Página principal



Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas

Descargar 2.15 Mb.

Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas





Descargar 2.15 Mb.
Página10/22
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño2.15 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   22
“Señores, sí, existía otra tarjeta adicional, expedida a nombre del señor Pedro Julio Goico, que estuvo en mi poder si mal no recuerdo, desde febrero o marzo del año que discurre hasta dos o tres días antes de producirse mi detención, (29 de octubre) ya que decidí triturarla.” Agregando que “Señores, el estimado de los consumos que realicé usando la tarjeta en mención es de más o menos entre US$450,000.00 (cuatrocientos cincuenta mil dólares) y US$525,000.00 (Quinientos Veinticinco Mil dólares). Al cuestionársele que si estaba totalmente arrepentido de esas acciones fraudulentas que llevó a cabo, nos manifestó “que estaba arrepentido por realizar estas acciones sin analizar las consecuencias de las mismas”. También ratificó a esta Junta Investigadora estar en la disposición voluntaria de retribuir al Banco Intercontinental los recursos que utilizó en perjuicio de este indebidamente. Al preguntársele si tenía conocimiento del concepto de emisión de unos cheques en dólares emitidos por personas físicas y jurídicas, entre otros, señor Francisco D. González y Perfect Fit Shoes, a favor de Pedro Díaz nos dijo “que el señor Pedro Díaz me entregó los recursos de los cheques siendo utilizados estos por mí para pagar los abonos del avión J-31 de la compañía Latin Aviation Management”.
  • Una belleza de interrogatorio – se burló Judith.

  • A todas luces había una transacción. Torres Pezzotti devolvía todos los bienes que tenían incautado a Baninter, para resarcir un poco todo el daño que se había cometido, y luego él sería descargado en algún momento del proceso. Ya en esa parte final, cuando le hacen ese último interrogatorio, (si es que en realidad lo hicieron) las cosas estaban arregladas.

  • Pero no fue hasta el 26 de diciembre que Ramoncito retiró la querella y ese último interrogatorio es del 10 de noviembre...

  • Porque hubo dos acuerdos. Había uno para que las cosas se fueran a un proceso correccional y todo saliera a través de las negociaciones, pero en la cámara de calificación, le torcieron el brazo al Fiscal que había correccionalizado el expediente. Recuérdate que por eso renunció el Procurador General Bello Rosa, por la chapucería que se hizo en términos jurídicos, todo para favorecer a Pepe Goico desde el Palacio.

  • Entonces se les cayó todo el montaje cuando la jueza Nancy Joaquín calificó como criminal el proceso.

  • Exactamente. Ahí es que entra el viaje de Hernani a La Romana, donde Ramoncito y le conmina a retirarse del caso en su condición de actor civil o querellante.

  • Ahora lo que falta por determinar es qué hacía Torres Pezzotti con el dinero de los cheques que cambiaba en efectivo. Fueron muchos cheques en esta forma, según las informaciones que ellos mismos suministraron cuando se les preguntó.

  • Dicen ellos que hay cerca de 20 cheques cambiados de esa forma. Pero las evidencias prueban que son muchos más. ¿Tú sabes por qué eran esos pagos?

  • Claro, ellos simulaban consumos en una buena cantidad de establecimientos comerciales, en Miami, luego, esas tiendas o empresas pasaban la tarjeta por sus veryphones y hacían el cobro de esas “facturas” a Baninter. Como esas empresas recibían un crédito (ingresos en sus cuentas) cuando se depositaba el voucher en el banco, los propietarios emitían un cheque a nombre de Pedro Díaz, que era el testaferro que utilizaban ellos para no involucrar sus nombres. Pedro Díaz le endosaba los cheques o los cambiaba en efectivo y luego entregaba el dinero a Torres Pezzotti.

  • Entonces decía él que lo entregaba a Pepe Goico en efectivo y que nunca recibió compensación por ese trabajo.

  • No se lo cree ni Dios. ¿Y ese avión que tenía, de dónde lo sacó? Con ese dinero de esos cheques se compró el Jetstream 31 y desde mi punto de vista, también el helicóptero Colibrí...

  • ¿Tú estás seguro?

  • Yo estoy seguro, lo que no tengo son todos los elementos en las manos.

  • ¿Qué te hace pensar eso? –preguntó Judith intrigada.

  • Dale seguimiento a los datos. Desde finales del 2001 (diciembre) se empiezan a retirar fuertes cantidades de efectivo en dólares de los cajeros bancarios en Miami. Luego se van a las tiendas y simulan consumos para sacar cheques y efectivo. Entre el 17 de febrero y el 5 de mayo se extrajeron más de US$800 mil dólares en efectivo con retiros de entre US$8 mil y US32 mil dólares diarios durante 68 días consecutivos.

