Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página65/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   61   62   63   64   65   66   67   68   ...   181
1, Yavé especificaba el procedimiento a seguir con la mujer sospechosa de adulterio. Cuando

1 Dice así el citado texto bíblico: «Habló Yavé a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Si la mujer de

uno fornicara y le fuese infiel, durmiendo con otro en concúbito de semen, sin que haya podido verlo el marido ni haya

testigos, por no haber sido hallada en el lecho, y se apoderase del marido el espíritu de los celos y tuviese celos de ella,

háyase ella manchada en realidad o no se haya manchado, la llevará al sacerdote, y ofrecerá por ella una oblación de la

décima parte de un efá de harina de cebada, sin derramar aceite sobre ella ni poner encima incienso, porque es minjá

de celos, minjá de memoria para traer el pecado a la memoria. El sacerdote hará que se acerque y se esté ante Yavé;

tomará del agua santa en una vasija de barro, y cogiendo un poco de la tierra del suelo del tabernáculo, lo echará en el

agua. Luego, el sacerdote, haciendo estar a la mujer ante Yavé, le descubrirá la cabeza y le pondrá en las manos la

minjá de memoria, la minjá de los celos, teniendo él en la mano el agua amarga de la maldición, y la conjurará,

diciendo: «Si no ha dormido contigo ninguno, y si no te has descarriado, contaminándote y siendo infiel a tu marido,

indemne seas del agua amarga de la maldición; pero si te descarriaste y fornicaste infiel a tu marido, contaminándote y

durmiendo con otro (aquí el sacerdote la conjurará con el juramento de execración, diciendo): Hágate Yavé maldición y

execración en medio de tu pueblo, y séquense tus muslos e hínchese tu vientre, entre esta agua de maldición en tus

entrañas para hacer que tu vientre se hinche y se pudran tus músculos.» La mujer contestará: «Amén, amén.» El

sacerdote escribirá estas maldiciones en una hoja, y las diluirá en el agua amarga, y hará beber a la mujer el agua

amarga de la maldición. Luego tomará de la mano de la mujer la minjá de los celos y la agitará ante Yavé, y la llevará

al altar; y tomando un puñado de la ofrenda de la memoria, lo quemará en el altar, haciendo después beber el agua a

la mujer. Dárale a beber el agua; y sí se hubiese contaminado, siendo infiel a su marido, el agua de maldición entrará

en ella con su amargura, se le hinchará el vientre, se le secarán los muslos, y será maldición en medio de su pueblo. Sí,

por el contrario, no se contaminó y es pura, quedará ilesa y será fecunda... Así el marido quedará libre de culpa, y la

mujer llevará sobre si su pecado.» (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

128

el marido creía que su esposa le era infiel, llevaba a ésta hasta el sacerdote, obligándola a

confesar. Si se negaba a reconocer su culpa, la desdichada tenía que pasar por la prueba (una

especie de «juicio de Dios») de las «aguas amargas». El sacerdote preparaba un brebaje

especial -compuesto, según reza en la Biblia, por tierra del Tabernáculo y la tinta con la que

escribía el ritual de las maldiciones, previamente diluida en agua- y, entre ceremonias

religiosas, daba a beber dicha poción a la sospechosa. La creencia judía enseñaba que, si la

mujer era realmente culpable, el misterioso liquido atacaba sus entrañas, matándola. Por el

contrario, si era inocente, las «aguas amargas» no alteraban su organismo1.

Para una mente racional, aquella prueba dejaba mucho que desear en cuanto a su posible

objetividad. Pero, a decir verdad, lo que avivó mi curiosidad fue la «fórmula» de aquella

pócima. ¿Qué podía contener?

Estaba ante una oportunidad única y supliqué a Andrés que me acompañara. Quería

presenciar la ejecución de la sentencia y, si fuera posible, hacerme con una muestra de la tinta

utilizada para la fabricación de las «aguas amargas». Andrés comprendió a medias mi

aparentemente morboso deseo y a regañadientes consintió en concederme unos minutos.

