Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página141/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   137   138   139   140   141   142   143   144   ...   181
1 Pocos años después de la muerte de Cristo, numerosos samaritanos se congregaron en torno a un supuesto

Mesías, que les prometió descubrir los vasos sagrados enterrados por Moisés en uno de los montes de Samaria. Pilato

supo de esta multitudinaria manifestación en el monte Garizim y, rodeando con sus tropas a los samaritanos, dio la

orden de cargar sobre ellos, dando lugar a una gran mortandad. Samaritanos y judíos se dirigieron entonces a Vitelio,

supremo gobernador de la provincia de Siria, acusando a Pilato del horrible asesinato de miles de samaritanos. Vitelio

no tenía autoridad para juzgar al procurador de Israel y le envió a Roma, con el fin de que compareciese ante el

emperador. Pero, durante el viaje, Tiberio murió, haciéndose cargo del imperio Cayo, alias «Calígula». Éste, al conocer

los hechos, desterró a Poncio y a su familia a las Galias donde, al parecer, murió. (Algunas tradiciones apuntan hacia el

hecho de que Pilato terminó por refugiarse en lo que hoy conocemos por Lausanne, en Suiza, suicidándose.) (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

272

-¡Soy inocente de la sangre de este hombre! ¿Estáis decididos a que muera...? Pues bien,

por mi parte no le encuentro culpable...

El gentío volvió a aplaudir, al tiempo que se escuchaba la voz de otro de los sanedritas:

-¡Que su sangre caiga en nosotros y sobre nuestros hijos!

Y la multitud, coreó un solo hombre, coreó aquella trágica sentencia, ignorante de las

gravísimas horas que viviría la ciudad santa 40 años más tarde y en las que, justamente, la

sangre de muchos de aquellos hebreos y la de sus hijos sería derramada por las legiones de

Tito. Aunque a primera vista, la autojustificación del saduceo y del populacho pudieran parecer

una simple manifestación emocional, propia de aquellos momentos de odio y ceguera, la verdad

es que la citada afirmación encerraba un significado mucho más profundo y trascendental. Los

jueces ignoro si sucedía lo mismo con aquella masa humana, inculta y vociferante- conocían

muy bien lo que decía la ley mosaica a este respecto. La Misná, en su «Orden Cuarto»,

especifica textualmente que «en los procesos de pena capital, la sangre del reo y la sangre de

toda su descendencia penderá sobre el falso testigo hasta el fin del mundo».

Otra de las tradiciones judías afirma también «que todo aquel que destruyere una sola vida

en Israel, la Escritura se lo computa como si hubiera destruido todo un mundo y todo aquel que

deja subsistir a una persona en Israel, la Escritura se lo computa como si dejara subsistir a un

mundo entero».

Los sanedritas, por tanto, eran plenamente conscientes del valor y de la gravedad de su

sentencia, pidiendo que la sangre de Jesús cayera sobre ellos y sobre su descendencia.

Pilato secó sus manos con la parte inferior del manto y, dando la espalda a Caifás y a la

muchedumbre, saludó al Nazareno con el brazo en alto. Inmediatamente, al tiempo que se

encaminaba hacia la puerta del Pretorio, volvió su rostro hacia Civilis, diciéndole:

-Ocupaos de él.

Y los legionarios, con el centurión a la cabeza, siguieron los pasos del procurador,

retirándose de la terraza.

La suerte había sido echada.

A partir de aquellos momentos, los hechos se sucedieron en mitad de una gran confusión.

Por un lado, yo perdí de vista a Juan Zebedeo y a José de Arimatea y, por supuesto, a todos los

seguidores y simpatizantes del Maestro. Sólo después de abandonar la fortaleza Antonia

lograría entrevistarme de nuevo con el anciano José y animarle a que siguiera de cerca la

decisiva visita de Judas Iscariote a la sede del Sanedrín. Y digo «decisiva» porque, como tendré

oportunidad de relatar, las circunstancias que rodearon y acorralaron al traidor fueron más

complejas y extensas de como fueron descritas por los evangelistas.

La escolta que rodeaba a Jesús tomó el camino del túnel, desembocando nuevamente en el

patio porticado. Pilato, ante mi sorpresa, se hallaba presente cuando los legionarios se

detuvieron junto a la fuente. El procurador tenía prisa por acabar con aquel fastidioso asunto y

urgió a Civilis para que el reo fuera trasladado de inmediato al lugar de la ejecución. Al parecer,

y después de la pública derrota sufrida por el gobernador frente a los dignatarios del Sanedrín,

su propósito de regresar a Cesarea se había convertido poco menos que en una obsesión.

Poncio era consciente de que acababa de cometer un atropello y no tuvo valor para mirar

siquiera a Jesús.

