Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página163/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   159   160   161   162   163   164   165   166   ...   181
1.

Externamente había cesado toda evidencia respiratoria. El Maestro, con la barbilla hundida

sobre el esternón, permanecía con la boca entreabierta.

Me apresuré a dirigir los ultrasonidos sobre la región cardíaca. Caballo de Troya estimó que,

a partir de las 14.54 horas -cuando el tableteo del corazón llevaba unos tres minutos,

aproximadamente, con una frecuencia vertiginosa (que alcanzó su pico máximo en las ya

mencionadas 169 pulsaciones-minuto)-, el pulso bajó en picado. El nódulo senoauricular (que

late normalmente a razón de 72 veces por minuto) se colocó muy por debajo de los 60

impulsos y, en cuestión de segundos, todo el miocardio entró en una fibrilación ventricular. A

los 30 segundos de arritmia, el Maestro cayó fulminado, aunque la parada cardíaca final no se

produjo hasta dos minutos y medio después. Según estas apreciaciones, el fallecimiento de

Jesús de Nazaret pudo ocurrir a las 14.57 horas y 30 segundos, aproximadamente, del viernes,

7 de abril del año 30.

A pesar del gasto cardíaco, el riego sanguíneo que llegaba al cerebro fue insuficiente,

provocando, entre otros efectos, el referido desmayo o pérdida de conciencia del que no habría

retorno.

-Ha muerto...

El centurión pronunció aquellas dos palabras con una cierta piedad. Como si la desaparición

de aquel ajusticiado hubiera representado algo para él... En realidad, como he dicho, la muerte

clínica del Nazareno no se produciría hasta pocos segundos más tarde. Pero esto no podía

saberlo Longino.

El Maestro no tardaría en entrar en la muerte biológica. Suspendido por los clavos de las

muñecas, su vientre aparecía muy hinchado. El tórax había quedado hundido y los músculos

pectorales -que no habían cesado de oscilar y convulsionarse- yacían rígidos, desmayados.

Entre las ramas y púas del casco se apreciaba ya, cada vez más marcado, un círculo violado

alrededor de la deformada nariz. Las sienes, semiocultas por los cabellos, se hallaban hundidas

y la oreja derecha, algo visible, se había retraído. La piel situada inmediatamente por encima

de la barba se arrugó y el globo ocular se fue oscureciendo, como silo cubriera una especie de

1 Esta «señal», que suele preceder a la muerte, bien conocida de los médicos, presenta generalmente en el ojo

derecho una opacidad de la esclerótica algo más pálida que en la del izquierdo. Casi siempre se registra esta «mancha

ocular» con cierta antelación en un ojo que en el otro. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

314

tela viscosa. Por las heridas de los clavos -especialmente en la del pie derecho- seguía

manando sangre, aunque la coloración era ya mucho más rosada. (La volemia en el instante del

fallecimiento había rebasado la barrera del 50 por 100. Es decir, el Cristo había derramado más

de la mitad de su volumen sanguíneo.)

Justo en aquellos momentos se registró la relajación de sus esfínteres, que añadieron al ya

tétrico aspecto de Jesús el fétido olor de unos excrementos casi líquidos y amarillentos que se

deslizaron por las caras interiores de sus piernas.

Dudé a la hora de utilizar el circuito «tele-termográfico». Sin embargo, a pesar de mi

aturdimiento, cumplí lo establecido por el proyecto. De aquel último y rápido examen pudo

deducirse, por ejemplo, que la acumulación de sangre en las extremidades inferiores -a pesar

de la ruptura de una de las arterias del pie derecho- había sido considerable. A los pocos

segundos de la muerte, la temperatura de dichas extremidades inferiores como consecuencia

de la sobrecarga sanguínea era de un grado centígrado por encima de lo normal.

Al chequear los tejidos superficiales se comprobó también que el agudo y decisivo proceso

de tetanización había inutilizado las piernas y muslos del Nazareno a los 12 minutos de su

elevación y enclavamiento en el árbol. Esto confirmaba mis impresiones sobre los titánicos

esfuerzos que tuvo que desarrollar el rabí de Galilea cada vez que luchaba por una bocanada de

aire. Al fallar los hipotéticos puntos de apoyo de los clavos de los pies, como dije, fue la

musculatura superior (hombros, antebrazos y músculos intercostales) los que corrieron con el

gasto energético. Pero estas fibras se verían bloqueadas también por la tetanización pocos

minutos después: a los 18, los deltoides, vastos externos de los brazos y supinadores, palmares

mayores, cubitales y ancóneos de los antebrazos. A los 20 minutos, aproximadamente,

quedaron diezmados los grandes pectorales y la potente red muscular de la zona superior de la

espalda: los trapecios. Esta casi «congelación» de la formidable musculatura del Galileo

precipitó su muerte, bajo el signo principal y horrible de la asfixia. Entre la pléyade de déficits

circulatorios, ventilatorios, renales y del sistema nervioso central que confluyeron y le

empujaron hacia el fin, Caballo de Troya consideró siempre que la raíz y causa básica del óbito

(si es que a esta muerte se le puede dar el calificativo de «natural>)) del Maestro fue la asfixia.

Hacia las 14.55 horas, el cerebro de Jesús ingresó en el coma «Depasé», con las trágicas

consecuencias que ello significa...

Las áreas de las perforaciones de los carpos y pies arrojaron un color azul intenso, señal

evidente del importante proceso inflamatorio que habían padecido y, consecuentemente, de

una mayor temperatura.

Para cuando situé el láser en el ojo de Jesús, la dilatación de la pupila ofreció únicamente

una mancha oscura, signo claro de una pérdida de visión. La temperatura de las estrechas

zonas periféricas de la córnea, sin embargo, aún conservaban calor y fue posible registrar unos

breves «anillos» azules. El cristalino, en definitiva, aparecía opacificado, y el iris asimétrico.

En realidad, poco más se podía hacer. El general Curtiss luchó para que los técnicos

perfeccionasen el sistema de «resonancia magnética nuclear», que nos hubiera permitido

rastrear los movimientos atómicos de algunas zonas claves del cerebro del Nazareno, pero los

trabajos no llegaron a tiempo.

Tristemente, aquel Hombre, a quien yo había empezado a admirar y querer, había muerto. A

pesar de todo mi entrenamiento, al despojarme de las «crótalos», me dejé caer sobre la dura

superficie del Gólgota. La melancolía fue germinando en lo más intrincado de mi alma y sentí

cómo parte de mí mismo se iba con aquel ser. Una melancolía sin horizontes que, lo sé, no se

desprenderá de mi angustiado corazón hasta que la muerte cierre definitivamente mi pobre

existencia. Mientras, como aquel día junto a las cruces, sigo llorando.

Ni Eliseo ni nadie del proyecto lo supo jamás. A partir de aquel fatídico momento de la

muerte de Jesús, algo se hundió en lo más profundo de mi ser. Mis últimas horas en Palestina

no tuvieron casi sentido. Cumplí con lo programado por Caballo de Troya, pero casi como un

autómata. Y lo peor es que jamás pude rehacerme...

A las 14 horas, 57 minutos y 30 segundos -justamente cuando el corazón del Nazareno se

detuvo para siempre-, ocurrió lo inesperado. Con una sincronización que aún me aterra, y que

sólo puede tener una explicación, aquella «luna» gigantesca comenzó a moverse. Y con la

misma lentitud con que había cubierto el sol, así fue desplazándose hacia el Este,

devolviéndonos la transparente luminosidad de aquel viernes.


1   ...   159   160   161   162   163   164   165   166   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.