Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página3/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

9

que mi nuevo amigo hizo lo mismo que yo: tratar de descubrir en el otro hasta los más nimios

detalles... Después de aquel saludo en el museo de las gigantescas cabezas negroides, la

certeza de que me encontraba ante una posible buena noticia había ido ganando terreno.

-Usted dirá -rompí el silencio, invitando a mi acompañante a que empezara a hablar.

-En primer lugar quiero recordarle lo que ya le dije por teléfono. Es posible que se sienta

decepcionado después de esta primera conversación.

-¿Por qué?

-Quiero ser muy sincero con usted. Yo apenas le conozco. No sé hasta dónde puede llegar su

honestidad...

Le dejé hablar. Su tono pausado y cordial hacía las cosas mucho más fáciles.

-… Para depositar en sus manos la información que poseo es preciso primero que usted me

demuestre que confía en mí. Por eso -y le ruego que no se alarme- necesito probar y estar

seguro de su firmeza de espíritu y, sobre todo, de su interés por Cristo.

El americano se llevó a los labios un jugo de naranja y siguió perforándome con aquella

mirada de halcón. Debió captar mi confusión. ¿Qué demonios tenía que ver mi firmeza de

espíritu con Cristo, o, mejor dicho, con mi interés por Jesús?

-Permítame un par de preguntas, señor...

-Si no le molesta -repuso con una fugaz sonrisa- llámeme mayor. Por el momento, y por

razones de seguridad, no puedo decirle mi verdadero nombre.

Aquello me contrarió. Pero acepté. ¿Qué otra cosa podía hacer si de verdad quería llegar al

fondo de aquel enigmático asunto?

-Está bien, mayor. Vayamos por partes. En primer lugar, usted dice ser un oficial retirado de

las fuerzas aéreas norteamericanas. ¿Estoy equivocado?

-No, no lo está.

-Bien. Segunda pregunta: ¿qué tiene que ver mi interés por Cristo con esa información que

usted dice poseer?

El camarero situó sobre el mantel rojo sendas bandejas con postas de robalo y mole verde,

quesadillas y un inmenso filete de carne a la tampiqueña.

El mayor guardó silencio. Ahora estoy seguro de que aquélla fue una situación difícil para él.

Mi amigo debió luchar consigo mismo para contenerse.

-Cuando usted conozca la naturaleza de esa información -puntualizó- comprenderá mis

precauciones. Es preciso que antes que eso suceda, yo esté convencido de que usted, o la

persona elegida, será capaz de valorarla y, sobre todo, de que hará un buen uso de ella.

-No termino de entender por qué se ha fijado en mí...

El mayor sostuvo aquella mirada penetrante y preguntó a su vez:

-¿Cree usted en la casualidad?

-Sinceramente, no.

-Cuando le vi y le escuché en televisión hubo una frase suya que me impulsó a llamarle.

Usted tuvo el valor de reconocer públicamente que ahora, a partir de sus investigaciones sobre

los descubrimientos de los científicos de la NASA, había «descubierto» a Jesús de Nazaret.

Usted no parece avergonzarse de Cristo...

Sonreí.

-¿Y por qué iba a hacerlo si de verdad creo en Él?

-Eso fue lo que usted transmitió a través del programa. Y eso, ni más ni menos, es lo que yo

busco.

No pude contenerme y le solté a quemarropa:

-Disculpe. ¿Es usted miembro de alguna secta religiosa?

El mayor pareció desconcertado. Pero terminó por sonreír, aportándome un nuevo dato

sobre su persona.

-Vivo solo y retirado. Soy creyente y no puede sospechar usted hasta qué punto... Sin

embargo, he huido de cualquier tipo de iglesia o grupo religioso. Tenga la seguridad de que no

se encuentra ante un fanático...

Creí percibir unas gotas de tristeza o melancolía en algunas de sus palabras. Hoy, al

recordarlo, y conforme fui desentrañando el enigma del mayor norteamericano, no puedo evitar

un escalofrío de emoción y profundo respeto por aquel hombre.

-¿Dónde vive usted?

-En el Yucatán.

Caballo de Troya

J. J. Benítez

10

-¿Puedo preguntarle por qué vive solo y retirado?

Antes de que respondiera traté de acorralarlo con una segunda cuestión:

-¿Tiene algo que ver con esa información que usted conoce?

-A eso puedo responderle con un rotundo sí.

El silencio cayó de nuevo entre nosotros.

-¿Y qué desea que haga?

El mayor extrajo de uno de los bolsillos de su guayabera una pequeña y descolorida libreta

azul. Escribió unas palabras y me extendió la hoja de papel. Se trataba de un apartado de

correos en la ciudad de Chichén Itzá, en el mencionado estado del Yucatán.

-Quiero que sigamos en contacto -respondió señalándome la dirección-. ¿Puede escribirme a

ese apartado?

-Naturalmente, pero...

El hombre pareció adivinar mis pensamientos y repuso con una firmeza que no dejaba lugar

a dudas:

-Es preciso que ponga a prueba su sinceridad. Le suplico que no se moleste. Sólo quiero

estar seguro. Aunque ahora no lo comprenda, yo sé que mis días están contados. Y tengo prisa

por encontrar a la persona que deberá difundir esa información...

Aquella confesión me dejó perplejo.

-¿Está usted diciéndome que sabe que va a morir?

El mayor bajó los ojos. Y yo maldije mi falta de tacto.

-Perdone...

-No se disculpe -prosiguió el oficial, volviendo a su tono jovial-. Morir no es bueno ni malo. Si

se lo he insinuado ha sido para que usted sepa que ese momento está próximo y que, en

consecuencia, no está usted ante un bromista o un loco.

-¿Cómo sabré si usted ha decidido o no que yo soy la persona adecuada?

-Aunque espero que volvamos a vernos en breve, no se preocupe. Sencillamente, lo sabrá.

-No puedo disimularlo más. Usted sabe que yo investigo el fenómeno ovni...

-Lo sé.

-¿Puede aclararme al menos si esa información tiene algo que ver con estas astronaves?

-Lo único que puedo decirle es que no.

Aquello terminó por desconcertarme.

Dos horas más tarde, con el espíritu encogido por las dudas, despegaba de Villahermosa

rumbo a la ciudad de México. Yo no podía imaginar entonces lo que me deparaba el destino.

YUCATÁN

A mi regreso a España, y por espacio de varios meses, el mayor y yo cruzamos una serie de

cartas. Por aquellas fechas, mis actividades en la investigación ovni habían alcanzado ya un

volumen y una penetración lo suficientemente destacados como para tentar a los diversos

servicios de Inteligencia que actúan en mi país. Era entonces consciente -y lo soy también

ahora- de que mi teléfono se hallaba intervenido y de que en muy contadas ocasiones, dada la

naturaleza de algunas de esas indagaciones, los sutiles agentes de estos departamentos (civiles

y militares) de Información, habían seguido muy de cerca mis correrías y entrevistas. Lo que

nunca supieron estos sabuesos -eso espero al menos- es que, en previsión de que mi

correspondencia pudiera ser interceptada, yo había alquilado un determinado apartado de

correos, aprovechando para ello la complicidad de un buen amigo, que figuró siempre como

legitimo usuario de dicho apartado postal. Esta argucia me ha permitido desviar del canal

«oficial» aquellas cartas, documentos e informaciones en general que deseaba aislar de la

malsana curiosidad de los mencionados agentes secretos. Naturalmente, por lo que pudiera


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.