Página principal



Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas

Descargar 2.15 Mb.

Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas





Descargar 2.15 Mb.
Página11/22
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño2.15 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   22
Capítulo VII


Yo te tranco y te cierro el banco...”

Y yo te tumbo...”






Faltaban siete minutos para las ocho de la noche cuando la seguridad del edificio avisó al anfitrión que su invitado especial había llegado. Era increíble la puntualidad con que el Presidente manejaba su agenda. La cena estaba pautada para las 8:00 PM, pero Hipólito Mejía era incapaz de llegar tarde a ningún compromiso. Miguel Vargas Maldonado, Ministro de Obras Públicas improvisó un comité de recepción entre la gente que en ese momento compartía una copa, a su lado, esperando al Jefe de Estado.

Colocó a su izquierda al único extranjero del grupo, Mario Vásquez Raña, presidente del Comité Olímpico Internacional. Ramón Báez Figueroa quedó a su diestra, mientras que al lado de éste se colocaron el licenciado Miguel Franjul, director del periódico Listín Diario y Ruddy González, director del vespertino Última Hora. Todos quedaron expectantes frente a la puerta del elevador que debía abrir exactamente en la de entrada del Pent House de la Torre Diandy XVIII de la Avenida Anacaona No. 27, en el exclusivo residencial Mirador Sur de Santo Domingo.

Vásquez Raña recibía una cena en su honor. Visitaba al país para inspeccionar los avances de la infraestructura para los XIII Juegos Panamericanos y del Caribe. En realidad era una especie de reconciliación con el mexicano que había enfrentado al país de una manera muy álgida, ya que aspiraba llevar este evento deportivo para México, y la República Dominicana le torció el pulso. De hecho Mario Vásquez Raña apostó en todo momento a que los esfuerzos dominicanos fracasaran en los preparativos, con la finalidad de utilizar eso como excusa y adjudicarle la sede a su país. Pero esto no ocurrió y el millonario mexicano cedió, al ver los avances logrados en las construcciones. Los XIII Juegos Panamericanos en Santo Domingo eran un hecho insoslayable. A celebrar pues.

Por eso se encontraba como invitado especial en un ágape de 23 comensales, integrado básicamente por directores de periódicos y algunos dirigentes olímpicos.

Eran las 8:03 minutos de la noche cuando las puertas metálicas del ascensor cedieron para dar paso a la figura imponente de Hipólito Mejía, flanqueado por el mayor general Carlos Díaz Morfa.

  • Buenas noches.... –empezó a decir el anfitrión, pero fue bruscamente interrumpido por el presidente de la República, que se lanzó agresivo sobre el periodista Miguel Franjul.

  • ¡Oye Micky lo que te voy a decir...! ¡he ordenado al Director del INVI que te someta a la justicia y te meta preso, para que dejes de estar hablando pendejadas contra mi gobierno...! –el presidente lucía furioso... no había saludado a nadie, si no que de inmediato le fue encima al comunicador señalándolo a la cara con el índice amenazante y algunos improperios incluidos.

  • Bueno presidente... ¡pues voy preso...! –empezó a decir Miguel Franjul cuando fue atajado por su jefe, Ramón Báez Figueroa.

  • ¡Pues yo voy preso también con Miguel...! lo único que cuando salga de la cárcel salgo con la ñoña1 puesta... –Ramoncito hizo una señal con su mano diestra bajándola oblicua desde su hombro izquierdo hacia su cadera derecha, trazando el recorrido que hace la banda presidencial cuando es colocada en los presidentes a la hora de su juramentación.

  • ¡Yo te tranco a ti también y te cierro el banco ése!... –fantasmeó Mejía agregando tensión al ambiente.

  • ¡Si me cierra el banco yo te tumbo!... –braveó el presidente de Baninter, con expresiones subidas de tono.

  • Oigan, oigan, tranquilos, que esos pleitos entre presidentes y periodistas se dan siempre. Yo tengo 29 periódicos y no le acepto vainas a ningún gobierno... pero aquí vinimos a divertirnos, a compartir... –Vásquez Raña quería apaciguar la situación, echando un balde de agua fría al acalorado ambiente.

  • Señor Presidente, estamos entre amigos... vamos a saludar a los grandes invitados de la prensa –Miguel Vargas Maldonado, también intentaba aplacar los ánimos.

Mientras hablaba, con la mano derecha sobre los hombros del presidente lo conducía hacia el comedor donde esperaban tres mesas redondas con ocho invitados cada una, la gran mayoría directores de la prensa escrita.

El presidente había reaccionado molesto con una información que acababa de publicar el periódico Listín Diario sobre actos de corrupción en el Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) en un escándalo que se denominó “Las Madrinas del INVI”. Una serie de cheques irregulares emitidos por la institución para premiar a militantes del partido de gobierno, PRD, con sumas de dinero extraídas del erario.

En su condición de director del Listín Diario, Franjul había sido invitado a la cena sin que nadie pensara que la información pondría al Primer Mandatario a reaccionar con tanta virulencia. Ramón Báez Figueroa, uno de los principales colaboradores del los Juegos Panamericanos y dueño del periódico más viejo del país, vivía en el Pent House de la Torre Libertador, exactamente al lado del edificio donde se celebraba el encuentro.

