Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página64/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   60   61   62   63   64   65   66   67   ...   181
2.

plata o 3600 ases. Esta cantidad fue confirmada por Tácito en tiempos de Tiberio (Ann. 1, 17: denis in diem assibus

animan et corpus aestimari). Los centuriones, por su parte, cobraban 2500 denarios-año y los llamados primi ordines,

5000. (N. del m.)

1 «Sumo Pontífice» y «¡Salve, Divino Tiberio César Augusto!», respectivamente. Las inscripciones aparecían

abreviadas. En realidad deberían decir: Pontifex Maximus y Ave Augustos Tiberius Caesar Divinus. (N. del m.)

2 El ordenador central del módulo me proporcionó aquella misma noche una extensa y exhaustiva información sobre

este curioso tipo de matrimonio. La tradición oral hebrea -recogida en la Misná (Orden Tercero), dedicado a las

yebamot o cuñadas, y según las leyes contenidas en el Deuteronomio (25, 5-10)- establecía que, cuando dos hermanos

habitaban uno junto al otro y uno de ellos muere sin dejar hijos, la mujer del muerto no se casará con un extraño: «Su

cuñado irá a ella y la tomará por mujer.» El primogénito que de ella tenga llevará el nombre del hermano muerto,

«para que su nombre no desaparezca de Israel». Pero, si el hermano se negase a tomar por mujer a 50 cuñada, subirá

ésta a la puerta, a los ancianos, y les dirá: «Mi cuñado se niega a suscitar en Israel el nombre de su hermano; no

quiere cumplir su obligación de cuñado, tomándome por mujer.» Los ancianos de la ciudad le harán venir y le hablarán.

Si persiste en la negativa, su cuñada se acercará a él en presencia de los ancianos, le quitará del pie un zapato y le

escupirá en la cara, diciendo: «Esto se hace con el hombre que no sostiene a la casa de su hermano.» Y su caía será

llamada en Israel la casa del descalzado. Este matrimonio, que es obligatorio, se denomina yibbum; es decir, de

levirato (de levir: cuñado). Cuando la cuñada quedaba con sucesión, este matrimonio estaba prohibido. A partir de la

llamada «ceremonia del zapato», la cuñada quedaba libre para contraer matrimonio con cualquiera.

Con el paso de los siglos, esta norma fue perdiéndose y en tiempos de Jesús apenas si era practicada, encerrando,

en el mejor de los casos, un carácter puramente simbólico o de trámite legal. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

126

El rabí, aun sabiendo la falta de sinceridad de aquellos saduceos, accedió a contestar. Y les

dijo:

-Todos erráis al hacer tales preguntas porque no conocéis las Escrituras ni el poder viviente

de Dios. Sabéis que los hijos de este mundo pueden casarse y ser dados en matrimonio, pero

no parecéis comprender que los que se hacen merecedores de los mundos venideros a través

de la resurrección de los justos, ni se casan ni son dados en matrimonio. Los que experimentan

la resurrección de entre los muertos son más como los ángeles del cielo y nunca mueren. Estos

resucitados son eternamente hijos de Dios. Son los hijos de la luz. Incluso vuestro padre,

Moisés, comprendió esto. Ante la zarza ardiente oyó al Padre decir: «Soy el Dios de Abraham,

el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.» Y así, junto a Moisés, yo declaro que mi Padre no es el

Dios de los muertos, sino de los vivos. En él, todos vosotros os reproducís y poseéis vuestra

existencia mortal.

Los saduceos se retiraron, presa de una gran confusión, mientras sus seculares enemigos,

los fariseos, llegaban a exclamar a voz en grito: «¡Verdad, verdad, verdad Maestro! Has

contestado bien a estos incrédulos.»

Quedé nuevamente sorprendido, al igual que aquella multitud, por la sagacidad y reflejos

mentales de aquel gigante. Jesús conocía la doctrina de esta secta, que sólo aceptaba como

válidos los cinco textos llamados los Libros de Moisés. Y recurrió precisamente a Moisés en su

respuesta, desarmando a los saduceos. Pero, desde mi punto de vista, los fariseos que

aplaudieron las palabras del Maestro, no entendieron tampoco la profundidad del mensaje del

Nazareno, cuando aludió con voz rotunda « a los que experimentan la resurrección de entre los

muertos». Los «santos» o «separados» -como se les llamaba popularmente a los fariseos-

creían que, en la resurrección, los cuerpos se levantaban físicamente. Y Jesús, en sus

afirmaciones, no se refirió a este tipo de resurrección...

El Maestro parecía resignado a suspender temporalmente su predicación y esperó en silencio

una nueva pregunta. La verdad es que llegó a los pocos momentos, de labios de aquel mismo

grupo de fariseos que había simulado tan cálidos elogios hacia el rabí. Uno de ellos, señalando a

Jesús, expuso un tema que conmovió de nuevo al gentío:

-Maestro -le dijo-, soy abogado y me gustaría preguntarte cuál es, en tu opinión, el mayor

mandamiento.

