Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página156/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   152   153   154   155   156   157   158   159   ...   181
1.

El ganador plegó cuidadosamente «su» túnica mientras, entre la multitud, se escuchaban

frases hirientes contra el Maestro:

-Tú, que querías destruir el Templo y reconstruirlo en tres días..., ¡sálvate a ti mismo!

-Si tú eres el Rey de los Judíos -interrogaban otros-, baja de la cruz y te creeremos...

-Se ha confiado a Dios -bendito sea- para que le liberara y ha llegado a pretender ser su

Hijo... ¡Miradle ahora!: crucificado entre dos bandidos.

El autor de aquella última frase -otro de los sacerdotes de Caifás- no consiguió el efecto

apetecido. La muchedumbre, por supuesto, no consideraba a Gistas y Dismas como ladrones y

apenas si coreó al malintencionado saduceo.

Mientras los soldados guardaban las prendas del Maestro, me asaltó un pensamiento: ¿Qué

ocurriría con aquellas vestiduras? ¿Dónde irían a parar?

1 Aunque no soy entendido en los misterios de la llamada Cábala o Qabbalah (vocablo hebreo equivalente a

«conocimiento» o «tradición»), invito a quien pueda leer este diario a someter las sucesivas numeraciones aparecidas

en los dados al método de conversión utilizado por Cagliostro y que supone una pretendida correspondencia entre los

números y tas letras, según los alfabetos hebreo y latino. Yo lo he hecho y he quedado sorprendido ante las palabras

que parecen formar los números « 153-634-135-153»... No sólo aparece el nombre «cósmico» de Jesús -siempre

según el Esoterismo-, sino que, sobre todo, cuando esa secuencia numérica es «traducida» o «convertida» en letras

(las del alfabeto hebreo), los expertos en Cábala descubrieron con asombro todo un «mensaje». A través de este

sistema conocido en la ciencia cabalística como «gueematria»-, estos números (en el mismo orden que aparecen en el

texto) fueron «descifrados» e interpretados, obteniendo, como digo, un «mensaje múltiple». No voy a desvelar aquí y

ahora este increíble «mensaje». Prefiero que sea el lector quien trabaje sobre este apasionante enigma y descubra por

sí mismo el «secreto» de dicha numeración. Sólo añadiré algo: en mi deseo de comprobar y analizar cuantos datos

aparecen en este Diario, sometí las referidas tiradas de los dados a un frío y riguroso examen, por parte del catedrático

de Ciencias Matemáticas y Estadísticas, J. A. Viedma, y de un grupo de especialistas en Informática, encabezados por

mi buen amigo José Mora, todos ellos residentes en Palma de Mallorca. Pues bien, según estos expertos, el cálculo de

probabilidad matemática de que puedan salir dichos números, y en ese orden, es de 1 : 1.679.616 = 0,00000059537.

Es decir, la probabilidad resultaba bajísima. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

301

De algo sí estoy seguro: que los legionarios no regalarían ni se desprenderían así como así de lo

que, según la costumbre, les pertenecía. Por otro lado, además, seguir la pista de dichos

vestidos no era cosa fácil para los discípulos de Jesús. La mayoría de aquellos romanos

regresarían pronto a su campamento-base, en la ciudad de Cesarea y, con el paso de los

meses, muchos cambiarían de destino o serian licenciados. Todo esto me hizo sospechar que -

al contrario de lo que ocurriría con el lienzo que sirvió para su enterramiento-, Jesús de Nazaret

no era muy partidario de que sus discípulos guardaran estas reliquias, susceptibles siempre de

convertirse en motivos de adoración supersticiosa, con el consiguiente riesgo de olvidar o

relegar a segundo plano su verdadero mensaje...1

Concluido el reparto de las vestiduras, Longino pidió a su lugarteniente que examinara

también las fijaciones de los reos. El optio se aproximó primero a la cruz de la derecha y tocó la

cabeza del clavo del pie izquierdo del guerrillero. Parecía sólidamente clavado. El «zelota», con

el cuerpo desmayado y violentamente encorvado hacia adelante, no había parado un momento

de aullar y retorcerse, intentando sobrevivir. Pero las penosas, cada vez más duras, condiciones

para robar algunas bocanadas de aire, sólo habían añadido nuevos dolores y mayores

hemorragias a su organismo.

Al ver a Arsenius al pie de su cruz, Gistas hizo un supremo esfuerzo y tensando los músculos

de sus hombros logró elevar los brazos. Inspiró y, al momento, mientras expulsaba el escaso

aire conseguido, lanzó un salivazo, mezclado con sangre, contra el suboficial, insultándole.