Vargas Maldonado logró llevar al Presidente hacia la mesa principal de la noche, donde ambos compartirían con Pepín Corripio, propietario del diario Hoy, Anibal de Castro, director de Diario Libre, Mario Vásquez Raña, presidente del COI, Ramón Báez Figueroa, dueño del Listín Diario, José Joaquín Puello, presidente del Comité Olímpico Dominicano y Ruddy González, que fue llamado por el anfitrión, para ocupar un puesto que había quedado vacío. Las miradas cortaban el aire. El clima era tenso. Hipólito Mejía pasaba balance macabro sobre la doble lealtad de Ramoncito, a quien nunca había perdonado que se convirtiera en un gran aliado del ex presidente Leonel Fernández. Al momento de reaccionar como lo había hecho, quería enviar un mensaje muy claro al dueño del periódico, aunque su furia la descargara contra el subalterno. Como experto en carambolas, golpeaba primero la bola intermedia con el fin de llegar al mingo, que era su objetivo.

Pero no se habló más del asunto. El deporte y el olimpismo se encargaron del resto de la noche.



No sería la única vez que Miguel Franjul confrontaría situaciones tan peligrosas. Con ocasión de la publicación en el diario que dirigía de unas informaciones que cuestionaban la moral del Superintendente de Bancos, licenciado Julio Cross, éste reaccionó de manera violenta y su primer movimiento fue colocarse a la cintura una poderosa pistola ametralladora Glock GS-18 que dispara ráfagas, la cual portaba con permiso legal, como el resto de la decena de armas de fuego que adornan su habitación. Cross no iba a permitir que “este carajo jugara con mi moral y la de mi familia...”, y redimiría con sangre su honor. Salió apresurado de su residencia de Piantini, sin cuidar mucho la apariencia, dejó su camisa por fuera para que tapara el arma de fuego con la que lavaría la afrenta y salió disparado hacia el Listín Diario.

La situación era dramática. Julio Cross se encontraba entre uno de los más eficaces tiradores de la República Dominicana y tenía pasión por las armas. Estaba calificado entre uno de los primeros cinco mejores en “Tiro de Combate” y difícilmente fallaba un disparo.

El Listín Diario había publicado en la portada, a ocho columnas, que la primera medida de Cross al frente de la Superintendencia de Bancos había sido aumentarse el sueldo a RD$290 mil pesos mensuales, cuando esa había sido una medida que encontró aprobada por el pasado Superintendente de Bancos, licenciado Alberto Atallah, producto de un estudio técnico ordenado para determinar un reajuste de salario acorde con las funciones de la delicada entidad financiera. La familia de Julio Cross sufrió mucho por estos ataques del diario dominicano y Julio salió a resolver el problema a su manera.

Precisamente cuando tomaba rumbo por la avenida 27 de Febrero hacia la sede del centenario diario dominicano, entró a su teléfono móvil una llamada de su amigo el abogado Luis Miguel Pereyra... La adrenalina que circulaba por su cuerpo hizo que su voz sonara rara, exaltada... El amigo notó de inmediato el estado de estrés y agitación de Cross, que además respiraba con jadeo.

  • ¿Qué te pasa, hermano? –se alarmó el amigo.

  • ¡Voy a matar al desgraciado de Miguel Franjul, para que aprenda a respetar la dignidad de los hombres! –casi vociferó Cross.

  • ¿Estás loco, hermano? Tranquilízate, ven a mi oficina, antes de que cometas una locura...

  • ¡No, coño, no puedo dejar que una mierda así manche mi honor y el de mi familia!

  • Piensa en tus hijos, vas a pasar veinte años en la cárcel. Ven aquí y te prometo que discutiremos con calma el asunto. Yo te voy a llevar donde Miguel. Ahora estás ciego y lo que vas a hacer, te vas a arrepentir para toda la vida... ¡!párate de inmediato!! No vale la pena que desgracies tu vida.

El discurso empezó a hacer efecto... El prestigioso abogado Pereyra sintió en la distancia que Julio reflexionaba. El silencio en medio de tanta excitación indicaba una de dos cosas: o había decidido dejar la conversación y seguir adelante con sus planes macabros o sencillamente le habían calado las palabras de su amigo y ahora meditaba sobre las consecuencias que le había descrito.

Como enviado por un ángel de la guarda, Pereyra tuvo la virtud de detener a Cross, quien al final decidió girar en la avenida Máximo Gómez hacia el norte, para dirigirse hacia la oficina que tenía en Naco el famoso jurista y amigo. Abandonó la ruta funesta que le conduciría a un destino impredecible.

En un incidente como el que tenía planificado, lo acusarían de premeditación, alevosía y asechanza, y todas esas atenuantes en un asesinato de primer grado, contra uno de los periodistas más reconocido del país, director, además del Listín Diario, le conducirían a una larga prisión y a la castración de su brillante carrera profesional. Matando al periodista, pensaba que podría perpetuar su imagen de hombre íntegro, y que lavaría su honra, pero frustraría su destino y el de sus hijos. Él tenía la oportunidad de seguir interactuando en la vida pública o privada dominicana, manteniendo en alto sus valores morales, sin tener que tomar una decisión tan drástica y funesta.