    • En el mes de febrero de 2002 se cobra un seguro por la volcadura de una jepeta del Cuerpo de Ayudantes Militares, con el cheque No. 00170896 de la Intercontinental de Seguros por RD$594,732.88 a nombre de Pedro Julio Goico Guerrero. Ese cheque se cambia por dólares en la empresa Alta Financial Corporation (que era la que utilizaba Baninter para todas sus operaciones en dólares). Ese monto da, con la tasa de cambio de esa fecha, una suma cercana a los US$37 mil dólares. Con los otros dos cheques que se cobró del seguro Intercontinental la suma en dólares subió a US$135,000 y luego se cambiaron cheques en dólares por el monto de US$550 mil. Para esa misma fecha se compra el avión Jetstream 31. ¿Tú sabes cuánto se aportó de inicial para la compra del avión?

    • ¿Cuánto? – preguntó en Babia Judith.

    • US$380 mil dólares. Parece mucha coincidencia. Cuando le preguntan los militares que lo investigaba a Torres Pezzotti qué hizo con el dinero de los cheques canjeados, responde que compró unos dólares y los entregó a Pepe Goico... Dice él en el interrogatorio: “señores, en el caso donde yo endosé a solicitud del señor Goico el cheque emitido a su nombre, fue para la compra de unos dólares, los cuales fueron entregados por mí, no recuerdo si personalmente al señor Pedro Julio Goico o a uno de sus empleados. En los otros dos casos donde fueron endosados por el señor Pedro Julio Goico, los mismos fueron canjeados y se le entregó a él mismo el cambio correspondiente en pesos dominicanos”.

    • Cuáles eran los otros dos cheques a que hace referencia –preguntó Judith.

    • Bueno, en realidad el 2 de febrero, 12 de abril y 24 de julio (en cinco meses) la Intercontinental de Seguros hizo tres cheques pagando reclamaciones de vehículos destruidos. Los cheques salían a nombre de Pedro Julio Goico (Pepe). El de febrero fue por RD$594,732.88, en abril fueron RD$721,000 por el carro Mercury Grand Marquís y en Julio RD$848,656.00. Dice Torres Pezzotti que entregó todo ese dinero en efectivo a Pepe Goico. Él niega la acusación.

    • Me puedes explicar toda esa relación de vehículos destruidos, cheques emitidos, pagos en efectivo... es que cada día se enreda más esta maraña y a veces pierde una el hilo... –dijo Judith.

    • No te culpo. Es tan intrincado este tema. Pero además, no tiene ninguna explicación lógica, prudente, institucional... esto es una verdadera vergüenza. ¿Tú sabes quién donó todos los vehículos del Cuerpo de Ayudantes Militares? Ramoncito Báez Figueroa. Cuando Mejía llegó al Poder le regaló 6 jepetas del año, nuevas, en su caja (como decimos aquí). Cuatro Ford Explorer y dos Chevrolet Tahoe. Además de un carro Century Grand Marquís. Hipólito no quiso aceptar el carro. Tenía ya la jepeta blindada y devolvió el carro. Pepe lo usó durante un año y luego lo “regaló” a Torres Pezzotti, quién lo traspasó al sargento de la Marina Pedro Díaz. En ese carro el sargento Díaz sufrió un atentado en Gurabo y lo cobraron como nuevo, pero en vez del dinero ir a Baninter, que era el dueño real del carro, el cheque salió a nombre de Pepe Goico. De las seis jepetas regaladas por el banco a la presidencia, pero que estaban a nombre de Pepe Goico, éste se volcó un día de campaña de Azua y se desbarató el vehículo. Luego su chofer destruyó otra en el elevado del aeropuerto. Por todos esos vehículos se cobraron pólizas de seguro.

    • Entonces ¿todos los vehículos del Cuerpo de Ayudantes Militares los donó Ramoncito y están a nombre de Pepe Goico?

    • Eso es correcto. La institucionalidad en este país se fue a pique...

    • ¿Y cómo tú vinculas el helicóptero Colibrí con todos esos recursos?

    • Bueno, muy fácil... en Baní dicen que “perro huevero, aunque le quemen la boca sigue comiendo huevos...” Saca cuentas: los tres cheques cambiados a efectivo hacen RD$2,163,000 pesos. Eso cambiado a dólares a la tasa del 16 por uno, que era la de la fecha, hacen US$135,000 dólares. Dinero en efectivo, en 68 días se sacaron de Miami U$800 mil dólares y en cheques cambiados en las tiendas de Miami se extrajeron cerca de US$550 mil dólares. Estamos hablando de millón y medio de dólares en menos de seis meses y los implicados en este caso, aparecen, en el mismo período con un avión, que ya se ha reconocido que fue comprado con el dinero de la tarjeta, y un helicóptero Colibrí...por el cual dieron US$450 mil dólares de inicial.

