Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página71/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   67   68   69   70   71   72   73   74   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

139

de súbitas apariciones de «libertadores» que tratan de arrastrar a las masas y al miedo. Pero,

para cuando los hombres de Tito comienzan los ataques, los apóstoles de Jesús, que recordaron

aquellas palabras pronunciadas en la tarde del martes, 4 de abril del año 30, frente a Jerusalén,

ya habían escapado de la ciudad. Pocos meses después, la artillería romana -capaz de arrojar

piedras de un quintal de peso a 185 metros de distancia- arrasaría Jerusalén, no dejando piedra

sobre piedra.

Pedro, a pesar de su buena voluntad, no parecía comprender lo que Jesús les estaba

anunciando. Por sus comentarios deduje que asociaba aquella destrucción con el «fin del

mundo» y no con la caída de Jerusalén. Al formular su pregunta al rabí me convencí

plenamente:

-Pero Maestro -apuntó Pedro-, todos sabemos que estas cosas pasarán cuando los nuevos

cielos y la nueva tierra aparezcan. ¿Cómo sabremos entonces que tú vienes para traer todo

esto?

El gigante le miró con infinita compasión, comprendiendo que su fogoso amigo no había

captado su mensaje. Y le dijo:

-Pedro, siempre yerras porque siempre tratas de relacionar la nueva enseñanza con la vieja.

Estás decidido a malinterpretar mi enseñanza. Insistís en interpretar el evangelio, de acuerdo

con vuestras creencias establecidas. Sin embargo, trataré de explicaros.

»¿Por qué sigues buscando que el Hijo del Hombre se siente en el trono de David y esperas

que se cumplan los sueños materiales de los judíos? Las cosas que ahora aprecias van a

finalizar y será un nuevo comienzo, a partir del cual el evangelio del reino llegará a todo el

mundo. Cuando el reino llegue a su pleno cumplimiento, estad seguros de que el Padre del cielo

no dejará de visitaros. Y así seguirá mi Padre manifestando su misericordia y mostrando su

amor, incluso a este oscuro y malvado mundo. Y así, después de que mi Padre me haya

investido de todo poder y autoridad, yo también seguiré vuestros destinos, guiándoos en los

asuntos del reino con la presencia de mi espíritu, que pronto será vertido sobre toda la carne.

Estaré por tanto presente entre vosotros en espíritu y prometo que alguna vez volveré a este

mundo, en el que he vivido esta vida de la carne y tenido la experiencia de revelar

simultáneamente Dios al hombre y llevar al hombre a Dios. Muy pronto he de dejaros y realizar

la obra que el Padre ha confiado en mis manos, pero tened coraje: volveré alguna vez.

Entretanto, mi espíritu de verdad os confortará y guiará.

Sin esperarlo, Jesús había pasado de la profecía sobre la destrucción de Jerusalén a un

extremo que me interesaba profundamente y que yo había tratado ya con él: su anunciada y

confusa segunda venida a la Tierra. Así que todos mis sentidos se centraron en aquellas

palabras, tan mal interpretadas y peor transmitidas en el futuro por sus seguidores.

-… Ahora me veis en la debilidad y en la carne. Pero, cuando vuelva -remachó el rabí

desviando su mirada hacia mí-, será con poder y espíritu. El ojo de la carne ve al Hijo del

Hombre en carne, pero sólo el ojo del espíritu contemplará al Hijo del Hombre glorificado por el

Padre y apareciendo en la tierra con su propio nombre.

»Pero los tiempos de la reaparición del Hijo del Hombre sólo son conocidos por los "consejos

del paraíso". Ni siquiera los ángeles saben cuándo ocurrirá esto. Sin embargo, debéis

comprender que, cuando este evangelio del reino haya sido proclamado por todo el mundo para

la salvación de los hombres y cuando la plenitud de la época haya llegado, el Padre os enviará

otro otorgamiento de designación divina, o el Hijo del Hombre volverá para cerrar la época

Al escuchar aquellas revelaciones quedé perplejo. Y tentado estuve de tomar la palabra e

interrogar a Jesús sobre ese misterioso «cierre» de una época. Sin embargo, mí condición de

estricto observador me mantuvo al margen de la conversación.

Y ahora, en relación con el dolor de Jerusalén, en verdad os digo que ni esta generación

transcurrirá sin que se cumplan mis palabras. En cuanto a la nueva venida del Hijo del Hombre,

nadie en la tierra ni en el cielo puede pretender hablar.

Como si el rabí hubiera leído mis pensamientos, prosiguió con estas palabras:

-… Debéis ser sabios en relación con la madurez de una época Debéis estar alerta para

discernir los signos de los tiempos. Sabéis que cuando la higuera muestra sus tiernas ramas y

adelanta sus hojas, el verano está cerca. De igual forma, cuando el mundo haya pasado el largo

invierno de la mentalidad material y veáis la venida de la primavera espiritual, entonces debéis

saber que ha llegado el verano para mi nueva visita.

