veintena de individuos aparecían recostados en voluminosos y blancos

almohadones de plumas. Al vernos se hizo un gran silencio.

Pero, por más que traté de identificar a Antipas, no lo logré. El Maestro fue situado por el

centurión frente al sillón, de madera, entre la piscina y aquella pléyade de acicalados «primos y

amigos» del tetrarca, que miraban estupefactos al galileo y a los legionarios romanos.

Caifás rompió al fin aquel violento silencio. Se adelantó hacia el grupo de cortesanos y

extendió el pergamino de las acusaciones a un individuo extremadamente flaco, igualmente

recostado y semioculto entre los cojines.

Al ponerse en pie apareció ante mí un Herodes difícil de imaginar. A pesar de sus 55 años, su

aspecto era el de un viejo. Bajo una túnica prácticamente transparente se adivinaba un pellejo

esquelético, sembrado de costras cenicientas y sucias, que los romanos denominaban la

enfermedad de «mentagra»


1   ...   126   127   128   129   130   131   132   133   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.