    • Bueno, pero lo del avión está bien, pero dice Pepe que el helicóptero no es de él. Que sólo es “administrador”...

    • ¿Tú te sabes el número de la matricula del Colibrí? –preguntó Ernesto Gómez con impaciencia.

    • Si... está por aquí en los papeles... N750PG... ¿por qué?

    • ¿Tú sabes qué quiere decir la N...?

    • Sí, que es matrícula norteamericana... si fuera dominicana sería HI...

    • Eso es correcto. En Estados Unidos y aquí, tú puedes ponerle las siglas de tu nombre a las aeronaves, luego que se ha identificado el país... si tienes un helicóptero aquí o allá tendría inicialmente las siglas HI en dominicana o N en Estados Unidos, pero luego del número de orden, van unas siglas, generalmente corresponden a las abreviaturas del nombre del dueño... ¿cuáles son las que tiene el Colibrí?

    • PG.... ¿Pepe Goico?

    • O Pedro Goico.... no sé... pero adicional a ese detalle, que puede ser una coincidencia, esa aeronave se guardaba en el hangar de las Fuerza Aérea Dominicana, en San Isidro, pero Pepe Goico la llevó al Aeropuerto de Herrera en el hangar de la compañía Latin Aviation, que en esos momentos se rumoraba que era de su propiedad. Cuando lleva el helicóptero, no va con López, que él dice que es el dueño, va con el representante de los helicópteros Colibrí en el país, el señor Joaquín Ruiz. Coincidencialmente también las dos aeronaves, el Jetstream y el Colibrí son usadas para alquilárselas a la Avanzada Militar, donde Pepe es el jefe. Es un negocio redondo. Se compraron con las tarjetas del presidente dos aeronaves para rentarlas al mismo presidente que las compró y cobraban por ese servicio. Se creó una compañía con una nómina de accionistas testaferros, para que no fueran detectados los mismos dueños...

    • Son muchas coincidencias juntas... –convino Judith.

    • Si, pero faltan más todavía. ¿Tú sabes quién es que pide permiso para volar el Colibrí? El mismo Pepe Goico en una carta que envió al señor Carlos Álvarez Guzmán, el 14 de octubre de 2002. El Colibrí llegó al país el 26 de septiembre. Ya el 19 de ese mes, Ramoncito había hablado con Hipólito Mejía y Soto Jiménez. Si había alguna intención de poner el helicóptero a nombre de Pepe Goico, ya se sabía que venía una investigación en grande. ¿Por qué? Porque en la discusión del 19 de septiembre estaba el general Díaz Morfa, que es uña y carne de Pepe... es seguro que iba a informarle de lo que ahí se discutió. El 14 de octubre, 15 días antes de detener a Torres Pezzotti, Pepe estaba pidiendo permiso para que el Colibrí volara en República Dominicana. El 17 se le autorizó. ¿Cómo dice Pepe que esa nave se estaba alquilando para los viajes del presidente, si cuando Torres Pezzotti fue detenido, sólo tenía 30 días en el país y una semana después fue hecho preso el mismo Pepe?

    • Parece coincidencia, pero el mismo 13 de septiembre ordenó Pepe Goico a su asistente, el teniente Abreu que utilizara la tarjeta de crédito del presidente para comprar un pasaje hasta Texas para el primer teniente Iván Acosta Dominicci, para un entrenamiento en el manejo del Colibrí. Este piloto se quedaría manejando la nave hasta el final.

    • Hay un dato importante que refuerza mucho tu teoría –dijo Judith.

    • ¿Cuál es? –se interesó Ernesto.

    • Cuando la junta militar le preguntó a Pepe sobre su vinculación en la empresa Latin Aviation Manegement, él negó rotundamente ser parte de la misma y a continuación empezó a explicar con lujo de detalles cómo había conseguido Pedro Díaz los recursos para invertir en esa empresa. ¿Podrías tú explicarme cómo se formó la empresa Vimenca, por ejemplo?

    • No, no tengo idea...

    • Pero tú la has usado muchas veces... para asuntos de dólares...

    • Claro, todo el tiempo, pero no tengo la más remota idea de cómo diablos se fundó esa empresa...

    • Es que no tienes que saber cómo se funda una empresa de servicio. ¿Por qué sabía Pepe todos los pormenores de la “inversión” de Pedro Díaz? ¿No te parece extraño?

