Página principal



Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del

Descargar 5.63 Mb.

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del





Descargar 5.63 Mb.
Página94/181
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño5.63 Mb.
1   ...   90   91   92   93   94   95   96   97   ...   181
Caballo de Troya

J. J. Benítez

181

engañéis. Correréis grave peligro cuando, en los tiempos posteriores, la mayoría de los

hombres hablen bien de los creyentes en el reino y muchos, incluso, ocupando altos cargos,

acepten el evangelio. Aprended a ser leales al reino, incluso en tiempos de paz y prosperidad.

No tentéis a los ángeles que os vigilan. No les tentéis a llevaros por caminos sembrados de

dificultades, como amante disciplina, cuando os dejéis arrastrar por la molicie y la vanagloria.

Recordad que estáis encargados de predicar este evangelio cl supremo deseo de hacer la

voluntad del Padre, junto con la alegría suprema de la realización de la fe de ser hijos de Dios-

y no debéis dejar que nada desvíe vuestra atención. Haced que toda la humanidad se beneficie

del desbordamiento de vuestro amante ministerio espiritual, iluminando la comunión intelectual

e inspirando el servicio social. Pero ninguna de estas humanitarias labores deben ocupar el

verdadero objetivo de vuestros corazones: proclamar el evangelio.

»No debéis buscar la promulgación de la Verdad, ni establecer la honradez, por medio del

poder de los gobiernos civiles ni tampoco por la promulgación de leyes seculares.

»Podéis trabajar para persuadir a las mentes humanas, pero nunca -nunca- debéis atreveros

a imponeros. No olvidéis la gran ley de la justicia humana que os he enseñado: lo que deseéis

que otros os hagan, hacédselo vosotros a ellos...

«Cuando un creyente sea llamado a servir al gobierno terrenal, dejad que rinda ese servicio

como ciudadano temporal de dicho gobierno, aunque tenga que mostrar todos los rasgos y

señales ordinarios en la ciudadanía. Éstos han sido realzados por la ilustración espiritual de la

ennoblecedora asociación de la mente del hombre mortal con el espíritu divino que habita en él.

Si el no creyente llega a cualificarse como un sirviente civil superior, debéis preguntaros

seriamente si las raíces de la Verdad de vuestro corazón no han muerto por falta de las aguas

vivientes de la comunión espiritual con el servicio social. La conciencia de ser hijos de Dios debe

acelerar toda la vida de servicio a vuestros semejantes.

«No debéis ser místicos pasivos o desvaídos ascetas. No debéis volveros soñadores o

veletas, cayendo en el cómodo letargo de creer que una ficticia Providencia os va a proveer,

incluso, de lo necesario para vivir.

»En verdad, debéis ser suaves en vuestros tratos con los mortales que se equivocan. Y

pacientes en vuestras conversaciones con los hombres ignorantes. Y contenidos ante la

provocación... Pero también debéis ser valientes a la hora de defender la honradez y fuertes en

la promulgación de la verdad y hasta audaces para predicar este evangelio del reino. Y deberéis

llegar hasta los confines del mundo...

»Este evangelio es una Verdad viviente. Os he dicho que es como la levadura en el pan y

como el grano de mostaza. Y ahora os declaro que es como la semilla del ser viviente que, de

generación en generación, mientras siga siendo la misma semilla viviente, se despliega

indefectiblemente en nuevas manifestaciones y crece de forma aceptable, adaptándose a las

necesidades peculiares y condiciones de cada generación. La revelación que os he hecho es una

revelación viva...

El Galileo recalcó estas dos últimas palabras con una fuerza indescriptible.

-… Una revelación viva -dijo-, y es mi deseo que lleve frutos apropiados a cada individuo y a

cada generación, de acuerdo con las leyes del crecimiento espiritual. Es mi deseo que se

incremente y que tenga un desarrollo. De generación en generación, este evangelio debe

mostrar vitalidad creciente y mayor hondura de poder espiritual. No se debe permitir que llegue

a ser un simple recuerdo sagrado, una mera tradición sobre mí o sobre los tiempos en los que

ahora vivimos...