Luis Miguel Pereyra cumplió su promesa y llevó al licenciado Julio Cross ante Miguel Franjul, quien procedió a darle el derecho a réplica, corrigiendo las informaciones publicadas. Miguel Franjul nunca se daría cuenta de lo cerca que estuvo de la muerte, y cómo, por obra y gracia del destino, una llamada telefónica le salvó la vida. Unos meses más tarde, Cross y Franjul quedarían emparentados, mediante la unión matrimonial de unos familiares muy cercanos de ambos y formarían una gran amistad.



















Capítulo VIII


! Qué derroche de amor, cuánta locura!”


Manuel Jiménez








Mientras Ramoncito hojeaba el catálogo con verdadero entusiasmo, su mente se transportaba a las bravías aguas del mar Caribe frente a la playa de Palmilla en la costa Este de la República Dominicana. Con la magia de la imaginación, sentía el frescor de la brisa acariciando su rostro, mientras un penetrante olor salobre inundaba sus sentidos. Figuraba un día hermoso, radiante, lleno de vida. Por eso sus ojos se paseaban entusiastas por las páginas del folleto de publicidad en el salón de ventas de la empresa Azimut Spa en la Florida, mientras acompañaba a su amigo Papo Menéndez, quien avanzaba las negociaciones para comprar un pequeño barco pesquero. Ramón Báez Figueroa lucía encantado. Había decidido acompañar a Papo sólo con el propósito de realizar algunas diligencias comunes en Miami, pero nunca pasó por su mente comprar un yate en ese momento, más los ejemplares que mostraba el brochour eran impresionantes. Se envolvía en el sortilegio de la publicidad y de repente le hacían sentir dueño del mundo. Además, se lo ponían tan fácil, que casi debía rogarle para que le vendieran.

Azimut Spa era representante en el estado de la Florida de Benetti, la más grande empresa fabricante de embarcaciones de lujo del mundo, que tiene su sede principal en Italia. Los yates más suntuosos, regios y modernos eran vendidos por Benetti. Su salón de ventas, como era de esperar, no contaba con la exhibición de las naves, pero estaba decorada con una amplia muestra fotográfica de ellas. Finamente decorada, la sala en la que se hallaba Ramoncito entusiasmado, mostraba un ambiente muy agradable, con exquisitos detalles italianos. El banquero se levantó del mullido sofá para acercarse hasta el vendedor que atendía a Papo Menéndez.

  • Por favor, me puedes dar más detalles de este que ves aquí... –le mostraba con el índice una hermosa embarcación, imponente, que aparecía en la página seis de la revista que servía de catálogo para los clientes.

  • Claro señor, es una nave de mucha calidad y de un confort inigualable. Está entre los yates más vendidos que tenemos actualmente –le respondió el empleado de Azimut Spa–. Tiene dos habitaciones y la suite principal es sencillamente señorial, de príncipes, como usted se merece, señor –le provocó el agente.

  • ¿De cuántos pies y qué velocidad máxima desarrolla?

  • Es de 74 pies, y puede usted alcanzar sin mucho esfuerzo 12 nudos. Es una nave muy segura, con Jacuzzi en la habitación principal, amplio comedor y con todas las comodidades en cubierta. Puedo decirle que ahí cuenta usted con varios bares de servicio –el vendedor estaba decidido a no perder la presa.

  • ¿Qué precio tiene este yate?

  • Tres Millones Quinientos Mil dólares. Nos entrega usted un down payment del diez por ciento para ordenar su fabricación y discutimos un plan de pagos mientras avanza la construcción.

  • ¿No tienen ustedes botes de esos en existencia?

  • No señor, eso es imposible. Sólo fabricamos por encargos.

  • ¿En qué tiempo entregan ustedes la embarcación?

  • Bueno, eso depende de la época. En agosto nuestra fábrica en Italia se paraliza por las vacaciones colectivas, pero eso estaría listo entre seis y ocho meses, si lo ordena usted ahora.

  • Quiero ordenarlo –dicho esto, Ramoncito sacó una chequera personal y empezó a redactar un cheque por Trescientos Cincuenta Mil dólares a nombre de Azimut Spa, para encargar la fabricación del yate de lujo.

  • Deme su pasaporte, por favor –de inmediato empezó el proceso. Cuando el empleado recibió el cheque, vio que se trataba de una empresa llamada Intermarine Overseas, Ltd con cuentas en Baninter & Trust de Islas Caimán. Comenzó a llenar los formularios necesarios para la firma del contrato con el señor Ramón Báez Figueroa.

Mientras el agente vendedor rellenaba una buena cantidad de documentos, orden de fabricación, con todos los detalles de la nave; contrato de compra, recibo de ingreso, fotocopia de pasaporte, etc., el banquero dominicano siguió dando una mirada a las demás naves que aparecían en el catálogo. De repente, otra impresionante embarcación llamó poderosamente su atención. Se veía majestuosa, imponente denotaba fastuosidad. “En este medio, hay que impresionar. Con la apariencia se gana la mitad del pleito... Como banquero, tengo que mostrar lo mejor. Así inspiraré respeto y luciré poderoso...” pensaba Báez Figueroa para sus adentros.

  • Por favor, quiero que me excuse. ¿Me permite usted cambiar mi elección? Ahora quiero éste que está aquí –señalaba en la página 22 del catálogo un modelo mucho más avanzado que el que previamente había “comprado”.

