Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página58/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   54   55   56   57   58   59   60   61   ...   181
1 La gran diferencia entre los escribas y el resto del sacerdocio -fariseos, levitas, jefes del templo, etc.- se basaba en el

saber. Los escribas venían a ser los depositarios de la ciencia y de la iniciación. Para llegar a formar parte de las

llamadas «corporaciones de escribas», el aspirante se veía obligado a cursar numerosos estudios que empezaban en

sus años de juventud. Cuando el talmîd o alumno había llegado a dominar la materia tradicional y el me todo de la

halaja (determinadas secciones de la literatura rabínica de argumento legal), hasta el punto de ser considerado como

persona capacitada para tomar decisiones personales en las cuestiones de legislación religiosa y de derecho penal,

entonces, y sólo entonces, era designado como «doctor no ordenado» o talmîd hakam. Después, cuando había llegado

a los cuarenta años -edad canónica para la ordenación- el aspirante a escriba podía entrar en la «corporación» como

miembro de pleno derecho o «hakam». Desde ese momento, el nuevo escriba estaba autorizado a zanjar por si mismo

las cuestiones de legislación religiosa o ritual, a ser juez en los procesos criminales y a tomar decisiones en los juicios

de carácter civil, bien como miembro de una corte de justicia o bien individualmente. Tenía derecho a ser llamado

«rabí». Sus decisiones tenían el poder de «atar» y «desatar» para siempre a los judíos del mundo entero. Nicodemo,

por ejemplo, amigo de Jesús, era uno de estos prestigiosos escribas, a cuyo paso debían levantarse todos los hijos de

Israel, excepción hecha de determinadas profesiones artesanales. Pero lo que más poder e influencia les proporcionó

entre sus paisanos fue el hecho de ser portadores de la «ciencia secreta»: la tradición esotérica. Uno de sus textos

decía: «No se deben explicar públicamente las leyes sobre el incesto delante de tres oyentes, ni la historia de la

creación del mundo delante de dos, ni la visión del carro de fuego delante de uno solo, a no ser que éste sea prudente

y de buen sentido. A quien considere cuatro cosas, más le valiera no haber venido al mundo, a saber: (en primer lugar)

lo que está arriba. (en segundo lugar) lo que está abajo, (en tercer lugar) lo que era antes, (en cuarto lugar) lo que

será después». (Escrito rabínico Hagiga II, 1 y 7.) Es fácil comprender la audacia de Jesús cuando, en muchas de sus

predicaciones públicas, arremetió contra los escribas, acusándoles de haber tomado para si las llaves de la ciencia,

cerrando a los hombres el acceso al reino de Dios. Aquello fue mortal. Los escribas jamás le perdonarían semejante

ridiculización. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

115

en mi viña.» Y este hijo, sin pensar, contestó a su padre: «No voy a ir.» Pero luego se

arrepintió y fue. Cuando el padre encontró al segundo le dijo: «Hijo, ve a trabajar a mi viña.» Y

este hijo, hipócrita y desleal, le dijo: «Sí, padre, ya voy.» Pero, cuando hubo marchado su

padre, no fue. Dejadme preguntaros: ¿cuál de estos hijos hizo realmente la voluntad de su

padre?

La gente, como un solo hombre, contestó:

-El primer hijo.

Jesús replicó entonces mirando a los sacerdotes:

-Pues así, yo declaro que los taberneros y prostitutas, aunque parezcan rehusar la llamada

del arrepentimiento, verán el error de su camino y entrarán en el reino de Dios antes que

vosotros, que hacéis grandes pretensiones de servir al Padre del Cielo pero que rechazáis los

trabajos del Padre. No fuisteis vosotros, escribas y fariseos, quienes creísteis en Juan, sino los

taberneros y pecadores. Tampoco creéis en mis enseñanzas, pero la gente sencilla escucha mis

palabras a gusto.

