Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página54/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   50   51   52   53   54   55   56   57   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

107

era también el hombre más humillado, silencioso y desilusionado. Tristemente, no se

recuperaría de aquel «golpe» hasta mucho después de la resurrección del Maestro.

Con los gemelos Alfeos no existió problema alguno. Para ellos, despreocupados y bromistas,

fue un día perfecto. Disfrutaron intensamente y guardaron aquella experiencia «como el día que

más cerca estuvieron del cielo». Su superficialidad evitó que germinara en ellos la tristeza.

Sencillamente, aquella tarde culminaron todas sus aspiraciones.

En cuanto a Judas Iscariote, nunca llegué a saber con exactitud cuáles fueron sus verdaderos

sentimientos. En algunos momentos me pareció notar en su rostro signos evidentes de

desacuerdo y repulsión. Es posible que todo aquello le pareciese infantil y ridículo. Como los

griegos y romanos, consideraba grotesco y despreciable a todo aquel que consintiese cabalgar

sobre un asno. No creo equivocarme si deduzco que Judas estuvo a punto de abandonar allí ~

al grupo. Pero posiblemente le frenó el hecho de ser el «administrador» de los bienes. Eso

significaba una permanente posibilidad de disponer de dinero y Judas sentía una especial

inclinación por el oro.

Quizá uno de los momentos más dramáticos para el vengativo Judas fue poco antes de llegar

a las murallas de Jerusalén. De pronto, un importante saduceo -amigo de la familia de Jesús-

se acercó a él y, dándole una palmadita en la espalda, le, dijo: «¿Por qué ese aspecto de

desconcierto, mi querido amigo? Anímate y únete a nosotros, mientras aclamamos a este Jesús

de Nazaret, el rey de los judíos, mientras entra por las puertas de la ciudad a lomos de un

burro.»

Aquella burla debió de herirle en lo más profundo. Judas no podía soportar aquel sentimiento

de vergüenza. Esa pudo ser otra razón de peso para acelerar su plan de venganza contra el

Maestro. El apóstol tenía tan incrustado el sentido del ridículo que allí mismo se convirtió en un

desertor.

Salvo muy contadas excepciones, los discípulos de Cristo demostraron en aquel histórico

acontecimiento -a pesar de sus tres largos años de aprendizaje y convivencia con el Mesías-

que no habían entendido nada de nada.

Comprendí y respeté el duro silencio de Jesús, a la cabeza de aquellos hombres hundidos y

perplejos. Se hallaba a un paso de la muerte y ninguno parecía captar su mensaje...

3 DE ABRIL, LUNES

Según mis noticias, fueron muy pocos los discípulos que lograron conciliar el sueño en

aquella noche del domingo al lunes, 3 de abril. Salvo los gemelos, el resto permaneció

rumiando sus pensamientos. Aquellos galileos se hallaban tan fuera de sí que ni siquiera

establecieron los habituales turnos de guardia a las puertas de la casa de Simón, donde se

alojaban Jesús, Pedro y Juan.

Al despedirse, cada uno siguió en silencio hacia sus respectivos refugios.

El rabí tampoco despegó los labios. Por supuesto, debía conocer el estado de ánimo de sus

amigos y, posiblemente, con el objeto de evitar mayores tensiones, prefirió cenar en la casa de

Lázaro. A pesar de lo avanzado de la hora, Marta y María se desvivieron nuevamente por

atendernos. Lavaron nuestras manos y pies y, en compañía de su hermano, comimos algo de

queso y fruta. Ni el Maestro ni yo sentíamos demasiado apetito. Durante un buen rato, Jesús

permaneció encerrado en un hermético mutismo, con sus ojos fijos en las rojizas y ondulantes

llamas de la chimenea.

Antes de que se retirara a descansar, le rogué a María que aceptara el frasco de esencia de

nardo que había comprado aquella misma tarde en compañía de Andrés. Me costó trabajo pero,

finalmente, lo aceptó. Aquel gesto pareció animar al Maestro, que salió de su enigmático

aislamiento, uniéndose plenamente a la sosegada tertulia que sosteníamos Lázaro y yo.