  • Claro señor, nosotros estamos aquí para servirle. Puede usted cambiar cuantas veces lo desee –se esmeraba en pleitesías el vendedor. Si hacían un concurso de zalamería, lo ganaría con mucha ventaja.

  • ¿Cuánto cuesta éste?

  • Seis millones de dólares, señor. Pero ha escogido usted el mejor. Ese supera con creces al que usted había seleccionado. Ahí usted estará como en su propia casa sin faltarle de nada para atender a los más exigentes huéspedes.

El empleado rompió los papeles que estaba completando y procedió con entusiasmo y cortesía a rellenar de nuevo todos los documentos, sin inmutarse si quiera. Por el contrario, su comisión se había duplicado como por arte de magia y lo que más le encantaba era, que ni siquiera fue el producto de su esfuerzo de venta, si no que el mismo interesado se auto atendió. Con clientes así, estaría él abundante el resto de su vida por los emolumentos que recibiría.

De nuevo presentó la documentación a la consideración del señor Ramón Báez Figueroa, quien procedió a firmar otro cheque de la misma empresa Intermarine Overseas, Ltd. ahora por la suma de seiscientos mil dólares norteamericanos a nombre de Azimut Spa Ltd.

Todo había quedado zanjado. El hombre del Central Romana, don Papo Menéndez, quien además era vicepresidente de Baninter, había concluido también su operación y ambos se dispusieron a marcharse. Al salir del amplio local, en el recorrido hacia el automóvil, pasaron por el atracadero, para dar un vistazo a las maravillas modernas que permitían vivir en alta mar tan confortable como en una de las mejores villas de cualquier resort de lujo. Pero el destino aún le guardaba sorpresas al intrépido banquero dominicano. Se acercó al atracadero, en el preciso momento en que entregaban un sorprendente yate a un Jeque árabe que lo había adquirido en la misma empresa. Ramoncito quedó boquiabierto. No podía reaccionar. Qué belleza, cuánta clase... De inmediato se volvió hacia el vendedor, que extendiendo al máximo su cortesía, les acompañaba hasta el vehículo.

  • ¿Este yate es igual al que yo he comprado por el catálogo? –quiso saber Ramoncito.

  • No señor, este no está en el catálogo. Este es mucho más completo, es un diseño especial, único, ordenado por su propietario. Estamos hablando del confort sobre el mar. Esta embarcación está dotada de los más avanzados adelantos del mundo. Tiene cuatro suites y la habitación principal es sencillamente increíble. Tiene ascensor para llevarlo desde su habitación hasta cubierta o dejarlo en el comedor, en la sala de juego o el gimnasio. El comedor tiene puestos para 12 comensales y cuenta con bares en todos los ambientes –el vendedor estaba más entusiasmado que el ambicioso banquero. De hecho ya había empezado a calcular, mientras hablaba, el monto de sus comisiones, si a este comprador compulsivo se le ocurría ordenar esta nave. “Me importa romper mil veces el contrato, si de esto se trata”, pensó para sí.

  • ¿Qué otros extras tiene? –preguntó Ramoncito.

  • Le puedo decir que una de las innovaciones – que son muchas – es que en la habitación principal, la cama es giratoria, y usted puede dormir hacia el lado que le plazca, con sólo darle a un botón la cama se mueve hasta la posición que usted prefiera. Debo decirle que también con un mecanismo automático, usted levanta la cúpula que está en el techo de su suite y puede ver el mar y el cielo, tanto de noche como al amanecer y sentir la brisa fresca entrar a su cuarto, mientras disfruta lo bueno de la vida –el agente de Azimut no se detenía. Eran tantas las novedades que debía informar a su cliente que no encontraba cómo terminar. En el ínterin, el banquero había solicitado permiso al jeque árabe para ver por dentro la fastuosa embarcación.

Recorrió con delectación todas sus áreas y cada vez lucía más impresionado y decidido. Cuando hubo terminado su inspección, el rostro estaba radiante, extasiado, excitado. Miró con deleite al vendedor y le disparó a la cara:

  • Yo lo siento, pero tendrá usted que romper de nuevo el contrato. Yo quiero este bote, no me importa lo que cueste –le dijo lleno de seguridad.

  • Con muchísimo gusto señor. Tiene usted el privilegio de llevarse uno de los más grandes y cómodos botes de todo el mundo. Con este no tendrá usted quejas de ningún tipo y no se arrepentirá de su inversión. De hecho es un yate único, ordenado especialmente con todos los extras por el jeque.

Los empresarios volvieron a la sala de ventas, acompañando a un entusiasmado vendedor que no terminaba de explicarse cómo había tenido tanta suerte en un solo día.

Este señor acababa de aprobar la compra de un yate de catorce millones y medio de dólares y estaba entregando un down payment de tres millones quinientos mil dólares. La comisión del down payment solamente le garantizaban unas navidades placenteras, junto a su familia. Negociar un yate de US$3 millones de dólares era una apreciable venta que todos celebran en grande. Pero no se produce con mucha frecuencia. Si la venta fuera de US$6 Millones de dólares, es mucho más difícil realizarla. Pero encontrarse con un negocio fortuito, sin mucho trabajo, de US$14 millones 500 mil dólares, eso no se lo iba a creer ni siquiera su mujer, que le tiene presionado desde hace tiempo para que cambien de casa. Esta vez el vendedor sí estaba convencido que sería cerrada la operación. Los ojos de éxtasis del comprador y la mirada de ensueño no dejaban dudas. Además, por dos razones fundamentales: ya no tenían barcos más grandes y el comprador parecía un niño con su primer juguete, estaba completamente alucinado con su adquisición.

