Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página68/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   64   65   66   67   68   69   70   71   ...   181
1 Aunque los griegos y los romanos conocían los sulfuros de arsénico nativos, parece ser que no se tuvo

conocimiento del ácido arsenioso -al menos en Europa- antes de la época de Geber (siglo IX). El mismo metal, aunque

citado ya por Paracelso, no fue bien definido en sus propiedades y naturaleza hasta 1732 por el famoso alquimista

Brand. (N. del m.)

2 El profesor E. Kochva, del Departamento de Zoología de la Universidad de Tel-Aviv (Israel), se manifestó también

de acuerdo con esta última hipótesis. Si las mucosas que protegen las paredes internas del paquete intestinal son

rasgadas, las «aguas amargas» pueden convertirse en un veneno activo. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

133

acueducto de unos 300 estadios (casi 50 kilómetros)1. Pues bien, José de Arimatea fue uno de

los principales suministradores de plomo y argamasa.

Andrés conocía bien la casa y me guió directamente al espacioso patio -a cielo abierto-

donde se hallaban el Maestro, sus discípulos, una treintena de griegos (los mismos que

abordaron a Jesús en las primeras horas de la tarde del domingo y que, al parecer, habían

recapacitado, buscando de nuevo al Maestro) y José, el de Arimatea, con los 19 miembros del

Sanedrín que habían presentado su dimisión ante las graves irregularidades del supremo

tribunal para con Jesús. La comida, consistente fundamentalmente en caza y legumbres,

transcurría ya por el tercer plato cuando tomé asiento en un extremo de la mesa.

El Nazareno, en tono cansino, parecía dirigirse a aquellos extranjeros de Alejandría, Roma y

Atenas:

-… Sé que mi hora se está acercando y estoy afligido. Percibo que mi gente está decidida a

desdeñar el reino, pero me alegro al recibir a estos gentiles, buscadores de la verdad, que

vienen hoy aquí preguntando por el camino de la luz. Sin embargo -prosiguió Jesús-, el corazón

me duele por mi gente y mi alma se turba por lo que está ante mi...

El Maestro hizo una pausa y los comensales se miraron entre sí, desconcertados ante aquella

idea obsesiva que el rabí venía manifestando día tras día.

Al entrar en el patio, yo había procurado apoyar mi vara sobre una de las paredes de

mármol blanco, pulsando el clavo que ponía en marcha la filmación. Y a decir verdad, el tiempo

que permanecí en la casa de José, mi atención estuvo más pendiente del cayado -y de que no

fuera derribado por el sin fin de siervos que entraban y salían con los manjares- que de mi

anfitrión y sus invitados.

-… ¿Qué puedo decir -continuó Jesús- cuando miro hacia adelante y veo lo que va a

ocurrirme?

Pedro clavó sus ojos azules en su hermano Andrés, pero, a juzgar por el gesto de sus

rostros, ninguno terminaba de comprender.

-… ¿Debo decir: sálvame de esa hora horrorosa? ¡No! Para este propósito he venido al

mundo e, incluso, a esta hora. Más bien diré y rogaré para que os unáis a mí: Padre, glorificad

su nombre. Tu voluntad será cumplida.

Al terminar la comida, algunos de los griegos y discípulos se levantaron, rogando al Maestro

que les explicase más claramente qué significaba y cuándo tendría lugar la «hora horrorosa».

Pero Jesús eludió toda respuesta.

Mientras recogía mi vara, me llamó la atención un espléndido vaso de cristal, encerrado

junto a una reducida colección de pequeñas piedras ovoides y esféricas en una vitrina de vidrio.

José debió percatarse de mi interés por aquellas piezas y, aproximándose, me explicó que se

trataba de un valioso vaso de diatreta, recubierto con filigranas de plata. Había sido hallado en

la Germania y constituía un ejemplar único en el difícil arte del vidrio, tan magistralmente

practicado por los romanos. En cuanto a las piedras -de unos cinco centímetros cada una-,

formaban parte de otra colección singular. Eran antiguos proyectiles de honda, de pedernal y

caliza, utilizados -según los antepasados de José- por la tropa «especial» de 700 soldados

benjaministas zurdos, «capaces de disparar contra un cabello sin errar el golpe», tal y como

cita el libro de los Jueces (20,16).

-Es muy posible -insinuó José- que David utilizase una piedra similar en su lucha contra

Goliat.

Aquel breve encuentro con el venerable José -que debería rondar ya los sesenta años- fue de

gran utilidad para los planes que Caballo de Troya había dispuesto para mi. Uno de mis

objetivos, antes del anochecer del jueves, era justamente entablar contacto con el procurador

romano en Jerusalén. Cuando le expuse mi deseo de celebrar una entrevista con Poncio Pilato,

José se mostró dubitativo. Traté entonces de ganarme su confianza, explicándole que había

trabajado como astrólogo al servicio de Tiberio y que, aprovechando mi corta estancia en

1 En su obra Guerras de los Judíos, Flavio Josefo, efectivamente, habla de este acueducto que constituyó otro de los

graves errores de Pilato. Sin el menor tacto político, el procurador mandó utilizar el tesoro que los judíos llamaban

«Corbonan» para traer el agua. Aquello provocó una revuelta, pero Pilato actuó con energía, ordenando que sus

soldados golpearan a los manifestantes con porras y palos, dando lugar a una gran mortandad. Recientes

descubrimientos arqueológicos han demostrado que el acueducto en cuestión iba hasta el monte de los Francos, en las

cercanías de Belén, sobre el que se asentaba la fortaleza del Herodium. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

134

Israel, sería de sumo interés para Pilato que pudiera conocer los graves acontecimientos

señalados en los astros.

