Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página30/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   26   27   28   29   30   31   32   33   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

61

Revisé fugazmente mi atuendo y con paso cauteloso me adentré en el olivar. A mi derecha,

entre las epilépticas ramas de añosos olivos, se distinguía la dorada cúpula del templo y buena

parte de las murallas de Jerusalén. Pero, a pesar de mis intensos deseos de aproximarme hasta

el filo occidental de la «montaña de las aceitunas» (como también llamaban los israelitas al

Olivete) y disfrutar de aquel espectáculo inigualable que era la ciudad santa, me ceñí al plan

previsto e inicié el descenso por la vertiente sur, a la búsqueda del camino que habíamos

divisado desde el aire y que me conduciría hasta Betania.

De pronto, al inclinarme para esquivar una de las frondosas ramas, advertí con cierto

sobresalto lo llamativo de mi calzado, sospechosamente pulcro como para pertenecer a un

andariego e inquieto comerciante extranjero. Sin dudarlo, me senté en una de las raíces de un

vetusto olivo y, después de echar una mirada a mi alrededor, agarré varios puñados de aquella

tierra ocre y esponjosa, restregándola contra el esparto y las ligaduras.

El inesperado alto en el camino fue registrado en el módulo y Eliseo se interesó por mi

seguridad.

-¿Algún problema, Jasón?

A partir de mi salida de la «cuna», aquél iba a ser mi indicativo de guerra. El nombre de

«Jasón» había sido tomado del héroe de los tesalios y beocios, jefe de la famosa expedición de

los Argonautas, cantada por el poeta griego Apolonio de Rodas y por el vate épico latino Valerio

Flaco. Yo había aceptado tal denominación, aunque era consciente de que jamás había tenido

madera de héroe y que mi misión en Caballo de Troya no era precisamente la búsqueda del

vellocino de oro, en el que tanto esfuerzo había puesto el bueno de Jasón.

Tras explicar a Eliseo aquel momentáneo contratiempo, reanudé la marcha, atento siempre a

mi posible primer encuentro con los habitantes de la zona.

Cuando había caminado algo más de 300 pasos dejé atrás el olivar. Frente a mí se abría una

pradera, sombreada por dos corpulentos cedros de casi cuarenta metros de altura.

El corazón me golpeó en el pecho. Bajo aquellos árboles habían sido plantadas cuatro

grandes tiendas.

Durante algunos segundos no supe cómo reaccionar. Me quedé quieto. Indeciso. Bajo las

lonas oscuras de las tiendas se agitaban numerosos individuos.

Presioné mi oído derecho y Eliseo apareció al instante:

¿Qué hay...? -preguntó mi compañero.

-Primer contacto humano a la vista... Al parecer se trata de mercaderes... Veo algunos

rebaños de ovejas junto a varias tiendas.

Eliseo consultó la memoria histórico-documental del ordenador central instalado en la

«cuna» y me trasladó el informe aparecido en pantalla:

-Santa Claus1 en afirmativo. Según el libro de las Lamentaciones (R.2,5 sobre 2,2 (44ª 2) y

el escrito rabínico Tac anit IV 8,69ª 36 (IV/1,191) en ese extremo de la falda sur del Olivete,

donde te encuentras ahora, se instalaba tradicionalmente un grupo de tiendas en las que se

vendía lo necesario para los sacrificios de purificación en el Templo. Según estos datos, bajo

uno de esos dos cedros deberás encontrar también un mercado de pichones para los sacrificios.

Volumen aproximado: 40 se) ah mensual... Es decir, unas 40 arrobas o 600 kilos de pichones, si

lo prefieres... Santa Claus menciona también un texto de Josefo (Guerras de los Judíos, V

12,2/505) en el que se describe un muro edificado por Tito cuando puso cerco a Jerusalén. Este

muro conducía al monte de los Olivos y encerraba la colina hasta la roca llamada «del

palomar». Es muy probable que en los alrededores encuentres palomares excavados en la

roca...

-Recibido. Gracias... Voy hacia ellos.

-Un momento, Jasón -intervino nuevamente Eliseo-. Estos informes pueden resultarte

útiles... Santa Claus añade que, según el escrito rabínico Menahot (87ª), estos carneros

procedían de Moab; los corderos, del Hebrón, los terneros de Sarón y las palomas de la

Montaña Real o Judea. El ganado vacuno procede de la llanura costera comprendida entre Jaffa

y Lydda. Parte del ganado de carne llega de la Transjordania (posiblemente los carneros).

Idiomas dominantes entre estos mercaderes: arameo, sirio y quizá algo de griego...

-O. K.

-¡Suerte!

1 Así llamábamos familiarmente al ordenador central del módulo. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

62

Conforme fui aproximándome a las tiendas, mi excitación fue en aumento. Aquélla podía ser

mi primera oportunidad, no sólo de entablar contacto con los israelitas, sino de practicar mi

arameo galilaico o griego.

Al entrar entre las tiendas, un tufo indescriptible -mezcla de ganado lanar, humo y aceite

cocinado- a punto estuvo de jugarme una mala pasada. Tres de las tiendas habían sido

acondicionadas como apriscos. Bajo las carpas de lona renegrida y remendadas por doquier se

apiñaban unos 150 corderos y carneros. En la cuarta tienda se alineaban grandes tinajas con

aceite y harina. Al amparo de esta última, un grupo de hombres, con amplias túnicas rojas,

azules y blancas formaban corro, sentados sobre sus mantos. A corta distancia, fuera de la

sombra de la lona, varias mujeres -casi todas con largas túnicas verdes- se afanaban en torno

a una fogata. Junto a ellas, algunos niños semidesnudos y de cabezas rapadas ayudaban en lo

que supuse se trataba del almuerzo común. Una olla de grandes dimensiones borboteaba sobre

la candela, sujeta por un aro y tres pies de hierro tan hollinientos como la panza de la marmita.

Varias jovencitas, con el rostro cubierto por un velo blanco y sendas diademas sobre la frente,

permanecían arrodilladas junto a unas piedras rectangulares. Mecánicamente, cada muchacha

tomaba un puñado de grano de un saco situado junto al grupo y lo depositaba sobre la

superficie de la piedra, ligeramente cóncava. A continuación asían con ambas manos otra

piedra estrecha y procedían a triturar el puñado de trigo. Una de las mujeres hacía pasar la

harina por un cedazo con aro de madera, depositando el resultado de la molienda en una

especie de lebrillo.

Permanecí algunos minutos absorto con aquel espectáculo. El grupo había reparado ya en mi

presencia y, tras intercambiar algunas palabras que no llegué a captar, uno de ellos se puso en

pie, dirigiéndose hacia mí.

El mercader -posiblemente uno de los más viejos- señaló a los rebaños y me preguntó si

deseaba comprar algún cordero para la próxima Pascua. Al hablar, el hombre mostró una

dentadura diezmada por la caries.

Sonreí y en el mismo arameo popular en que me había preguntado le expliqué que no, que era

extranjero y que sólo iba de paso hacia Betania. Al percatarse, tanto por mi acento como por ml

atuendo, que, en efecto, era un gentil, el hebreo lamentó haberse levantado y, con un mohín

de disgusto por la presencia de aquel «impuro» dio media vuelta, incorporándose de nuevo al

resto de los vendedores


1   ...   26   27   28   29   30   31   32   33   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.