Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página72/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   68   69   70   71   72   73   74   75   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

141

Jesús, sentado al otro lado de la hoguera, jugueteaba con un palo, removiendo la candela.

Aquellas altas llamas daban a su rostro una extraña majestad. Con una paciencia envidiable, el

Nazareno miró a Tomás por encima del fuego, respondiéndole:

-Ni siquiera tú, Tomás, aciertas a comprender lo que he estado diciendo. ¿No os he

enseñado que vuestra relación con el reino es espiritual e individual? ¿Qué más debo deciros?

La caída de las naciones, la rotura de los imperios, la destrucción de los judíos no creyentes, el

fin de una época e, incluso, el fin del mundo, ¿qué tienen que ver con alguien que cree en este

evangelio y que ha cobijado su vida en la seguridad del reino eterno? Vosotros, que conocéis a

Dios y creéis en el evangelio, habéis recibido ya la seguridad de la vida eterna. Puesto que

vuestras vidas están en manos del Padre, nada os debe preocupar. Los ciudadanos de los

mundos celestiales, los constructores del reino, no deben preocuparse Por las sacudidas

temporales o perturbarse por los cataclismos terrestres. ¿Qué os importa a vosotros si las

naciones se hunden, las épocas finalizan o todas las cosas visibles caen, si sabéis que vuestra

vida es un regalo del Hijo y que está eternamente segura en el Padre? Habiendo vivido la vida

temporal con fe y habiendo entregado los frutos del espíritu como prueba de servicio por

vuestros semejantes, podéis mirar adelante con confianza.

»Cada generación de creyentes debe llevar adelante su obra, con vistas al posible retorno

del Hijo del Hombre, exactamente igual a como cada creyente particular lleva adelante su vida,

con vistas a la inevitable y siempre pronta muerte natural. Cuando os hayáis establecido como

hijos de Dios, nada más debe preocuparos. ¡Pero no os equivoquéis. Esta fe viva pone de

manifiesto -cada vez más- los frutos de aquel divino espíritu que fue inspirado por primera vez

en el corazón humano. El que hayáis aceptado ser hijos del reino celestial no os salvará de

conocer el rechazo persistente de esas verdades que tienen que ver con los frutos progresivos

espirituales de los hijos encarnados de Dios. Vosotros, que habéis estado conmigo en los

asuntos del Padre en la tierra, podéis, incluso, abandonar ahora ese reino. Si veis que no os

gusta la forma del servicio de la humanidad al Padre, como individuos y como creyentes, oídme

mientras os digo una parábola...

Sin querer, al escuchar aquellas últimas frases de Jesús, desvié mi mirada hacia Judas

Iscariote. El hombre que ya había desertado en su corazón seguía las palabras de su Maestro

con una frialdad que me produjo escalofríos.

-… Hubo cierto hombre -prosiguió el Nazareno- que, antes de marchar para un largo viaje a

otro país, llamó a todos sus sirvientes de confianza y les entregó todos sus bienes. A uno le dio

cinco talentos1, a otro dos y al tercero, uno. A todos les confió sus bienes, según sus distintas

habilidades. Cuando el señor hubo marchado, sus sirvientes se pusieron a trabajar para sacar

beneficios de la fortuna que les había sido confiada. Inmediatamente, el que había recibido

cinco talentos comenzó a comerciar con ellos y muy pronto hizo un beneficio de otros cinco

talentos. De igual modo, el que había recibido dos talentos pronto ganó otros dos. Y así lo

hicieron todos los sirvientes, acumulando nuevas ganancias para su amo, excepto el tercero.

Este se marchó e hizo un agujero en la tierra, escondiendo el dinero. Pero el señor volvió

inesperadamente y llamó a sus criados. El que había recibido cinco talentos se adelantó hasta

su señor y, entregándole los diez le dijo: "Señor me distes cinco talentos y me complace

presentarte otros cinco." Entonces, el señor le dijo: "Bien hecho, buen y fiel sirviente. Te haré

mayordomo de muchos." Entonces, el que había recibido dos talentos, avanzó diciendo: "Señor,

entregastes en mis manos dos talentos. Mira, he ganado otros dos." Y su señor le dijo: "Bien

hecho, buen y fiel sirviente. Tú también has sido fiel y ahora te pondré por encima de otros."

Por último, llegó al recuento el que había recibido un solo talento. "Señor -le dijo-, te conocía y

me di cuenta de que eres un hombre astuto porque esperabas ganancias cuando tú,

personalmente, no habías trabajado. Por tanto yo temía arriesgar lo que me habías confiado..

Yo guardé tu talento a salvo en la tierra y aquí está. Ahora tienes lo que te pertenece." Pero su

señor contestó:

"Eres un criado indolente y perezoso. Por tus propias palabras has confesado que sabías que

te iba a pedir cuentas con beneficio razonable, como tus compañeros lo han hecho. Sabiendo

esto deberías, al menos, haber colocado mi dinero en manos de los banqueros para que, a mi

vuelta, yo pudiera recibir mi dinero con interés."