Indignado, el ayudante del centurión se hizo con una lanza, replicando con el fuste de madera

en plena boca del estómago del «zelota». El castigado diafragma se resintió aún más.

hundiendo al condenado en un proceso más acelerado de asfixia. Sin dejar de mirar hacia

arriba, desconfiando, el optio repitió la comprobación en los pies de Jesús y, finalmente, con los

clavos del tercer crucificado. Este había ido recobrando el sentido, aunque su mirada

consecuencia posiblemente del aguardiente- se había tornado opaca y extraviada. El dolor le

había sacado de su inconsciencia y los gemidos no cesarían ya.

De pronto, entre berrido y berrido, Gistas, con el rostro bañado por un sudor frío, giró su

cabeza hacia la izquierda, gritándole al

Maestro:

-Si eres el Hijo de Dios... ¿por qué no aseguras tu salvación y la nuestra?

Al instante, sofocado por el esfuerzo, cayó sobre los puntos de apoyo inferiores, jadeante y

empeñado en nuevas y rapidísimas inspiraciones.

1 Como saben bien los seguidores de las iglesias -especialmente de la Católica-, el número actual de reliquias,

supuestamente relacionadas o pertenecientes a la Pasión del Galileo, supera el millar. Esto, desde un punto de vista

objetivo, arqueológico y científico, es tan absurdo como imposible. En la basílica de Saint-Denis, en Argenteuil, al norte

de Paris, se conserva, por ejemplo, una supuesta «túnica sagrada». Y Otro tanto ocurre en la catedral de Tréveris. Con

los debidos respetos a los que creen en ambas «túnicas«, ninguna de las dos puede ser la que lució el Maestro de

Galilea. En la primera, aunque las dimensiones son aproximadas a las reales (1,45 metros de longitud por 1,15 de

anchura), careciendo incluso de costuras, el tejido, en cambio, lo constituye un burdo entramado de hilos de estopa de

cáñamo, que nada tiene que ver con la naturaleza de las prendas utilizadas habitualmente por los hebreos en aquella

época: algodón, lana y lino. (Por una túnica confeccionada con una tela tan raída como tosca, los legionarios no

hubieran perdido el tiempo sorteándola.) En cuanto a la segunda, aún resulta más difícil de identificar. Se trata de una

serie de trozos de un tejido muy fino y parduzco, envueltos y protegidos contra la polilla entre dos telas. Una de éstas

es de seda adamascada, fabricada posiblemente en Oriente entre los siglos vi y ix. Con los clavos y la cruz de Cristo

ocurre algo parecido. Según la tradición, la piadosa emperatriz santa Elena los desenterró en el siglo IV. (Para empezar,

dudo que las fuerzas romanas perdieran el tiempo y el dinero sepultando las stipes y patibulum, así como los clavos,

después de cada ejecución, como pretenden algunos exegetas, en defensa de la tradición de la mencionada madre del

emperador Constantino.) Según estas mismas leyendas, santa Elena mandó hacer un freno con uno de los clavos para

el caballo de su hijo (hoy se conserva en Carpentras). Con otro formó un circulo para el casco de Constantino y se dice

que aquel círculo forma ahora parte de la corona de hierro de los reyes lombardos, conservada en Monza. Con el tercer

clavo dícese que sirvió para apaciguar una tempestad en el Adriático... El caso es que, en la actualidad, en varias

iglesias de Europa se veneran supuestos clavos de la Pasión, hasta un total de ¡diez!: dos en Roma, uno en Santa Cruz

de Jerusalén, en Santa María del Capitolio, en Venecia, en Tréveris, en Florencia, en Sena, en París y en Arras.

Respecto a los maderos de la cruz de Jesús, el asunto se complica mucho más. El mundo de los cristianos está

materialmente sembrado de astillas de todos los tamaños, todas ellas supuestamente extraídas de la verdadera Cruz.

Como decían Breckhenridge y Salmasio, entre otros, «sí se juntasen estas reliquias podríamos plantar un bosque...»

Quizá el trozo más voluminoso es el que se venera en España: en Santo Toribio de Liébana, en la provincia norteña de

Santander. La tradición asegura que este lignum crucis fue traído desde Jerusalén por santo Toribio, obispo de Astorga,

en España, y contemporáneo de san León 1 el Grande. lino de los datos a favor de este supuesto resto de la cruz en la

que fue colgado el Maestro es el tipo de madera: pino. Pero, desde un punto de vista científico, las dudas siguen

envolviendo su origen. (N. del m.)


1   ...   152   153   154   155   156   157   158   159   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.