Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página46/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

91

acastañado del rabí, mientras un penetrante aroma fue llenando el recinto. María cerró el

recipiente y, tras depositarlo entre sus piernas, procedió a extender el perfume entre los

sedosos cabellos del Galileo. Aquella unción fue hecha con tanta sencillez y amor que los ojos

del gigante se humedecieron.

Una vez concluida la operación, María volvió a abrir la jarra, vaciando la esencia de nardo sobre

los desnudos pies del Maestro. Untó el líquido a lo largo de sus tobillos, calcañares y dedos,

proporcionando a Jesús unos suaves y prolongados masajes hasta que el líquido quedó

perfectamente extendido1.

A esas alturas de la unción, algunos de los comensales habían empezado a murmurar entre

sí, lamentando aquel despilfarro. En uno de los extremos de la mesa, varios de los discípulos -

entre los que destacaba Judas Iscariote por sus aparatosos ademanes y palabras subidas de

tono- apoyaban con sus comadreos a los invitados que se mostraban abiertamente molestos

por el gesto de la joven.

Ni María ni Jesús se alteraron ante aquellos cuchicheos. Al contrario: la bellísima hermana de

Lázaro -que había adornado las uñas de sus manos y pies con un polvo rojo-amarillento2- echó

atrás su cabeza y pasando las manos sobre la nuca se inclinó sobre los pies del rabí, arrojando

por delante su espesa cabellera. Después, sin prisas, fue enjugando con su pelo los pies del

Maestro, hasta que quedaron secos y brillantes.

Los comentarios, desgraciadamente, habían ido agriándose. Judas, incluso, con una

manifiesta indignación, acudió hasta Andrés -el hermano de Pedro- preguntándole de forma que

todos pudieron oírle:

-¿Por qué no se vendió este perfume y se donó el dinero para alimentar a los pobres?... Debes

hablar al Maestro para que la reprenda por esta pérdida...3.

María, asustada por el cariz que habían tomado los acontecimientos, intentó levantarse, pero

Jesús la detuvo. Y poniendo su mano izquierda sobre la cabeza de la joven, se dirigió a los

asistentes con voz reposada pero firme:

-¡Dejadle en paz todos vosotros!... ¿por qué le molestáis por esto, si ella ha hecho lo que le

salía del corazón? A vosotros, que murmuráis y decís que este ungüento debería haber sido

vendido y el dinero dado a los pobres, dejadme deciros que siempre tenéis a los pobres con

vosotros para que podáis atenderles en cualquier momento en que os parezca bien... Pero yo

no siempre estaré con vosotros. ¡Pronto voy a mi Padre!

A continuación, centrando aquella mirada -a la que no parecía escapar ni el cimbreo de las

llamas de las lámparas- en los ojos de Judas Iscariote, arreció, con un timbre mucho más

enérgico:

-Esta mujer ha guardado mucho tiempo este ungüento para mi cuerpo en su enterramiento.

Y ahora que le ha parecido bien hacer esta unción como anticipación a mi muerte, no se le debe

negar tal satisfacción. Al hacer esto, María os ha reprobado a todos, en cuanto que con este

hecho evidencia fe en lo que he dicho sobre mi muerte y la ascensión a mi Padre del cielo. Esta

mujer no debe ser condenada por esto que ha hecho esta noche. Más bien os digo que en los

tiempos venideros, dondequiera que se predique este evangelio por todo el mundo, lo que ella

ha hecho será dicho en memoria suya.

María desapareció del patio y yo me retiré a mi lugar. Lázaro parecía entristecido. Tanto él

como Marta sabían que su hermana había ahorrado durante mucho tiempo para comprar aquel

costoso perfume: La familia, al contrario de lo que venía observando entre sus propios

1 Esa noche, una vez en la casa de Lázaro, María me mostró el recipiente: era, en electo, una especie de jarrita,

bellamente trabajada con una capacidad superior a los trescientos gramos. (Algo más grande que una tradicional

botella de coca-cola.) Le rogué que me permitiera mojar un pequeño lienzo en los restos del perfume y a los pocos

días, en mi obligada entrada en el modulo -con el fin de preparar la segunda fase de mi exploración- los sistemas de a

bordo analizaron la esencia, confirmando su origen como una planta herbácea, cultivada en jardines, de la familia de

las valerianáceas. Se presentaba (hoy apenas si es trabajada como esencia pura) en fragmentos de raíz, cortos,

gruesos, como el dedo meñique y de color gris negruzco. Terminan en un paquete de fibras rojizas de forma de espiga.

Es de olor fuerte y agradable y de sabor amargo y aromático. También es conocido como nardo Indico, del Ganges,

Estaquide y Espicanardo. Su densidad era ligeramente superior a la normal. (N. del m.)