Cruzamos bajo el arco de piedra de la Puerta Oriental, abriéndonos paso entre el gentío que

rodeaba ya a la patrulla. Varios levitas habían formado un círculo o cordón de seguridad de

unos diez metros de diámetro. En el centro, la mujer, siempre sujeta por los policías del

Templo, permanecía en pie, sollozando. Había sido vestida con una túnica negra y despojada de

todos sus adornos.

Mi compañero me explicó que aquélla era la última fase de un proceso que se había iniciado

en la mañana del pasado lunes. (Los jueces del Gran o Pequeño Sanedrín se reunían

precisamente los lunes y jueves de cada semana, para despachar los asuntos pendientes.) Este

caso de supuesto adulterio había sido llevado por el Pequeño Sanedrín, formado por 23 jueces.

A petición de su marido, la sospechosa -una joven que no rebasaría los 20 años- había sido

conducida aquella mañana del lunes, 3 de abril, ante el tribunal de Justicia y allí, interrogada y

atemorizada con fórmulas como la siguiente: «Hija mía, mucho pecado aporta el vino, mucho la

risa, mucho la juventud, mucho los malos vecinos; hazlo (reconoce la verdad) por el nombre de

Dios, que está escrito con santidad para que no sea borrado con el agua.»

Pero, a juzgar por lo que estaba sucediendo, la infeliz se había declarado inocente y el

Pequeño Sanedrín dictaminó que debía someterse a la prueba de las «aguas amargas». Cuando

interrogué a Andrés sobre la suerte de aquella hebrea, en el caso de que se hubiera declarado

culpable, el apóstol me insinuó que no sabía qué podía ser peor. Si la mujer judía decía ante el

Tribunal «soy impura», se le obligaba a firmar la renuncia a su dote, procediéndose entonces a

la consumación del libelo de divorcio. Como bien apuntaba Andrés, en estas circunstancias, la

esposa quedaba en la más absoluta miseria, tenía que abandonar el hogar y a sus hijos, siendo

despreciada de por vida. Aquellas leyes establecían el derecho al divorcio, única y

exclusivamente de parte del hombre2. Esto se prestaba a constantes abusos, caprichos e

injusticias. Si el marido deseaba quedarse con la dote que la mujer aportaba al matrimonio y, al

mismo tiempo, recobrar su soltería, sólo tenía que acusar a la esposa de infidelidad. Una de

dos: o la mujer fallecía a causa de las «aguas amargas» o cargaba con la supuesta culpa, con

las consecuencias ya mencionadas.

Tal y como sospechaba, era sumamente raro que la víctima sobreviviera a la ingestión de

aquel brebaje.

En suma, que aquella desgraciada, tras declarar que «era pura», había sido conducida a

través de la Puerta de Nicanor -tal y como marcaba la tradición- hasta la estrecha explanada

existente al pie de la muralla oriental del Templo, al mismo lugar donde se llevaban a cabo las

ceremonias de purificación de leprosos y parturientas.

1 Santa Claus, nuestro ordenador, completó mi información sobre las aguas amargas», añadiendo que ya en el

Código de Hammurabi existía un precedente similar. Sí una mujer resultaba sospechosa de adulterio, era arrojada a la

corriente del Éufrates. Sí salía con vida era considerada inocente. Sí perecía, su culpabilidad era manifiesta. (N. del m.)

2 La mujer judía sólo tenía derecho a pedir el divorcio si su marido ejercía una de estas tres profesiones: recogedor

de inmundicias de perro (basurero), fundidor de cobre o curtidor. (Lista recogida en el escrito rabínico Ketubot VII.

108.) Y ello se debía, únicamente, al mal olor producido por dichas actividades. La Ley estipulaba también que la esposa

podía solicitar el divorcio si, a partir de los 13 años, el marido la obligaba a hacer votos, abusando de su dignidad, o si

aquél padecía de lepra o pólipos. (N. del m.)


1   ...   61   62   63   64   65   66   67   68   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.