Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página38/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   34   35   36   37   38   39   40   41   ...   181
1, la singularidad del suceso -que rompía todos los

esquemas legales- y el talante liberal de estos fieles seguidores de la doctrina de Jesús, habían

hecho posible que las vestiduras fúnebres no fueran destruidas y que la familia las manejara sin

escrúpulos de conciencia.

Al pasar una de las lámparas de aceite sobre el tejido pude observar un desgarro en el

centro mismo de la sábana; justamente en la parte que debió cubrir la cabeza. Al examinar

detenidamente la tela comprobé la existencia de unos plastones de color marrón, producto de

las mezclas de ungüentos que habían sido utilizados en el embalsamamiento.

Como médico, presté especial interés a la detección de posibles señales o huellas que

pudieran delatar el natural proceso de putrefacción. Según mis cálculos, y a juzgar por las

informaciones de mis amigos, Lázaro había fallecido unos 25 días antes, en el atardecer del

domingo, 5 de marzo. A pesar del aislamiento de la cueva sepulcral, de la baja temperatura de

la misma y de la posible acción retardadora de los aceites y áloes, la advertencia de Marta a

Jesús sobre el olor del cadáver era, sin duda, un síntoma claro de que su hermano debía

presentar ya, cuando menos, la llamada «mancha verde» abdominal, primer signo de

descomposición. (Esta mancha suele aparecer hacia las 24 horas del fallecimiento y Lázaro, en

el momento de abrir la tumba, debía llevar alrededor de noventa horas muerto.)

Sin embargo, por más que exploré el lienzo, no pude encontrar resto alguno de líquidos

procedentes, por ejemplo, de la ruptura de ampollas en la epidermis. Lo que sí percibí, al oler

algunas de las áreas del tejido, fue un inconfundible tufo a sulfídrico, emanación muy propia en

la putrefacción de la materia orgánica. Aunque no se trataba, obviamente, de una prueba

definitiva, aquello me dio cierta idea sobre la posible causa de la muerte de Lázaro:

1 La Misná, la más rica y antigua tradición oral judía, establece en su Orden Sexto, dedicado a las «Purezas»,

capítulo primero de «Tiendas» (ohalot), las diversas leyes concernientes a la transmisión de la impureza de cadáveres.

«Si un hombre tocaba un cadáver -decía la ley-, contraía impureza por siete días, y si otro hombre toca a éste,

permanece impuro hasta ponerse el sol.» En el supuesto de que fueran unos objetos -caso de los lienzos- los que

tocasen un cadáver, el hombre que toca dichos objetos y todos los enseres que pueda tocar, a su vez, dicho hombre

quedan impuros por siete días. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

76

probablemente un proceso infeccioso agudo y generalizado. (A título personal, y después del

«gran viaje», me interesé por todos los textos, apócrifos o no, tradiciones, etc., en los que

pudiera hablarse de la suerte que corrió Lázaro en años posteriores. Los escasos datos que

encontré apuntaban hacia el hecho de que el amigo de Jesús fallecería por segunda vez a la

edad de 64 años y, curiosamente, como consecuencia de la misma dolencia que le condujo al

sepulcro en el año 30. Pero estas informaciones, lógicamente, no han podido ser comprobadas.)

Lo que sí me llamó poderosamente la atención fue comprobar cómo el testimonio de Lázaro

y sus amigos encajaba plenamente con la tradición judía sobre la muerte. En general, los

hebreos creían que «la gota de hiel en la punta de la espada del ángel de la muerte empezaba

a obrar al final del tercer día». Al cuarto, por tanto, la descomposición del cadáver era ya un

hecho incuestionable. De acuerdo con la información de la familia de Lázaro, el Maestro recibió

la noticia de la grave dolencia de su amigo cuando aquél llevaba ya once horas muerto; es

decir, en la mañana del lunes, 6 de marzo. Jesús conocía esta creencia judía sobre la muerte y,

sabiamente, esperó hasta el martes para ponerse en camino, llegando hasta Betania cuando los

restos de Lázaro llevaban ya sin vida alrededor de 96 horas. Un tiempo más que suficiente

como para que todos los judíos que sabían del fallecimiento no pudieran dudar sobre el prodigio

que estaba a punto de consumar.

