Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página67/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   63   64   65   66   67   68   69   70   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

131

que -según rezaba el Antiguo Testamento-, la tinta debía ser susceptible de disolverse en agua,

redujo considerablemente el panel de tintas utilizadas presumiblemente en el siglo I en Israel.

Este importante requisito de la disolución de la tinta en agua, y el no menos decisivo hecho de

que provocara en el ser humano los ya referidos efectos, nos condujo casi irremisiblemente a la

llamada «tinta azul». Nuestros técnicos descubrieron igualmente que uno de sus ingredientes -

el ácido arsenioso- no formaba parte en realidad de las sustancias primigenias y necesarias

para la composición de la tinta. Junto al añil, al carbonato potásico y a la cal viva aparecía el

sulfuro de arsénico, pero nunca el ácido arsenioso. ¿Cómo podía ser esto? La explicación era

elemental: los israelitas utilizaban el tipo denominado «sulfuro amarillo de arsénico», que se

daba espontáneamente en la Naturaleza, en masas compuestas de láminas semitransparentes,

de color amarillo-oro, inodoras, insípidas, insolubles en agua y volátiles al fuego1. Este «sulfuro

amarillo de arsénico» no es tóxico. Ello explicaba que pudiera ser manipulado sin problemas.

Sin embargo, en su interior se albergaba un veneno muy activo: el ácido arsenioso puro, de

efectos muy enérgicos. Los judíos conseguían la disolución de este veneno (insoluble en agua,

como ya comenté anteriormente), merced a otras sustancias que sí aparecían en la

composición de la «tinta azul»: el carbonato potásico y la cal viva, ambos de fuerte poder

alcalino2.

Probablemente, el sacerdote encargado de la «fabricación» de las «aguas amargas» hervía

las cuatro primeras sustancias -añil, carbonato potásico, sulfuro amarillo de arsénico y cal viva-

, consiguiendo una disolución total. A continuación, tras filtrar el líquido resultante, le añadía

una pequeña porción de goma arábiga pulverizada -hallada por nuestros especialistas en la

«tinta azul» y en una proporción idéntica a la cal viva-, resultando un brebaje doblemente útil:

como tinta y como veneno.

En cuanto al sabor amargo, que dio nombre a la pócima, podría deberse a la presencia del

carbonato potásico, de fuerte sabor acre3.

Dado el carácter «sagrado» de esta «tinta», lo más lógico es que no fuera compuesta hasta

poco antes de su empleo. La Misná, en su Orden Tercero (dedicado a las mujeres), explica que

el sacerdote llenaba un cuenco nuevo de barro con una cantidad que oscilaba entre un cuarto y

medio «log» de agua del pilón (es decir, entre 125 y 250 gramos de agua común). A

continuación «entraba en el Santuario y se dirigía hacia la derecha, donde había un lugar de un

codo cuadrado (unos 45 centímetros cuadrados) con una mesa de mármol y un anillo fijado a

ella. Después de alzaría cogía la ceniza que había bajo ella y la ponía en el cuenco, de tal modo

que se hiciese perceptible en el agua, tal como está escrito: «de la ceniza que haya en el

pavimento del santuario tomará el sacerdote y la pondrá en el agua».

Por último, el sacerdote se hacía con la «tinta» y escribía las fórmulas rituales. Yavé -tal y

como especifica el libro sagrado (Números 5,23) ordenaba que se escribiera sobre «un libro».

En otras palabras, en un rollo. Tampoco debía utilizar goma, vitriolo ni ninguna otra sustancia

que quedase fija. Lógicamente, silo que se perseguía era que la acusada bebiese el veneno

contenido en la «tinta», ésta debía ser perfectamente soluble en el agua.

Después de aquellas verificaciones, una serie de dudas -más intensas y fascinantes, si cabe -

quedaron flotando en el espíritu de los hombres del proyecto Caballo de Troya.

En primer lugar, si la salida de los judíos de Egipto se registró hacia el año 1290 antes de

Cristo, ¿cómo es posible que el pueblo hebreo conociese el ácido arsenioso y su funesta acción

sobre el organismo humano, si las primeras noticias sobre dicho ácido empezaron a difundirse

1 Este sulfuro -a diferencia del llamado «sulfuro rojo de arsénico», que se halla en abundancia en Bohemia- es fácil

de encontrar en Persia. De ahí que los israelitas pudieran tener un mejor acceso al «amarillo». Ambos, sin embargo,

reúnen características parecidas en cuanto al hecho de que son solubles en soluciones alcalinas. El «amarillo», no

obstante, al contener el citado ácido arsenioso, resulta mucho más tóxico que el «rojo». Era también mucho más

abundante en el comercio de aquella época, siendo conocido incluso por Theophrasto, que vivió 300 años antes de

Cristo. (N. del m.)

