Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página131/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   127   128   129   130   131   132   133   134   ...   181
1.

Aquellas úlceras -que hoy nos harían pensar en una posible sífilis- se habían hecho

especialmente prolíficas en sus manos, cuello y rostro. Para colmo, Antipas lucía un cabello

largo y recortado en la frente, teñido de un rubio aparatoso.

Después de examinar el pergamino, Herodes fijó su mirada en Jesús, al tiempo que el sumo

sacerdote se deshacía en todo tipo de explicaciones sobre el proceso que se había seguido

contra aquel impostor y sobre los deseos del procurador romano de que el tetrarca procediera

al interrogatorio del galileo.

Antipas arrojó el rollo a los pies de Caifás. Este, confundido por la inesperada reacción del

gobernador de Galilea, enmudeció, mientras uno de sus levitas se apresuraba a recoger el

pergamino.

Y sin pronunciar una sola palabra, el enjuto tetrarca comenzó a dar vueltas en torno al

Nazareno. Al final se detuvo frente a Jesús, estallando en sonoras carcajadas. Los cortesanos

no tardaron en imitarle y las risas terminaron por retumbar en los muros de mármol de la

estancia.

Herodes levantó entonces sus brazos y las carcajadas cesaron al instante.

Después, bajando sus manos lentamente, comentó divertido:

-Así que, al final, este milagrero presuntuoso ha terminado por visitar a la vieja zorra...

El tetrarca, evidentemente, conocía al Maestro y estaba enterado de aquellas frases

pronunciadas por Jesús y en las que le había calificado de «zorra».

Antipas esperó la respuesta del prisionero. Pero el rabí, con la cabeza hundida sobre el

pecho, no se dignó mirarle. Durante algo más de un cuarto de hora, el hijo de Herodes el

Grande acosó a preguntas al prisionero. Pero no obtuvo ni una sola respuesta. Una de las

principales preocupaciones de Antipas -a juzgar por sus preguntas- se centraba en la

posibilidad de que aquel galileo fuera la reencarnación de Juan el Bautista, a quien él había

ejecutado tres años antes2. Saltaba a la vista que los remordimientos y el miedo habían hecho

presa en el alma de aquel gobernante despótico y cruel.

1 Plinio el Viejo, en su Historia Natural, describe esta enfermedad asegurando que las citadas úlceras empezaban

siempre por el mentón. De ahí el nombre de «mentagra». Según nuestro computador, aquella dolencia fue importada

desde Asia por un ciudadano de Perusa. (N. del m.)

2 Cuando Herodes Antipas se enamoró de la mujer de su hermano Filipo, tetrarca como él de la región de Perea, al

este del Jordán, aprovechó un viaje a Roma para unirse a Herodías. Su esposa legítima, hija del jeque árabe Areta,

cuarto rey de los nabateos, tuvo que salir de Israel, regresando con su familia. Desde entonces, Juan el Bautista

aprovechó cuantas oportunidades tuvo para reprochar a Herodes y a su amante, Herodías, su adulterio permanente.

Las críticas del primo hermano de Jesús fueron tan duras que Antipas, posiblemente por consejo de Herodías, mandó

encarcelar al Bautista en una apartada fortaleza situada en la orilla oriental del Mar Muerto y que los beduinos llaman

aún el Mashnaka o «Palacio Colgado». Allí sería decapitado poco después. Desde entonces, Antipas vivió consumido por

el miedo creyendo que el fantasma de Juan el Bautista regresaría algún día para hacer justicia. Según nuestras

investigaciones, era muy improbable que Antípas hubiera accedido a degollar al Bautista a raíz de la famosa danza de

Salomé, la hija de Herodias. En aquella época, Salomé debía ser una adolescente. El verdadero nombre de la hijastra

de Herodes nos es conocido gracias al testimonio de F. Josefo y a la inscripción de una moneda en la que aparece junto

a su marido Aristóbulo. Según los historiadores, la versión más racional v verosímil es que Juan el Bautista fuera

encarcelado y ejecutado como consecuencia de sus agrias críticas contra el tetrarca y contra la esposa de Filipo. (N. del

m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

253

Decepcionado por el silencio del Galileo, Herodes cambió de táctica. Y señalando a uno de

sus leales, exclamó:

-¡Manaén!... ¡Llama a Herodías!