José, tal y como yo esperaba, manifestó una aguda curiosidad y prometió concertar la

entrevista para la mañana del día siguiente, miércoles, siempre y cuando él pudiera estar

presente. Accedí encantado.

Hacia las dos de la tarde, Jesús se despidió de José, el de Arimatea, subiendo por las

empedradas calles hacia el muro sur del templo. En el camino advirtió a sus amigos que aquél

iba a ser su último discurso público. Pero sus hombres de confianza no hicieron comentario

alguno. En realidad, sus corazones se hallaban sumidos en una profunda confusión. ¿Es que el

Maestro, que había escapado siempre de las garras del Sanedrín, iba a dejar que lo capturasen?

Una vez en la explanada de los Gentiles, el rabí se acomodó en su lugar habitual -las

escalinatas que rodeaban el Santuario- y en un tono sumamente cariñoso comenzó a hablar:

-Durante todo este tiempo he estado con vosotros, yendo y viniendo por estas tierras,

proclamando el amor del Padre para con los hijos de los hombres. Muchos han visto la luz y,

por medio de la fe, han entrado en el reino del cielo. En relación con esta enseñanza y

predicación, el Padre ha hecho cosas maravillosas, incluida la resurrección de los muertos.

Muchos enfermos y afligidos han sido curados porque han creído. Pero toda esa proclamación

de la verdad y curación de enfermedades no ha servido para abrir los ojos de los que rehúsan

ver la luz y de los que están decididos a rechazar el evangelio del reino.

»Yo y todos mis discípulos hemos hecho lo posible para vivir en paz con nuestros hermanos,

para cumplir los mandatos razonables de las leyes de Moisés y las tradiciones de Israel. Hemos

buscado persistentemente la paz, pero los dirigentes de esta nación no la tendrán. Rechazando

la verdad de Dios y la luz del cielo se colocan del lado del error y de la oscuridad. No puede

haber paz entre la luz y las tinieblas, entre la vida y la muerte, entre la verdad y el error.

»Muchos de vosotros os habéis atrevido a creer en mis enseñanzas y ya habéis entrado en la

alegría y libertad de la consciencia de ser hijos de Dios. Seréis mis testigos de que he ofrecido

la misma filiación con Dios a todo Israel. Incluso, a estos mismos hombres que hoy buscan mi

destrucción. Pero os digo más: incluso ahora recibiría mi Padre a estos maestros ciegos, a estos

dirigentes hipócritas si volviesen su cara hacia él y aceptasen su misericordia...

Jesús había ido señalando con la mano a los diferentes grupos de escribas, saduceos y

fariseos que, poco a poco, fueron incorporándose a los cientos de judíos que deseaban escuchar

al rabí de Galilea. Algunos de los discípulos, especialmente Pedro y Andrés, se quedaron pálidos

al escuchar los audaces ataques de su Maestro.

-… Incluso ahora no es demasiado tarde -continuó Jesús- para que esta gente reciba la

palabra del cielo y dé la bienvenida al Hijo del Hombre.

Uno de los miembros del Sanedrín, al escuchar estas expresiones, se alteró visiblemente,

arrastrando al resto de su grupo para que abandonara la explanada. Jesús se dio perfecta

cuenta del hecho y levantando el tono de la voz, arremetió contra ellos:

-… Mi Padre ha tratado con clemencia a esta gente. Generación tras generación hemos

enviado a nuestros profetas para que les enseñasen y advirtiesen. Y generación tras

generación, ellos han matado a nuestros enviados. Ahora, vuestros voluntariosos altos

sacerdotes y testarudos dirigentes siguen haciendo lo mismo. Así como Herodes asesinó a Juan,

vosotros igualmente os preparáis para destruir al Hijo del Hombre.

»Mientras haya una posibilidad para que los judíos vuelvan su rostro hacia mi Padre y

busquen la salvación, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob mantendrá sus manos extendidas

hacía vosotros. Pero, una vez que hayáis rebasado la copa de vuestra impertinencia, esta

nación será abandonada a sus propios consejos e irá rápidamente a un final poco glorioso...

El arraigado sentido del patriotismo de los hebreos quedó visiblemente conmovido por

aquellas sentencias de Jesús. Y la multitud, que escuchaba sentada sobre las losas del Atrio de

los Gentiles, se removió inquieta, entre murmullos de desaprobación.

Pero el Nazareno no se alteró. Verdaderamente, aquel hombre era valiente.

-… Esta gente había sido llamada a ser la luz del mundo y a mostrar la gloria espiritual de

una raza conocedora de Dios... Pero, hasta hoy, os habéis apartado del cumplimiento de

vuestros privilegios divinos y vuestros líderes están a punto de cometer la locura suprema de

todos los tiempos...

Jesús hizo una brevísima pausa, manteniendo al auditorio en ascuas.


1   ...   64   65   66   67   68   69   70   71   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.