Aquella mirada profunda y afilada como un puñal se paseó por todos y cada uno de los

oyentes. Y al llegar a mi, Jesús volvió a repetirlas:

-… No se debe permitir que llegue a ser un simple recuerdo sagrado, una mera tradición

sobre mi o sobre los tiempos en los que ahora vivimos.

Después, descendiendo a un tono más calmado, prosiguió:

-Y no olvidéis que no hemos dirigido un ataque personal a los individuos ni a la autoridad de

los que se sientan en la silla de Moisés. Tan sólo les hemos ofrecido la nueva luz, que ellos han

rechazado con tanto vigor. Hemos arremetido contra ellos sólo por su deslealtad espiritual para

con las mismas verdades que confiesan enseñar y salvaguardar. Hemos chocado con estos

establecidos dirigentes y reconocidos jefes sólo cuando se han opuesto directamente a la

predicación del evangelio. E incluso ahora no somos nosotros los que arremetemos contra ellos,

sino ellos los que buscan nuestra destrucción. No estáis para atacar las antiguas formas. Debéis

Caballo de Troya

J. J. Benítez

182

poner diestramente la levadura de la nueva Verdad en medio. de las viejas creencias. Y dejad

que el Espíritu haga su propio trabajo. Dejad que venga la controversia, sólo cuando aquellos

que os desprecian os fuercen a ella. Pero, cuando los no creyentes os ataquen

intencionadamente, no dudéis en manteneros en una vigorosa defensa de la Verdad que os ha

salvado y santificado.

»Recordad siempre amaros el uno al otro. No luchéis con los hombres, ni siquiera con los no

creyentes. Mostrad misericordia, incluso, con los que, despreciativamente, abusen de vosotros.

Mostraros ciudadanos leales, honrados artesanos, vecinos merecedores de alabanza, parientes

devotos, padres comprensivos y sinceros creyentes en la hermandad del reino del Espíritu. Y yo

os aseguro que mi espíritu estará sobre vosotros ahora y siempre, hasta el final del mundo...

Entre las horas sexta y nona (en nuestro sistema horario actual podrían ser las 13 horas),

Jesús dio por finalizada su alocución. Y fueron los griegos que asistían a la reunión los que más

preguntas formularon. Desde mi punto de vista, aquellos gentiles habían asimilado mejor que

los propios apóstoles las intenciones y enseñanzas del Maestro. Los once casi no abrieron la

boca. Y si debo juzgar por sus comentarios mientras descendíamos hacia el campamento, no

terminaban de entender qué relación podía existir entre sus martirios, persecuciones y muerte -

anunciadas por el rabí- y la inevitable propagación del evangelio por todo el mundo.

Persuadidos como estaban, con la excepción del joven Juan, de que aquel «reino» del que

hablaba Jesús tenía mucho que ver con un sistema político que liberase a Israel de la

dominación extranjera, tampoco acertaban a comprender que la difusión de la «Verdad»

pudiera llevarse a efecto «sin la promulgación de leyes seculares», como había pedido el

Maestro.

Sus mentes, una vez más, habían naufragado en un sinfín de especulaciones y dudas. Para

la mayoría, las últimas frases del rabí, sobre la destrucción que buscaban los dirigentes judíos,

fueron interpretadas como una gran tragedia que estaba a punto de asolar el mundo. Y aunque

conocían la orden concretísima del Sanedrín de dar caza a Jesús, su fe en los poderes del

Galileo era tal que se resistían a admitir que los sacerdotes pudieran tocarle siquiera. «En otras

oportunidades -se decían unos a otros en un simple afán de tranquilizarse-, el Maestro les ha

burlado. ¿Por qué no iba a hacerlo ahora...? Es casi seguro que esa "destrucción" a la que se

refiere Jesús tiene que ver con un cataclismo o con el fin del mundo...»

