Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página91/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   87   88   89   90   91   92   93   94   ...   181
1 Caballo de Troya había dotado nuestro módulo, entre otros aparatos de tipo meteorológico, con un «raw¡n» (tipo

láser de baja energía) -con retomo «interno»-, y de tan alta sensibilidad que puede medir la fuerza y dirección del

viento con escasos metros por segundo de error. (N. del m.)

Caballo de Troya

J. J. Benítez

176

Y allí, como digo, terminó el interrogatorio. En diversas ocasiones, Jesús había hecho

partícipes a sus hombres de diferentes confidencias, rogándoles que no dijesen nada. Y todos,

en líneas generales, habían sabido respetarle.

Los discípulos no quedaron muy conformes, en especial Simón, el Zelotes, que había

cubierto el último turno de vigilancia en la puerta del huerto y que temía más que ninguno por

la seguridad del Maestro y del resto del grupo. En cuanto a mí, aquel obstinado hermetismo de

Juan Marcos sólo sirvió para despertar aún más mi curiosidad. Tenía que averiguar algo de lo

sucedido aquel miércoles y que, en los textos de los evangelistas, aparece igualmente en

«blanco» respecto a las actividades del Nazareno. Pero, ¿cómo podía hacer hablar al fiel

acompañante de Jesús? Esa misma tarde del jueves se presentaría la gran oportunidad...

Jesús no tardó en aparecer. Su rostro presentaba unas ligeras ojeras, resultado

probablemente de las escasas horas de sueño. Al verle me sentí responsable. Si yo no le

hubiera envuelto con mi conversación, seguramente habría descansado algo más. Y al pensar

en lo que le aguardaba, me eché a temblar. Aquélla, en realidad, había sido su última noche en

paz.

Pero mis preocupaciones se desvanecieron al instante. El Galileo estaba de un humor

envidiable. Saludó a todos y, siguiendo su costumbre, se dirigió hacia el ancho lebrillo de barro,

con el fin de asearse. Pero, a mitad de camino, Juan Marcos -que acababa de verle- salió

corriendo, abrazándose a su cintura. El Maestro, sorprendido por aquel cálido recibimiento,

tomó el rostro del niño entre sus grandes manos e inclinándose levemente hacia él le preguntó

en un tono de complicidad:

-¿Te has acordado de las pasas de Corinto?

El pequeño sonrió y asintió con la cabeza. Y Jesús, frotándose las manos en señal de

satisfacción, comenzó a desnudarse.

«¿Pasas de Corinto?», pensé. «¿A qué puede referirse?» Y de pronto recordé una de las

explicaciones de Lázaro. Al Maestro le encantaban las uvas sin grano, como las que brotaban en

la parra que había plantado el padre del resucitado en el patio central de su casa.

Y me dispuse a llevar a cabo otra de las misiones encomendadas por la Operación Caballo de

Troya. «Aquél -me dije a mí mismo tratando de tranquilizarme- parecía un buen momento...»

El gigante terminó sus abluciones y, cuando recibía de manos de una de las mujeres el lienzo

con el que debía secarse, me aproximé hasta él, rogándole que me permitiera ayudarle. El

Nazareno se resistió pero, ante mi insistencia, puso parte del paño en mis manos, mientras él -

divertido con lo que parecía un juego y una delicadeza- se frotaba con el otro extremo del

lienzo.

Aquella maniobra tenía en verdad una doble finalidad: de un lado, proceder a una

exploración manual y directa del cuerpo de Jesús -hecho éste que no hubiera resultado lógico ni

fácil de no haber aprovechado una de aquellas ocasiones- y, en segundo lugar, intentar una

medición de sus principales partes anatómicas. Este segundo objetivo, sobre todo, era de vital

importancia para un mejor análisis de su organismo durante las horas de la crucifixión.

A través de aquella suave tela, mis manos fueron palpando su cuello, hombros y espalda.

Aquel Galileo -tal y como se desprendía de una simple observación visual- era un ejemplar

fornido. Los músculos de la parte posterior y superior del tronco En especial los trapecios-

estaban muy desarrollados. Esta sensación de fortaleza -fruto, sin duda, de un duro y

continuado trabajo manual durante muchos años- se extendía igualmente a los músculos

deltoides, en la zona de los hombros. Aquellos y los también sólidos paquetes musculares que

se distribuían a cada lado de la columna (los grandes dorsales e infraespinosos) me inclinaron a

pensar que Jesús gozaba de una perfecta sincronización en la elevación y descenso de su caja

torácica.