Caballo de Troya

J. J. Benítez

140

De todas las enseñanzas del Nazareno, ninguna, en mi opinión, resultó tan confusa como

aquélla para las mentes de sus apóstoles y simpatizantes. Cuando uno lee lo que fue escrito

lustros después de su muerte respecto a esta segunda venida y a la destrucción de Jerusalén, y

conoce, como yo, el verdadero sentido del discurso de Jesús en aquel atardecer del martes, no

puede por menos que sentir una gran desolación. Al menos en esta parte, los evangelios

canónicos fueron pésimamente construidos. Pero, desgraciadamente, no iba a ser éste el único

pasaje ignorado o mal interpretado por los evangelistas...

Una luna casi llena se levantaba ya por el este cuando el grupo reemprendió el camino.

Jesús, a la cabeza, continuó por la accidentada cima del Olivete, siempre en dirección norte. Al

llegar a las proximidades del campamento público, donde se habían instalado los peregrinos

procedentes de Galilea, el Maestro se desvió hacia la derecha, procurando rodear las tiendas y

el sinfín de hogueras que se distinguían a corta distancia, en la ladera occidental del monte.

Evidentemente, el rabí no deseaba un nuevo encuentro con sus paisanos y amigos. Minutos

más tarde, cuando nos hallábamos frente al santuario del templo, comenzamos a descender

hacia el Cedrón, cruzando una de las veredas que lleva desde Jerusalén a Betania. La oscuridad

no me permitía distinguir con claridad el entorno pero deduje que no debía encontrarme muy

lejos del «punto de contacto», donde reposaba el módulo. (Quizá fueran 1000 o 1500 pies lo

que nos separaba de Eliseo.)

El grupo penetró entonces en una de las plataformas naturales que tanto abundaban en la

falda Oeste del monte de las Aceitunas. Aunque a la mañana siguiente pude explorar el terreno

con mayor comodidad, observé que se trataba de una explanada de unos sesenta a ochenta

metros de largo, por otros treinta a cuarenta de lado, perfectamente cercada por un murete de

piedra de un metro escaso de altura. En uno de los lados del rectángulo, y muy próxima a la

cancela de entrada, distinguí una enorme cuba de piedra de metro y medio de altura. Al fondo,

confundidos en la oscuridad, se alineaban unos olivos de gruesos y torturados troncos.

Jesús y los discípulos se dirigieron directamente hacia la derecha del olivar. A muy pocos

pasos, y aprovechando el muro, los hombres del Nazareno habían montado dos rudimentarias

tiendas o albergues. Varias piezas de tela embreadas y ensambladas a base de cuerdas

constituían la techumbre. Las lonas, de unos cuatro metros de profundidad por otros tres de

anchura, aparecían apuntaladas por dos rugosas ramas de conífera en su parte frontal y por

una tercera, situada en el centro de la tienda. La techumbre terminaba en el cercado de piedra.

Allí, las telas habían sido tensadas y aseguradas mediante gruesas piedras. Los laterales, a su

vez, estaban formados por otras dos bandas de paño y pieles de cabra, pésimamente cosidas

entre sí. La entrada, de unos dos metros de altura sobre el terreno rojizo y polvoriento, carecía

de protección.

A la luz de la fogata que se levantaba frente a los dos refugios pude observar que el suelo de

las tiendas había sido cubierto con mantos y esteras. Al fondo de las mismas percibí algunos

bultos que supuse se trataba de enseres y útiles para cocinar. Pero, como digo, la oscuridad era

tan densa que preferí posponer para el día siguiente un más exhaustivo reconocimiento del

terreno y de cuanto formaba aquel huerto, propiedad del viejo Simón, «el leproso».

El reencuentro con el resto de los discípulos levantó los decaídos ánimos de los hombres que

acompañaban a Jesús. Y muy pronto nos vimos sentados en torno al fuego. La temperatura

había descendido notablemente y los apóstoles, apretados los unos contra los otros, se habían

envuelto en sus pesados ropones. Allí, entre los reflejos rojizos de las ramas de nogal e higuera

(de las que Felipe, el encargado de los suministros, había hecho abundante acopio),

chisporroteando bajo un cielo estrellado, conocí por primera vez a un muchachito de unos doce

o trece años, de cabeza rapada y acusadas ojeras, que no pronunció una sola palabra y que

seguía las enseñanzas y gestos del Maestro con un interés y devoción como no había visto

hasta ese momento. Su nombre era Juan Marcos e iba a jugar un importante papel en las ya

próximas horas del jueves.

La conversación de Jesús con sus apóstoles mientras regresábamos al campamento de

Getsemaní trascendió de inmediato entre los discípulos y, muy a pesar del rabí, el asunto de su

partida no tardó en aparecer en mitad de aquellos hombres rudos y lentos de pensamiento.

Tomás, tomando la palabra, se dirigió al Maestro, preguntándole:

-Puesto que vas a volver para terminar el trabajo del reino, ¿cuál debe ser nuestra actitud

mientras estés fuera, en los asuntos del Padre?


1   ...   67   68   69   70   71   72   73   74   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.