    • Me parece extraño... pero con el Colibrí pasó lo mismo. Dice que no le pertenecía, pero cuando le preguntaron cómo se adquirió el Colibrí presentó los cheques, los recibos, el seguro, los detalles, el día en que se compró, el día que vino al país, los detalles de la empresa Well Fargo que les vendió la aeronave, pidió el permiso de vuelo en territorio nacional, en fin, Pepe tenía más conocimientos que el mismo “dueño”.

    • ¿Quieres que te cuente una anécdota interesantísima, para que conozcas al verdadero dueño del Colibrí? Fíjate:

    Estaban reunidos en las fuerzas Armadas el teniente general Soto Jiménez, y había llegado el general vitalicio Antonio Imbert Barrera, que asistía casi todos los días a visitarlo. Había sido nombrado como Supervisor General o algo así, y se tomaba muy a pecho sus funciones, pasando todos los días por el despacho de Soto a tomar café y a hablar de Trujillo y de la historia dominicana. Les acompañaban los generales Furci Castellanos, Hernández Cruel y otros contertulios. En medio de una interesante conversación se escucha el estruendo de un helicóptero aterrizando en las instalaciones militares.

    • ¿Quién está llegando ahí en esa aeronave? –preguntó el jefe de las Fuerzas Armadas. Se supone que nadie puede aterrizar en el recinto sin su autorización.

    • No sabemos comandante. Investigaremos de inmediato.

    • Señor, es el coronel Goico Guerrero que ha descendido –le explicó su asistente, cuadrado en firme.

    • ¿Y quién autorizó el aterrizaje? Tráigalo a mi oficina –ordenó. Un poco después apareció el oficial.

    • ¡A sus órdenes, Jefe! –Pepe Goico entró con energía, se paró en firme e hizo el saludo militar.

    • Pepe ¿Y ese helicóptero? ¿de dónde lo sacaste? – preguntó Soto Jiménez.

    • Vine a ponerlo a sus órdenes, Secretario, para todo lo que usted necesite. Esa nave la compramos Hernani, Díaz Morfa y un servidor. La hemos comprado entre los tres –explicó el coronel del ejército. En ese momento estaba presentando el famoso Colibrí que tanta agua daría de beber.

    • Coño, pero ustedes están muy fuertes. Yo los felicito –el jefe militar había quedado sorprendido con la noticia.

    Cuando Pepe Goico se hubo retirado, el héroe sobreviviente del ajusticiamiento de Trujillo comentó con mucha sorna:

    • ¿Soto, tú tienes helicóptero?

    • No señor, imposible.

    • ¿General Furci, tú tienes helicóptero? ¿general Hernández, tú tienes helicóptero? – todos le respondieron que no al veterano militar y héroe nacional.

    • Coño, ¿cómo se explica que en estos tiempos un coronel tenga un helicóptero? –el general vitalicio Imbert Barrera había quedado en shock.

    • ¿Te digo mi convicción sobre todos estos hechos? Que nunca sabremos a ciencia cierta la cantidad de cosas que pasaron con la Pepe Card... sólo tendremos acceso a algunos datos que podamos recoger... pero los responsables se llevarán a la tumba la magnitud real de este escándalo.

    • Y el país seguirá como si nada ha pasado, masacrándose la institucionalidad con un irrespeto olímpico a las leyes, las normas y los preceptos morales.







    Judith y Ernesto miraron por enésima vez los tres grandes dossiers negros que contenían todo el historial de las famosas tarjetas de crédito de Baninter.

    • ¿Te has fijado en un dato curioso? –preguntó Judith.

    • ¿A qué te refieres? Casi todos los que hemos visto en estos archivos son curiosos –respondió Ernesto.

    • Pepe Goico estaba manejando tres tarjetas diferentes de Baninter. Una Visa, una Mastercard y otra ORO.

    • Sí, pero la ORO era la tarjeta personal que Ramoncito le había asignado desde que estaba preso en Najayo, por el lío de la Lotería. Esa se borraba también, pero era de Pepe, no de Hipólito –le explicó Gómez.

    • Si, pero lo extraño es que parecería que Pepe tenía plena consciencia de lo que hacía. Fíjate aquí... –mostró Judith un cuadro que había hecho con los diferentes números de tarjetas que había manejado Pepe Goico.

    • En un año y seis meses Pepe usó cuatro tarjetas ORO. Cambiaba el número cada seis meses, como máximo–Judith iba leyendo el cuadro que había preparado al efecto.

    • Espera, espera... ¿En qué fecha dices que se le canceló la última tarjeta? –preguntó Ernesto un poco sorprendido.