2 El carbonato potásico, en especial, es fuertemente alcalino al contacto con el agua, gozando, además, de un fuerte

poder cáustico o corrosivo que podría contribuir a una mejor desintegración de las láminas de sulfuro de arsénico y a la

disolución de la tinta. (N. del m.)

3 En contra de la creencia popular, el ácido arsenioso no tiene un sabor amargo, sino ligeramente azucarado. (N del

m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

132

por el mundo en el siglo IX de nuestra Era?1. Y si ellos no fueron los descubridores o creadores

de semejante fórmula, ¿quién lo hizo? La conclusión inmediata sólo puede ser una: Yavé. Pero,

aceptando esta hipótesis, ¿quién era este Yavé, capaz de transmitir unas fórmulas químicas tan

precisas, adelantándose, además, a los tiempos? Y, sobre todo, ¿por qué un ser que se

autodefinía como Dios establecía procedimientos tan injustos y horrendos a la hora de dilucidar

la culpabilidad de una persona? Según los especialistas en toxicología y medicina legal, la mujer

que ingería una sustancia de las características citadas en las aguas amargas» sufría un cuadro

gastroenterítico. En realidad, con una dosis de 120 miligramos de este ácido arsenioso podía

provocarse la muerte de la mujer. A los pocos minutos se presentaban los signos típicos: sed

muy intensa, vómitos, deposiciones, calambres y facciones alteradas, provocando una muerte

«asfíctica». Otros expertos en venenos opinaron que quizá las «aguas amargas» podían

contener, en lugar del ácido arsenioso, otro potente tóxico, extraído de la víbora del desierto

conocida por «Gariba». En este caso, y para hacer efectivo tan mortífero veneno, los sacerdotes

introducían en la pócima la cal viva, que quemaba y desgarraba las mucosas internas de la

desdichada, haciendo activo el veneno de la víbora, inocuo por vía oral2.

Si las «aguas amargas» eran preparadas con este último veneno, siempre existía la

posibilidad de «obrar el milagro». Bastaba con suprimir el tóxico producido por la «Gariba» o

Echis Carinatus -muy frecuente en los desiertos de la península del Sinaí- para que la supuesta

adúltera no sufriera daño alguno. Naturalmente, este «truco» -enseñado también por el

sospechoso «Yavé»- se prestaba a numerosas manipulaciones de la ignorante multitud y -

¡cómo no!-, a posibles chantajes por parte de los responsables de las mencionadas «aguas

amargas».

Un asunto digno de un estudio en profundidad...

Con ciertas prisas, justificadísimas por supuesto, Andrés me fue conduciendo por las

estrechas callejuelas de la parte baja de Jerusalén, hasta llegar a una casa situada entre la

Sinagoga de los Libertos y la Piscina de Siloé, en el extremo meridional de la ciudad santa. La

fachada, enteramente de piedra labrada, ostentaba sobre el pétreo dintel un escudo circular

con una estrella de cinco puntas. En el hermoso altorrelieve, desgastado por el paso del tiempo,

pude leer la palabra «Jerusalén», formada por las cinco letras hebreas, cada una de ellas

situada entre las puntas de la no menos famosa estrella de David.

José, el de Arimatea, noble decurión (una especie de asesor del Sanedrín, en virtud de su

riqueza y estirpe noble: su familia procedía, como la de Jesús, del mítico rey David), era un

personaje de gran prestigio en la ciudad santa. Su talante liberal, fruto, sin duda, de sus viajes

por Grecia y el imperio romano, le había arrastrado desde un principio hacia las enseñanzas de

Jesús de Nazaret. Y aunque él había nacido en la aldea de Arimatea (hoy Rantís, al nordeste de

Lidda), su infancia y juventud habían transcurrido casi por completo en Jerusalén. Aquella casa

-según me contó a lo largo de aquel almuerzo- había sido levantada por sus antepasados,

justamente sobre los restos de la antigua «Ciudad de David», en el promontorio llamado Ofel.

Su considerable fortuna -amasada principalmente con los negocios de la construcción- le

había permitido acondicionar aquella mansión con los más refinados lujos, notándose en toda

su decoración una clara influencia helenística. Aquella profesión suya -y este fue uno de los

aspectos que más me atrajo de José- le había permitido, además, un estrecho contacto con el

procurador romano, Poncio Pilato. A su llegada a Judea, por orden del emperador romano

Tiberio, Pilato desplegó una gran actividad. Una de sus primeras obras fue la construcción de un


1   ...   63   64   65   66   67   68   69   70   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.