Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página174/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   170   171   172   173   174   175   176   177   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

335

bien, en vista de la actuación del Iscariote, entiendo que éste consideró -o trató de considerar

ante los sanedritas- que la entrega de su Maestro encajaba de lleno en lo que podríamos

denominar una «venta» o «transacción comercio» por la que, incluso, había percibido una

compensación económica. En este sentido, al menos en lo que concierne a bienes puramente

materiales casas, campos, etc.-, si el vendedor, una vez efectuada la operación, no la

consideraba justa o, sencillamente, decidía echarse atrás, podía recurrir dentro de un plazo de

12 meses, a contar a partir del día de la venta. La mencionada Misná, en el capítulo IX (4) del

citado apartado sobre «Votos de Evaluación» reza textualmente en este sentido:

«Si llegó el último día de los doce meses y no ha sido redimida (la casa, por ejemplo), se

hace definitivamente suya (es decir, del comprador), indiferentemente que la hubiera comprado

o que la hubiera recibido en regalo, puesto que está escrito en el Levítico (25,30): "a

perpetuidad". Antiguamente (el comprador) se escondía cuando llegaba el último día de los

doce meses a fin de que se hiciera definitivamente suya (la casa). Pero Hilel, «el viejo», dispuso

que (el vendedor) pudiera echar el dinero en la cámara del Templo, pudiera romper la puerta y

entrar (en la casa) y que el otro pudiera venir cuando quisiera y recoger su dinero. »

Judas, en consecuencia, había obrado de acuerdo con la Ley. No estaba conforme con la

«venta» de Jesús de Nazaret e hizo uso de su derecho, en el mismo día del pago de dicha

«transacción». Y aunque el Iscariote debía saber también que en el capítulo primero (apartado

3) del referido asunto de los Votos se aclara que «el moribundo y el que es conducido a la

muerte (por veredicto de un tribunal judío que no admite gracia) no pueden ser objeto de voto

ni pueden ser evaluados», forzó sus derechos al máximo, creyendo ingenuamente que aquel

gesto anularía dicha «venta». Hay que reconocer, en descargo de la culpabilidad del Iscariote,

que, por lo menos, apuró todas las posibilidades jurídicas, en beneficio del Maestro. De poco

sirvió, por supuesto, pero creo que es de justicia esclarecer este hecho, tan parcamente

contado por el escritor sagrado. Muchas personas podrán preguntarse -yo también lo hice- por

qué Judas accedió a esta «venta», si sabía que su traición desembocaría en el ajusticiamiento

del Nazareno. Personalmente, a la vista del mencionado comportamiento del Iscariote en la sala

del Sanedrín y, posteriormente, en la del tesoro, creo que Judas jamás llegó a pensar que su

Maestro sería condenado a muerte. Él lo había entregado a los dignatarios de las castas

sacerdotales, convencido de que éstos se limitarían a «custodiarle» e interrogarle y, a lo sumo,

encarcelarle o desterrarle. No trato de hacer una defensa extrema del traidor, pero su fría

venganza contra el Galileo y su movimiento se hubiera visto sobradamente colmada con la

vergonzosa captura y el posible desmembramiento de los discípulos. Pero los acontecimientos,

como sabemos, tomaron otros derroteros.

De lo que ya no puedo estar seguro es de cuál fue la razón que pesó más en el agitado

corazón del Iscariote: la inminente muerte del rabí o el ridículo a que se vio sometido por los

sanedritas. Como ya he repetido, no era dinero lo que perseguía Judas. Su obsesión era el

reconocimiento público y los honores prometidos y soñados y que, desgraciadamente para él,

jamás llegaron. Por lógica, si sus maquinaciones hubieran tenido como base y objetivo final la

obtención de dinero, ¿por qué iba a prescindir de aquellas 30 monedas de plata? En todo caso,

se las hubiera llevado a la tumba con él. La lucha interna del traidor en aquellas horas debió ser

tan afilada que no tengo valor para juzgarle ni para juzgar su trágica decisión última...

Es curioso pero, si Jesús no hubiera sido condenado a muerte, quizá Judas hubiera tenido

éxito en su intento de anulación de la «venta». La Ley, al menos, preveía un plazo de un año

para que el «comprador» -en este caso los sanedritas- se retractaran y devolvieran la

mercancía».