    • El último día de octubre de 2002... ¿por qué? ¿Qué te sorprende? se inquietó la periodista.

    • No puede ser. Ramoncito le escribe una carta a Soto Jiménez el 20 de septiembre, un día después de haber discutido el caso en la casa del Presidente, junto a Díaz Morfa y el Jefe de las Fuerzas Armadas. Desde que llegó Pepe de viaje (que decía que estaba en Japón, pero era falso, en realidad estaba en Boston) fue hecho preso por Soto Jiménez y ahí estalló el lío de la Pepe Card... ¿Cómo se explica que habiendo sometido Ramoncito un expediente en contra de Pepe Goico y Torres Pezzotti, la tarjeta durara 45 días más con vigencia y con consumos masivos por parte de los inculpados? –la cara de asombro de Ernesto Gómez era muy notable.

    • Y tengo evidencias de gastos continuos durante todo el mes de octubre, sin ninguna objeción. Es más, en ese último mes, con Pepe Goico supuestamente preso, gastaron US$60,184 dólares y RD$120,326 pesos en la principal y US$63,111 dólares con la tarjeta personal ORO VIP de Pepe, además de RD$37 mil pesos. También en la Visa gastaron US$69,637 dólares y RD$8,960 pesos. O sea que luego del escándalo, con los usuarios sometidos a la justicia, y supuestamente detenidos en las Fuerzas Armadas, se consumieron más de US$200 mil dólares. ¿Cómo se explica eso? –Judith también había quedado en shock.

    • Por eso me he preguntado siempre ¿por qué Ramoncito habla en su carta sólo de la tarjeta 8737, y la denuncia como entregada en el mes de mayo, cuando en realidad tenían más de un año haciendo ese festín? ¿Sería porque entre febrero y abril fue que se sacaron las US$800 mil dólares en efectivo, y se quería ocultar ese hecho? Esto me huele muy mal –terminó Ernesto Gómez.

    • No encuentro explicación para estos gastos después del pedido de investigación –dijo Judith pensativa.

    • ¿Tal vez Ramoncito tenía miedo de cancelar la “tarjeta del Presidente”... –razonó Gómez.

    • Pero es que Báez había conversado con el presidente al respecto. No tiene explicación que dejara a esta gente a su antojo. Además, fueron los norteamericanos que le exigieron que tomara medidas. ¿Cómo puede seguir dando riendas sueltas a unas personas que le habían hecho ya tanto daño...? No tiene sentido, por más vueltas que le demos.

    • ¿Era todo una patraña entre ellos, para complacer a los gringos y luego se les escapó de las manos? –preguntó Gómez, casi sin esperar respuesta.

    • Bueno, déjame seguirte explicando la estrategia de Pepe Goico con la cancelación de tarjetas. Casi siempre las reportaba robadas o clonadas. La tarjeta Visa, la que oficialmente fue llamada “la tarjeta del presidente” tuvo tres plásticos diferentes. La número 4696 que sus vouchers sólo aparecen desde el 20 de diciembre de 2002, pero sabemos ya que la tenía desde la campaña electoral, como candidato, no como presidente. Pero ésta fue cancelada el 26 de diciembre del año siguiente. Duró doce meses. Pero fue la única de tan larga vida. La número 8737, la dichosa tarjeta de crédito de los conflictos, y la única que salió a la luz pública, se emitió en realidad el 05 de noviembre de 2001 y fue cancelada el 23 de octubre de 2002. Aquí tenemos el mismo caso de que siguió funcionando sin problemas. Pero tenemos más. Ese mismo 21 de octubre se emitió otra tarjeta, para el presidente, la número 0005, parece que para quitarle a Pepe la que tenía, pero seguía saliendo a su nombre. A Pedro Julio Goico Guerrero, preso por las acusaciones de desfalco que le hacía Baninter con la tarjeta del Presidente, ese banco le emitió un plástico a su nombre el 21 de octubre (un mes después de haberlo acusado) aunque la canceló el 20 de noviembre del mismo 2002. Duró sólo un mes. ¿Pero cómo se explica? –ahora era la periodista la que parecía confundida.

    • Recuerda que a Ramoncito, en realidad Hernani lo hace retirar la querella el 26 de diciembre del 2002. O sea que cuando se emite esa tarjeta todavía Pepe Goico estaba siendo acusado de estafa por Baninter.

    • Te vas a caer para atrás. Con la tarjeta Mastercard pasó algo igual. Ese patrón reiterativo descarta que haya habido un error técnico y que fue emitida un plástico sin intención. Las tres tarjetas de Pepe y el Presidente fueron emitidas de nuevo luego del sometimiento y todas fueron hechas a nombre de Pepe Goico que en ese momento se encontraba detenido y siendo procesado precisamente por el fraude cometido con ¡esas tarjetas! –exclamó Judith.

