Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página147/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   143   144   145   146   147   148   149   150   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

284

El viento golpeaba los mantos de las hebreas, que no cesaban de sollozar. Y Jesús, tras una

breve pausa, añadió:

-Mi misión está casi cumplida. Muy pronto me iré con mi Padre... pero la época de terribles

males para Jerusalén no ha hecho más que empezar...

Los escalofríos arreciaron y, haciendo un último esfuerzo, concluyó:

-Veréis llegar días en los que digáis: «Benditas las estériles y aquellas cuyos senos no

amamantaron a sus pequeños...» En esos días pediréis a las rocas que caigan sobre vosotras

para libraros del terror de vuestras tribulaciones.

Aquellas mujeres habían sido valientes. Mucho más que los discípulos y amigos del Maestro.

A excepción de Juan Zebedeo, de José de Arimatea y del joven Marcos -a quien encontraría

pocos minutos después-, el resto no había tenido el coraje suficiente para seguir a su Maestro,

ni siquiera de lejos. El Nazareno, en mitad de su turbación, tuvo que darse cuenta y quizá por

ello dirigió aquellas palabras al puñado de seguidoras.

El soldado, sujetando el pilum con ambas manos, obligó a retroceder a las judías. Pero una

de ellas, en lugar de obedecer, se adelantó hasta el infante, mostrándole una moneda. Después

susurró algo al oído del verdugo. Este aceptó el dinero y tras comprobar lo que encerraba la

mujer en su otra mano la dejó pasar. La hebrea, a quien yo había visto en las faenas

domésticas del campamento de Getsemaní, corrió hacia el rabí y, clavando sus rodillas en el

suelo, extendió su mano izquierda, depositando algo en los labios del Nazareno. ¡Eran pasas!

¡Pasas de Corinto! Uno de los frutos preferidos de Jesús...

La buena mujer logró introducir hasta tres pasas en la boca del Maestro. No hubo tiempo

para más. El mismo legionario que le había dejado pasar, una vez apartado el grupo, volvió

sobre sus pasos, forzando a la hebrea a abandonar el lugar.

Conmovido por aquel postrer gesto de amor hacia el Hijo del Hombre no vi llegar a Longino.

Junto a él se hallaba un hombre corpulento, de unos 50 años y de piel blanca, aunque

ligeramente cetrina. Se tocaba con un turbante y sus ropajes se diferenciaban del común de los

hebreos por unos pantalones de color verdoso brillante, muy holgados y recogidos en la mitad

de la pierna.

Por lo que pude apreciar hablaba sólo griego y con evidentes dificultades. A una orden del

centurión cargó el patibulum de Jesús y los legionarios se incorporaron, reanudando sus

latigazos sobre las espaldas de los «zelotas». El optio volvió a la cabeza del pelotón mientras

Longino señalaba a dos de sus hombres que se ocuparan del tercer prisionero. Los infantes

colgaron sus escudos en bandolera y auparon al Galileo, sujetándole por las axilas.

La comitiva se dividió entonces en dos partes. En primer lugar, los rebeldes, con Arsenius

abriendo el cortejo. Detrás, a cosa de cinco o diez metros, otros cuatro verdugos; dos de ellos,

sosteniendo al rabí. E inmediatamente, cerrando el pelotón, el llamado Simón, natural de

Cirene, un país situado entonces en el norte de África, entre Egipto y Tripolitania.

Durante el tiempo en que el Cristo permaneció colgado de la cruz, tuve ocasión de

intercambiar algunas palabras con aquel cireneo, elegido por el centurión por su fuerza física.

Según me relató, Longino se fijó en él cuando, en compañía de otros amigos y peregrinos como

él desde Cirene, se dirigía por la ruta de Jaffa, desde el campamento que les servía de

provisional refugio, hacia el Templo. Como judío tenía intención de asistir a los oficios rituales

de aquel viernes. Pero sus propósitos se vieron arruinados por la inesperada llamada del oficial

romano.