El centurión cambió impresiones con varios de sus oficiales y, finalmente, fue designado un

tal Longino, un veterano soldado, natural de Túsculo, ciudad enclavada en los montes Albanos y

paisano y amigo del que fuera senador del emperador Augusto, Sulpicius

Quirinius1. Junto a este legado, Longino había combatido precisamente en la guerra contra

los homonadenses, una tribu levantisca que habitaba en la cordillera del Tauro, en la actual

Asia Menor. Era, a juzgar por sus modales, hombre parco en palabras, de mirada cálida y

directa y buen conocedor de aquellas gentes y de la tierra. En aquellos momentos -gracias a su

valor y probada honestidad- había alcanzado el grado de quartus princeps posterior o centurión

1 El famoso gobernador «Cirino», como se le conoce a través de los escritos romanos, desempeñó un papel

destacado a las órdenes de Augusto, siendo el responsable de los dos censos efectuados bajo el mandato del citado

César en la entonces provincia romana de Siria. El primero de estos censos tuvo lugar entre los años 10 y 7 antes de

Cristo, y file, precisamente, el que movilizó a José y Maria en dirección a Belén. El segundo censo ocurrió entre los años

6 y 7 de nuestra Era. En esta segunda ocasión, Sulpicius Quirinius o «Cirino» fue enviado por Roma en compañía de

Coponio, primer procurador de Judea. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

273

de la segunda centuria, del segundo manípulo, de la cuarta cohorte. Por su edad -posiblemente

rondaría los 55 o 60 años- debía estar a punto de cesar en el servicio. Sus cabellos apuntaban

ya numerosas canas y sobre su pómulo y ceja derecha discurría una profunda cicatriz, fruto, sin

duda, de alguna de las contiendas en las que se había visto envuelto desde su juventud.

Civilis, en mi opinión, estuvo sumamente acertado al elegir a Longino como capitán y

responsable de la escolta que debía acompañar al Maestro hasta el Gólgota. Por un momento

temblé ante la posibilidad de que dicha designación hubiera recaído, por ejemplo, en el cruel

Lucilio, alias Cedo alteram.

En total fueron nombrados cuatro legionarios y un optio, o suboficial como patrulla

encargada de la custodia y posterior ejecución. Mi sorpresa fue considerable al comprobar que

el optio o lugarteniente de Longino era precisamente Arsenius, el romano que había dirigido el

apresamiento del Nazareno en la falda del Olivete.

Todo parecía decidido. Longino encomendó a uno de sus hombres que procediera a la

medición de la envergadura del reo, mientras otro soldado se encaminó al puesto de guardia de

la entrada Oeste, en busca de un objeto cuyo nombre no acerté a escuchar.

Pilato estaba ya a punto de retirarse cuando Civilis, tras consultar con el responsable del

pelotón que debía conducir a Jesús, le sugirió algo que, en principio, no estaba previsto: ¿por

qué no aprovechar aquella oportunidad para crucificar también a los dos terroristas,

compañeros de Barrabás?

El procurador dudó. Al parecer, la ejecución de aquellos asesinos había sido fijada

inicialmente para los días siguientes a la celebración de la Pascua.

Poncio hizo un mohín de desagrado, pero el centurión-jefe insistió, haciéndole ver que -tal y

como estaban las cosas-, aquella crucifixión colectiva simplificaría los posibles riesgos que

arrastraba siempre la muerte de unos «zelotas». Buena parte del pueblo judío protegía y

animaba a estos revolucionarios y era muy posible que la condena de tales guerrilleros pudiera

significar la alteración del orden público. Después de la implacable insistencia de los sacerdotes

en la promulgación de la pena capital para el Galileo, era dudoso que se registraran protestas si

la ejecución de los miembros del movimiento independentista tenía lugar al mismo tiempo que

la del supuesto «rey de los judíos».

El procurador escuchó en silencio los razonamientos de su comandante y, moviendo las

manos displicentemente, dio a entender a Civilis que tenía su aprobación, pero que actuara con

rapidez.

Con un simple movimiento de cabeza, el centurión indicó a Arsenius que se ocupara del

traslado de los «zelotas». En ese momento, Pilato reparó en mi presencia y, mientras los

oficiales esperaban la llegada de los nuevos reos, el voluminoso procurador me tomó aparte,

diciéndome:

-Jasón, ¿qué dice tu ciencia de todo esto...? No he tenido tiempo de preguntarte con

detenimiento sobre ese augurio que pronosticabas para hoy... Háblame con claridad... ¡Te lo

ordeno!

La curiosidad y el miedo consumían a Poncio a partes iguales. Así que no tuve más remedio

que improvisar.

-Esta medianoche pasada -le mentí-, cuando me encontraba en el monte de las Aceitunas

presentí algo... Y tras buscar un lugar puro, un «augurale», me volví hacia el septentrión,

trazando en tierra con mi cayado el templum o cuadrado. Después, como sabes, tomé este

lituus -señalándole mi «vara de Moisés»- e hice el ritual de la descripción de las regiones


1   ...   137   138   139   140   141   142   143   144   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.