    • ¿Quién entiende esta vaina? ¡Esto es de locos! –Ernesto se exasperaba.

    • En total, en esos 18 meses con tarjetas el presidente Mejía y sus acólitos tuvieron gastos en dólares por la suma de US$6,862,609.34. Casi siete millones de dólares en un año y medio de gastos. Si lo calculamos en pesos a la tasa de ahora representarían casi RD$240 millones de pesos.

    • Bueno, esos son los gastos en dólares, pero ¿Cuánto gastaron esos bergantes en pesos dominicanos? –se interesó Ernesto Gómez.

    • La suma es modesta, para los 18 meses. Gastaron en pesos RD$11,695,000. –confirmó Judith.

    • Bueno, si lo miras desde esa óptica. Pero debes calcular, que para un país pobre como éste, el hecho de que se le entregue una tarjeta de cortesía a un presidente para sus gastos de viajes y que realicen una francachela como ésa es una barbaridad. La acción en sí es deshonesta. Son pasibles y existen méritos suficientes para ser procesados por ese abuso. Pero dejemos la parte ética para otro momento. Sólo calcula que estamos hablando de un promedio de US$370 mil dólares mensuales, todos los meses, durante un año y medio, además de RD$650 mil pesos mensuales adicionales, durante los 18 meses... ¡por Dios! ¿Quién gasta esas sumas...? es una estafa pública. Hicieron un fiestón con la tarjeta de cortesía –Ernesto estaba realmente alarmado.

    • Recuerda que Pepe Goico le dijo a Alicia Ortega en España que con la tarjeta de Baninter, no compró el Mar Caribe por metros cuadrados porque no se lo vendieron –dijo Judith.

    • En esa ocasión fue que Hipólito le dijo a la destacada periodista de SIN dizque, “Tú le vas a hacer caso a Pepe Goico... Pepe Goico está loco, loco de remate... Pepe lo que tiene en la cabeza es un mojón...”

    • Mira Judith, ahora entiendo el lío de las tarjetas emitidas después de la denuncia de Ramoncito –Ernesto estaba reflexionando.

    • ¿Qué pasó ahí?

    • Mira la fecha de los arrestos. Torres Pezzotti en realidad fue apresado el último lunes de octubre, el 28. Aquí aparece Pepe Goico siendo detenido el jueves 7 de noviembre, cuando regresó de Japón. Todo parece indicar que Soto Jiménez ordenó una investigación secreta y para que los implicados no se dieran cuenta, se les dejó manejar las tarjetas a su antojo... pero en el mes de octubre, cambiaron los plásticos y le dieron la número 0005. Ahí ya no podrían usar los clones.

    • Sí, parece una buena medida de investigación, pero tiene lagunas notables. Primero, la discusión del 19 de septiembre se dio delante del general Díaz Morfa, cachanchán de Pepe Goico. No es verdad que el general del ejército no iba a ir seguido donde Pepe a informarle lo ocurrido, para que se cuidara.

    • Tanto es así que Pepe Goico se “comió” a Hans Hertell en el hotel Sheraton Baltimore, el 10 de octubre, por la intromisión en el tema de la tarjeta de crédito. Hipólito había informado en la reunión de septiembre que Hertell le había prevenido sobre los desastres de las tarjetas. El jefe de la Avanzada Militar del Presidente ya conocía todos los detalles. Por eso es que trituraron los clones y dejaron de usar las tarjetas.

    • Fíjate cuánta razón tiene ese razonamiento, sobre el aviso de Pepe y de Torres Pezzotti: en el mes de mayo se consumieron US$760,942 dólares más RD$832,346 pesos dominicanos en las tarjetas, en junio Baninter hizo créditos en esa tarjeta por el monto de US$854,000 ¿y tú sabes cuánto consumieron en octubre, después que se hizo la denuncia? US$69,000 dólares en una, US$63,000 en otra... y así, consumos modestos, comparados con las barbaridades de los meses precedentes.

    • Yo me pregunto, si este delito en términos éticos y morales, es más, hasta penales, no es tan grave, como todo el desfalco que hicieron Ramoncito y sus secuaces en Baninter... ¿No hay forma de procesar a los que cometieron estos hechos...? –preguntó con ingenuidad Judith.