Y el viejo syntrophos o preceptor de Herodes Antipas se apresuró a salir del salón de

audiencias, en busca de la amante de su señor.

Herodes, lejos de irritarse por el mutismo del Galileo, parecía íntimamente complacido.

Aquella actitud resultaba muy extraña y, disimuladamente, fui bordeando el filo de la piscina,

procurando no resbalar sobre el pulido pavimento de mármol con incrustaciones de coral rosa.

Su pasión por el helenismo, tal y como me había adelantado el centurión, se notaba, no sólo en

su atuendo y en los hombres que le rodeaban, sino también en la decoración del palacio. Aquel

piso, por ejemplo, primorosamente trabajado a base de diminutas porciones del uniforme v

brillante coral llamado «piel de ángel» -extraído posiblemente del Mediterráneo- era una de las

pruebas más elocuentes del refinamiento de que hacía gala aquel personaje. Los artesanos

fenicios al servicio de Antipas habían logrado formar un gigantesco y hermosísimo «cuadro» de

la legendaria Medusa y de Teseo, su asesino1, embutiendo en las planchas de mármol miles de

gránulos de coral que daban forma a la citada escena mitológica.

De esta forma me aproximé a un costado de Civilis y, en voz baja, le pregunté por qué el

tetrarca adoptaba aquella actitud. El centurión -que conocía bien la desordenada vida de

Antipas- me sugirió una explicación nada despreciable:

Todo Israel sabe que Herodes temía y respetaba al fogoso profeta que llamaban el Bautista.

En alguna ocasión, este loco llegó a comentar que Jesús de Galilea podía ser Juan. No sería de

extrañar que, al comprobar el silencio del prisionero, su desequilibrada razón haya recobrado la

calma.

De pronto, Antipas salió de sus pensamientos y tomando una copa de cristal se aproximó al

estanque. Se inclinó y la llenó con aquel liquido blanco. Después, situándola a la altura del

rostro del Nazareno, le preguntó con soma:

-Dime, galileo, ¿podrías convertir la leche en vino?

Jesús, inmóvil, no pestañeó. Su cara seguía baja.

Herodes se encogió de hombros y regresó a su colchón de plumas. Uno de los criados,

posiblemente un eunuco, a juzgar por sus anillos en las orejas y sus caderas y ademanes

feminoides, se arrodilló ante el tetrarca, procediendo a calzarle. Aquellas sandalias con cintas

doradas me llamaron la atención. Ambas plantas aparecían cubiertas con una serie de finísimas

almohadillas. Una vez ajustadas, Antipas se puso nuevamente en pie y, ante mi sorpresa, bajo

el peso de su cuerpo, aquellas bolsitas empezaron a rezumar un líquido transparente y oloroso.

¡Eran «vaporizadores»! (una especie de desodorante que había empezado a hacer furor entre

las clases adineradas de Roma y Grecia y que eliminaba en buena medida los desagradables

olores de la transpiración).

Antipas no se rendía y trató de que el Maestro le divirtiera con alguno de sus prodigios.

Tomó una bandeja de plata en la que se alineaban unas pequeñas tiras de carne y

presentándosela a Jesús, le increpó en los siguientes términos:

-Si tú has sido capaz de multiplicar panes y peces, supongo que no te resultará muy difícil

hacer otro tanto con estas lenguas de flamenco... ¿Serias tan amable?

El silencio fue la única respuesta. Y Herodes, que había pasado de la burla a la cólera,

levantó la pieza de metal, dejando caer su manjar favorito sobre la cabeza y hombros del rabí.

La ocurrencia fue respaldada al momento por las risas de sus acólitos. Pero el Maestro no se

conmovió.

La grotesca escena se vio interrumpida por la súbita llegada de una mujer. Antipas, al verla,

se apresuró a acudir a su encuentro, tomándola por una mano y conduciéndola frente a Jesús.

A pesar de haber cruzado la barrera de los cuarenta, la belleza de Herodías, la amante de

Antipas, resultaba excitante. Su vestimenta constaba únicamente de una serie de gasas de


1   ...   127   128   129   130   131   132   133   134   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.