Juan Marcos, medio dormido, remató su testimonio con una noticia que cambiaba -en parte-

lo que afirma Mateo en su evangelio:

-Judas descendió por el barrio bajo. Al principio creí que se dirigía a mi casa o a Betania.

Llevaba mucha prisa. No saludaba a nadie. Salió de la ciudad por la puerta de la Fuente y, ante

mi desconcierto, torció a la derecha, en dirección a la garganta del Hinnom. Empezó a trepar

entre los peñascos y al llegar a una de las rocas más altas y puntiagudas se deshizo del manto

y del cinto. Yo estaba tan asustado que me pegué al terreno, temblando de miedo. Entonces vi

a Judas, al borde del precipicio, amarrando uno de los extremos del ceñidor a la rama de una

pequeña higuera que crecía entre las grietas de la roca. Cuando comprendí lo que quería hacer

me incorporé, dispuesto a pedirle que no lo hiciera. Pero no tuve tiempo siquiera de abrir la

boca. El Iscariote hizo otro nudo alrededor de su cuello y, en silencio, se lanzó al vacío...

Caballo de Troya

J. J. Benítez

336

El muchacho, con una extrema palidez, se tapó la cara con las manos y comenzó a sollozar.

Tuve que esperar a que se calmara. Al rato, gimoteando, concluyó:

-… ¡Fue espantoso, Jasón...! Corrí hacia la higuera. En aquellos momentos sólo tuve un

pensamiento: cortar, morder, arañar el cinto... Todo menos dejar que se ahorcase.

»Cuando llegué al filo del abismo, el cuerpo del pobre Judas se balanceaba en el aire, pateando

y girando sobre sí mismo como un «zevivon»1...

»Tenía las manos aferradas al cuello como tratando de luchar contra la asfixia, y los ojos

muy abiertos, casi fuera de las órbitas.

»Las rodillas me temblaban y mi garganta se secó, como si hubiera tragado un puñado de

arena. Pero, cuando me disponía a trepar al arbolillo y quebrar la higuera, el nudo de la rama

se soltó y Judas cayó al precipicio, estrellándose contra las piedras.

»Fue todo tan rápido que no pude hacer absolutamente nada. Me quedé allí arriba, como un

poste, contemplando el cuerpo inmóvil de Judas. Después, sin fuerzas ni para llorar, regresé a

la ciudad y, cuando trataba de volver al Gólgota, ocurrió el temblor... Mi terror fue tan grande

que volví a la puerta de la Fuente, huyendo hacia el campamento. Allí fue donde me encontró

David...

Al preguntarle si el cuerpo del Iscariote seguía aún en el fondo del barranco, Juan Marcos se

encogió de hombros. Al parecer no había comentado el suceso con nadie. Yo era el primero en

saberlo. Agradecí su información, rogándole que se retirara a descansar.

-Mañana, a primera hora, si no tienes inconveniente -le dijo- quiero que me acompañes

hasta esa garganta...

Juan Marcos asintió como un autómata, desapareciendo en el patio donde estaba a punto de

comenzar la cena pascual.

La versión del muchacho variaba ligeramente la siempre trágica suerte del traidor. Era

preciso que confirmase si Judas había fallecido por ahorcamiento o por precipitación. Aunque

sus intenciones, en el fondo, estaban claras -suicidarse-, quizá la forma definitiva de su muerte

(suponiendo que hubiera muerto) no había sido la que siempre hemos conocido y aceptado.

Y abusando de la generosidad de aquella familia, escogí uno de los rincones de la planta

baja, envolviéndome en el manto. Al quedarme solo establecí una última conexión con el

módulo, anunciando a Eliseo mi intención de visitar el Hinnom y, suponiendo que aún estuviese

allí, examinar el cadáver de Judas.

Hacia las 21.30 horas, el sueño disipó mi fatiga y mis angustias. Me pareció extraño, muy

extraño, que Jesús de Nazaret no estuviera vivo y cercano. Sin querer me había acostumbrado

a su majestuosa presencia...


1   ...   170   171   172   173   174   175   176   177   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.