En esto no exageraba el agente de Azimut Spa. El Patricia, como habría de llamarse, estaría catalogado en las principales revistas especializadas del mundo como uno de los 25 mejores barcos de lujo del globo terráqueo, de una selección de las 125 embarcaciones más destacadas y de mayor tamaño. Tenía 145 pies de eslora, El Patricia entraría en una privilegiada posición en el ranking mundial y luego de inaugurado empezó a ocupar las portadas de importantes revistas especializadas en el tema. En Santo Domingo, claro que causó gran conmoción en el mundo de los amantes del mar.

Papo Menéndez miraba a su amigo con incredulidad. No se imaginaba una acción de compra como esa. Había conocido muchos compradores compulsivos en su vida, incluyendo a su esposa, pero no tenía la más mínima idea de que existiera un ser humano que llegara a un nivel de gastos tan exorbitantes con tanta facilidad. Se puede hacer una inversión cuantiosa en un lujo extremo, si la persona tiene los recursos suficientes, si ha sopesado bien la operación durante un tiempo, si ha consultado a sus asesores financieros sobre la pertinencia, en ese momento del egreso, si algunos técnicos expertos, han evaluado el artículo de lujo comprado y han dado su aprobación para esto. En definitiva, invertir US$14.5 millones de dólares, casi RD$230 millones de pesos, equivalentes al capital de muy pocas de las empresas dominicanas, con sólo media hora de inspección en un catálogo, era un hecho insólito para el cauto hombre de negocios del Central Romana, que con mucho más dinero que Ramoncito, había ido a comprarse una modesta lancha de pesca, de escaso valor relativo. De todas maneras, la forma de hacer negocios de Don Papo, como todo empresario mesurado, es que para usted invertir RD$230 millones de pesos, valora cuán útil puede ser el bien comprado. Entonces Menéndez se puso a hacer cuentas en la mente: Un yate de esa naturaleza tiene un costo de mantenimiento enorme. El capitán debe ganar una fortuna, y la tripulación debe ser especializada. Un atracadero en la marina de cualquier resort – en este caso, sería Casa de Campo de la Romana – también cuesta un tesoro, y cualquier travesía es carísima, en costos de combustibles y otros. ¿Qué uso le da usted a un lujo de esta naturaleza? En los primeros meses, y por la fiebre de disfrutarla, pero sobre todo, para impresionar a todos los amigos y relacionados que invita al mismo, como mínimo se usará todos los fines de semana. Luego dos veces por mes, para terminar, en el mejor de los casos, saliendo una vez por mes en esa lujosa nave. Si usted calcula que la depreciación es porcentual, cualquier partida que usted deduzca de US$14.5 millones de dólares es considerable al año. Entonces, ha invertido usted una fortuna, para exhibirse una docena de veces al año, con un costo anual real, muy probablemente cercano al millón de dólares. Era demasiado exhibicionismo. No cuadraba en el comportamiento de un empresario hecho con el esfuerzo diario que representa echar una empresa hacia adelante, contra viento y marea. Sí, su amigo no iba por buen camino. Tendría que esperar que bajara la euforia de ese momento y luego aconsejarlo. Si así estaba usando el dinero de Baninter, las cosas no andaban bien.

  • ¿Qué te parece Papo, te gusta la nave? –le preguntó entusiasmado Ramoncito a su amigo.

  • Bueno, Ramoncito, yo no me meto en una monstruosidad así. Tú tienes buenas testosteronas.

  • Si se va a hacer algo, hay que hacerlo bien o no hacerlo. Es bueno siempre tener lo mejor –fue su razonamiento.

  • Que Dios te lo deje disfrutar –fueron los sinceros deseos de Menéndez.

  • Vamos para que me dejes en una tienda en Coral Gables, que tengo que comprar algunos jugueticos... – le pidió Báez Figueroa.

Don Papo Menéndez no estaba descaminado cuando empezó a preocuparse por el volumen de gasto que había hecho su amigo en media hora de compra, sin consultarlo ni siquiera a él que le acompañaba. Ramoncito había emitido un cheque de la empresa Intermarine Overseas, S.A., una empresa off shore con asiento en Islas Cayman, y con su cuenta en Baninter & Trust, pero con una pequeña dificultad: ese día, 13 de septiembre de 2001, Intermarine no tenía un solo dólar en la cuenta de la que había emitido un cheque de US$3.2 millones y con la que pagaría los otros US$13 millones en los próximos seis meses, con un plan de pago que incluía cuatro millones doscientos cuarenta mil dólares (US$4,240,000) el 15 de septiembre, dos días después del primer pago. Para el 15 de noviembre, a los 30 días, pagaría otros US$4.2 millones de dólares y saldaría la cuenta contra la entrega del barco con los últimos US$2,920,000.

