Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página39/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   35   36   37   38   39   40   41   42   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

77

Uno de los fariseos llegó a proponer una resolución por la que se dictase la inmediata

captura del Galileo y su ejecución sin juicio previo. Esto provocó agrias discusiones entre los 71

miembros del Sanedrín, en especial entre algunos «ancianos» o representantes de la «nobleza

laica» (caso de José de Arimatea) y los fariseos. Aquellos consideraban ilegal y abominable tal

decisión.

Tras dos horas de debate, y en vista del escaso éxito de los que pretendían que el proceso

contra Jesús se desarrollase bajo la más estricta ortodoxia, catorce miembros de la gran

asamblea judía se levantaron, presentando allí mismo su dimisión. Dos semanas después,

cuando el Sanedrín aceptó estas dimisiones, el consejo relevó de sus cargos a otros cinco

destacados miembros, bajo la acusación de «reflejar sentimientos de amistad hacia el

Nazareno». Estas circunstancias despejaron el camino del Sanedrín, que tomó la decisión casi

unánime de prender y ajusticiar al Maestro.

Lázaro y su familia no se equivocaban al creer que la suerte de Jesús estaba echada. El odio del

Sanedrín contra el rabí era tal que aquella misma tarde del viernes, 10 de marzo, los policías

del templo recibieron la orden de buscar y capturar a Jesús, «allí donde se encontrase». Pero la

inminente entrada del sábado (al atardecer del viernes) salvaría al Nazareno. Aunque todo

Jerusalén sabía de la presencia de Jesús en Betania, los levitas decidieron aguardar al domingo

para ejecutar la orden de caza y captura. Los amigos del Maestro se apresuraron a comunicarle

el grave acuerdo del Sanedrín, apremiándole para que huyera. Pero Jesús no hizo caso y siguió

en Betfagé hasta la mañana del domingo, 12 de marzo. Tras despedirse de Lázaro y sus

hermanas, el rabí y su grupo partieron hacia su campamento de la ciudad de Pella1.

Pocos días después de la marcha del Maestro, el burlado Sanedrín centró sus iras en el

resucitado. Lázaro y su familia fueron llamados a declarar a Jerusalén y los sacerdotes tuvieron

que rendirse a la evidencia del milagroso acto de Jesús. En este sentido, el testimonio del

médico del templo, Ben Ajía, que había asistido al vecino de Betania durante su fulminante

enfermedad y comprobado con sus propios ojos el ritual del embalsamamiento, fue decisivo.

Sin embargo, el torcido corazón de Caifás y de sus partidarios hizo registrar en los archivos del

Sanedrín que «aquel prodigio tenía su origen en el maléfico poder del príncipe de los demonios,

aliado del rabí de Galilea». Esta resurrección -insisto en ello-, lejos de abrir el alma de los

representantes religiosos del pueblo hebreo, envenenó aún más sus sentimientos hacia Jesús.

El sumo sacerdote y los jefes del templo se encargaron de convencer al resto del tribunal de

que, de seguir por aquel camino, todo el pueblo de Israel terminaría por acatar la doctrina del

Galileo, pudiendo conducir a la nación a una catástrofe. En cierto modo, el Sanedrín tenía

razón, ya que muchos hebreos -entre los que figuraba buena parte de sus propios discípulos-

consideraban al Mesías como un libertador político, un revolucionario que expulsaría a los

romanos de Israel.

Fue precisamente en una de aquellas reuniones del Sanedrín -según me informó Nicodemo -

cuando Caifás hizo alusión, por primera vez, al antiguo adagio judío, repetido con posterioridad,

que rezaba: «Más vale que un hombre muera, antes de ver perecer a una comunidad.»

Pero los problemas de la suprema asamblea de Israel no terminaban en Jesús. El Sanedrín

se había dado perfecta cuenta de que era menester eliminar también a Lázaro2. ¿Qué

conseguían apresando y ajusticiando al Maestro si continuaba con vida el máximo exponente de

su poder? La popularidad del resucitado había alcanzado tal grado que Caifás y los fariseos

decretaron igualmente la eliminación de Lázaro.