    • Hay dos cosas... primero, los gastos, si fueron autorizados por el banco, que además era quien pagaba los mismos, no hay dolo, porque se consumió con una tarjeta real, legal, emitida por el banco y con autorizaciones de ellos mismos. Como mínimo habría un proceso civil, de reclamo de la deuda; en segundo lugar, ya fueron sometidos a la justicia los firmantes de la tarjeta, los que falsificaron los clones y luego del retiro de la querella por parte de Baninter, fueron “descargados”. Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho –precisó Ernesto.

    • ¡Se escaparon! –dijo Judith con desgano y frustración.

    • Tal vez no. La vida da muchas vueltas y no sabemos cómo el destino le cobrará sus fechorías. Por lo menos Hipólito pagó con su salida del poder y una derrota humillante.






    Julio Hazim llegó temprano al edificio de oficinas gubernamentales ubicadas frente al Palacio Nacional. El periodista había recibido una llamada de su colega y amigo Bonaparte Gautreaux Piñeiro para que le rellenara un puesto vacante en el Consejo Nacional de Drogas que presidía el veterano comunicador Gautreaux. En los últimos días se habían producido una serie de renuncias en el Consejo Directivo de la entidad rectora de la lucha contra la drogadicción, y Gautreaux Piñeiro necesitaba nombres sonoros y con incidencia pública para sustituirlos. Aunque Julito ni quería ni le convenía el cargo, que además era honorífico, acudió ante Cabito, como le decían sus amigos al Presidente del Consejo Nacional de Drogas, para apoyarlo. Bonaparte Gautreaux Piñeiro aprovechó esa oportunidad y llamó de inmediato a Palacio para que el Presidente de la República, don Hipólito Mejía, los recibiera y tomara la juramentación de Hazim, “antes de que se arrepienta...”, le había dicho a Díaz Morfa.

    Cuando ambos atravesaron la avenida México, que les separaba cien metros de la casa de gobierno, penetraron al centro de poder del país y se dirigieron de inmediato al despacho del Primer Mandatario de la nación, el mayor general Díaz Morfa los esperaba ya para conducirlos hasta donde de Hipólito Mejía.

    • Buenos días Presidente, se ve muy bien ahí sentado... –bromeó Julito a modo de saludo.

    • Dímelo Julito, cómo está todo por ahí ¿Y el Escogido, todavía perdiendo? –el jefe de Estado se refería al tradicional equipo de béisbol de la capital, presidido por Hazim y que tenía quince años sin ganar un campeonato.

    • Sigue perdiendo, hasta algún día. Lo único que ustedes pierden como fanáticos, pero yo pierdo como fanático y como accionista –reclamó el médico y comunicador.

    • ¿Dizque te vas a juramentar como miembro del Consejo Nacional de Drogas? –preguntó el mandatario.

    • Yo le dije a Cabito que le explicara que sólo quiero ayudarlos para que salgan de este lío, pero que desde que llegue Freddy Pérez yo le renunciaré para que en realidad haya alguien aquí que pueda hacer el trabajo. Yo realmente no puedo.

    • Bueno Julito, a mi no me gusta que me renuncien.... –empezó a decirle Hipólito, cuando la puerta de sus despacho se abrió y entró el general Díaz Morfa con un celular en las manos:

    • Señor Presidente, la diputada Lila Alburquerque lo llama –le entregó el aparato.

    • Hola Lila ¿como va la vaina?... Qué bien... oye qué interesante... bueno, yo dejo eso en tus manos... picha tu juego... dale pa´lante... no te preocupes... ¡machete y gillette! Lila... cuento contigo –el presidente cerró el teléfono con una amplia sonrisa y aire de satisfacción y mirando al visitante exclamó:

    • Tú ves Julito, que yo tengo mi chiva amarrada... era Lila, que los diputados van a entrar ahora a una entrevista con Balaguer, para que apruebe los Bonos Soberanos. Los legisladores reformistas le van a sugerir la aprobación, ¡eso es un palo! –el mandatario lucía contento con la noticia y así lo hizo saber a los presentes con una explicación sobre la importancia de esos recursos para obras de retorno rápido. Explicaba cómo la oposición jugaba a la demagogia con ese proyecto y ahora estaba a punto de darles en la madre, con el apoyo del nonagenario líder.

    • Dime entonces que es lo que tú quieres hacer... –volvió sobre Julito.

    • Presidente, yo tengo una cantidad de trabajo voluminoso. Si me meto en esa vaina yo no voy a hacer nada ahí. Con mi programa y los problemas del equipo de béisbol tengo yo para estar ocupando 28 horas al día, y no puedo concentrarme en un tema tan importante, la gente tiene que venir a aportar, a colocar su granito de arena... –el comunicador de televisión fue interrumpido de nuevo por el general Díaz Morfa...