Cuando los instrumentos de pago llegaron al banco, como era el estilo, Marcos Báez era consultado, y se procedía a realizar un sobregiro en esa cuenta. Los bancos off shore no eran supervisados por la Superintendencia de Bancos, ni por el Banco Central, ni por la Junta Monetaria. Para la gran mayoría, nadie tenía interés en detener una acción impúdica que evadía los impuestos, las normas prudenciales, las leyes monetarias y financieras, mientras todos se hacían de la vista gorda, durante tantos años, sin que podamos saber por qué tanta desidia con una vigilancia que era vital para salvaguardar los recursos de los depositantes que confiaban en un sistema bancario que estaba supuestamente regulado y vigilado. Ramón Báez Figueroa había comprado el yate más lujoso y caro de América Latina y no le había costado un solo centavo. Al final el pueblo dominicano, a través de los impuestos, tendría que pagar ese lujo. Su sistema de contabilidad doble borraría el sobregiro recogiendo los depósitos de ciudadanos honorables. Había adquirido una embarcación al estilo de los jeques árabes, con el sudor de la frente de muchos dominicanos que confiaban, no en él, claro está, si no en un Estado de Derecho que le había garantizado a esa gente que los bancos dominicanos eran confiables. La cuenta de Intermarine Overseas permanecería sobregirada desde el mismo día 13 de septiembre de 2001 que se hizo la compra, sin depositarse un solo centavo en ella, hasta el día 12 de marzo del año 2003, cuando Marcos Báez Cocco, cumpliendo instrucciones de Ramón Báez Figueroa, procedió a borrarla, mediante un Memorandum interno de esa fecha.





Papo Menéndez llevaba a Ramoncito hacia la tienda de artículos de espionaje Spy World en Coral Gables. Antes de llegar al lugar, Báez Figueroa quiso cerciorarse de que podía ver al manager del establecimiento. Luis Daniel era el único con el que tenía confianza, para hacer este tipo de transacciones y más que eso, le guardaba siempre los últimos adelantos tecnológicos en espionaje profesional. Ramoncito era un apasionado de las escuchas telefónicas y de las grabaciones y filmaciones secretas. En su despacho todo el que entraba a tratar cualquier tema quedaba grabado en “cinemascope y a colores” como decían las películas de antes. Ramón Báez marcó el número de la tienda 305-442-9999.

  • Hola, con Luis Daniel, por favor...

  • Un momento por favor –le contestó una voz sensual con acento cubano.

  • Hola... –le respondieron al instante.

  • Luis Daniel, ¿qué tal? Soy Ramón Báez, de Santo Domingo –se presentó

  • Hola Ramoncito, ¿cómo estás? Oye, que tienes casi dos meses que no vienes por aquí hombre. Te tengo unas preciosuras que te vas a caer para atrás ¿Cuándo vienes? –preguntó el gerente.

  • Ya estoy llegando Luis Daniel, sólo quería estar seguro que estabas disponible para no dar el viaje en balde. En cinco minutos estoy allá –precisó el banquero.

Don Papo Menéndez siguiendo instrucciones de su amigo tomó el Bulevar Ponce de León, haciendo un giro a su derecha y avanzó hasta la casa #129, de la avenida Miracle Mile, donde se divisaba el modesto local de la tienda de espionaje. El letrero rojo Spy World en sobre relieve de neón lograba cubrir toda la parte superior del pequeño local que sólo tenía como fachada principal cinco metros de cristal hacia la avenida. Por las apariencias externas nadie sospecharía que ahí se encontraban los más grandes avances de la tecnología en materia de espionaje y que era uno de los preferidos por los espías dominicanos que vivían de las intervenciones telefónicas ilegales y algunos de ellos del chantaje y la extorsión.

Ramón Báez Figueroa entró plácido a la tienda, cuando don Papo se hubo marchado, y se sumergió en un extasiante mundo de novedades y fantasías. Desde que entró al recinto comercial su imagen se multiplicó por mil y pudo verse en todos los monitores que estaban en el pequeño salón, sin tener idea de dónde estaban las cámaras que le enfocaban. Eso le gustaba.



Ramoncito abrió los ojos con suavidad, para desvanecer la imagen de sus recuerdos proyectados en la gran pantalla en la que había convertido el techo de su celda. Retiró las manos que había mantenido entrecruzadas debajo de su nuca y se dispuso a cambiar de posición. Era increíble la nitidez con que podía ver los hechos recientes de su vida en ese gran plasma de fondo blanco que estaba sobre su cabeza.

Más cerca de la realidad, pensó en Patricia, su adorada esposa... En poco tiempo estaría aquí, para pasar el resto de la tarde con él, como todas las tardes que había tenido en cautiverio. Incluso había logrado, en algunas ocasiones, que le permitieran amanecer en el recinto carcelario. Eso le reconfortaba un poco. Él tendría por lo menos un cuarto de su pena carcelaria disuelta en la tranquilidad y el sosiego que le daba su compañera. Con ella a su lado se caían los barrotes, se derribaban las paredes y el espacio se hacía amplio y confortable. De repente se convertía en un gran prado libérrimo, de convivencia a plenitud en la eternidad de su encantadora presencia. A su lado había tenido que comportarse con mucha clase, estilo, nivel. Ahora no era una señora cualquiera. Dotada de una belleza extraordinaria, tenía como plus su aguda inteligencia y su don de mando. Una personalidad muy especial.