2 Los israelitas fabricaban este cosmético con la corteza y hojas del arbusto llamado juncia (henna para los árabes).

(N. del m.)

3 El contenido del jarrito era de unos trescientos gramos de esencia de nardo índico. Su valor oscilaba alrededor de

los trescientos denarios. (Con doscientos se podía dar de comer a unas cinco mil personas.) (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

92

discípulos, si habían entendido el fondo del problema e intuían que aquélla podía ser la última

Pascua de Jesús.

Los murmullos decrecieron, pero algunos de los apóstoles siguieron comentando el suceso,

moviendo negativamente la cabeza, en señal de desacuerdo con el rabí. Judas Iscariote había

caído en un impenetrable silencio. Sus ojos me asustaron. Destilaban un odio sordo y

contenido. Saltaba a la vista que había tomado aquellas palabras de Jesús como un reproche

personal e, indudablemente, se había sentido ridiculizado ante los demás. En mi opinión, debió

ser a raíz de aquel incidente cuando el traidor comenzó a tramar su venganza contra el Galileo.

Dudo mucho que Judas pensase en aquellos momentos en la entrega del Maestro a los

miembros del Sanedrín. No tenía sentido, ya que la propia policía del templo había recibido

órdenes concretas de apresarle. Sin embargo, su espíritu vengativo vio abierto así un camino

para tratar de humillar a Cristo y resarcirse.

Estaba ya próxima la vigilia del domingo cuando algunos de los fariseos, que habían

permanecido en un prudente silencio, se dirigieron a Jesús y, prescindiendo de la valiosa

naturaleza del perfume, le recriminaron por haber consentido que aquella mujer hubiera violado

las sagradas leyes del descanso sabático. Según acerté a entender, una de las normas

establecía que una mujer «no podía salir de su casa con una aguja que tuviera agujero (es

decir, apta para coser), ni con un anillo que tuviera sello, ni con un gorro en forma de caracol,

ni con un frasco de perfume». Si infringía este código, estaba obligada a pagar y ofrecer un

sacrificio, en compensación por su pecado.

Jesús observó divertido a los sacerdotes.

-Decidme -les preguntó- ¿de dónde venís?

-De Jerusalén -afirmaron.

-¿Y cómo es posible que condenéis a una mujer que ha caminado menos de un estadio,

habiendo recorrido vosotros más de quince?

Recordé entonces que los hebreos hacían una trampa para poder salvar los dos mil codos o

un kilómetro, que era el trayecto máximo permitido en sábado. Jesús sabia que, aunque el

pueblo sencillo ponía en práctica el erub, los «santos» o «separados» presumían públicamente

de su extrema pureza, no dudando en cambio en infringir estas leyes cuando estaba en juego

una buena comilona.

Los fariseos se revolvieron inquietos. Pero el Cristo no estaba dispuesto a concederles

cuartel. La casi totalidad de los 5000 miembros de las comunidades o hermandades de fariseos

de Israel eran comerciantes, artesanos o campesinos, carentes de la sólida formación de los

escribas y que, en base a sus estrictas normas para con la pureza y el pago del diezmo, se

habían elevado por encima de los ammê ha' -ares o gran masa del pueblo de Israel. Este

engreimiento y dureza de corazón era algo que no soportaba el rabí de Galilea. Y no tardó en

proclamarlo en sus propias narices, para regocijo de unos y nerviosismo de otros; en especial

de sus más allegados, que temían la ira de los que se autoproclamaban como el «partido del

pueblo».

-¡Ay de vosotros, fariseos! -lanzó Jesús valientemente-. Sois como un perro acostado en el

pesebre de los bueyes: ni come él, ni deja comer a los bueyes.

-¿Quién eres tú -esgrimieron los representantes de Caifás con aire de suficiencia- para

enseñarnos dónde está la Verdad?

-¿Para qué salisteis al campo? -arremetió el Nazareno-. ¿Para ver quizá una caña agitada por

el viento?... ¿Para ver a un hombre con vestidos delicados? Vuestros reyes y vuestros grandes

personajes -vosotros mismos- os cubrís de vestidos de seda y púrpura, pero yo os digo que no

podrán conocer la Verdad...

-Veinticuatro profetas han hablado en Israel y nosotros seguimos su ejemplo...

Los comensales volvieron sus rostros hacia Jesús. Pero el Galileo seguía imperturbable. Su

dominio de la situación había crispado los ánimos de los fariseos.

-¿Vosotros habláis de los que están muertos y estáis rechazando al que vive entre vosotros?

-Dinos quién eres para que creamos en ti contestaron.

-Escrutáis la superficie del cielo y de la tierra y no habéis conocido a aquel que está entre

vosotros...

Y volviendo su mirada hacia mi, añadió:

No sabéis escrutar este tiempo...

Una oleada de sangre ascendió desde mi vientre.


1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.