Estas impresiones de los discípulos se vieron alimentadas por la actitud personal de Jesús en

aquella mañana. Salvo en el breve parlamento con José de Arimatea, el Nazareno había

demostrado un humor excelente... «Si el Maestro temiera por su seguridad -argumentaban en

buena lógica- no adoptaría una postura tan alegre e inconsciente...»

(Deseo insistir en este momento de mi relato en una circunstancia a la que ya he hecho

alusión pero que, dada su importancia, estimo que debe ser considerada nuevamente. Aquel

discurso de Jesús de Nazaret había tenido una duración aproximada de algo más de dos horas.

Yo he referido únicamente los pasajes que he considerado más interesantes. Pues bien, tal y

como se refleja en el Nuevo Testamento, ninguno de los evangelistas llegó a recogerlo con un

mínimo de rigor y amplitud. A lo sumo, en los textos evangélicos aparecen algunas frases o

sentencias, perdidas aquí y allá y desvinculadas de lo que era en realidad todo un contexto

uniforme y perfectamente estructurado. Para mí, estas graves deficiencias -repetidas, como

digo, en otros capítulos- no son la consecuencia de una acción negligente por parte de los

escritores sagrados. La única razón por la que los Evangelios Canónicos no se hacen eco de

estas enseñanzas está en una realidad mucho más sencilla pero, no por ello, menos

lamentable: desde mi personal punto de vista, cuando los evangelistas trataron de poner por

escrito la vida, obras y parlamentos de Jesús había pasado el tiempo suficiente como para que

la inmensa mayoría de sus enseñanzas no pudieran ser recordadas textualmente. De no ser por

mi sistema de filmación-grabación, yo tampoco hubiera sido capaz de memorizar todo lo que

llevaba oído. Y debo insistir en algo que no puedo terminar de comprender: ¿por qué ninguno

de aquellos discípulos se preocupó de ir tomando notas de cuanto veía y escuchaba? De esta

forma tan elemental, hoy hubiéramos dispuesto de una visión mucho más amplia y acertada de

lo que dijo e hizo el Maestro de Galilea.)

Para mi, a nivel personal, algunas de las afirmaciones de Jesús en aquella inolvidable

mañana en la cima del Olivete han revestido una gran importancia. Por ejemplo, jamás he


1   ...   90   91   92   93   94   95   96   97   ...   181

Similar:

Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconCuestionario para la evaluacion de cursos de formacióN
Señala cuáles han sido los motivos que te han llevado a participar en esta actividad de formación
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDesarrollo e Implantación de un Sistema appcc en una Industria de fabricación de mermelada de fresa docx
A mi familia y amigos por la paciencia que han tenido y el apoyo que siempre me han
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPruebas de hipótesis de una poblacion
...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSistema evaluacion de desempeñO
Durante los últimos años de Gestión Pública, los temas relacionados con el proceso de Modernización del Estado han sido ampliamente...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconPliego de condiciones definitivos
Los pliegos de condiciones del presente proceso de Selección Abreviada han sido elaborados
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconNomenclatura química
En la naturaleza encontramos multitud de tipos de materia diferente. El objetivo de los químicos ha sido siempre el de poder clasificarlos,...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconDe intereses, multas y recargos
Legal, apoderado especial o general del contribuyente con ruc nº., solicito que los valores que han sido reconocidos a mi favor por...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconSeguridad social
Los menores de 18 años, o mayores con discapacidad igual o superior al 65 %, y hayan sido abandonados por sus padres, siempre que...
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconUniversidad regional autonóma de los andes “uniandes”
A mis padres, esposo e hijo quienes han sido el cimiento primordial para la
Su especialidad siempre han sido los ovnis y la secuela de hipótesis que desencadenan en la imaginación del iconRestrictedcode
Se han hecho esfuerzos sustanciales por reestructurar el sector de la electricidad. La liberalización del sector de los servicios...


Descargar 5.63 Mb.