Báez Figueroa venía del fracaso de su primer matrimonio con doña Rosa María Zeller. Se habían dado todas las condiciones para enlazar su vida a una mujer de las condiciones de Patricia Álvarez. Él no estaba para esperar.




La figura de don Ramón deslizándose por los pasillos del Palacio Nacional era inusitada. Desde su época de gloria como Ministro de Industria y Comercio del gobierno de Antonio Guzmán Fernández, sus visitas a la casa de gobierno eran escasas. Podrían contarse con los dedos de una mano, y sobraban algunos. Su rostro adusto y el ceño fruncido dibujaban un nítido cuadro de preocupación. Su andar pesaroso denunciaba un estado de ánimo decaído.

Los ojos vivarachos buscaron con presteza el manubrio de la puerta que da entrada al antedespacho presidencial y se hizo presente en un lobby lleno de figuras conocidas.

  • Buenas tardes –saludó con timidez.

  • Buenas tardes don Ramón, pase usted, que el presidente le espera –Danilo Pérez tenía instrucciones precisas de llevar de inmediato a Don Ramón Báez Romano ante la presencia del presidente Leonel Fernández. Le estaba esperando.

El empresario había convenido en visitar al mandatario, luego de haberle explicado por teléfono la urgencia en abordarle temas que le preocupaban en demasía. El presidente le esperó de pie frente a su escritorio y saludó con efusividad y respeto al ex presidente del Banco Intercontinental.

  • Bienvenido, don Ramón. Es un gran placer tenerle de visita –Leonel hablaba mientras abrazaba sutilmente al visitante. Luego lo dirigió hacia la sala de estar de su despacho.

  • Se ve usted muy bien de salud, don Ramón – le comentó Fernández mientras tomaban asiento.

  • Bueno, la apariencia es lo primero, para uno sentirse en forma. Trato de cuidarme un poco, pero los achaques de la edad no perdonan. ¿Y usted, señor presidente, cómo se siente?

  • Todo marcha, don Ramón, todo marcha.

  • Presidente, he venido por un tema que le parecerá extraño, pero sólo en usted puedo confiar para llevar tranquilidad a mi alma.

  • Puede usted tener la confianza de que le ayudaremos en todo lo que esté a nuestro alcance. Aquí estamos para servirle.

  • Se trata de Ramoncito. Las cosas que estoy viendo me tienen el alma en vilo y siento que ese muchacho va por muy mal camino, que no tiene los pies en la tierra y que fácilmente puede estar construyendo la nave de su perdición.

  • ¿Qué es lo que en realidad le preocupa de Ramoncito? –preguntó el Presidente.

  • Que no tengo claro hacia dónde se dirige y no tengo ninguna confianza en los números que está publicando ni en los que me está entregando. Creo que son números ficticios y para mi tranquilidad y para no morirme de un infarto, tengo urgencia en saber qué está pasando en Baninter. Los rumores y los cuentos que se oyen en la calle, llegan a mis oídos y me constriñen el alma, señor Presidente.

  • Yo puedo investigar la situación, don Ramón, e informarle con detalles. De todas maneras, no tengo informaciones que puedan alarmar. Hay algunos problemas de liquidez, como está pasando con todos los bancos, pero no creo que el tema sea de inminente peligro.

  • Verá usted, señor Presidente, estoy muy decepcionado con los amigos. Fui yo quien llevó a Marcos Báez Cocco a Baninter. Un familiar confiable. Luego que fui sacado del banco, durante un tiempo me sirvió de mucho porque me mantenía informado de todo cuanto ocurría ahí dentro, pero en la medida en que mis relaciones con Ramoncito se han ido deteriorando, en esa misma medida Marcos se ha acercado más a él y ahora siento que me ha traicionado, no me da ninguna información y más que eso, oculta hechos que son dañinos para mi muchacho. En esas condiciones me veo imposibilitado de actuar. Mi hijo no quiere que yo intervenga para nada en el banco – don Ramón lucía desolado. Una gran preocupación le embargaba y el presidente empezaba a sospechar que no le decía todo lo que sabía y que el anciano empresario debía tener muchos más datos de los que su endeble estado de salud le permitían manejar.

  • Déjeme llamar a Vicente Bengoa, don Ramón, él nos puede arrojar luz sobre la situación de Baninter... –Leonel accionó un comando electrónico y Danilo Pérez apareció en la puerta con prontitud.

  • Por favor Danilo, localíceme al licenciado Bengoa – ordenó el mandatario. A los pocos minutos lo tenía al habla.

  • Buenos días licenciado, ¿cómo se siente? –saludó el Presidente.

  • Muy bien, Presidente. A sus órdenes.

  • Está conmigo el señor Báez Romano. Él tiene una seria preocupación por la situación de Baninter y le gustaría saber hasta dónde son ciertos los números que se están publicando. Además, que le pueda usted informar sobre su índice de solvencia y el nivel de liquidez del banco. ¿Nos puede usted ayudar? –preguntó Leonel.

  • Claro, señor Presidente, con mucho gusto. Deme usted diez minutos, para que mis técnicos me den un resumen provisional de las estadísticas que manejamos y le informo de inmediato –respondió el Superintendente de Bancos.