    • Señor Presidente, Lila Alburquerque... –le entregó de nuevo el teléfono.

    • Dime Lila... –el presidente escuchó unos minutos –. ¡Coño, pero ese viejo de mierda si es complicado... coño pero ¿cómo sale con eso?... qué vaina... ¿y ustedes no pudieron convencerlo? Bueno, que se joda todo, mira a ver lo que tú haces... Ok. Hazlo así. Cualquier cosa me vuelves a llamar –Hipólito Mejía se volvió hacia sus visitantes.

    • Mira Julito, a mi no me gusta que me estén renunciando los funcionarios...

    • No, no me venga usted con cuento... ahorita estaba usted muy risueño... dígame ahora el chisme... porque ahora se la pusieron en China... –le cortó el médico Hazim.

    • Coño, ese Balaguer, que es impredecible. No quiere apoyar los Bonos Soberanos... lo único que lograron es que deje a su bancada libre para votar a su antojo, por lo que a ellos les parezca... Pero imagínate...tú sabes lo que cuesta ahora lidiar con todos esos diputados y senadores... Si el viejo daba una orden, la cosa salía más o menos...

    La conversación continuó enrumbándose por los temas políticos y la situación que se presentaría si no aprobaban los Bonos Soberanos, recursos con los cuales el gobierno pretendía hacer una serie de obras de mucha importancia para el desarrollo del país, las que debían tener una alta tasa de retorno en poco tiempo. Pero ahora se complicaban las cosas... Seguían dialogando Bonaparte Gautreaux Piñeiro, Julio Hazim y el presidente Hipólito Mejía, cuando volvió a interrumpir el general Díaz Morfa.

    • Señor Presidente, Lila...

    • Hola Lila, dime ¿qué has hecho?... no jodas... diablos qué interesante... ¡La verdad que tú eres una diabla a caballo! Qué bueno. Dale pa´lante y mantenme informado –el presidente volvió a entregar el teléfono a Díaz Morfa, quien todavía no había salido del despacho cuando alcanzó a escuchar a su jefe quejarse.

    • ¡Este país se jodió! ¡Mientras aquí todos los problemas se resuelvan en el despacho de Ramoncito, estamos perdidos! Los diputados salieron de la casa de Balaguer para Baninter y ahí mismo llegaron a un acuerdo con él –les informó Mejía a sus contertulios –. Se va a cantear con ellos y problema resuelto.

    Ramón Báez Figueroa tenía una fuerte incidencia en el Congreso Nacional. Era poseedor de un bálsamo que lograba calmar los ánimos de los más aguerridos y levantiscos de ambas cámaras. No había proyecto de Ley que él se propusiera aprobar, rechazar, estancar, detener, modificar, que no consiguiera sus objetivos. Con sólo explicarle la importancia que era para el Presidente de la República, Báez Figueroa había llegado a un “acuerdo” con los legisladores y de ahí salieron pitando a aprobar los Bonos Soberanos, que luego fueron mercadeados con mucho éxito por Andy Dauhajre y su equipo de la Fundación Economía y Desarrollo.

















  • 1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   22

    Similar:

    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconMapa del pensamiento contemporáneo
    El libro de Freddy Quezada, El Pensamiento Contemporáneo, es un singular esfuerzo de presentación, y yo diría de ordenamiento, aunque...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconInforme sobre las posibilidades de trabajar en el extranjero
    Países con el paro más bajo en Europa y el mundo y las necesidades de sus mercados laborales
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconProgama de las naciones unidas para el desarrollo
    Instrucciones: Por favor, conteste a todas las preguntas de forma clara y completa. Escriba a máquina o a mano en letra de imprenta...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas icon1-resumen catálogo de cuentas
    El departamento de Contabilidad es el sitio donde se concentran todas las operaciones realizadas en los distintos departamentos de...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconNivel:  
    Asimismo, si usted no tiene un lugar de residencia fijo, debe presentarse personalmente ante el alguacil del condado en el que esté...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconTutela judicial efectiva: derecho a un proceso con todas
    Este texto fue entregado a principios de diciembre de 2008 por lo que todas las referencias normativas
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconEscuela técnica superior de ingeniería de telecomunicación universidad politécnica de cartagena
    El proyecto consiste en realizar un estudio de las posibilidades que ofrece la
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconUniversidad del azuay
    El presente documento intenta ser una guía de aprendizaje eficiente, sencilla y práctica, apegada a las posibilidades del lenguaje...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconCondiciones generales aplicables a todas las secciones
    Las presentes Condiciones Generales son comunes a todas las Secciones de Cobertura que este seguro incluye


    Descargar 2.15 Mb.