Los brazos, de acuerdo con la configuración y estimable volumen de los músculos de los

hombros y parte superior y posterior del tronco, eran igualmente macizos. En mi opinión, sus

bíceps braquiales eran especialmente gruesos y potentes. También los grandes pectorales (lo

que conocemos familiarmente como el pecho) se hallaban fuertemente consolidados, como si el

Galileo hubiera practicado la natación. Su capacidad respiratoria tenía que ser excelente.

Caballo de Troya

J. J. Benítez

177

Tanto la cintura como la parte inferior de la espalda aparecían sin un gramo de grasa1. Y lo

mismo aprecié en la cara frontal del abdomen: la pared muscular del gran recto era lisa, sin

indicio alguno de tejido adiposo.

En cuanto a sus muslos y piernas, tanto los sartorios como los músculos aductores, bíceps

crural, semitendinosos y gemelos surgieron al tacto firmes y duros como piedras. Aquellas

extremidades inferiores, en mi opinión, hubieran sido la envidia de un corredor de la maratón...

Esta armónica y musculosa constitución -unida a la gran estatura del Maestro- le convertían,

sin ningún género de dudas, en un ejemplar especialmente atractivo. Era como si la Naturaleza

se hubiera esmerado muy especialmente a la hora de configurar a aquel hombre. A su evidente

perfección natural había que añadir también aquellos tres últimos años de incansable actividad,

recorriendo todos los caminos de Israel, que le habían proporcionado una envidiable forma

física.

Una vez concluida mi exploración -y ante el desconcierto de cuantos me observaban- extraje

el pequeño cordel del fondo de mi bolsa de hule y, antes de que Jesús se enfundara en su

túnica, le supliqué que aguardase unos instantes. El Maestro, sin perder su sonrisa, me dejó

hacer con una docilidad que sólo sirvió para aturdirme más. De mutuo acuerdo con mi

compañero en el módulo, se había previsto que -una vez terminada cada medición-, yo

presionaría mi oído derecho, transmitiéndole la cifra correspondiente.

De esta forma, Eliseo podría registrar las medidas, sometiéndolas posteriormente a un

estudio más complejo.

Como ya señalé, aquella cuerda -totalmente blanca- había sido dividida en centímetros. Pero,

en lugar de numerarlos, cada separación era en realidad una marca de color negro (una

circunferencia, para ser más exactos, que rodeaba totalmente el perímetro del cordel). Para

poder efectuar los cálculos con exactitud, y con el fin de soslayar cualquier tipo de sospecha,

Caballo de Troya había ingeniado un sistema de «numeración», basado en colores y letras.

(Cada 10 centímetros, la separación correspondiente, en lugar de ser de color negro, había sido

pintada de acuerdo con los seis colores básicos del espectro. A partir del centímetro número 70

y hasta el 100, los colores volvían a repetirse.) El orden establecido para dichos colores básicos

era el siguiente, de menor a mayor: violeta, azul, verde, amarillo, naranja y rojo. Y a partir del

centímetro número 70, como digo, de nuevo el violeta, azul, verde y amarillo. Los centímetros

existentes entre estas diez numeraciones fueron «convertidos» en letras, siguiendo el alfabeto

griego. Así, por ejemplo, cuando la medición arrojaba 30 centímetros, yo debía anunciar a

Eliseo: «verde». Si se trataba de 80 centímetros, «azul-doble». Si, por el contrario, eran 41

centímetros, la clave era «amarillo y alfa» (primera letra del alfabeto griego)


1   ...   87   88   89   90   91   92   93   94   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconMiércoles 15 de julio de 2009
Los datos personales recogidos han sido incorporados y tratados en el fichero “Sistema Integral de Gestión y Seguimiento Admi
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconInformación importante que los electores deben conocer
En los Boletines Oficiales del País Vasco y de Galicia de fecha 2 de agosto de 2016, han sido publicadas las convocatorias de elecciones...


Descargar 5.63 Mb.