1 A pesar de haber solicitado varias aclaraciones a Lázaro, a sus hermanas y al propio grupo de Jesús sobre la

ciudad a la que se trasladó el Maestro después de la resurrección de su amigo, todos coincidieron en Pella. Esto me

desconcertó ya que en el texto evangélico de Juan (11, 54-55) se habla de otra localidad: Efrem -la actual et-Taiybe-,

situada a unos diecinueve kilómetros en línea recta, al nordeste de Jerusalén. El desierto propiamente dicho se extendía

entre dicha ciudad y el río Jordán. Esta zona montañosa recibe hoy el nombre de el-barriyeh o desierto. La ciudad de

Pella o Pela es citada por Flavio Josefo en su obra Guerras de los judíos (libro III) como una de las poblaciones situadas

al norte de la región de la Perea, a orilla del Jordán y relativamente próxima a Filadelfia (más al este), donde terminó

por refugiarse Lázaro, huyendo de la persecución de los judíos. (N. del m.)

2 El nombre de Lázaro, para colmo, significaba, etimológicamente, «Dios ha socorrido». Esto fue tornado entre

muchos judíos como una nueva señal en Favor de Jesús. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

78

Los planes del Sanedrín terminaron por filtrarse y el amigo de Jesús fue puntualmente

informado. Esta dramática situación había sumido a la familia de Betania en una permanente

angustia. Ahora empezaba a comprender su natural desconfianza cuando, pocas horas antes,

yo había solicitado entrevistarme con Lázaro...

Quizá, en mi opinión, otro de los graves errores del Sanedrín fue no detener primero al

resucitado. Al comprobar que Jesús había desaparecido, los sacerdotes olvidaron

temporalmente a Lázaro y dieron órdenes expresas a Yojanán ben Gudgeda, portero jefe, así

como al resto de los levitas o policías al servicio del templo, para que, en el caso de que el

Nazareno hiciera acto de presencia, fuera capturado de inmediato. Uno de los comentarios más

extendido en aquellos días previos a la celebración de la Pascua -y que yo había tenido ocasión

de escuchar desde mi llegada a Betania- era precisamente si el Nazareno tendría el suficiente

coraje como para acudir a Jerusalén y celebrar, como cada año, los sagrados ritos. Este rumor

popular había desquiciado a los sacerdotes, hasta el extremo de trasladar el «problema Lázaro»

a un segundo plano.

Así discurrió mi primer encuentro con el amigo amado de Jesús, interrumpido finalmente por

la entrada en la sala de Marta. En una bandeja de madera me ofreció un refrigerio, que

agradecí nuevamente con todo mi corazón. Después del relato de los hebreos que me

acompañaban, mi admiración por la «señora» había crecido sensiblemente. Y supongo que ella,

con su gran intuición femenina, debió notarlo. Al entregarme la comida, Marta bajó los ojos,

sonrojándose.

-Te ruego, hermano Jasón -habló Lázaro- que tengas a bien aceptar este humilde alimento.

Sabemos que lo necesitas. Y te suplico igualmente que te consideres en tu casa. Esta noche, y

cuantas precises, éste será tu techo...

Traté de disuadirle, pero fue inútil. Lázaro y sus amigos habían descubierto que -en verdad-

mi actitud era limpia y noble.

Las emociones del día me habían abierto el apetito y, ante la mirada complacida de mis

nuevos amigos, no tardé en dar buena cuenta del grano tostado, de los higos secos, los dátiles,

miel y del cuenco de leche de cabra que formaron mi cena.

Bien entrada la noche, el propio Lázaro me condujo hasta una de las estancias del piso

superior. En ella había sido dispuesto un catre de los llamados «de tijera», con un lecho de tela

y cuerdas entrelazadas. El armazón de la cama había sido construido a base de dos largueros

de madera de pino, cada uno sólidamente amarrado a dos patas que se cruzaban en forma de

aspa y que no levantaban más de cuarenta centímetros del suelo.

Por todo mobiliario, el reducido dormitorio rectangular (de 1,80 X 2,50 metros) presentaba

un arcón de sólida madera de acacia (la misma que debió de servir para construir la legendaria

arca de la alianza) de un metro de altura. Sobre él, Marta había colocado mis sandalias,

pulcramente lavadas; una jofaina, una jarra de metal con agua, un lienzo y un pequeño ramo

de romero de fragantes flores azuladas. Sobre la cabecera del lecho, colgando de la blanca

pared y a corta altura del piso de ladrillo rojo, alumbraba una sencilla lamparilla de aceite con

forma de concha.

Al cerrar la puerta y quedarme solo me asomé a la estrecha tronera que hacía las veces de

ventana y mis ojos se humedecieron al contemplar aquella legión de estrellas, idénticas a las

que yo solía ver en el desierto de Mojave.

Tras una larga conexión con el módulo, caí rendido sobre el catre.

En realidad, mi agitada exploración no había hecho más que empezar...


1   ...   35   36   37   38   39   40   41   42   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.