Durante el frugal refrigerio había ido explicando al resucitado y a sus hermanas el espléndido

acontecimiento que hablamos vivido pocas horas antes. Lázaro, al contrario de los apóstoles,

sise percató de inmediato de la trascendencia del acto de Jesús. Sin olvidar la simbología,

aquella multitud no había hecho otra cosa que «proteger» al rabí de las garras del Sanedrín. No

Caballo de Troya

J. J. Benítez

108

me cansaré de repetir este aspecto de la cuestión. En los Evangelios que yo había estudiado, en

ningún momento se habla de ello y, sinceramente, a cualquiera con sentido común y un mínimo

de información sobre lo que estaba sucediendo en aquellas últimas semanas, no se le hubiera

podido pasar por alto que dicha «maniobra» fue una jugada maestra por parte del Galileo.

Como se dice en nuestro tiempo, «mató varios pájaros de un solo tiro».

Al comprobar que Jesús de Nazaret se ofrecía gustosamente al diálogo, aproveché la ocasión

y le pregunté su opinión sobre aquella tarde.

-He estado en medio del mundo y me he revelado a ellos en la carne. Les he encontrado a

todos borrachos. No he encontrado a ninguno sediento. Mi alma sufre por los hijos de los

hombres, porque están ciegos en su corazón; no ven que han venido vacíos al mundo e

intentan salir vacíos del mundo. Ahora están borrachos. Cuando vomiten su vino, se

arrepentirán...

-Esas son palabras muy duras -le dije-. Tan duras como las que pronunciaste sobre el

Olivete, a la vista de Jerusalén...

-Tal vez los hombres piensan que he venido para traer la paz al mundo. No saben que estoy

aquí para echar en la tierra división, fuego, espada y guerra... Pues habrá cinco en una casa:

tres contra dos y dos contra tres; el padre contra el hijo y el hijo contra el padre. Y ellos

estarán solos.

-Muchos, en mi mundo -añadí procurando que mis palabras no resultaran excesivamente

extrañas para Lázaro- podrían asociar esas frases tuyas sobre el fin de Jerusalén como el fin de

los tiempos. ¿Qué dices a eso?

-Las generaciones futuras comprenderán que la vuelta del Hijo del Hombre no llegará de la

mano del guerrero. Ese día será inolvidable: después de la gran tribulación -como no la hubo

desde el principio del mundo- mi estandarte será visto en los cielos por todas las tribus de la

tierra. Esa será mi verdadera y definitiva vuelta: sobre las nubes del cielo, como el relámpago

que sale por el oriente y brilla hasta el occidente...

-¿Qué será la gran tribulación?

-Vosotros podríais llamarlo un «parto de toda la Humanidad...»

Jesús no parecía muy dispuesto a revelarme detalles.

-Al menos, dinos cuándo tendrá lugar.

-De aquel día y de aquella hora, nadie sabe. Ni los ángeles ni el Hijo. Sólo el Padre.

Únicamente puedo decirte que será tan inesperado que a muchos les pillará en mitad de su

ceguera e iniquidad.

-Mi mundo, del que vengo -traté de presionarle-, se distingue precisamente por la confusión

y la injusticia...

-Tu mundo no es mejor ni peor que éste. A ambos sólo les falta el principio que rige el

universo: el Amor.

-Dame, al menos, una señal para que sepamos cuándo te revelarás a los hombres por

segunda vez...

-Cuando os desnudéis sin tener vergüenza, toméis vuestros vestidos, los pongáis bajo los

pies como los niños y los pateéis, entonces veréis al hijo del Viviente y no temeréis.

Lázaro, afortunadamente, seguía identificando «mi mundo» con Grecia. Eso me permitió

seguir preguntando al Maestro con un cierto margen de amplitud.

-Entonces -repuse- mi mundo está aún muy lejos de ese día. Allí, los hombres son enemigos

de los hombres y hasta del propio Dios...

Jesús no me dejó seguir.

-Estáis entonces equivocados. Dios no tiene enemigos.

Aquella rotunda frase del Nazareno me trajo a la memoria muchas de las creencias sobre un

Dios justiciero, que condena al fuego del infierno a quienes mueren en pecado. Y así se lo

expuse.

Cristo sonrió, moviendo la cabeza negativamente.

-Los hombres son hábiles manipuladores de la Verdad. Un padre puede sentirse afligido ante

las locuras de un hijo, pero nunca condenaría a los suyos a un mal permanente. El infierno -tal

y como creen en tu mundo- significaría que una parte de la Creación se le ha ido de las manos

al Padre... Y puedo asegurarte que creer eso es no conocer al Padre.

-¿Por qué hablaste entonces en cierta ocasión del fuego eterno y del rechinar de dientes?


1   ...   50   51   52   53   54   55   56   57   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.