Sin conceder un segundo siquiera a la reflexión -y elevando aún más su potente voz-, el

gigante repuso:

-No hay más que un mandamiento y ése es el mayor de todos. Es éste: ¡Oye, oh Israel! El

Señor, nuestro Dios, el Señor es uno. Y lo amarás con todo tu corazón y con toda tu alma, con

toda tu mente y con toda tu fuerza. Este es el primero y el gran mandamiento. Y el segundo es

como este primero. En realidad, sale directamente de él y es: Amarás a tu prójimo como a ti

mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. En ellos se basa toda la Ley y los profetas.

Aquel hombre de leyes, consternado por la sabiduría de la respuesta de Jesús, se inclinó a

alabar abiertamente al rabí:

-Verdaderamente, Maestro, has dicho bien. Dios, ¡bendito sea!, es uno y nada más hay tras

él. Amarle con todo el corazón, entendimiento y fuerza y amar al prójimo como a uno mismo es

el primero y el gran mandamiento. Estamos de acuerdo en que este gran mandamiento ha de

ser tenido mucho más en cuenta que todas las ofrendas y sacrificios que se queman.

Ante semejante respuesta, el Nazareno se sintió satisfecho y sentenció, ante el estupor de

los fariseos:

-Amigo mío, me doy cuenta de que no estás lejos del reino de Dios...

Jesús no se equivocaba. Aquella misma noche, en secreto, aquel fariseo acudió hasta el

campamento situado en el huerto de Getsemaní, siendo instruido por Jesús y pidiendo ser

bautizado.

Aquella sucesión de descalabros dialécticos terminó por disuadir a los restantes grupos de

escribas, saduceos y fariseos, que comenzaron a retirarse disimuladamente.

Al observar que no había más preguntas, el Galileo se puso en pie y, antes de que los

venenosos sacerdotes desaparecieran, les lanzó esta interrogante:

-Puesto que no hacéis más preguntas, me gustaría haceros una:

¿Qué pensáis del Libertador? Es decir, ¿de quién es hijo?

Los fariseos y sus compinches quedaron como electrizados mientras un murmullo recorría

aquella zona de la explanada.

Caballo de Troya

J. J. Benítez

127

Los miembros del Templo deliberaron durante algunos minutos y, finalmente, uno de los

escribas, señalando uno de los papiros que llevaba anudado a su brazo derecho y que contenía

la Ley, respondió:

-El Mesías es el hijo de David.

Pero el Nazareno no se contentó con esta respuesta. Él sabía que existía una agria polémica

sobre si él era o no hijo de David -incluso entre sus propios seguidores- y remachó:

-Sí el Libertador es en verdad el hijo de David, cómo es que en el salmo que atribuís a

David, él mismo, hablando con el espíritu, dice: «El Señor dijo a mi señor: siéntate a mi

derecha hasta que haga de tus enemigos el escabel de tus pies.» Si David le llama Señor,

¿cómo puede ser su hijo?

Los fariseos y principales del templo quedaron tan confusos que no se atrevieron a

responder.

Hacia la hora quinta (las once de la mañana, aproximadamente), Jesús dio por concluida su

estancia en el Templo y, puesto que era el tiempo de la comida, se encaminó con sus discípulos

hacia la Puerta Triple con el fin -según me comentó el propio Pedro- de dirigirse a la casa de

José de Arimatea, en la ciudad baja. Al descubrir cómo me quedaba atrás, dispuesto a no

alterar, en la medida de lo posible, la intimidad del grupo, Andrés retrocedió y me invitó a

compartir con ellos la segunda comida del día. Mientras tanto, Jesús y los demás habían

cruzado ya entre las mesas de los cambistas y mercaderes, perdiéndose por la soberbia puerta

del muro sur del Templo.

Estaba a punto de aceptar, naturalmente, cuando un tumulto procedente de la cara más

oriental del Santuario nos hizo volver la mirada. Entre gritos desgarradores, una mujer estaba

siendo prácticamente arrastrada por las escalinatas de acceso al Pórtico Corintio. Una patrulla

de la policía del Templo (los levitas), posiblemente de los destacados en el atrio de las Mujeres,

se dirigía a través de la explanada donde nos encontrábamos, en dirección al Pórtico de

Salomón y, más concretamente, hacia la Puerta Oriental. Dos de los levitas de esta «guardia de

día» sujetaban a la hebrea por las axilas, mientras un tercero había hecho presa en sus pies,

soportando a duras penas los violentos movimientos de la muchacha. Detrás, medio ocultos

entre un enjambre de curiosos, marchaban uno de los guardianes de turno del Templo y varios

sacerdotes.

La multitud que se hallaba entre los puestos de los vendedores corrió al instante hacía la

patrulla, lanzando gritos de «¡adúltera!... adúltera!», como si aquel suceso fuera algo común y

hasta festejado por la turba.

Interrogué a Andrés con la mirada y el jefe del grupo, con expresión grave, lamentó aquella

sombría coincidencia, resumiendo el lamentable espectáculo con la siguiente frase:

-Son las «aguas amargas».

Recordé al instante que en una de mis investigaciones en los textos bíblicos Números (5,11-

31)


1   ...   60   61   62   63   64   65   66   67   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.