En las horas que siguieron, merced a éstas y a otras informaciones, alcancé a entender en su

verdadera medida por qué la aristocracia sacerdotal judía -encabezada en aquellos años por la

saga del ex sumo sacerdote Anás-1 buscaba la muerte de Jesús de Nazaret. A las pocas horas

de la resurrección de Lázaro, los jefes del templo -y por supuesto, el yerno de Anás- tuvieron

cumplida cuenta de cuanto había ocurrido en el cementerio de Betania. Mientras la inmensa

mayoría de los amigos del resucitado, que habían sido testigos excepcionales del suceso, se

hacían lenguas del mismo, pregonando a los cuatro vientos la portentosa señal del Maestro de

Galilea, otros judíos -muchos menos, aunque de torcido corazón- se apresuraron a informar a

la casta de los fariseos, que gozaba entonces de gran primacía sobre el resto de los sacerdotes

y levitas.

Es casi seguro que si el milagro hubiera tenido lugar en otro momento del año judío -y no en

vísperas de la solemne Pascua- y con un protagonista menos acaudalado y prestigioso entre los

dignatarios de Jerusalén, la obra del leví quizá hubiera ido a engrosar, a título de «inventario»,

la ya larga lista de prodigios. Pero el Nazareno había sacado de entre los muertos -potestad

reservada únicamente al Divino- a Lázaro de Betania. (Demasiado cerca, demasiado

espectacular y demasiado importante como para olvidarlo o condenarlo al silencio.)

El hecho adquirió tales proporciones que -según me contaron Lázaro y sus amigos-,

Jerusalén sufrió una conmoción. La circunstancia de que entre los testigos de su resurrección se

contaran algunos miembros del templo y distinguidos judíos, amigos de la familia de Lázaro,

precipitó aún más los acontecimientos. Y el Sanedrín, inquieto por la noticia, celebró una

asamblea urgente a la una del mediodía del día siguiente, viernes. El tema único podía

resumirse en la siguiente frase: «¿Qué hacemos con el impostor?"

Aunque la suprema asamblea de Israel había discutido ya en otras oportunidades la

posibilidad de detener y juzgar a Jesús de Nazaret, acusándole de blasfemo y transgresor de las

leyes religiosas, esta vez fue distinto.

1 Durante el siglo I antes de Cristo y el I de nuestra era había familias sacerdotales descendientes de la rama

sadoquita legítima. (El primero y el último de los sumos sacerdotes en funciones entre los años 37 a.C. y el 70 d.C.

fueron de origen sadoquita: el babilonio Ananel -del 37 al 35 antes de Cristo y a partir del 34, por segunda vez- y

Pinjás de Jabta, el cantero, que lo fue del 67 al 70 después de Cristo. Un tercer sumo sacerdote legítimo ocupó este

cargo en el año 35 a.C.; se trataba de Aristóbulo.) Los otros veinticinco sumos sacerdotes que cubrieron esos 107 años,

procedían en su totalidad de familias sacerdotales ordinarias. Casi todas tenían su origen fuera de Israel o de la

provincia de Judea, pero pronto formaron una nueva jerarquía, sumamente poderosa e influyente. Destacaron

especialmente cuatro «sagas» o "clanes", que pugnaron encarnizadamente por "colocar" a sus hombres en el

pontificado. Entre esos 25 sumos sacerdotes ilegítimos de la época herodiana y romana, no menos de 22 pertenecerían

a esas cuatro familias. Eran las «sagas» de Boetos (con ocho sumos sacerdotes en su «haber»). Anás (con otros ocho),

Phiabi (con tres) y Kamith (con otros tres sumos sacerdotes). La más poderosa -al menos en los comienzos- fue la

familia de los Boetos. Era originaria de Alejandría y su primer representante fue el sacerdote Simón, suegro de Herodes

el Grande (22-5 a.C.). De la extrema dureza de este clan procedía la denominación de «betusiano" o «boetusiano», de

la que ya me habían hablado, los amigos de Lázaro. Más tarde, la familia de Anás logró la supremacía. Este permaneció

en el cargo durante nueve años (desde el 6 al 15 d.C.). Después le sucedieron sus cinco hijos, su yerno Caifás (desde el

18 al 37 d.C., aproximadamente) y su nieto Matías (año 65 d.C.). (N. del m.)


1   ...   34   35   36   37   38   39   40   41   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.