  • Gracias licenciado. Espero su llamada.

El presidente pasó revista con Báez Romano sobre los hechos que más le preocupaban. El conservador empresario veía con recelo la agresividad con que su hijo estaba incidiendo en todos los hechos de la vida nacional. Eso no era saludable para ningún banco. Don Ramón Báez Romano tenía conocimientos muy precisos de los procedimientos que se estaban aplicando en el banco y sabía que sólo era cuestión de tiempo para que la dinamita sobre la que estaba sentado Ramoncito explotara y lo lanzara por los aires. Si bien la caída en desgracia de su hijo le quitaba el sueño y le encogía el alma, había una espina punzante que tenía clavada en el pedacito de cerebro que genera el miedo: eran las grandes aprensiones de que la riada que arrastraría a su hijo, pudiera alcanzarlo a él y empujarlo hasta los sumideros de la historia. A esta edad no quería ni podía enfrentar un proceso judicial y mucho menos que éste le llevara hasta los barrotes de una cárcel inmunda.

  • Señor presidente, el licenciado Bengoa en línea... –Danilo Pérez había entrado al despacho para entregar el celular al mandatario.

  • Oigo.

  • Señor Presidente, he puesto al licenciado Luis Montes de Oca a revisar los números que nos ha dado Baninter y todo sale bien. Ahora mismo cuenta con un índice de solvencia de 13.5%, que es superior a las exigencias de la normativa, que son de un 10% mínimo.

  • Gracias licenciado Bengoa – el Presidente entregó el celular a su asistente y continuó el diálogo con el empresario Báez Romano:

  • Puede usted estar tranquilo don Ramón, con ése índice de solvencia, aunque existan algunos problemas de liquidez, el banco no tendrá problemas –Leonel Fernández empeñaba su palabra ante un hombre que le había utilizado como último recurso, para adquirir la confianza que su hijo no le inspiraba.

El Jefe de Estado no sabía cuán distante estaban sus informaciones de la realidad. Cuando Vicente Bengoa encargó al licenciado Montes de Oca para que le rindiera un informe de inmediato, sobre la liquidez y solvencia de Baninter, para ofrecerlo en minutos al Presidente de la República, el técnico lo único que hizo fue tomar los informes que Baninter enviaba a la Superintendencia y hacer los cálculos normales con la fórmula que se utiliza para determinar el Índice de Solvencia. Era matemática elemental que si a esas fórmulas se le introducían valores falsos, (que eran siempre los que enviaba Ramoncito a la Superintendencia) el resultado final sería también falso. Montes de Oca no hizo el menor esfuerzo por acudir a otros procedimientos que le hubiesen evidenciado la verdadera situación de Baninter.

Don Ramón Báez Romano abandonó la reunión con cierta tranquilidad de espíritu, pero algo en su interior le decía que las cosas no marchaban tan bien como el presidente creía, ni las cuentas del banco eran tan boyantes como su hijo las presentaba a él y las autoridades. Su íntima convicción le decía que un problema enorme se estaba tejiendo y que su vástago, y tal vez él mismo, tendrían que pagar consecuencias impredecibles.

En su memoria lejana recordó la forma en que Baninter comenzó a esconder sus pérdidas y a dar resultados positivos para las autoridades, aunque la realidad del banco era otra muy distinta a la que decían esos documentos, creando una pirámide ficticia que bien pudo haber sido aumentada por su hijo. Eso era lo que le mortificaba y no se atrevía a comentar con el Presidente.

De alguna manera, ante el hombre que gobernaba el país, la preocupación que expresó le protegía momentáneamente el honor que tanto le interesaba conservar, tomando en cuenta los años por vivir y su muy pesada historia familiar.






1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   22

Similar:

Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconMapa del pensamiento contemporáneo
El libro de Freddy Quezada, El Pensamiento Contemporáneo, es un singular esfuerzo de presentación, y yo diría de ordenamiento, aunque...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconInforme sobre las posibilidades de trabajar en el extranjero
Países con el paro más bajo en Europa y el mundo y las necesidades de sus mercados laborales
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconProgama de las naciones unidas para el desarrollo
Instrucciones: Por favor, conteste a todas las preguntas de forma clara y completa. Escriba a máquina o a mano en letra de imprenta...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas icon1-resumen catálogo de cuentas
El departamento de Contabilidad es el sitio donde se concentran todas las operaciones realizadas en los distintos departamentos de...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconNivel:  
Asimismo, si usted no tiene un lugar de residencia fijo, debe presentarse personalmente ante el alguacil del condado en el que esté...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconEscuela técnica superior de ingeniería de telecomunicación universidad politécnica de cartagena
El proyecto consiste en realizar un estudio de las posibilidades que ofrece la
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconTutela judicial efectiva: derecho a un proceso con todas
Este texto fue entregado a principios de diciembre de 2008 por lo que todas las referencias normativas
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconUniversidad del azuay
El presente documento intenta ser una guía de aprendizaje eficiente, sencilla y práctica, apegada a las posibilidades del lenguaje...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconCondiciones generales aplicables a todas las secciones
Las presentes Condiciones Generales son comunes a todas las Secciones de Cobertura que este seguro incluye


Descargar 2.15 Mb.