No venía, por tanto, de ninguna heredad, como han explicado numerosos comentaristas

bíblicos. Aquel Simón, como otros muchos peregrinos, había acudido a la fiesta de la Pascua y,

al no disponer de un mejor albergue, había montado su tienda muy cerca de las murallas. De

ahí el error de Marcos (15,21), cuando afirma que «volvía del campo».

Por supuesto, en aquel tiempo, Simón de Cirene no conocía prácticamente a Jesús. Algo

había oído, sí, sobre sus prodigios y curaciones, pero, al menos en aquellos históricos

momentos, la tragedia del Hijo del Hombre no le afectó lo más mínimo. Cumplió con lo que le

habían ordenado, permaneciendo después durante algún tiempo cerca de las cruces por pura

curiosidad.

Años más tarde, sin embargo, tanto él como sus hijos Alejandro y Rufus se convertirían en

eficaces propagadores del evangelio en el norte de África.

Envueltos en la silbante tempestad de arena, los soldados cruzaron el camino, dispuestos a

salvar los últimos metros que nos separaban del lugar de ejecución.

Caballo de Troya

J. J. Benítez

285

Los hombres que ayudaban al Nazareno habían pasado los brazos de éste por encima de sus

respectivos hombros, sujetando al reo por la cintura y por ambas muñecas.

Y así, inválido, arqueando la pierna derecha con dificultades y con la izquierda inutilizada,

aquel despojo humano fue socorrido y trasladado hasta el pie del Gólgota. De acuerdo con mi

cómputo, la «vía dolorosa» -nunca mejor empleado el calificativo- había supuesto un total de

480 metros, aproximadamente.

Eran las 12.30 horas del viernes, 7 de abril.

Medio cegado por las partículas de polvo y tierra, a punto estuve de tropezar con las rocas

calcáreas que se derramaban en aquel paraje, al noroeste de la ciudad. Sin saberlo me

encontraba ya al pie del «Rás» o «Cabeza», también conocido por Calvario y Gólgota1.

Aunque la visibilidad era aún aceptable, los remolinos de arena dificultaron mi primera

exploración de aquel lugar. Sólo después del fallecimiento del Nazareno -una vez calmada la

tormenta y «libre» el sol del singular fenómeno que se registraría pasadas las 13.30 horas-

pude analizar con un cierto sosiego el punto donde realmente me hallaba.

El centurión y sus hombres conocían bien aquel cerro rocoso porque de eso se trataba en

realidad- y se apresuraron a alcanzar la cima. El primero y más grande de los peñascos (puesto

que la formación abarcaba dos moles prácticamente contiguas) tenía una altura máxima de seis

o siete metros, tomando como referencia el nivel del sendero que lamía casi las bases de

ambos promontorios.

Al ir ascendiendo por las erosionadas costras de carbonato de cal, lo primero que me llamó la

atención fue la escasísima vegetación existente en el lugar y lo redondeado del cerro en

cuestión. Era muy probable que aquella desnudez de la roca -observada desde una cierta

distancia- hiciera volar la imaginación de los habitantes de Jerusalén, denominando a aquel

peñón con el referido nombre de «cráneo»2.

El lugar, por supuesto, resultaba ideal para este tipo de ejecuciones públicas. Se levantaba a

un centenar de metros de la mencionada puerta occidental de Efraím y, como digo, al pie

mismo del transitado camino hacia Jaffa. Si realmente se pretendía impresionar a los habitantes

y peregrinos de la ciudad santa, aquél constituía un punto de notable interés.

En lo que concierne a las dimensiones del Gólgota o «Cabeza» (y hago referencia a esta

denominación -«Râs»- porque se trata de la última explicación ofrecida por el prestigioso

arqueólogo Vicent, en base a lo que pudo escuchar de un viejo habitante del barrio del actual

Santo Sepulcro), el cabezo más voluminoso, sobre el que iban a practicarse las crucifixiones,

estimo que sumaría entre 20 y 30 metros de diámetro en la base, con una corona o cima

redondeada de otros 12 a 15 metros, aproximadamente. En cuanto al peñasco situado

inmediatamente y hacia el norte, sus dimensiones eran sensiblemente menores.


1   ...   143   144   145   146   147   148   149   150   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.