Aquella segunda ridiculización pública obligó a los escribas y fariseos a dar media vuelta,

entrando en el santuario. Y el Maestro siguió predicando en paz, haciendo las delicias de la

multitud.

Por José de Arimatea supimos que la cólera de los sacerdotes había llegado a tal paroxismo

que poco faltó para que los levitas rodearan aquella misma mañana a Jesús, procediendo a su

captura. Pero la entrada en juego de los saduceos1 -que constituían mayoría en el Sanedrín -

retrasó nuevamente los planes de los enemigos de Cristo. Esta casta sacerdotal había encajado

pésimamente el desmantelamiento de los «cambistas» e «intermediarios» y, por primera vez,

apoyaron los planes de los fariseos y escribas para eliminar a Jesús. Eso significó mayoría

absoluta a la hora de decidir y condenar al rabí de Galilea.

Mientras tanto, Jesús había desarrollado una segunda parábola -la del rico propietario que

llegó a enviar a su propio hijo para convencer a los rebeldes trabajadores de su viña de que le

entregaran su renta- preguntando a los asistentes qué debería hacer el dueño de la viña con

aquellos malvados arrendatarios.

-Destruir a esos hombres miserables -contestó la multitud- y arrendar su viñedo a otros

granjeros honestos que le den sus frutos en cada estación.

Muchos de los presentes comprendieron el sentido de la parábola de Jesús y expresaron en

voz alta:

-¡Dios perdone a quienes continúen haciendo estas cosas!

Pero algunos fariseos no se daban por vencidos y regresaron hasta el lugar donde predicaba

Jesús. El Maestro, al verlos, les dijo:

-Vosotros sabéis cómo rechazaron vuestros hermanos a los profetas y sabéis bien que estáis

decididos a rechazar al Hijo del Hombre. -Tras unos instantes de silencio, su mirada se hizo

más intensa y añadió-: ¿Nunca leísteis en la Escritura sobre la piedra que los constructores

rechazaron y que, cuando la gente la descubrió, hicieron de ella la piedra angular?... Una vez

más os aviso. Si continuáis rechazando el Evangelio, el reino de Dios será llevado lejos de

vosotros y entregado a otra gente, deseosa de recibir buenas nuevas y llevar adelante los

frutos del espíritu. Yo os digo que existe un misterio sobre esa piedra: quien caiga sobre ella,

aunque quede roto en pedazos, se salvará. Pero, sobre quien caiga dicha piedra angular, será

molido hasta quedar hecho polvo y sus cenizas serán desperdigadas a los cuatro vientos.

En esta ocasión, los escribas y jefes ni siquiera intentaron replicar. Y el Maestro prosiguió sus

enseñanzas, refiriendo una tercera parábola: la del festín de bodas.

Cuando hubo terminado, Jesús se puso en pie y se dispuso a despedir a la multitud. En ese

instante, uno de los creyentes alzó su voz e interrogó al rabí:

-Pero, Maestro, ¿cómo sabremos estas cosas? ¿Qué signo nos darás por el que sepamos que

tú eres el Hijo de Dios?

1 En aquellos tiempos, el Sanedrín se hallaba básicamente dividido en dos grandes grupos: los fariseos y saduceos.

Estos últimos formaban un partido organizado, integrado fundamentalmente por la nobleza laica y sacerdotal, por los

«ancianos» o notables del pueblo y por los sacerdotes-jefes. (El sumo sacerdote en funciones en aquellos días, José,

apodado Caifás, era saduceo.) Su «teología» era distinta a la de los fariseos. Se atenía estrictamente al texto de la

Torá, en especial en lo que se refería a las prescripciones relativas al culto y al sacerdocio. Su oposición a los fariseos y

a su halaká o tradición oral era total y hasta enconada. Disponían, además, de su propio código penal, de una extrema

severidad. Por supuesto, hubo muchos escribas que «practicaban» la doctrina saducea. (N. del m.)


1   ...   54   55   56   57   58   59   60   61   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.