1 Un talento equivalía a 6.000 denarios. Los ocho talentos, por tanto, eran una considerable fortuna. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

142

"Entonces, el señor dijo al jefe de los criados: "Quitad el talento a este sirviente y dádselo al

que tiene diez."

»A todo el que tiene, le será dado mucho más y tendrá abundancia. Pero, al que no tiene,

incluso, lo poco que tenga le será quitado. No os podéis quedar quietos en los asuntos del reino

eterno. Mi Padre exige que todos sus hijos crezcan en gracia y en conocimiento de la verdad.

Vosotros, que conocéis estas verdades, debéis producir el incremento de los frutos del espíritu

y manifestar una devoción creciente en el generoso servicio a vuestros compañeros sirvientes.

Y recordad que lo que deis al más pequeño de mis hermanos lo habréis hecho en servicio mío.

"Y así debéis hacer la obra del Padre, ahora y más adelante. Continuad hasta que yo venga.

»La verdad es la vida. El espíritu de la verdad siempre dirige a los hijos de la luz a nuevos

reinos de realidad espiritual y divino servicio. No se os da la verdad para que la cristalicéis en

formas hechas, seguras y honorables.

»¿Qué pensarán las generaciones futuras de aquellos depositarios de la verdad, si les oyen

decir?: "Aquí, Maestro, está la verdad que nos confiaste hace cientos o miles de años. No

hemos perdido nada. Hemos preservado fielmente todo lo que nos diste. No hemos permitido

cambios en lo que nos enseñaste. Aquí está la verdad que nos diste."

»Libremente habéis recibido. Por tanto, libremente debéis dar la verdad del cielo. En verdad,

en verdad os digo que entonces, esa verdad se multiplicará e irradiará nueva luz. Incluso,

cuando la administréis vosotros.

Bien entrada ya la noche, el grupo se levantó, repartiéndose entre las tiendas. Jesús, sin

embargo, siguió solo, frente a la hoguera, sumido en sus pensamientos. Yo me instalé al pie de

uno de los añosos olivos, envolviéndome en el manto. Y antes de que el Nazareno se retirara a

descansar a una de las tiendas, el sueño terminó por doblegarme.

5 DE ABRIL, MIÉRCOLES

Poco antes que las madrugadoras golondrinas despertaran al campamento con sus negros v

tumultuosos vuelos, Eliseo me había alertado ya, mediante la «conexión auditiva», de la

proximidad del amanecer.

-… La «cuna» registra 9 grados centígrados. Ligero descenso de la humedad relativa...

Parece que el viento se ha incrementado. Se prevén algunas rachas de 20 a 40 nudos,

especialmente durante la tarde... Suerte!

Elíseo no se equivocaba. Aquellos primeros momentos del día se me antojaron especialmente

fríos. El celeste de mi manto aparecía salpicado por un sinfín de gotitas de rocío. Otro tanto

sucedía con la escasa hierba que lograba despuntar al pie de algunos olivos.

Conforme fue clareando, un lejano y misterioso castañeteo comenzó a intrigarme. Parecía

nacer en alguna parte, al fondo del campo donde me encontraba. Me incorporé y tras echar una

ojeada al campamento comprobé que todo se hallaba en calma. Los discípulos dormían en el

interior de las tiendas. Otros, envueltos en sus ropones, descansaban al pie del muro de piedra

o, como yo, bajo la primera hilera de olivos. Frente a los albergues, en el pequeño claro

existente en la entrada del huerto, se distinguían las cenizas de la hoguera. El Maestro -supuse-

debía estar durmiendo.

Pero aquel castañeteo seguía llenando la cada vez más luminosa mañana, rompiendo el

profundo silencio de Getsemaní. No lo dudé más. Tomé la «vara de Moisés» y me dirigí hacia el

interior de la finca, siguiendo el cercado de piedra. Aquella propiedad de Simón, el vecino de

Betania, estaba dedicada exclusivamente al cultivo del olivar. Desde el lugar donde habían sido

plantadas las tiendas, el terreno iba elevándose ligeramente. Al llegar al fondo del huerto había

contabilizado medio centenar de viejos olivos, alineados de cuatro en fondo. Algunos de

aquellos árboles me impresionaron por su envergadura. Uno de ellos, en especial, debía

alcanzar los ocho metros de circunferencia. De sus nudosos y torturados troncos fluía una

sustancia de color pardo-rojiza, formando reguerillos brillantes al incipiente sol que avanzaba

ya por detrás de la cima del Olivete.

Los últimos metros del rectángulo que constituía el huerto de Los Olivos -donde iba a tener

lugar la famosa oración de Jesús- experimentaban una elevación más acusada. El misterioso


1   ...   68   69   70   71   72   73   74   75   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.